Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Opinión ciclista

Grupeta, esa bonita palabra

Publicado

en

DT – 2022 post

No busquéis, no hay palabra más ciclista que «grupeta»

El primer toque de atención que leí sobre el supuesto mal gusto que representa escuchar esta palabra,grupeta,  para algunos de los integrantes de esta pequeña gran familia que somos los ciclistas, fue en un comentario a una entrada publicada en este mal anillado cuaderno.

Shimano – Leaderboard 1024×300

En el texto hablábamos de que existen grupetas que imponen el saludo entre ciclistas como norma básica, en lo que fue un debate abierto, no exento de algo de polémica, sobre si es cierto o no que se está perdiendo esta buena costumbre entre nosotros.

Pues bien, por primera vez desde que monto en bici, y de eso hace ya más de 30 años, en una de aquellas respuestas al texto al que hago referencia, pude comprobar que a alguien no le gustaba para nada este término para definir a los pequeños grupos de ciclistas que quedamos siempre para entrenar:

Decir “grupeta” es algo despectivo.

En un principio no le quise dar demasiada importancia.

Podría haber pensado que se trataba de una opinión algo extraña, muy rara, de que a alguien le diera por escribir que el uso de este vocablo, que se puede considerar universal dentro del pelotón de ciclistas que formamos, fuera algo peyorativo, ofensivo o hiriente.

Sin embargo, después de meditarlo un poco, decidí preguntar a ese, más o menos, anónimo lector, el porqué de esa reflexión, más que nada porque, hombre, parece que era hilar muy fino criticar algo que parece aceptado por unanimidad por estos numerosos grupos de ciclistas que salimos a la carretera:

-¿Decir “grupeta” es algo despectivo?

La pregunta quedó sin respuesta, y ahí sigue, después de varias semanas, a la espera de que alguien conteste y argumente su comentario.

Así quedó el tema y con el paso de los días me fui olvidando de aquella perpleja advertencia, hasta que hoy, y por eso me he decidido a escribir este texto, he ido a parar, casi sin querer, a un hilo de un reconocido foro en el que se debate precisamente de la conveniencia o no de llamar grupeta a los que habitualmente salimos juntos a entrenar.

El título de este nuevo hilo de discusión, que un forero ha abierto, es bien claro y explícito:

Odio la palabra grupeta”

Con mucha curiosidad, después de aquella primera vez que leí que era un término despectivo, he entrado sin dudarlo para leer que argumentos se han expuesto para sentenciar con una frase tan dura algo tan nuestro, tan del día a día del cicloturista, y que se utiliza, se ha utilizado y se utilizará, siempre, en nuestro diccionario coloquial, tanto a nivel oral como escrito.

No podía ser que alguien odiara esta expresión tan familiar.

Pero sí.

Aquel miembro activo del foro ha entrado a saco en estos términos:

Pues así de claro. Odio esa “palabra”. ¿Alguien sabe quién la inventó? ¿Y por qué no se dice simplemente grupo e incluso grupillo o grupete? No llevo mucho con la bici, pero cuando la oigo me dan ganas de retorcer el cuello a quien la pronuncia…”

Así, de entrada, podría entender que este forero, él mismo, ya se delata diciendo que “no lleva mucho tiempo con la bici”.

Esto podría ser una explicación, pero mi sorpresa ha sido cuando ha empezado a tener apoyo de algunos que han opinado lo mismo, igual que él, si bien también otros, le han recriminado que fuera tan quisquilloso o poco tolerante:

Pues vete al médico del odio… ¿O era del oído?”

Si hasta la mierda del Whatsapp sonríe, tú también puedes hacerlo al oír la palabra grupeta”

Alguno, con mucho más sentido común y sobre todo mucha más coherencia, ha comentado con exactitud, y con mucha razón, que “se dice siempre en el ámbito de las carreras, que se ha formado una grupeta cuando es un grupo pequeño en vez de un pelotón y que viene del italiano “grupetto”, si bien, finalmente, reconocía que a él tampoco le gustaba demasiado referirse así “a los globeros que van en grupo, pues suena a una especie de banda callejera… de cobardes”.

La gente que defiende -defendemos- su uso, sabemos que es una palabra que al oírla cualquier ciclista sabe de inmediato de lo que estamos hablando.

Además, no entiendo muy bien eso de que “no suena bien”.

A mí, y a muchos, nos gusta, sí tiene sonoridad y seguiremos utilizándola.

La verdad es que nos encanta porque es un término más de la jerga ciclista internacional y, como bien decían algunos, aunque no sea una palabra que aparezca en la RAE.

Las costuras del maillot

 De hecho, cuando la escribo, “grupeta”, me da error y word me la subraya en rojo, claro 

Algunos han comentado que a ellos también les suena cutre el término, igual que quien llama a su pareja “la parienta”, y que no piensa utilizarla jamás, porque no creen ni que sea necesaria, existiendo voces como “grupito” o “grupete”, pero… ¿grupeta?

A lo que otros replicaban, con toda la razón, que “grupito” o “grupete” suena muy chorra.

¿Es verdad o no?

Gravity by Gobik: El culotte definitivo con menos de 145 gramos de peso 

En fin, por ir acabando el debate, me quedo con una de las últimas respuestas, a favor, que para mí han sido de las más acertadas y que sentencia la discusión sin medias tintas, desarmando a los críticos más acérrimos sobre el uso de la palabra grupeta:

¿Pero qué me dices chico? Grupeta viene de Italia, que es el corazón del ciclismo, y no hay espaguetis sin queso mozzarella ni ciclismo sin grupeta”.

¡Amén!

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Opinión ciclista

Orbea Girona Gravel Ride: En busca de ese punto épico

Publicado

en

Girona Gravel Ride principal JoanSeguidor
DT – 2022 post

En 78 kilómetros, la Orbea Girona Gravel Ride rodea Les Gavarres

El gravel pretende el ciclismo democrático, en el que todos tengan su terreno, su opción, la Orbea Girona Gravel Ride es el guiño de la Sea Otter Europe a ese ciclista que sale sin mirar el reloj porque la vista se pierde en el paisaje.

Por eso Girona Gravel Ride plasma en un recorrido de 78 kilómetros, en forma circular, con salida y llegada en la Sea Otter Europe, combinando todos los elementos del gravel: leyenda y suciedad, con dureza contenida, belleza en el paisaje y un punto de exploración.

Shimano – Leaderboard 1024×300

Son 78 kilómetros y poco más de 770 metros de desnivel 

No se buscan machadas, ni héroes, se requieren exploradores, con ganas de ver y experimentar un ciclismo que no es una moda, es una forma de entender la vida.

Girona Gravel Ride carretera JoanSeguidor

Orbea Girona Gravel Ride, las raíces

La vinculación de Girona con el ciclismo es un binomio que viene de largo.

Jordi Cantal, inventor también de la Pirinexus, entabló en su día amistad con los no pocos ciclistas profesionales que se instalan en Girona.

Algunos como David Millar, excéntrico, un historia en sí misma, y Michael Barry le preguntaban por algo diferente…

«Me pedían ir por pistas en pretemporada, no necesariamente por sendas de mountain bike y sí por lugares singulares que les evadiese de tanta carretera» rememora Jordi.

Han pasado más diez años de aquellas salidas de amigos, por medio de sitios inexplorados por muchos y hoy esas pistas son el «sofrito» de la prueba gravel de la Sea Otter Europe.

Orbea Girona Gravel Ride, el recorrido

Son 78 kilómetros para «disfrutar del gravel, con dificultad contenida y dos tramos tan solo de cierta dificultad técnica. Son sólo dos porque el objetivo es abrir el abanico a la mayor cantidad de gente que quiera disfrutar de una matinal de ciclismo tranquilo alejado del asfalto«.

La salida se toma mirando al Pirineo, desde el recinto de la Sea Otter Europe, dirección norte.

Son kilómetros llanos, en el sentido del río Ter, pistas cómodas y anchas.

Inscripciones ya abiertas 

La pista sigue su curso hasta que se gira a la derecha, en sentido a Les Gavarres, tras bordear el bello pueblo de Monells, un precioso conjunto medieval.

Ciclobrava Monells JoanSeguidor

La primera subida se sitúa en la zona de Montnegre y luego dirección a Sant Miquel, un pequeño castillo que oteaba los valles hace varios siglos, aunque sin llegar al mismo.

Lo cierto es que el asfalto también aparece en alguna zona, hay algo más de veinte kilómetros, pero son tramos tranquilos, con el objetivo de enlazar sectores de tierra.

También se pasa cerca de otro punto emblemático entre los ciclistas del lugar, Els Angels.

El camino aquí ya es de vuelta, y por el Valle de Sant Daniel, siguiendo el río Galligants, el ciclista estará de nuevo en el recinto de la Sea Otter.

 

Girona Gravel Ride entrada en Girona JoanSeguidor

Entrada de nuevo a Girona

Se prevé que los corredores más veloces acaben la ruta en unas tres horas, y los que quieran paladear mejor cada recodo en cuatro o cuatro y media.

+ INFO

El gravel gana terreno «hace unos dos años que suena, a raíz de la Strade Bianche y mira qué recorrido a realizado. El sterrato, la tierra, tiene atractivo, es épico y hasta cierto punto heroico. A la gente le gusta» nos confiesa Jordi.

«Soy cada vez más amante del ciclismo clásico frente al carbono» añade.

Y concluye «que haya un poco de suciedad siempre está bien«.

La Orbea Girona Gravel Ride ofrece ese punto épico en vuestra vida ciclista

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Marino Lejarreta siempre viajó en la clase noble del Giro

Publicado

en

DT – 2022 post

En el Giro Marino Lejarreta hizo grande su historia

El marationano Marino Lejarreta, el bien llamado “junco de Berriz, ha sido una de las grandes personalidades del ciclismo español en el Giro de Italia. E

l ciclista vizcaíno firmó siete participaciones en la grande rosa y todas las concluyó entre los diez primeros.

Shimano – Leaderboard 1024×300

A esa benigna estadística, cabe añadirle que en cuatro de esas ediciones, Lejarreta concluyó las tres grandes el mismo año.

Su historia con Italia viene de dejos, del mismo momento que comprendió que allí podría tener una salida natural a su talento en una grande que le iba como anillo al dedo.

En ese tiempo conoció con monstruos como Saronni, Moser, Hinault, Roche y Visentini, entre otros.

 

Corría el año 83, el joven Marino debutaba en el Giro recién llegado de una Vuelta memorable en la que tuvo que declinar ante Hinault. Al fin, el de Berriz se veía en el Giro: “Llevaba cinco años de profesional pero hasta la fecha nunca había estado en el Giro, sí en alguna clásica italiana. Era una prueba que me apetecía mucho conocer”.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Con los colores del Alfa Lum, cierto sinsabor recorrió el cuerpo de Marino en su debut. Fue la edición que ganó Saronni y el recorrido dejó mucho que desear. “Fue una carrera muy suave –recuerda-. Se desvirtuó algo la idea que tenía de la carrera con esos grandes puertos de los que tanto había oído hablar”. En el balance, amén del sexto puesto, destaca la segunda plaza en Val Gardena donde perdió ante Mario Beccia, “me ganó al sprint tras haberlo intentado a 2 kilómetros” rememora. Un año después ganaría en ese mismo escenario, “mi día más feliz en Italia” admite. Allí vivió también uno de sus días más duros: “Bajábamos con frío y nieve y lo pasé muy mal. No controlas la bici, te duelen las manos y nunca ves el final”.

Para Marino “el ciclismo que se ve en el Giro es el típico italiano, muy de clásicas. Se ejerce un gran control por parte de los equipos de velocistas y uno se da cuenta que luchar contra eso es absurdo. La batalla suele platearse al final, sobretodo cuando la televisión entra en directo”.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Ese ciclismo a la italiana también se prolonga en las cuentas. Marino, muy querido siempre en Italia, no escatima elogios: “El público italiano es ciclista de toda la vida. No suele ser muy joven, pero sí muy entendido. Posiblemente sea el mejor que haya”. De sus siete Giros se declara admirado por “las Tres Cimas de Lavaredo. Estábamos a un kilómetro de meta y veía tanta gente montaña arriba que pensaba que habían subido más allá de meta”, para su desgracia el gentío se acaba en meta.

El Mortirolo es la subida más dura, pero fue en la Marmolada donde vivió un auténtico calvario en 1991. Ese día descubrió a uno de los corredores que más le ha impresionado: Franco Chioccioli. Lo mismo reconoce de Gianni Bugno, “ganó su Giro con una pierna” recuerda, y de Bernard Hinault.

Marino en el Giro

1983: 6º

1984 y 1987: 4º

1985 y 1991: 5º

1989: 10º

1990: 7º

Dos etapas ganadas

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

El casi pleno de Miguel Indurain en el Giro de Italia

Publicado

en

DT – 2022 post

Indurain en el Giro: dos victorias y una tercera plaza 

Sólo con esa estadística tan apabullante, uno toma conciencia de la naturalidad con la que ganaba el mejor ciclista español de la historia. Una naturalidad, sea dicho, no exenta de sufrimiento y obstáculos.

Indurain tuvo su estreno en el Giro en 1992, llegaba como ganador del Tour y un saco de incógnitas sobre sus opciones.

Shimano – Leaderboard 1024×300

Preparar su segundo asalto a la Grande Boucle era su único objetivo en Italia pero, ganó: “Llegué con la incertidumbre propia de quien llega a una carrera que no conoce. Todos me comentaban que era una carrera muy a la italiana, donde los italianos atacaban mucho. Mi idea era preparar el Tour, aunque si la carrera se ponía tiro no se podía desaprovechar. Una vez salvamos la primera parte nos dimos cuenta de que podríamos luchar por la victoria”.

Se vistió de rosa en Arezzo y reforzó su liderato un día después en la crono de Sansepolcro.

Reconoce que “no fue una victoria fácil por que en definitiva no dejas de ser un rival para todos los italianos”, pese a ello reconoce haberse sentido “muy bien acogido por el público.

En alguna ocasión se oía hablar de alianzas entre corredores italianos –sobretodo en su segundo Giro- pero al final cada uno fue a lo suyo”.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Recuerda haberse sentido muy impresionado por los Dolomitas: “Son realmente impactantes por la cantidad de roca que se ve en las montañas y el gran ambiente que rodea la carrera. Son puertos que no tienen nada que envidiar a los del Tour”.

Un puerto, por encima del resto, es el más duro a su entender: el Mortirolo.

Pero no es el único: “El Stelvio no tiene tanto desnivel pero su longitud lo hace muy duro. La característica de las etapas de montaña del Giro es que los puertos se suceden casi sin descanso”.

Mortirolo y Stelvio son dos cimas que entraron en aquella fantástica jornada de ciclismo que fue la 15ª etapa del Giro de 1994 entre Merano y Aprica.

Un día extraordinario que hizo vivir a Miguel todos los estados del ciclismo, de la euforia del Mortirolo al calvario del Valico di Santa Cristina. Sobre aquel día ha sido peguntado mucho: “Fui muy bien, pero se me olvidó hidratarme y lo pagué caro”.

Indurain pasó de acariciar el rosa que vestía Berzin a despedirse de él, en espacio de media hora fruto de una tremenda pájara que sepultó sus opciones en el que podía haber sido su tercer Giro.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Sobre lo que rodea a la carrera está totalmente de acuerdo con que nos contó Marino Lejarreta hace unos días: “Para Italia el Giro es una fiesta. En mi época veíamos pueblos enteros que dejaban de trabajar por ver la carrera. No obstante la gente no sólo vive el Giro, sino todo el calendario en general. Sea en el norte o sur, siempre hay mucho seguimiento”.

Miguel en el Giro

1992 y 1993: 1º

1994: 3º

Cuatro etapas

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Opinión ciclista

El Giro hizo muy bien saliendo de Hungría

Publicado

en

DT – 2022 post

El inicio del Giro de Hungría ha puesto otro país en el mapa de las grandes vueltas

Que el Giro, el Tour y la Vuelta de 2022 salgan, respectivamente, de Hungría, Dinamarca y Países Bajos es una noticia excelente por varios motivos.

El primero y principal, porque esto no deja de ser un negocio, es que las organizaciones se sacan una buena pasta para mejorar la calidad de sus eventos, hacerlos rentables y seguir adelante.

Shimano – Leaderboard 1024×300

Dijo Contador en Eurosport que se sacaron nueve kilos y medio de euros, bien por Vegni.

Pero no sólo eso, que el Giro salga de Hungría nos ha dado imágenes de un gran pelotón por una soberbia ciudad llamada Budapest, conjugando eso que tantas veces hemos dicho y que el ciclismo logra mejor que nadie: este deporte es perfecto para vender lugares.

También se ha llevado el gran ciclismo a un país con muy poca tradición, que yo sepa, ciclista, con una carrera, la Vuelta a Hungría que empieza al calor del Giro.

Eso es vender este deporte, es llevarlo fuera de sus límites naturales, demostrando que este circo es bienvenido por donde pise.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Por todo lo dicho anteriormente, me decepciona el resultado de esta encuesta…

… pues no creo que el Giro pierda un ápice de su esencia por hacer un bolo en Hungría, al contrario, demuestra que es un evento querido fuera de Italia y que causa expectación.

Luego está la problemática que le significa a los corredores y equipos, que son muy conscientes que, en el fondo, tanta molestia les sale a cuenta, pues son los primeros interesados en estar en la caravana del Giro y que ésta tenga, por tanto, buena salud financiera.

Cómo se repartan la pasta que el Giro se lleva de Hungría es tema de ellos.

 

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Las salidas internacionales, incluso más allá de países colindantes, es un atractivo brutal para el ciclismo como deporte, que rinde visita unos días y vuelve al país de origen a jugarse lo gordo de la carrera.

Además, en un contexto de turismo cada vez más internacionalizado, vemos otros países y regiones promocionarse en las grandes vueltas: Italia lo ha hecho en la Vuelta, por ejemplo.

Es un caso concreto y puntual, pero hay otros incluso más llamativos, como la salida de la Vuelta a Polonia del Trentino, alineando el mensaje de que al Papá Juan Pablo le gustaba mucho la zona.

Siempre se han hecho salidas internacionales, que últimamente se hagan más responde a la necesidad de llevar la facturación a otro nivel.

Pero incluso diría otra, que la salida de la Vuelta sea de Utrech o la del Tour de Copenhague, como la del Giro desde Budapest, tras el año de pandemia y, por tanto, un retraso en las salidas, hace de cada evento una fiesta, un perfecto maridaje de ciclismo, cultura y países, que al fin y al cabo es de lo que se trata en estas cosas.

Imagen: FB de Giro d´Italia

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

TWITTER

Que un psicópata que pasa rozando una grupeta, frene, recule y atropelle a los ciclistas por el simple hecho de ser increpado, resulta dantesco.

Espero que el atropello de Valverde tenga el impacto mediático suficiente para reflejar este drama

https://joanseguidor.com/atropello-alejandro-valverde/

Los puentes daneses están sobrevalorados o quizá nos ilusionarnos mucho con éste. Pero la noticia se la lleva Jakobsen, reconstruido literalmente para ganar donde todos esperábamos un día, en el Tour
#TDF2022

Que un psicópata que pasa rozando una grupeta, frene, recule y atropelle a los ciclistas por el simple hecho de ser increpado, resulta dantesco.

Espero que el atropello de Valverde tenga el impacto mediático suficiente para reflejar este drama

https://joanseguidor.com/atropello-alejandro-valverde/

Qué gustazo de comentarios de Raúl García Pierna en #TourRTVE2J y qué contenta habría estado mi abuela al verle esa carita bien alimentada, tan lejos de los alambres que un día poblaron en masa el pelotón
#TDF2022

Ganando en el Tour, Jakobsen cierra el círculo. Menos de dos años después, el neerlandés domina los sprints de la mejor carrera como ya imaginábamos antes de su horrendo accidente en Polonia #TDF2022

Load More...

Lo + leído

X