Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo

¿Quién no tiene su carnet ciclista?

Publicado

en

DT – 2022 post

El carnet ciclista está en la cima de nuestros sueños

¿Qué es el carnet de ciclista?

¿Quién lo tiene? ¿Quién puede presumir de tenerlo? ¿Alguien lo ha visto? ¿Cómo es? ¿Cómo se consigue? ¿Quién lo expende? ¿Cada cuánto se renueva? ¿Qué papeles hay que presentar para solicitarlo?

Cuando yo empecé en esto de salir en bici, hace ya más de media vida, y aquí en mi tierra, Barcelona, recuerdo que mis amigos ciclistas, más veteranos que yo, me decían que hasta que no subiera a Montserrat no conseguiría el carnet de ciclista.

¡Ah! ¿Sí? Contestaba yo, alucinado. Caramba, pues tendría que hacerse uno ciclista visitando a La Moreneta.

Cuando poco tiempo después lo conseguí ascendiendo sus rampas y ya me bauticé como «ciclista», pronto se me caducó y me dijeron que ya no valía, que si quería el carnet lo que tenía que hacer era escalar los Lagos de Covadonga.¡Buf!

Palabras mayores. Los Lagos, los hermosos y duros Enol y Ercilla, con su terrorífica rampa de La Huesera que un buen día apareció delante de mí como un gran muro, un tsunami, una ola de asfalto que por aquel entonces (en los años 90) era el paradigma de dureza extrema, porque sí, porque para allá fuimos cuatro colegas a sacarnos, esta vez sí y ¡por fin! el carnet de ciclista.

Cuando bajamos de allí, ya de vuelta, de nuevo me dijeron que eso ya no servía, que si quería ser ciclista el único modo de obtenerlo era en la cima del Tourmalet.

Se ve que allí arriba estaba instalada la oficina donde repartían los carnets a los ciclistas, los auténticos, los que dan fama a todos aquellos que se han subido a una bici.¡Madre mía, el Tourmalet!

¡El bicho! ¡Madre mía, el bicho! El rey de los puertos, aquel que un día definieron como «no es el más alto, ni el más largo, ni el más duro, ni el más bello» pero que ascenderlo te daría prestigio entre el resto de ciclistas.

¡Oh, Tourmalet! Pues nada, para allí que fui en busca de una nueva reválida y nuevos papeles para justificar mi condición de ciclista globero de élite.

También me acordé de un anuncio de una famosa bebida que decía «nunca subirás el Tourmalet», que sé que picó a más de uno de nosotros.Igual que a mí y me dije ¿cómo que no? Y para allí me fui a retirar mi nuevo carnet.

Una vez logrado pensé que esta vez sí, que ya nadie me lo podía quitar, que ya era mío, que por fin era ciclista de verdad y que ya tenía los papeles en regla para presumir delante de mi gente.

Nada más lejos de la realidad.Esta vez me pusieron un nuevo reto ya que entre la peña empezaba a sonar con fuerza el rumor de la creación de un nuevo carnet de ciclista en la provincia de Huesca, concretamente en Sabiñánigo.

En efecto, si quería renovar mi flamante acreditación de ciclista turista pro tenía que ir y finalizar con éxito la famosa Quebrantahuesos, que por entonces apenas llevaba tres o cuatro ediciones en marcha.

Como curiosidad, algunos creían que el nombre venía a cuento del cuerpo que se te quedaba al finalizar los nada menos que 205 kilómetros de recorrido salpicados con cuatro puertos de montaña, entre ellos el terrible Marie Blanque que, según decían en aquella época, un coche tenía que subirlo en primera.

Pues de nuevo junto a mis colegas, venga va y tira que nos da la risa, que nos vamos a por nuestro carnet de ciclista casi profesional, porque la Quebranta, o simplemente la QH como ya se empezaba a conocer por aquel entonces, era digna de una etapa tipo Tour.Contentos, y satisfechos, esta vez sí, nadie nos iba a negar nuestra gran condición de CICLISTA, así con mayúsculas.

Y pensamos que este carnet ya iba a ser de por vida, pero no…

En esto que llegamos al año 1999 y Perico se lanza a la conquista de un nuevo puerto, inédito, terrible, terrorífico, infernal, lo más duro jamás visto en ciclismo, unas rampas increíbles en tierras asturianas que se disparaban hacia el cielo como flechas.

Estoy hablando sí, del Angliru.

Las palabras de Pedro Delgado, de nuevo, dejaban en evidencia nuestra acreditación de ciclista: «aquí arriba, en el Olimpo de los puertos, te dan el carnet de ciclista».

Caramba, el Angliru, el puerto más duro de España y probablemente de Europa. Pues no quedaba otra ¿no? Pues sí amigos, allí entre enormes vacas escalando la cuesta de una dureza ultra extrema de La Cueña de la Cabres conseguí de nuevo renovar «el título» de ciclista.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Parecía que ya nada por fin iba a evitar tener el carnet de ciclista de por vida.

Aún y así, me fueron (me fui) poniendo otros retos donde ir sellando este pasaporte a la fama cicloturista y creo que después de haber subido todo lo «escalable» en mi tierra, fuera de ella y parte de los grandes colosos europeos, aún creo que el carnet no lo tengo en propiedad porque siempre salen voces: «no eres ciclista hasta que no acabes una Marmotte o una Etapa del Tour», si bien ésta última si fui capaz de finalizarla y no hace mucho.

O bien, el súper carnet, casi inalcanzable en forma de 1200 kilómetros entre París y Brest (y vuelta) en el que ya para mí gusto era un pelín «demasié».

Seguirán los retos a la búsqueda de nuevos carnets, pero hoy en día y para mí, el auténtico carnet de ciclista lo encuentro cada día cuando salgo en mi bici de casa para ir a trabajar y enfrentarme a la jungla de asfalto de mi ciudad.Y a vosotros… ¿dónde os dieron el carnet de ciclista?

Por Jordi Escrihuela

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo de carretera

Flandrien Challenge, en la «bucket list» del buen ciclista

Publicado

en

DT – 2022 post

El Flandrien Challenge propone las 59 cotas de Flandes en 72 horas

Ya conocemos en qué consiste el «Flandrien Challenge», pero antes queríamos ir a la raíz de la propuesta, a algo que ya hemos comentado aquí mismo…

¿Qué es un flandrien?

Echando mano de literatura del lugar, encontramos una descripción muy exacta de la amplitud del término.

Amante del mal tiempo, su rostro está castigado, trabajado por los elementos.

El flandrien original llevaba en cruz el tubular, el último de estos fue, dicen Albéric «Briek» Schotte, un armario ropero de los años cuarenta con un físico que abrumaba con el cuchillo entre los dientes cuando olía el triunfo.

Decir que un buen ciclista debería rodar una vez en la vida por Flandes podría resonar algo redicho, sin embargo, la recomendación alcanza el nivel de prioridad cuando has visto lo que hay por la zona, un territorio con el ciclismo en el ADN y no es de palabra, es la fotografía más fiel que podemos haceros de Flandes.

Aquí hasta los balancines de los niños, los pinta y colorea del cole son de bicicletas, de ciclismo, una aventura que no sólo hace célebre el lugar, también lo moldea y colorea por todo el territorio.

El Museo del Tour de Flandes, en Oudenaarde, es el epicentro de la actividad.

No lejos d0nde cada año finaliza De Ronde, se sitúa el kilómetro cero del ciclismo en Flandes y donde os recomendamos echar mano del mapa para trazar en 72 horas pasar por las 59 cotas.

En otras palabras cumplir con el plan del «Flandrien Challenge».

Son dos grandes zonas de movimiento.

La primera en la misma Oudenaarde, con Geraardsbergen no lejos, el Koppenberg en el otro, siendo el meollo anual del Tour de Flandes.

Son las Ardenas flamencas, pequeñas pero violentas colinas en medio de grandes pastos y paisajes calmados, con una red infinita de carreteritas que te llevan por mil sitios al mismo lugar.

Completar el mapa, trazar la X sobre cada cota es un placer que sube enteros según va evolucionando un reto que se asienta sobre nombres que, ya me perdonaréis, sugieren tocar el cielo con las manos: Paterberg, Oude Kwaremont, Koppenberg, Kapelmuur, Berendries, Kruisberg, Bosberg…

Cada subida está marcada en el suelo, dejando impronta escrita del nombre de la leyenda.

Luego si nos alejamos al oeste, hacia Francia, conoceremos la zona de Ypres, el otro gran polo del lugar, por los lugares de la Gante-Wevelgem, posiblemente la segunda gran carrera flamenca.

Para llegar a ese estatus hay que cumplir con las 59 cotas en 72 horas, moviéndote por toda la geografía, al ritmo que consideres, en el orden que te plazca.

Todo conectado a tu Strava.

Al final del viaje, a la satisfacción de batirse donde los grandes de siempre, sumarle dejar el nombre esculpido en una piedra del Museo del Tour de Flandes, una muesca que quedará para la eternidad.

Saben hacerlo bien estos flamencos.

+ INFO

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo

No es un crimen que los ciclistas se salten semáforos en rojo

Publicado

en

DT – 2022 post

Los semáforos fueron concebidos para el tráfico rodado no para los ciclistas

Cuántas veces he oído con tono reproche que los ciclistas nos saltamos los semáforos en rojo, ¿cuántas veces?

El otro día, bajando hacia el centro de Hospitalet, paré en un paso de peatones, con el disco rojo bien visible.

A mi lado se para un motorista y me dice: «Bien, creo que es la primera bicicleta que veo pararse en mucho tiempo«.

Pillado por la situación, inesperada, sonreí y le dije «no creas, yo casi nunca paro, pero estamos en un sitio conflictivo, pasa gente y hay una incorporación a mi izquierda con poca visibilidad, así que prudencia«.

Eso es prudencia, mezclada también de paciencia.

Las prisas son malas para todos, peatones, conductores y ciclistas estén los semáforos en el color que estén, pero eso es otra historia, el salir siempre con la hora justa.

Aquí vengo a hablar de respetar o no el semáforo, si la bici en este caso es como un coche o como un peatón, porque como dijo mi amigo Tony hace unos años, en este mismo cuaderno…

Según la normativa de circulación de nuestro país saltarse un semáforo en rojo con una bici es ilegal y en esto, a los ciclistas, se nos acusa de auténticos criminales. Mirad y escuchad por ahí, en cualquier conversación la coletilla que utilizan las personas que no usan la bici como medio de transporte casi siempre es: “Los ciclistas os saltáis los semáforos”. Pues sí, mucho lo hacemos: “Tengo que confesar que yo también lo hago”. Pero ¿alguien recrimina a un peatón que cruce la calle con el semáforo en rojo?

Igual que se nos pide sentido común en carretera abierta, se nos solicitan cosas como que no vayamos en paralelo si la ruta está transitada, que no nos metamos por ciertos sitios, ciertos días, a ciertas horas, igual que se nos pide eso, que no es aplicar otra cosa que el sentido común, creo que en esto es también lo mismo.

Si los ciclistas urbanos respetaran al 100% en el régimen de semáforos de su ciudad sencillamente se morirían de pena por el camino

¿Por qué?

Sencillo, los semáforos están orientados al tráfico con motor, los tiempos, el cálculo de segundos de rojo a verde y viceversa, se estiman para coches, buses y motos

Hay un porcentaje muy alto de pasos de cebra que se pueden pasar sin molestar ni ofender a nadie, ni siquiera a esos ávidos conductores que buscan la paja en ojo ajeno, siempre prestos a señalar y acusar.

Sinceramente, que les den.

Eso es lo que pienso cuando no detengo la marcha, porque sencillamente no pongo en peligro a nadie y con esmero y atención paso un semáforo en rojo.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Si tenemos normalizados que los peatones pasen corriendo en ámbar o incluso en rojo ¿por qué los ciclistas no pueden saltarse un semáforo si no ponen en peligro a nadie?

A veces, cuando voy por la calle y me acerco a paso de peatones y va a cruzar alguien inesperado, freno en seco y dejo pasar.

Me han dado las gracias muchas veces por ello y pienso que no se merecen, que no hago otra cosa que respetar el eslabón frágil de la cadena y que ahí, no hay discusión, pero si no pasa nadie, si no hay incorporaciones peligrosas, si no causa molestia a nadie… claro que paso, lo admito y lo digo.

El problema está en lo de siempre, en las generalizaciones, pero desaprensivos hay en todos los lados, no olvidemos, y por suerte, creo que son minoría, tanto al volante como en la bici.

Que nos saltemos semáforos en rojo no significa que los ciclistas no respetemos las normas, significa que vemos la opción de hacerlo, sin poner en peligro a nadie, porque hay normas que sí, son innegociables y la primera es la seguridad de todos.

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo

BIKED ya está disponible en España

Publicado

en

DT – 2022 post

Después de su éxito en Europa, la APP de BIKED para compra-venta de bicicletas llega a España

Los apasionados de la bici en España ya pueden comprar y vender de forma segura sus productos de segunda mano como bicicletas, ropa, protecciones, componentes y accesorios en BIKED.

La APP europea BIKED es un mercado online de intercambio compra-venta de bicis y material de segunda mano especializado en el sector de la bici. La app móvil de BIKED dispone de un amplio catálogo con las principales marcas del sector y seguridad de pago.

En BIKED, cada usuario sube el material de segunda mano en su Garaje, el espacio virtual donde publicar los artículos en venta, para que los demás usuarios puedan comprarlo fácilmente. Encontrar la bici o el material que más nos guste es fácil: los usuarios exploran entre 800 categorías y 1.500 filtros de manera intuitiva y comparan precios rápidamente. ¿Nos surge una duda? preguntamos al vendedor directamente mediante chat. Al ver un artículo de interés, el usuario hace el pedido.

Entonces, BIKED proporciona al vendedor una caja y protecciones para embalar perfectamente la bici y así facilitar la tarea. Las etiquetas para el envío se generan automáticamente. El transportista recoge el paquete con cita previa y los envíos disponen de seguro de entrega y transporte incluido.

Una vez el comprador valida la recepción y la conformidad del producto se finaliza la transacción ¡y el producto ya puede empezar una nueva vida!

BIKED basa su modelo de negocio en la economía circular. Con BIKED, alargamos la vida a bicis y a todo tipo de materiales de segunda mano, luchando contra el desperdicio y regalándote las mejores marcas.
Además, los usuarios de la plataforma cuentan con una experiencia personalizada de atención al cliente a través de WhatsApp. Mateo, responsable del mercado español, estará encantado de ayudar.

La APP BIKED ya está disponible en España. Descárgala en APP STORE y en GOOGLE PLAY.

+ INFO

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo

Top2022 Jai Hindley, un tiro, un Giro

Publicado

en

DT – 2022 post

Jai Hindley logró mantenerse en lo más alto del Giro, dos años después

A Jay Hindley le cabe el honor de entrar en el top ten 2022 de este mal anillado cuaderno por una actuación estelar, sólo una, pero que le valió un Giro.

Sí, lo sé, hay que decir que un Giro se gana en 21 días, salvando el día malo y marcando las diferencias en los buenos, pero es que el golpe de teatro de la Marmolada fue eso, tan escénico, tan al final, que el primer triunfo australiano en Italia -ni Cadel Evans fue capaz- pareció empezar y acabar en ese mismo instante.

No fue un Giro sencillo de digerir, sin duda que no

Una igualdad lacerante entre los tres primeros ejerció el efecto contrario al deseado: Landa, Carapaz y Hindley se anularon hasta el punto que el desespero de la hinchada, al ver las mejores etapas pasar sin pena ni gloria, empezó a cundir

Fue el peor Giro de los tiempos recientes, esa es la verdad, una carrera que no le hizo justicia a ediciones antológicas que no tenemos tan lejos en el tiempo.

Se demostró una falsedad muy extendida entre los grandes organizadores que miden el espectáculo de una carrera por lo apretada que ésta llegue al final.

Pero no, muchas veces cuando la cosa anda tan igualada, la carrera se bloquea.

Y eso que Jai Hindley ganó una prometedora etapa en el Blockhaus, cuando aún formaba parte de un nutrido grupo de aspirantes.

Ese día, el australiano no ganó el Giro ese día, ni siquiera empezó a decantarlo, pero supo situarse en el grupo selecto.

La carrera haría lo siguiente, ir quitando miembros de ese grupo de cabeza, hasta el mismo Mikel Landa, que poco a poco fue perdiendo la pista de los dos mejores, mientras aseguraba el podio.

De esta guisa, todo quedó frente a Richard Carapaz, en un duelo que sin estar claro para el ecuatoriano, tampoco transmitía la sensación que Hindley pudiera descabalgarle.

Por eso lo que decimos de la Marmolada, por eso ese movimiento único con Lennard Kämna sentenciando un Giro el penúltimo día muy cerquita de la cima.

Un movimiento claro, certero, único y exitoso.

Así parece haberse resumido el triunfo de Hindley, sin querer despreciar el precocinado del mismo, las etapas en las que aguantó el tipo, siempre con Carapaz a tiro de piedra.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Para el australiano, el año en la cumbre creo que empezó y acabó ahí, pues en la Vuelta nunca estuvo en la pomada de la general, aunque sí en la pugna de alguna etapa

Aunque con el del Bora me surge otra lectura, más allá de este repaso somero a su campaña y es que dos años después de uno de los Giros más extraños de la historia, claramente condicionado por la pandemia, Hindley ha sido capaz de ganarlo en circunstancias normales, quitando la razón a aquellos que hablaron de Giro barato y esas cosas que, sinceramente, odio.

Nadie acaba muy arriba una grande por casualidad, Hindley lo ha demostrado, pero también es cierto que para el nuevo año, en este ciclismo de diez meses, esperamos un poco más, algo más de prestancia del primer australiano en coronarse en el Giro.

Imagen: FB Giro d´Italia

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Lo + leído

X