Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo de carretera

Gante-Wevelgem, la más singular de las clásicas flamencas

Publicado

en

UAE TOUR JoanSeguidor
Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

La fama de «clásica para sprinters» no se corresponde con la realidad de Gante -Wevelgem

Eso viene a ser la Gante-Wevelgem…

“Sin Esperanza se encuentra lo inesperado” (Heráclito de Éfeso)

“Una y a casa… para terminar siendo un noche inolvidable”. (Miguel González)

Se dice de la carrera flamenca que es teóricamente “de sprinters” pero que arroja un ratio de ediciones entretenidas por década que ya lo quisiera algún Monumento.

En Flandes el ciclismo es una religión.

A esta región le seduce el ciclismo de contacto, de ataque, del si parpadean se lo pierden

Es por ello que tienen configurado un calendario en el que el cierre de la campaña de ciclocross precede a la apertura rutera de clásicas flamencas, en concreto con la actualmente denominada Omloop Het Nieuwsblad.

A partir de aquí viene una retahíla de pruebas de un día -en un radio de acción muy acotado- que culmina con la celebración de la prueba reina: De Ronde (Tour de Flandes).

La Vuelta a Flandes es su prueba estrella pero hay una clásica que exige a sus ganadores unas aptitudes no tan esenciales en sus primas hermanas, esa es Gante-Wevelgem.

Esta carrera es tan peculiar que verdaderas leyendas del adoquín como Museeuw y Cancellara nunca la pudieron conquistar

En ella el ganador tiene el imperativo de la destreza en el adoquín -lógicamente- pero primeramente ha de pasar el más que probable filtro de los abanicos.

Una vez superado el último muro (Kemmelberg) debe afrontar una hora de esfuerzo en asfalto en la que o bien tendrá que marcar a sus rivales -en grupo reducido- o en su defecto batirse con ellos al sprint.

Si bien el viento condicionó notablemente el desarrollo del Tour de Flandes en sus primeras ediciones con el paso del tiempo su esencia pasó a ser los muros, colocación, caídas y tácticas de equipo; por tanto Gante-Wevelgem actualmente tiene un extra que no tiene De Ronde: los abanicos.

DT – Swiss 400×400
300×250 – Shimano Ultegra
Cruz 400×400

Cuatro son los muros cinco estrellas de la Bélgica flamenca, los tres primeros han tenido y tienen peso en De Ronde: Oude Kwaremont, Koppenberg y Kapelmuur.

El cuarto es el Kemmelberg, sito en el Flandes occidental y “marginado” por su lejanía en el recorrido del Monumento.

En palabras de Andrei Tchmil su bajada -por entonces adoquinada- era el punto más peligroso del ciclismo profesional de ruta.

El propio corredor nacionalizado belga lo vivió en sus carnes con un accidente grave en 2002, aunque la caída se produjo en los Tres días de La Panne.

Paradójicamente este percance supuso alargar su carrera pro ya que al no poder disputar Flandes ni Roubaix quiso despedirse unos meses más tarde en la Vuelta a Bélgica; con victoria, cómo no.

Desde 2003 Gante-Wevelgem parte de Deinze -este año arranca en Ypres– y no de Gante, pero esta circunstancia no afectó en que se siguiese rodando en los kilómetros iniciales pegados a la costa.

Como sabréis, en ciclismo pedalear junto al mar implica que la probabilidad de abanicos sea elevada. Sin tabla en mano – los belgas no son como los estadounidenses de medirlo todo- nos atrevemos a asegurar que GW es la clásica con mayor número de abanicos formados en la historia moderna del ciclismo.

#Top2015 – El infierno estuvo entre Gante y Wevelgem

Es por ello que esa fase previa a tocar el primer muro tenga más importancia que el resto de subidas si exceptuamos el juez de esta carrera: Kemmelberg.

Otras subidas como Catsberg, Monteberg o Baneberg tienen su dureza pero han jugado más el papel de anticipación -o rotura de corte consolidado- que de verdadero filtro.

El último paso por el Kemmelberg es el que configura el vagón ganador, si quedas apeado de él las opciones de victoria son mínimas, salvo que se forme un pelotón muy numeroso respecto a los fugados y termine neutralizando a éstos.

Uno de los encantos de la carrera reside en que en su palmarés figuran grandes velocistas como Abdoujaparov – el año de su victoria no se subió el Kemmelberg-, Cipollini, Bontempi, Freire, Steels y por supuesto los sprinters totales como Freddy Maertens en la edición nevada del 75.

Pero a su vez tiene ganadores de otro perfil – el guerrillero con punch- como Van Avermaet o Paolini.

También tienen sitio los gregarios de lujo como Burghardt, Peeters o Eisel.

Ni que decir tiene que Van Looy y Merckx la “coleccionaron” por partida triple y que Hinault -el adoquín no fue santo de su devoción- ganó aquí su primera gran clásica en el 77, que a su vez es la edición con mayor kilometraje (277 kms).

En el ciclismo moderno -hasta la temporada 2010- esta clásica estuvo ubicada en el miércoles que enlaza Flandes con Roubaix.

Por ello siempre tuvo ese punto de precaución por miedo a comprometer la participación en La Pascale.

Pero como la cabra tira al monte la mayoría de clasicómanos cinco estrellas eran de la partida con esa colocación en el calendario clasicómano.

El bloque de cada equipo reclutado para Flandes y Roubaix tomaba la salida en GW y a lo sumo realizaban un par de cambios para incluir sprinters con poca capacidad de pedrusqueo.

A raíz de su nueva ubicación -previa al domingo anterior a Flandes- y que con la extinción de la Copa del Mundo pasó de ser HC a World Tour ha cogido más peso todavía.

Actualmente -ignorando claro este 2020 loco- viene precedida de un Harelbeke que se disputa 48 horas antes, dejando así un fin de semana (viernes-domingo) con doble menú y variado ya que son dos clásicas con distinto desarrollo.

Como sucede en la apertura belga: OHN y Kuurne-Bruselas-Kuurne.

El único pero reside en que su hueco del calendario -entre Flandes y Roubaix- lo ha ocupado Scheldeprijs (anteriormente post Roubaix) y dado el alto riesgo de caídas en Escalda (con casos de 4 montoneras gordas en 7 ediciones) los capos pedrusqueros se borran o salen a soltar piernas y retirarse.

Mirar la tabla wikipédica para formarse una idea general de los desarrollos de GW en base a los pódiums de cada edición no conduce a nada.

Al margen que los guiones pueden variar radicalmente: desde ediciones bluff como la de 2014 -Zanatta tras el último Kemmelberg susurrando “tranquilo Peter”- y con sólo un año de margen encontrarte con la versión apocalíptica de 2015 en la que el viento nos deparó escenas del inicio de Mary Poppins, cambiando empotramientos en casas por corredores que terminaron en acequias.

La combinación de Cruz para tu portabicicletas

Las condiciones meteorológicas son tan caprichosas en esta carrera que se ha llegado a ver en su edición del 89 a Sean Kelly totalmente de largo de la chupa de agua que se comieron los ciclistas.

El corredor irlandés ni en nochevieja se duchaba con agua caliente.

En 2013 las temperaturas fueron gélidas y presenciamos el primer gran triunfo clasicómano de Sagan

El ciclista eslovaco es el mejor corredor de la historia aquí, al margen de sus tres victorias tiene tres podiums más y en la edición de 2011 fue el más fuerte en el último Kemmelberg -auspiciado por una avería de Gilbert en la base-.

Se quedó a sólo un kilómetro de que cuajase su fuga de cuatro junto a Chavanel, Stannard y su compañero Body.

También hemos vivido en esta clásica momentos rocambolescos como el del año 85.

Vanderaerden venía de ganar en Flandes y a los tres días quiso regalarle la victoria a su compañero Phil Anderson, Panasonic tenía asegurado el 1-2 pero el belga no pudo frenar lo suficiente y entró igualmente el primero. Un Anderson que se sintió marginado y se dio el piro a TVM en busca de plenos galones. Por cierto, el gran Ángel Arroyo -sin pelos en la lengua para variar- lo calificó algo así como un hype vueltómano… y acertó de pleno.

La edición del 88 cambió de fechas y se colocó al final de la campaña primaveral, después de Lieja.

Hecho poco significativo a priori pero ese año la Decana vivió un bochorno con rotondas sin señalizar, coches mal aparcados, múltiples caídas y montoneras que propiciaron que en Gante viésemos con vendajes a la mayoría de integrantes del pelotón.

Una carrera muy entretenida en la que Kelly derrotó al sprint a Gianni Bugno.

Una de las contadísimas clásicas con resolución en grupo reducido que el italiano palmó.

Los 90 se abrieron con el mentado triunfo de Abdou en el 91 -bandazo marca de la casa incluido- y al año siguiente subió la puja agarrando del sillín a Cipollini con lo que fue descalificado.

Cipo logró así su primer entorchado, no tardaría en revalidarlo ya que en el 93 -el único año que formó sociedad con Museeuw- se impuso con facilidad al sprint, como el 95% de las veces que arrancó con la pole.

La edición del 94 fue delicatessen

Museeuw y Ballerini llegaron picadísimos de Flandes y se liaron a guantazo limpio en los dos pasos por el Kemmelberg.

Finalmente Franco se jugó la carrera al sprint con Wilfried Peeters y el italiano volvió a perder una clásica en la Photo Finish. En el recorrido afrontaron la subida a Schomminkelberg, una especie de Kwaremont asfaltado.

En 1998 el “elegido” por Mapei era Nico Mattan, se quedó junto a su compi Vandenbroucke para jugarse la carrera contra Michaelsen.

Pero el danés cerró los cortes de Nico y ante la primera réplica de Franky nada pudo hacer y VDB se anotó el triunfo.

Al final en estas carreras el factor lotería está siempre presente, el bueno de Frank vivió la otra cara de la moneda en De Ronde 99.

Un Mattan que tendría su recompensa en 2005 en lo que fue un bochorno absoluto por los rebufos de vehículos que pudo aprovechar el belga en el kilómetro final, privando así a nuestro Flecha de una más que merecida victoria.

2001 nos dejó la victoria del mejor Hincapie clasicómano de siempre

George a los cuatro días perdería Roubaix por infortunio y la tremenda superioridad numérica de Domo.

Un año más tarde tenemos otra prestación hit de otro corredor, en este caso Cipollini.

Mario superó un filtro grande del Kemmelberg y logró conectar en solitario con un corte de cuatro formado kms más tarde para batirlos al sprint. Un Cipo que no dejaría de ser noticia porque en 2003 en su afán por enganchar -tras ceder 10 segundos en el Kemmelberg- se fue al suelo.

Desesperado y con el hueco in crescendo se puso a rebufar, el jurado le dio un toque y acabó lanzándole un bidón al motorista.

Edición que fue un verdadero hype de Boonen con un sprint lamentable -caída post meta incluida-.

No pudiendo materializar la superioridad de Quick y la gran labor de desgaste de Knaven.

Ese año Andreas Klier se llevó el gato al agua, encuadrado en un Telekom en el que había más clasicómanos top -sobre todo el infravalorado Wesemann- al margen del acaparador Zabel.

Un pletórico Freire en 2007 pagó el peaje de la inferioridad numérica ante Telekom y “sólo” pudo ser tercero.

Pero en la temporada siguiente logró la victoria, convirtiéndose así en el primer corredor español en levantar los brazos en esta carrera.

Pero el que de verdad pagó peaje en 2007 fue Jimmy Casper con una caída -aterrizando literalmente con la cara- que provocó que la bajada por la vertiente adoquinada fuese sustituida por la asfalda.

2011 nos dejó la victoria “maquilladora” de un Boonen en annus horribilis -se llegó al sprint de chiripa y Tom no dio palo al agua escudado en el corte de Chavanel-.

Situación opuesta a la de 2012 ya que Tommeke se llevó de una tacada Flandes, Roubaix, E3 y Gante, dejándose por el camino únicamente su gafe Het Nieuwsblad, única clásica de adoquines que no tiene en su palmarés y por la que su equipo firmó un ridículo espantoso en lo táctico en 2015.

Alexander Kristoff: Si gana ¿qué más da su peso?

2016 fue una edición super estresante: abanicos de salida, cada vez más selección y un Kemmelberg final a cuchillo

Sagan y Cancellara además de buscar el vagón ganador (ellos dos, Vanmarcke y un Kuznetsov que se había anticipado) se picaron por ser el primer arriba.

Triunfo moral para Peter en la cima y a su vez se impuso en el sprint final.

De este modo pudo estrenar su casillero de victorias con su primer arcoíris.

Por desgracia en esta edición se produjo la muerte de Demoitié al ser arrollado por una moto de la organización.

En 2017 se decide meter tramos de tierra, afortunadamente no varía la esencia de la carrera -seleccionan pero los sprinters siguen teniendo opciones- y aquí el ganador fue Van Avermaet (año sideral el suyo) aprovechándose de un Sagan que absurdamente le aplicó teoría de juegos a Terpstra: no me importa quedarme sin victoria si me aseguro que tú no ganes.

Unos Sagan que fueron noticia por partida doble ya que Juraj realizó un carrerón, no sólo por su puestazo final sino porque realmente fue de los 30-40 más fuertes.

De esta manera se desprendió de su etiqueta de corredor hermanísimo mascota.

Sagan -Peter- en 2018 dejó llorando a Viviani en lo que calificó como victoria más fácil de su triplete y el año pasado tuvimos edición raruna con un abanico previo al Kemmelberg que -contra todo pronóstico- no prosperó. Van Aert nos regaló un KOM sideral en el Kemmel y Kristoff volvió a su fase comeniños en los sprints clasicómanos obteniendo así un nuevo triunfo en clásica belga.

Este año sólo el noruego y Degenkolb pueden repetir victoria debido a las ausencias del resto ganadores en activo. Por las restricciones el recorrido se ha modificado ligeramente, destaca el paso extra por el Kemmelberg, pero la esencia de la carrera no debe alterarse.

Por Miguel González

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo de carretera

#PodcastJS En la caravana de feriantes que es La Vuelta

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Una Vuelta es una aventura cuyo día sabes cómo empieza pero no su final

La Vuelta a España es lo que vemos en televisión, lo que pasa por la cuneta y mucho más. 

Es una «caravana de feriantes», lo dijo en su día Javier Guillén y lo reafirma nuestro invitado, la voz de Skoda en las salidas y llegadas de la Vuelta, Alex Parreño.

Hablamos de 22 días en los que mucha gente que no vemos, pero está, duerme cuatro horas, como mucho, trabaja unas cuentas más y cuando echa cuentas al final del trayecto le han salido ocho mil kilómetros sobre el coche.

Así ha vivido su primer año en la Vuelta Alex Parreño, un joven de cincuenta y pico años que pone pasión hasta cuando recuerda los mejores momentos del idilio que acaba de iniciar con el ciclismo.

 

Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

Ciclistas de carretera en la Cape Epic

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Dos ciclistas de Bora salen de la temporada de carretera sobre ruedas gordas

La Cape Epic de el año en marcha será del 17 al 24 de octubre en Sudáfrica y tendrá dos ciclistas de carretera, dos ciclistas de Bora que se suben al carro de probar cosas diferentes, que no nuevas, sobre ruedas, aunque lejos del asfalto.

De esta manera Lennard Kämna y Ben Zwiehoff estarán en el otro lado del mundo para limpiar la cabeza y seguir con ese camino hacia otros ciclismos que la carretera se está imponiendo.

Por un lado, los mentores de Bora logran un plus de presencia mediática fuera de la temporada y despiertan interés de los aficionados, es decir logran darle valor añadido a su patrocinio.

Por el otro, los corredores salen de la rutina y cumplen con la marca de bicicletas, que sin duda pone pasta larga, y otros apoyos que tiene el equipo.

Vamos a ver, ciclistas de carretera que corren en otras modalidades es algo que ha pasado siempre, en especial ciclocross y pista, pero si una cosa nos trae este ciclismo es que ahora esto tiene publicidad y proyección, ante una masa de aficionados que seguramente le dé a más de una bicicleta.

Por eso tienen tanto recorrido las andanzas de algunos Education First, por eso ciclistas como Peter Stetina han logrado prolongar su carrera más allá de la carretera, una vez que vio que en ésta poco más tenía que rascar.

El ciclismo contemporáneo es total, 360 y quien no lo entienda así, verá el tren partir

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Atentos a lo que dicen las partes implicadas

Ralph Denk, team manager de Bora, afirma que…

«Primero de todo hay que admitir que nuestra participación en la Cape Epic sólo es posible por su aplazamiento al mes de octubre. Conozco la prueba de mi época de BTT y de repente he notado interés dentro del equipo sobre esta prueba. Hay que decir que vamos sin objetivos ni obsesión por los resultados, queremos hacer algo divertido y ganar experiencias, pero principalmente mostrar a nuestros fans y prensa otro perfil de Bora»

«Vamos sin planes concretos, pero es importante experimentar algo diferente a lo que se acostumbra en la rutina profesional. La tendencia en el deporte es ser cada vez más meticuloso y trabajar duro por eso es importante tener momentos para hacer un reset»

«Me alegró especialmente por Lennard que hace su regreso a la competición y está entusiasmado por la idea. Le vendrá bien, incluso pensando en el año que viene. Creo que Ben es la persona perfecta para estar a su lado, viene del BTT y seguro que será un gran apoyo»

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



A si vez Ben Zwiehoff añade…

«Va a ser un viaje a mis raíces. Mi última carrera en BTT fue más o menos hace un año y estoy preparado para volver. Me atrae una experiencia así con Lennard y devolverle la ayuda que me prestó en inicio de año. Me gustará ver a colegas de nuevo. Estas carreras son exigentes, pero sobretodo muy técnicas»

Y concluye Lennard Kämna…

«Para mí esto es totalmente nuevo. Vengo del norte de Alemania y es la primera vez que cojo la BTT  en todo el año . Por supuesto que le tengo respeto a la carrera pero me atrae probar en ella. Hay una tendencia general entre los corredores por probar nuevas disciplinas, aunque en mi caso voy sin objetivos. Voy bien preparado aunque consciente de que mi técnica es mejorable»

Imagen: © BORA – hansgrohe / Bettiniphoto

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Esta sería mi Copa del Mundo de ciclismo

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Una Copa del Mundo de quince pruebas con final sorpresa para el ciclismo más clásico

Pues sí, yo extraño la Copa del Mundo, especialmente estos días de Lombardía y Tours, ese ranking de clásicas que empezaba en la Milán-San Remo y acababa en Lombardía, cuando no en el Gran Premio de las Naciones o una contrarreloj por equipos, recuerdo que una en Eindhoven con el nombre de Gran Premio Liberación.

Aquel ranking de siete meses largos distinguía al primero con un maillot que llevaron referentes del tipo de Paolo Bettini, Michele Bartoli, Johan Museeuw, Olaf Ludwig, Sean Kelly, Maurizio Fondriest o Gianni Bugno.

Casi nada, pronunciar su nombre es la «flor y nata» de las clásicas durante los ochenta, noventa y bien entrado el nuevo milenio.

Copa del Mundo ciclismo JoanSeguidor

De esos años guardamos un cariñoso recuerdo y aquella prenda no pervivió más allá de 2004 con el grillo portándolo hasta el final.

Si ahora nos dijeran de configurar una Copa del Mundo nuestra apuesta iría a por quince carreras, repartidas un poco como las etapas de las grandes: cinco para adoquines, esencia clásica donde las haya, seis «wallonées», es decir para vueltómanos, tres de velocidad o veloces y una sorpresa contra el reloj.

Una Copa del Mundo que se jugaría en el periodo fértil de clásicas, es decir la primavera, salvo las excepciones de verano con San Sebastián y otoño como Quebec, Tours y Lombardía, junto a la recuperación de una crono.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Hete aquí nuestra humilde apuesta y el porqué…

Arrancaríamos con la Het Nieuwsblad, la apertura belga, final de siempre de De Ronde y por ende inicio de la campaña de clásicas a nivel mundial.

Strade Bianche: símbolo del nuevo ciclismo, carrera que ha crecido una barbaridad en tiempo récord, siendo un referente que excede a veces el mismo ciclismo.

Con la Milán-San Remo: huelgan las palabras, 300 kilómetros donde se cincelan las grandes leyendas y ciclistas veloces.

Gante-Wevelgem: lo vemos cada año, la clásica flamenca más original y alejada del prototipo, donde el adoquín influye tanto como otras vicisitudes.

El Tour de Flandes es la fiesta nacional de Flandes, el día que se para al mundo en este rincón del mundo.

La Epic Gran Canaria, en versión otoñal

París-Roubaix es la clásica con mayúsculas.

Entraríamos en la Amstel Gold Race abriendo el mal llamado tríptico de las Ardenas, que seguirían Flecha Valona y Lieja-Bastogne-Lieja, mucho mejor en su versión de meta en el corazón de la ciudad.

Mayo sería el momento de la clásica alemana, Frankfurt, en un ciclismo alemán que poco a poco recupera brillos del pasado tras caer en el ostracismo más oscuro.

La vuelta de la competición tras Giro y Tour sería como en los buenos tiempos, en San Sebastián, la clásica de este lado de los Pirineos, que aunque haya desdibujado su esencia con el Murgil Tontorra, es una buena opción para los clasicómanos completos.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



El cierre sería otoñal, Quebec o Montreal, una de las dos, ambas espectaculares, junto a Lombardía y Tours, que son carreras centenarias y muy diferentes entre ellas, la primera preñada de dureza en un escenario de magia como el Lago di Como -no Bérgamo- y la otra con su renovado brío en los caminos de viñas, que rompen totalmente con el guión de una de las carreras más antiguas del mundo que ofrece un espectáculo y unas persecuciones interesantes.

Y para el cierre la recuperación del Gran Premio de las Naciones, haciendo dupla con el mundial como reducto recuperado para los croners.

No en vano sería devolver a la vida una carrera que nació en 1932 y aguantó a duras penas hasta 2004, contándose entre sus ganadores buena parte de los mejores especialistas, destacando Jacques Anquetil.

Eso lo dice todo.

Esta sería nuestra Copa del Mundo, dejando en la cuneta muy buenas carreras, sobre todo adoquinadas, pero pensada para volver a esos años de Kelly, Bugno, Bartoli y Bettini, en los que una prenda más movía la pasión del buen aficionado.

Imagen: @gzlz11

 

 

Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

WD-40: Desengrasar & engrasar la cadena de la bicicleta para el invierno

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Los beneficios de desengrasar y engrasar la cadena son buenos para el rato que te lleva

Desengrasar para luego volver a engrasar la cadena de la bicicleta no es una leyenda, es algo muy necesario siempre y más para el tiempo que viene, otoño e invierno, con lluvia y barro casi seguro en la ruta…

Como decimos, la cadena bien lubricada no es un mito de nuestra infancia, no, es una necesidad pura y dura del ciclista que quiere tener su bicicleta en perfecto estado de revista, que pretende darle años de uso y vida y rodar con la certeza que cada pedalada le va a dar el máximo de rendimiento.

Quien más quien menos le gusta oír la cadena fina, un ruidito placentero, limpio y constante, sostenido durante la marcha, sin estridencias que provoquen malos rollos.

El gravel es una modalidad que castiga mucho elementos como la cadena, pero en invierno el clima deja mucha suciedad en la ruta

Otoño e invierno ya no es tiempo ajeno a la bicicleta, todos quieren salir, aunque sea de forma más ligera en bicicleta los meses con menos luz, más frío y peor climatología del año.

Por eso tener cuidado con la cadena, mirar por su salud, desengrasar y engrasar correctamente, para que trabaje lubricada es clave para que las salidas sigan sonando a gloria.

Entre los productos de limpieza de WD-40 para bike encontramos varios botes dedicados a estos menesteres

Cada tres o cuatro salidas es interesante dedicarle un rato a desengrasar y luego engrasar la cadena.

Primero, una vez apreciemos cómo llega la cadena de polvo y porquería, igual que otras partes de la bicicleta, le pegamos un limpiado de agua (y algo más) a la bicicleta entera, no es necesario extenderse mucho, algo por encima y nunca con agua a presión, lo suficiente para un aspecto más limpio de la bicicleta.

Para luego tenemos un bote para desengrasar la cadena y otras zonas sensibles, tipo cambio, plato y cassette y suspensiones.

Es un potente aerosol que se aplica directo, con tubito para enfocar el tiro sobre la cadena.

Su composición hace efecto inmediato, arrastrando la porquería, haciéndola caer a plomo tras dejarlo actuar un ratillo.

Una vez ha hecho su trabajo, hay pasar esponja levemente para dejar la cadena limpia de «polvo y paja».

Acto seguido tenemos una familia de lubricantes que va a tres perfiles: para todas las condiciones, para ambientes secos o ambientes húmedos, cada uno con su proporción marcada de teflón.

Cualidades del teflón

  1. reduce la fricción
  2. desplaza la humedad
  3. aguanta muy bien el calor

Aquí cada cual es consciente dónde vive y las condiciones en la que disfruta de la bicicleta, en todo caso los lubricantes que ofrece WD-40 tienen dos objetivos muy marcados.

Por un lado reducen la fricción, pues aunque no lo apreciemos, la cadena no es una superficie limpia completamente lisa.

Con el lubricante se aumenta la vida de la cadena y de paso se evitan los ruiditos molestos durante las próximas salidas.

Por el otro, pedalearemos con la seguridad que una cadena bien engrasada trabajará mejor y será más eficiente.

Por cierto, una cadena bien lubricada es en su justa medida, no es necesario echarle más de lo que le conviene.

Y otra cuestión, mejor lubricar el día de antes de la salida.

Importancia de desengrasar y engrasar la cadena de la bicicleta

Al margen del tema estético de llevar la bicicleta como un pincel, de evitar desgaste y alargar la vida útil de la bicicleta, tratar bien la cadena impacta directamente en el rendimiento, algo que hoy obsesiona.

Desengrasar y engrasar la cadena da vatios, sí la palabra mágica en este ciclismo numérico y cuantificable… da vatios y mira por donde «hasta hace ganar carreras».

+ INFO

Continuar Leyendo

TWITTER

Sobre el potenciómetro 3 preguntas...
¿Lo necesitamos realmente?
¿El ciclista medio puede salir sin él?
¿Una vez lo compramos tenemos la disciplina de descargar y analizar pacientemente?

https://joanseguidor.com/podcast-potenciometro-ciclismo/

#PodcastJS

Escapado en el Ventoux - Ganador en la contrarreloj - El más rápido en Campos Elíseos

¿Alguien da más que Wout Van Aert?

https://joanseguidor.com/etapas-van-aert-tour/

3

Qué triste que el Tour haya marginado las etapas largas, sin ellas perdemos incertidumbre y factor sorpresa en el desenlace.
El ciclismo siempre ha sido un deporte de fondo y esa etiqueta ha quedado en la historia

https://joanseguidor.com/tour-2022-etapas-cortas/

Richard Carapaz me parece el ciclista más proporcionado del pelotón, con físico notable, aunque no súper, pero con una mentalidad y ganas de destacar fuera de norma.

Sólo hay que mirar su palmarés para ver lo lejos que está llegando...

https://joanseguidor.com/richard-carapaz-ciclista-balance-2021/

Vamos con el maillot Breakway by @shimanoes, una prenda que se vende de verano pero que sienta bien estos días de entretiempo, más frescos y húmedos

https://joanseguidor.com/maillot-breakaway-by-shimano-una-pieza-atemporal/

Load More...

Lo + leído