Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Vuelta España

Una Vuelta no se fuma porque sí

Publicado

en

Vuelta fumar Joanseguidor
DT – 2022 post

La decepción por el desarrollo de la Vuelta puede surgir pero no sorprender

Corre, a la luz de esta Vuelta que deja Asturias y encara las últimas cinco etapas, el concepto de “fumarse” las etapas.

¿Quién ha introducido este leguaje en la jerga ciclista?

Sinceramente no recuerdo que sea un término que venga de lejos, como lo de hacer la goma, el pelotón o eso tan manido de la serpiente multicolor.

Si por fumarse una etapa entendemos lo que está sucediendo en esta Vuelta, lo cierto es que es algo tan usual, no sólo en esta carrera, que sorprende leer tanta decepción, cuando no inquina, frente a lo que estamos viendo.

 

La Cubilla y el Acebo han sido las subidas inéditas que Asturias ha metido este año en la georgrafía de la Vuelta.

Dos ascensiones radicalmente diferentes, una violenta y abrupta, la otra tendida, de coger ritmo y remar.

Dos subidas que sin embargo tienen algo en común, llegan para culminar una segunda semana de una carrera condicionadísima por todos los lados.

El pelotón de la Vuelta, esto es justo reconocerlo, va exhausto.

Al inicio de la carrera apreciamos pesimismo sobre las estrellas que pisaban el atrio de la salida de Torrevieja, pero huyendo de los grandes nombres, que no eran pocos, lo que sí notamos fue el nivel medio de la nómina de salida.

 

 

La Vuelta es la tercera en discordia, la tercera grande del calendario y eso pesa, como no puede ser de otra manera.

A veces a favor, cuando Chris Froome se obsesionó con ella, y la disputaba incluso habiendo ganado el Tour, y estos años en contra.

El otro día, cuando escribimos del Team Ineos, dijimos lo mucho que se echaría de menos la implicación de una estrella como Froome en la carrera.

Lo estamos extrañando.

Del 27 al 29 de septiembre, Cambrils te espera con un fin de semana lleno de ciclismo 

Su equipo se mantiene a coletazos de rabia y ganas, pero poco más.

Tao ha tomado el relevo de De la Cruz y es la imagen de que a pesar de todo, pescar un triunfo en esta carrera no es sencillo -y eso que han ganado corredores, especialmente españoles, por los que no habríamos puesto nuestros céntimos a priori-.

La Vuelta no es que se fume, es que los ciclistas son como cigarrillos consumidos, que dan poco o nada más de sí.

Es lo que hay, es el precio de ser la tercera de la campaña.

 

Y en eso creo que la organización tiene poco o nada que hacer.

La Vuelta, brazo armado de ASO, puede tomar ciertas cartas para que corra uno u otro, pero su poder es limitado.

Y su caché no es el del Giro, por citar la otra grande por debajo del Tour.

Negar eso es negar la mayor, y defenderlo sería por un falso patriotismo de vender lo que no es.

La carrera lleva tiempo estancada en una búsqueda de identidad que no da con la llave: el rojo, cuestas imposibles, salidas con personalidad… 

Los recorridos pueden ser excepcionales que si no hay ciclistas con voluntad de iluminarlos, poco hay que hacer.

Otra cosa es cómo se ha ido desarrollando la carrera.

 

 

Y ese desarrollo se trenza íntimamente con el recorrido.

Una primera semana brutal, con tantos sucesos que pareció una grande en sí, mermó unas fuerzas que estallaron el día de la crono.

Una crono a puertas de la segunda semana es decantar mucho las cosas, lo hemos visto.

Primoz Roglic, ni siquiera creo que lo pasara mal en La Cubilla ante López y Pogacar, está excelso, inmenso, no le vemos sima alguna, ni grieta.

Su equipo domina a placer, con superclase reconvertidos, tipo Tony Martin.

Ese paisaje deja secas las ilusiones, incluso las de Alejandro Valverde, que tras la fiesta del Acebo tuvo la resaca de La Cubilla.

No podemos pretender tener etapones diarios, y la carrera ya nos dio buenos momentos en la primera semana: Calpe, Mas de la Costa, la batalla de Andorra,… esto es así, y va al debe de los corredores.

Ahora todo son luces rojas, las fugas tardan una eternidad en formarse y para cuando toman tiempo el pelotón está extenuado.

Lo mejor se ve al principio, lo gordo, lo interesante está al inicio, el resto es ir haciendo hasta meta y virgencita.

Quedan arrestos, porque calidad en el pelotón sigue habiendo como el de Valverde en Acebo y Miguel Angel López y Pogacar en La Cubilla, pero no os engañéis, esta gente va con lo justo, pidiendo la hora, contando los minutos para dejar España…

Imagen: FB de Astana

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo
2 Comentarios

2 Comments

  1. Jorge García García

    9 de septiembre, 2019 En 21:27

    La organización si puede hacer algo; tercer día de descanso, limitar muy mucho los traslados y ajustar mucho la dureza. Llevamos dos años con días de 2000-3000 metros de desnivel en etapas de transición. La dureza solo en días clave y muy medida. La vuelta no puede meter puertos solo para desgaste, los puertos de paso tienen que ser para estrategias no para desgaste. También es un error irte a Holanda y empezar la vuelta el 14 de agosto como el año que viene. Oí una vez a Contador decir que cuanto más lejos está la vuelta del tour mejor. Los corredores de tour lo notan menos con una semana más de distancia.

    • Iban Vega

      9 de septiembre, 2019 En 23:09

      el tercer día de descanso no creo que le corresponda la organizacion. Entiendo que está en manos de la UCI.
      Lo que no es normal es tanta y tanta dureza encadenada: disuade de atacar y agota a los corredores e incluso favorece a uno que sea superior, como el caso de Roglic este año

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

La primera etapa de la primera Vuelta ciclista a España

Publicado

en

DT – 2022 post

Camino de 90 años del nacimiento de la Vuelta ciclista a España

Así conté un día la primera etapa del la primera Vuelta ciclista a España…

El día 29 de abril, a primera hora de la mañana, con el sol asomando sobre la coronilla de la arboleda de la Puerta de Hierro madrileña y una multitud congregada para la ocasión, se dio la salida a la primera edición de la carrera nacional.

Los diarios rezumaban titulares que retrataban el ambiente.

Un fotomontaje ponía en valor los bustos de las esperanzas españolas frente a la pequeña, pero muy experimentada, delegación extranjera. De izquierda a derecha: Federico Ezquerra, faz como desdentada, rehundida, presa de una extrema delgadez, pelo hacia atrás como recién lavado.

Un cadáver sobre la máquina. Luciano Montero, de mirada desconfiada, ceño arrugado y rostro ligeramente escondido, como si una sombra aplacara algún sentimiento frustrado.

Vicente Trueba, como ausente, ido.

Se vio que aquella no fue su carrera.

Shimano Sep 2022 – Post

Mariano Cañardo, esbelto, frente ancha, peinado marcado, gruesa nariz, ojos vigorosos y cara angulosa. Sonriente, fue el único en vestir camisola oscura, como distinguiéndose entre tan mal disimulado blanco.

Porque Mariano Cañardo era el hombre de la afición. Las miradas de la España que entronizaba su primera Vuelta eran para él. Las esperanzas se cernían sobre sus espaldas anchas y delimitadas por aquellos tubulares de recambio que tenían que llevar cual chaleco, en previsión del seguro reventón. El negro asfalto de la ruta lucía a menudo una marca hecha a mano.

Emborronada y tosca, la leyenda no iba más allá del “Viva Cañardo”, así, simple, escrito por miles de carreteras a yeso, con la muñeca en escorzo imposible.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Niños, mayores, todos se desgañitaban al paso del navarro.

Espachurraban tiza en el suelo como quien empuja sus sueños hacia el cielo.

Casi de forma premonitoria, las portadas avanzaron lo que el sentir de la gente y la suerte de la competición corroborarían.

Mariano, dorsal uno a la espalda, era el hombre a seguir de salida, y lo fue a cada paso hasta Madrid, esa Madrid que rezumaba obras de Federico García Lorca por los carteles de sus teatros.

Las razones de aquella pasión de Semana Santa por Mariano derivaban de una excelsa lista de victorias en el panorama nacional desde el mismo momento en que decidió ser ciclista y se colgó un dorsal.

Aquel fornido ciclista de Olite, aunque instalado en Barcelona, desde su mayoría de edad presentaba credenciales sobradas en el panorama doméstico, tales como la Volta a Catalunya, la carrera que entonces marcaba el paso, que había ganado cuatro veces, sumada a campeonatos de España y la Vuelta al País Vasco.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Harina de otro costal era hablar de sus activos más allá de los Pirineos, esa extraña frontera para los ibéricos de la época que Mariano sí que había osado cruzar, pues un año antes había sido noveno nada menos que en el Tour de Francia, en una edición ganada por Antonin Magne, con Vicente Trueba décimo.

No obstante correr en suelo no español, para aquella generación de ciclistas que, más que aprender el oficio, tuvieron que inventarlo, fue un cénit no solo físico sino también mental que habría que trabajar con calma, tiempo y pasión para superarlo.

La carrera partió muy temprano dirección Valladolid.

En el alto de los Leones el suizo Leo Amberg soltó el primer ataque de la primera etapa en la primera edición.

Pronto Mariano se erigió en protagonista. El navarro-catalán se soldó a la rueda del belga Antoon Dignef.

El infortunio quiso que los pinchazos hicieran acto de presencia bien pronto.

Los tubulares de Mariano parecieron de mantequilla durante toda la carrera, cosa que ya se vio en la primera jornada.

Varios pinchazos, y Dignef voló. El belga ganó en Valladolid una etapa para la historia, lo que le supuso ser el primer líder de la carrera.

Se vistió de naranja, algo que por mucho que lo intentara, Mariano no lograría jamás, aunque portara el dorsal uno en tan singular ocasión.

No obstante su historia mereció ser plasmada en los anales del ciclismo. Estuvo llena de grandes gestas, heroicidad y grandeza sin igual.

Pocos días antes de empezar, Cañardo manifestaba un disimulado optimismo ante la Vuelta.

No quiso entrar en el detalle de su estado de forma, no quiso concretar rivales, pero sí puso de relieve que los malos momentos del Gran Premio de la República, disputado poco antes, ya eran historia. Su ambición se tapaba a duras penas.

Confiado en sus posibilidades, la modestia solapaba lo que sus piernas le daban a entender.

Mariano quería ganar, y la magullada teoría de la superioridad foránea no iba a detenerlo.

Texto de libro «El primer campeón, el mundo que vio Mariano Cañardo«

 

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

La Vuelta 2021 recupera el equilibrio

Publicado

en

DT – 2022 post

La Vuelta 2021 presenta el recorrido más compensado de tiempos recientes

Si hay que dar un veredicto sobre el recorrido, a priori, de la Vuelta a España 2021 que se acaba de presentar, es el de que nos gusta, y lo decimos desde una base muy clara, que el organizador puede crear la mejor carrera del mundo, diseñar las etapas más bellas, pasar por bajo el balcón de nuestra casa… que si el ciclista no quiere, poco hay que rascar.

Como decimos, este balance es a priori y la palabra balance, creo que se ajusta a lo que pensamos de la tercera grande del año.

La Vuelta 2021 vuelve a las fechas de agosto y se instala entre dos de los monumentos más bellos de España, las catedrales de Burgos y Santiago

La combinación de Cruz para tu portabicicletas

Pero esto no será una ruta a Compostela al uso, tres semanas les va a llevar y por toda la geografía, esta vez sí, se van a mover, no hablamos de la Vuelta al norte de España.

Este primer punto de equilibrio se extiende a otros campos: las llegadas en alto se reparten mejor, no van todas en tropel, se realiza un guiño al maltratado colectivo de velocistas, hay una crono al final, sin tachuelas ni muros…

En definitiva una Vuelta más equilibrada, que será la de 2021, pero que nos recuerda a aquellas que se celebraban en abril.

Más de 25 años de eso.

Ciclobrava – 400×100 Landing

 

Aunque el camino hacia Santiago parezca la primera premisa al ver el mapa de la carrera, ésta se embarca en una ruta similar al del Cid en su primer tramo, dirección a Levante desde Burgos, premiando llegadas que recordamos míticas, como aquellas del páramo de Albacete y los destrozos que el viento provocaba.

La carrera sabe que una jornada con el Dios Eolo soplando es oro, lo sabe además de tiempos recientes, como aquella de Guadalajara que se corrió por encima de cincuenta la hora y puso al líder Roglic en un brete.

Las etapas llanas salpican el recorrido, en días que invitan a que los velocistas se animen y vuelvan a una carrera que no hace tanto se vanaglorió de tener a Van Poppel, Abdoujaparov, Cipollini y otros grandes de la velocidad.

Pero no sólo eso, cabe sumarle la dosificación de llegadas en alto, con la inserción de jornadas tipo Balcón de Alicante o la de Mos, Pontevedra, en la previa del final, que ponen acento en ese ciclismo de no dar tregua ni al líder ni a sus compañeros.

Jornadas de alta montaña se prevén sobre todo en dos escenarios, el almeriense con Velefique, esa etapa es terrible, y la incorporación del Gamoniteiro, la otra cara del Angliru, en una novedad que maridará con la tradición de los Lagos de Covadonga.

Asturias de ayer y hoy en la misma carrera.

[elementor-template id=»36790″]

 

Nos gusta mucho la elección de Villuercas, una cima inédita que desmonta el cliché de que Extremadura no tiene dureza, y se le otorga al Picón Blanco, donde Evenepoel sacara el rodillo, el papel de «starter» en la montaña.

En definitiva una carrera que dando un paso atrás creo que gana en boca, mucho más que con esa profusión de muros y llegadas en alto que la habían llevado a la nulidad de movimientos entre los grandes, pues al final había tanto para poder atacar que el problema era elegir dónde.

Veremos qué queda y qué disfrutamos de esta Vuelta 2021, para agosto si las cosas no han mejorado, bien jodidos estaremos entonces, en todo caso la carrera que da continuidad a la mágica edición de 2020 merece la mejor de las suertes, porque ha demostrado saber modular un recorrido que sobre el papel pinta bien.

 

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclistas

#Moment2020 El Roglic vs Carapaz de la Vuelta en Moncalvillo

Publicado

en

DT – 2022 post

La llegada a Moncalvillo fue uno de los grandes momentos de la Vuelta

Cuando Roglic cruzó la meta de Moncalvillo, inédito en la Vuelta, dijimos
No creo que el Roglic haya llegado a este punto para renunciar a la Vuelta a la que apunta nuevamente, ni que rompa sus principios y distancias para poner en aprietos a Carapaz.
El duelo Roglic-Carapaz de Moncalvillo es de antología, poesía ciclista en luz otoñal por una montaña confinada para todos, salvo para los ciclistas.
Ese mano a mano se verá estos días y sólo la crono de Ézaro lo puede romper y sólo a favor del esloveno, por eso Richard Carapaz tiene que sacar cartas nuevas en Asturias, no esperar al final y confiar que el tiempo enfríe lo suficiente para mojar la pólvora de su rival como en Formiga.
A diferencia del Giro 2019, esta vez Roglic ve venir al ecuatoriano.

Casi dos semanas después de la cima riojana el resultado lo vimos: Primoz Roglic ganó la segunda Vuelta a España.

[elementor-template id=»36790″]
 
En la Vuelta de otoño que guardaremos en la retina, los colores alcanzaron su máxima expresión en la cima riojana que estrenó el Chava.
Veníamos de un mano a mano corto pero intenso, antológico entre el esloveno y Carapaz, un pulso de iguales que decidió Roglic, enjuto en verde para estrechar las distancias que el caos de lluvia y frío de Formigal había generado.
Roglic atacó más de lo que acostumbra, no fue un «pancartazo», expresión que con lo de «fumarse la etapa» se ha adueñado de muchos juicios de este ciclismo que nos ha tocado en suerte.
Carapaz entró al trapo y se dieron hasta en el carnet, hasta que el esloveno, rehecho admirablemente del palo del Tour, marcó puso tierra de por medio.
Moncalvillo fue el descubrimiento de la Vuelta, la llegada de Roglic iluminado por el sol de tarde, el verde de su maillot, los claroscuros que marcaban su rostro, el fondo, una acuarela, una de las muchas que nos dio la edición más singular de la carrera
Imagen: FB de La Vuelta


 

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Enric Mas

Vuelta, no hay que volverse loco con Enric Mas

Publicado

en

DT – 2022 post

La quinta plaza de Enric Mas en la Vuelta es un resultado de doble filo

Cuando hablamos de Enric Mas en la Vuelta o en el Tour se nos olvida una cosa que resulta obvia a la vista, pero invisible en las interpretaciones: lleva el maillot blanco.

En España lo hizo de pleno derecho, en Francia por que el titular de esa prenda, Tadej Pogacar debía priorizar el amarillo, e incluso también tendría el «polka jersey».

El problema de Enric Mas, y en esta Vuelta muchos lo han comentado, es la vorágine de jóvenes que ha tomado el ciclismo de rehén, consiguiendo que un ciclista de 25 años parezca arroz pasado, una sensación que es tan tangible como injusta, pero que se ha impuesto en los últimos dos años.

 

En el balance de Enric Mas cabe por eso ser cuidadoso, como se dice habitualmente somos muy dados a subir y bajar de pedestal corredores que son personas con una velocidad que coquetea con lo obsesivo.

Ni Enric era tan bueno hace dos años, cuando fue segundo en una Vuelta que supo gestionar a la perfección, ni va tan estancado hoy, siendo quinto.

En cualquier trayectoria deportiva, la línea recta es la excepción, en el trazo hay subidas y bajadas, distorsiones que merecen ser matizadas.

En caso del mallorquín, el quinto puesto de la Vuelta es un mal resultado aislado, pero no tanto si lo ponemos con el quinto del Tour.

Si en Francia la sensación fue la de un corredor que sabe sacar la cabeza en la tercera semana, que va a más, mientras otros acaban hincando la rodilla, en la Vuelta, Enric Mas pareció no progresar en la misma dirección olvidándonos que era la primera vez en su vida que corría dos grandes vueltas el mismo año.

[elementor-template id=»36790″]

 

Hablando de la Vuelta, lo cierto es que Mas nunca pareció una amenaza para los primeros.

Su proverbial motor diesel le juega malas pasadas en llegadas tipo Arrate o Laguna Negra frente a ciclistas de rush final tipo Roglic, Martin o Carapaz.

El problema es que con un sistema de bonificaciones como el actual eso abre una sangría en su contra de segundos y segundos que en el ciclismo actual suponen una losa, ya lo vemos, estamos en las diferencias más pequeñas de la historia, que parecen nimias pero son muros infranqueables, para sacarle medio minuto a tu rival hay que echar instancia, los puertos duros, tipo Angliru, no permiten abrir grandes distancias, las llegadas al sprint en subida, dígase Arrate, se llega en grupo, y en las etapas de dureza encadenada, los grandes equipos le pasan lija a los rivales.

Medio minuto hoy es un mundo.

 

Ese motor diésel que tanto le sirve en el gran fondo queda penalizado en esas etapas que si un día salva, podrá aspirar a más en la semana final.

Pero para ello hay que tener la frescura que Mas lució en Francia y no apareció en este lado de los Pirineos.

La crono de Ézaro y la Covatilla en tono menor demostraron que el balear iba pidiendo la hora, y no pudo disputarle la cuarta plaza a un ciclista veterano pero nuevo en estos niveles como Daniel Martin.

La combinación de Cruz para tu portabicicletas

A todo ello se le añade la actitud y lo que transmite el corredor, Enric Mas será un ciclista que bien pulido podrá dar más de sí, pero su carisma está lejos de iluminar, cada uno es hijo de su padre y su madre y el carácter viene de serie, pero la gravedad que transmite en cada palabra que suelta frente a un micro no es el mejor aliado.

Al menos le honra pedir perdón y recular, cuando es necesario, como cuando dijo que una etapa de 230 kilómetros no era necesaria, y cuando no lo es tanto, como cuando se disculpó por no ganar en el Angliru.

Cuando sales a jugar la derrota entra perfectamente dentro de lo posible.

 

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Lo + leído

X