Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Mathieu Van der Poel

¿Pero qué pasa con Mathieu Van der Poel?

Publicado

en

mathieu Van der Poel JoanSeguidor
Cabecera post

Mathieu Van der Poel gana dentro y fuera de las carreras

Admito que la Flecha Brabanzona es una carrera me pone triste.

Encajada en miércoles, tres días después de Roubaix, es la transición amable hacia las Árdenas.

De Flandes a Valonia, hay que pasar por Brabante, con el dedo por el mapa y por el calendario ciclista.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Sin embargo, la carrera es preciosa, tiene la estética y el diseño belga, la gente, el color, los patrocinadores… el paisaje, la estrechez, los pueblos…

Ver una carrera por Bélgica es como verla en casa.

De esta edición teníamos un aliciente competitivo.

SQR – Cerdanya Cycle

 

La coincidencia de Mathieu Van der Poel con el coco de la temporada, Julian Alaphilippe, con el motor valón, Tim Wellens, y otros del tipo Michael Matthews.

Después de jugársela con Sagan, GVA y Gilbert sobre el pavés de Flandes, le llegaban ahora rivales que seguro se encontrará en la Amstel.

La carrera se jugó entre los esperábamos.

 

El ataque de Julian Alaphilippe abrió gas, le siguieron Tim Wellens, con dificultad Michael Matthews y viniendo desde atrás Mathieu Van der Poel.

Eso fue a menos de veinte para meta.

Abrieron un hueco, más bien lo abrió el tremendo poder de Alaphilippe de escasos veinte segundos y la carrera quedó entre ellos.

Daryl Impey fue convidado de piedra unos kilómetros.

Pero este sudafricano que alcanza su pico en el Down Under no podía aguantar ahí mucho.

 

Y la carrera entró en éxtasis, como en estos días de Semana Santa en los que la gente pone el sentimiento a flor de piel, el aficionado medio vio ciclismo corrido a pelo, a golpes directos, sin compasión…

Alaphilippe lo jugó a lo largo, lo fió a ataques demoledores, de esos que secan cualquier ambición de disputarle nada.

Julian Alaphilippe volvía tras la caída de País Vasco y ahí ha estado, donde su condición de coco le requiere.

 

Pero Mathieu Van der Poel es un ciclista que alcanza el superlativo

Encajó los golpes, dispuso el grupo y contribuyó a que esa ventaja de esos veinte segundos siguiera viva hasta el final.

Veinte segundos que son veinte razones para admirarse por lo que este corredor despierta.

¿Por qué Mathieu Van der Poel es un pionero?

 

A dos vueltas o tres vueltas para el final, quedaban unos 40 kilómetros para meta pasaba el pelotón por meta, y una mano, la de un espectador se fue, dedo índice por delante detrás de la fugaz figura de Mathieu Van der Poel.

El neerlandés es un tío que pone y mucho por donde pasa, es la luz de las carreras, parecerá más o menos payaso a algunos, pero está ahí y su hoja de competición es intachable.

El 18 de mayo tenéis una cita por Guadarrama

Dos semanas después de ganar A Través de Flandes, lo hace en la transición hacia Amstel.

Lo que decíamos hace unos días, tras De Ronde, sigue vigente.

 

Twitter, redes, Facebook, el crío del Corendon, que corre en un equipo profesional que gana entre los World Tour, crece a golpes de genio.

Y el domingo la Amstel, una fiesta de ciclismo por el Limburgo que correrá con los colores nacionales.

Ahí es nada.

 

Pirinexus 300×250

 

Mathieu Van der Poel es el chico de oro, crece a golpe de genialidad, que ataca de lejos, ataca de cerca, manda en los cortes y gana los sprints.

34 años después el apellido Van der Poel vuelve al palmarés de la flecha que no es la de Notre Dame, pero sí de Brabante.

Está pasando, lo estamos viendo

LDB_Berria 1024×140

Ciclo21
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mathieu Van der Poel

En el ciclismo de Van der Poel, el Tour cuenta, pero no tanto…

Publicado

en

Por

Cabecera post

El calendario de Van der Poel demuestra que el Tour importa, pero otras cosas también

Cuando Mathieu Van der Poel cruzó la meta de Oudenaarde, segundo y apesadumbrado por la victoria de Asgreen en el Tour de Flandes, puso fin al mismo tiempo a su primer ciclo de carreras de carretera de la campaña.
Las ruedas gordas y la posibilidad de ser campeón olímpico en la carrera de BTT de Tokio llamaban a su puerta y para afinar de cara a cita nipona con el calendario marcando el regreso a la ruta en Suiza y un esperando debut en el Tour de Francia, allí donde su abuelo escribió la historia eterna.
Sobre las opciones de Van der Poel, hay opiniones para todos los gustos.
Esta semana tuvimos ocasión de participar en una tertulia en Radio Marca en la que el periodista de El Periódico, Sergi López-Egea, hacía las cuentas por Van der Poel, aduciendo que posiblemente se equivoque yendo a Tokio y sacrifique sus opciones de brillar en el Tour, por que, como vino a decir «en ciclismo, está el Tour y luego, todo lo demás».


Si bien es cierto que el Tour es la madre del cordero, no lo es menos que las tornas van cambiando y Van der Poel lo evidencia.
Está claro que todo presupuesto se justifica en el Tour, pero también que emerge otro tipo de ciclismo, el de doce meses al año, combinando disciplinas, que engancha a un público muy diferente al de hace treinta años.

Ahora muchos aficionados al ciclismo tienen varias bicicletas, salen en bici muchos días, pasan por donde sus ídolos han dejado huella y se identifican con aquellos que le dedican su vida al ciclismo, como hacen sin ir más lejos Van Aert y Van der Poel.

LimitZero
Costa Daurada 300x250B
Cruz 400×400



En este contexto, las marcas de bicicletas deciden sobre la suerte de los contratos e influyen en los equipos, marcando a uno u otro según su conveniencia.
Y no sólo eso, mirad las audiencias en un mercado como Flandes, un mercando apetecible para los patrocinadores de Van der Poel por motivos obvios…

Faltaría en ese cuadro la edición de 2021 que superó los 1,2 millones de espectadores

Es brutal la fuerza que tienen estas carreras, ese ciclismo que en España vemos lejano, pero que por esos lares lo ven pasar por la puerta de casa, coincidiendo en la ruta con Museeuw, Van Petegem o Boonen, cuando no ciclistas en activo.
Esa realidad pone, la primera emisión del Tour lejos del top de emisiones.
Seguro que en España las cosas no son así, que las grandes vueltas toman el mando, también por que las clásicas se dan a duras penas en la pública, pero ello no significa que lo que pase en Flandes no pueda acabar llegando aquí en un tiempo, Van der Poel marca ese camino, y ese peso que le atribuimos al Tour se diluya en parte, pues si una cosa tenemos clara es que «le Tour c´ est le Tour» y seguirá siéndolo.

Ciclo21
Continuar Leyendo

Mathieu Van der Poel

La lengua puede traicionar a Van der Poel

Publicado

en

Por

Cabecera post

Por si no tuviera suficiente presión, Van der Poel saca la lengua a pasear

Claro que nos gusta Mathieu Van der Poel, claro que nos gustan los corredores que provocan, que no te dejan frío, para bien o para mal, que te agitan, te ponen en alerta, por que sabes que cuando estos aparecen, algo va a suceder.

Mathieu Van der Poel agita el fantasma de un ataque en la Cipressa, eso para San Remo, para las actuales San Remo, es una eternidad, pero él lo dice

¿Que Van der Poel veremos en la Milán-San Remo?

Pues mucho que me temo que el de Flandes, un «killer» en acción, con todos los focos y miradas sobre sí, pero consciente que una cosa es montar un show en Tirreno y otra muy diferente jugar con fuego en un monumento.

Si una cosa tiene el neerlandés es que le gusta ponerse las cosas difíciles, arriesgar donde nadie lo haría, vaciarse como pocos se vacían, celebrar como si fuera una celebrity del motor y hablar según le rondan las cosas por la cabeza.

LimitZero
Costa Daurada 300x250B
Cruz 400×400

Es otro estilo al que estamos acostumbrados, pero aunque para nada nuevo en el ciclismo.

Mirando atrás recordamos otros que jugaron con fuego en sus declaraciones y luego, hicieron lo más complicado, cumplir la palabra en la carretera.

Este Mathieu Van der Poel juega con todo eso, lo mete en la coctelera, lo agita fuerte et voilà… donde antes copaba Peter Sagan, hablando de grupos en los que nadie quería colaborar con él, pues él ganaba lo que el resto, ahora aterriza este auténtico pirómano.

Son formas de hacer, nos chocan, lo admitimos, pero para nada nos disgustan, aunque haya quien siempre le critique, ellos juegan a ser el divo que sus facultades sobre la flaca les ha conferido.

Mathieu Van der Poel, todos estamos de acuerdo, es una de las ruedas más claras para esta San Remo que pinta a carrerón, como casi todas las que hemos visto esta campaña, pero no nos confundamos, ponerse ese peso sobre la espalda creo que no le hace falta.

Decir que tienes que luchar contra el sueño rodando en el pelotón, destapar la opción de asaltar el grial de San Remo desde la Cipressa… eso son cosas que decirlas puede que le alivien, pero al mismo tiempo le señalan y le marcan para el resto, por si no lo estuviera ya.

¿Qué pensaría el abuelo Poupou de su desacomplejado nieto?

Imagen: FB de Tirreno Adriatico

 

Ciclo21
Continuar Leyendo

Mathieu Van der Poel

Los vatios de Van der Poel: La emoción del ciclismo se mide

Publicado

en

Por

Cabecera post

Todo el mundo se preguntaba por los vatios de Van der Poel en Strade y esa cifra ya ha salido

Dijimos el otro día a raíz de la crono de Ganna en el UAE Tour que hoy todo en ciclismo, hasta algo tan intangible como la emoción, se mide en vatios…

Cierto, es cierto, todo se mide, todo se cuantifica, pero se pierde la magia del ciclismo, esa misma que nos enamoró un día de él y nos pegó a la televisión, nos llevó a la cuneta e incluso, en el caso de algunos, les hizo pensar que un día ellos pudieran ser uno de esos tipos que enardece las masas de un puerto en los Alpes.

Luego los ciclistas crecen, ven lo que hay y la realidad está distante de aquello.

Y se nos olvida una cosa, como me contaba en un podcast que en breve verá la luz el responsable de la Fundación Euskadi, Jesús Ezkurdia: «El ciclista que entrena feliz, compite feliz, si compite feliz, conseguirá resultados y si logra resultados será feliz».

Ni más ni menos, ante ese círculo virtuoso nos encontramos un ciclismo carente de magia, lleno de números, performances, vatios y toda la parafernalia que ha quitado a este deporte la esencia que lo hizo grande.

LimitZero
Costa Daurada 300x250B
Cruz 400×400

En el directo por las redes de la Strade Bianche, las palabras «vatios» con «Van der Poel» empezaron a trepar por nuestro TL.

Evidentemente Alpecin-Fenix puso el dato y nos lo hicieron llegar…

Así es éste nuestro ciclismo, numérico, reflejado en un excel, nos reíamos cuando los Sky desembarcaron con su alud numérico y ahora todos siguen el caminito que marcaron con miguitas de pan.

La emoción de la Strade Bianche resumida en vatios, los que desplegó el bicho Van der Poel en algunos pasajes de su carrerón hacia Siena.

Las estampas y la violencia que reflejan las imágenes que deja en su triunfo son accesorias al datos de los vatios que movió y así todo buen aficionado al ciclismo se puede medir con el ciclista de moda.

Recuerdo que una de las veces que más me impactó la expresión «chorreo de vatios» fue en el pasado Tour de Flandes virtual que se corrió en pleno confinamiento la primavera pasada.

Ahora la expresión sustituye a la palabra emoción, «gallina de piel» y escorzo en el sofá, todo se mide, hasta lo más intangible, algo como pudiera ser el sentimiento.

En fin, que como a todo en esta vida, habremos de acostumbrarnos, entretanto, no me pidáis que interprete esos números, prefiero quedarme con aquello que nunca mediré, el recuerdo imborrable de una de las mejores carreras que hemos visto nunca,

Ciclo21
Continuar Leyendo

Mathieu Van der Poel

Lo de Van der Poel en la Strade Bianche es una OPA a toda la primavera

Publicado

en

Por

Cabecera post

El golpe que Van der Poel dio en la Strade Bianche es una de esas victorias que exceden el mero apunte estadístico

A vueltas con la exhibición de ayer de Van der Poel en la Strade Bianche, muchos siguen dándole vueltas al estéril debate de si sexto monumento o no, cuando la terminología en este caso es más simbólica que otra cosa.

Que la Strade entre o no en ese estatus es irrelevante, cuando lo que nos deja es una de las mejores carreras de los tiempos recientes, con imágenes que en nuestros años jóvenes habrían forrado nuestras carpetas y que hoy corren por salvapantallas y pantallas de inicio en miles de móviles.

Quedarse con ello, la gente del ciclismo somos agradecidos cuando los artistas responde, es la clave para mirar adelante y ver que la Strade Bianche que gana Mathieu Van der Poel es un triunfo que excede, con mucho, el mero apunte en el palmarés.

Es una victoria de esas que marcan y tuercen la historia de tal manera que nunca nada será lo mismo.

Primero por que supone el portazo definitivo a una generación de grandes especialistas en clásicas que, sintiéndolo mucho, parecen fuera de órbita.

Nosotros apostamos por un caballo como Greg Van Avermaet, con el aún íntimo deseo que gane su Tour de Flandes, pero sinceramente, lo visto en la Toscana es un nivel que ahora mismo sólo unos pocos pueden apuntar.

Lo mismo cabría apuntar de otros que queremos delante, pero que la realidad va por otros derroteros: Tim Wellens, Bauke Mollema, que llegaba inspirado, Jakob Fuglsang… y qué decir de Valverde, quien seis años atrás se marcó un carrerón este mismo terreno.

Y no sólo Van der Poel, la forma en la que Van Aert, Alaphilippe, Pidcock, hasta Egan Bernal, corrieron la Strade Bianche asusta y marca un listón que deja fuera mucha, demasiada gente.

LimitZero
Costa Daurada 300x250B
Cruz 400×400

Y es que el recital de Van der Poel en la Strade Bianche es una OPA a la primavera en su totalidad.

¿Quién le mete mano ahora al neerlandés en las grandes que vienen?

Ahora mismo la única ventana de oportunidad de derrocar a Van der Poel es apelar a lo colectivo, al bloque, como forma de minar su potencial en carreras que le van como anillo al dedo.

Pongamos por ejemplo la Milán-San Remo ¿cómo burlar al capo neerlandés antes del Poggio?

En otro tiempo, muchos de los favoritos a la primavera eran velocistas cuya clave estaba en  mantenerse a buen recaudo durante la prueba para sacar la cabeza al final.

La estrategia de otros era reventar la carrera en la tachuela final y coger los segundos a la altura de la curva de la cabina para llegar hasta meta.

Así ha ocurrido, pero está claro que ir con Van der Poel hasta el Poggio puede ser el matadero para las aspiraciones de otros, pero si le buscas antes del mismo también saldrá a por ti. 

Estamos ante un ciclista que no esquiva el enfrentamiento directo, al contrario lo potencia y propone él antes que nadie.

El ganador de la Strade ya tiene Flandes en la vitrina y en Roubaix, el azar puede ser la única baza de los rivales.

Amstel también la tiene y no sabemos si Lieja está en sus planes, pero ya ha estado delante.

Es por eso que la clave puede estar en el equipo, aunque tampoco será sencillo.

El equipo de Van der Poel es muy bueno en estas lides

No olvidemos, por eso, que en la Strade, dos compañeros de Van der Poel aguantaban en la grupo de contraataque, en el mismo en el que Jakob Fuglsang ponía la carne en la asador para que no se fueran.

Es decir, que en el hipotético caso de reagrupamiento, tres Fenix- Alpecin estarían entre los mejores.

Junto a Van der Poel, Petr Vakoc y Gianni Vermeersch habrían rodado al comando, como Tim Merlier, Jasper Philipsen y Dries De Bondt estuvieron con los mejores en La Samyn.

No sólo eso, Merlier ganó Le Samyn y GP Monseré, siendo una alternativa muy válida para cuando el líder falta o le falla la mecánica.

Ya sabemos que tienen que entrar otros especialistas en acción, que a Van Aert le falta un hervor, que Deceuninck se transforma en las grandes citas, Sagan aún no ha asomado,… pero el golpe que Van der Poel dio en la Strade Bianche es una de esas victorias que exceden con mucho el mero apunte estadístico, es una OPA a la primavera en sí.

Imagen: FB de la Strade Bianche

Ciclo21
Continuar Leyendo

TWITTER

Carlos Betancur se toma un respiro, pero lo cierto es que hace mucho tiempo que no sabemos de él como ciclista.
Como quizá pase como Dumoulin, le veo de salida en todo esto...
Aún no me explico qué pensó Movistar que podía sacar de él...

https://joanseguidor.com/a-carlos-betancur-se-lo-trago-la-tierra/

Excelente artículo de @ikguallas sobre el grafismo de los grandes organizadores de pruebas ciclistas. Estoy de acuerdo con lo que dice, y eso que creo que voté, por deformación italófila, por RCS. https://twitter.com/JoanSeguidor/status/1383028147302567948

Carlos Betancur se toma un respiro, pero lo cierto es que hace mucho tiempo que no sabemos de él como ciclista.
Como quizá pase como Dumoulin, le veo de salida en todo esto..
Aún no me explico qué pensó Movistar que podía sacar de él

https://joanseguidor.com/a-carlos-betancur-se-lo-trago-la-tierra/

El enorme mérito de Mark Cavendish.

https://joanseguidor.com/el-enorme-merito-de-mark-cavendish/ by @JoanSeguidor

Load More...

Lo más leído

Copyright © 2017 Página propiedad de JoanSeguidor. www.joanseguidor.com y www.elvelodromo.com son propiedad Joanseguidor. Agencia especializada en contenido deportivo, Ciclismo de carretera, BTT Mountain Bike, Gravel o ciclocross y el mundo relacionado con la bicicleta.