Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo de carretera

En el Angliru el ciclismo ve el cielo

Publicado

en

DT – 2022 post

El Angliru es una leyenda de ciclismo con veinte años escasos

Las subidas imposibles tomaron el ciclismo hace un tiempo y en el Angliru empezó todo…

Después de todo lo que se ha escrito sobre el coloso asturiano ¿qué se puede decir que no se haya dicho ya? Un artículo del maestro Mario Ruiz, de 1996, con fotos de sus terribles rampas y bajo el título: Atrévete con el puerto más duro de España: La Gamonal, un coloso de espanto, causó una fuerte impresión entre nosotros, los cicloturistas.

Un par de años después, en 1998, se creaba una nueva y durísima marcha cicloturista al muro asturiano, en la que antes se subían la Cobertoria y el Cordal

El espaldarazo definitivo vendría dado por el anuncio, por parte de la organización de la Vuelta, de que la cima sería final de etapa en la edición de 1999.

Esta decisión, encabezada por Enrique Franco y Alberto Gadea, fue gracias a una carta, la que les escribió Miguel Prieto, director nacional de informática de la ONCE, casi ciego (sólo con un 10% de visión), que fue el que descubrió el puerto para el ciclismo. También ayudó el interés mostrado por el Ayuntamiento de Riosa, invitando a todo aquél que se atreviera a desafiar sus rampas, como fue el caso de la primera incursión en la montaña riosana que realizara, el 3 de octubre de aquel año 98, nuestro recordado José María Jiménez, al que tuvieron que dejar una rueda de 28 dientes para poder subir.

A partir de aquel momento toda una peregrinación de ciclistas del momento, ex-ciclistas y cicloturistas anónimos (el minero, y malogrado, Eladio Llanos -el que le dejó la rueda al Chaba- lo había escalado más de cien veces), fueron a conocer sus duros desniveles con los comentarios de todo tipo que ya conocemos.

El puerto había sido asfaltado recientemente ya que en realidad había sido una pista forestal por donde subía el ganado, para abrevar en el pequeño lago que hay en la cima, conocido popularmente con el nombre de Angliru, al pie del majestuoso Pico Gamonal, en la bellísima Sierra del Aramo.

El Angliru es un puerto increíble para el ciclismo, o lo odias o te enamoras de él para siempre.

No hay término medio porque no deja indiferente a nadie. Se puede decir que la subida (12,5 kilómetros a una media del 10,2%) tiene dos partes bien diferenciadas: la primera no pasaría de ser un segunda, hasta el llano del Área Recreativa de Víapará, que es lo que dicen los ciclistas cuando ven las líneas rectas que se disparan hacia el cielo: voy a parar. Es broma.

Los últimos 7 kilómetros (con una media terrorífica del 13%), dan inicio a la auténtica escalada a la pared asturiana

Una pintada en el suelo nos lo recuerda: Empieza el infierno. Todo este tramo hasta la cima es terriblemente impresionante, irreal, se ha de ver para creer. Hay varios muros con nombre propio: primera curva al 20% llamada Les Cabanes, después vendrán Los Picones (al 18%), pero el más increíble, cuando vas pedaleando por la Curva Cobayos (al 17%), giras y la ves, la sorprendente rampa de lanzamiento de La Cueña Les Cabres, con sus 800 m al 18% de media y un desnivel máximo del 23,5%. Después dos rampas más, Piedrusines (19%) y l’Aviru (20%), hasta llegar a la campa del Angliru.

Entre estos muros encontraremos desniveles más “normales”, entre el 10 y el 14% -como Llagos-, que sirven para recuperarse, aunque parezca mentira.

Aún recuerdo mi primera ascensión en la que tuve la enorme satisfacción de poder escalar esta fantástica montaña. Fue bajo el orbayu que llora a esta tierra, retorciéndome en la Cueña de les Cabres pero sin llegar a poner pie a tierra.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Fue el 12 de septiembre de 1999 -ya ha llovido-, coincidiendo con la etapa de la Vuelta que ganara nuestro querido Chaba después de superar a Tonkov que iba escapado entre la niebla, -sin negarnos y sin miedo a decir que fue perjudicado claramente por las motos-, en el último kilómetro casi de descenso a meta, en la que en una de sus carpas el también recordado Pedro González narrara con emoción la por otra parte merecidísima victoria de José María Jiménez, un escalador de leyenda que inscribiera para siempre con letras de oro su nombre en este nuevo Olimpo del Ciclismo.

Imagen: ©PHOTOGOMEZSPORT2020

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo de carretera

DT Swiss en el Tour de Francia

Publicado

en

DT – 2022 post

La variedad de superficies del Tour de Francia saca lo mejor de cada modelo de DT Swiss

El Tour de Francia, el gran escaparate, es a su vez también el sitio donde poner la máxima exigencia sobre el material y entre otras piezas, obre las ruedas, el calzado de los campeones, el punto de contacto con el suelo, o los suelos. Nosotros hemos tomado el pulso a lo que DT Swiss tiene por la mejor carrera del mundo.

Hay dos formaciones que corren con material DT Swiss en el Tour de Francia

El Lotto Soudal es sin duda una de las estructuras con más solera del pelotón.

 

En este Tour trajo lo mejorcito de la casa con un desafortunado Caleb Ewan al frente que no gana para caídas.

Entre sus ocho ciclistas, un Philippe Gilbert que en la etapa que pasó por Bélgica navegó entre multitudes.

El B&B es un modesto equipo francés que hace de esta carrera el epicentro de su calendario con continua presencia en escapadas y diferentes cortes.

Las ruedas DT Swsiss en este Tour de Francia

La rueda es clave en un recorrido con tantos matices, en un ciclismo que potencia la variedad en superficies como elemento diferencial entre ciclistas, hemos tenido tierra, adoquín y, por supuesto, asfalto, mucho asfalto pero no todo igual, desde las perfectas carreteras danesas a las rugosas y rotas rutas de los Alpes y Pirineos, en escenarios tan dulces para la vista como peligrosos para el ciclista, pues alternan tramos castigados por el tiempo, con otros renovados y zonas de sombra y humedad.

En este cambiante escenario, DT Swiss ha abierto todo el abanico para rendir a satisfacción en cada terreno, un abanico que incluye las tres grandes familias: Aero, Performance y Endurance.

El modelo más común es la ARC1100, una llanta aero que suele ir con 50 mms de perfil, ideal para un manejo suave y rodar potente en todo tipo de terreno.

Notar, por eso, que los perfiles pueden variar hasta en tres opciones, siempre con freno de disco, con anchos 50, 62 y 80 e incluso lenticular, para cronos y triatlón

Lo más común, por eso, es la llanta en 50, con acento en la aerodinámica en todos sus elementos.

Lleva radios planos exclusivos para esta rueda, excelentemente encajados en un buje Dicut, mucho más ligero y concebido para que la rueda responda con todo tipo de viento.

Al margen del rendimiento, se busca control sobre la rueda en cualquier situación, entre racheado o no.

De neumático suelen llevar un 25, el ancho ideal para esta rueda.

Philippe Gilbert en el Tour de Francia.
Imagen: FB Lotto Soudal Cycling Team

Para las etapas de montaña los equipos tiran de un clásico en DT Swiss, la PCR1400 en 35 mms

Si en las primeras, la clave es la aerodinámica, aquí el peso está arriba de todas las prioridades, pues son más estrechas y con menos perfil, en otras palabras, al utilizar menos material es más ligera.

Es la rueda escaladora de la marca, un modelo que viene de lejos pero cuyas prestaciones la hacer ser utilizada aún hoy.

Se suele montan con neumáticos que van de 23 a 25.

Las ECR1100 podríamos decir que son la joya de la corona pues su rango de uso es muy amplio

Al pertenecer a la familia endurance, las vimos especialmente en la etapa de adoquines, pero se pueden sacar en muchas circunstancias, pues su ancho interior permite montajes de neumáticos que van de 25 a 32 pasando por 28.

Podemos asegurar que es apta para gravel.

Se trata de una rueda muy moderna, con perfiles de 35 y 45, según se quiera, concebida para para rodar muchos kilómetros y por su buena absorción, siendo más ligera, incluso, que la propia escaladora por los materiales y buje utilizados.

Además al tener canal más ancho propicia más seguridad sobre la bicicleta y tracción en las curvas.

+ INFO  

Imagen: A.S.O./Aurélien Vialatte

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

La bicicleta es obligada compañera para entender Flandes

Publicado

en

DT – 2022 post

Con la bicicleta podremos ir a las raíces de lo que hoy es y significa Flandes

No es utópico decir que el sol se sale y se pone en Flandes con la bicicleta.

No es utópico decirlo, tampoco pensarlo, porque una vez pisas esa tierra bendecida por la bicicleta, te vas con esa impresión.

Flandes se relaciona con algunos elementos turísticos muy establecidos, una merecida fama de arte y monumentalidad, una gastronomía basada en un líquido dorado llamado cerveza, en todas sus gradaciones, un molusco famoso en los bulevares bruselenses y fuentes de chocolate…

Elementos de la mesa que hablan de la importancia de esta tierra en el mundo, de la cantidad de parajes que pisaron los flamencos y lo mucho y bueno que se trajeron por donde viajaron.

Hay formas de conocer esta cuña de terreno en la vieja Europa, pero sobre una bicicleta, Flandes se desnuda, se abre en canal, en todos sus aspectos y matices, una manera de conocer el terreno mejor que ninguna otra.

La bicicleta por Flandes viaja por las raíces de campiñas eternas, salpicadas de violentas pero pequeñas colinas, llenas de historias, ciclistas y no, caminos estrechos y granjas, muchas granjas.

Porque Flandes es, como dijimos, rural, surge del campo y del cariño por esas enormes campas que tanto y tantos han visto pasar.

Alforjas y bicicletas por Flandes

Sobre el mapa, ese rectángulo se llena de líneas de colores que no dejan sitio por pisar.

Son las nueve rutas icónicas en bicicleta que nos proponen por Flandes, desde las playas del Mar del Norte a la frontera con Países Bajos y Alemania.

Hay rutas geográficas, como la de la costa, de ríos, tipo Escalda y Mosa, también históricas, por la memoria de la Gran Guerra, e industriales, por la antigua ruta ferroviaria del carbón, hasta la de colinas, llenas de iconos del Tour de Flandes, y ciudades del arte junto a dos vueltas la del cinturón verde de Bruselas y la que dibuja el contorno de todo Flandes.

El buen ciclista que quiere conocer Flandes tiene que tener varias cosas por seguras, que las rutas van a estar perfectamente señaladas, que el tráfico será tranquilo y respetuoso, que las subidas no van a ser largas aunque algunas sí que empinadas y que en cada esquina tendrá ganas de apearse de la bicicleta y ver qué se cuece en el lugar.

Nosotros conocimos de primera mano dos rutas.

En la primera, bien remojados por una pertinaz pero agradable lluvia de junio, algunas de las colinas del Tour de Flandes las pudimos probar con alforjas.

Camino de Geraardsbergen, una ciudad que nos recibe entre canales, la ruta es un continuo subir y bajar que acaba en la Grand Place de la ciudad.

Allí, entre terrazas recogidas y gente disfrutando del domingo, apreciamos ese monumento tan belga que no es exclusivo de Bruselas, el Manneken Pis al pie de un ayuntamiento que merece un momento.

Es el kilómetro cero de la subida a la capilla, el Kapelmuur, un sitio que, como Nueva York, nos sabemos de carrerilla por verlo cada año en televisión.

Una tertulia ciclista nos anima en la entrada de la capilla, unos van de excursión, como nosotros, otro viene de Amberes y le pilla el sitio camino de Roubaix, le esperan más de 150 kilómetros bajo una cortinilla de agua estival.

Kappelmuur, un sitio que todo amante de la bicicleta debería conocer

Sin tregua, hacemos el tramo final y antiguo de De Ronde, pues la ruta conduce hasta el vientre del Bosberg, el último gran filtro de Flandes durante tanto tiempo, hoy sugerente, con lluvia densa y niebla baja, un sitio que invita a aislarse del mundo.

El camino de la ruta de las colinas debe ser escogido con cuidado, no todo el mundo puede encajar con alforjas sobre la bicicleta, el desnivel al final del día habla de la dureza acumulada.

En todo caso, que nuestro mapa siguiera camino a oriente, por entre urbanizaciones, pueblos dispersos y limpios campos de trigo y lúpulo pasando por fortalezas, instalaciones de la misma OTAN, tan en boga hoy y prados salpicados de vacas paciendo con placidez

Una advertencia, no es extraño cruzarse con una carrera, sea pro, sea amateur o sea una kermesse, las misas del ciclismo flamenco.

La gran vuelta a Bruselas

En el anillo verde de Bruselas, la variedad de paisajes es brutal.

Ciertos emblemas asoman por la ruta verde de Bruselas

Pasamos de grandes páramos mecidos al viento, a la intimidad de caminos vecinales adoquinados y los alrededores del mismo aeropuerto, sin obviar los vestigios de un pasado industrial muy potente.

Es el corazón de Europa y de la cerveza, pues en el camino varias fábricas toman la cuneta, mientras ciclistas de todas las edades, sin importar si llueve o no, pululan por cada curva.

Fueron dos días, pero podían haber sido muchos más, sin duda, un reto de disfrutar y aprender, en un territorio en el que la bicicleta es algo así como una «vaca sagrada».

Irse allí, sin más información que el GPS cargado y la mirada afilada para los carteles es más que suficiente para sacarle todo el rédito a una excursión perfecta para disfrutar en bicicleta.

+ INFO

 

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

Continental Ciclobrava 2022, el tarro de las esencias ciclistas de Girona

Publicado

en

DT – 2022 post

La Continental Ciclobrava 2022 vuelve a abrir en canal un territorio 100 x 100 ciclista

El 25 de septiembre los tramos entre Girona capital, por norte y sur, y la costa estarán minados de ciclistas con la Continental Ciclobrava en su edición de 2022, uno de los clásicos del calendario cicloturista, enmarcado en la feria de la Sea Otter Europe.

Los tres recorridos…

Para la versión corta existe la Ciclobrava 70, una salida de 70 kilómetros con tres altos en el camino con Santa Pellaia, Madremanya y la traca final en Montjuïc, antes de entrar en la ciudad y descender hasta el recinto de la Sea Otter Europe.

Son 800 metros de desnivel de esencia «gironina» con paso por el precioso pueblo de Monells.

En el formato medio está la Ciclobrava 100, que le suma un cuarto puerto.

Es un 100 x 1000, es decir 100 kilómetros y 1000 metros entre cuatro puertos, Romanyà,, La Ganga, Madremanya y Montjuic.

En el tope de gama la Ciclobrava 140.

Son 140 kilómetros y 1750 metros que llevan al pelotón hasta la costa por Sant Grau d´ Ardenya, para tomar dirección norte hacia Sant Feliu de Guíxols, y entrar de nuevo al interior superando Romanyà, la Ganga y Montjuic.

Lugares para no perderse

En paraje lleno de matices y variantes, la cantidad de sitios que merecen un vistazo no es pequeña.

Sin embargo hemos hecho una pequeña selección.

Sant Grau d´ Ardenya es una amable subida que llevará a ciclistas de la versión larga hasta la costa.

Inscripciones

Coronar el alto significa dejar atrás un cerrado bosque y abrir la mirada sobre el azul Mediterráneo.

Común a todos los itinerarios, Monells surge tras preciosas y reviradas carreteritas por la plana del Empordà.

Monells es arquitectura medieval hasta los días de hoy muy acostumbrada al ambiente ciclista y cosmopolita que define la tierra de Girona.

«Al llegar a Monells, veremos el conjunto formado por plazas y calles, que ejemplifica la evolución de la arquitectura con el paso de los siglos. Del románico, se conservan partes de las murallas y torres que rodeaban el pueblo. Del gótico, la Plaça de l’Oli, y algunos ventanales«

Antes de llegar a la ciudad Montjuic es el epílogo ilustrado para la Continental Ciclobrava 2022 suponiendo la última dificultad de la prueba, con alto en un castillo del siglo XVII que descubre el primer skyline medieval de Girona.

El domingo 25 de septiembre, a las 7.45 horas de la mañana, tenéis una cita bajo el arco de la Continental Ciclobrava 2022.

Para estar al corriente en Instagram

+ INFO

 

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

Tour 2022: Siempre a favor del pavés, pero con medida

Publicado

en

DT – 2022 post

Las etapas del pavés meten una presión brutal en la primera semana del Tour

No es habitual tener una etapa de pavés en el Tour de Francia.

Desde que tengo memoria, la primera fue en 2010, y creo que no me equivoco que para la anterior habría que remontarse al Tour de 1983 con aquella etapa en la que Angel Arroyo sacó nota sobre el pavés y terminó por los suelos en el velódromo de Roubaix.

En 2010 fue la primera que recuerdo y a partir de ese momento, hemos vivido la de 2014, 2018 y la de ayer.

Una cosa tiene en común estas jornadas, hay alguien que si no pierde el Tour, queda muy cerca de hacerlo.

En la etapa de este miércoles, Primoz Roglic fue la víctima más evidente, si el esloveno gana el Tour habrá realizado una más que interesante remontada.

En todo caso, más allá de lo puntualmente deportivo, sí que quiero pararme en el debate: Pavés en el Tour ¿sí o no?

Trek 2022 – Leaderboard Post 728×90

Yo siempre digo que sí, aunque con un matiz

Ponerla cada año es una obligación que el ciclismo no debe imponerse, las cosas así, especiales, resultan atractivas cuando son cada cierto tiempo, ponerlas cada año le quitaría esa magia de nervios, incertidumbre y tensión que siempre las rodean.

Además, que poner una brutalidad así anualmente, por muy lejos que esté de la dureza de Roubaix, significaría un injusto condicionante para quien no domina la disciplina.

Si queremos pavés en el Tour porque permite abrir el abanico de aspirantes, si lo ponemos todos los años, ya estaríamos decantando la balanza.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

En todo caso, el ciclismo actual tiene una cosa muy asentada que perjudican, precisamente, a las grandes vueltas.

Cada vez quedan menos terrenos que hagan daño, pero daño de verdad, y rompan una igualdad que es bonita aunque al mismo tiempo lastra el espectáculo.

El pavés en el Tour, como el sterrato en el Giro, es un día que saca lo mejor de cada colectivo que compite en el Tour, es una piedra en el zapato de los favoritos, que en su amplia mayoría salen de la zona de confort para optar a la victoria.

Además, un día así quita caretas retrata a cada uno como es.

Si Pogacar es «Juan sin miedo» y entra a saco en cada tramo, otros prefieren meterse en el grupo, pasar desapercibidos y ver la tormenta pasar, eso si no les llega una caída o pinchazo.

Y es que el factor incertidumbre en estos días es impagable, con un goteo de informaciones por Radio Tour que te tiene casi más pendiente que lo que ves en la tele, pues aquí es imposible verlo todo.

En fin, que pavés sí, siempre pero con control, lo bueno gusta, lo mucho empacha.

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

TWITTER

😕 Cuando vi este vídeo, no me gustó.

Tengo la sensación de que se juzga a Movistar Team desde una óptica muy negativa, y me parece bastante injusto.

👇 Os cuento en este hilo mi punto de vista sobre el equipo y las consecuencias de su posible descenso.

Aunque parezca rigurosa, la descalificación de Marianne Vos es, con la norma en la mano, más que justa

https://joanseguidor.com/marianne-vos-descalificacion/

Las zapas @dmtcycling de Pogacar, blancas, limpias, un guante que se ajusta a la antigua usanza, con cordones, elegantemente escondidos

https://revista.joanseguidor.com/zapatillas-dmt-krsl/

Veo emoción en la parroquia con el debut de Carlos Rodríguez en la Vuelta, pero olvidáis, querid@s, que el mocetón va con varios líderes en ineos.
Eso no quita que pueda brillar, pero las opciones son menores de inicio

https://joanseguidor.com/vuelta-2022-carlos-rodriguez-ineos/

Load More...

Lo + leído

X