Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Primoz Roglic

Primoz Roglic en el Tour: ¿Se verá en otra igual?

Publicado

en

Primoz Roglic Tour JoanSeguidor
World Fondo WT – Epic

 

Una derrota como Roglic en el Tour puede marcar trayectorias

La imagen de Primoz Roglic llegando a la cima del Tour, al arco de La Planche des Belles Filles, era dura, muy dura.

Ese casco no era un casco, que por cierto estrenaba para la ocasión, era una cruz, como la del Monte Calvario, algo que sobraba, que quemaba, unos ojos que no adivinan el final, un rostro arrugado que denota depresión.

Qué Tour ha perdido Primoz Roglic, o deberíamos decir qué Tour ha ganado Tadej Pogacar

Sea como fuere todo se alineó para que Roglic firmara la cesión de maillot jaume más traumática desde que aquella tarde Laurent Fignon quedase roto en medio del pavimento de los Campos Elíseos, un momento, un instante de esos que son potentes, tanto, que incluso nos llevan a cuestionar si este mal paso puede condicionar el futuro deportivo de Roglic.

 

 

Hay una gran diferencia entre ser primero y segundo, hay un abismo, sinceramente, a nuestros ojos podría parecer un pequeño salto, de la altura del escalón del podio, sin embargo a efectos prácticos esta derrota es un mazazo para Primoz Roglic y su equipo.

Muchos piensan en este epílogo del Tour que Roglic se lo tenía merecido, por no ejecutar su aparente superioridad cuando puede.

Sinceramente, creo que en esos momentos de Peyresourde, de Col de la Loze, si Roglic no hizo más es por que no creo que le quedara mucho, uno puede especular en ciertos instantes, pero la cosa nunca anduvo sobrada, desde los Pirineos para acá, la diferencia entre los dos eslovenos estuvo siempre por debajo del minuto.

Primoz Roglic apreciaba cómo se iban quedando todos, los colombianos, Landa, Porte… pero Pogacar estaba ahí, amenazante incluso después de un momento crítico en el Col de la Loze.

Incluso Roglic conoce sus límites, y cuando estos se atisban, no lo pasa bien, la prueba fue el Giro del año pasado, incluso la caída del Dauphiné, hechos que le recuerdan que esto es efímero y puede volar en cualquier momento.

Su equipo, el Jumbo, ha ejercido de Team Sky, jugando además bazas paralelas como las etapas de Wout Van Aert, en forma tan insultante que se le permitió disputar.

Fue un dominio que creímos real hasta la misma entrada de París, ahora, a toro pasado, quizá hubiera sido preferible haber jugado la baza de Tom Dumoulin, haberle puesto más cerca en la general, haberle filtrado y haber dejado a Pogacar, con un equipo muy limitado al descubierto en alguna ocasión.

Esto lo decimos ahora, cuando Pogacar ha perpetrado uno de los grandes butrones de los tiempos recientes.

Nos cuesta creer por eso que si Jumbo hubiera visto opción de distanciar más a Pogacar no lo hubiera hecho, lo que ha pasado en este Tour se resume en la crono: no han podido con el joven esloveno.

[elementor-template id=»36790″]

 

¿Cómo gestionar el vacío existencial que se abre bajo los pies de Roglic tras el Tour?

Perder el Tour así, habiendo ejercido de capo sin dorsal uno, tiene que ser tremendo, si bien ahora tendremos ocasión de comprobar las virtudes de algunos rasgos que adivinamos en el esloveno: su frialdad y capacidad de análisis para saber dónde ha fallado y qué espera de los rivales que crecen.

No es mayor, treinta años, lo que pasa es que ha explotado tarde, aunque lleva tralla en el cuerpo, no en vano tiene un palmarés excelente que incluye ya podio y maillots en las tres grandes.

Cuando Roglic cruzaba la meta, compartía pantalla con Dumoulin y Van Aert, en meta ya, viendo la tragedia por la televisión.

La imagen de Tom y Wout es la del equipo, de quienes lo han dejado todo por casi tres semanas en favor de su líder, han remado y remado para morir en la orilla, y no es sencillo el papel para el Jumbo a partir de ahora.

Mantenimiento: ¿Cómo darle años de vida a la bicicleta?

No disponen del caudal económico del Ineos, donde un gregario cobra más que los lideres del Jumbo, y ahora mantener una estructura alrededor del esloveno que no es campeón, y sí submcampeón del Tour, no va a ser sencillo.

Convence ahora a Van Aert, Kuss y Dumoulin que trabajen para el esloveno, sin poner una buena pasta sobre la mesa.

En fin, que la risa va por barrios, y en el Jumbo las lágrimas han tomado el paisaje, como bien dijimos es imposible no tener empatía ante un mazazo así.

Foto: FB Jumbo Visma

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Primoz Roglic

Roglic acierta yendo al Giro

Publicado

en

World Fondo WT – Epic

Para Roglic el Giro 2019 también supuso una dolorosa derrota

En el reparto de caramelos del Jumbo Visma para 2023, la esperada vuelta de Primoz Roglic al Giro de Italia es un hecho.

Me alegra ver al esloveno recuperado, de nuevo en la bicicleta en la previa de la temporada, por Levante, acompañado en la foto por Van Aert y Vingegaard.

Roglic en el Giro, sumado a Remco Evenepoel, le da cartel a la primera grande de la campaña, habitualmente la más bonita de las tres, cosa que sigo pesando a pesar de flojísima edición de 2022.

Con Vingegaard como líder indiscutible para el Tour, aunque acompañarse de un segundo como Primoz siempre es bueno, no veía encaje a Roglic en Francia, la verdad.

No quiero pensar que Roglic no vaya a optar nunca más a ganar el Tour, pero se me hace complicado verlo en ese nivel, cuando el gran rival ya no sólo sería Pogacar, pues le ha salido otro en el seno del equipo.

Roglic tiene en el próximo Giro un recorrido a su manera, con unas cronos decentes y una montaña en la que ya ha demostrado saber manejarse.

Otra cosa es el Jumbo que le acompañe, muy importante en Italia, pues las trampas suelen ser habituales y Roglic lo sabe.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

 

En el Giro de 2019, el esloveno parecía seguro ganador, saliendo de San Marino y su crono no veíamos a otro tan claro, pero le cayeron un par de tostadas curiosas en las que el equipo podía ser clave.

Primero para controlar el certero ataque de Richard Carapaz hacia Courmayeur.

Roglic no tuvo gente potente para ir a por él, e incluso e tocó jugar al póquer con Nibali en una caza tan estéril como desastrosa.

Recordad también el talegazo que se da en la jornada de Como, cuando el italiano quiso ponerle a prueba.

Ese año Roglic llegaba, a mi entender, pasado al Giro, con mucho ganado por el camino, pero muy justito al final.

Pero de aquel corredor al actual, han cambiado muchas cosas, entre otras que ha ganado tres Vueltas que le dan una experiencia tremenda para lo que se le viene.

Además, entre Primoz y Remco hay asuntos pendientes…

Imagen FB Giro d´Italia

Continuar Leyendo

Primoz Roglic

Top2022 Roglic, rey de corazones

Publicado

en

World Fondo WT – Epic

Los umbrales de sufrimiento y excelencia de Roglic se tocaron este 2022

La imagen final de Primoz Roglic de 2022 pertenece a una torrida sobremesa extremeña, hecho unos zorros, mirada perdida, sangrando cual talla barroca, sentado ante una valla de la Vuelta a España.

Había jugado su última partida, se fue al suelo de forma más increíble -creo que Wright poco o nada tuvo que ver- y se había ganado nuestros corazones, era el rey de corazones.

Recuerdo la primera Vuelta que gana Roglic, hace tres ediciones, cuando desde ciertos medios le tachaban de distante y frío.

No me gustó entonces aquella versión que se vendió de él, pues creo que esta gente ejecuta un trabajo con mayor o mejor tino, y se va a su casa, con los suyos, a resteñar heridas y disfrutar los éxitos.

Sin embargo, a nadie le amarga un dulce, y si un campeonissimo como Roglic le añade calor, una sonrisa y una pizca de cercanía, pues mejor.

¿Cuándo empezó Roglic a ser el rey de corazones?

Creo que aquella tarde La Planche des Belles Filles, desencajado, con casco torcido, nos empezó a ganar por ese lado.

La erótica del perdedor podríamos decir, pero en su caso hay más, mucho más.

Primero y ante todo, esa capacidad de rehacerse en el segundo cero de la desgracia, desde el mismo centro de la tragedia, Roglic empieza a ganar la siguiente carrera.

¿Podrá Roglic volver a ser el que era después de este 2022?

Yo diría, sin dudarlo, que sí.

Si miramos atrás, no hay sido tan malo el año que acaba, no al menos en la estadística, pues Roglic arroja dos triunfos que eran dos granos en su camino, París-Niza y Dauphiné.

Esta vez no hubo «last call» en caídas, no mediaron ni en marzo no en junio, pero sí hubo jornada final de zozobra en Niza, con Van Aert salvador, y la sensación que Vingegaard ya volaba en el Delfinado, como diría Alix, al extremo que no quiso hacerle sorpasso a su compañero esloveno.

Ahí, en la estadística Roglic apuró bien, otra fueron las sensaciones.

Cuando creíamos haberle visto sufrir todo lo sufrible y rehacerse todo lo que daba, la carretera le volvió a poner a prueba.

Como ya dijimos hace unas semanas, y repetimos, Roglic fue la clave de la jornada del Granon para empezar a minar la fortaleza de Pogacar en favor de Vingegaard.

Conociendo al personaje, sabíamos que cuando arrancó en la coronilla del Télégraphe, éste no iba a parar hasta el final, con la certeza que estaba ejerciendo la única jugada posible para acabar con el dorsal número uno.

Me dijo Sepp Kuss que posiblemente minusvaloraran a Pogacar en el Tour 2020, esta vez no iba a ocurrir lo mismo.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Poned las cosas en contexto, el etapón del Granon de Roglic a favor de Vingegaard se ejecuta con el esloveno arrastrando heridas y lesiones del pavés, las mismas que le hicieron abandonar el Tour, empezar la Vuelta mermado y acabar en el quirófano este otoño.

Éste es Primoz Roglic, incluso cuando las cosas, en lo personal, no marchan.

No le veo ganando el Tour, y me duele escribirlo, pero dicen que el ciclismo pone a cada uno en su sitio, tarde o temprano, si eso es cierto, no dudaría en decir que querría verle en lo más alto de París.

Imagen: A.S.O.- Pauline Ballet

Continuar Leyendo

Primoz Roglic

Muchos firmarían la temporada de Primoz Roglic

Publicado

en

World Fondo WT – Epic

Aunque sin una grande, la temporada de Roglic no ha sido mala

La estadística lo dice, las sensaciones también, la temporada de Primoz Roglic no ha estado al nivel de las anteriores, ni siquiera, en las expectativas creadas.

Eso es un hecho, objetivo y subjetivo al mismo tiempo, como lo es que, como contrapunto a lo dicho, el esloveno ha logrado cuajar una campaña en la que ha tirado abajo hitos que seguro en su balance personal le satisfacen.

Sigo creyendo, y lo dije el año pasado, que Roglic no va a ganar nunca el Tour de Francia, y os juro que me gustaría equivocarme, pues sinceramente lo merece.

La suya es una de esas carreras grandes que posiblemente no se culmine con la carrera más preciada, pero ello no significa que no esté entre los mejores de siempre.

Como digo lo merece, por cómo corre y ha evolucionado, por la competitividad que presenta y aunque sólo fuera por la edición que se le escapó hace un par de años, en una de las historias más duras que hemos visto en vivo y en directo estos años.

Quiero pensar que no sentenciaron más a Pogacar porque en el fondo no les quedaba tanto como nos parecía de fuera, y eso que Sepp Kuss me admitió no hace tanto que le infravaloraron.

Aquello, no obstante, es pasado, doloroso pero pasado, aunque no sé si muy doloroso para Roglic, quien sabe trazar línea gruesa sobre las desgracias, ir a casa a restablecerse y volver a ser el que era.

Este año, como digo, no ha sido el mejor numéricamente, no ha repetido en la Vuelta, no ha optado al Tour, pero al menos en éste se puede arrogar el papel de decisivo cuando empezó el baile en la Télégraphe para poner al rey Tadej en jaque.

Roglic ese día fue decisivo en el engranaje del Jumbo

A pesar de venir tocado del pavés y con desventaja, sabía Pogacar que dejarle ir tan lejos de meta, pero con Van Aert por delante, podía ser una locura.

Como dijimos el otro día en la charla a tres sobre el top 5 de la temporada, Vingegaard gana el Tour merecidamente, pero Roglic y los Jumbo contribuyen mucho a ese éxito.

Para Roglic el Tour 2022 creo que es la constatación que hay trenes en la vida a los que hay que subir sí o sí.

A la rivalidad con Pogacar, le surge el nuevo ganador de la mejor carrera en su propio equipo, un golpe complejo de gestionar, sin duda, como esas lesiones que arrastra hace tiempo y que le han llevado a un reset total este invierno.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

La gota que colmó el vaso fue la Vuelta y la forma de abandonarla, en shock, tras una caída desgraciada en pleno éxtasis de un soberbio ataque que, sinceramente, anunciaba un final de carrera muy prometedor.

Nadie dejó de ponerse esa tarde en su piel, auténticamente roto por una caída de la que el magnífico ciclista que es Fred Wright poco tiene que decir, pues fue Rogla, desgraciadamente, quien creo que yerra en cogerle la rueda y asegurarse un afilador «mortal».

Antes de todo esto, Roglig metió dos generales que hablan de su categoría, despachó París-Niza y Dauphiné, en dos carreras que ya debían estar en su palmarés si no fueran por las caídas que siempre le han perseguido.

Y es que, viendo ambas pruebas en su vitrina, más lo decisivo que fue el Tour y lo querido que resultó en la Vuelta, no podemos decir otra cosa que muchos ya firmaban una temporada así.

Continuar Leyendo

Primoz Roglic

Las lecciones de Primoz Roglic exceden al ciclismo

Publicado

en

World Fondo WT – Epic

Roglic hace del ciclismo una moraleja diaria

Hace unos días, por motivos vacacionales, pude estar en el trampolín de saltos de esquí de Innsbruck, uno de los cuatro del gran torneo de invierno y pensé en el Primoz Roglic anterior al ciclismo.

Aquella pendiente imposible, hay una carrera estival en la que trepan por ella, ese vértigo, esa caída, el salto y un aterrizaje del que parece un milagro salir vivo.

Primoz creció, deportivamente, en ese entorno e incluso tuvo, creo recordar, una caída grave.

Un deporte que levanta pasiones, del que, me imagino, sólo vivirán unos cuantos, que fomenta virtudes que creo ahora el ciclista empieza a afinar.

Recuerdo artículos en la primera Vuelta que gana Roglic hablando de su carácter, como frío y distante con los periodistas, sí, de ciclismo, que son una especie más que curiosa.

El otro día, asistiendo al final en Cistierna, aprecié una situación muy diferente.

Una vez los ciclistas habían cruzado la meta, una vez habíamos visto el éxito de Jesús Herrada, los ciclistas, poco a poco, empezaron a desfilar en sentido contrario a la marcha de la etapa hacia sus autobuses.

La ovación que se llevó Roglic fue brutal, la más sonora

Reconocí a Urán, a Valverde, a Chaves, a Nibali, pero el esloveno se llevó los decibelios del respetable.

Vengo a decir con todo esto que pocos deportistas se han ganado el aprecio de un público tan de los suyos como Primoz Roglic,

Nada que ver con esa imagen fría y seria que se nos vendió hace tres años.

Roglic es querido en España, se lo ha ganado a pulso, demostrando diariamente el cariño y respeto que le tiene a la Vuelta, por eso cuando en Tomares se pega esa hostia en la recta final, la sentimos como nuestra.

Me dijo hace poco George Bennett que el ciclismo es un deporte tan inestable que te hace humilde sí o sí.

En la llegada de la primera etapa de la tercera semana de la Vuelta a España lo hemos visto con el esloveno.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

La mala suerte no respeta ni al número uno ejecutando un ataque inesperado.

Al final Roglic no continúa en la Vuelta, sea como fuere poco nos podía demostrar, han sido tantas las veces que le hemos visto roto y ensangrentado, que verle de nuevo en liza no nos sorprendería.

En sus espaldas recaía gran parte de la emoción en lo que queda de Vuelta, eso es una realidad, como que este tipo es una lección de vida sobre la bicicleta.

Dijo Dumoulin que en sus momentos más bajos, Roglic nunca le juzgó, nunca le cuestionó, en todo caso le apoyó en cada paso que ha ido dando.

Su personalidad trasluce una capacidad de levantarse poco propia en el ciclismo que conocemos, incluso leyendo sobre las lesiones que va arrastrando desde la Itzulia y que su equipo, según la versión de su galeno, no se toma en serio.

Cuando cerremos el libro de la historia de Roglic en el ciclismo, cuando el competidor pase a ser persona de a pie, podremos echar mano de historias que seguro en nuestro día a día valdrán su peso en oro.

Imagen: Unipublic / Charly López

Continuar Leyendo

Lo + leído