Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo antiguo

Estos fueron los rivales más íntimos de Miguel Indurain

Publicado

en

Indurain Val Louron JoanSeguidor
DT – 2022 post

Entre los rivales de Indurain se cuentan tres generaciones

Cinco Tours y dos Giros, a ello sumado un buen número de éxitos, no fueron pocos los rivales con los que Miguel Indurain se cruzó por el camino, un recorrido de casi una década.

Entre ellos hubo todo tipo de corredores.

Los más obvios fueron los de la generación del 64, con Breukink, Bugno y Alcalá junto al mismo Miguel.

Chiapucci era un año mayor, Ugrumov y Rominger, tres, junto a los mayores de entonces que iban desde Fignon a Lemond, pasando por Roche y el propio Perico, añadiéndose con el tiempo ciclistas como Olano, Berzin, Ullrich, Pantani…

En definitiva una amalgama de corredores, ahí no están todos, entre los que surgieron momentos épicos que  hoy miramos con ojos nostálgicos.

¿Cómo no mirar así La Plagne, Sestriere, Marmolada… esos años?

Fueron tiempos de heroísmo, incluso también de controversia, muchos de esos ciclistas ya sabemos cómo acabaron, aunque algunos quieran mirar para otro lado, pero fue en el cogollo de todo eso, donde cimentamos el amor que le tenemos a este deporte.

[elementor-template id=»36790″]

 

Los sucios noventa nos engancharon al ciclismo.  

Así las cosas Miguel Indurain irrumpió en el ciclismo que mamó de las ubres, directamente además, de Bernard Hinault.

En un grado inferior Stephen Roche -quien dijo que Indurain no era un auténtico campeón- coincidió en alguna contienda con el gigante navarro, aunque serían Greg Lemond y Laurent Fignon quienes le sufrirían en sus carnes.

Hete aquí la famosa crono de Luxemburgo y el doblaje, triple, firmado por el navarro.

Una hazaña, no se puede describir de otra manera, que Laurent Fignon tildó como increíble, cuando saliendo seis minutos más tarde, Indurain dio cuenta de él en el tramo final.

Indurain había sido espectador directo del duelo de Fignon con Lemond, Tour de 1989, una visión privilegiada de la mejor edición de los tiempos modernos .

Esa leyenda, ese dominio americano, cayó por la borda con la irrupción de Indurain, un par de años después.

El americano, en ese momento, en ese lugar, justo en la coronilla del Tourmalet, le daría en mano la corona de la mejor carrera del mundo.

Despegaba entonces la leyenda de Indurain a lomos del caballo más desbocado que le tocó domar, Claudio Chiapucci

Juntos construyeron un monumento a la historia del ciclismo en las laderas de Val Louron, aquella tarde julio.

En esa cabalgada pudo estar Gianni Bugno, pero no salió con Claudio en el llano posterior al Tourmalet y se perdió la fiesta.

Si un día nos pedís quiénes fueron los rivales más genuinos, directos y cercanos Miguel Indurain hablaríamos de Claudio y Gianni.

Rivales íntimos de Miguel Indurain, querríamos decir, aquellos en los que pensamos primero cuando relatamos la concurrencia del momento.

Como Tony Rominger, quien ganó mucho esos años, pero que con Indurain tendría un solo duelo genuino, ocurrió Tour del 93, aquellas tardes de Isola 2000, Saint Lary, pero sobre todo Serre Chévalier y el previo Galibier.

Indurain Rominger JoanSeguidor

No coincidieron mucho suizo y español, pero su rivalidad se llevaba en la distancia en tiempo y lugar: el récord de la hora que Rominger batió dos veces, nada menos, partiendo del que había establecido Indurain.

Ellos son los primeros en quien pensamos cuando hablamos de los rivales de Miguel Indurain.

Pero no perdamos el hilo, por que en esos años dos ciclistas aparecieron desde el GB-MG: primero Franco Chioccioli, efímero en la película, pero intenso con aquella cabalgada de Imola como gran momento, Giro del 92, y Zenon Jaskula, el frío polaco que popularizó el término «goma» mejor que nadie para ganarse un hueco en el podio del Tour del año siguiente.

Relativamente breves fueron también Moreno Argentin y su troupe formada especialmente Eugeni Berzin y Piotr Urgumov.

Ugrumov anduvo como un tiro en el Giro del 93, aquella etapa de Oropa, y luego en el Tour del año siguiente, trepando y trepando hasta ser segundo, aunque sin amenazar de forma directa el liderazgo de Indurain.

Argentin fue maestro de ceremonias confabulando contra Miguel en sendos Giros

En el primero Ugrumov se quedó en el camino, en el siguiente dio en la diana con Berzin, infringiendo la derrota más dura de todo el «ciclo» Indurain.

Pero Berzin llegó, ganó y se fue, así, con la misma naturalidad que entró, salió de escena.

Duró más Marco Pantani, el ciclista que tronaba hacia arriba que co-protagonizó la etapa más demencial jamás vista, aquella de Aprica, Giro del 94, junto a Sestriere el día que las palomitas no daban de sí ante la televisión.

Pantani fue una constante ante Miguel en sus últimos dos años en lo más alto y acompañó al mentado y a Olano en el podio del mundial de Colombia.

Aquí también hay que citar a los ONCE…

Alex Zulle estuvo siempre ahí, pero nunca tan cerca como en el último Tour: mientras el suizo volaba en La Plagne, Indurain destrozaba, uno a uno, el grupo trasero.

Zulle tenía potencial para estar con Indurain en muchos momentos, pero siempre le fallaba algo.

A veces una mentalidad que sí tenía Laurent Jalabert, posiblemente el más coral de los rivales de Indurain.

El francés se cruzó con él muchas veces y no sólo en el Tour, aunque aquí la jornada de Mende siempre será esencial.

El epílogo de esta historia de grandes nombres se escribe con el de un percherón y alto danés que interrumpió el ciclo de seis Tours.

Bjarne Riis -con Jan Ullrich- fue posiblemente el último de los rivales de Miguel Indurain y en su recuerdo se entremezcla la amargura de la derrota con todo lo que le vino después.

Pero fue otra historia, la que centró ésta habla de los rivales de Miguel Indurain, cuyo sólo relato y ubicación temporal nos da la medida de lo grande que fue ese periodo.

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo
1 Comentario

1 Comentario

  1. Vicente Díez

    21 de enero, 2021 En 7:32

    Muy bueno este artículo. Aunque a Miguel le faltó muy poco para ampliar su palmarés con la Vuelta y el Mundial.

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

Abraham Olano es y será el primer campeón del mundo español

Publicado

en

Mundial Colombia JoansEGUIDOR
DT – 2022 post

Hasta Olano España no tuvo un campeón del mundo por mucho que escueza

Recordar el mundial de Duitama, año 1995, con Abraham Olano en campeón del mundo y Miguel Indurain entrando segundo, batiendo el puño al cielo colombiano,… eso son palabras mayores.

No sé si fue por que aquella pasó por ser una de las últimas carreras que veía con la inocencia del primer ciclismo o por lo emotivo de un triunfo al horario del telediario de la noche, aquellos momentos no los cambiaría por nada en el mundo.

Ni siquiera que el orden del podio fuera otro, al revés del que guardamos en las fotos.

Abraham Olano fue campeón con todo merecimiento, aprovechando aquella figura enorme, afilada y en forma que era aquellos días Miguel, un tapón en forma de ciclista que hizo su parte de la estrategia, una estrategia de libro, de escuela de ciclismo.

Pero aquel desenlace sigue levantando ampollas y lo hace entre gente que se dice aficionada, cosa que no entiendo.

Una cosa es querer a un corredor como si fuera tu hijo, Indurain esto lo tenía, y otra perder la perspectiva y ver que lo que se hizo se tenía que hacer y que si el grupo, tirado por Casagrande primero y Pantani luego, hubiera dado casa a Olano, ahí estaba Miguel para rematar.

Tanto tiempo después, sigo leyendo auténticas tonterías sobre Olano, minusvalorando los logros de un ciclista que está entre los mejores de la historia en este lado de los Pirineos.

Y cuando digo entre los mejores, le sitúo entre los diez de siempre, en noveno lugar, entre Marino Lejarreta y Miquel Poblet.

Claro que ese listado que hice hace un tiempo es como todo en este mal anillado cuaderno, subjetivo.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

De lo que no cabe duda es que el Mundial que gana Olano es historia con mayúsculas y que aquella hazaña encierra mucho mérito, pues al vasco no se le conocía precisamente por ser un gran escalador y ahí estuvo, siendo campeón del mundo en la edición más dura de la historia.

Luego todo lo que siguió a ese triunfo, la Vuelta que gana, a pesar del Chaba, las muchas veces que se cae y se levanta, la crono del mundial de Valkenburg, cuando España brillaba en esta disciplina, el podio en el Giro y otras tantas cosas que hablan de uno de los grandes de verdad.

No fue, eso es cierto, el más vistoso en el recorrido, lo pasaba muy mal en la montaña, pero el tío se dejaba los huevos en cada subida, achicando agua y minimizando pérdidas, picando piedra como pocas veces hemos visto a nadie.

Que un día, hubo alguien que le marcó como sucesor de Indurain, que venga y nos lo explique, porque eso no es una losa, eso es un plomo al cuello en alta mar.

Olano hizo lo que pudo y fue mucho, dio resultados y la estadística ahí lo pone, además abrió el camino en el maldito mundial, que no es poca cosa.

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

La primera etapa de la primera Vuelta ciclista a España

Publicado

en

DT – 2022 post

Camino de 90 años del nacimiento de la Vuelta ciclista a España

Así conté un día la primera etapa del la primera Vuelta ciclista a España…

El día 29 de abril, a primera hora de la mañana, con el sol asomando sobre la coronilla de la arboleda de la Puerta de Hierro madrileña y una multitud congregada para la ocasión, se dio la salida a la primera edición de la carrera nacional.

Los diarios rezumaban titulares que retrataban el ambiente.

Un fotomontaje ponía en valor los bustos de las esperanzas españolas frente a la pequeña, pero muy experimentada, delegación extranjera. De izquierda a derecha: Federico Ezquerra, faz como desdentada, rehundida, presa de una extrema delgadez, pelo hacia atrás como recién lavado.

Un cadáver sobre la máquina. Luciano Montero, de mirada desconfiada, ceño arrugado y rostro ligeramente escondido, como si una sombra aplacara algún sentimiento frustrado.

Vicente Trueba, como ausente, ido.

Se vio que aquella no fue su carrera.

Mariano Cañardo, esbelto, frente ancha, peinado marcado, gruesa nariz, ojos vigorosos y cara angulosa. Sonriente, fue el único en vestir camisola oscura, como distinguiéndose entre tan mal disimulado blanco.

Porque Mariano Cañardo era el hombre de la afición. Las miradas de la España que entronizaba su primera Vuelta eran para él. Las esperanzas se cernían sobre sus espaldas anchas y delimitadas por aquellos tubulares de recambio que tenían que llevar cual chaleco, en previsión del seguro reventón. El negro asfalto de la ruta lucía a menudo una marca hecha a mano.

Emborronada y tosca, la leyenda no iba más allá del “Viva Cañardo”, así, simple, escrito por miles de carreteras a yeso, con la muñeca en escorzo imposible.

Niños, mayores, todos se desgañitaban al paso del navarro.

Espachurraban tiza en el suelo como quien empuja sus sueños hacia el cielo.

Casi de forma premonitoria, las portadas avanzaron lo que el sentir de la gente y la suerte de la competición corroborarían.

Mariano, dorsal uno a la espalda, era el hombre a seguir de salida, y lo fue a cada paso hasta Madrid, esa Madrid que rezumaba obras de Federico García Lorca por los carteles de sus teatros.

Las razones de aquella pasión de Semana Santa por Mariano derivaban de una excelsa lista de victorias en el panorama nacional desde el mismo momento en que decidió ser ciclista y se colgó un dorsal.

Aquel fornido ciclista de Olite, aunque instalado en Barcelona, desde su mayoría de edad presentaba credenciales sobradas en el panorama doméstico, tales como la Volta a Catalunya, la carrera que entonces marcaba el paso, que había ganado cuatro veces, sumada a campeonatos de España y la Vuelta al País Vasco.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Harina de otro costal era hablar de sus activos más allá de los Pirineos, esa extraña frontera para los ibéricos de la época que Mariano sí que había osado cruzar, pues un año antes había sido noveno nada menos que en el Tour de Francia, en una edición ganada por Antonin Magne, con Vicente Trueba décimo.

No obstante correr en suelo no español, para aquella generación de ciclistas que, más que aprender el oficio, tuvieron que inventarlo, fue un cénit no solo físico sino también mental que habría que trabajar con calma, tiempo y pasión para superarlo.

La carrera partió muy temprano dirección Valladolid.

En el alto de los Leones el suizo Leo Amberg soltó el primer ataque de la primera etapa en la primera edición.

Pronto Mariano se erigió en protagonista. El navarro-catalán se soldó a la rueda del belga Antoon Dignef.

El infortunio quiso que los pinchazos hicieran acto de presencia bien pronto.

Los tubulares de Mariano parecieron de mantequilla durante toda la carrera, cosa que ya se vio en la primera jornada.

Varios pinchazos, y Dignef voló. El belga ganó en Valladolid una etapa para la historia, lo que le supuso ser el primer líder de la carrera.

Se vistió de naranja, algo que por mucho que lo intentara, Mariano no lograría jamás, aunque portara el dorsal uno en tan singular ocasión.

No obstante su historia mereció ser plasmada en los anales del ciclismo. Estuvo llena de grandes gestas, heroicidad y grandeza sin igual.

Pocos días antes de empezar, Cañardo manifestaba un disimulado optimismo ante la Vuelta.

No quiso entrar en el detalle de su estado de forma, no quiso concretar rivales, pero sí puso de relieve que los malos momentos del Gran Premio de la República, disputado poco antes, ya eran historia. Su ambición se tapaba a duras penas.

Confiado en sus posibilidades, la modestia solapaba lo que sus piernas le daban a entender.

Mariano quería ganar, y la magullada teoría de la superioridad foránea no iba a detenerlo.

Texto de libro «El primer campeón, el mundo que vio Mariano Cañardo«

 

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

El último dorsal de Miguel Indurain

Publicado

en

DT – 2022 post

La retirada de la Vuelta 1996 fue la última vez que vimos con un dorsal a Indurain

Aunque en el santoral de los devotos de Miguel Indurain, entre los que me incluyo, hay una fecha marcada a fuego, el 2 de enero de 1997, día de su retirada, lo cierto es que tendríamos que irnos unos meses atrás, a un 20 de septiembre, para recordar la última imagen del campeón navarro con un dorsal a la espalda.

Once años después de debutar en la Vuelta, pasados cinco de su última actuación, Miguel dejaba la carrera a medias, camino de los Lagos de Covadonga, enfrente de aquel tramo antes de Cangas en el que tenemos un pequeño hotel llamado Capitán.

Al igual que en 1989, el Mirador del Fito, habitual compañero de los Lagos en los perfiles de la Vuelta, fue maldito para Indurain.

Si en la primera ocasión tuvo que dejar la carrera, que dominaba su compañero Perico, por caída y fractura de muñeca, esta vez su último calvario como ciclista profesional iba a tener lugar en esas rampas.

Aunque hacía días, y en especial en El Naranco, que Indurain no lucía el dorsal en cabeza, lo cierto es que el cielo se desplomó sobre la Vuelta y la afición cuando Tony Rominger buscó la aventura en la base del Fito.

Rápido emergió por detrás la figura de Indurain descolgándose, con evidentes problemas para seguir la rueda de su querido Marino Alonso.

Barruntando la retirada desde el primer momento, Indurain se dejó ir, a sabiendas que a la altura del Hotel Capitán podía poner pie al suelo.

La caravana de coches le adelantaba entre susurros y miradas de complicidad hacia el español.

Incluso el gregario más carismático del equipo rival, la ONCE, Herminio Díaz Zabala le acompañó hasta el momento de poner pie a tierra, tras estrechar la mano del ciclista cántabro.

Indurain había abandonado la Vuelta…

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Desconozco si ahora sigue en el lugar, pero he leído esta mañana que en el lugar de autos había una placa conmemorativa de la retirada de Miguel… con la fecha errónea.

No es sencillo encontrar testimonios ciclistas en España, como sí sucede en Francia o Italia, pero para uno que teníamos, o tenemos, se equivocaron en la fecha.

En todo caso, a lo que vamos.

Indurain admitía, tras la etapa, que no estaba para luchar por una quinta plaza al tiempo que tranquilizaba al respetable diciendo que no había motivos contundentes para pensar en el abandono.

Recuerdo, semanas después, estar en su rueda de prensa del Criterium de Hospitalet, y seguir con la zozobra de una retirada que finalmente tuvo lugar.

Fueron curiosas las reacciones de algunos ese día, más cuando el propio corredor había dicho, ante la audiencia de La 2, que no estaba católico para correr la Vuelta.

Eusebio Unzué admitió el error de haberle obligado, Echávarri argumentó una congestión como motivo del abandono.

En todo caso, el limón no daba más zumo.

De aquellos días nos quedaremos con las ganas de saber qué pasó realmente, porque el final de Indurain no fue ni mucho menos el soñado, resultó triste, tanto como verle echando pie a tierra en la cuenta atrás de su abandono del ciclismo.

Imagen: Twitter @davidguenel

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Damiano Cunego fue el primer gran rival de Valverde

Publicado

en

DT – 2022 post

Hace 18 años, un tal Cunego amenazaba el horizonte de Valverde

Leo que Damiano Cunego cumple hoy 41 años y recuerdo el tiempo que se le señaló como el gran enemigo de Alejandro Valverde.

Leyendo esta celebración del príncipe veronés me vinieron varias ideas a la mente.

Por un lado que jóvenes prodigios el ciclismo siempre ha tenido, no quizá en la proporción del presente, pero campeones precoces siempre ha habido

Damiano Cunego fue uno de ellos, pasó de 0 a 100 en unas semanas, pues el ciclista que estrenó su campaña 2004 fue muy diferente al que concluyó.

Cunego arrancó como un prometedor mozalbete en las huestes de Glberto Simoni, quien había arrasado en el anterior Giro, y acabó firmando una campaña en la que brillaron los dos Giros, el de Italia y Lombardía, entre otros éxitos.

Fijaros si fue potente aquella campaña que Damiano acabó como el mejor ciclista del mundo, UCI mediante.

Su pequeña figura había emergido antes del Giro, al que se postuló casi de inicio, como sin querer, vistiendo un rosa que resultaba horroroso con el culotte rojo de Saeco.

Aquello parecía transitorio, pero al veronés nadie le apeó de ahí, ni siquiera su cabreadísimo compañero Simoni, quien no fue lo que se dice un aliado en la carretera y fuera de ella.

A lo que planteaba en la ruta, se unía lo que soltaba Gilberto por aquella boca para minar la confianza de su joven rival.

Cunego ganó el Giro más cuatro etapas, en una general muy de la época, pues a la grande italiana no iban precisamente las grandes estrellas: en aquel top ten vemos a Hontchar, el ucranio que rodaba en las cronos dejándose la vida, y la elegancia, Brad McGee, pistard que tocó techo en las grandes vueltas esos días y otros que hoy siguen el pelotón con otros roles, como Dario Cioni o Juanma Gárate, décimo en la general.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

El pequeño ciclista de Saeco no tenía esos días los 23 años, una edad temprana que, sin embargo, fue su tope.

Nunca más ganaría el Giro ni grande alguna.

Mientras Damiano Cunego ganaba ese Giro, en España emergía Alejandro Valverde

Ya sabéis que en ciclismo cuando surgen dos talentos tan jóvenes y tan similares en su rendimiento, somos muy de rivalizarlos, por eso Valverde y Cunego fueron muy de la mano en los titulares esos días.

La progresión de uno y otro sólo hay que verla.

El murciano dejará el ciclismo a los 42 años, el italiano lo había hecho hace unos años.

Damiano Cunego fue un ciclista con un buen palmarés, lograría tres Lombardías y etapas en la Vuelta –fue el típico italiano que volaba en el Giro, pero poco o nada en el Tour-.

Valverde ha construido una carrera monstruosa de forma paralela, aunque su rivalidad con Cunego duró lo que el veronés se mantuvo entre los mejores, cosa que no se sostuvo durante mucho tiempo, aunque, bien es cierto, que de forma esporádica iba alimentando ese palmarés.

Sólo con citar a Cunego, esos años y lo lejos que nos pillan, una mayoría de edad, nada menos, volvemos a poner el pie a tierra sobre lo que Valverde ha logrado en ciclismo, ahora que le quedan pocos días para colgar la bicicleta

Imagen: BikeRaceInfo

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Lo + leído

X