Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Ciclismo de carretera

Temporada ciclista 2020: un calendario sería «posible»

Publicado

en

Paris-Roubaix principal JoanSeguidor
DT-Swiss 1024×14

El agujero del coronavirus ha dejado esta temporada ciclista en el aire… pero haciendo encajes podría haber una solución.

Sería de urgencia, seguro que dolorosa para muchos organizadores, pero un bien común, el ciclismo, donde voces como la de Lefevere ya dibujan colapso para equipos como el suyo si la temporada ciclista dejara de celebrar tantas carreras.

Os dejamos esta pieza de Cuadernos del Ventoux sobre el puzle que emerge en esta temporada ciclista

Tirreno adriatico Primoz Roglic JoanSeguidor

Kern Pharma

Todas las carreras suspendidas de esta temporada ciclista a causa de la epidemia tienen algo en común: afirman que no se trata de una cancelación, sino de un «aplazamiento«. Pero el coronavirus es tozudo. Es improbable que el calendario se reanude antes de junio, y para entonces dos pruebas, de seguir en pie, centrarán las miradas: Tour  y JJOO.

¿Cómo encajar todas las competiciones pospuestas entre Tokyo 2020 (25 de julio) y el cierre de la temporada (Guangxi, 20 de octubre)?

Para responder a la pregunta debemos mirar primero la situación del calendario post-Juegos Olímpicos. Condensa una Gran Vuelta (La Vuelta), dos vueltas de una semana (BinckBank y Guangxi), seis pruebas de un día (Hamburgo, Londres, Bretaña, Québec, Montreal y Lombardía), y el Mundial (entre el 20 y el 27 de septiembre).

Asumiendo que la UCI no quiere solapamientos y que el Giro se irá a junio, tenemos huecos entre La Vuelta y Hamburgo (10 días), entre Hamburgo y Bretaña (7 días), entre Bretaña y BinckBank (8 días) y entre los Mundiales y Lombardía (12 días). 37 días cerrando la temporada el 20 de octubre. Y en China. Pero planteemos algunos supuestos.

Por ejemplo, que ningún equipo tendrá interés en viajar a China si se reorganiza el calendario; y que la UCI extenderá el cierre de temporada hasta el 31 de octubre. Una hipótesis que nos regala 21 días más, para un total de 58. Un tiempo precioso, acotado por los descansos y viajes entre prueba y prueba, aunque muy estrecho para evitar coincidencias.

Carreras a encajar: 12 clásicas (entre ellas cuatro Monumentos) y 4 vueltas de una semana (sólo se ha disputado la París-Niza). Unos 40 días de competición. ¿Factible? Veamos.

Comencemos por Italia. Supongamos que la UCI libera tres semanas de competición a finales de octubre. Sería factible trasladar sus tres pruebas suspendidas enre Il Lombardía. Strade Bianche el 03/10, Tirreno-Adriático entre el 19 y el 25, Milán-San Remo el 24/10. Un Monumento, una vuelta de una semana y una clásica de primer nivel menos.

Turno de Bélgica. Hay un hueco esplendoroso entre el cierre del BinckBank y el inicio del Mundial. Podríamos asumir que el díptico canadiense será uno de los grandes perjudicados, lo que nos deja dos semanas para incluir las clásicas flamencas (E3 el 09/09; De Ronde el 13/09; G-W el 16/09; y P-R el 20/09). Sólo algo más ajustado que en primavera.

Ventajas: los clasicómanos vendrán del BinckBank, por lo que logísticamente sería factible. Desventajas: pisaría el primer fin de semana mundialista. Por fortuna, el circuito de este año está orientado a escaladores y vueltómanos, por lo que muy pocos de los favoritos para De Ronde/Roubaix se verían perjudicados por la cercanía de fechas.

Nos quedaría un gran ciclo de clásicas, el Tríptico de las Ardenas, con hueco o bien entre una de las dos semanas entre Hamburgo y Bretaña y Bretaña y BinckBank… O bien en la última semana del año. AGR el 25/10, F-V el 28/10 y L-B-L el 01/11. Coincidiría con San Remo, pero son pocos los corredores que incluyen ambos objetivos en su calendario.

¿Itzulia? En la semana del 13/09 al 19/09, a modo de preparación Mundialista. Volta y Romandía podrían coincidir con T-A o encajarse en una de las semanas de agosto vacías, y el resto de clásicas (Driedaagse, Dwars, Eschborn) tienen espacio entre semana. Serían meses intensos, atestados, ¿pero quién podría quejarse tras esta primavera?

La cosa quedaría tal que así…

14/08 – 06/08 – La Vuelta
16/08 – Hamburgo + Londres
19/08 – Eschborn Frankfurt
23/08 – Bretagne Classic
23/08 – 29/08 – Tour de Romandie
26/08 – Driedaagse-De Panne
31/08 – 06/09 – BinckBank Tour

09/09 – E3 BinckBanck
11/09 – GP Québec
13/09 – Ronde van Vlaanderen + GP Montréal
13/09 – 19/09 – Itzulia
16/09 – Gent-Wevelgem
20/09 – París – Roubaix
20/09 – 27/09 – Mundiales

03/10 – Strade Bianche
10/10 – Il Lombardía
12/10 – 18/10 – Tirreno-Adriático
19/10 – 25/10 – Volta a Catalunya
21/10 – Dwars door Vlaanderen
24/10 – Milán-San Remo
25/10 – Amstel Gold Race
28/10 – Flecha Valona
01/11 – Lieja-Bastoña-Lieja

Gracias a @CdelVentoux que cada día nos envía una newsletter de gran utilidad

Si queréis recibirla, poned vuestro mail aquí

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo de carretera

Un viaje al bar de Roubaix

Publicado

en

Por

DT-Swiss 1024×14

El viaje a Roubaix es al mismo tiempo un viaje al pasado, a los orígenes del ciclismo

Hace 10 años, en 2014 Roubaix estuvo de moda. De hecho lo hace cada año, nunca deja de estar en la cresta de la ola. Pero algo nuevo pasó: el Tour de Francia introdujo ese año una etapa con 9 tramos de pavés, habituales en la clásica. Y ya se sabe que el Tour todo lo puede y es capaz de poner de moda o hundir lo que se proponga.

Para nosotros Roubaix había sido siempre una etapa pendiente, un destino obligatorio que faltaba por tachar. El viaje a Roubaix es al mismo tiempo un viaje al pasado, a los orígenes del ciclismo.

A modo de flashes, las fotos evocan recuerdos del largo fin de semana que pasamos allí, en el norte de Francia, tocando con Bélgica. Recuerdos que no serán fáciles de borrar.

Kern Pharma

Esta es la pequeña historia visual de nuestro viaje a Roubaix a la conquista de los adoquines.

Johan Museeuw, el león de Flandes

Bar Le Pave justo frente a la entrada al velódromo. Cinco de la tarde del viernes anterior a la París Roubaix. Cicloturistas de toda Europa comparten tertulia y cerveza en ese local mítico. Especialmente muchos belgas.

Lo recuerdo como si fuera ahora, tantas veces viéndolo en la televisión, luchando con la cara embarrada. El día del triplete del Mapei, el día de su lesión tras la caída en Arenberg en 1998, el día, dos años después, que con el maillot de Domo, se reconcilia con la París Roubaix y la gana mostrando su recuperada rodilla al mundo.

Me parece reconocerlo. Miro las fotos de los vencedores que adornan las paredes del Bar y confirmo mis sospechas. Es Johan Museeuw. Con unos kilos de más y con la cara enrojecida por alguna que otra cerveza. Un mito viviente. ¿Eres tú? Soy yo. ¿Una foto? Cómo no!

Otra vez la fiesta de la bicicleta que es Roubaix se manifiesta en toda plenitud. Antiguos vencedores vuelven una vez al año, toman unas cervezas, son reconocidos y por unos momentos la gloria parece volver. Sólo pocos minutos más tarde vuelve a la realidad cuando le vemos alejarse sólo en un coche rotulado con la imagen de una marcha cicloturista que organiza en el mes de Junio.
Una foto que es algo más que una foto de un mito viviente con fans.

Las bicicletas de Roubaix

Preparar la bicicleta para ir a Roubaix es una aventura. Cada uno escucha, lee, mira, investiga, y finalmente prepara la bicicleta. En mi caso no fui con la bicicleta “principal”, puesto que no quería hacerla sufrir y pasar por los malos ratos de los tramos adoquinados. Me cogí una bici vieja, le metí doble cinta del manillar, le metí cubiertas de 26 mm e hinché las ruedas a una presión moderada tirando a baja (5,5 kilos o 6 a lo máximo)… y poca cosa más. Otra cosa la descubrí ya sobre el primer tramo de pavés: hay que llevar portabidones en buen estado que sujeten bien los bidones. De lo contrario, al primer tramo de pavés ya los habréis perdido. Cientos de bidones en los tramos adoquinados dan fe que no fui el único que perdí un bidón.

Pero ir a Roubaix no es solo preparar la bicicleta sino preparar todo el material y la ropa de manera adecuada. No hay que olvidarse de los guantes, y ahí estaba yo para correr sin guantes. Cómo se le va a ocurrir a alguien correr sin gafas en una Roubaix polvorienta en la que se preveía un tiempo seco y primaveral. Y las gafas se me olvidaron. La organización también recomendaba llevar 5 cámaras de recambio por lo que pudiera pasar. Esto no es la salida de todos los domingos, aquí el riesgo de pinchazo es casi del 100%. Y si mezclamos pinchazos y caídas seguro que no hay grupeta que se marchara a casa sin ninguna de ellas.

Todo eso es también la experiencia de correr en Roubaix. En la foto vemos una bicicleta al final del recorrido, con una buena dosis de polvo y de suciedad. En el tubo horizontal se puede ver el adhesivo que la organización daba para tener presente en todo momento del recorrido cuáles eran los tramos de pavés. Muy buena iniciativa y una gran “chuleta”.

El Bosque de Arenberg

Arenberg es el primer tramo calificado de cinco estrellas o dificultad máxima. En la prueba cicloturista el tramo es cronometrado para que el que quiera se pueda medir con los demás.

El ambiente en el Arenberg es especial. Tanto el día de la cicloturista como el día de la carrera profesional. El paso del cicloturista por el tramo adoquinado más famoso se convierte en una tortura para los no avezados. Un inacabable tramo recto de 2,4 km con unos adoquines desiguales que no permiten coger ninguna velocidad. 

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

El día de la prueba profesional es uno de los sitios con más ambiente de toda la prueba. Una zona VIP al final del tramo donde las personas importantes pueden ver lo que ocurre en una posición privilegiada. No cabe nadie más, si alguien pretende tener un poco de visibilidad.

Sobre todo un montón de belgas alrededor nuestro. También ingleses (vestidos con el Rapha Style) e incluso una pareja de americanos que han aprovechado las vacaciones para ver todas las clásicas de primaveras. Sorprende la cultura ciclista que tienen, viniendo de donde vienen!

En las fotos podemos ver los adoquines irregulares que caracterizan Arenberg. Otro nombre que ya está escrito en la leyenda de nuestro deporte.

El anacronismo de Roubaix

Una imagen refleja tantas cosas… ¿Anacronismo decíamos? ¿Cómo se puede entender que en una carrera tan super-profesionalizada, donde hay tanto dinero en juego, nos encontremos un personaje así?

Una furgoneta o una moto vieja dejaron un rastro de aceite en el paves de Arenberg la noche anterior a la París-Roubaix. La solución no pasa por una sofisticada maquinaria capaz de limpiar la ruta y arreglar el desaguisado. La solución pasa por que uno de los “Amis de la Paris Roubaix” en una furgoneta, probablemente en peor estado que la que dejó el rastro de aceite, lance serraduras que sequen el aceite pocas horas antes del paso de los corredores. Todo muy antiguo, muy rural, muy…auténtico.

En la foto podemos observar al personaje que se encargaba de tan importante cometido. Importante porque de no ser por ese trabajo muchos ciclistas profesionales podrían haber caído, circulando a gran velocidad por ahí, exactamente por el “lomo de burro” del camino, por la espina dorsal de la carretera, por el centro.

Continuará…

Por Claudio Montefusco

 

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

Italia muestra con orgullo los territorios del Grand Départ del Tour

Publicado

en

Por

DT-Swiss 1024×14

Toscana, Emilia-Romagna y Piamonte, las 3 regiones del norte de Italia en la salida del Tour

2024 promete ser un año excepcional para el ciclismo en Italia y para quienes eligen este medio de transporte para descubrir el territorio. El país se prepara para acoger grandes acontecimientos e iniciativas dedicados al ciclismo, entre ellos, por primera vez en Italia, la salida del Tour de Francia.

El Tour de Francia tocará tres regiones del norte de Italia: empezará en Toscana, atravesará Emilia-Romaña y llegará a Piamonte, regiones que en los últimos años se han distinguido por la promoción del ciclismo y del cicloturismo, como medio de valorizar el territorio y sus recursos eno-gastronómicos y culturales.

En la Feria de Cicloturismo de Bolonia, del 5 al 7 de abril, Toscana, Emilia-Romaña y Piamonte estarán presentes para presentar sus propias propuestas de itinerarios cicloturistas, desde los más deportivos en busca de las grandes colinas de la historia del deporte, hasta las rutas adecuadas para quienes, en cambio, buscan naturaleza y cultura a un ritmo pausado y saboreando la oferta eno-gastronómica.

Kern Pharma

El Tour de Francia será el foco de atención que pondrá de relieve en un escenario internacional la belleza de territorios de Italia por descubrir en bicicleta.

Aquí algunas propuestas:

Toscana

El 29 de junio, el Tour de Francia parte de Florencia, ciudad del arte, la literatura y la arquitectura, así como cuna del Renacimiento y de la lengua italiana, estandarte de Italia, con una etapa de 205 km que finaliza en Rímini, recorriendo las pintorescas carreteras de los Apeninos tosco-emilianos, hasta llegar a las playas del mar Adriático. Una etapa que rinde homenaje a Gino Bartali.

La Toscana entusiasma a los aficionados al cicloturismo con quince ámbitos turísticos. Cada ámbito ofrece propuestas de viaje y eventos sobre dos ruedas, junto con innumerables rutas ciclistas del Atlas de Itinerarios. El Gran Départ del Tour en Florencia es una oportunidad ineludible para descubrir y pedalear de Florencia a Siena, el Gran Tour de Chianti, la Ciclovia Puccini, el Bike Trail Terre di Pisa o Le Vie di Dante en Mugello, por citar sólo algunos. La Ciclovía di Puccini, una de las rutas más originales de la región, une el valle del Serchio, tierra natal de la familia de Giacomo Puccini, con Versilia, donde creció, pasando por Lucca, donde nació. A lo largo del recorrido, se pueden escuchar las sinfonías del músico gracias a la señalización con código qr.

En Florencia, se puede visitar el museo Bartali en Ponte a Ema, donde nació el campeón.

+ INFO  

Emilia-Romaña

La segunda etapa del Tour en Italia, el 30 de junio, comienza en Cesenatico y termina en Bolonia: desde la estación balnearia donde vivió y descansa Marco Pantani, el Tour recorre hermosos tramos llanos antes de abordar algunas de las subidas más emblemáticas de la región.

Emilia-Romaña no es sólo tierra de grandes campeones ciclistas, es una tierra privilegiada para el ciclismo en todas sus formas. Con casi 9.000 km de rutas ciclistas, algunas de ellas permanentes, carriles bici y también pistas de grava, la región ofrece algo para todos los gustos: la Ciclovia del Sole (Ciclovía del Sol) entre Mirandola y Bolonia; la Food Valley Bike entre Parma y Busseto; las Ciclovie dei Parchi (Ciclovías de los Parques) dentro de los parques y reservas naturales de Emilia Romaña; la Via Romagna a través de ciudades de arte, pueblos históricos y la belleza natural de la Romaña.

+ INFO

Piamonte

De Emilia-Romaña al Piamonte, de Piacenza a Turín: el 1 de julio, la tercera etapa del Tour recorre las colinas tortonas en memoria del gran Fausto Coppi, atraviesa las Langhe, patrimonio de la UNESCO junto con Roero y Monferrato, cuna del vino y la trufa, y, por último, algunas de las carreteras ya transitadas por la Milán-Sanremo.
Al día siguiente, el 2 de julio, será de nuevo el Piamonte el escenario del Tour de Francia, con la salida de la 4ª etapa desde Pinerolo: los campeones pondrán rumbo a Francia con una etapa alpina, a través de las colinas de Sestriere, Monginevro, Galibier hasta la meta en Valloire.

Fue aquí, con la famosa Cuneo Pinerolo de 1949, donde se consagró definitivamente el mito de Fausto Coppi.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

El Piamonte es una de las regiones con algunas de las subidas más bellas del país que han hecho historia en el ciclismo, como las Tierras del Monviso, que unen Italia y Francia, pero no es sólo deporte. El propio Pinerolo, con sus más de 750 km de carriles bici que atraviesan llanuras, colinas y montañas, conectando con la Ruta Ciclista del Po, a lo largo del eje Moncalieri-Saluzzo, y con el eje de la Ruta Ciclista de Turín a través de la zona de Airasca-Stupinigi, es un destino excelente para excursiones en bicicleta aptas para toda la familia. Gracias también al proyecto Upslowtour de la Unione Montana del Pinerolese, a pocos kilómetros de Turín, se han trazado 15 itinerarios, de características técnicas diversas, para recorrer en bicicleta de montaña o e-bike.

El Piamonte también está atravesado por una red ciclista regional y algunas de las principales rutas cicloturísticas que permiten explorar la zona y descubrir su belleza natural, su cultura y sus tradiciones. Desde las colinas del bajo Piamonte hasta los arrozales de la zona de Vercelli o el Oasis de Zegna en la zona de Biella, pasando por las rutas entre Turín y Cuneo a lo largo del río Maira, existen itinerarios ideales también para quienes deseen organizar unas vacaciones en bicicleta y disfrutar de la rica gastronomía y vinos regionales.

+ INFO Pinerolo, Monviso y montaña

No solo destinos, sino también charlas y talleres

La edición 2024 de la Feria de Cicloturismo no sólo será el lugar donde encontrar inspiración para tu próximo viaje en bicicleta, en busca de las carreteras de los grandes campeones o de propuestas de turismo cultural y de naturaleza. La Feria será también el evento donde aprender a planificar, organizar y gestionar una excursión en bicicleta o un viaje de aventura junto a toda la familia.Durante dos días, el sábado 6 y el domingo 7 de abril, en la Feria de Cicloturismo habrá, de hecho, charlas, con presentaciones, relatos de viajes y tierras por descubrir, con mil ideas para imaginar y preparar la primera o la próxima experiencia de un viaje en bicicleta, y talleres prácticos sobre cómo montar la bicicleta, incluidos portaequipajes y bikepacking, o sobre ciclismo de emergencia.

«La Feria de Cicloturismo nace con el objetivo de responder a las preguntas de los más o menos experimentados con respecto a los viajes en bicicleta: desde la elección de la bicicleta, hasta el material que hay que llevar, pasando por la nutrición y la formación. Por ello, hemos habilitado dos escenarios: uno dedicado a talleres que podrán ofrecer respuestas a las preguntas del público, y otro para inspirar a la gente a elegir el destino de su próximo viaje«, ha declarado Pinar Pinzuti, directora de la Feria del Cicloturismo.

Fórum del Cicloturismo

El viernes 5 de abril tendrá lugar el Fórum de Cicloturismo, una jornada dedicada a los operadores que desean mejorar, establecer contactos y crear nuevos modelos de negocio. El evento incluye sesiones de formación, talleres, momentos de comparación de mejores prácticas y creación de redes para ofrecer a quienes operan en el sector una oportunidad de crecimiento y estudio. También se dará espacio al 4º informe ISNART sobre cicloturismo y a la formación para periodistas.

Para más información e inscripciones: https://www.fieradelcicloturismo.it/forum-del-cicloturismo

Dónde, cómo y cuándo

La Feria del Cicloturismo está organizada por Bikenomist, empresa especializada en la comunicación y promoción de las economías ciclistas, del viernes 5 al domingo 7 de abril de 2024, en el espacio DumBO de Bolonia. En su tercera edición, se confirma como punto de referencia para el sector del turismo activo nacional e internacional. Habrá espacio para talleres y relatos de experiencias de viaje con las Bikeitalia Talks, junto a una amplia zona expositiva para acoger las propuestas de destinos para vacaciones activas, tanto italianos como extranjeros, las propuestas de los fabricantes de bicicletas y accesorios, y ofrecer una experiencia de viaje completa.
La Feria del Cicloturismo se confirma, así como una importante oportunidad de encuentro y profesionalización para quienes ya trabajan en el sector de los viajes y el turismo activo, pero también para quienes quieren acercarse por primera vez a un prometedor segmento del mundo turístico.

Más de 80 destinos, operadores y productores de Italia y de todo el mundo han confirmado -entre ellos nuestros amigos de Gran Canaria– ya su participación en la próxima edición de la Feria de Cicloturismo, como España, Turquía, Eslovenia, Croacia, Bélgica, la Región de Sicilia, Véneto, Basilicata, Toscana, Apulia, Abruzo, Piamonte y Friuli-Venecia-Julia, así como muchos otros destinos que han puesto sus miras en el turismo activo. También están confirmadas marcas de bicicletas y servicios como Shimano, Canyon, Ducati, Gazelle, Bergamont, BRN, Repower y otras.

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

¿Es Jorgenson el nuevo Van Aert de Visma?

Publicado

en

Por

DT-Swiss 1024×14

La polivalencia de Jorgenson se acerca a ser sustituto del belga en el Visma del Tour

El salto de calidad que Matteo Jorgenson ha dado en el Visma es una de las noticias del año.

Capaz de ganarle la Paris-Niza a Evenepoel y Roglic, dos del «big 6» y estar delante en una grande de los adoquines como Het Nieuwsblad y Harelbeke, el americano es uno de los pocos corredores que veo un día pudiera aspirar a entrar entre los más grandes.

No lo está aún, como vimos en Harelbeke, donde se dedicó, como todo su equipo, incluido Van Aert, a apagar los fuegos que Mathieu Van der Poel se dedicó a encender por doquier.

Kern Pharma

Los amarillos tienen una piedra en el zapato de las clásicas con el neerlandés.

En todo caso, a nadie se le escapa que Jorgenson ha llegado para mejorar, y mucho, el bloque del Visma.

Con los nuevos planes para Wout Van Aert, pendiente del Giro y la Vuelta, sin el Tour en su calendario, alguien debe asumir parte del rol del belga sobretodo en el Tour de Francia.

Hablar de Van Aert en la mejor carrera del año es hacerlo de un ciclista omnipresente, en todos los charcos, en todos los cortes, un seguro de vida para el doble ganador de la carera, Vingegaard, y, para más inri, un rematador excepcional, con triunfos de etapa en todos los terrenos, desde el Ventoux a Campos Elíseos, pasando por las cronos.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Visma afrontó con éxito el pasado Tour sin Primoz Roglic, con las dudas que ello generó a priori, y ahora plantea la mejor carrera del mundo sin el bagaje de Wout Van Aert.

Sin embargo, al mismo tiempo crece, Matteo Jorgenson, quien además de conocer el Tour, es lo más parecido que tienen a Van Aert.

No creo que el americano llegara a la opulencia física que luce el belga en Francia, pero ojo a la cantidad de agujeros y momentos decisivos que puede decantar el ex del Movistar.

Lo hace todo bien, se mueve en todos los terrenos, siendo excelente para jornadas como la del sterrato y en la montaña, donde tendrá relevancia como su compatriota Sepp Kuss.

A Jonas Vingegaard le importa mucho el poder del equipo, en especial por esta escalada que existe entre Visma y UAE, de ahí que nos queden poquitas carreras para ver a Jorgenson antes de que compita en el Tour.

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

Gante-Wevelgem, no hay otra igual en Flandes

Publicado

en

Por

UAE TOUR JoanSeguidor
DT-Swiss 1024×14

Eso de que es «clásica para sprinters» no va con la Gante -Wevelgem

Eso viene a ser la Gante-Wevelgem…

“Sin Esperanza se encuentra lo inesperado” (Heráclito de Éfeso)

“Una y a casa… para terminar siendo una noche inolvidable”. (Miguel González)

Kern Pharma

Se dice de la carrera flamenca que es teóricamente “de sprinters” pero que arroja un ratio de ediciones entretenidas por década que ya lo quisiera algún Monumento.

En Flandes el ciclismo es una religión.

A esta región le seduce el ciclismo de contacto, de ataque, del si parpadean se lo pierden

Es por ello que tienen configurado un calendario en el que el cierre de la campaña de ciclocross precede a la apertura rutera de clásicas flamencas, en concreto con la actualmente denominada Omloop Het Nieuwsblad.

A partir de aquí viene una retahíla de pruebas de un día -en un radio de acción muy acotado- que culmina con la celebración de la prueba reina: De Ronde (Tour de Flandes).

La Vuelta a Flandes es su prueba estrella pero hay una clásica que exige a sus ganadores unas aptitudes no tan esenciales en sus primas hermanas, esa es Gante-Wevelgem.

Esta carrera es tan peculiar que verdaderas leyendas del adoquín como Museeuw y Cancellara nunca la pudieron conquistar

En ella el ganador tiene el imperativo de la destreza en el adoquín -lógicamente- pero primeramente ha de pasar el más que probable filtro de los abanicos.

Una vez superado el último muro (Kemmelberg) debe afrontar una hora de esfuerzo en asfalto en la que o bien tendrá que marcar a sus rivales -en grupo reducido- o en su defecto batirse con ellos al sprint.

Si bien el viento condicionó notablemente el desarrollo del Tour de Flandes en sus primeras ediciones con el paso del tiempo su esencia pasó a ser los muros, colocación, caídas y tácticas de equipo; por tanto Gante-Wevelgem actualmente tiene un extra que no tiene De Ronde: los abanicos.

Cuatro son los muros cinco estrellas de la Bélgica flamenca, los tres primeros han tenido y tienen peso en De Ronde: Oude Kwaremont, Koppenberg y Kapelmuur.

El cuarto es el Kemmelberg, sito en el Flandes occidental y “marginado” por su lejanía en el recorrido del Monumento.

En palabras de Andrei Tchmil su bajada -por entonces adoquinada- era el punto más peligroso del ciclismo profesional de ruta.

El propio corredor nacionalizado belga lo vivió en sus carnes con un accidente grave en 2002, aunque la caída se produjo en los Tres días de La Panne.

Paradójicamente este percance supuso alargar su carrera pro ya que al no poder disputar Flandes ni Roubaix quiso despedirse unos meses más tarde en la Vuelta a Bélgica; con victoria, cómo no.

Desde 2003 Gante-Wevelgem parte de Deinze -este año arranca en Ypres– y no de Gante, pero esta circunstancia no afectó en que se siguiese rodando en los kilómetros iniciales pegados a la costa.

Como sabréis, en ciclismo pedalear junto al mar implica que la probabilidad de abanicos sea elevada. Sin tabla en mano – los belgas no son como los estadounidenses de medirlo todo- nos atrevemos a asegurar que GW es la clásica con mayor número de abanicos formados en la historia moderna del ciclismo.

Es por ello que esa fase previa a tocar el primer muro tenga más importancia que el resto de subidas si exceptuamos el juez de esta carrera: Kemmelberg.

Otras subidas como Catsberg, Monteberg o Baneberg tienen su dureza pero han jugado más el papel de anticipación -o rotura de corte consolidado- que de verdadero filtro.

El último paso por el Kemmelberg es el que configura el vagón ganador, si quedas apeado de él las opciones de victoria son mínimas, salvo que se forme un pelotón muy numeroso respecto a los fugados y termine neutralizando a éstos.

Uno de los encantos de la carrera reside en que en su palmarés figuran grandes velocistas como Abdoujaparov – el año de su victoria no se subió el Kemmelberg-, Cipollini, Bontempi, Freire, Steels y por supuesto los sprinters totales como Freddy Maertens en la edición nevada del 75.

Pero a su vez tiene ganadores de otro perfil – el guerrillero con punch- como Van Avermaet o Paolini.

También tienen sitio los gregarios de lujo como Burghardt, Peeters o Eisel.

Ni que decir tiene que Van Looy y Merckx la “coleccionaron” por partida triple y que Hinault -el adoquín no fue santo de su devoción- ganó aquí su primera gran clásica en el 77, que a su vez es la edición con mayor kilometraje (277 kms).

En el ciclismo moderno -hasta la temporada 2010- esta clásica estuvo ubicada en el miércoles que enlaza Flandes con Roubaix.

Por ello siempre tuvo ese punto de precaución por miedo a comprometer la participación en La Pascale.

Pero como la cabra tira al monte la mayoría de clasicómanos cinco estrellas eran de la partida con esa colocación en el calendario clasicómano.

El bloque de cada equipo reclutado para Flandes y Roubaix tomaba la salida en GW y a lo sumo realizaban un par de cambios para incluir sprinters con poca capacidad de pedrusqueo.

A raíz de su nueva ubicación -previa al domingo anterior a Flandes- y que con la extinción de la Copa del Mundo pasó de ser HC a World Tour ha cogido más peso todavía.

Actualmente -ignorando claro este 2020 loco- viene precedida de un Harelbeke que se disputa 48 horas antes, dejando así un fin de semana (viernes-domingo) con doble menú y variado ya que son dos clásicas con distinto desarrollo.

Como sucede en la apertura belga: OHN y Kuurne-Bruselas-Kuurne.

El único pero reside en que su hueco del calendario -entre Flandes y Roubaix- lo ha ocupado Scheldeprijs (anteriormente post Roubaix) y dado el alto riesgo de caídas en Escalda (con casos de 4 montoneras gordas en 7 ediciones) los capos pedrusqueros se borran o salen a soltar piernas y retirarse.

Mirar la tabla wikipédica para formarse una idea general de los desarrollos de GW en base a los pódiums de cada edición no conduce a nada.

Al margen que los guiones pueden variar radicalmente: desde ediciones bluff como la de 2014 -Zanatta tras el último Kemmelberg susurrando “tranquilo Peter”- y con sólo un año de margen encontrarte con la versión apocalíptica de 2015 en la que el viento nos deparó escenas del inicio de Mary Poppins, cambiando empotramientos en casas por corredores que terminaron en acequias.

Las condiciones meteorológicas son tan caprichosas en esta carrera que se ha llegado a ver en su edición del 89 a Sean Kelly totalmente de largo de la chupa de agua que se comieron los ciclistas.

El corredor irlandés ni en nochevieja se duchaba con agua caliente.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

En 2013 las temperaturas fueron gélidas y presenciamos el primer gran triunfo clasicómano de Sagan

El ciclista eslovaco es el mejor corredor de la historia aquí, al margen de sus tres victorias tiene tres podiums más y en la edición de 2011 fue el más fuerte en el último Kemmelberg -auspiciado por una avería de Gilbert en la base-.

Se quedó a sólo un kilómetro de que cuajase su fuga de cuatro junto a Chavanel, Stannard y su compañero Body.

También hemos vivido en esta clásica momentos rocambolescos como el del año 85.

Vanderaerden venía de ganar en Flandes y a los tres días quiso regalarle la victoria a su compañero Phil Anderson, Panasonic tenía asegurado el 1-2 pero el belga no pudo frenar lo suficiente y entró igualmente el primero. Un Anderson que se sintió marginado y se dio el piro a TVM en busca de plenos galones. Por cierto, el gran Ángel Arroyo -sin pelos en la lengua para variar- lo calificó algo así como un hype vueltómano… y acertó de pleno.

La edición del 88 cambió de fechas y se colocó al final de la campaña primaveral, después de Lieja.

Hecho poco significativo a priori pero ese año la Decana vivió un bochorno con rotondas sin señalizar, coches mal aparcados, múltiples caídas y montoneras que propiciaron que en Gante viésemos con vendajes a la mayoría de integrantes del pelotón.

Una carrera muy entretenida en la que Kelly derrotó al sprint a Gianni Bugno.

Una de las contadísimas clásicas con resolución en grupo reducido que el italiano palmó.

Los 90 se abrieron con el mentado triunfo de Abdou en el 91 -bandazo marca de la casa incluido- y al año siguiente subió la puja agarrando del sillín a Cipollini con lo que fue descalificado.

Cipo logró así su primer entorchado, no tardaría en revalidarlo ya que en el 93 -el único año que formó sociedad con Museeuw- se impuso con facilidad al sprint, como el 95% de las veces que arrancó con la pole.

La edición del 94 fue delicatessen

Museeuw y Ballerini llegaron picadísimos de Flandes y se liaron a guantazo limpio en los dos pasos por el Kemmelberg.

Finalmente Franco se jugó la carrera al sprint con Wilfried Peeters y el italiano volvió a perder una clásica en la Photo Finish. En el recorrido afrontaron la subida a Schomminkelberg, una especie de Kwaremont asfaltado.

En 1998 el “elegido” por Mapei era Nico Mattan, se quedó junto a su compi Vandenbroucke para jugarse la carrera contra Michaelsen.

Pero el danés cerró los cortes de Nico y ante la primera réplica de Franky nada pudo hacer y VDB se anotó el triunfo.

Al final en estas carreras el factor lotería está siempre presente, el bueno de Frank vivió la otra cara de la moneda en De Ronde 99.

Un Mattan que tendría su recompensa en 2005 en lo que fue un bochorno absoluto por los rebufos de vehículos que pudo aprovechar el belga en el kilómetro final, privando así a nuestro Flecha de una más que merecida victoria.

Gante-Wevelgem 2001: la victoria del mejor Hincapie clasicómano

George a los cuatro días perdería Roubaix por infortunio y la tremenda superioridad numérica de Domo.

Un año más tarde tenemos otra prestación hit de otro corredor, en este caso Cipollini.

Mario superó un filtro grande del Kemmelberg y logró conectar en solitario con un corte de cuatro formado kms más tarde para batirlos al sprint. Un Cipo que no dejaría de ser noticia porque en 2003 en su afán por enganchar -tras ceder 10 segundos en el Kemmelberg- se fue al suelo.

Desesperado y con el hueco in crescendo se puso a rebufar, el jurado le dio un toque y acabó lanzándole un bidón al motorista.

Edición que fue un verdadero hype de Boonen con un sprint lamentable -caída post meta incluida-.

No pudiendo materializar la superioridad de Quick y la gran labor de desgaste de Knaven.

Ese año Andreas Klier se llevó el gato al agua, encuadrado en un Telekom en el que había más clasicómanos top -sobre todo el infravalorado Wesemann- al margen del acaparador Zabel.

Un pletórico Freire en 2007 pagó el peaje de la inferioridad numérica ante Telekom y “sólo” pudo ser tercero.

Pero en la temporada siguiente logró la victoria, convirtiéndose así en el primer corredor español en levantar los brazos en esta carrera.

Pero el que de verdad pagó peaje en 2007 fue Jimmy Casper con una caída -aterrizando literalmente con la cara- que provocó que la bajada por la vertiente adoquinada fuese sustituida por la asfalda.

2011 nos dejó la victoria “maquilladora” de un Boonen en annus horribilis -se llegó al sprint de chiripa y Tom no dio palo al agua escudado en el corte de Chavanel-.

Situación opuesta a la de 2012 ya que Tommeke se llevó de una tacada Flandes, Roubaix, E3 y Gante, dejándose por el camino únicamente su gafe Het Nieuwsblad, única clásica de adoquines que no tiene en su palmarés y por la que su equipo firmó un ridículo espantoso en lo táctico en 2015.

Gante-Wevelgem 2016, una edición super estresante

Sagan y Cancellara además de buscar el vagón ganador (ellos dos, Vanmarcke y un Kuznetsov que se había anticipado) se picaron por ser el primer arriba.

Triunfo moral para Peter en la cima y a su vez se impuso en el sprint final.

De este modo pudo estrenar su casillero de victorias con su primer arcoíris.

Por desgracia en esta edición se produjo la muerte de Demoitié al ser arrollado por una moto de la organización.

En 2017 se decide meter tramos de tierra, afortunadamente no varía la esencia de la carrera -seleccionan pero los sprinters siguen teniendo opciones- y aquí el ganador fue Van Avermaet (año sideral el suyo) aprovechándose de un Sagan que absurdamente le aplicó teoría de juegos a Terpstra: no me importa quedarme sin victoria si me aseguro que tú no ganes.

Unos Sagan que fueron noticia por partida doble ya que Juraj realizó un carrerón, no sólo por su puestazo final sino porque realmente fue de los 30-40 más fuertes.

De esta manera se desprendió de su etiqueta de corredor hermanísimo mascota.

Sagan -Peter- en 2018 dejó llorando a Viviani en lo que calificó como victoria más fácil de su triplete y el año pasado tuvimos edición raruna con un abanico previo al Kemmelberg que -contra todo pronóstico- no prosperó. Van Aert nos regaló un KOM sideral en el Kemmel y Kristoff volvió a su fase comeniños en los sprints clasicómanos obteniendo así un nuevo triunfo en clásica belga.

Este año sólo el noruego y Degenkolb pueden repetir victoria debido a las ausencias del resto ganadores en activo. Por las restricciones el recorrido se ha modificado ligeramente, destaca el paso extra por el Kemmelberg, pero la esencia de la carrera no debe alterarse.

Por Miguel González

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

DESTACADO: PARIS ROUBAIX 2024

Ciclismo2 días atrás

Entre Flandes y Roubaix, la gente prefiere la segunda

El factor sorpresa de Roubaix pesa sobre la dureza sobrevenida de Flandes Entre papá y mamá, entre Flandes y Roubaix,...

Ciclistas5 días atrás

Joshua Tarling se pasó de pantalla

La imagen de Joshua Tarling agarrado al coche de equipo le va a acompañar siempre De Joshua Tarling tenemos una...

Mathieu Van der Poel6 días atrás

Van der Poel o hacer que Roubaix parezca fácil

El control de Van der Poel en Roubaix es tan brutal como el de Flandes Lo mismo que hace una...

Ciclismo antiguo1 semana atrás

Francesco Moser, “signore Roubaix”

En la leyenda de Moser, Roubaix es un lugar esencial La historia es caprichosa, como muchas veces hemos dicho, y...

Ciclismo antiguo1 semana atrás

La París-Roubaix siempre fue así

En la París-Roubaix nadie toca el recorrido, ni el kilometraje El Domingo, la Pascale, la París-Roubaix, la llamada reina de...

Ciclismo de carretera1 semana atrás

Un viaje al bar de Roubaix

El viaje a Roubaix es al mismo tiempo un viaje al pasado, a los orígenes del ciclismo Hace 10 años,...

Ciclismo antiguo1 semana atrás

Viaje a los orígenes de la París-Roubaix

El textil tuvo mucho que ver en los orígenes de la cotizadísima París-Roubaix Nadie puede dudar de que la París-Roubaix...

Ciclismo1 semana atrás

Johan Bruyneel, Raúl Alcalá y ¿Flandes o Roubaix?

Actualidad y viaje nostálgico con Johan Bruyneel y Raúl Alcalá Ya nos permitiréis decirlo, pero episodio de culto con Johan...

Lo + leído

Copyright © 2017 Página propiedad de JoanSeguidor. www.joanseguidor.com y www.elvelodromo.com son propiedad Joanseguidor. Agencia especializada en contenido deportivo, Ciclismo de carretera, BTT Mountain Bike, Gravel o ciclocross y el mundo relacionado con la bicicleta.