Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Egan Bernal

Tour: Egan Bernal hace presente el futuro

Publicado

en

Geraint Thomas featured
Cabecera post

Que Egan Bernal gane el Tour abre un escenario que estremece

Lo sencillo, hoy, en este ocaso de domingo de julio, el último de este mes, cuando el Tour cierra la persiana y celebra lo que han sido tres semanas largas de competición, es hablar bien de Egan Bernal.

Incluso, lo fácil sería decir que lo veíamos venir, que Egan Bernal tiene madera, que lo demostró desde hace tiempo y que lo tenía al alcance.

Todo eso sería oportunismo, según algunos, subirnos al tren de la victoria, ahora que todo es bonito todo va a favor.

E incluso habrá quién pregunte: ¿Qué pasará cuando Egan Bernal ya no gane carreras?

 

Pues nada, porque la vida es una noria como esa que disponen en las Tullerías, en la Rue Rivoli, la calle de los arcos, antes de meterse en los Campos Elíseos.

En la gestión del éxito viene también la posterior del declive, como al revés.

Ahora que Egan Bernal luce con la corona de laurel en la avenida más bella del mundo, me hacen llegar este recorte en su muro de Facebook…

Egan Bernal Facebook JoanSeguidor

De esto hace cuatro años y como me cuentan, Egan fue en ese campeonato subcampeón en una carrera de unos cien tíos.

Una historia de esas de cuento que acaba bien, con el éxito del príncipe, que hoy, bajo el obelisco de la Concorcia, es ya rey.

 

Poner un niño de 22 años en la cornisa de los pronósticos de un Tour, en los prolegómenos de la carrera, es algo tan anormal como que tres semanas después cantemos su triunfo.

Egan Bernal es el artífice de algo que le hace único en un deporte más que centenario.

El ciclismo del que bebe Egan Bernal es en el de un superdotado y su visión seguro que singular.

El «Recomendador» de Tuvalum, ese amigo fiel

Un tipo galáctico, me cuentan, que no pasó ni por cadetes ni juveniles para ganar el Tour, su segunda gran vuelta en año y medio que lleva en el mejor equipo del mundo.

Verle en la carretera es un privilegio, fuera de ella salta toda lógica.

 

Contándole a Laura Meseguer que todos los sacrificios son pocos, que cualquier gramo que le quite al peso es bueno, incluso cuando parece que no hay margen de mejora.

Y todo ¿para qué?…

«Para llevarte un león de estos a casa», señalando el peluche que dan en el podio.

Un triunfo que, volviendo sobre lo dicho, basa en una calma tremenda, una humildad que abruma y unos ojos que hablan solos.

Un ciclista que pareció venir aprendido de casa, que no sólo se basa en su terreno, especialmente la montaña, que va más allá, que rompe los círculos del confort para ser un corredor total, un suerte de «navaja suiza» que vale para todo.

 

Y no ha sido sencillo, como dijimos estaba en los pronósticos señalado, pero ello no le privó de gestionar la carrera a su favor en un entorno nada sencillo.

Con rivales fuera, también dentro, el dorsal uno estaba en su equipo, marcando muescas en la base de su liderato -Planche des Belles Filles y contrarreloj de Pau- y una expectación que seguro pasa factura en el ánimo.

Pero el fino escalador de Zipaquirá no desistió con la vista puesta al final, en París, y la antesala alpina.

Allí, a más de 2700 metros, en la coronilla del Iseran, alcanzó el maillot amarillo que no soltaría hasta la capital francesa en la jornada más caótica de los últimos tiempos.

REBAJAS en Santa Fixie 

El tiempo de Egan Bernal es el de los corredores que no respetan ciclos, ni reglas, escritas y no escritas.

Es el tiempo del ciclismo total, de corredores que se hacen a fuego vivo, que hacen de todo, desde ruedas gordas al arte de rodar contra el reloj.

Egan Bernal es el niño que pareció enseñado, que encandila en la montaña, subiendo, y en las distancias cortas, en las entrevistas donde abre el libro de la humildad que le ha llevado hasta esto.

No sabemos si esto es el inicio de algo más grande, aunque lo presagiemos, pero el presente, el ahora, es Egan Bernal, quien no sabe esperar, porque quizá la vida le haya enseñado que los trenes pasan sólo una vez.

Ciclo21
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Egan Bernal

Egan Bernal nunca se fue

Publicado

en

Por

Cabecera post

La Strade Egan Bernal es de ciclista top que no se ciñe a su zona de confort

Entre los apuntes de esta Strade Bianche que nos dejó atónitos durante dos horas de un sábado de nuestra vida, la entrada de Egan Bernal en el podio de una carrera carísima, junto a dos monstruos como Van der Poel y Alaphilippe, por delante de Van Aert, supone una de las conclusiones más destacadas.

Ya hace unas semanas, Egan Bernal había sido la sombra de Alaphilippe en la base del Ventoux, entonces trabajaba para el éxito de su compañero Iván Sosa, esta vez pudo haber hecho dupla con Pidcock, los Ineos eran los únicos con dos corredores en el corte bueno, pero en el ciclismo que proponen Van der Poel, Alaphilippe y cia, el trabajo en equipo se relativiza, y mucho.

Egan Bernal fue la muestra de la variedad de registros que puede recoger la Strade Bianche, una carrera que en los tiempos recientes ha tenido a gente en el podio de perfil tan diverso como Cancellara, Kwiatkowski, Valverde, Van Aert, Benoot, Alaphilippe, Van der Poel y ahora el mentado colombiano quien, junto a Pogacar, puso el apellido de un ganador de Tour de Francia en el grupo noble.

La carrera de Egan Bernal hacia Siena fue como la de un Ave Fénix recomponiendo su estilizada figura por el camino, trozo a otro, recuperando el crédito perdido y la fe quebrada

Una suerte de catársis llevada a cabo en el mejor escenario, en una de las carreras que guardaremos con el cariño que le tenemos a algo único y muy querido.

LimitZero
Costa Daurada 300x250B
Cruz 400×400

Ahora Egan Bernal es el gran favorito para el Giro de Italia, lo hemos leído más de una vez

Estas aseveraciones se hacen a dos meses largos que la carrera arranque, como hace diez años, desde Turín.

Otra vez corremos el riesgo que las prisas por tenerlo todo ya, el resultado al pie, vuelvan a suponer una losa muy pesada para quien consideramos uno de los mejores talentos que ha dado el ciclismo en tiempos recientes.

El año pasado, Egan Bernal pagó de golpe todas las facturas del éxito temprano y la madurez que llega sin llamar a la puerta, muchos le llegaron a recriminar que ganara el Tour tras una etapa suspendida por aquella tromba de agua y cuestionaron si ese golpe de suerte se volvería a dar.

Sinceramente, estamos en un momento en el que un mal momento no se permite

Como hemos podido hablar con un chaval, cuyo podcast estamos cocinando para ya, «no es normal que a chavales de 22 años se les exija la perfección en todo momento. Esta prisa está frustrando a muchos jóvenes que se han interesando con el ciclismo«.

Una injusticia a todas luces que Egan Bernal pagó en toda su dimensión, que Remco Evenepoel puede saborear si su recuperación no es satisfactoria al 100 x 100 y que a Pogacar le puede pesar si no repite en el Tour, por que para muchos ahora mismo para el esloveno sólo sirve repetir en la mejor carrera del mundo.

No repararan por eso que, en el caso de Egan Bernal, valoramos que, tras un año complicado, intente que las cosas vuelvan a su cauce, que aprenda a controlar ese dolor de espalda que le lastra y que se meta en fregaos tipo Strade, que suponen salir completamente de esa forma de confort.

Como aquella vez que se metió con Luke Rowe a hacer abanicos en París-Niza, el escenario más lejano a un escalador tirillas de su tipo

Ganar el Tour sólo lo hace uno y es la hostia, pero trabajar como lo hace esta gente es admirable, con la seguridad que sólo ganará uno.

Para Egan, 2020 fue la constatación que, como nos dijo Santiago Botero, el nivel no para de subir, como la espuma, comprobando que esos vatios en pantalla no dejan de subir, un cifra que el sábado en Siena debió tocar techo.

Para Egan, 2021 debería ser el año de retomar el camino que nos deslumbró, centrar el tiro y recuperar un corredorazo imprescindible en este ciclismo que amortiza estrellas con rigurosa temeridad.

Imagen: FB Ineos Grenadiers

Ciclo21
Continuar Leyendo

Egan Bernal

Egan Bernal nunca se fue

Publicado

en

Por

Cabecera post

La Strade Egan Bernal es de ciclista top que no se ciñe a su zona de confort

Entre los apuntes de esta Strade Bianche que nos dejó atónitos durante dos horas de un sábado de nuestra vida, la entrada de Egan Bernal en el podio de una carrera carísima, junto a dos monstruos como Van der Poel y Alaphilippe, por delante de Van Aert, supone una de las conclusiones más destacadas.
Ya hace unas semanas, Egan Bernal había sido la sombra de Alaphilippe en la base del Ventoux, entonces trabajaba para el éxito de su compañero Iván Sosa, esta vez pudo haber hecho dupla con Pidcock, los Ineos eran los únicos con dos corredores en el corte bueno, pero en el ciclismo que proponen Van der Poel, Alaphilippe y cia, el trabajo en equipo se relativiza, y mucho.
Egan Bernal fue la muestra de la variedad de registros que puede recoger la Strade Bianche, una carrera que en los tiempos recientes ha tenido a gente en el podio de perfil tan diverso como Cancellara, Kwiatkowski, Valverde, Van Aert, Benoot, Alaphilippe, Van der Poel y ahora el mentado colombiano quien, junto a Pogacar, puso el apellido de un ganador de Tour de Francia en el grupo noble.

La carrera de Egan Bernal hacia Siena fue como la de un Ave Fénix recomponiendo su estilizada figura por el camino, trozo a otro, recuperando el crédito perdido y la fe quebrada

Una suerte de catársis llevada a cabo en el mejor escenario, en una de las carreras que guardaremos con el cariño que le tenemos a algo único y muy querido.

LimitZero
Costa Daurada 300x250B
Cruz 400×400

Ahora Egan Bernal es el gran favorito para el Giro de Italia, lo hemos leído más de una vez

Estas aseveraciones se hacen a dos meses largos que la carrera arranque, como hace diez años, desde Turín.
Otra vez corremos el riesgo que las prisas por tenerlo todo ya, el resultado al pie, vuelvan a suponer una losa muy pesada para quien consideramos uno de los mejores talentos que ha dado el ciclismo en tiempos recientes.
El año pasado, Egan Bernal pagó de golpe todas las facturas del éxito temprano y la madurez que llega sin llamar a la puerta, muchos le llegaron a recriminar que ganara el Tour tras una etapa suspendida por aquella tromba de agua y cuestionaron si ese golpe de suerte se volvería a dar.

Sinceramente, estamos en un momento en el que un mal momento no se permite

Como hemos podido hablar con un chaval, cuyo podcast estamos cocinando para ya, «no es normal que a chavales de 22 años se les exija la perfección en todo momento. Esta prisa está frustrando a muchos jóvenes que se han interesando con el ciclismo«.
Una injusticia a todas luces que Egan Bernal pagó en toda su dimensión, que Remco Evenepoel puede saborear si su recuperación no es satisfactoria al 100 x 100 y que a Pogacar le puede pesar si no repite en el Tour, por que para muchos ahora mismo para el esloveno sólo sirve repetir en la mejor carrera del mundo.
No repararan por eso que, en el caso de Egan Bernal, valoramos que, tras un año complicado, intente que las cosas vuelvan a su cauce, que aprenda a controlar ese dolor de espalda que le lastra y que se meta en fregaos tipo Strade, que suponen salir completamente de esa forma de confort.

Como aquella vez que se metió con Luke Rowe a hacer abanicos en París-Niza, el escenario más lejano a un escalador tirillas de su tipo

Ganar el Tour sólo lo hace uno y es la hostia, pero trabajar como lo hace esta gente es admirable, con la seguridad que sólo ganará uno.
Para Egan, 2020 fue la constatación que, como nos dijo Santiago Botero, el nivel no para de subir, como la espuma, comprobando que esos vatios en pantalla no dejan de subir, un cifra que el sábado en Siena debió tocar techo.
Para Egan, 2021 debería ser el año de retomar el camino que nos deslumbró, centrar el tiro y recuperar un corredorazo imprescindible en este ciclismo que amortiza estrellas con rigurosa temeridad.
Imagen: FB Ineos Grenadiers

Ciclo21
Continuar Leyendo

Egan Bernal

No es un año más para Egan Bernal

Publicado

en

Por

Egan Bernal Tour
Cabecera post

Para Egan Bernal el 2021 es una campaña decisiva

Cualquier charla con alguien de Colombia acaba en Egan Bernal.

Con Goga Ruiz acabamos en el paréntesis que 2020 significó para Egan Bernal, con lo peor de esa lesión de espalda molestando, y cómo se descolgó de los mejores del Tour casi cuando no habían ni roto a sudar.

Y es ahí donde viene el gran dilema de Egan Bernal.

Se lo escuchamos a Santiago Botero, el golpe que el ganador del Tour 2019 recibió el año pasado fue tremendo, cuando incluso mejorando los números de la campaña actual no fue capaz ni entrar en la contienda de los eslovenos.

Lo que cuenta Botero nos pone negro sobre blanco en lo que se está convirtiendo este deporte, una máquina de picar carne, sin pasión ni miramientos, que no distingue edades ni condiciones.

Si el otro día dábamos cuenta que un pelotón de ilustres, entre ellos tres de los que superan las cien victorias (Valverde, Greipel y Cavendish), posiblemente se vea con pie y medio fuera de la élite más selecta del ciclismo, al poco comentamos sobre la retirada, momentánea, de Tom Dumoulin, que a saber si volverá.

En la generación joven las miradas se centran pues en Egan Bernal, y en ver qué camino adopta

[elementor-template id=»36790″]

 

Hay dos versiones de Egan Bernal.

El ciclista de 2019 que ganó no sólo el Tour, también París-Niza y Suiza, dando recitales en todos los terrenos, aquella etapa de los abanicos en Niza y los ataques tremebundos de la Volta, entrando en la pugna de Lombardía, dominando Oropa en la Milán-Turín…

Lo que viene a ser un ciclista total.

O el competidor doliente y cariacontecido de 2020, que duró medio Tour ante el rodillo esloveno, que aguantó lo que le dio el tiro, pero que acabó roto por los dolores de espalda, siendo uno de los peores defensores de la corona de Tour que recordamos.

Entre esos dos registros se mueve Egan Bernal, registros en un deporte de probada dureza en la carretera y crueldad, con una legión de gente opinando sobre uno.

Y no sólo eso, a lo complicado que ya está el entorno, cabe ver la olla a presión que es su equipo, con una cantidad ingente de estrellas apretando y anhelando su puesto.

Carapaz y Geraint son los más obvios, pero no los únicos, Tao va para el Tour, en un contexto donde el chollo que tenían los escaladores con el Tour, casi ninguna crono en el programa, toca a su fin.

Nosotros creemos que Bernal es, dentro de los grimpeurs, de los mejores contrarrelojistas, pero con especialistas que vienen con hambre de no perdonar, hay ciclistas que lo van a tener muy difícil.

Es por eso que el Giro va para el colombiano, un paso atrás para recuperar el aliento ante una exigencia que en el Tour sobrepasa todos los límites.

Y es que si Dumoulin a los treinta se declara abrasado, ¿qué no podría pasar con Egan si a los 26 no ha recuperado la senda que parecía reservada para él?

Ciclo21
Continuar Leyendo

Egan Bernal

Egan Bernal: el jugoso ejercicio de amortizar campeones

Publicado

en

Por

Egan Bernal Tour
Cabecera post

No es de recibo «enterrar» un ciclista con la calidad de Egan Bernal

A la vista de Egan Bernal, que tome nota Tadej Pogacar, como el año que viene no rinda satisfacción, irá al palco, se le dará por amortizado, punto y final.

En la vorágine en la que vivimos instalados, cualquier caída en la gráfica de rendimiento cae a plomo sobre el corredor en forma de un desprecio que, con lo duro que este deporte, no nos parece de recibo.

El otoño de 2020 estará siendo muy diferente para Egan Bernal, un calvario en forma de silencio social y no sé si administrativo que se cobra previo chequeo de su cuenta de resultados: tanto ganas tanto vales.

Leer cada poco que Bernal no volverá a ser el mismo, que lo suyo pasó el año anterior, que ganó el Tour en una tómbola y toda esa suerte de afirmaciones que demuestran un desconocimiento feroz del ciclismo, se ha convertido en una costumbre poco saludable estas fechas.

 

Hace tres años todo era expectación para Egan Bernal, el fino y tostado corredor que ganaba enteros en carretera luciendo el mailllot abarrotado de publicidad del Androni de Savio, con pocos años sobre la flaca por que venía de las ruedas gordas, y fichando nada menos que por el Team Sky,

Chris Froome saludaba al nuevo fenómeno colombiano y desde el minuto cero empezó a justificar, en Down Under y Colombia: un debut que se plasmó con duelos ante Roglic en el sol y lluvia de Romandia, un triunfo en California y deslumbrante debut en el Tour.

El año pasado Egan Bernal fue el mejor ciclista del mundo, por encima incluso del exsaltador esloveno, ganando un Tour en el que hubo desenlace precipitado, pero el mismo para todos, unido a Suiza y Niza, nada menos.

Ese era Egan Bernal, el que se ponía delante en los abanicos de la carrera hacia el sol, en marzo, y seguía competitivo en Lombardía.

De eso nadie se acuerda.

[elementor-template id=»36790″]

 

El mismo de los entrenos apocalípticos, de siete horas que no creo que nos hiciera de motu propio, y sobre los que muchos han sembrado grandes dudas.

Bernal aterrizó en Europa dentro de ese famoso vuelo de estrellas colombianas y todo le ha ido a la contra, de hecho a todos les ha ido en contra.

Las malas sensaciones del Tour de l´ Ain se materializaron en Dauphiné y explotaron en el Tour, es la vida, el signo de la suerte a veces sopa a favor, otras en contra.

Dolores de espalda son los argumentos esgrimidos, dolores que al parecer le vienen de lejos y que esta vez se han cebado especialmente.

 

Pero es que Egan Bernal tiene 23 años, 24 a inicios del próximo años, es decir, seguiría optando al maillot blanco del Tour, cuyo límite de edad tendrán que bajar a más no tardar viendo cómo camina esa gente.

Sigue siendo el mismo que nos maravilló el año pasado, y el anterior, ha dado un mal paso, y lo ha aceptado mucho mejor que lo encajarían otros muchos, con tranquilidad y cuajo, reventó en el Tour, dramas cero.

Eso sí para la nueva campaña le espera una presión si igual, otros que han saltado jóvenes a la palestra también llevan la cruz, pero es que él, a todo ello, le añade una victoria en el Tour, y eso te hace especial, sí o sí.

En el Ineos me parece que la jerarquía que podía ofrecer dudas hace un año ahora no da a lugar, a no ser que Richard Carapaz dé un salto espectacular, que Tao se quede y siga creciendo, que Sivakov dé el paso al frente o Geraint retome el golpe de pedal que no tiene desde que ganara el Tour. no vemos a nadie con la potencia de Egan Bernal, quien a sus 23 años podría permitirse una campaña, o dos, en blanco.

 

Ciclo21
Continuar Leyendo

TWITTER

Defición (para entendernos) de "photo finish": composición de una foto con miles de fotos de un mismo punto (línea de meta) en el tiempo. La distancia de la composición se mide en milisegundos (cada milímetro de esta foto equivale a "x" milisegundos) #ciclismo

Volta Valencia: la derrota de Movistar no fue por un pinchazo

https://joanseguidor.com/volta-valencia-la-derrota-de-movistar-no-fue-por-un-princhazo/ by @JoanSeguidor

La Amstel que gana por los pelos Van Aert demuestra que cuando toma la iniciativa a veces tiene éxito y que si centrara la mira en las clásicas, sería casi imbatible

https://joanseguidor.com/la-amstel-de-wout-van-aert/

#AGR2021

No os engañéis, Movistar no pierde la Volta a Valencia por el pinchazo de Enric Mas, la pierde por elegir mal su líder, debió ser Oliveira, y su eterna obsesión de jugárselo todo con los capos
https://joanseguidor.com/volta-valencia-la-derrota-de-movistar-no-fue-por-un-princhazo/
#VCV2021

Load More...

Lo + leído

Copyright © 2017 Página propiedad de JoanSeguidor. www.joanseguidor.com y www.elvelodromo.com son propiedad Joanseguidor. Agencia especializada en contenido deportivo, Ciclismo de carretera, BTT Mountain Bike, Gravel o ciclocross y el mundo relacionado con la bicicleta.