Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclistas

Ciclismo: ¿Qué tiene Eslovenia que no tenga España?

Publicado

en

Tadej Pogacar Tour
DT – 2022 post

Ahora mismo el ciclismo en Eslovenia toca cielos que España ni sueña

Todos nos preguntamos qué hace Eslovenia con su ciclismo, y sobre todo lo comparamos con lo que sucede en este lado de los Pirineos y ésta es una historia con muchos matices.

Si en La Castellana el domingo, Roglic volvía a por un maillot rojo que le pertenece de pleno derecho, no olvidemos el doblete del Tour, con Pogacar-Roglic.

El día que más obvio fue ese dominio resultó en la meta del Boulevard d’Avroy, en el centro de Lieja, tres de los cinco primeros clasificados en esta clásica-monumento de 2020 tenían algo en común, a parte de los caracteres extraños en sus nombres.

Sí, los tres son ciclistas eslovenos: Primož Roglič (1º), Tadej Pogačar (3º) y Matej Mohorič (4º).

Los primeros españoles llegaron un poco más atrás: Gorka Izagirre (17º), Omar Fraile (19º) y Jesús Herrada (26º).

En el ranking de países, Eslovenia es segunda tras Francia en la clasificación por países y España, lejos de sus mejores días, es solamente novena.

 

¿Qué tiene Eslovenia que no tenga España, en ciclismo masculino profesional?

Veamos algunas diferencias.

Para empezar, Eslovenia tiene actualmente 34 ciclistas profesionales: 9 ciclistas en equipos World Tour, ninguno en Pro-Continentales y 25 en Continentales.

España, por su parte, tiene 150 profesionales: 38 ciclistas en World Tour, 52 en Pro-Continentales y 60 en Continentales.

No olvidemos un dato importante antes de hacer comparaciones sin más: la población de cada país.

Prmoz Roglic

Eslovenia es un país de apenas dos millones de habitantes, frente a los casi 47 millones de España.

Más de 20 veces mayor la población de España, pero menos de 5 veces en número de ciclistas profesionales.

Uno de los datos diferenciales, desde mi punto de vista, lo tenemos en el número de ciclistas en equipos continentales y en qué equipos continentales corren.

De los 60 ciclistas profesionales españoles en equipos continentales, solamente 21 corren en equipos con licencia española.

En cambio, 19 de los 25 corredores eslovenos en equipos continentales, tienen contrato con los dos únicos equipos profesionales eslovenos: Adria Mobil y Ljubljana Gusto Santic.

[elementor-template id=»36790″]

 

Adria Mobil, el equipo de la ciudad de Novo Mesto, fue fundado en 1972.

El equipo de la capital, Ljubljana tiene aún más tradición, desde 1949.

Ambos equipos se inscribieron en la tercera categoría ciclista, la de equipos continentales, cuando la UCI la estableció, allá por 2005.

Y ahí siguen.

Desde 2005, ha habido otros clubes ciclistas eslovenos que han tenido algún tiempo la licencia continental, como dos de la región de Gorenjska (el Sava de Kranj y el Motomat de Trzin) y otro de Pjuj (el Perutnina).

En ese mismo tiempo, desde 2005, en España no ha habido ningún equipo que haya permanecido con licencia continental las 16 temporadas.

¿Qué ha ocurrido con ellos?

O bien han sido equipos que han desaparecido de la categoría profesional (el Spiuk extremeño, el Grupo Nicolás Mateos murciano, el Andalucía-Paul Versan, el Murias vasco) o han subido a la segunda categoría (Burgos en 2018, Euskadi-Orbea en 2020 y Kern Pharma y Kometa lo harán en 2021).

Ninguno ha permanecido estos años en continental y es casi seguro que la próxima temporada no haya ningún equipo español en categoría continental: tendremos, eso sí, a Movistar en World Tour y hasta cinco equipos en la segunda división (Burgos-BH, Caja Rural-RGA, Euskaltel-Euskadi, Kern Pharma y EOLO-Kometa, este último no sabemos aún si con licencia española o italiana).

En tercera división, tal vez continúen dos equipos muy modestos con licencia extranjera, pero afincados en España: el venezolano-gallego Gios Kiwi Atlántico y el paraguayo-aranés Massi Vivo-Conecta.

Ciclismo en Gran Canaria, la ruta blanca por Fataga

Algunos medios de comunicación ven el paso a segunda categoría de los equipos españoles como un éxito, pero más bien hay que verlo como una obligación para no desaparecer.

En España cada vez quedan menos carreras del último nivel profesional, el 1.2. y 2.2., por lo que los equipos continentales deben competir por recibir invitaciones para pruebas de un nivel mayor o viajar a pruebas a otros países para tener un calendario competitivo razonable.

Eso supone en ambos casos seguramente unos gastos difíciles de asumir por parte de los patrocinadores si tenemos en cuenta que en ambos casos son pruebas que dan escasa visibilidad a quienes financian a los equipos.

Parece que el aficionado español y los medios de comunicación generalistas solamente tienen ojos para la Vuelta a España y no muchas pruebas más, ni siquiera se mira demasiado a carreras de un nivel alto como la Itzulia vasca o la veterana Volta a Catalunya.

Por el camino, muchas pruebas con enorme tradición han ido desapareciendo del calendario, sobre todo vueltas de una semana.

¿Y qué decir de las pruebas de un día en España?

La Prueba Villafranca-Ordiziako Klasika (1.1.), que se disputó este 12 de octubre, es de las pocas que sobrevive.

El paso a segunda categoría de los equipos españoles va a generar un problema a los organizadores de las pruebas de máximo nivel en España.

Si pensamos en la Vuelta, no todos los equipos españoles de esta categoría podrán tener invitación, como le ha pasado a Euskaltel-Euskadi en 2020.

Eso no va a contentar seguramente a muchos patrocinadores, por lo que se complicará que puedan mantenerse los patrocinios de equipos que requieren de un presupuesto bastante mayor que el de los de tercera división.

Así, los equipos españoles continentales se han visto en la encrucijada de tener que crecer para participar en pruebas relevantes para no desaparecer, sin que ese salto garantice esa presencia, lo que vuelve a poner en riesgo que continúen.

 

La alternativa exótica de seguir siendo continental pero con licencia extranjera, aparentemente más llevadera, tampoco está dando resultados: antes de Ordizia, GIOS Kiwi solo ha tenido 15 días de competición profesional en lo que llevamos de 2020 y Massi-Vivo aún ninguno.

Y volvemos a Eslovenia.

Solamente dos equipos profesionales, ambos de tercera categoría, y varios clubs que también participan en pruebas 1.2.-2.2. de la zona, con un calendario bastante estable desde 2005, la mayoría pruebas 1.1.-2.1 y 1.2.-2.2, en su propio país o en países cercanos.

Tampoco buscan victorias muy lejos ni asumen grandes gastos de desplazamiento a competiciones de los circuitos de Asia, América o África. Y les funciona. Han demostrado que pueden crear un ciclismo sostenible en la tercera categoría ciclista, con patrocinadores bastante estables.

Un escenario en el que pueden desarrollarse al ritmo que necesiten ciclistas como Primož Roglič (Adria Mobil, 1º en Lieja y ganador de la Vuelta a España 2019), Tadej Pogačar (Ljubljana, 3º en Lieja y ganador del Tour de Francia 2020) y Matej Mohorič (Sava KK Kranj, 4º en Lieja y con victorias de etapa en Vuelta y Tour).

Tres ciclistas que tuvieron uno o dos años de margen, con un contrato profesional en su país, para destacar en esas pruebas aparentemente menores para luego dar el salto directamente a equipos World Tour.

Equipos eslovenos que no tienen que rogar por una invitación y, por tanto, no tienen problemas para participar en las principales pruebas donde buscan visibilidad sus patrocinadores, como el Tour de Eslovenia, GP Kranj, GP Izola, GP Adria Mobil en Novo Mesto o la Croacia-Eslovenia.

Pruebas en las que tienen presencia asegurada y posibilidades reales de destacar.

Mientras, en España, los equipos de segunda y tercera división siguen peleando por tener un calendario decente y, aunque algunos lo logren, luego tienen muy pocas posibilidades de competir de tú a tú contra equipos World Tour que también participan con frecuencia en la mayoría de esas carreras.

Por todo esto, para mí un ciclista esloveno puede tener hoy por hoy incluso más posibilidades que uno español de empezar en un nivel profesional inicial, en un equipo continental, y competir en pruebas de un nivel razonable para seguir creciendo.

Por @cyclinggeo

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tadej Pogacar

Maravillas2022 Los dibujos animados de Pogacar en Carpegna

Publicado

en

DT – 2022 post

No es sencillo ver un homenaje como el que se dedicó Pogacar en el Carpegna

Ya habrá tiempo para comentar más de la campaña de Tadej Pogacar, cuando entremos en los puestos más destacados del Top2022, pero por el momento quiero irme a un capítulo que ahora quizá nos resulte lejano, pero que a un servidor le dejó marcado: el del Monte Carpegna en la Tirreno.

Aquella tarde de sábado hacía fresquito en la bota itálica, cuya segunda grande, la Tirreno Adriatico, afrontaba una de las etapas clave.

Vestido de azul, con nieve en las cunetas, Tadej Pogacar sentenciaría la Tirreno en el monte Carpegna.

Shimano Sep 2022 – Post

No sé hasta qué punto vincular la gesta del esloveno a la figura de Marco Pantani, siempre flotando por el lugar, es afortunado, pero que esa sobremesa de marzo Pogacar evocó al pelado es una forma sutil pero fiel de definir lo sucedido.

Estaban en la pomada buenos corredores, tan buenos como Richie Porte, Jonas Vingegaard, Enric Mas y Mikel Landa.

Dio igual, la sensación de poder que Pogacar nos trasladó a la convicción de ciclista de leyenda que creo va camino de ser.

Su superioridad ese día, la forma de abrir hueco hasta casi el infinito, de no dejar títere con cabeza, sinceramente, no lo esperaba así.

Su dominio sobre la bicicleta se ha plasmado de muchas maneras en este tiempo.

A veces atacando muy de lejos, otras rematando muy al final, pues encima es rápido en grupos, al punto de ganarle al mismo Van Aert en Canadá, sin embargo la sentencia de esa Tirreno sonó a historia ya pasada, a historia de la buena, a historia escrita por gente muy grande.

1024×300 Flandes Zona Centro post

No fue sólo ganar, fueron las diferencias que se abrieron al final, un minuto largo a Vingegaard y Landa y medio minuto más a Porte toda vez que Enric Mas se había caído en la bajada, iniciando su peligrosa relación con las caídas este año.

En la general, casi dos minutos al segundo para sentenciar una competición de una semana con brechas propias de grandes vueltas.

Esos días veíamos imbatible a Pogacar, su vuelo en el Carpegna entroncaba con la victoria por aplastamiento en Strade Bianche.

Cuando vimos cruzar la meta a Vingegaard recuerdo la frustración en su cara, el mismo que le había ganado el Tour el año anterior, le acababa de dar un repaso en Tirreno, a cuatro meses de la gran cita, recordándole quién mandaba en este negociado.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

 

Por días como ese hay que poner, por eso, en valor lo haría el danés en el Tour tiempo después.

Cuando le pregunté a Sepp Kuss por el trabajo de Vingegaard con vistas al Tour, el americano fue explícito: «Una barbaridad».

Sin embargo, con el Tour a parte, lo de aquella tarde fue transportarnos a otra época, a tiempos en los que el líder no escatimaba ni cuando la carrera le sonreía con la certeza de un triunfo seguro.

Cuántos momentos así más nos regalará Pogacar…

Imagen: FB Tirreno Adriatico – Dario Belingheri

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclistas

Ser gregario no te da para vivir toda la vida

Publicado

en

DT – 2022 post

Sabemos de Leaniz, Gastón y otros que no pudieron vivir de su sueldo de gregario

A veces cuando oigo a gente despotricar de la ONCE y todo lo malo que implicó, me entra tristeza, porque los amarillos también significaron cosas importantes e interesantes para el ciclismo, entre otras la tecnología, el valor del colectivo y la sublimación del ejercicio de gregario.

En este último capítulo, los que tenemos la memoria anclada en los ochenta pero sobretodo noventa, nos acordamos con nitidez de ese dúo de calvos formado por Herminio Díaz Zabala y Alberto Leanizbarrutia.

Shimano Sep 2022 – Post

Sé que hubo más, muchos más, Stephens, Díaz de Otazu, Díaz Justo, Miguel Ángel Martínez, Mauleón, Sierra, Marcelino García… pero acordarse de estos dos es sencillo por algo que, os lo podéis suponer, comparto con ambos.

Cuando en los tiempos que corren vemos un gran servicio de Majka o McNulty por Pogacar o de Van Aert y Benoot por Vingegaard, cuando hablamos de un gran gregario, yo, al menos, menos, me acuerdo de Leaniz y Herminio.

Ambos eran kilómetros y kilómetros de incondicionalidad, de trepar por el grupo tras la primera andanada de los rivales, para recuperar la cabeza y mantener el tempo, bien fuera para Zulle o para Jalabert, o para cualquier otro, fuera en Itzulia, Tour o Vuelta, con frío o calor, lluvia o plomo sobre las cabezas… ambos eran corazón del equipo, dentro y fuera de la carrera.

Imágenes imborrables.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Hemos leído la entrevista que los amigos de Bicio le han hecho a Alberto Leanizbarrutia tanto tiempo después de colgar la bicicleta.

Dice cosas, muy interesantes todas, pero entra al trapo sobre una realidad que siempre nos preguntamos, ¿le dieron aquellos años lo suficiente como para vivir de rentas?

Él dice claro que no, que empezó cobrando poco, que con el tiempo subió el caché, pero que cuando dejó el ciclismo, hizo números y aquello no le daba hasta los 65 de la jubilación.

Desde hace tiempo trabaja, curiosamente por la relación amor odio que mantiene con los ciclistas, en el sector de la automoción y que hasta hace poco no le hicieron fijo.

Alberto Lenizbarrutia fue ciclista durante 14 años en equipos como Teka, Clas y ONCE, a su merced estuvieron líderes como Dietzen y Rominger junto a los mentados Zulle y Jalabert.

No logró muchas victorias, pero tiró muchos pelotones con la incondiconalidad que admiramos del gregario.

La suya es una historia que merece recuperar.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Hace poco hablamos con otro ciclista de aquellos años, un poco mayor que Alberto.

Hablo de Iñaki Gastón, un gregario con instinto ganador, pues a un palmarés curioso le añade grandes servicios a gente como Sean Kelly, Fabio Parra y también para Tony Rominger, siendo decisivo en la Vuelta 1993 que ganó el suizo a Zulle en aquella etapa de El Naranco.

 Iñaki dice, al inicio de la conversación, algo así como que “aquellos años me dieron un buen dinero, pero no suficiente y eso que no he sido como dice mi apellido, gastón”.

Iñaki se dedicó a la industria farmacéutica el día después de colgar la bicicleta y ahí sigue, tanto tiempo después.

Ya lo veis, ciclistas que, esos que tenemos una edad, les procesamos valor casi legendario, no tuvieron suficiente para vivir de rentas, y eso que se lo curraron.

El valor de lo que hace esta gente está lejos de ser comprendido por quienes vivimos de “ciudadanos normales”.

Al menos quepan estas líneas para acordarnos de ellos.

Imagen: Bicio Sport

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Roger Walkowiak, el campeón más triste de la historia

Publicado

en

DT – 2022 post

Vamos al Tour que ganó contra todo pronóstico el menospreciado Roger Walkowiak

Ganar a lo Walkowiak es algo que impuso en la historia el bueno de Roger.

En a historia hubo alguna victoria en el Tour que respondió a ese perfil, es decir, triunfar de forma sorpresiva y sin triunfo de etapa que adorne la general final.

Cuando Oscar Pereiro ganó la mejor carrera, muchos se acordaron de Roger y su triunfo «a la Walkowiak»

Shimano Sep 2022 – Post

Pero no os engañéis, ganar el Tour implica muchas cosas, posiblemente años de salud, la alineación de los astros en forma de salud, suerte y rivales y en ocasiones el factor sorpresa.

Todos los grandes nombres tuvieron una primera vez, el destello que antecedió sus reinados, pero a veces esa chispa fue una gta en el desierto, una suerte de carambola que el tiempo demostró ser la excepción y no la norma.

El 28 de julio de 1956 el pelotón del Tour de Francia llegaba París con una mezcla de incredulidad entre los corredores, asistentes y los aficionados que se inclinan en las gradas del Parque de los Principes.

El portador del maillot amarillo era un ciclista del equipo regional Centre-Nord-Est llamado Roger Walkowiak, un corredor de perfil muy bajo, tanto que nadie en los pronósticos previos había puesto su nombre en papel alguno.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Marcel Bidot, ciclista en los años veinte y por aquellas fechas mánager del equipo francés, antes de dedicarse al bohemio negocio del vino, no podía creer que Walko ganara el Tour: “Es increíble como las circunstancias pueden beneficiar a un corredor con el que nadie contaba.

Si entre Luchon y Toulouse, Darrigade hubiera estado junto a Bauvin, hoy éste sería el ganador del Tour.

Pero Darrigade quiso buscar el triunfo de etapa”.

Bauvin sería segundo en París a poco más de un minuto del ganador.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Y es que como dijimos todo se alineó para Walkowiak, que cogió la fuga buena y supo administrar la renta con penosa resistencia, aprovechando que Louison Bobet estaba recuperándose de una operación, Charly Gaul no volaba como en el Giro, Fede Bahamontes estaba inéditamente discreto y Stan Ockers se centró en la clasificación por equipos.

Ya entonces el ranking por escuadras era objeto de deseo.

En un país acostumbrado a la grandeza de Bobet e impaciente por la eclosión inmediata de Riviere y Anquetil, nunca se perdonó la forma de ganar de Walkowiak, quien fue diana de los comentarios más ácidos y descarnados que posiblemente nunca haya recibido un campeón.

Aislado del mundo, ya retirado del ciclismo, Walko, el sacrificado Roger, admitiría que ganar el Tour había resultado su peor condena.

Imagen tomada de Vimeo

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclistas

Juanpe López: «He tenido mi momento de gloria y de mierda»

Publicado

en

DT – 2022 post

Así ha construido Juanpe López la campaña que le ha cambiado la vida

Es justo decir que cualquier balance que hagamos del 2022 del ciclismo español debe incluir el nombre de Juanpe López.

Líder diez días del Giro de Italia, el ciclista de Lebrija entra a valorar una campaña que sin duda le ha sonreído.

Con la jornada del Etna como eje, entramos en la letra pequeña de la historia de Juanpe López, quien en la recta final del año ha prolongado su contrato con Trek.

De esta temporada sale un ciclista muy diferente al de hace un año, y no sólo por el Giro de Italia, pues no todo han sido risas y Juanpe aprendió con la misma intensidad de los malos momentos de la Vuelta como de los buenos del Giro.

Su campaña ha sido una universidad en cámara rápida y eso que sigue siendo muy joven y con mucho que demostrar.

Ahora recarga pilas, pendiente del mundial de fútbol, el deporte que tanto le apasiona, y con la incógnita si será de la partida del próximo Tour de Francia en Bilbao.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Este podcast cuenta con el patrocinio de Tuvalum.com

Tuvalum es la web líder en Europa en compraventa de bicicletas de segunda mano certificadas y revisadas por mecánicos.

Si quieres vender tu bicicleta, súbela a Tuvalum y en 48 horas te la tasan y te hacen una oferta de compra directa. Ellos se encargan de todos los trámites, recogen la bicicleta en tu domicilio y te hacen el pago en tu cuenta bancaria. Sin tener que quedar con desconocidos.

Y si lo que quieres es comprar una bicicleta, en Tuvalum tienes el mayor catálogo con la mayor garantía, porque todas las bicicletas usadas son revisadas por un equipo de mecánicos y se entregan con 12 meses de garantía.

Si estás pensando en comprar o vender una bicicleta, Tuvalum.com.

Imagen: FB Team Bahrain Victorious

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Lo + leído

X