Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo de carretera

Todas las versiones de ciclismo están en los Pirineos

Publicado

en

DT – 2022 post

Existen muchos mundos de ciclismo, pero todos están en Pirineos.

Hace un tiempo, bastante, tuve una entretenida charla sobre ciclismo y Pirineos -de las muchas que manteníamos durante todo el año- con nuestro gran amigo y compañero Francis Navarro.

Creo que todos recordaréis quién es.

¡Claro está! Francis era entonces el director editorial de Pedalier “la revista del cicloturista” y en aquella conversación que mantuvimos a mediados del año 2005, la publicación apenas había echado a andar.

Bueno, mejor dicho, a pedalear.

En efecto, creo que cuando sostuve aquella recordada tertulia con Francis, quizás ya habrían salido a la venta los tres primeros números de aquella mítica publicación.

En aquellos ejemplares, evidentemente, y entre otras cordilleras, se había puesto de relieve -nunca mejor dicho- la importancia de los puertos de montaña en Pirineos.

Tourmalet, Aubisque, Luz Ardiden, entre otros muchos, coparon las primeras páginas de aquellas pioneras hojas impresas a todo color que ahora se pueden considerar objeto de auténtico culto y para coleccionistas con muy buen paladar cicloturista.

Pues bien, Francis me explicaba con asombro cómo sus lectores -a parte de felicitarlo por la calidad de la nueva revista, sus textos y la belleza de sus fotos- le preguntaban de qué iban a hablar en los próximos números cuando parecía que en aquellas primeras revistas ya se había narrado todo lo que teníamos que saber sobre Pirineos.

Craso error.

Evidentemente, estábamos al principio de un largo y gran recorrido, y aquello sólo fueron las primeras pinceladas de una gran composición pictórica pintada por aquellos pireneístas que escribieron sobre esta cordillera y fotografiaron estas montañas, y que aún lo siguen haciendo.

Sí, pireneístas, porque al fin y al cabo eran -somos- personas comprometidas de una manera u otra con esta cadena montañosa

Me encanta esta definición.

Así es y, desde el principio, os hemos querido trasladar toda nuestra pasión por este enorme espacio que son los Pirineos con todos sus ingredientes no sólo de montaña, sino también de naturaleza y cultura.

Por eso le he querido dedicar este artículo especial a estas montañas que tanto amamos y tanto nos gusta conquistar sus carreteras y rincones inclinados a lomos de nuestras bicis.

Para enfilar, de manera virtual, mi manillar de nuevo dirección Pirineos, he querido repasar todos los artículos que se han publicado en ambas cabeceras, tanto en Pedalier como en Ziklo, de estas espectaculares montañas.

He podido comprobar como cada reportaje pirenaico ha conllevado primero algunas propuestas, buena planificación, mapas, y salidas en bici sobre el terreno para contar de primera mano la experiencia con una buena altimetría.

Y las fotos realizadas, espectaculares. Imagino que antes de publicarlas se han debido de visionar cientos de ellas para elegir las mejores “sólo para vuestros ojos” para dar forma a unos reportajes que nos trasladen de inmediato a lugares de ensueño.

Sí, de sueños para el cicloturista.

Hojeando todas estas páginas dedicadas a Pirineos en nuestras revistas, de ellas se desprende que han sido muchos años de trabajo y empeño, de dedicación, pero sobre todo de sudores y esfuerzos. Y alegrías, seguro, muchas.

Como me comentó Francis aquel día, había muchos quienes creían que el Pirineo no daría para tanto y, sin embargo, pronto todos nos dimos cuenta que era una fuente inagotable de historias de montaña en bicicleta.
Luego hemos podido comprobar como muchos de vosotros, además de viajar cada dos meses desde el sillón, disfrutando cada página, también lo habéis hecho desde el sillín, echando estas revistas a vuestras alforjas y partiendo con vuestras bicis a conocer lo visto en papel.

Y es que el Pirineo nos une. A todos. Y más cuando se trata de compartir respiraciones agitadas ascendiendo estas montañas.

En mi caso, mi experiencia me dice que muchas veces andaba yo pedaleando por estos puertos de montaña extasiado, embelesado, contemplando el paisaje cuando me preguntaba qué hacía allí en aquel momento o dónde estaba exactamente.

De repente, recordaba que necesitaba sentir en mis piernas, y en mi cabeza, todas las sensaciones que bombardeaban de manera amistosa mi mente para poder expresarme y trasladar mi vivencia a negro sobre blanco para completar mi artículo.

Dicen que los Pirineos son las montañas más bellas del mundo. ¿Estáis de acuerdo?

¿Y qué creéis? ¿Se nace o se hace uno pireneísta?

Desde muy joven yo ya me sentía atraído por las montañas y por los Pirineos, y he tenido la fortuna de desatar mi pasión por estas míticas cumbres.

Pero hoy quería huir de los lugares más trillados, de los sitios más conocidos o más recomendados para echar un vistazo a otros mundos y otros parajes que también forman parte de esta cordillera de manera más modesta.

Os podría hablar de mis pedaladas desde los acantilados del Cap de Creus hasta el inquietante paisaje de los karts de Larra, donde la desolación pétrea alcanza cotas de máxima belleza, pasando por los bosques de pino de negro del Valle de Sorteny, los volcanes de la Garrotxa, donde los grandes cráteres permanecen cubiertos del verde de los árboles, siguiendo por el Cañón de Añisclo, donde el río Bellós formó una impresionante garganta que se puede recorrer en bici y en la que tuvo tiempo además de construir saltos de agua espectaculares.

Porque los Pirineos son el escenario del ciclismo

Experiencias, sentimientos y recuerdos, como cuando descubrí la belleza del Pirineo navarro, increíble y verde, bajo un cielo azul, mientras afrontaba la dureza de sus puertos, rodeado de elegantes caballos, hermosas vacas, ovejas y muchos cicloturistas como yo que no daban crédito a lo que sus ojos veían: parajes de cuento.

Fue en aquel lugar donde por vez primera percibí la magia que envuelve estas tierras al comprobar que aún existen huellas del pasado al visionar las necrópolis que se asientan bajo la custodia de los bosques de la Selva de Irati, donde los rayos del sol jugaban con aquellas inquietantes y milenarias piedras.

Pedalear atravesando el Circo de Lescún, bellísimo con sus montañas calcáreas dentelladas o dirección los Mallos de Riglos, observando en aquellas rocas no sólo piedras, sino también, dándole a la imaginación, formaciones de manos y pies en las moles de aquellos mallos, o contemplar extasiado el atardecer en el Pico de Midi d’Ossau, un gigantesco caldero con sus paredes escarpadas con mil metros de caída libre que se encuentra solitario y aislado, mientras su perfil se refleja en las aguas de los lagos que se cobijan a su sombra, son bellos recuerdos cincelados en mi memoria durante el largo paso de los años.

En los Pirineos existe todo un mundo por descubrir a través de todos estos otros mundos que lo conforman, y si de algo podemos estar seguros es que la cordillera hay que considerarla como una entidad propia, con una personalidad única, como un todo que no entiende de fronteras ni de rayas administrativas.

Lo que se conoce como la muga no ha influenciado en la cultura y en las costumbres de sus gentes, ya que ambas vertientes se han relacionado sin tener en cuenta esos límites irreales originados solos por la mente del hombre.

En estas tierras no ven los otros valles como diferentes. Aquí la sangre se ha entremezclado entre sus habitantes, compartiendo una misma cultura pastoril, historias, lenguas, ir y venir a los mercados, los que venían de otras vertientes a construir sus bordas o incluso los que se desplazaban para sanar sus enfermedades bañándose en las diferentes aguas termales que abundan en estas montañas.

De igual modo que nosotros podemos pedalear de un valle a otro, atravesando los puertos de montaña que enlazan este macizo, sin que nadie nos pare, sin tener que dar explicaciones ni pasar control fronterizo alguno y cruzando de un país a otro casi sin darnos cuenta.

Por eso, desde estas líneas, os invitamos a descubrir a golpe de pedal, como siempre hemos hecho, más allá de rutas y puertos conocidos, de caminos trillados, para dejarnos llevar por este Pirineo de lugares mágicos, de luz, de biodiversidad, de lenguas variadas, de cultura popular, de tierras que han sabido salvaguardar un rico patrimonio folclórico y de costumbres ancestrales.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

¿Por qué no, por ejemplo, recorriendo con nuestras bicicletas los Pirineos de costa a costa?

Es una idea que muchos ciclomontañeros siempre tenemos en mente.

Pienso a menudo que el primero que soñó con este trayecto, y pudo llevarlo a cabo con éxito, tuvo una ocurrencia brillante, aunque tuvo que sonar a auténtico desafío: un reto mayúsculo y, como decía un buen amigo, para cicloturistas muy bien preparados.

Cruzar los Pirineos, sí, ¿pero por el Norte o por el Sur? ¿Qué ruta es más exigente?

La grandeza de esta fabulosa cordillera queda a los pies del cicloturista que decida embarcarse en cualquiera de estas dos aventuras.

¿Serás tú el próximo?

Pienso a menudo en los primeros que se acercaron a conocer sus mágicos rincones.

Soñadores que jugaron a ser pioneros, dispuestos a vivir aventuras diferentes.

Ocurrencias brillantes, que sonaban a auténtico desafío.

Después de muchos años, la grandeza de esta fabulosa cordillera sigue estando a los pies de todo cicloturista que decida acercarse.

¿Serás tú el próximo?

Imagen: ASO/Pauline BALLET

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo de carretera

DT Swiss en el Tour de Francia

Publicado

en

DT – 2022 post

La variedad de superficies del Tour de Francia saca lo mejor de cada modelo de DT Swiss

El Tour de Francia, el gran escaparate, es a su vez también el sitio donde poner la máxima exigencia sobre el material y entre otras piezas, obre las ruedas, el calzado de los campeones, el punto de contacto con el suelo, o los suelos. Nosotros hemos tomado el pulso a lo que DT Swiss tiene por la mejor carrera del mundo.

Hay dos formaciones que corren con material DT Swiss en el Tour de Francia

El Lotto Soudal es sin duda una de las estructuras con más solera del pelotón.

 

En este Tour trajo lo mejorcito de la casa con un desafortunado Caleb Ewan al frente que no gana para caídas.

Entre sus ocho ciclistas, un Philippe Gilbert que en la etapa que pasó por Bélgica navegó entre multitudes.

El B&B es un modesto equipo francés que hace de esta carrera el epicentro de su calendario con continua presencia en escapadas y diferentes cortes.

Las ruedas DT Swsiss en este Tour de Francia

La rueda es clave en un recorrido con tantos matices, en un ciclismo que potencia la variedad en superficies como elemento diferencial entre ciclistas, hemos tenido tierra, adoquín y, por supuesto, asfalto, mucho asfalto pero no todo igual, desde las perfectas carreteras danesas a las rugosas y rotas rutas de los Alpes y Pirineos, en escenarios tan dulces para la vista como peligrosos para el ciclista, pues alternan tramos castigados por el tiempo, con otros renovados y zonas de sombra y humedad.

En este cambiante escenario, DT Swiss ha abierto todo el abanico para rendir a satisfacción en cada terreno, un abanico que incluye las tres grandes familias: Aero, Performance y Endurance.

El modelo más común es la ARC1100, una llanta aero que suele ir con 50 mms de perfil, ideal para un manejo suave y rodar potente en todo tipo de terreno.

Notar, por eso, que los perfiles pueden variar hasta en tres opciones, siempre con freno de disco, con anchos 50, 62 y 80 e incluso lenticular, para cronos y triatlón

Lo más común, por eso, es la llanta en 50, con acento en la aerodinámica en todos sus elementos.

Lleva radios planos exclusivos para esta rueda, excelentemente encajados en un buje Dicut, mucho más ligero y concebido para que la rueda responda con todo tipo de viento.

Al margen del rendimiento, se busca control sobre la rueda en cualquier situación, entre racheado o no.

De neumático suelen llevar un 25, el ancho ideal para esta rueda.

Philippe Gilbert en el Tour de Francia.
Imagen: FB Lotto Soudal Cycling Team

Para las etapas de montaña los equipos tiran de un clásico en DT Swiss, la PCR1400 en 35 mms

Si en las primeras, la clave es la aerodinámica, aquí el peso está arriba de todas las prioridades, pues son más estrechas y con menos perfil, en otras palabras, al utilizar menos material es más ligera.

Es la rueda escaladora de la marca, un modelo que viene de lejos pero cuyas prestaciones la hacer ser utilizada aún hoy.

Se suele montan con neumáticos que van de 23 a 25.

Las ECR1100 podríamos decir que son la joya de la corona pues su rango de uso es muy amplio

Al pertenecer a la familia endurance, las vimos especialmente en la etapa de adoquines, pero se pueden sacar en muchas circunstancias, pues su ancho interior permite montajes de neumáticos que van de 25 a 32 pasando por 28.

Podemos asegurar que es apta para gravel.

Se trata de una rueda muy moderna, con perfiles de 35 y 45, según se quiera, concebida para para rodar muchos kilómetros y por su buena absorción, siendo más ligera, incluso, que la propia escaladora por los materiales y buje utilizados.

Además al tener canal más ancho propicia más seguridad sobre la bicicleta y tracción en las curvas.

+ INFO  

Imagen: A.S.O./Aurélien Vialatte

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

La bicicleta es obligada compañera para entender Flandes

Publicado

en

DT – 2022 post

Con la bicicleta podremos ir a las raíces de lo que hoy es y significa Flandes

No es utópico decir que el sol se sale y se pone en Flandes con la bicicleta.

No es utópico decirlo, tampoco pensarlo, porque una vez pisas esa tierra bendecida por la bicicleta, te vas con esa impresión.

Flandes se relaciona con algunos elementos turísticos muy establecidos, una merecida fama de arte y monumentalidad, una gastronomía basada en un líquido dorado llamado cerveza, en todas sus gradaciones, un molusco famoso en los bulevares bruselenses y fuentes de chocolate…

Elementos de la mesa que hablan de la importancia de esta tierra en el mundo, de la cantidad de parajes que pisaron los flamencos y lo mucho y bueno que se trajeron por donde viajaron.

Hay formas de conocer esta cuña de terreno en la vieja Europa, pero sobre una bicicleta, Flandes se desnuda, se abre en canal, en todos sus aspectos y matices, una manera de conocer el terreno mejor que ninguna otra.

La bicicleta por Flandes viaja por las raíces de campiñas eternas, salpicadas de violentas pero pequeñas colinas, llenas de historias, ciclistas y no, caminos estrechos y granjas, muchas granjas.

Porque Flandes es, como dijimos, rural, surge del campo y del cariño por esas enormes campas que tanto y tantos han visto pasar.

Alforjas y bicicletas por Flandes

Sobre el mapa, ese rectángulo se llena de líneas de colores que no dejan sitio por pisar.

Son las nueve rutas icónicas en bicicleta que nos proponen por Flandes, desde las playas del Mar del Norte a la frontera con Países Bajos y Alemania.

Hay rutas geográficas, como la de la costa, de ríos, tipo Escalda y Mosa, también históricas, por la memoria de la Gran Guerra, e industriales, por la antigua ruta ferroviaria del carbón, hasta la de colinas, llenas de iconos del Tour de Flandes, y ciudades del arte junto a dos vueltas la del cinturón verde de Bruselas y la que dibuja el contorno de todo Flandes.

El buen ciclista que quiere conocer Flandes tiene que tener varias cosas por seguras, que las rutas van a estar perfectamente señaladas, que el tráfico será tranquilo y respetuoso, que las subidas no van a ser largas aunque algunas sí que empinadas y que en cada esquina tendrá ganas de apearse de la bicicleta y ver qué se cuece en el lugar.

Nosotros conocimos de primera mano dos rutas.

En la primera, bien remojados por una pertinaz pero agradable lluvia de junio, algunas de las colinas del Tour de Flandes las pudimos probar con alforjas.

Camino de Geraardsbergen, una ciudad que nos recibe entre canales, la ruta es un continuo subir y bajar que acaba en la Grand Place de la ciudad.

Allí, entre terrazas recogidas y gente disfrutando del domingo, apreciamos ese monumento tan belga que no es exclusivo de Bruselas, el Manneken Pis al pie de un ayuntamiento que merece un momento.

Es el kilómetro cero de la subida a la capilla, el Kapelmuur, un sitio que, como Nueva York, nos sabemos de carrerilla por verlo cada año en televisión.

Una tertulia ciclista nos anima en la entrada de la capilla, unos van de excursión, como nosotros, otro viene de Amberes y le pilla el sitio camino de Roubaix, le esperan más de 150 kilómetros bajo una cortinilla de agua estival.

Kappelmuur, un sitio que todo amante de la bicicleta debería conocer

Sin tregua, hacemos el tramo final y antiguo de De Ronde, pues la ruta conduce hasta el vientre del Bosberg, el último gran filtro de Flandes durante tanto tiempo, hoy sugerente, con lluvia densa y niebla baja, un sitio que invita a aislarse del mundo.

El camino de la ruta de las colinas debe ser escogido con cuidado, no todo el mundo puede encajar con alforjas sobre la bicicleta, el desnivel al final del día habla de la dureza acumulada.

En todo caso, que nuestro mapa siguiera camino a oriente, por entre urbanizaciones, pueblos dispersos y limpios campos de trigo y lúpulo pasando por fortalezas, instalaciones de la misma OTAN, tan en boga hoy y prados salpicados de vacas paciendo con placidez

Una advertencia, no es extraño cruzarse con una carrera, sea pro, sea amateur o sea una kermesse, las misas del ciclismo flamenco.

La gran vuelta a Bruselas

En el anillo verde de Bruselas, la variedad de paisajes es brutal.

Ciertos emblemas asoman por la ruta verde de Bruselas

Pasamos de grandes páramos mecidos al viento, a la intimidad de caminos vecinales adoquinados y los alrededores del mismo aeropuerto, sin obviar los vestigios de un pasado industrial muy potente.

Es el corazón de Europa y de la cerveza, pues en el camino varias fábricas toman la cuneta, mientras ciclistas de todas las edades, sin importar si llueve o no, pululan por cada curva.

Fueron dos días, pero podían haber sido muchos más, sin duda, un reto de disfrutar y aprender, en un territorio en el que la bicicleta es algo así como una «vaca sagrada».

Irse allí, sin más información que el GPS cargado y la mirada afilada para los carteles es más que suficiente para sacarle todo el rédito a una excursión perfecta para disfrutar en bicicleta.

+ INFO

 

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

Continental Ciclobrava 2022, el tarro de las esencias ciclistas de Girona

Publicado

en

DT – 2022 post

La Continental Ciclobrava 2022 vuelve a abrir en canal un territorio 100 x 100 ciclista

El 25 de septiembre los tramos entre Girona capital, por norte y sur, y la costa estarán minados de ciclistas con la Continental Ciclobrava en su edición de 2022, uno de los clásicos del calendario cicloturista, enmarcado en la feria de la Sea Otter Europe.

Los tres recorridos…

Para la versión corta existe la Ciclobrava 70, una salida de 70 kilómetros con tres altos en el camino con Santa Pellaia, Madremanya y la traca final en Montjuïc, antes de entrar en la ciudad y descender hasta el recinto de la Sea Otter Europe.

Son 800 metros de desnivel de esencia «gironina» con paso por el precioso pueblo de Monells.

En el formato medio está la Ciclobrava 100, que le suma un cuarto puerto.

Es un 100 x 1000, es decir 100 kilómetros y 1000 metros entre cuatro puertos, Romanyà,, La Ganga, Madremanya y Montjuic.

En el tope de gama la Ciclobrava 140.

Son 140 kilómetros y 1750 metros que llevan al pelotón hasta la costa por Sant Grau d´ Ardenya, para tomar dirección norte hacia Sant Feliu de Guíxols, y entrar de nuevo al interior superando Romanyà, la Ganga y Montjuic.

Lugares para no perderse

En paraje lleno de matices y variantes, la cantidad de sitios que merecen un vistazo no es pequeña.

Sin embargo hemos hecho una pequeña selección.

Sant Grau d´ Ardenya es una amable subida que llevará a ciclistas de la versión larga hasta la costa.

Inscripciones

Coronar el alto significa dejar atrás un cerrado bosque y abrir la mirada sobre el azul Mediterráneo.

Común a todos los itinerarios, Monells surge tras preciosas y reviradas carreteritas por la plana del Empordà.

Monells es arquitectura medieval hasta los días de hoy muy acostumbrada al ambiente ciclista y cosmopolita que define la tierra de Girona.

«Al llegar a Monells, veremos el conjunto formado por plazas y calles, que ejemplifica la evolución de la arquitectura con el paso de los siglos. Del románico, se conservan partes de las murallas y torres que rodeaban el pueblo. Del gótico, la Plaça de l’Oli, y algunos ventanales«

Antes de llegar a la ciudad Montjuic es el epílogo ilustrado para la Continental Ciclobrava 2022 suponiendo la última dificultad de la prueba, con alto en un castillo del siglo XVII que descubre el primer skyline medieval de Girona.

El domingo 25 de septiembre, a las 7.45 horas de la mañana, tenéis una cita bajo el arco de la Continental Ciclobrava 2022.

Para estar al corriente en Instagram

+ INFO

 

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

Tour 2022: Siempre a favor del pavés, pero con medida

Publicado

en

DT – 2022 post

Las etapas del pavés meten una presión brutal en la primera semana del Tour

No es habitual tener una etapa de pavés en el Tour de Francia.

Desde que tengo memoria, la primera fue en 2010, y creo que no me equivoco que para la anterior habría que remontarse al Tour de 1983 con aquella etapa en la que Angel Arroyo sacó nota sobre el pavés y terminó por los suelos en el velódromo de Roubaix.

En 2010 fue la primera que recuerdo y a partir de ese momento, hemos vivido la de 2014, 2018 y la de ayer.

Una cosa tiene en común estas jornadas, hay alguien que si no pierde el Tour, queda muy cerca de hacerlo.

En la etapa de este miércoles, Primoz Roglic fue la víctima más evidente, si el esloveno gana el Tour habrá realizado una más que interesante remontada.

En todo caso, más allá de lo puntualmente deportivo, sí que quiero pararme en el debate: Pavés en el Tour ¿sí o no?

Trek 2022 – Leaderboard Post 728×90

Yo siempre digo que sí, aunque con un matiz

Ponerla cada año es una obligación que el ciclismo no debe imponerse, las cosas así, especiales, resultan atractivas cuando son cada cierto tiempo, ponerlas cada año le quitaría esa magia de nervios, incertidumbre y tensión que siempre las rodean.

Además, que poner una brutalidad así anualmente, por muy lejos que esté de la dureza de Roubaix, significaría un injusto condicionante para quien no domina la disciplina.

Si queremos pavés en el Tour porque permite abrir el abanico de aspirantes, si lo ponemos todos los años, ya estaríamos decantando la balanza.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

En todo caso, el ciclismo actual tiene una cosa muy asentada que perjudican, precisamente, a las grandes vueltas.

Cada vez quedan menos terrenos que hagan daño, pero daño de verdad, y rompan una igualdad que es bonita aunque al mismo tiempo lastra el espectáculo.

El pavés en el Tour, como el sterrato en el Giro, es un día que saca lo mejor de cada colectivo que compite en el Tour, es una piedra en el zapato de los favoritos, que en su amplia mayoría salen de la zona de confort para optar a la victoria.

Además, un día así quita caretas retrata a cada uno como es.

Si Pogacar es «Juan sin miedo» y entra a saco en cada tramo, otros prefieren meterse en el grupo, pasar desapercibidos y ver la tormenta pasar, eso si no les llega una caída o pinchazo.

Y es que el factor incertidumbre en estos días es impagable, con un goteo de informaciones por Radio Tour que te tiene casi más pendiente que lo que ves en la tele, pues aquí es imposible verlo todo.

En fin, que pavés sí, siempre pero con control, lo bueno gusta, lo mucho empacha.

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

TWITTER

📢📢📢
"Antonio Coll nos decía que en el Tour, si la gente se paraba mear venían por detrás y te daban con el manillar en el culo" Ángel Arroyo sobre el Tour 1983 y @jorgeanlastra

https://go.ivoox.com/rf/90672277

#podcastjs

Puede que Roglic no gane el Tour, pero otros grandes de la historia no lo lograron y tuvieron el mismo aprecio que le tenemos al esloveno. Se me ocurren Jalabert, Kelly...

https://joanseguidor.com/roglic-ganador-tour/

Joao Almeida es como el primo que invitas a comer, te dice que estás lleno y te jode el postre picoteando de la forma más descarada.

https://joanseguidor.com/joao-almeida-ciclista-burgos/

Load More...

Lo + leído

X