Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclistas

#Esenciales2020 ¿Qué ciclismo se encontrarán Froome y Dumoulin?

Publicado

en

Tour - Tom Dumoulin JoanSeguidor
Tuvalum

Cuánto ha cambiado el ciclismo que se encontrarán Froome y Dumoulin en 2020

Hace un año pensábamos en un 2019 marcado por el Froome vs Dumoulin, quizá de la misma manera que para esta temporada barruntamos un Ineos vs Jumbo.

Son todo predicciones, pronósticos, previsiones al aire que el tiempo se encarga de poner en su sitio, dejándonos con las ganas de lo que podría o puede ser.

Hace diez años, por estas fechas, pensábamos que el duelo Contador vs Andy se alargaría por la década que dejamos atrás.

La realidad no lo quiso así.

Y en el camino, tenemos tantos y tantos duelos que prometieron tanto, y luego no se cumplieron.

 

Así las cosas el 2020 nos abre este capítulo de hojas blancas entre Chris Froome y Tom Dumoulin con la incertidumbre dominando el horizonte.

El ciclismo que ambos se encuentran 365 días después de cerrar la campaña en la que se vieron las caras en los podios de Giro y Tour parece muy diferente.

Tom Dumoulin no disputa desde que se cayera en aquella etapa del Giro.

Chris Froome se dejó la salud en aquella curva preparando la crono del Dauphiné.

 

El primero parece que volverá seguro, mejor o peor, suponemos que esa rodilla ya estará a punto de nuevo, y que el Jumbo habrá hecho una buena inversión, buena y asegurada.

Tom Dumoulin era hasta esa tarde de Italia, aquella en la que Richard Carapaz se empezó a postular para el Giro que sería suyo, la mejor alternativa al Team Ineos y sus capos.

Hoy ya hay otros actores en la partida, diferentes, un ciclismo cambiado, en tan poco tiempo, por la irrupción de unos jovenzuelos que tiran millas sin esperar que les llegue el turno.

Es un paisaje diferente, cambiado, en las antípodas.

Para Froome el problema no es volver, sólo volver, como Dumoulin, el problema es su recuperación, sobre la que hay dudas y no pocas.

A las puertas del quinto Tour, las dudas emergen según pasan los días…

Chris Froome no recupera fácil, y eso se esperaba, no al nivel que exige un Tour de Francia y esa historia que dejó a medio escribir hace menos de un año.

Para Froome la vuelta al máximo nivel está siendo más complicada de lo complicada que ya parecía al inicio.

El Froome vs Dumoulin que barruntábamos hace un par de años, la reedición de ese duelo en los albores de 2019 podrá o no ser en 2020, pero de lo que no cabe duda es que, de salir todo bien, así se lo deseamos al inglés, la cosa cambiaría, hay muchos y buenos actores por medio.

Los críos que crecen, un vigente ganador en casa, Egan Bernal, otro que llega en progresión, Primoz Roglic y los que hayan de llegar.

Es dejar este circo unos meses, y el paisaje cambia radicalmente.

Ciclo21
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mathieu Van der Poel

Los vatios de Van der Poel: La emoción del ciclismo se mide

Publicado

en

Por

Tuvalum

Todo el mundo se preguntaba por los vatios de Van der Poel en Strade y esa cifra ya ha salido

Dijimos el otro día a raíz de la crono de Ganna en el UAE Tour que hoy todo en ciclismo, hasta algo tan intangible como la emoción, se mide en vatios…

Cierto, es cierto, todo se mide, todo se cuantifica, pero se pierde la magia del ciclismo, esa misma que nos enamoró un día de él y nos pegó a la televisión, nos llevó a la cuneta e incluso, en el caso de algunos, les hizo pensar que un día ellos pudieran ser uno de esos tipos que enardece las masas de un puerto en los Alpes.

Luego los ciclistas crecen, ven lo que hay y la realidad está distante de aquello.

Y se nos olvida una cosa, como me contaba en un podcast que en breve verá la luz el responsable de la Fundación Euskadi, Jesús Ezkurdia: «El ciclista que entrena feliz, compite feliz, si compite feliz, conseguirá resultados y si logra resultados será feliz».

Ni más ni menos, ante ese círculo virtuoso nos encontramos un ciclismo carente de magia, lleno de números, performances, vatios y toda la parafernalia que ha quitado a este deporte la esencia que lo hizo grande.

LimitZero
SQR-Gore2
Cruz 400×400

En el directo por las redes de la Strade Bianche, las palabras «vatios» con «Van der Poel» empezaron a trepar por nuestro TL.

Evidentemente Alpecin-Fenix puso el dato y nos lo hicieron llegar…

Así es éste nuestro ciclismo, numérico, reflejado en un excel, nos reíamos cuando los Sky desembarcaron con su alud numérico y ahora todos siguen el caminito que marcaron con miguitas de pan.

La emoción de la Strade Bianche resumida en vatios, los que desplegó el bicho Van der Poel en algunos pasajes de su carrerón hacia Siena.

Las estampas y la violencia que reflejan las imágenes que deja en su triunfo son accesorias al datos de los vatios que movió y así todo buen aficionado al ciclismo se puede medir con el ciclista de moda.

Recuerdo que una de las veces que más me impactó la expresión «chorreo de vatios» fue en el pasado Tour de Flandes virtual que se corrió en pleno confinamiento la primavera pasada.

Ahora la expresión sustituye a la palabra emoción, «gallina de piel» y escorzo en el sofá, todo se mide, hasta lo más intangible, algo como pudiera ser el sentimiento.

En fin, que como a todo en esta vida, habremos de acostumbrarnos, entretanto, no me pidáis que interprete esos números, prefiero quedarme con aquello que nunca mediré, el recuerdo imborrable de una de las mejores carreras que hemos visto nunca,

Ciclo21
Continuar Leyendo

Egan Bernal

Egan Bernal nunca se fue

Publicado

en

Por

Tuvalum

La Strade Egan Bernal es de ciclista top que no se ciñe a su zona de confort

Entre los apuntes de esta Strade Bianche que nos dejó atónitos durante dos horas de un sábado de nuestra vida, la entrada de Egan Bernal en el podio de una carrera carísima, junto a dos monstruos como Van der Poel y Alaphilippe, por delante de Van Aert, supone una de las conclusiones más destacadas.

Ya hace unas semanas, Egan Bernal había sido la sombra de Alaphilippe en la base del Ventoux, entonces trabajaba para el éxito de su compañero Iván Sosa, esta vez pudo haber hecho dupla con Pidcock, los Ineos eran los únicos con dos corredores en el corte bueno, pero en el ciclismo que proponen Van der Poel, Alaphilippe y cia, el trabajo en equipo se relativiza, y mucho.

Egan Bernal fue la muestra de la variedad de registros que puede recoger la Strade Bianche, una carrera que en los tiempos recientes ha tenido a gente en el podio de perfil tan diverso como Cancellara, Kwiatkowski, Valverde, Van Aert, Benoot, Alaphilippe, Van der Poel y ahora el mentado colombiano quien, junto a Pogacar, puso el apellido de un ganador de Tour de Francia en el grupo noble.

La carrera de Egan Bernal hacia Siena fue como la de un Ave Fénix recomponiendo su estilizada figura por el camino, trozo a otro, recuperando el crédito perdido y la fe quebrada

Una suerte de catársis llevada a cabo en el mejor escenario, en una de las carreras que guardaremos con el cariño que le tenemos a algo único y muy querido.

LimitZero
SQR-Gore2
Cruz 400×400

Ahora Egan Bernal es el gran favorito para el Giro de Italia, lo hemos leído más de una vez

Estas aseveraciones se hacen a dos meses largos que la carrera arranque, como hace diez años, desde Turín.

Otra vez corremos el riesgo que las prisas por tenerlo todo ya, el resultado al pie, vuelvan a suponer una losa muy pesada para quien consideramos uno de los mejores talentos que ha dado el ciclismo en tiempos recientes.

El año pasado, Egan Bernal pagó de golpe todas las facturas del éxito temprano y la madurez que llega sin llamar a la puerta, muchos le llegaron a recriminar que ganara el Tour tras una etapa suspendida por aquella tromba de agua y cuestionaron si ese golpe de suerte se volvería a dar.

Sinceramente, estamos en un momento en el que un mal momento no se permite

Como hemos podido hablar con un chaval, cuyo podcast estamos cocinando para ya, «no es normal que a chavales de 22 años se les exija la perfección en todo momento. Esta prisa está frustrando a muchos jóvenes que se han interesando con el ciclismo«.

Una injusticia a todas luces que Egan Bernal pagó en toda su dimensión, que Remco Evenepoel puede saborear si su recuperación no es satisfactoria al 100 x 100 y que a Pogacar le puede pesar si no repite en el Tour, por que para muchos ahora mismo para el esloveno sólo sirve repetir en la mejor carrera del mundo.

No repararan por eso que, en el caso de Egan Bernal, valoramos que, tras un año complicado, intente que las cosas vuelvan a su cauce, que aprenda a controlar ese dolor de espalda que le lastra y que se meta en fregaos tipo Strade, que suponen salir completamente de esa forma de confort.

Como aquella vez que se metió con Luke Rowe a hacer abanicos en París-Niza, el escenario más lejano a un escalador tirillas de su tipo

Ganar el Tour sólo lo hace uno y es la hostia, pero trabajar como lo hace esta gente es admirable, con la seguridad que sólo ganará uno.

Para Egan, 2020 fue la constatación que, como nos dijo Santiago Botero, el nivel no para de subir, como la espuma, comprobando que esos vatios en pantalla no dejan de subir, un cifra que el sábado en Siena debió tocar techo.

Para Egan, 2021 debería ser el año de retomar el camino que nos deslumbró, centrar el tiro y recuperar un corredorazo imprescindible en este ciclismo que amortiza estrellas con rigurosa temeridad.

Imagen: FB Ineos Grenadiers

Ciclo21
Continuar Leyendo

Mathieu Van der Poel

Lo de Van der Poel en la Strade Bianche es una OPA a toda la primavera

Publicado

en

Por

Tuvalum

El golpe que Van der Poel dio en la Strade Bianche es una de esas victorias que exceden el mero apunte estadístico

A vueltas con la exhibición de ayer de Van der Poel en la Strade Bianche, muchos siguen dándole vueltas al estéril debate de si sexto monumento o no, cuando la terminología en este caso es más simbólica que otra cosa.

Que la Strade entre o no en ese estatus es irrelevante, cuando lo que nos deja es una de las mejores carreras de los tiempos recientes, con imágenes que en nuestros años jóvenes habrían forrado nuestras carpetas y que hoy corren por salvapantallas y pantallas de inicio en miles de móviles.

Quedarse con ello, la gente del ciclismo somos agradecidos cuando los artistas responde, es la clave para mirar adelante y ver que la Strade Bianche que gana Mathieu Van der Poel es un triunfo que excede, con mucho, el mero apunte en el palmarés.

Es una victoria de esas que marcan y tuercen la historia de tal manera que nunca nada será lo mismo.

Primero por que supone el portazo definitivo a una generación de grandes especialistas en clásicas que, sintiéndolo mucho, parecen fuera de órbita.

Nosotros apostamos por un caballo como Greg Van Avermaet, con el aún íntimo deseo que gane su Tour de Flandes, pero sinceramente, lo visto en la Toscana es un nivel que ahora mismo sólo unos pocos pueden apuntar.

Lo mismo cabría apuntar de otros que queremos delante, pero que la realidad va por otros derroteros: Tim Wellens, Bauke Mollema, que llegaba inspirado, Jakob Fuglsang… y qué decir de Valverde, quien seis años atrás se marcó un carrerón este mismo terreno.

Y no sólo Van der Poel, la forma en la que Van Aert, Alaphilippe, Pidcock, hasta Egan Bernal, corrieron la Strade Bianche asusta y marca un listón que deja fuera mucha, demasiada gente.

LimitZero
SQR-Gore2
Cruz 400×400

Y es que el recital de Van der Poel en la Strade Bianche es una OPA a la primavera en su totalidad.

¿Quién le mete mano ahora al neerlandés en las grandes que vienen?

Ahora mismo la única ventana de oportunidad de derrocar a Van der Poel es apelar a lo colectivo, al bloque, como forma de minar su potencial en carreras que le van como anillo al dedo.

Pongamos por ejemplo la Milán-San Remo ¿cómo burlar al capo neerlandés antes del Poggio?

En otro tiempo, muchos de los favoritos a la primavera eran velocistas cuya clave estaba en  mantenerse a buen recaudo durante la prueba para sacar la cabeza al final.

La estrategia de otros era reventar la carrera en la tachuela final y coger los segundos a la altura de la curva de la cabina para llegar hasta meta.

Así ha ocurrido, pero está claro que ir con Van der Poel hasta el Poggio puede ser el matadero para las aspiraciones de otros, pero si le buscas antes del mismo también saldrá a por ti. 

Estamos ante un ciclista que no esquiva el enfrentamiento directo, al contrario lo potencia y propone él antes que nadie.

El ganador de la Strade ya tiene Flandes en la vitrina y en Roubaix, el azar puede ser la única baza de los rivales.

Amstel también la tiene y no sabemos si Lieja está en sus planes, pero ya ha estado delante.

Es por eso que la clave puede estar en el equipo, aunque tampoco será sencillo.

El equipo de Van der Poel es muy bueno en estas lides

No olvidemos, por eso, que en la Strade, dos compañeros de Van der Poel aguantaban en la grupo de contraataque, en el mismo en el que Jakob Fuglsang ponía la carne en la asador para que no se fueran.

Es decir, que en el hipotético caso de reagrupamiento, tres Fenix- Alpecin estarían entre los mejores.

Junto a Van der Poel, Petr Vakoc y Gianni Vermeersch habrían rodado al comando, como Tim Merlier, Jasper Philipsen y Dries De Bondt estuvieron con los mejores en La Samyn.

No sólo eso, Merlier ganó Le Samyn y GP Monseré, siendo una alternativa muy válida para cuando el líder falta o le falla la mecánica.

Ya sabemos que tienen que entrar otros especialistas en acción, que a Van Aert le falta un hervor, que Deceuninck se transforma en las grandes citas, Sagan aún no ha asomado,… pero el golpe que Van der Poel dio en la Strade Bianche es una de esas victorias que exceden con mucho el mero apunte estadístico, es una OPA a la primavera en sí.

Imagen: FB de la Strade Bianche

Ciclo21
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

Strade Bianche en la oscuridad de lo incierto

Publicado

en

Por

Tuvalum

LA CARRERA EN DIRECTO!

A partir de las 14:30, relatamos lo más destacado de la carrera

STRADE BIANCHE 2021

Estaremos actualizando en este blog lo mejor de esta carrera que es historia.

No te lo pierdas! síguenos en TWITTER con el Hastag #JoanseguidorLIVE, tendremos hilo de la carrera y comentarios técnicos.

El encanto de la Strade Bianche reside en romper el guión que ahoga otros ciclismos

Con la Strade Bianche el ciclismo entra en la dimensión de le leyenda, un libro de hojas en blanco que sólo admite gestas, sudor y polvo, por medio de aquellas rutas que, surcadas de cipreses, hicieron de la Toscana un paisaje de la humanidad.

En las carreteras blancas, en la casa de Bartal y Magni pero también los que vimos en directo, Cipollini y Bartoli, entre otros muchos, el ciclismo pierde el oremus de la modernidad para adentrarse en la oscuridad de lo inesperado, de lo inalterable, de lo que perdura.

Por que los doscientos kilómetros que conducen hacia Il Campo de Siena, esa plaza en forma de abanico coronada por una torre que es la torre del municipio, del pueblo, suponen para muchos el momento más singular de la temporada.

El cielo será protagonista, si amanece gris y descarga, puede ser la hecatombe, la Strade Bianche recupera parte del misticismo que el barro y la lluvia han quitado a estas primaveras actuales que, con el cambio climático, ya no ofrecen la adversidad de nuestros ancestros.

En el túnel de lo incierto, la Strade Bianche es el «monumento» moderno que pone en jaque el ciclismo contemporáneo.

En una ruta hacia San Remo se puede saber qué vatios mover para evitar el corte, por Flandes se conocen los rincones de memoria, los marcajes matan la carrera, Lieja ha revivido con la llegada al Boulevard, Lombardía, lo mismo, arribando a Como…

… sin embargo nadie sabe qué pasará en las alfombras adoquinadas de Roubaix, como nadie predice con certeza qué suerte se correrá en los caminos blancos de la Toscana.

Es el órdago del ciclismo de siempre, al actual, al de vatios, números y rendimientos, al que pierde la magia por los cuatro costados.

Por eso enamora la Strade Bianche.

LimitZero
SQR-Gore2
Cruz 400×400

Por eso y por los pocos grandes nombres que se la quieren perder.

En en casillero de salida poner esos tres cocos que tuvieron Flandes a sus pies, pues resulta complicado pensar que Wout Van Aert no haya trabajado sobre los «excesos» del ciclocross para pulir su figura y optar a la reválida del triunfo en la carrera que le abrió las puertas al nivel top en carretera hace ya tres años.

Con él se alinea el anterior ganador, Julian Alaphilippe, quien puede acabar rivalizando con Mathieu Van der Poel por quién lanza primero y más lejos de meta el ataque definitivo.

Un plan que bien podría ser el de Jakob Fuglsang, con agallas, como los citados, pero obligado a anticiparse por su perenne falta de velocidad en finales como el de la Strade Bianche.

Michal Kwiatkowski Strade JoanSeguidor

Wout Van Aert JoanSeguidor

Julian Alaphilippe Strade Bianche JoanSeguidor

Strade Bianche JoanSeguidor

No nos atrevemos a añadir muchos más, quizá Pidcock o Benoot, en terrenos favorables para ambos, quizá Kwiatkowski, ganador hace cuatro años, pero sí expresar especial predilección por el ciclista que honra su oficio como pocos, Bauke Mollema, en forma como hemos visto.

Ah, y dos ganadores de Tour en liza, los dos últimos, muy fan y muy pendiente de Tadej Pogacar y Egan Bernal, que hacen monumentos a su deporte cada vez que se ponen un dorsal.

Imagen: FB de Strade Bianche

Ciclo21
Continuar Leyendo

TWITTER

No sé si volverá a ganar el Tour, ni siquiera si podrá con el Giro que se plantea, pero la forma en la que Egan Bernal lucha contra la adversidad y nada fuera de la zona de confort es ADMIRABLE
La gente que trabaja con esta fe merece un PUTO MONUMENTO

https://joanseguidor.com/strade-egan-bernal/

No sé si volverá a ganar el Tour, si quiera si podrá con el Giro que se plantea, pero la forma en la que Egan Bernal lucha contra la adversidad y nada fuera de la zona de confort es ADMIRABLE
La gente que trabaja con esta fe merece un MONUMENTO.

https://joanseguidor.com/strade-egan-bernal/

El golpe que Mathieu Van der Poel dio en la Strade Bianche es una de esas victorias que exceden con mucho el mero apunte estadístico, es una OPA A TODA LA PRIMAVERA.

https://joanseguidor.com/victoria-van-der-poel-strade-primavera/

En el ciclismo del SIGLO XXI las emociones que nos despierta Van der Poel en la Strade se miden en vatios
Me niego al ciclismo numérico que no están imponiendo, esta imagen la explico con sentimiento, pasión, calor y memoria no con una cifra.

https://joanseguidor.com/vatios-van-der-poel-strade/

Load More...

Lo más leído