Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Ciclismo antiguo

Juan Antonio Flecha sigue siendo el «outsider»

Publicado

en

DT-Swiss 1024×14

Es complicado conocer ciclistas y exciclistas tan singulares como Juan Antonio Flecha

Singular, raro, extraño, fuera de norma, ajeno a la tradición, original,… desde tiempos inmemoriales desde que Flecha es Flecha en el ciclismo, siempre ha sido igual.

En Tour de Pekín, hace nueve años, cuando éste cerraba el World Tour, Juan Antonio Flecha, catalán con raíces argentinas, puso punto y final a una trayectoria que en España se puede considerar de precursora, con un siglo largo de historia ciclista consumido.

Desde entonces le hemos visto en mil historias, de Eurosport, a colaborar con diferentes proyectos y ser embajador de Gobik, donde ya tiene su colección de ropa… de gravel.

Mestizo se llama la línea.

Una colaboración que él mismo nos explicó y que nos devuelve al carácter alternativo, «outsider» que ya desarrolló como corredor.

El Juan Antonio Flecha ciclista fue un competidor corpulento, educado en las ciencias de la pista y prometedor amateur, que dio el asalto allá a principios del 2000 con maillot del equipo Relax.

Surgía entonces una leyenda: «Flecha ya camina escapado».

Un sino marcado en las piernas, su ADN le impedía estarse quieto, su objetivo, allá al fondo, ser un español en Flandes y Roubaix, disputando la fortuna a los grandes.

Y lo logró.

Estuvo en liza bastantes años.

Trazó una muesca en la pared velódromo más icónico del ciclismo en 2005, cuando se cargó a la espalda Tom Boonen y George Hincapie, para llegar tercero a Roubaix.

Antes una declaración de intenciones: dejó la comodidad de Banesto para probar en aquellas carreras donde Eusebio Unzué jamás se prodigaría entonces.

Los hechos le dieron la razón.

Shimano – Leaderboard 1024×300

Dos hándicaps lastraron de éxitos su trayectoria, un extraño y lejano sentido táctico y la convivencia con una generación única, un dúo compuesto por el mentado Boonen más Fabian Cancellara que se ha repartido lo mejor de estos tiempos.

“Desde mi modestia, no puedo decir que Boonen me haya ganado por suerte. Me considero un buen corredor, pero quizá él esté un puntito por encima mío. Además de suerte es un poco más bueno que yo, más rápido y más fuerte. Eso se acaba reflejando en el palmarés” me dijo hace años del mejor corredor de la historia de Roubaix.

Pisó buenos podios, pero nunca el primero, salvo una edición de la Het Volk que luce como guinda a una trayectoria cargada de esfuerzo, tesón y audacia.

El táctico, el menos común de los sentidos, le lastró.

Porque Boonen y Cancellara no siempre ganaron, pero en el empeño de algo grande ciclistas de su talla se le adelantaron: Stuart O´ Grady, Nick Nuyens, Stijn Devolder, Johan Vansummeren… clase media entre los clasicómanos que tiene su monumento, ese que Juan Antonio Flecha no pudo dedicarse.

¿Por qué le costaba tanto ganar?

Hasta Oscar Freire ironizó sobre ello. “Ojalá la victoria llegue ya. La manera de correr este año en Roubaix demostró esas ganas –hablaba en 2009-. Corrí siendo más zorro que otras veces, pasando la responsabilidad a otros. La segunda o tercera plaza no me valían, aunque nunca le haces el feo al podio en un monumento. El año que viene volverá a ser el todo o nada” me comentaba justo antes de fichar por Sky, justo después de demostrar en Rabobank que “no era flor de un día” en el pavés.

Gran canaria 400×400
SB Hotels
Cruz 400×400

Ha sido siempre mi línea, he sido un buen corredor que siempre está ahí pero que le cuesta ganar. Rematar muchas veces rematan pocos. Si te fijas siempre son los mismos. No estoy en esa primera línea, quizá un poco por debajo, entre los que en cualquier momento pueden ganar”

Como Oscar Freire, y un poco Pedro Horrillo, fue un pionero, un corredor que dio mucho más de lo que sembró en lo deportivo, pero que se llevó a su primer retiro hawaiano calor, cariño y admiración por su entrega y disposición.

Flecha se quitó un dorsal para ¿siempre?, no para siempre, no, estuvo en la Badlands, ciclismo de «outsider», donde él siempre se siente mejor.

Imagen: Gobik

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo
2 Comentarios

1 Comentario

  1. Juan carlos

    26 de octubre, 2022 En 18:05

    A mi de joven Flecha me gustaba, siempre escapado… pero con el tiempo vi que sólo por ir escapado no era tan buen corredor.
    La etapa tour, Omloop y el podio en Roubaix no se lo quita nadie, pero realmente se le recuerda por mil escapadas que no llegaron a nada.

    • Iban Vega

      27 de octubre, 2022 En 8:20

      las escapadas que no llegaron a nada dan carisma

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

Cuando el Tour viene a Barcelona, me acuerdo de Pérez Francés

Publicado

en

Por

DT-Swiss 1024×14

En la salida del Tour de Barcelona tiene que haber un recuerdo al genio cántabro

Recuerdo en las muchas tardes que pasé con Jaime Mir en la pequeña galería de su casa, cerca del Carmel, las muchas palabras que le dedicó a Jose Pérez Francés, sin temor a equivocarme el ciclista que más le marcó.

Hablaba y le temblaba la voz, levantaba los brazos, se excitaba para hablar del genio cántabro, un caballo de carreras incontrolable que lo ponía todo patas arriba por donde pasara.

Ahora que se anuncia que el Tour saldrá de Barcelona, no puedo menos que rescatar unos párrafos del libro de Jaime Mir hablando del genio hecho ciclista…

Con los años Pérez Francés fue una de las personas que más influyó en la vida de Mir; de hecho fueron varias las veces que coincidieron, en el Ferrys, en el Bic, en homenajes posteriores a su vida profesional, en almuerzos, en charlas, en cenas privadas, en sus domicilios… Iba a empezar entonces una “hermosa amistad”.

Pérez Francés era muy duro de pelar. Mir supo de él en una carrera catalana durante su etapa amateur. En la salida aquel bravucón corredor de origen cántabro amenazaba: “Cuando la carrera llegue a La Garriga ataco y gano”. En efecto, la carrera cruzaba La Garriga y José atacó, pies en polvorosa. Se había acabado la historia: como embebido por el alma de los Segú, los corredores del lugar, el ciclista se hizo tormenta y finalizó la subasta por el primer puesto. Había que pensar en los restos.
Pérez Francés no tuvo una trayectoria excesivamente larga, quizá frenado por el mismo carácter que le hizo célebre, sobre todo aquel día que ganó en Barcelona una etapa del Tour de 1965 escrita desde una rabia y un carácter indomables. Julio Jiménez había ganado en los Pirineos y el señor Felice Gimondi caminaba líder.

La etapa partió desde la frontera, en Ax-les-Thermes, para adentrarse por segunda vez en la historia en territorio catalán. El calor ya apretaba a primera hora, gasolina al fuego para Pepe, que surgió en solitario a una temeridad de meta por carreteras humeantes y medio derretidas por la ola de calor. La leyenda desmentida dice que aquel día Pérez Francés tenía prisa porque su mujer María le esperaba en meta y le echaba de menos. Sea como fuere su silueta entre las torres venecianas de Barcelona, con el Palacio de la Metalurgia de telón de fondo, virando a la izquierda, gesto afectado y mirada encendida, pasó a la historia de las grandes gestas del ciclismo español.

Gran canaria 400×400
SB Hotels
Cruz 400×400

Mir no hizo aquel Tour, su Ferrys no fue de la partida, pero sí se acercó al bar Las Banderas, que regentaba María, en el Paralelo, cuyos adoquines temblaron como un serpentín con el paso del ciclista, presos de la algarabía porque uno de los suyos, un cántabro asentado en Barcelona, estaba ganando una etapa del Tour. El día fue inolvidable y el éxtasis recordó las Voltas de Cañardo y Poblet por la cantidad de gente apostada en la ruta. Un calambre de emoción atravesó la ciudad provocado por el elegante pedaleo de Pérez Francés, quien dos años antes había sido tercero en el Tour, solo adelantado por Anquetil y Bahamontes.

Genio y figura, precisamente tras aquel Tour el corredor declinó la invitación en la cena de gala en París. Discretamente, bajó del podio y se fue en avión a Barcelona con su señora. Los jolgorios no iban con él, nunca fueron, de hecho, pues cuando el Tour volvió a Barcelona muchos años después, en 2009, descartó asistir a un acto en recuerdo de su victoria de aquel día. “Tenía que pedalear como cada mañana”, arguyó, dando plantón a los jefes de la carrera más importante.

Ese reprís jugó muchas veces en su contra: el mismo le valió la expulsión del Tour por atizarle una patada al holandés Pijnen —ahí medió Mir con Goddet para que no lo echaran, pero Goddet para ser francés se hacía muy bien sueco—, el mismo que le hizo perder un Giro que tenía muy cerca de ganar en 1966, el mismo que exhibía para chillar a sus compañeros en la meta, refrescándose tras la etapa, porque no habían respondido como él esperaba de ellos. Con todo pisó también el podio de la Vuelta, inauguró el palmarés de la Setmana Catalana y fue dos veces campeón de España de ruta antes de colgar la bicicleta. Mir bebió del carisma de Pérez Francés en primera persona, sigue bebiendo de hecho, es de las pocas personas que mantiene contacto regular con el astro de Peñacastillo.

Extracto del libro «Secundario de lujo» en Cultura Ciclista

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

¿Pero qué ha pasado con Bradley Wiggins?

Publicado

en

Por

DT-Swiss 1024×14

La caída en desgracia de Bradley Wiggins me parece increíble

Ahí está, de amarillo, mientras Froome se gira para comprobar si puede seguirle.

Podría gustar más o menos, caer mejor o peor, ser más o menos creíble, pero a nadie se le escapa que Bradley Wiggins es, casi seguro, uno de los ganadores del Tour más curiosos de la historia.

En primer lugar, por la transformación que supo realizar desde la pista hasta coronar la mejor carrera del mundo, una transformación que llevaba implícita otra, la del ciclismo inglés en su totalidad, pues a la rueda de Bradley Wiggins vinieron todos los demás.

Inglaterra, siempre displicente con el ciclismo, como desconectada, realizó un desembarco en el mismo histórico con cantidad y calidad de éxitos, abanderados por el Team Sky, pero no sólo por ellos.

Hace diez años recordad la salida multitudinaria del Tour en Yorkshire como cima de este momento dulce que hoy miramos con extrañeza, pues el declive es evidente y queda más o menos reflejado por el malísimo momento de Bradley Wiggins.

Leemos que el inglés llegó a reunir una fortuna de 15 millones de libras que se han medio esfumado y que hoy duerme en sofás de amigos.

Gran canaria 400×400
SB Hotels
Cruz 400×400

Malas decisiones de inversión, el equipo que tuvo, que también fue una ruina, y otras cuestiones han arrastrado a una de las leyendas olímpicas en UK.

Ojo que decir que eres una leyenda olímpica en el mundo anglosajón es mucho decir.

A todo lo dicho, se le une un carácter complejo.

En una de las biografías que leí de Bradley Wiggins describe su infancia como complicada en gran parte por la relación nula y tóxica con su padre.

Cuando un corredor como él gana el Tour y dice que vale, bien, pero que no cuenten con él para otra igual, que le resultó muy duro lograrlo, ya deja entrever que esa cultura del esfuerzo flaquea.

Y eso que volvió bien a la pista con récord de la hora y otro oro en Río de Janeiro.

Pero la vida ajena al ciclismo de Wiggins siempre tuvo lagunas, su adicción al alcohol es otra muesca en esta brutal historia.

No es el primer gran deportista que acaba así, ni será el último, el problema es que éste nos toca de más cerca, porque en el fondo a mí Bradley Wiggins siempre me gustó mucho.

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Ediciones top del Tour: 2003 con…

Publicado

en

Por

DT-Swiss 1024×14

El Tour 2003 fue una batalla campal entre nombres proscritos

Recuerdo en plena pandemia cuando nos dieron la reposición de la etapa de Alpe d´Huez en el Tour 2003.

Recodaréis aquella jornada con Iban Mayo ganando en lo alto, Joseba Beloki poniendo en apuros a Lance Armstrong, ahí andaban también Jan Ullrich, Ivan Basso, Alexander Vinokourov.

Era aquel día maillot amarillo Richard Virenque. 

Como veis nombres proscritos, nombres que el ciclismo ha querido sepultar en kilos de olvido.

Para que os hagáis una idea, en pocos años todos esos ciclistas tuvieron, en mayor o menor medida, vinculaciones con dopaje y tramas varias que les dejaron al margen de la historia.

Pero el Tour 2003 aconteció, se compitió y se corrió y aunque su ganador salga tachado en los anales, el que fuera quinto Tour de Lance Armstrong fue una de las mejores ediciones que jamás he visto.

Aquello tuvo de todo, pero en especial un perfil bajo del americano que agradecimos por cómo se abrió la carrera a su alrededor.

Armstrong no estuvo súper ni en Alpe d´Huez ni en ninguno de los tramos decisivos de la carrera.

Sufría en los ataques, no contrarrestaba con una contra furibunda como había hecho hasta entonces.

Beloki le quitó la careta en Alpe d´Huez y los rivales le vieron las costuras al inalterable tejano.

Gran canaria 400×400
SB Hotels
Cruz 400×400

Camino de Gap, la hecatombe.

Vinokourov atacó en la cota previa al final y Beloki tomó riesgos en la bajada.

Se iría al suelo, Armstrong, a su rueda, lo esquivó, entró en el pasto y volvió a la carretera ladera abajo.

Aquel día, lágrimas de tristeza y dolor surgieron en los ojos de muchos aficionados.

La carrera estaba siendo una lucha sin cuartel, con una crono memorable para Jan Ullrich, con un triunfo humillante sobre Armstrong, y luego Luz Ardiden, ya sabéis la caída de Mayo, Armstrong con él, Ullrich decidiendo no atacar y luego la contra del americano.

Aquel sería el quinto de los siete Tours de los que sería desposeído Lance Armstrong, pero sucedió, lo vimos y las sensaciones son inalterables.

Imagen: Eurosport

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Spazio Pantani, el tesoro de Marco

Publicado

en

Por

DT-Swiss 1024×14

En el Spazio Pantani el visitante respira el gran símbolo del lugar

La salida real de las segunda etapa del Tour de Francia 2024 se sitúa en el Lungomare de Cervia, si bien el pelotón habrá partido, kilómetros antes de Cesenatico.

Dicen que cada una de las tres etapas del Tour en Italia se dedicará a tres grandes campeones italianos: la primera, en Florencia, a Gino Bartali, la tercera, por el Piamonte, a Fausto Coppi, la de en medio, íntegra en la Emilia Romagna, a Marco Pantani.

Sí, Cesenatico será el punto de partida de esa jornada que finalizará en Bolonia y pasará por su eterno vigía de San Luca.

Pero antes, esa mañana de domingo, supongo que no serán pocos los que se acerquen a la estación de tren de Cesenatico para conocer el Spazio Pantani, el sitio que el consistorio cedió a la familia de Marco para que todo visitante del lugar recuerde por quien se siete devoción en estas latitudes.

 

La figura de Marco Pantani en ciclismo no la vamos a descubrir ahora, generó tanta pasión como decepción en muy poco espacio de tiempo, que a nadie dejó indiferente.

Este debate, sin embargo, no existe en Cesenatico, el mejor escalador que yo jamás he visto no es cuestionado lo más mínimo en su tierra, donde hay una veneración casi religiosa.

Se ve en el Spazio Pantani, pero también el el Lungomare de Cesenatico, donde su escultura siempre tiene un recuerdo, una carta, un ramito de flores a sus pies… 

Son testimonios de la gente del lugar, pero también de los muchos visitantes que quieren descubrir la región en bicicleta.

Marco Pantani es un nombre en mayúsculas en este este lugar.

Gran canaria 400×400
SB Hotels
Cruz 400×400

¿Qué tenemos en el Spazio Pantani?

El sitio es una gran caja de recuerdos para quienes tuvimos la fortuna de ver al gran Marco en acción.

Su sobrina nos espera en recepción y a partir de ahí es nadar en recuerdos, maillots, álbumes, trofeos, recortes, fotos… de toda la trayectoria ciclista de Marco Pantani, la de profesional, pero también la de amateur.

En sendas salas con el nombre de Alpe d´Huez y Mortirolo, santuarios de la fe que surgió alrededor del Pirata, nos perdemos en piezas muy cotizadas como el maillot amarillo del Tour más polémico de la historia y la maglia rosa que había conquistado días antes.

No en vano es el último autor de «el doblete» que veremos si Pogacar emula en este Tour.

Recorrido visual y sentimental, con las portadas de los numerosos Bicisport que se le dedicaron, de la etapa de Les Deux Alpes en  L´ Equipe y cómo no de la Gazzetta dello Sport.

En la entrada guardan su primera bicicleta, datada de 1982, rodeada de sus fotos de de juvenil,  maillots de la selección italiana amateur, de la región Romagnola y las máquinas que usó tanto en el Carrera como las preciosas «Bianchis» del Mercatone Uno.

Vídeos funcionando en bucle, narraciones en directo y álbumes familiares redondean una experiencia en la que no quisimos perder ocasión de dejar nuestra firma en el libro de recuerdos del gran «campione».

+ INFO

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

DESTACADO: DAUPHINÉ

Ciclismo1 semana atrás

El Oier Lazkano escalador 

El Dauphiné de Lazkano nos destapa una versión de escalador que no vimos venir Pues ahí sigue Oier Lazkano, ahí...

Ciclismo1 semana atrás

Evenepoel y las generales, una relación complicada

El índice de acierto de Evenepoel en las generales de vueltas por etapas no es muy alto Tras ver este...

Ciclistas2 semanas atrás

Roglic ante Pogacar, no sólo valdrá el «pancartazo»

La forma de ganar de Roglic en este Dauphiné no le valdría ante Pogacar Qué curiosa habilidad tiene Primoz Roglic...

Ciclismo2 semanas atrás

Carlos Rodríguez está para pisar el podio del Tour

La solidez de Carlos Rodríguez es la 1ª piedra para su asalto del cajón del Tour Final tremendo del Dauphiné,...

Ciclismo2 semanas atrás

Las caídas estratégicas del Visma

Ni una escuadra como el Visma sale indemne de tantos problemas y caídas Cuando Visma perdió a Cian Uijtdebroecks en...

Primoz Roglic2 semanas atrás

Tour: Nadie habla de Primoz Roglic

La candidatura de Roglic al Tour me parece la segunda más potente Entre el Giro de Pogacar, la recuperación de...

Ciclistas2 semanas atrás

Dauphiné: La rivalidad Tarling vs Evenepoel sigue creciendo

La crono del Dauphiné tuvo a Evenepoel, Tarling y luego el resto Viendo hoy la contrarreloj individual del Dauphiné, la...

Ciclismo antiguo3 semanas atrás

¿Doblete Dauphiné y Tour?

Vingegaard el año 2023 ganó Dauphiné y Tour cerrando por el momento una lista muy exclusiva Aunque sea una ciencia...

Lo + leído

Copyright © 2017 Página propiedad de JoanSeguidor. www.joanseguidor.com y www.elvelodromo.com son propiedad Joanseguidor. Agencia especializada en contenido deportivo, Ciclismo de carretera, BTT Mountain Bike, Gravel o ciclocross y el mundo relacionado con la bicicleta.