Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Ciclistas

Más como Pidcock en ciclismo

Publicado

en

En ciclismo hacen falta más vaciladas de Pidcock en el ciclocross de Sven Nys

Cuando ayer mismo hablábamos de esta generación que se ha hecho con el poder del ciclismo, corriendo a contrapelo, no siempre con la lógica de su lado, pero con el corazón y el cariño del aficionado, nos referíamos a cosas como las de Tom Pidcock en el ciclocross de año nuevo.

En el entorno del Centro de Sven Nys, hay un circuito de ciclocross permanente que cada primero de año abre la campaña de ciclismo.

Es un sitio que, si alguna vez podéis, debéis visitar, una caja de las maravillas con el legado del gran campeón de Baal, cuya sola pronunciación es apelar a todo el ciclocross y su universo.

Kern Pharma

A diferencia de muchos, Nys puso el ciclocross por delante de todo, si corría MTB o carretera, siempre era sin comprometer sus bolos de invierno para sentar cátedra y elevar el arte de trazar y surcar campas y barrizales a otro estadio.

Tom Pidcock fue el único del «big 3» que rindió visita a la casa del gran campeón

Tenía la carrera en su mano, sí, pero no sentenciada.

Las diferencias con Michael Vanthourenhout y Eli Iserbyt estaban congeladas con el paso de las vueltas, al punto que los dos belgas nunca habían perdido de vista al campeón del mundo.

Eso no fue suficiente para que Pidcock le diera un innecesario hervor de emoción a la cosa, una vuelta de rosca que creo que sólo ocurre en más de un mente de este ciclismo que tenemos la suerte de disfrutar, ahora más que nunca, los doce meses de año.

En la zona de «jorobas» premiaba a los asistentes con bellos saltos, torciendo rueda hasta que, en una de ellas, acabó estampado contra las cintas que marcaban el circuito.

El desconcierto y algún problema mecánico, junto a la escasa ventaja que llevaba, hicieron el resto.

Pidcock fue cazado y finalmente superado por los dos belgas.

Shimano – Leaderboard 1024×300

Más de uno maldijo la arrogancia del pequeño inglés, del que ya tenemos detalles, destellos de un carácter peculiar, pero al mismo tiempo, para el bien de la competición, su vacilada nos dio un final pletórico en la campaña de ciclocross más mediática que recuerdo.

Tom Pidcock se pasó la semana pasada explorando los límites de su destreza y motor en esta modalidad, persiguiendo a todo tren las estelas de Van Aert y Van der Poel.

El inglés, manifiestamente inferior, ha honrado el maillot irisado con una entrega y resistencia que fueron más allá de lo entendible y ahora, que tenía la carrera en la mano, acabó cagándola de la manera más absurda.

Pues ¿qué queréis que os diga?

Que mola cuando uno se quiere dar un innecesario homenaje y sale trasquilado, al final Pidcock le puso emoción al ciclismo, a la vida.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Es evidente que no estará contento con lo hecho y el resultado, pero su error pasa sin pena pero con gloria en la memoria de los aficionados, y eso también computa en el contrato y el caché.

Tom Pidcock es uno de los ciclistas más brutales que hemos tenido la suerte de ver cómo ha ido creciendo hasta convertirse en algo diferente, ajeno a lo que tanto abunda en ciclismo, es decir profesionales de ocho horas de lunes a viernes completamente entregados a lo que lo que se les pide y se les planifica.

Con él, tenemos petadas extraordinarias pero también días en los que se come el mundo, al extremo de llevar a Van Aert al sprint imposible en una Amstel o ganar en Alpe d´Huez, dejando sorpassos icónicos en la bajada del Galibier.

Más como Tom, más como él, algo diferente e inesperado, que el ciclismo también es esto.

Imagen: Iberobike

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Tadej Pogacar

Strade Bianche: Pogacar contra la historia

Publicado

en

Por

No hubo otro rival para Tadej Pogacar en la Strade Bianche que la leyenda

No hay otra cosa que la Historia, sí la Historia con mayúsculas, cuando hablamos de Tadej Pogacar y más tras lo visto en la Strade Bianche.

Me hace gracia cuando Matxin quita importancia a este hecho cuando le preguntamos por él, pero es lo que percibo, lo que percibimos.

Tadej Pogacar corre para ser uno de los grandes siempre, estadísticamente y en sentimiento, corre para ser enorme, eterno, lo suyo no son los rivales del presente, ni los del año pasado, ni los del siguiente, son Merckx, Hinault, Anquetil, Coppi, De Vlaeminck, Kelly, Indurain… son estos, y lo vimos en esta Strade Bianche.

En caso que así no sea ¿por qué atacar y sentenciar la carrera a 80 kilómetros de meta?

No es ganar, es el cómo, el camino hacia la gloria, el medio que se equipara al fin, logrando llevar este deporte que nos enloquece a otro nivel.

La Strade Bianche de 2024 pasa a los anales como la carrera en la que Pogacar subió la apuesta, se lo puso más difícil que nunca y lo hizo… hasta el final.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Decía Contador a noventa de meta que qué ganas por atacar se le veían a Pogacar, que la iba a armar de un momento a otro.

Fue entrar en el tramo de tierra más importante, y se acabó la carrera.

Un ataque de radio 80 es algo que nunca habíamos visto en una gran clásica, es la construcción de una leyenda al nivel de esas de las que hemos leído pero que, yo al menos, nunca había presenciado.

Y no llevo pocos años viendo ciclismo.

La sensación de brazos bajados y desazón que detectamos en los perseguidores es el síntoma del resto del planeta ciclista.

Es complicado encontrar otro protagonista que no sea Pogacar, el ciclismo ha encontrado una nueva leyenda, ahora a ver de qué es capaz en la monumental temporada que se ha planteado.

Imagen: FB Strade Bianche

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Tadej Pogacar

Strade Bianche, empieza el grand slam de Tadej Podacar

Publicado

en

Por

No se contempla otra opción que Pogacar disputando la Strade Bianche

El año en el que Tadej Pogacar se ha citado con la historia gorda empieza ya en la Strade Bianche.

Su camino de aquí al Giro, lo conocemos bien.

Una ruta descargada de cantidad pero llena de calidad, con la Strade Bianche, Pogacar se citará en su asignatura pendiente, la Milán-San Remo en un par de semanas, para luego pisar por primera vez la Volta e intentar recuperar la corona de la Lieja-Bastogne-Lieja.

Kern Pharma

Ya sabéis que éste es el año del intento de conquistar el doblete Giro y Tour por parte del eslovaco, una tentativa que no le quita de su cuota de primavera, una época en la que Pogacar también se ha hecho grande, si bien, cualquier estación le va bien.

No le vemos correr desde el otoño de Lombardía, con el resultado de victoria, y en verano, ya lo sabéis, el esloveno brilla sobremanera en el Tour.

Es el ciclista que todo lo corre y todo con idéntica intensidad, como si un dorsal activase de forma automática su hambre de ganar y competir.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

El Pogacar de Strade Bianche va a ser ya un ciclista competitivo, que sabe además lo que es ganar esta carrera.

Si miramos un par de años atrás, aquella carrera no tuvo historia, en apariencia, con nuestro hombre atacando a cincuenta de meta, pero ojo que llegar entero a Siena no le resultó tan sencillo, con la presión de Alejandro Valverde, entre otros, por detrás.

Interés por lo que vaya a hacer Pogacar, pero también por lo que harán sus compañeros, pues el UAE ha logrado una de las máximas de Matxin, ser competitivo en todas las carreras y tener varias opciones en cada una de ellas.

El fenómeno Isaac Del Toro va a estar también ahí y con ellos, Tim Wellens, el mejor compañero de fuga, Marc Hirschi, un ciclista indescifrable, y Jan Christen, la sensación de 19 años del Laigueglia, tanto subiendo, como desde luego bajando.

Otra vez, el polvo y la belleza del campo toscano va a ser una gran batalla.

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclistas

La Strade Bianche que cambió el ciclismo

Publicado

en

Por

En la Strade Bianche de 2021 nuevas formas de hacer se impusieron en el ciclismo

La cosa empezó lejos de meta, la Strade Bianche de 2021 había tenido ciertos escarceos en los que cada uno se iba posicionando.

Recuerdo que era la primera carrera del año para Wout Van Aert, dorsal uno a la espalda, y no sé si de algún otro de los favoritos.

La prueba iba veloz al circo de Siena hasta que aquello saltó por los aires, lo recuerdo así:

Kern Pharma

Cuando a 50 kilómetros de Siena y su Campo que luce sin gente estos días, a la salida de un tramo de tierra, la Strade Bianche 2021 saltó por los aires, teníamos una certeza: aquel movimiento se había producido para quedarse, para ser definitivo.

Y lo fue, nada volvió a ser lo mismo, pues delante, no había uno, ni uno solo de esos que pide ayuda, que mira atrás, que recrimina relevos.

Wout Van Aert encabezó el revolcón, se le solaparon Alaphilippe, Van der Poel, Pogacar, Pidcock y Egan Bernal, toma ya, entre otros.

Arrasaron con lo que quedaba de la escapada que capitaneó Greg Van Aevermaet con Quinn Simmons, el americano buenísimo y lenguaraz, y Davide Formolo.

Ahí empezó la Strade Bianche 2021, la carrera que muchos discuten si es un monumento, cuando para ser un monumento hay que llegar a debatirse entre los siete monstruos que seguían con opciones a veinte de meta.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Aquello fue de aquella misma tarde de sábado, llevado por la emoción de haber presenciado una carrera mayúscula.

Ni los viejos del lugar recordaban algo así, una escapada de siete y los siete grandes estrellas, que encima se entienden y llevan la apuesta hasta el final.

Iba danzarín aquel día Julian Alaphilippe, quizá confiado porque aquí, dos años antes, había ganando a Fuglsang.

Atacó antes que nadie, pero se le solaparon siete monstruos entre los que emergió uno de los Mathieu Van der Poel más brutos que recuerdo, en plan acelerones violentísimos, huecos imposibles de cerrar y rivales por el camino.

El zarandeo al que el neerlandés sometió a su bicicleta en las calles de Siena es una de las imágenes más superlativas de los tiempos recientes, la polvareda que había levantado kilómetros atrás, otra.

Fue, yo creo, la carrera que marcó el punto de inflexión de este deporte, el asalto definitivo de la nueva hornada, pues en esa escapada no faltaba casi nadie y la certeza de que con estos en carrera, el pronóstico iba a estar muy condicionado, pues son ciclistas sin miedo, sin medida a la distancia, ni remordimientos.

Su forma de competir hoy la vemos instalada, pero aquellos días de marzo eso fue un golpe, con la Tirreno que viviríamos días después.

La Strade Bianche de 2021 fue la carrera que instaló el nuevo orden.

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Egan Bernal

Si alguien podía lograrlo era Egan Bernal

Publicado

en

Por

Que Egan Bernal pise de nuevo un podio tras todo lo pasado es brutal

El año pasado nuestro fotógrafo se ubicó en un emplazamiento perfecto en la cima de uno de los puertos de Pirineos en la Volta y me comentó «Egan Bernal, muy descolgado y sufriendo bastante«.

Era el mismo ciclista que el fin de semana en O Gran Camiño, pero once meses antes y trece después de su horrible accidente entrenando con la cabra.

La cabra, esa bicicleta que se ha hecho para volar para cortarte las alas con la misma facilidad que te las corta, un artilugio que nos ha dado grandes disgustos estos años, en especial, el último el de Sergio Martín.

Kern Pharma

 

El golpe es seco, duro, a gran velocidad y ciego, y creo que eso es lo peor, estrellarte contra algo como lo hizo Egan Bernal con un autobús, a 60 kilómetros hora.

Un accidente que en mi humilde opinión no debería ocurrir, pero que sucede y es trágico.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Hace dos años, cuando Egan Bernal nos dio el gran susto, cruzábamos los dedos sólo por verle ser persona de a pie de nuevo.

Él no se amilanó, contra viento y marea, se armó de valor, admitió estar ante la subida más dura de su vida y evidenció cada progreso en redes casi al minuto.

¿Qué necesidad? pensamos esos días, pero la determinación de Egan Bernal era más grande que todo eso, quería volver a ser ciclista competitivo y lo está logrando.

El año pasado corrió Tour y Vuelta, hizo alguna cosa, pero lo de este año es un paso definitivo, subir a un podio, por mucho que O Gran Camiño no sea el Tour, pero sí una carrera con una participación muy interesante.

Ver a Egan Bernal ser el último en ceder ante Vingegaard en la segunda etapa, dos ganadores del Tour en Galicia, en febrero, ha sido una excelente noticia.

¿Objetivos? Veo muy complicado que vuelva a ser el increíble ciclista que era en 2019 ó 2021, pero ojo que su historia ya está ahí y si su progreso ha sido tan bruto en dos años, no descartéis que dé otro pasito adelante en lo que viene.

Imagen: FB O Gran Camiño 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

DESTACADO:

Lo + leído

Copyright © 2017 Página propiedad de JoanSeguidor. www.joanseguidor.com y www.elvelodromo.com son propiedad Joanseguidor. Agencia especializada en contenido deportivo, Ciclismo de carretera, BTT Mountain Bike, Gravel o ciclocross y el mundo relacionado con la bicicleta.