Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Portada

#Profiles2020 Tom Dumoulin en la casilla de salida

Publicado

en

Giro Dumoulin JoanSeguidor
Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Esperemos que este veinte veinte maldito nos traiga el Tom Dumoulin del Giro de 2017 o del Tour del año siguiente

La última vez que Tom Dumoulin pisó el Tour de Francia fue para recoger su premio de segundo clasificado al podio de los Campos Elíseos, el Arco del Triunfo ahí al fondo, entre Geraint y Froome.

Desde entonces Tom Dumoulin no ha sido ciclista, no en la medida de su caché y posibilidades.

Ganador de un Giro, corredor de un talento innegable, no ha tenido viento de cola nunca más…

 

Ahora, en la remozada campaña de verano-otoño que resumirá lo sustancial del año ciclista 2020, Tom Dumoulin ya no tendrá tantas miradas sobre su nuca.

Está claro que tiene galones, pero salir de la foto tanto tiempo te quita, al mismo tiempo, de la mente del aficionado y por ende de las quinielas.

El neerlandés no se pone un dorsal desde el pasado Dauphiné, una eternidad, acuciada por el parón sobrevino en marzo.

Saber qué será de su suerte y progresión es una de las grandes incógnitas de la campaña en ciernes, pues quedarse tanto tiempo en el dique seco genera más dudas que certezas y abre muchas ventanas, más cuando pertenece a un equipo que se ha abonado a la «atractiva» fórmula del tridente.

 

¿Quién trabajará para quién en el Jumbo Visma?

Y eso ya no es cuestión de nacionalidades, que Dumoulin sea el primer neerlandés en ganar una grande desde Zoetemelk, que corra en un equipo de casa, no le hace más favorito que nadie en el liderazgo del equipo amarillo y negro.

Estos equipos entienden de la bandera hasta cierto punto, cuando tienen algo grande para ganar, quieren ganar y punto, les es indiferente quién va en el lote o quién les capitanea.

Sobre el papel Tom Dumoulin vuelve a la casilla de salida, lo que ha hecho estas tres últimas temporadas se refleja en la nómina, pero no creo que se prolongue al estatus de salida.

Aunque el grandullón sea una de nuestras admitidas debilidades, Primoz Roglic parte con ventaja en la carrera interna por capitanear la estructura que se ha armado para combatir los Ineos.

[elementor-template id=»36790″]

 

Y no es una percepción, es un hecho que consideramos objetivamente plausible, que Tom Dumoulin lidere el Jumbo Visma es una cuestión que tendrá que trabajar desde abajo y en un entorno poco sencillo, pues ya sabemos cómo es el Tour y lo complicado que lo tienen los ciclistas de su perfil, casi sin cronos, con encerronas a diario, aquí Tom no se maneja mal, y subidas que le obligan a trazar eses.

Esperemos que este veinte veinte maldito nos traiga el Tom Doumulin del Giro de 2017 o del Tour del año siguiente, un corredor que no se amedrenta, que toma las riendas antes que nadie, que no espera a tercero y que se bate como gato panza arriba.

Luego si gana o no, ya se verá…

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

¿Cuántos Indurain vs Rominger hemos visto?

Publicado

en

Indurain Rominger JoanSeguidor
Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Si echamos cuentas sobre duelos directos entre Indurain y Rominger no recordamos tantos

En estos tiempos en los que estamos viendo un Van der Poel vs Van Aert cada poco, incluso en meses de invierno, echamos cuentas sobre otros grandes duelos y no hemos tenido la misma suerte con otros pulsos míticos tipo Cancellara vs Boonen o Indurain vs Rominger…

Recuerdo los días duros de confinamiento el año pasado, cuando Teledeporte nos rescató dos piezas que explican el punto de inflexión de Tony Rominger y su acceso a la primera línea de rivales históricos de Miguel Indurain.

Si en el Galibier puso su pica en el Tour, cabe decir que en la jornada de los Lagos de Covadonga el suizo alcanzó la convicción que la Vuelta del 92 estaba a su alcance.

Tras el estreno de Luz Ardiden en la Vuelta, durante aquella jornada de primavera hostil, en la cima astur Rominger tuvo la certeza que el pequeño murciano, Jesús Montoya, era asequible.

Entre ambas etapas pasaron 14 meses, más o menos, y entre, las dos Rominger se erigió como el rival directo de Indurain, incluso más peligroso de lo que Chiapucci y Bugno habrían soñado jamás serlo.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



 

Sin embargo, visto hoy, lamentamos que estos dos gigantes no nos dieran la cantidad de duelos que muchos habríamos querido.

No, al menos, en la cantidad que imaginábamos, pues si quitamos ese Tour del 93, las coincidencias de los dos astros y en plenitud de condiciones no fueron tantas.

Y lo lamentamos, viéndoles destrozar el Tour mano a mano en el Galibier, sin olvidad que los dos sumaron once grandes vueltas en cinco años, una barbaridad de dominio al que sólo se escaparon talentos como Chioccioli, Mauri, Berzin y Jalabert.

Si hiciéramos una pinza entre el primer y último Tour de Indurain, la lista sólo tendría un nombre extraño: Eugeny Berzin, ganador del Giro 94 

En medio, dominio total de ambos.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



 

Pero ¿cuántos Indurain vs Rominger vimos?

Pues el Tour de 1993 y poco más.

Esa carrera pudo haber estado más igualada de no haber mediado el desastroso inicio del suizo, que llegó muy perjudicado a la gran montaña.

Hizo falta aquel prodigio hacia el Galibier entre ambos, para que Rominger entrara en aquella carrera que se le había cruzado.

Una subida en la que los dos talentos fueron en paralelo, sacando un mundo al resto, aguantaron Hampsten, Mejía, qué clase tenía, y ese polaco de la goma, Jaskula.

Fuera de esos días, poco más dio esta rivalidad.

Review DT Swiss 1400 DICUIT

Rominger no volvió a ser rival de Indurain en el Tour.

En los años sucesivos llegaría al Tour con Vuelta, la tercera y la mejor de largo, y Giro en el zurrón, pero quizá pasado de forma.

Otra cosa fue ese particular pulso por la hora que mantuvieron en otoño de 1994, en el que el suizo voló por muy delante.

Y es que la historia, caprichosa ella, muchas veces nos pone y nos quita los grandes del mapa, con azar e improvisación, dejándonos con las ganas de lo que pudo ser y no fue.

Foto: Parlamento Ciclista

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Esta sería mi Copa del Mundo de ciclismo

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Una Copa del Mundo de quince pruebas con final sorpresa para el ciclismo más clásico

Pues sí, yo extraño la Copa del Mundo, especialmente estos días de Lombardía y Tours, ese ranking de clásicas que empezaba en la Milán-San Remo y acababa en Lombardía, cuando no en el Gran Premio de las Naciones o una contrarreloj por equipos, recuerdo que una en Eindhoven con el nombre de Gran Premio Liberación.

Aquel ranking de siete meses largos distinguía al primero con un maillot que llevaron referentes del tipo de Paolo Bettini, Michele Bartoli, Johan Museeuw, Olaf Ludwig, Sean Kelly, Maurizio Fondriest o Gianni Bugno.

Casi nada, pronunciar su nombre es la «flor y nata» de las clásicas durante los ochenta, noventa y bien entrado el nuevo milenio.

Copa del Mundo ciclismo JoanSeguidor

De esos años guardamos un cariñoso recuerdo y aquella prenda no pervivió más allá de 2004 con el grillo portándolo hasta el final.

Si ahora nos dijeran de configurar una Copa del Mundo nuestra apuesta iría a por quince carreras, repartidas un poco como las etapas de las grandes: cinco para adoquines, esencia clásica donde las haya, seis «wallonées», es decir para vueltómanos, tres de velocidad o veloces y una sorpresa contra el reloj.

Una Copa del Mundo que se jugaría en el periodo fértil de clásicas, es decir la primavera, salvo las excepciones de verano con San Sebastián y otoño como Quebec, Tours y Lombardía, junto a la recuperación de una crono.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Hete aquí nuestra humilde apuesta y el porqué…

Arrancaríamos con la Het Nieuwsblad, la apertura belga, final de siempre de De Ronde y por ende inicio de la campaña de clásicas a nivel mundial.

Strade Bianche: símbolo del nuevo ciclismo, carrera que ha crecido una barbaridad en tiempo récord, siendo un referente que excede a veces el mismo ciclismo.

Con la Milán-San Remo: huelgan las palabras, 300 kilómetros donde se cincelan las grandes leyendas y ciclistas veloces.

Gante-Wevelgem: lo vemos cada año, la clásica flamenca más original y alejada del prototipo, donde el adoquín influye tanto como otras vicisitudes.

El Tour de Flandes es la fiesta nacional de Flandes, el día que se para al mundo en este rincón del mundo.

La Epic Gran Canaria, en versión otoñal

París-Roubaix es la clásica con mayúsculas.

Entraríamos en la Amstel Gold Race abriendo el mal llamado tríptico de las Ardenas, que seguirían Flecha Valona y Lieja-Bastogne-Lieja, mucho mejor en su versión de meta en el corazón de la ciudad.

Mayo sería el momento de la clásica alemana, Frankfurt, en un ciclismo alemán que poco a poco recupera brillos del pasado tras caer en el ostracismo más oscuro.

La vuelta de la competición tras Giro y Tour sería como en los buenos tiempos, en San Sebastián, la clásica de este lado de los Pirineos, que aunque haya desdibujado su esencia con el Murgil Tontorra, es una buena opción para los clasicómanos completos.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



El cierre sería otoñal, Quebec o Montreal, una de las dos, ambas espectaculares, junto a Lombardía y Tours, que son carreras centenarias y muy diferentes entre ellas, la primera preñada de dureza en un escenario de magia como el Lago di Como -no Bérgamo- y la otra con su renovado brío en los caminos de viñas, que rompen totalmente con el guión de una de las carreras más antiguas del mundo que ofrece un espectáculo y unas persecuciones interesantes.

Y para el cierre la recuperación del Gran Premio de las Naciones, haciendo dupla con el mundial como reducto recuperado para los croners.

No en vano sería devolver a la vida una carrera que nació en 1932 y aguantó a duras penas hasta 2004, contándose entre sus ganadores buena parte de los mejores especialistas, destacando Jacques Anquetil.

Eso lo dice todo.

Esta sería nuestra Copa del Mundo, dejando en la cuneta muy buenas carreras, sobre todo adoquinadas, pero pensada para volver a esos años de Kelly, Bugno, Bartoli y Bettini, en los que una prenda más movía la pasión del buen aficionado.

Imagen: @gzlz11

 

 

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Las primeras Vueltas en los Lagos de Covadonga

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

En los Lagos de Covadonga el ciclismo se vestía de gala

Aseguraban desde la moto, Emilio Tamargo en concreto, aquella tarde de abril de 1985, que algunos colombianos ponían una corona de 22 para subir a los Lagos de Covadonga.

Era el tramo más duro de aquella etapa con final en los Lagos, en la Vuelta del 85.

Robert Millar, de quien bromeaba Angel María De Pablos, con música de fondo, que iba bien «especialmente por el whisky», hizo un derroche en aquella subida que llevaba primero a Ercina, luego a Enol.

Millar, que con el tiempo sería Philippa York, apuraba aquellas rampas imposibles de Covadonga, imposibles para la época.

Un 15% entonces era el 22% de ahora.

Aquella subida a los Lagos de Covadonga era silvestre, salvaje, con los primeros hervores de la primavera, un sol que no siempre fue tan generoso hacia la cima la asturiana, y de lana y acero.

La gente del ciclismo somos curiosos: vemos hoy aquella subida, hace ya 35 años a los Lagos, y decimos aquello sí que era ciclismo.

Con una pléyade de nombres, Álvaro Pino, Raimund Dietzen, Fabio Parra, Peio Ruiz Cabestany, Perico Delgado, Pedro Muñoz… que eran mitos en vida, adorados en las llegadas y salidas de media España, aquel ciclismo posiblemente sería peor que el actual, pero sí que estaba más interiorizado entre la gente,

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Bahamontes se lamentaba que hubieran tantos juntos, tan cerca de meta, él tan racial, tan de romperlo todo cuando se terciaba.

«Hay que hacer hueco en las rampas duras» repetía Bahamontes, con Jesús Álvarez desde el estudio.

Y sí, vemos aquellas imágenes y nos entra nostalgia, esa carretera que dudo no tuviera boñigas de vaca entre los socavones del frío y el invierno, esos maillots, esas retransmisiones sin conocer el recorrido, como las actuales, en las que el periodista de meta, Alberto Barcia se picaba por que había compañeros muy agresivos para conseguir las palabras del ganador.

Pero ya entonces recuerdo, lo mucho que nos gustaría saber sobre los ciclistas, su vida menos pública, sus entrenamientos, los lugares por donde competían, tener 24 horas de ciclismo, como puede suceder hoy en día.

Entonces queríamos lo de hoy, hoy queremos lo de entonces, somos así, inconformistas, nunca es suficiente, y si nos permitís viajaremos a la primera vez que los Lagos de Covadonga iluminaron la televisión y la historia de la Vuelta.

Rocacorba – 1024×300

Recuerdo perfectamente aquel día de primavera del año 1983.

Por primera vez la Vuelta se retransmitía en directo por TVE.

La expectación era enorme.

Nadie conocía aquella subida que iban a afrontar los corredores.

Decían que era muy dura.

Y muy bella.

No decepcionó a nadie.

Aquella tarde pegado a la pantalla de televisión asistí al nacimiento de una estrella en la montaña asturiana de los Picos de Europa: los Lagos de Covadonga, y también por extensión al ganador de aquella épica jornada: Marino Lejarreta, que dio toda una exhibición en sus espectaculares rampas batiendo en los porcentajes más duros al mismísimo Hinault.

Desde entonces la leyenda de los Lagos creció a pasos agigantados y ganar en su cima daba prestigio y se convirtió en toda una hazaña para todos los que alzaban sus brazos junto al lago Ercina.

Por recordar algunos pocos, y épicos nombres, me vienen a la memoria ciclistas como Perico, Millar, Lucho o Pino. Vencer allí arriba, a 1070 metros de altitud, no era fácil en los años 80 que tenían que mover desarrollos mucho más duros que los de hoy en día para superar muros como la Huesera o el Mirador de la Reina que por aquel entonces, muy lejos aún de los descubrimientos de Mortirolo, Angliru o Zoncolan, eran paradigmas de dureza extrema ya que no se conocían los exagerados porcentajes que actualmente sufren los corredores.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



Ascender los Lagos en aquella época era el sueño dorado de muchos iniciados al cicloturismo que, como yo, veíamos en fotos las imágenes de aquella espectacular ascensión. En mi caso fue una que debí ver en alguna de las muchas revistas que tenía por ahí amontonadas.

En la imagen tres cicloturistas, de espaldas y sobre las monturas de sus bicis, contemplando el hermoso lago de Enol.

El de en medio apoyado en sus dos compañeros, manteniendo el equilibrio.

No se les veían las caras, pero era fácil imaginarlas.

Una estampa preciosa.

Esta fue mi primera visión onírico-cicloturista que resumía a la perfección los valores que buscaba en este deporte: amistad, satisfacción, naturaleza y esfuerzo, el que suponía llegar en bici hasta la orilla de los lagos, y me dije: “yo quiero estar ahí”.

No tardé en cumplir aquel deseo junto a otros tres amigos y recuerdo, una vez superadas sus cuestas más duras, descender un corto pero duro repecho que nos mostraba, allá abajo a la derecha, en medio del verde asturiano, el anhelado lago.

¡Ya me encontraba allí! Pero para coronar la mítica montaña teníamos que llegar hasta arriba.

No pudimos ver bien el lago de la Ercina ya que una espesa niebla nos lo impedía.

Dimos media vuelta y la foto de rigor nos la hicimos donde años antes soñaba con estar.

Un paraje venerado por muchos asturianos que año tras año han puesto el nombre de Enol a sus hijos.

Por Jordi Escrihuela

Imagen tomada de www.eyeonspain.com

 

Continuar Leyendo

Opinión ciclista

Andorra ciclista: ¿Por qué me gusta?

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Varios motivos para pensar que Andorra sí es un paraíso ciclista

A raíz de la controversia que hemos leído sobre Andorra hace unas semanas, los ciclistas allí instalados y los motivos que han puesto ese pequeño país encajado en montañas en el cogollo de todo tipo de discusiones, Jaume Rué, afincado en Cambrils (Tarragona) y propietario de Cycling Costa Daurada, nos ha querido dar unas pistas de porqué él sí está enamorado de la Andorra ciclista.

Para un ciclista Andorra es un sitio muy interesante y me voy a explicar

De entrada hay un elemento sentimental.

En la universidad de Lleida mi mujer y yo conocimos a una pareja (de esto ya hace 25 años) que se establecieron en Andorra y residen ahí desde entonces.

Nos une una gran amistad y además tienen hijos de la misma edad que los nuestros, por lo que solemos subir allí, ellos vienen a nuestra casa también, pasamos unos días de vacaciones en verano y fin de año juntos, salvo este año debido a la pandemia.

Para un ciclista Andorra es un paraíso de alta montaña.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Poder encadenar puertos de primera o HC de forma circular y consecutiva me encanta.

Es muy bonito cómo cambia el paisaje, a medida que vas subiendo, dejando atrás la «civilización» y llegar a las cimas en un entorno natural espectacular.

El Coll de Cabús para mi es el más bonito.

Luego está el aspecto de marketing y lo mucho que Andorra ha jugado a favor del ciclista.

El cómo desde las instituciones, Gobierno Andorrano y Andorra Turisme, han apostado fuerte y han sido valientes invirtiendo mucho dinero para promocionar el país como destino cicloturista.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



Ahí vemos la señalización de puertos, los nuevos circuitos y carreteras (Beixalís, por ejemplo), la llegada de etapas de la Vuelta y el Tour, ayudas a hoteles para adaptar necesidades de los ciclistas… todo eso suma.

Luego está el ambiente de ciclismo que hay.

Podemos pensar que los meses más fríos influyen, pero es que ahora ese ambiente se respira prácticamente todo el año.

Siempre hay ciclistas, raro es no encontrarte con grupetas y gente entrenando, algo impensable hace diez años.

Se huele el ciclismo profesional

En la cima de los puertos están señalizadas las ediciones que han pasado Vuelta o Tour por ahí, las pintadas de nombres de ciclistas en el asfalto… y cómo no, el cruzarte con grupetas de pros entrenando.

Me he cruzado alguna vez a Egan Bernal, Dan Martin, Marc Soler, los hermanos Yates…y muchos otros muchos que no he reconocido.

En septiembre, vimos a ocho del Education First subiendo Beixalís.

Si tenemos que recomendar una marcha, sin duda la Volta als Ports d’Andorra, lejos del postureo y masificación de otras

Es una marcha cicloturista con final en la Coma d’Arcalís, un sitio que me encanta, tras haber participado en numerosas ocasiones.

“L’adoquí”, caja de productos y experiencias para los amantes de la bicicleta

Me gusta todo los circuitos, la ubicación de la salida en La Massana, la organización y el ambiente, que es una fiesta.

Claro que hay cosas que no me agradan tanto, las colas para entrar y salir del país, es una carretera y se arman buenos colapsos, como en los centros comerciales y algunas actuaciones tipo Naturlandia en medio de la naturaleza.

Pero en mi balanza puedo decir que Andorra es un sitio perfecto para el disfrute del ciclista

Imagen Jordi Santacana

Continuar Leyendo

TWITTER

Sobre el potenciómetro 3 preguntas...
¿Lo necesitamos realmente?
¿El ciclista medio puede salir sin él?
¿Una vez lo compramos tenemos la disciplina de descargar y analizar pacientemente?

https://joanseguidor.com/podcast-potenciometro-ciclismo/

#PodcastJS

Escapado en el Ventoux - Ganador en la contrarreloj - El más rápido en Campos Elíseos

¿Alguien da más que Wout Van Aert?

https://joanseguidor.com/etapas-van-aert-tour/

3

Qué triste que el Tour haya marginado las etapas largas, sin ellas perdemos incertidumbre y factor sorpresa en el desenlace.
El ciclismo siempre ha sido un deporte de fondo y esa etiqueta ha quedado en la historia

https://joanseguidor.com/tour-2022-etapas-cortas/

Richard Carapaz me parece el ciclista más proporcionado del pelotón, con físico notable, aunque no súper, pero con una mentalidad y ganas de destacar fuera de norma.

Sólo hay que mirar su palmarés para ver lo lejos que está llegando...

https://joanseguidor.com/richard-carapaz-ciclista-balance-2021/

Vamos con el maillot Breakway by @shimanoes, una prenda que se vende de verano pero que sienta bien estos días de entretiempo, más frescos y húmedos

https://joanseguidor.com/maillot-breakaway-by-shimano-una-pieza-atemporal/

Load More...

Lo + leído