Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Enric Mas

Vuelta, no hay que volverse loco con Enric Mas

Publicado

en

La quinta plaza de Enric Mas en la Vuelta es un resultado de doble filo

Cuando hablamos de Enric Mas en la Vuelta o en el Tour se nos olvida una cosa que resulta obvia a la vista, pero invisible en las interpretaciones: lleva el maillot blanco.

En España lo hizo de pleno derecho, en Francia por que el titular de esa prenda, Tadej Pogacar debía priorizar el amarillo, e incluso también tendría el «polka jersey».

El problema de Enric Mas, y en esta Vuelta muchos lo han comentado, es la vorágine de jóvenes que ha tomado el ciclismo de rehén, consiguiendo que un ciclista de 25 años parezca arroz pasado, una sensación que es tan tangible como injusta, pero que se ha impuesto en los últimos dos años.

 

En el balance de Enric Mas cabe por eso ser cuidadoso, como se dice habitualmente somos muy dados a subir y bajar de pedestal corredores que son personas con una velocidad que coquetea con lo obsesivo.

Ni Enric era tan bueno hace dos años, cuando fue segundo en una Vuelta que supo gestionar a la perfección, ni va tan estancado hoy, siendo quinto.

En cualquier trayectoria deportiva, la línea recta es la excepción, en el trazo hay subidas y bajadas, distorsiones que merecen ser matizadas.

En caso del mallorquín, el quinto puesto de la Vuelta es un mal resultado aislado, pero no tanto si lo ponemos con el quinto del Tour.

Si en Francia la sensación fue la de un corredor que sabe sacar la cabeza en la tercera semana, que va a más, mientras otros acaban hincando la rodilla, en la Vuelta, Enric Mas pareció no progresar en la misma dirección olvidándonos que era la primera vez en su vida que corría dos grandes vueltas el mismo año.

[elementor-template id=»36790″]

 

Hablando de la Vuelta, lo cierto es que Mas nunca pareció una amenaza para los primeros.

Su proverbial motor diesel le juega malas pasadas en llegadas tipo Arrate o Laguna Negra frente a ciclistas de rush final tipo Roglic, Martin o Carapaz.

El problema es que con un sistema de bonificaciones como el actual eso abre una sangría en su contra de segundos y segundos que en el ciclismo actual suponen una losa, ya lo vemos, estamos en las diferencias más pequeñas de la historia, que parecen nimias pero son muros infranqueables, para sacarle medio minuto a tu rival hay que echar instancia, los puertos duros, tipo Angliru, no permiten abrir grandes distancias, las llegadas al sprint en subida, dígase Arrate, se llega en grupo, y en las etapas de dureza encadenada, los grandes equipos le pasan lija a los rivales.

Medio minuto hoy es un mundo.

 

Ese motor diésel que tanto le sirve en el gran fondo queda penalizado en esas etapas que si un día salva, podrá aspirar a más en la semana final.

Pero para ello hay que tener la frescura que Mas lució en Francia y no apareció en este lado de los Pirineos.

La crono de Ézaro y la Covatilla en tono menor demostraron que el balear iba pidiendo la hora, y no pudo disputarle la cuarta plaza a un ciclista veterano pero nuevo en estos niveles como Daniel Martin.

La combinación de Cruz para tu portabicicletas

A todo ello se le añade la actitud y lo que transmite el corredor, Enric Mas será un ciclista que bien pulido podrá dar más de sí, pero su carisma está lejos de iluminar, cada uno es hijo de su padre y su madre y el carácter viene de serie, pero la gravedad que transmite en cada palabra que suelta frente a un micro no es el mejor aliado.

Al menos le honra pedir perdón y recular, cuando es necesario, como cuando dijo que una etapa de 230 kilómetros no era necesaria, y cuando no lo es tanto, como cuando se disculpó por no ganar en el Angliru.

Cuando sales a jugar la derrota entra perfectamente dentro de lo posible.

 

Continuar Leyendo
2 Comentarios

2 Comments

  1. jose escobar

    12 de noviembre, 2020 En 21:29

    Antes del Tour criticaste fuertemente al Movistar, pero en ningun momento comentaste la desventaja que los deportistas españoles sufrieron, unas restricciones durísimas sin poder entrenar, mientras que en los paises vecinos si lo hacían. Aún así un quinto puesto para un chico de 25 años y un top 11 para un master veterano de 40 años que levanto el pie, me parece muy meritorio.
    Si me critica a Enric, le diré que los mallorquines tenemos un caracter isleño, no somos abiertos ni simpáticos, pero decimos lo que pensamos y sobretodo la verdad. Que le vamos hacer si no aguantamos el frio porque el mar suaviza la temperatura y aquí el calor en verano es insoportable por el alta humedad? solo dijo lo que todos pensaban y no se atreven a decirlo, que la etapa se hizo larga mas que nada por el frio de la ropa mojada

    • Iban Vega

      13 de noviembre, 2020 En 8:17

      conozco mucho mejor de lo que piensas a los mallorquines. Enric es como es, y el don de palabra no es su fuerte, no pasa nada. Sólo lo comentamos.
      Sobre Movistar, las restricciones fueron el mismo tablero para todos, lo que vemos en la carretera es algo que viene mucho más allá del confinamiento, es un error estructural en la dirección del equipo

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Enric Mas

El vaso de Enric Mas está ¿medio lleno o medio vacío?

Publicado

en

La temporada de Enric Mas es buena y mala al mismo tiempo

Para hablar del año de Enric Mas podemos viajar al inicio de campaña, pues allí se dio una circunstancia que explica qué tipo de ciclista tenemos sobre la mesa.

Fue en la Vuelta a la Provenza, bolo de inicio de temporada que, a diferencia de hace treinta años, parece que es el fin del mundo para muchos.

Los Ineos dominan a placer, Iván Sosa gana en el Ventoux, Egan Bernal muestra una cara muy mejorada respecto a 2020 y sabemos de Carlos Rodríguez en primera persona.

La carrera en sí, su valor, es lo que es, pero demuestra que en el ciclismo actual no hay tiempos muertos ni carreras de relleno.

No pocas estrellas lo entienden así, es más, desde las primeras competiciones los ciclistas top ya empiezan a repartirse los premios, da igual que sea el UAE Tour o la Estrella de Bessèges, todo cuenta y es bueno para el palmarés.

Pogacar gana en la carrera de casa, Roglic se estrena en la París-Niza ganando tres etapas y cediendo la general en la etapa final, VDP y Van Aert, prácticamente solapan la campaña de ciclocross con la de ruta…

Es la norma del nuevo ciclismo ¿para todos?… no, para todos no, hay unos cuantos que siguen en conceptos de los ochenta, centrando la campaña en lo que se considera lo gordo y pasando sin pena ni gloria por las otras carreras.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Cuando Enric Mas llegó muy descolgado al Mont Ventoux, el mar de fondo que ha rodeado a Movistar durante toda la campaña empezó a sonar.

Recuerdo entonces que escribimos…

Enric Mas parece vivir en ese tiempo, un tiempo en el que ponerse un dorsal como parte de la rutina del entrenamiento era normal y admitido, aunque a veces al aficionado medio le disgustara ver a Indurain a media hora de los mejores.

En un ciclismo en el que cada día parece jugarse una final, cualquier sprint de la Provenza se disputó como el jodido Tour de Flandes, tomarse una competición como una manera de espabilar el cuerpo, sin más, te retrata.

Y en estas que Enric Mas llega al Ventoux descolgado de los mejores…

Pasados los meses, seguimos pensando que Enric Mas es un ciclista de los ochenta, en concepto y planteamiento, que ha caído en medio de este nuevo ciclismo.

Y así sucede, que en una campaña en la que puede volver a sacar pecho por repetir segunda plaza en la Vuelta, no sabemos si mirar en positivo o en negativo lo que ha logrado y puede lograr.

Por que Enric Mas es uno de los mejores vueltómanos de su generación, crece tranquilo, muy tranquilo, pero con la sensación de que a cada paso que da, parece más lejos de los dos mejores del mundo, los eslovenos, e incluso del colombiano Egan Bernal.

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



Siempre podrá decir Enric Mas que el Tour de Francia que firmó estuvo bien, que incluso soñó con ganar en Luz Ardiden, pero no puede esconder que, a sus malas cronos, le sumó sendos momentos flojos en las dos cimas más duras, Ventoux y Portet, comprobando como por medio se le ha metido gente como Vingegaard o Carapaz que no hacen otra cosa que ponerle más complicado llegar un día al podio de la mejor carrera del mundo.

Luego en la Vuelta, es cierto que Enric nos hizo creer, esa tarde en Valdepeñas, o incluso en Velefique, que se iba a atrever a algo más que aguantar y aguantar, la realidad de los Lagos fue otra, tan sencilla como mirar los tiempos y ver que le queda un mundo para acercarse a Roglic.

¿Seguirá progresando Enric Mas?

Queremos creer que sí, pero en todo caso, si no lo hiciera como él quiere, hay otras opciones, otros objetivos, quizá más pequeños, pero que seguro le acercarán al aficionado -triunfos de etapa, escapadas y esas cosas que hacen tantos buenos ciclistas en los tiempos actuales-.

Al final a los premios gordos optan muchos, pero aspirar, lo que se dice, aspirar a ganar, como dijimos el otro día, sólo vemos a dos o tres, los demás son outsiders y por medio siempre surgen sorpresas.

Imagen: Photogomezsport

Continuar Leyendo

Enric Mas

El Enric Mas de la Vuelta a España evoluciona, pero no emociona

Publicado

en

Esta segunda plaza de Enric Mas en Vuelta España es un paso adelante pero sigue sin conectar con la gente

La segunda plaza de Enric Mas en la Vuelta a España jamás se puede considerar un mal resultado, pisar el podio en una grande es otro estadio, un escalón diferente, algo que te pone en la mente de todos.

Estamos muy de acuerdo con alguna de las cosas que Flecha comentó en la retransmisión.

Hace tres años Enric Mas fue segundo en la Vuelta a España en un ejercicio muy suyo de ir de menos a más y acabar explotando en la jornada final de Andorra, curiosamente, frente a Miguel Ángel López.

Desde entonces esa segunda posición ha sido una rémora para el mallorquín que vio su 2019 vacío y el 2020 sin opción alguna de pisar el podio tanto en Tour como en Vuelta.

Esta temporada, a diferencia de la anterior, las cosas han ido al revés, si el año pasado Enric Mas sacaba una lectura positiva de la quinta plaza en Francia, no sucedía lo mismo con la quinta de la Vuelta.

Este 2021, el Tour no le dejó buen sabor de boca, pero la Vuelta le ha devuelto al podio de una grande

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



A diferencia de la segunda plaza de Enric Mas en la Vuelta a España de 2018, ésta llega con plenos galones y la responsabilidad sobre él.

La ha sabido gestionar, Enric Mas, ese manojo de nervios y ansiedad que detectamos desde fuera, ha encontrado el punto de gestión de una situación que no es nada sencilla y el resultado le ha acompañado.

Y no ha sido sencillo, la presión que soporta, de todos sin excepción, es brutal, le pedimos mil filigranas pero cuando sale a la carretera se encuentra con un tipo de la fortaleza de Primoz Roglic quien, en el epílogo compostelano, volvió a marcarle paquete.

Para que nos hagamos una idea, esta Vuelta a España ha sido para Enric Mas como porfiar contra el abusón de la clase y competir con esa espada de Damocles sobre la cabeza no debe ser sencillo.

Rocacorba – 1024×300

Como cuando valoramos la tercera Vuelta de Roglic, admitimos que Enric estuvo más cerca que nunca de inquietar al esloveno, todo eso fue hasta que llegó Covadonga y la comparación no podía existir.

Tanto en Velefique como en Valdepeñas, Enric Mas nos hizo pensar que la Vuelta a España podía tener una oportunidad para él, pero incluso en ambas, especialmente en Valdepeñas, Mas siempre estaba pendiente de Roglic, mirándole con mezcla de miedo y respeto, y eso, creo, acabó pesando.

Enric Mas ha tenido en esta Vuelta a España un compañero cerca en la general que creo que la descargado de trabajo y le ha limpiado, en cierto modo, el camino.

Miguel Ángel López ha sido más proactivo que balear y curiosamente, él fue el damnificado de la aciaga etapa pontevedresa.

Siempre quedará qué hubiera pasado con Alejandro Valverde en liza, seguramente habría sido muy importante en la tarea de hostigar a Roglic, de aislarle, pero lo cierto es que el campeón de la Vuelta 2021 se ha sabido manejar muy bien solo y aislado.

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



Con todo lo dicho anteriormente ¿qué falla en la Vuelta a España de Enric Mas? y añadiía ¿qué debería hacer Mas para ganarse el favor del público?

Principalmente atreverse a mostrar rueda y probar al rival.

Sabemos que Roglic intimida, pero han sido suficientes un par de movimientos para que la parroquia pensara que las tornas habían cambiado y Enric lo probaría en la tercera semana.

No fue el caso.

La frialdad de Enric Mas en la carrera es exasperante y su desconexión con parte del respetable es un hecho.

No lo intenta, corre frío, como sin sangre, carente de actitud y eso pesa en la moral de la gente, tanto como una batería de declaraciones que rozan lo surrealista.

Ya sé que el resultado es el principal objetivo, pero no puede ser el único, los campeones de siempre se distinguen por su actitud y valentía, a Enric Mas es complicado verle fuera de la panza del grupo, tercero o cuarto.

Ahora que ya tiene oficio, aún es joven, que ya tiene cierto palmarés, quizá llegue el momento de dar un paso adelante y no sólo trabajar por el puesto, también añadirle cierto brillo…

Imagen: Unipublic / Photogomez Sport

Continuar Leyendo

Enric Mas

Enric Mas: «Es la actitud, estúpido»

Publicado

en

La nueva actitud de Enric Mas demuestra lo fácil que es de contentar el aficionado ciclista

Permitidnos irnos a la política americana, al tiempo de la campaña entre Bill Clinton y George Bush, para recordar aquello de «es la economía, estúpido» para hablar de Enric Mas y su renovada actitud en esta Vuelta a España.

No es la primera vez que escribimos sobre el que vemos, ahora mismo, rival más directo de Primoz Roglic, y no es la primera vez que hablamos de su carisma y don de gentes.

Incluso llegamos a decir que podía ganar perfectamente la Vuelta.

Lo cierto, y en el documental de Movistar se certifica, es que Enric Mas es un ciclista que rezuma profesionalidad en cada cosa que hace y en todo lo que dice, y cómo lo dice.

Demuestra tal interés y grado de concentración, que a veces nos preguntamos qué disfrute encuentra en el ciclismo, y lo decimos de verdad.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Su forma de correr no es la más bonita que vemos en el pelotón, corre como con el freno de mano, con miedo a perder, cosa que es muy humana, nos sucede a todos, pero ello se traslada en lo que vemos en la carretera.

Apreciamos un ciclista temeroso ante el fallo, quizá alérgico al riesgo, cuyos resultados, sin ser la catástrofe que veces vendemos, estaban alejados de su objetivo.

Ha sido un corredor fijo en los grupos seleccionados, siempre en segunda o tercera posición, sin sentir el aire en su cara, fiándolo a su mejor rendimiento en la tercera semana, cuando todo el mundo amarra lo que tiene y sólo explosiones sonadas pueden dar con un vuelco en la general.

Rocacorba – 1024×300

 

Todo esto ha sido la tónica hasta antes de esta Vuelta a España, a la que llegaba más obligado que otras veces pues el resultado del Tour fue decepcionante.

En esta Vuelta, él y su equipo han entendido que en el riesgo está la posibilidad de éxito, pues al final saldrá bien o mal, pero si no se intenta, es casi seguro que será lo segundo.

Enric Mas ha cambiado el sentido de su actitud, ha dado una vuelta de tuerca y la gente está encantada.

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



Se cayó Valverde y todos se quedaron quietos en el Balcón de Alicante, cuando la maquinaria azul empezaba a rular, pero en Velefique, Enric Mas exhibió el nervio que tanto le pedíamos.

Tomó riesgos y atacó a Roglic, no le soltó, pero el cambio fue sonado.

Luego en Valdepeñas, se le puso en paralelo y le atacó en llegadas en las que esloveno no falla.

Le ganó, cierto, pero un calambre de satisfacción corrió entre la afición, un sabor dulce al ver que había carrera, que Enric Mas no bajaba los brazos.

Aquellas escenas que seguro le invaden en sus entrenamientos de invierno, imaginándose con Roglic, con Pogacar, mano a mano, fueron reales, tanto, que tocó con la mano la sorpresa, otra cosa es que Roglic sea imbatible en estas lides.

Aunque sucede que uno es imbatible hasta que deja de serlo, y aunque Mas titubeó en algún momento de la rampa de Valdepeñas, llevó el pulso más allá de lo que muchos imaginaríamos el día que la Vuelta arrancó en Burgos.

Fue eso, el cambio de chip lo que nos movió y conmovió, la gente del ciclismo, al final, somos fácil de contentar.

Por ello, nos acordamos de Clinton y su campaña con eso del la actitud, estúpido.

Imagen: Unipublic / Photogomez Sport

Continuar Leyendo

Enric Mas

Enric Mas puede ganar perfectamente la Vuelta

Publicado

en

Para Enric Mas, la Vuelta está más cerca que nunca

Dijimos hace un tiempo que el famoso documental de Movistar en Netflix es imposible no querer a Enric Mas, estos días en la arena de la Vuelta, al menos no tomarle cierto aprecio.

El balear es un sin vivir por el rendimiento, por lo que hace bien y mal, por la percepción de los demás, es tierno, ansioso, le sobrepasan las ganas de hacerlo bien y destacar, cuando la carrera le sonríe, él esboza una tímida muesca de alegría, cuando es al revés no sabe ocultar la decepción.

Esta descripción se cincela en medio de un serial que no deja muy bien al equipo, precisamente, todo presa de la improvisación y el momento.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Hace menos días, en la antesala de la Vuelta, nos preguntamos por cómo correría Enric Mas la Vuelta, como un ciclista importante, cosa que nunca hemos dudado que lo es, o como un capo, un aspirante top a la victoria.

Y tras esa pregunta, vino otra, ¿debía Enric Mas seguir apostando su suerte a una gran vuelta?

Nosotros nos decantamos por contemplar otras opciones, que ganar una grande era algo que estaba al alcance de muy pocos, pero que por medio había una escala de grises a la que aspirar y también daba brillo.

Una semana y pico después, admitimos que Enric Mas nos ha cerrado la boca, en parte, pues quedan dos tercios de carrera.

Rocacorba – 1024×300

Sin embargo, a nadie se le escapa la sólida carrera que ha planteado el líder de Movistar, limitando la pérdida en la crono inicial y lo que es más importante, poniendo coto al goteo de segundos que le costaba cada final en alto con Roglic el año pasado en las primeras etapas.

Entonces, la sangría era imperceptible por separado, pero dura cuando sumabas el retraso acumulado.

Cada día, Roglic le aplicaba unos segundos más la bonificación y cuando Enric Mas quería darse cuenta, tenia el liderato de la Vuelta a minuto y pico, no habiendo pasado nada relevante.

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



La Vuelta 2021 es diferente, y lo decimos contentos, pues viendo como es el chaval, seguro que duerme feliz y tranquilo, pues un trabajo mal hecho, vemos, le quita el sueño.

Enric Mas parece un ciclista sólido y fiable en esta Vuelta, y lo que es más importante, le da el aire. 

El día de la caída de Valverde, decidió quedarse tranquilo pues la estrategia se fue a traste con el murciano por los suelos.

No ocurrió en Velefique, donde sólo Roglic pudo darle réplica.

Mas no sólo hace daño, cosa que le costaba una barbaridad el año pasado, que logra seleccionar como hacen los ciclistas que aspiran al máximo, al menos tras lo visto en Velefique.

Dudo mucho, como él mismo admitió, que pusiera al límite a Roglic, pero lo tiene cerca y en un mal paso del esloveno, quién dice que no puede darle una vuelta de tuerca.

También dice que no se conforma con la segunda plaza.

Esto es largo, y puede dar un vuelco, tanto a favor como en contra, firmar nada ahora sería de necios.

Además, tiene algo a su favor, algo que Movistar ha tenido en su debe años atrás pero no siempre ha utilizado, Enric Mas cuenta con un compañero que para un servidor es la clave de la Vuelta, Miguel Ángel López, una guindilla para los Jumbo, hasta Roglic sale a cerrarle los huecos y en distancia, todavía, de hacer daño.

Con un tercio de Vuelta amortizado, Enric Mas tiene una opción sobre el maillot rojo, la montaña de la tercera semana, si llega en las actuales condiciones, decir que puede ganar la carrera no es descabellado, al contrario, esta vez tiene mano ganadora, delante tiene a un ciclista soberbio, de lo mejorcito que corre en la actualidad, pero ciclista al fin y al cabo, con sus buenos y malos momentos, a merced, muchas veces de una rivales que no pueden dejarle salir vivo.

Imagen: Unipublic / Photogomez Sport

Continuar Leyendo

TWITTER

Pues no es complicado ganar un Tour, que el pobre Roger Walkowiak casi tuvo que pedir perdón...

https://joanseguidor.com/walkowiak-tour-francias/

Todo es ciclismo en la vida de Ane Santiesteban. @ivoox https://go.ivoox.com/rf/79000804?utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_content=audio&utm_campaign=tw_autopublish

Todo es ciclismo en la vida de Ane Santiesteban. @ivoox https://go.ivoox.com/rf/79000804?utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_content=audio&utm_campaign=tw_autopublish

Omar Fraile, «Ojalá hubieran más equipos como Ineos»

https://joanseguidor.com/omar-fraile-podcast/

#PodcastJS

La Burdeos-París, ciclismo llevado a todos los extremos

https://www.ciclo21.com/burdeos-paris-ciclismo-llevado-a-todos-los-extremos/

Por @JoanSeguidor

Load More...

Lo + leído