Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo antiguo

La “edad dorada» empezó y acabó en Lombardia

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Grandes leyendas se forjaron en Lombardia y su Giro

Cuando viene Lombardía nos gusta hablar de Alfredo Binda, considerado por consenso el primer gran ciclista de la historia.

Tres condicionantes jugaron en su contra para no figurar con la asiduidad de otros astros: su leyenda es lejanísima en el tiempo, nunca brilló especialmente en el Tour de Francia y los rivales que le tocaron en suerte parecieron poca cosa ante el brillo de este ciclista ganador y coleccionista de trofeos, que cuidaba su estilo sobre la bicicleta con el idéntico mimo que su peinado.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Otros grandes como Constance Girardengo u Ottavio Bottecchia vivían su declive mientras que Learco Guerra, a pesar de lo sugerente de su apellido en la Italia fascista, no estaba a su nivel. Bartali llegó más tarde.

Binda abrió la monarquía ciclista italiana y esta perduró al menos tres décadas.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400



Una heredad de sangre azul que instaló el expreso de Cittiglio, pequeña localidad que vio el paso de Lombardia durante años, y que no se traspasaba por derecho sino por mérito.

Binda fue el primero, en su ocaso tomó el relevo Gino Bartali y al final entró Fausto Coppi, el triunvirato, la santísima trinidad itálica.

Entre ellos ganaron doce ediciones del Giro de Lombardía: cinco Coppi, cuatro Binda, tres Bartali.

Binda, joven, integrado en una familia numerosa, era el décimo de catorce hermanos, debe partir para Niza, que cincuenta años antes era parte de los Saboya, porque en casa no dan abasto con los gastos.

La música copaba sus gustos, pero la bicicleta ganó la partida el ciclismo al otro lado de la frontera. Le llamaron “le niçois de Cittiglio”.

Allí, en Francia, gana una importante carrera amateur pero es descalificado. Su primer triunfo queda en nada, al menos de momento, el ciclista toma confianza, se hace un nombre, su áurea llega a oídos de Constance Girardengo.

Y ahí está, el joven prodigio.

Es Alfredo Binda. Acude al Giro de Lombardía de 1923 con la certeza de que está entre los favoritos porque lo lee en la Gazzetta, pero él corre por las 500 liras que ponen en juego en la cima de Ghisallo para quien pase primero.

En el segundo kilómetro de subida, las piernas de Binda funcionan a la perfección, cae, uno, el otro, el siguiente.

Cae Girardengo, la leyenda, el hombre. Poco después Binda supera al fugado y corona solo. Presa del esfuerzo es neutralizado y superado, Binda habría de ser cuarto.

Sin embargo cuenta con legión. En el equipo de referencia, el Legnano, adquieren sus servicios a razón de 20.000 liras anuales más 5000 por clásica ganada. La máquina empezó a funcionar.

En 1925 René Vietto, el héroe francés que se hizo célebre por arruinar sus opciones por darle una rueda a Antoni Magne, declara admirado: “Es increíble cómo va encima de la bicicleta. Puedes ponerle un vaso de leche acoplado a la espalda que seguramente no derrame una gota”.

Con ese estilo Binda derrumba el mito de Girardendo, es el rey de Lombardia.

Lloret 300×250



Prolongará su dominio dos años más. En 1926 gana con casi una hora sobre Antonio Negrini.

Es lo más grande que jamás he visto” exclama Girardeno, lesionado siguiendo la carrera en un coche y abrumado por lo visto. Al año siguiente vuelve a ganar, perfecto, rectilíneo, con un peinado que no hace justicia a las penurias de la ruta.

Es un genio, un as, el primer grande, tanto que en el Giro de 1930 la organización le da 25.000 liras con tal de que no tome la salida y no monopolice la carrera. Su figura languidece a mediados de los treinta y se apaga en un accidente durante la Milán-San Remo de 1936.

Para entonces el “monje volador” Gino Bartali ya rueda a satisfacción.

El toscano gana tres veces en Lombardía que pasa del Sempione milanés al Vigorelli, el velódromo de los récords, entre otros el de Fausto Coppi en plena Segunda Guerra Mundial, cuando pocos podía estar ahí para atestiguarlo.

Retirado Bartali, es el periodo de Coppi, “la piedra preciosa del ciclismo” como dijo Jacques Goddet, tantos años patrón del Tour. Coppi ganó su quinta clásica de las hojas muertas en 1954, su último gran monumento.

Parte de este relato está inspirado, y documentado, en la excelente obra “The Monuments” en la que Peter Cossins guarda y narra parte de las mejores historias de esas grandísimas carreras. Si queréis más detalle de la misma podéis acceder aquí.

Foto tomada de www.foroche.com

Continuar Leyendo
1 Comentario

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

Así sobrevivió Andy Hampsten al desastre del Gavia

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Para Andy Hampsten el infierno blanco del Gavia fue la puerta de la gloria

¿Qué pudo haber sucedido en aquella tarde de mayo en el Gavia cuando la gran nevada sobrevino sobre un pelotón del que emergió un ciclista americano con gafas de esquiador llamado Andy Hampsten?

Lo cierto es que en tiempos modernos, los que nos ha tocado vivir, cuando vemos una jornada en el alambre de la suspensión o recorte por mor de la meteorología, siempre nos acordamos de Giro 1988 para agarrarnos a eso de que «cualquier tiempo pasado fue mejor».

1024×300 Flandes Zona Centro post

Lo hicimos el día que el Giro recortó la etapa de Cortina de la pasada edición o aquella que llovía tanto hace un año largo y el pelotón presionó para que se acabara recortando.

El ciclismo actual, puesto negro sobre blanco sobre el que un día conocimos, no sale bien parado en este campo, pero a veces nos preguntamos si no hubo días en los que se jugó con fuego.

Nos pasó el día que Visconti ganó en el Galibier bajo una tremenda nevada en el mismo Giro, a los pocos días Nibali hacía lo propio en Lavaredo bajo un manto.

También cuando Nairo se vistió de azul «Tirreno» en la cima del Terminillo.

Sin embargo, el día que el ciclismo pudo rozar la calamidad fue ese del Giro de 1988 y la famosa etapa del Gavia.

Fue un cinco de junio, primavera en los Dolomitas, a sabiendas de lo que ello puede conllevar, más cuando la tarde antes a esa jornada todos los informes apuntaban a un tiempo apocalíptico en la subida al Gavia.

Por la mañana, a sabiendas que la cosa se iba a poner fea, Mike Neel, director deportivo del Seven Eleven, planea una logística especial.

A trescientos metros de la cima del Passo di Gavia, sitúa un coche con bebidas calientes para los corredores

Arriba del todo, aposta un segundo vehículo cargado de ropa seca.

Antes de llegar allí, el fin del mundo.

Ya en el tramo sin asfaltar del principio, el escapado Johan Van der Velde trepa en medio de una nevada que convierte la ruta en un lodazal.

La suya es una aventura feroz, que ha pervivido en el tiempo y el recuerdo del aficionado, pero no tendría el final perseguido, pues en el grupo de contraataque salieron los capos, con Erik Breukink en cabeza, y Andy Hampsten con él para conquistar el Gavia más indomable de la historia.

 

Gran canaria 400×400
400×400 – Shimano Ultegra
Cruz 400×400

Aunque Van der Velde fue el primero en coronar, sería cazado por neerlandés y americano al pararse en la cima para abrigarse ante un descenso que se anunciaba horrible

Perico no trató ni ponerse los guantes ante la inutilidad de sus manos ateridas de frío y humedad, lo hizo en medio de aficionados que prestaron -no creo que con acuse de recibo- sus anoraks a los ciclistas.

La bajada presentaba curvas cerradas con pendientes del 16%, un reto que dejaba la monstruosa subida en una anécdota, una cuestión de supervivencia que los del Seven Eleven supieron prever mejor que otros.

Al margen de los coches en la cima del Gavia, Andy Hampsten se había untado de vaselina de la cabeza a los pies, sabedor que iba a soportar un poquito mejor el frío que los demás.

El resultado lo vimos, Hampsten llegó con Breukink escapado a la meta de Bormio para empezar a encarrilar un Giro histórico, pues sería el primero que ganaría un estadounidense, algo tan único que no hemos visto repetirse.

A media hora de los ganadores llegaron los preferidos de la afición, Visentini & Saronni, como muestra de las diferencias que se abrieron ese día.

El Gavia, un puerto con más de sesenta años de tradición en el Giro había pasado a la historia para ser recordado anualmente, cada vez que el pelotón afronta una jornada que entra en los cánones de los extremos del frío.

«Poco sabíamos del Gavia y ni si siquiera quisimos reconocerlo por adelantado. De repente me vi en pistas de tierra y en medio de paredes de seis metros de nieve. Me sentí como Fausto Coppi» dijo Imerio Massignan, el primero en coronarlo el año 1960.

Imagen: Ciclismo épicoCiclismo épico

 

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Cuando aceptar una bicicleta en el Tour era una condena

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Así perdió un Tour Hector Heusghem por aceptar una bicicleta 

En los años veinte el Tour nada tenía que ver con lo que es ahora, ni en la ruta, ni en la bicicleta ni mucho menos en la sociedad.

Francia no era un país precisamente sencillo, había hambre, paro, inflación.

1024×300 Flandes Zona Centro post

El caldo de cultivo era idóneo para que una cosa como el Tour, qué era eso del Tour, pasara con más pena que gloria entre la gente del lugar porque había cuestiones más perentorias.

En esos años la carrera además estaba sujeta a unas reglas increíblemente arbitrarias.

La famosa explosión de los Pélissier, narrada en primera persona y medio de una tertulia por Albert Londres, fue un punto de inflexión, pero hasta que los reputados hermanos dieran en la diana de los organizadores hubo más de un damnificado por el celo del reglamento.

Por ejemplo un tal Hector Heusghem, un ciclista valón, nacido cerca de Charleroi que sobrevivió a la Primera Guerra Mundial tras caer preso de los alemanes en la invasión de Bélgica.

Después de la contienda, en la que perdió a su hermano Joseph, probó fortuna en la bici, un juego de niños comparado con las hondísimas minas que le tocó trabajar en las cuencas valonas, en 1919 y ganó el Circuito de los Campos de Batalla en el que tuvo que franquear el Ballon de Alsacia con un metro de nieve en los márgenes.

Corrió varios Tours

El primero ya fue frustrante, porque participó desde el primer día con la horquilla de su bicicleta dañada hasta abandonar por los parajes del Somme, lugar situado en la mitología de la Gran Guerra.

Volvió más veces, y fue segundo en un par de ocasiones antes asentarse como un firme candidato a ganarlo.

Fue en la edición de 1922.

A dos días de arribar a París, nuestro hombre lidera con holgura el Tour.

En un tramo camino a Metz un perro se le cruza y cae estrepitosamente tras describir un círculo en el aire acoplado a su bicicleta.

Presa del pánico comprueba que su máquina está dañada y acepta la de un espectador para acabar la etapa y salvar el maillot ante el acoso de Firmin Lambot, con quien, el día nacional de Bélgica, debería jugarse la victoria final.

El Cuaderno de JoanSeguidor: La Revista 

Gran canaria 400×400
400×400 – Shimano Ultegra
Cruz 400×400

Pero no, no hubo que esperar a la resolución en la carretera porque un comisario, interpretando un reglamento extremo, comprobó que la bicicleta de Heusghem no estaba tan dañada como argumentaba, por lo cual debería haberla arreglado con sus propios medios e in situ, sin aceptar la bicicleta de un tercero.

La sanción, en forma de tiempo, fue una losa para sus aspiraciones y un alivio para Lambot que pasaba a liderar fácil el Tour que acabaría ganando y es que como dijo el autor, estaba escrito que Heusghem no ganaría nunca el Tour.

Imagen: Pinterest

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Pero ¿cómo no vamos a guardar un buen recuerdo de Indurain? Copia

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Con el recuerdo Indurain viajamos al ciclismo que nos enamoró

Cada dos de enero, un cierto grupo de nostálgicos empedernidos trae al recuerdo que se trata del día de la retirada de Miguel Indurain.

En ese recuerdo anual, este 2022 nos traía la cifra redonda de su anuncio, han pasado 25 años, un cuarto de siglo que nos pone frente al espejo de nuestra realidad: el paso del tiempo cae a plomo sobre nosotros.

1024×300 Flandes Zona Centro post

En todo caso me ha hecho gracia ver este titular en la entrevista que le realizando en el Diario de Navarra al calor de dicha efeméride…

Me choca que se extrañe, y lo digo de verdad.

En un mundo que se mueve a través de apariencia y cada vez menos en la esencia, ver a Miguel Indurain hacer con la misma normalidad las cosas, como las ha hecho siempre, siendo fiel a sus raíces, encontrando «La gran belleza» en ellas, es inspirador.

Y lo digo de verdad, sin peloteo ni ansia de ser complaciente.

Como nos dijo un día uno de sus mejores admiradores en Facebook, Manuel Pérez:

«No tengo ni la más remota idea si dentro de 200 años aparecerá en algún laboratorio de Francia, un doctor o un investigador con una micro muestra de un pis que dejó Induráin en no sé qué sitio, ni si ese pis tendrá un nanogramo de una sustancia que tenía uso terapéutico u otro… Me daría igual, le he visto atender a todo el mundo siempre con una sonrisa; tener detalles personales que te dejan boquiabierto, miles de cosas que darían para un libro. Pero me quedo con una sola cosa. Miguel Induráin es de verdad, es real. Fue, es y será el mejor«

Y no podríamos estar más de acuerdo, con él recordamos que un día todo esto fue sencillo, sin complicaciones, ni nadie que estropeara la realidad con postureos baratos y gestos vacíos.

Leer la entrevista es una delicia, un recuerdo de quienes somos a través de un paisano de Villaba que sale y pasea con su bicicleta como cuando era ciclista profesional, o como antes de serlo.

Que mantiene una relación cordial con quienes fueron sus directores y compañeros de viaje -nunca le he oído o leído nada sobre los motivos que le empujaron a su ruptura con Echávarri y Unzué-, que va probando las cosas según le llegan -los cambios eléctricos, las novedades de Campagnolo…-, que no le cuenta «batallitas» a su hijo pues creo que es consciente que otros lo harán por él…

El Cuaderno de JoanSeguidor: La Revista 

Gran canaria 400×400
400×400 – Shimano Ultegra
Cruz 400×400

Mira que le hemos contactado veces para traerlo a nuestro podcast: «Gracias, pero no«.

No hay manera, por nuestra parte seguiremos insistiendo, pues hablar con él, traer el recuerdo de Indurain es viajar a lo que fuimos cuando justo empezábamos a descubrir de qué iba esto que llamamos mundo.

Su recuerdo es perenne -y no sólo el deportivo, que también- y por tanto en un mundo de «last call» y redes sociales vacías, leerle es un placer, aunque nos asombre que le extrañe que nos acordemos de él.

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

El ciclismo de talonario que nos trajo Bernard Tapie

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Así sobrevive el ciclismo que ideó Bernard Tapie

Fallecido hace unas semanas, en octubre de 2021, Bernard Tapie y su influencia sobre el ciclismo ha sido tema de este mal anillado cuaderno en más de una ocasión.

¿Cuántas veces hemos hablado de la desigualdad de los presupuestos entre los equipos?

1024×300 Flandes Zona Centro post

Cabría irse a la época Tapie y su celebrada La Vie Claire, ese equipo que pasó a la historia por darle al ciclismo uno de los maillots más icónicos de siempre, tanto que en el Tour de la Provence lo recuperaron para el líder e incluso el Delko se presentó con una réplica en la última Roubaix.

Gorka Izagirre JoanSeguidor

El maillot de Greg Lemond y Bernard Hinault volvió al ciclismo para coronar una de esas carreras del invierno francés que rompen la temporada en Europa.

Fue hace tres años, y dijeron entonces que el que fuera alma mater de La Vie Claire, Bernard Tapie, había estado por la carrera.

Todo lo maquinó el responsable de la misma, que quiso homenajear ese equipo, pues posee una increíble colección de maillots que puso a disposición del público cuando el Tour acabó en el estadio del Marsella hace cuatro años y medio.

De hecho el Olympique de Marsella, bajo la batuta de Tapie, fue el único equipo francés en ganar la Champions, en 1993, recordamos a Jean Pierre Papin, entre otros en aquella escuadra que jugaba como los ángeles al fútbol.

Tapie fue el catalizador de todo aquello y puso el ciclismo en audiencias millonarias

El ciclismo de talonario tuvo un antecedente en este controvertido personaje.

La Vie Claire tuvo al mecenas más peculiar del ciclismo hasta la llegada del caprichoso ruso, Oleg Tinkov.

Bernard Tapie, un tipo que en “la France” de los ochenta, que quiso tocar el sol por creerse Dios y acabó abrasado.

Sin embargo en el camino tuvo historias suculentas y algunas relacionadas con el ciclismo.

El Cuaderno de JoanSeguidor: La Revista 

Gran canaria 400×400
400×400 – Shimano Ultegra
Cruz 400×400

En un previo de Tour que Eurosport hizo sobre Bernard Hinault y los treinta años de su victoria, Greg Lemond narró cómo Tapie le fichó.

En el hall de un hotel, una mujer enjuta en cuero abordó al talento americano para decirle que el monsieur Tapie quería hablar con él y una vez en la mesa, el magnate le escribió una oferta que triplicaba su sueldo «au chez Renault».

Obviamente dijo sí.

El plan pasaba por dos fases

Primera estación, 1985, Lemond debía someterse al servicio del tejón y así hizo.

Segunda estación, 1986, el francés debía devolverle el favor al californiano.

Pareció que Hinault sería serio en su promesa, pero la carretera marcó otra lógica.

En un momento del reportaje, Jeff Bernard, integrante de aquel equipo, explica cómo en un sprint intermedio lanzó a Hinault y éste le dijo que siguiera, que no parara.

Nos importaba una mierda lo que pensara Lemond, a nosotros nos dijeron que para adelante y eso hicimos” comentó Bernard.

Al final, ya se sabe que la locura que invadió a Hinault, atacando sin descanso en los Pirineos, y eso le pasó factura de inmediato en Superbagneres donde Lemond acabó ganando entre la paranoia del sabotaje y la presión de un público ansioso por sexto Tour de Hinault.

El resultado de aquella memorable carrera fue que no se habló más allá, de nadie más, que no fuera un vástago de Tapie.

La Vie Claire hizo primero, segundo y cuarto con Lemond, Hinault y Hampsten

Urs Zimmermann, el ciclista que tenia fobia a volar, fue tercero y jugaron literalmente con él.

Al tiempo, a Tapie le cayó el peso de la justicia con sus chanchullos, pero siempre podrá decir que un Tour fue literalmente suyo y de su chequera.

Imagen tomada de www.wheelsuckers.co.uk

Continuar Leyendo

TWITTER

En febrero aterriza la primera carrera con sterrado de España, la @ClasicaJaen, un invento que salió de la cabeza de @Momparler cuyas perspectivas hemos comentado con Javier Guillén y el padre de la criatura

https://joanseguidor.com/podcastjs-espana-ya-tiene-su-clasica-sobre-tierra/

#PodcastJS

Aquel bruto portugués se llamaba Joaquim Agostinho y su nombre está en una de las curvas de Alpe d´ Huez

https://joanseguidor.com/joaquim-agostinho-ciclista-portugal/

"En la @ClasicaJaen
no ganará el + fuerte pero sí quien mejor lea la carrera y + suerte tenga" @Momparler

https://joanseguidor.com/podcastjs-espana-ya-tiene-su-clasica-sobre-tierra/

#PodcastJS

Así empezó y creció la pareja ciclista por antonomasia de @Eurosport_ES

https://www.ivoox.com/por-ciclismo-pro-se-abona-a-audios-mp3_rf_80819181_1.html

#PodcastJS con @eduardochozas & @antoalix

Si queréis un libro bueno de ciclismo, el de Tyler Hamilton, un thriller sobre ruedas con buenos, feos y malos tipo Riis, Armstrong, Bruyneel, los médicos pululando por este circo ambulante

https://joanseguidor.com/tyler-hamilton-libro-ciclismo/

Load More...

Lo + leído