Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclistas

#Top2016 El sitio de Stybar

Published

on

Tuvalum

Ayer sacamos un post sobre el Team Movistar y sus estrategias que generó un buen debate en Facebook. Entre otras opiniones surgieron varias sobre otros directores, también de largo radio, como Eusebio Unzué. Se habló de Guiseppe Martinelli y Patrick Lefevere, como antagonistas al técnico navarro, como adalides de movimientos certeros en comunión con el espectáculo y el triunfo final.

Aunque en el saco de estos directores hay de todo, no acabo de ver a Lefevere muy diferente del mentado Eusebio. Es más, no me gusta como gestiona las carreras en las que centra el tiro, las clásicas de primavera, en las que, todo está bien decirlo, lleva una ristra de fracasos realmente larga, tanto el año pasado, como éste.

Lefevere tiene un palmarés impresionante, él no plantea Roubaix al azar, a ver qué sale, no, él la planifica del tercer puesto hacia arriba. Es muy complicado que uno de sus chicos no cabe en el cajón. En la retina tenemos además hazañas memorables como los dos podios copados de azul Mapei en tiempos de Ballerini, Bortolami, Taffi y Museeuw. Pero es que ya veis qué nombres, qué caché, qué categoría maneja el mánager belga. Como para no copar el podio año sí, al siguiente también.

Dicho todo esto, y volviendo al presente, hay un ciclista que ejemplifica perfectamente esa desalentadora estrategia, y ese no es otro que Zdenek Stybar, el otrora “superstar” del ciclocross, que ahora vive semanas intensas, y actualmente diluido en un “merchambrado” de estrellas que apuestan todo a la misma temporada y mismas carreras, con lo complicado que es eso.

Stybar, lo hemos dicho muchas veces, es un ciclista que nos entusiasma. Complementa la epxlosividad del ciclocross, con el fondo de los grandes clasicómanos, y el talento de los buenos estrategas. Desde que dio el salto a la carretera, nunca un año fue peor que el anterior, salvo este 2016.

El ciclista checo cierra la campaña con un bagage escasísimo a su talento. Ganador de una etapa excepcional en la Tirreno, en la que dio una lección de trazar y “contratrazar» en curvas y peraltes hacia meta, quedó segundo, muy sorpresivamente, en la Strade Bianche, y digo sorpresivamente porque el técnico final en Siena le va cien veces mejor que su contendiente ese día, Fabian Cancellara.

En las grandes clásicas, Stybar estuvo sencillamente diluido. No se atrevieron a moverle de lejos, ni inquietar a sus rivales. Nada. Llegó en el grupo en Flandes y perdido en Roubaix. Lo dicho escasísimo para tanto talento. A partir de ahí, el desierto. Supimos que corría la Vuelta porque acudió a felicitar a De la Cruz al podio del Naranco. Poco más, abandonó en Río y no cogió el corte bueno en el Mundial. Esperemos, como cantaba Maná, “le suelten la rienda”, porque es caballo ganador, lo ha demostrado y lo tiene que seguir demostrando.

Imagen tomada de FB de Tirreno-Adriático

INFO
Conoce el nuevo Spartan by Suunto

Ciclo21
Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.