Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Portada

Primoz Roglic sí que está para ganar la Vuelta

Publicado

en

DT – 2022 post

Roglic no ha llegado a esta altura de la Vuelta para perderla

Dijimos ayer que no nos convencía Primoz Roglic para la Vuelta, obviamente nos equivocamos.

Llevados por el tute que arrastra, la decepción del Tour, aliñado por la baja de Dumoulin, que obviamente es importante… no creíamos en las mejores opciones para Primoz Roglic.

Todo ello añadido a que Richard Carapaz en Formigal nos pareció un gigante, que no está mal pertrechado, que llega, sobre el papel, más descansado que Roglic…

Pues no, Moncalvillo, la segunda subida más dura de esta Vuelta, dice, ha sido una prueba del algodón que pone al esloveno en órbita para su segunda Vuelta.

Ciclismo en el norte de Gran Canaria, un viaje al fin del mundo

No creo que el Roglic haya llegado a este punto para renunciar a la Vuelta a la que apunta nuevamente, ni que rompa sus principios y distancias para poner en aprietos a Carapaz.

El duelo Roglic-Carapaz de Moncalvillo es de antología, poesía ciclista en luz otoñal por una montaña confinada para todos, salvo para los ciclistas.

Ese mano a mano se verá estos días y sólo la crono de Ézaro lo puede romper y sólo a favor del esloveno, por eso Richard Carapaz tiene que sacar cartas nuevas en Asturias, no esperar al final y confiar que el tiempo enfríe lo suficiente para mojar la pólvora de su rival como en Formiga.

A diferencia del Giro 2019, esta vez Roglic ve venir al ecuatoriano.

 

¿Qué queda más?

A lo que hagan Carthy-Woods, le sigue Movistar, que corre con lo que tiene y esa es la realidad, por muy cruda que parezca.

Movistar hizo la aproximación en Moncalvillo, llevó la carrera a su conveniencia e hizo un trabajo que se le podría criticar, pero que ha sido valiente, como las actitudes de Valverde y Soler en etapas atrás que tanto alabamos.

Es obvio que Enric Mas no está al nivel de Roglic y Carapaz, pero es previsible que crezca en la tercera semana, cosa que vemos en cada grande que disputa, lo mismo que a Movistar le queda minar el camino hasta cara cumbre, hasta cada descenso, hasta queda meta.

Necesitan sus ocho corredores y en especial a Valverde y Soler para incordiar y buscar las debilidades que todos los equipos siempre tienen en la Vuelta.

Por que aquí vienen en forma, pero no en la mejor, como en el Tour y eso al final lo agradece el espectador.

Imagen: FB La Vuelta

-escrito el 27 de octubre-

Las sensaciones de Roglic en la Vuelta no parecen las mejores

La Vuelta 2020 sigue su trazado por el norte con el doble paso por un mítico de los setenta, como Orduña, y sin Roglic vestido de rojo.

Con las grandes disputándose en otoño, una prenda de vestir ha ganado protagonismo: el chubasquero.

Si en la coronilla del Stelvio, Jai Hindley nos enfiló el nudo de la corbata con sus problemas para ponerse el chubasquero antes de la bajada, en el final de Formigal, esa nevera de dos grados y lloviendo, también se apreciaron los problemas de Primoz Roglic y su chubasquero, al punto que el esloveno ya no es el rojo de la Vuelta.

 

 

Lo cierto es que, incluso tras ganar en Arrate, la eterna espada de Damocles con la que convive Roglic -¿aguantará las tres semanas?-  nunca ha desaparecido del todo.

El Jumbo Visma viene con muy buen equipo a la Vuelta, pero es obvio que no caminan como en el Tour de Francia, mantener los estados de forma que lucían Dumoulin, Kuss, Gesink y Bennett en Francia no es sencillo, ni siquiera en esta complicada campaña, donde todo está tan comprimido y por tanto resulta intenso.

Pero es que creo que Roglic tampoco es el del Tour, no me parece el corredor que dominó casi las tres semanas, a excepción de la crono final.

Ganó en Arrate, como decimos y vistió el rojo cinco días, pero al esloveno la Vuelta se le puede hacer larga.

Poca broma por que entre que arrancó el nuevo ciclo y las etapas finales de la Vuelta, ya en noviembre, habrán pasado casi tres meses en los que Roglic ha estado delante.

El año pasado, tras el Giro, Roglic desapareció entre junio y agosto para preparar y ganar la Vuelta sin fisuras, aunque con sustos, desde la caída en el aguacero de Andorra, a las jornadas de abanicos y la caída camino de Toledo en la que Movistar armó aquel zafarrancho.

[elementor-template id=»36790″]

 

La presión que lleva Roglic, el cansancio, incluso la gestión del varapalo del Tour, no es sencillo mantener el tono, más cuando la carrera se corre de forma casi clandestina, esto a algunos corredores les afecta, y con un tiempo de perros, como corresponde para los Santos.

La cabeza juega un papel determinante.

La sensación de que Richard Carapaz va a ir a más, de que Enric Mas debería seguir por esa senda, más la cantidad de buenos corredores que están por ahí metidos sin que el control que se ejerció en el Tour se plasme en la Vuelta, creo que son muchas incertidumbres en la mente de un corredor que, y nos repetimos en ello, nos parece admirable solo por concurrir con el dorsal uno en la espalda y disputar la carrera.

Sin embargo, las sensaciones de solidez en las que se suele mover Roglic, cuando ganó la Vuelta el año pasado o dominó parte del Giro de 2019 o del Tour de 2020, no me parecen las mismas que las que transmite este año.

Al esloveno, también le pasan factura las palizas que lleva en el cuerpo y en la carrera que nos ocupa, hay una diaria.

Imagen: FB La Vuelta

 

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

El quinto fue el mejor de los 5 Tours de Indurain

Publicado

en

DT – 2022 post

No pudo haber mejor culminación a los 5 Tours de Indurain

En nuestro frecuente viaje al pasado que nos regaló Miguel Indurain con sus 5 Tours, queríamos acordarnos, ahora que ha transcurrido más de un cuarto de siglo, del que consideramos su mejor triunfo en Francia.

Y lo situamos en el último de la lista, el quinto, para nosotros sin lugar a dudas una obra de arte de abajo arriba.

Un  ejercicio de control y dominio, sublimado por quinta vez consecutiva, el más difícil todavía, pues no sólo seguía siendo mantenerse, también implicaba mejorar lo visto hasta entonces.

Ese año Miguel Indurain volvió al Tour con el dorsal uno, pero sin el Giro en las piernas, pero con la certeza de que entre Francia y el mundial en Colombia iba a estar el cogollo de la campaña.

Dicho y hecho.

Shimano Sep 2022 – Post

Cualquier momento decisivo de ese Tour fue terreno abonado a Miguel

Si tenemos que ponernos pejigueros, posiblemente sólo falló una cosa a la que nos acostumbró, no hubo tarde de escabechina contra el reloj,  como sí que nos había ofrecido en Luxemburgo, Lac de Madine y Bergerac, la mejor de estas tres la dejamos a gusto del consumidor, para nosotros algo como lo de Luxemburgo fue único e irrepetible.

De hecho Indurain no ganó por aplastamiento la primera crono larga, en las Ardenas, nada menos que saliendo de Huy en un ejercicio que pareció de contención, pues mantuvo y mantuvo, en especial a Bjarne Riis, hasta ganarle por la mínima al final.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Pero era suficiente, más que suficiente.

Aquella crono formaba parte de un díptico belga, celebrado en fin de semana, que se había abierto un día antes, con la jornada de Lieja, aquella famosa que se escapó con Johan Bruyneel, donde emergieron dos cosas.

Por un lado el patriotismo sin fundamento de aquellos que pensaron que el belga debió dejar ganar a Indurain, pues éste hizo todo el gato y además se debía a un equipo español.

Por el otro la rivalidad con el equipo ONCE, un auténtico martillo sobre la resistencia de Indurain y su Banesto.

En La Plagne, primer día de Alpes, Alex Zulle lo puso todo al límite hasta desencadenar la reacción furibunda de Indurain en el que consideramos su mejor día sobre la bicicleta, aquella subida al coloso alpino.

Nunca he vuelto a ver algo como La Plagne.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Luego, unos días después en Mende, Jalabert, acompañado por Mauri y Stephens planteó órdago lejísimos de meta que puso al límite a Banesto.

Nunca, creo, nadie había puesto tal al borde del abismo al cinco veces ganador,  un día con el que  jamás hubiera querido  lidiar en el Tour, aunque visto ahora, añadió más brillo, si cabe, a su quinto triunfo en Francia.

El dominio y presencia de Indurain en el final de su serie de 5 Tours propiciaron que una carrera que era un avispero -allí convivían Jalabert, Pantani, Rominger, Riis y Zulle, entre otros- nunca pareciera fuera de control.

Y es que, más que nunca, pareció hacer fácil lo más difícil, encadenar Tours como quien aprendía a sumar.

Nadie podía imaginar que estábamos ante el epílogo de la mejor racha que hemos visto nunca y que creo nunca volveremos a ver.

Imagen: RTVE

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclistas

El cariño por Íñigo Elósegui está justificado

Publicado

en

Íñigo Elósegui
DT – 2022 post

Pocos ciclistas demuestran las inquietudes de Íñigo Elósegui

El fichaje de Íñigo Elósegui por el Kern Pharma ha puesto final a la zozobra de muchos aficionados sobre el futuro del vizcaíno, toda vez veíamos que el Movistar cerraba su plantilla.

La verdad es que me ha gustado ver tanta pregunta y preocupación por un ciclista que he tenido la suerte de entrevistar un par de veces y me ha parecido un tipo genial.

Mirad las respuestas a este tweet y entenderéis sobre el atractivo del personaje.

Dio el salto al Movistar el año de la pandemia y la salud y lesiones no le han dejado dar la medida de su potencia.

La vuelta al Kern Pharma, la esfera del Lizarte, es volver a casa para un corredor que siempre reivindicó el valor de comunicar y hacerlo bien.

Estos tres años ha sido un ciclista condicionado por las circunstancias y salud que por su forma de conectar con la gente, su singularidad -le empecé a seguir cuando habló de su abuelo- y cultura no han pasado desapercibido.

Valoro mucho que a Iñigo se le tenga en cuenta esta virtud, hoy además, que sabemos de su continuidad con el Kern, tras varios días deleitándonos con paisajes japoneses en sus redes.

Hace año y medio, hablé por primera vez con él, entonces pensé que en ocasiones la vida te depara premios no escritos e inesperados, uno de ellos fue la conversación que mantuvimos con Íñigo Elósegui, ciclista que este año debuta en el Movistar.

Shimano Sep 2022 – Post

Todo surgió cuando vimos este tweet con el abuelo de Íñigo Elósegui, José Antonio Momeñe en el grupo del maillot amarillo…

Y a partir de ahí descubrimos un tipo sencillo, culto, con inquietudes, amante del pasado, arrogante para el futuro.

Lo iban a ser veinte minutos se convirtieron en casi una hora, una gozada que tocó no pocos temas y porque dijimos basta.

¿Qué sentimiento sobrevino a Iñigo Elósegui cuando vio la foto de su abuelo compitiendo en el Tour de 1966 en twitter?

«De bondad y cariño, es que era mi abuelo, ahí en la foto, mi espejo de pequeño en casa. Yo siempre quise seguir sus pasos. Hice fútbol un tiempo, sobretodo porque se podía practicar entre semana, con la cuadrilla y el ambiente era bonito»

¿Por qué lo dejaste?

«Por que vi que no había más recorrido»

¿Y en la bicicleta sí?

«Sí, me veia mucho mejor en la bicicleta y acerté»

¿Cuándo empezaste con ella?

«Con catorce años acabo el fútbol en mayo y pruebo la bicicleta en junio, para empezar a competir como infantil con el Automoción Trapagaran»

¿El ciclismo sí que te conquistó?

«Totalmente, quizá porque se desarrollaba en entornos que yo siempre he apreciado mucho, como entre la naturaleza y por el monte, poder ir a ver rincones que ya has visto por el Google Earth, ver tus límites. Los deportes de resistencia siempre me han gustado»

¿Te gusta machacarte?

«No sabría decirte, a veces estás por ahí en la carretera, deseando llegar a casa y luego cuando estás en el sofá por la tarde estás feliz por haberte exprimido. Estás vital y activo, con el tiempo ves que mejoras, y esas cosas motivan»

1024×300 Flandes Zona Centro post

¿Estudias?

«Estoy dedicado cien por cien al ciclismo, pero aún en la universidad, si bien me he dado un pequeño respiro porque mentalmente a veces es muy complicado. Estudio asignaturas de Administración y dirección de empresas por mi cuenta»

Ciclista con inquietudes

«Me gusta estar al corriente de lo que pasa por el mundo»

¿E idiomas?

«Buen nivel de inglés, castellano y euskera, obviamente, alemán un poco oxidado y mucho interés por aprender japonés«

¿Japonés?

«Sí, en general me interesan los idiomas, pero es que Japón en especial me gusta mucho. Sigo el manga y ya viajé a Japón el año pasado. Además si aprendo japonés, tendría la base para el chino»

¿Te consideras un «rara avis»

«Quizá»

¿Otro como tú?

«En el pelotón cuesta encontrar ciclistas con estas inquietudes, pero no creo que sea una cosa exclusiva del pelotón»

Alguno habrá

«Sí claro, Tom Bohli es un ciclista del UAE que habla siete idiomas. Mi compañero Johan Jakobs me dijo que es un tipo muy inteligente, que le interesaba todo. Por ejemplo una pasión que tuve de niño fue tocar el piano, y me consta que Chad Haga también lo toca»

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Volviendo con tu abuelo, ¿qué sabe Iñigo Elósegui de José Antonio Momeñe?

«De mi abuelo he leído muchísimo»

¿Cómo era?

«Muy sencillo, no le gustaba nada vanagloriarse de sus logros como ciclista. Sé muchas cosas de él gracias a un tío mío y a compañeros suyos que no viven lejos de mi casa como Gregorio San Miguel o Aurelio González»

¿Qué te han contado?

«Gregorio le contó a mi tío cómo fue el Tour de 1966 que mi abuelo acabó cuarto. A falta de tres etapas para el final iba escapado y estaba de líder virtual para ganar el Tour, pero en ese momento le mandaron parar porque el director de su equipo, Dalmacio Langarica en el Kas, quería asegurar la clasificación por equipos. Mi abuelo se paró y estuvo cerca de abandonar por la orden y San Miguel le convenció para que siguiera»

Y aún así acabó cuarto

«Ya ves»

Sobre esta historia dos cosas, Jaume Mir ya nos habló de la obsesión de Langarica por las clasificaciones por equipos, al punto que la clave para que Bahamontes ganara el Tour fueron las consignas de Fausto Coppi, y eso de priorizar la clasificación por equipos es algo que aún hoy se practica.

Pero no queremos ser malo, ni poner a Iñigo en un compromiso.

Sea como fuere, seguimos… ¿tu abuelo nunca te contó nada de ese Tour?

«Nada absolutamente, era muy humilde»

¿Cuándo falleció?

«Hace casi die años»

¿Pasaste mucho tiempo con él?

«Mucho, tengo grandes recuerdos, Todos los días iba a su casa al salir del cole, merendaba en su casa. El ciclismo nunca fue un tema de conversación»

¿Le gustaba verte en el fútbol?

«Sí»

¿Saliste con él en bicicleta alguna vez?

«Si, un día»

¿Por qué este pasar de puntillas por el ciclismo?

«Quizá porque era muy consciente de lo mal que se pasa. De hecho no quiso que mi tío Álvaro fuera ciclista»

Pero su ciclismo nada tiene que ver con el actual

«Nada, ha cambiado todo radicalmente, desde las carreteras al los kilometrajes, pero también las estrategias, antes te tenías que buscar la vida solo, hoy el equipo cobra importancia»

¿Cómo es Iñigo Elósegui?

«Es un diésel y de fondo»

¿Oigo muchos comentarios que eres de clásicas?

«La gente me sitúa en las clásicas, pero soy de vueltas y tiradas largas, y no muy explosivo»

¿Eres de recuperar bien?

«Así es»

Menudo año, por eso, para debutar…

«Todos lo estamos pasando mal, pero sinceramente peor sería que fuera un año de todo o nada para mí. la clave creo que está el relativizar las cosas, no cabe otra»

¿Qué pazos se da Íñigo Elósegui?

«No soy de marcar plazos, pero no quiero dejar escapar oportunidades. No sé cuánto tardaré en madurar, pero crezco a buen ritmo. Lo entrenamientos va saliendo y los números on buenos, poco a poco voy encadenando bien los esfuerzos, y eso ya es un cambio grande»

Vivimos en un ciclismo de niños prodigio…

«Las cosas son diferentes, ahora estamos muy controlados y la progresión es otra»

¿Vas a tu rimto?

«La gente no me presiona, pero yo me considero un perfeccionista. Si no doy aún el 100%, ya lo daré, cuando hablamos de ciertos corredores, lo hacemos de superdotados»

¿Les cogerás?

«Para eso trabajo. para cogerles y superarles algún día, pero paso a paso, me considero joven todavía»

¿Qué has hecho este año?

«San Juan, Almería, Murcia y el UAE Tour que ya sabemos cómo acabó»

Y ¿dónde te podremos ver?

«En Getxo y luego en las clásicas»

Imagen: La Guía del Ciclismo

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Bergerac está en la geografía de Indurain

Publicado

en

DT – 2022 post

En aquella crono de Bergerac Miguel Indurain demostró que su dominio seguía vigente

El que sería cuarto Tour de Miguel Indurain empezó tocado por las dudas, venía de perder el Giro con Berzin, Rominger había machacado en la primavera y la última Vuelta de abril, por eso Bergerac era un sitio marcado en rojo…

Entre Périgueux y Bergerac se hizo una etapa del Tour de 2017 que ganó Marcel Kittel.

Aquel rodeo que el pelotón realizó entre Périgueux y Bergerac fue de 178 kilómetros, sin embargo muchos años antes, se había hecho una vez en tramo más o menos recto de 63 kilómetros de lucha individual contra el reloj, en uno de esos kilometrajes eternos que hoy en día serían impensables.

Era 1994, otros tiempos.

Aquella jornada voló Miguel Indurain, lo hizo a tal nivel que se ganó el apelativo de la segunda mejor crono de la historia, porque en la retina teníamos aún reciente la de Luxemburgo, sólo dos años antes, en uno de esos días, 25 primaveras después, que jamás se olvidan.

La crono entre Périgueux y Bergerac figura en los anales por muchas cuestiones.

Lo relató entonces el maestro Javier de Dalmases en las páginas del otrora diario polideportivo, ahora es un folletín del Barça, El Mundo Deportivo, cuyo buceo por su hemeroteca es un placer para el recuerdo y la memoria.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Ese día de julio, con el asfalto derretido y el peligro en cualquier giro, Miguel estuvo a punto de caerse en dos de las primeras curvas, Indurain infringió un correctivo que a catorce días del final sonaba a sentencia.

Sólo Tony Rominger, tres veces ganador de la Vuelta ese año, se mantenía con un halo de esperanza, a dos minutos, más allá de los cuatro caía Armand De las Cuevas, el gregario díscolo, el boxeador inconcluso.

La gesta de Indurain se puede explicar en diversos planos y estadísticas, pero si nos permitís sólo daremos una: el navarro envió más allá de los diez minutos a 123 ciclistas.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Esa forma de pedalear, ese modo de acoplarse a una máquina que rodaba sobre un 54 x 12 se demostró imposible de gestionar para una amplia mayoría de los corredores, por no decir que a todos menos a Rominger, el único que salió en la franja de los dos minutos.

Hasta dobló a Lance Armstrong, una escena que con los años ganaría valor y morbo.

Un día, prometemos valorar cuál fue la mejor crono de Miguel Indurain… Bergerac estaría en el podo, pero Luxemburgo…

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

El Stelvio, un puerto de época imperial

Publicado

en

DT – 2022 post

Las herraduras del Stelvio vienen del imperio austrohúngaro

El Giro 2020 se va a jugar en gran parte en lo que pase entre el Stelvio y Laghi di Cancano con la sensación que nadie está por encima del resto de forma clara…

En todo caso el Giro va a tocar el cielo, el Stelvio, y el espectáculo va a ser tal, que merece la pena irnos a los inicios de los inicios de la montaña en el ciclismo.

Cuando el ciclismo quiso hollar las cumbres para gloria suya, pensó en las que hoy entendemos como grandes de todos los tiempos.

Aún resuenan aquellas palabras de Lapize: “Sois unos asesinos”.

Los destinatarios de tales soflamas fueron los organizadores del Tour que quiso pisar por primera vez los caminos pirenaicos.

Los improperios de Lapize eran lógicos.

Años de miseria exacerbada, en una Europa en puertas de su primera gran guerra.

Las carreteras no eran tales, eran pistas minadas de pedruscos como bidones y heces de ganado.

Se cubrían distancias inhumanas, además salpicadas de estos colosos.

Aquello no era ciclismo, era una tortura de diez horas un día sí y al siguiente también hasta que el cuerpo o la máquina dijeran basta.

Sin embargo aquello causaba estupor entre el público, era la moda, el perenne encanto de lo nuevo.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Hace unos años pude asistir a una interesantísima charla que presentaba un libro sobre la bicicleta desde el punto de vista de los ingenieros de puertos y caminos.

La edición del mismo, más de 300 páginas en encuadernado de tapa blanda, ancho lomo americano y paginado de perfecta calidad del mismo corrió a cargo de varios miembros del Colegio barcelonés de tal insigne profesión bajo el yugo de la pasión de la bicicleta.

Entre otros temas de extraordinaria profundidad, fui al de los puertos de montaña.

Entendía que como ingenieros de puertos tenían algo que decir.

Y lo hicieron:  Dedicaron un capítulo que llevaba por nombre «¿Por qué los puertos suelen tener un 7% de desnivel medio?»..

Hay una explicación: su fecha de construcción.

Los puertos modernos contemplan ese desnivel, los anteriores no suelen respetarlo.

Actualmente tenemos puertos que siguen el mismo trazado original: Aubisque, Tourmalet, Izoard, La Madeleine, Pailères,… todos sobrepasan el siete por ciento, pues en su caso fueron trazados en el siglo XIX.

A finales del mentado siglo, ya se empezaba a hablar de racionalizar los porcentajes.

En el artículo titulado “Determinación de la pendiente máxima que conviene para salvar grandes alturas en las carreteras” la Revista de Obras Públicas iluminaba sobre la cuestión.

Se atisbaban puertos con tramos del ocho por cierto separados por breves “descansillos”.

Las carretas tiradas por mulas y los incipientes coches necesitaban estas facilidades si no querían despeñarse cuesta abajo y marcha atrás.

En estos parámetros se ubican Hautacam, Luz Ardiden, Plateau de Beille,…

Y sí.

El Passo dello Stelvio se instala entre los primeros

Su construcción es una obra de ingeniería formulada hace poco menos de doscientos años.

Urgía conectar el Imperio Austrohúngaro con la Lombardía.

La fábrica, ideada por Carlos Donegani,  despierta tantos halagos como su dureza e innegable atractivo paisajístico y legendario, estas rampas las doblegó Fausto Coppi.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Sus 48 curvas de herradura por el eterno valle aupadas sobre sillerías empedradas de mampostería causan furor entre los fotógrafos.

Su trazado unía las ciudades de Bormio y Pratto Stevio, o lo que es lo mismo la Lombardía y el Trentino por cuestas cuyo desnivel supera los 1800 metros.

Hoy esa conexión se hace por modernos túneles y el puerto ha quedado como un gran parte temático natural y al aire libre de la épica ciclista y humana, pues por aquí se vieron enormes combates de la primera Guerra Mundial, esa que dicen enterró los grandes imperios, pero a la que sobrevivió el Stelvio.

Para este artículo he necesitado la ayuda del libro “La ingeniería en la bicicleta” de Fundación Esteyco y especialmente el capítulo firmado por un loco de la bicicleta, Oriol.

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Lo + leído

X