Categorías: Ciclismo de carretera

Asgreen sí que vio claro este Tour de Flandes

Asgreen pone en valor en el Tour de Flandes todo lo bueno del gran fondo

Cuando hablábamos de rivales que podrían rivalizar con el favoritismo casi en exclusiva de Van der Poel y Van Aert en el Tour de Flandes, siempre escrutábamos la opción del Deceuninck, para la ocasión Elegant, y en especial Kasper Asgreen.
Y lo hicieron, lo volvieron a hacer.
Los Deceuninck tienen la medida de estas tierras, como sólo el Google Street View lo garantiza, palmo a palmo, metro a metro, a tal punto que cuando muchos veíamos a Van der Poel sucediendo a su padre, 35 años después, Kasper Asgreen le ha ganado un Tour de Flandes al vástago de Adrie.
Ya se vio, por eso, de lejos que el danés iba a ser la baza de los azules.
A cien de meta ya dieron la primera salva, a partir de ahí llevaron a todos con las orejas tiesas.
Deceuninck no tiene a Van Aert, tampoco a Van der Poel, pero cuenta con el colectivo, avispas aquí y allá, moviéndose con maestría y con la sapiencia que les da estar en el lugar, leyendo actitudes, estudiando poses, sabiendo lo que se cuece.
Sólo así se explica que Kasper Asgreen se fuera con Van der Poel hasta la misma recta de Oudenaarde con la esperanza de ganar el Tour de Flandes.
En una escena que nos recordó mucho a esa edición de 2015, cuando Terpstra entró y colaboró con Kristoff con la certeza de hacer segundo, el danés no escatimó un relevo a Van der Poel hasta el final.
Pero ahí, donde todos esperábamos que Van der Poel diera la puntilla, Agreen tuvo suficiente para voltear la situación a su favor.
Ese sprint es la viva imagen del gran fondo, de los 260 kilómetros pesando en las piernas, poniendo plomo y lastre, propiciando finales muy diferentes a los que todos esperamos.



«Kasper Asgreen puso todo en la balanza y prefirió ser segundo» habíamos pensado a unos 2-3 kilómetros de meta, pero no, prefirió jugar el doble o nada yendo hasta el final del Tour de Flandes con Van der Poel.

Fue la guinda a otra lección del Deceuninck, insistimos, Elegant para la ocasión

Del movimiento de largo radio, a los que vinieron después, con Alaphilippe en maestro de ceremonias.
El campeón del mundo haciendo daño para un compañero, eso sólo pasa en «chez Lefevere», un día por uno, al siguiente, por otro.
Como en Harelbeke.

Enmarca tu reto

Asgreen se dedicó a ser la sombra de Van der Poel mientras Alaphilippe «porculueaba» a diestro y siniestro, exigiendo a los grandes favoritos, desnudando su fortaleza.
Una victoria redonda, mitad fortaleza física, mitad mental, Asgreen sabía lo que hacía ante nuestra incrédula mirada.
Con Flandes se acaba el «core» de la primavera, quedan las Árdenas, que apreciamos y disfrutamos, pero lo sabéis, no es lo mismo.
Por cierto, nos cupo la satisfacción de ver a Van Avermaet con los cocos en el podio…

Iban Vega

Entradas recientes

Jakobsen & Groenewegen, mejor cada uno a lo suyo

La relación de Jakobsen & Groenewegen no volverá a ser normal Cada episodio entre Fabio…

4 horas hace

Movistar sería un paso atrás para Peter Sagan

La hipótesis de Sagan en Movistar tiene muchos peros ¿Cabe la posibilidad que Peter Sagan…

6 horas hace

Giro: Filippo Ganna, como Garibaldi

Con ciclistas como Filippo Ganna, las cronos entran en otro nivel La apertura del Giro…

1 día hace

Miguel Indurain: ¿Por qué Luxemburgo fue un punto y aparte?

En Luxemburgo, los rivales de Indurain supieron que no iban a ganar el Tour con…

1 día hace

Mikel Landa en el Giro: Razones para creer

Los condicionantes que rodean a Landa en el Giro parecen los buenos En la carrera…

2 días hace

#PodcastJS La guía turística del Giro de Italia (I)

Emprendemos una guía turística por los encantos del Giro 2021 Abrimos la mirada al Giro…

3 días hace

Esta web usa cookies.