Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Portada

Vuelta: Roglic vino llorado de casa

Published

on

Roglic Vuelta
Tuvalum

La segunda Vuelta de Roglic premia la profesionalidad de un ciclista excepcional

A grandes rasgos y para hacerlo sencillo, la segunda Vuelta de Primoz Roglic implica esto que leéis aquí abajo… 

Con dos victorias en la Vuelta a España, Roglic entra en la galería de los mejores de una de las tres grandes, su nombre figura entre suizos como Zulle y Rominger, leyendas patrias del calibre de Fuente, Contador, Perico y Berrendero y estrellas de siempre del tipo Hinault y Froome.

Ahí, ahora, en esa mesa come Roglic, con esa gente y esas leyendas.

Un marco que sirve para ubicar lo que ha hecho Primoz Roglic ganando esta Vuelta.

 

Aunque más allá de las cifras, de la historia, nos quedamos con la carrera ejecutada por quien consideramos que es ahora mismo el mejor ciclista del mundo.

Llegó a Arrate con el convencimiento propio de ganar, aunque muchos no lo tuviéramos claro del todo.

Día a día fue consumiendo etapas y retos, cada vez que sondeábamos un mal momento volvían los fantasmas, más este año y con lo que le sucedió en el Tour.

En Formigal quisimos pensar que la chaquetilla era un motivo que escondía otras cosas, como que Carapaz le iba a ir limando hasta quitarle el rojo, en el Angliru, gestionó un mal momento del que salió vivo por saber mantener la misma calma que le salvó en La Covatilla.

En los tres sitios, Roglic pasó la prueba del algodón, éxitos parciales cuya suma dio con el rojo bajo el ayuntamiento madrileño, sacando petróleo de cada mal momento, construyendo un imperio de las cenizas morales que quedaron de aquella tarde en La Panche des Belles Filles.

[elementor-template id=»36790″]

 

Todo eso remando y remando, sin perdonar en cada llegada que se cruzó en su camino, pues sabía que las bonificaciones, que están ahí y están para todos, podían tener la llave de un éxito que sin duda se ganó a puso.

Primoz Roglic nos ha dado una lección, una lección de vida, de encajar golpes que son demoledores, rehacerse y volver a lo alto, con el brillo justo que necesita cada momento, sin estridencias, siendo certero en cada cosa que hace y alargando un estado dulce que se ha prolongado durante el largo y ancho de esta temporada de urgencia que se ha montado en los albores del otoño.

En un ciclismo de críos y jóvenes que no entienden de plazos, Roglic resiste, y la Vuelta es su fortín.

 

No entiende de ponerse un dorsal sin honrarlo y competir, a su manera, con su librillo, pero competir y sacar lo mejor en el momento que había que exhibirlo.

Un ciclista que es un regalo, al que hay que agradecer la sublimación que hace de su profesión y lo bien que habla de su grandeza cada vez que monta una bicicleta.

La guinda de 2020 la ha puesto él.

Imagen: FB de La Vuelta 

 

 

Ciclo21
Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.