Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo antiguo

¿Qué hubo de cierto en lo de Bahamontes y el helado?

Publicado

en

DT – 2022 post

Ahora que tenemos tiempo vamos a ese helado que rodea la mística de Bahamontes

No puedo por menos que exponer en estas páginas una anécdota que tuvo en su tiempo una gran repercusión en el ámbito deportivo y que dio rápidamente la vuelta al mundo a través de los medios informativos. La protagonizó mi buen amigo el ciclista español Federico Martín Bahamontes y ese famoso helado.

Fue mucha la tinta vertida por los periódicos de aquellas épocas. Había como una necesidad por plasmar alguna noticia que tuviera ribetes  sensacionalistas. Nos hemos de situar en el Tour de Francia del año 1954, que tuve la suerte de seguir varias etapas como invitado en el coche del conocido e insigne periodista Gaston Benac, que trabajaba en la dirección del importante rotativo galo France Soir, un entusiasta y buen conocedor del deporte de las dos ruedas.Antecedentes

Era la primera vez que el ciclista toledano se alineaba en el Tour. Se le consideraba todavía algo desconocido, aunque se le tildaba como un personaje jovial, todo temperamento y un tanto locuaz con las gentes. Con anterioridad se había distinguido con cierta autoridad dentro de nuestras fronteras. En cualquier escalada a cualquier puerto de alta montaña, se debía contar con el ímpetu desenvuelto de un tal Bahamontes, una estrella todavía desconocida en los ámbitos de la bicicleta.

Se había distinguido particularmente en la Vuelta a Asturias del año 1953, en dónde mostró sus dotes innatos como escalador que le llevaron a conquistar con soltura el Gran Premio de la Montaña. El vencedor absoluto de aquella prueba fue el malogrado Antonio Gelabert, mallorquín por más señas. Días después, Bahamontes  concurrió en la Volta a Catalunya, confirmando su capacidad física cara a su porvenir. Le faltaba pulir su manera de correr y asentar su espíritu un tanto fogoso. Debía dosificar mejor los esfuerzos para obtener un mejor rendimiento en la carretera. En el Tour de Francia hizo gala de su gran facilidad cuando la carrera iba cuesta arriba, especialmente tanto en los grandes puertos alpinos como los pirenaicos. Espíritu inquieto, siempre agitado, cuando la carretera se enfilaba y se perdía hacia las altas cumbres. Nadie entre los ciclistas se sentía con ánimos para hacerle sombra en el terreno de alta montaña.

El escenario: El Col de Romeyère

Fue en el transcurso de la ascensión al puerto de Romeyère, de 1.074 metros de altitud, punto elegido por el ciclista toledano para evadir del gran pelotón y adquirir una ventaja en minutos un tanto notable. Coronó la cima en solitario y con una renta de tiempo un tanto acentuada. Tomó la decisión inesperada de apearse de la bicicleta y sentarse al borde del bordillo de la carretera ante la mirada sorprendida de miles y miles de aficionados que estaban allí presentes contemplando de cerca las vicisitudes del Tour 1954, aquel magno y multicolor espectáculo deportivo. Todos quedaron estupefactos por la escena que vislumbraron. Efectivamente, había en la misma cumbre, en un punto cercano y perfectamente localizable, un modesto vendedor de helados con un pequeño y deteriorado carrito de color más bien blanquecino, que llamaba a la atención. Alguien entre el público se apiadó de Bahamontes, aquel nuevo ídolo que parecía surgir de la nada, ofreciéndole un helado que el toledano aceptó con enorme  fervor y encendida gratitud.

El tomarse un simple helado

Las gentes se preguntaban qué extraño suceso era aquel. De un hombre que había llegado primero en la cima y que reponía sus fuerzas con un simple cornete lleno de vainilla. Mucha tinta, repetimos, consumió la prensa para comentar aquel hecho que parecía inédito. Este hecho acontecía en la decimoséptima etapa que llevó a los corredores de la ampulosa ciudad de Lyon a la bien conocida población de Grenoble.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Cada cual de los allí presentes hizo su comentario particular al respecto, de lo que se estaba viendo, siempre bajo un prisma un tanto propio e imaginativo. Bahamontes, al que nos une de años una sincera y gran amistad, me confirmó debidamente que aquella parada momentánea había sido debido a una avería que había sufrido mientras ascendía al puerto de referencia que hemos aludido. No había sucedido otra cosa que la simple rotura de un par de radios ubicados en la rueda trasera. Era arriesgado, con la rueda acusadamente descentrada, afrontar el descenso de aquel puerto cuestionado. Se quedó a esperar el coche de asistencia del equipo español, cuyo director técnico en aquel entonces era el madrileño y bien conocido Julián Berrendero, al que muchos le apodaban “El negro de los ojos azules”. Tardó un buen rato en llegar el coche auxiliar con su mecánico, el tiempo suficiente para tomarse tan suculento y sabroso helado que despertó tantas y chocantes controversias.

Este suceso dio la vuelta al mundo varias veces. Se comentó, repetimos, en términos inimaginables. La verdadera razón o circunstancia de aquella parada obligada había sido la rotura simple de un par de radios. Se solventó al fin la avería, facilitándole una nueva rueda hasta que la calma de aquel acontecimiento volviera las aguas a su cauce normal. La etapa, simple curiosidad, no la ganó Bahamontes, que a la larga fue alcanzado, sino el corredor regional francés llamado Lucien Lazaridès.

El apodo de “El águila de Toledo”

Para terminar este comentario y esta realidad que viví muy de cerca, he de adicionar al mismo tiempo un eco relativo a Monsieur Jacques Goddet, hombre de gran prestigio, director del Tour en aquel entonces y al que tuve la oportunidad de conocerle muy amistosamente. De él quisiera decir que fue el que se le ocurrió la iniciativa o la idea de apodar a Bahamontes con el apelativo de “El águila de Toledo”, un sobrenombre que se hizo muy popular en la esfera internacional del pedal. Nunca olvidaré este detalle que el infatigable e inolvidable Monsieur Goddet me venía repitiendo a mis oídos cuando teníamos la oportunidad de saludarnos y hablar de nuestras cosas y de nuestro ciclismo. Me impactaron sus doctos conocimientos que alimentaron todavía más mi afición por la bicicleta.

Por Gerardo Fuster

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo
2 Comentarios

2 Comments

  1. Gerard

    2 de febrero, 2016 En 19:30

    Gracioso artículo que esclarece ese suceso tan cacareado en nuestro país durante la ronda gala. Interesante detalle también sobre quien dio origen al apodo «el águila de Toledo»: el insigne Jacques Goddet.

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

Recuerdos del Txente García ciclista

Publicado

en

DT – 2022 post

Txente García, hoy popular director, fue un ciclista muy interesante

Han pasado once años desde el adiós del ciclismo pro de José Vicente García Acosta, también Chente o Txente, como prefiráis.

Lo hizo semanas después del final de Carlos Sastre, quien se evitó el trago de presenciar cómo un sponsor se esfumaba de un día para otro.

Hoy Txente García Acosta es uno de los directores más populares del World Tour, especialmente en este lado de los Pirineos, con sus sonadas participaciones en los documentales del Movistar, actuaciones que, ya lo dije, caen simpáticas en apariencia, pero que reflejan los tics del equipo, en esencia.

Con entonces 39 años, Txente era uno de los pocos testimonios en activo que convivió con Induráin en la pomada.

Hoy en esa tesitura está sólo Davide Rebellin… 

Poco a poco se iban yendo los elementos que surgieron de aquella fabulosa época, expresando un adiós que nos dejaba ante la incertidumbre del futuro y eso que el tridente Purito-Valverde-Contador entraba en una fase de gran productividad.

Txente fue un tipo con suerte, lo sigue siendo hoy

Estuvo toda su vida deportiva, diecisiete añitos de pro, nada menos, siempre en la misma estructura, por mucho que ésta permutara su nombre ante las necesidades del patrocinio: Banesto- Illes Balears- Caisse d´ Epargne- Movistar.

Navarro, bonachón, buen ciclista,… tenía todos los números para culminar el tipo de carrera que ha desarrollado.

Siempre fiel al tándem Echávarri & Unzue, emprendió una trayectoria sin estridencias, abonado a la labor de equipo, con contadas perlas en su bagaje personal y ajeno a los muchos problemas que el pelotón español iba acumulando, desde que en 1995 diera el salto a profesionalismo.

Recuerdo la edición del Tour 1998, aquella que acabó con todos los equipos españoles ajenos a la contienda días antes de arribar a París.

Aquella fue una carrera sin victorias españolas.

Txente fue quien más cerca anduvo de ella, pero Danielle Nardello evitó su éxito, en un sprint in extremis que me dejó un mal sabor de boca enorme, pues aquel día Txente fue el más fuerte de la fuga.

Tomó revancha un año después, ganando una jornada antológica en el Macizo Central, con el plus de que aquel era el día nacional de “la France”.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Ese regusto borró la sinergia negativa de un año antes.

Con el tiempo añadió dos etapas de la Vuelta a su escueto palmarés, que pudo ser un poquito más amplio en el caso de la grande española de no haber mediado aquella increíble jornada con meta en Ciudad Rodrigo, en el año 2000, cuando sus divergencias con Roberto Laiseka cerca del culmen, dieron aire a Vinokourov por detrás.

Esos años, quien más quien menos, soñábamos con aquel armario pamplonés liderando camino de Roubaix.

Pero eso no iba con el equipo y sus mentores.

Txente García Acosta se acopló al perfil de ciclista que querían en la casa,

De hecho Juan Antonio Flecha se había ido, años antes, al Fassa en busca de los estímulos que Banesto no le ofrecía.

Una doctrina que, en mi opinión, adormiló el potencial de Txente en el pavés, para la que muchos pensábamos que había nacido.

Sereno, dotado, fuerte, corpulento, forjado,… son algunos de los adjetivos que grandes del infierno del norte culminaron con el éxito final en el velódromo.

Como Txente coincidieron otros como Tchimil, Duclos Lasalle, Madiot, Tafi,…  que escribieron su fortuna en base a los mismos argumentos que siempre movieron al navarro.

Sin embargo éste nunca optó por ese camino de recompensa personal.

Nos quedará el beneficio de la duda en este tema, en el resto, haber sido leal a los mentores del equipo le ha resultado, como bien vemos.

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Este sábado, una maravilla llamada Giro dell´ Emilia

Publicado

en

DT – 2022 post

Aunque no esté en el WT, en el Giro Emilia siempre hay mucho prestigio en juego

Este sábado, una semana después del mundial, viene el Giro dell´ Emilia, una de esas joyas que pervive en el tiempo y sobre los tiempos.

Todo en Bolonia, donde no hay momento que no suceda bajo una arcada.

Una ciudad bajo arcos, de espacios interiores, ajenos a la intemperie.

Un urbanismo paralelo, íntimo, a veces oscuro, testigo de negros eventos y peores presagios.

El Giro dell´ Emilia no es ajeno a esa estampa: Allí donde la ciudad pierde su nombre, trepa un tentáculo de ese pulpo callejero en forma de arcada, desde Porta Saragozza, no lejos de San Petronio y los grandes templos de la gastronomía boloñesa.

Una arcada que al principio es llana, paralela a la vía y que, en el espectacular Arco del Meloncello, corre montaña arriba para concluir en San Luca, iglesia que por fuera promete una belleza que no se corresponde con el interior.

De entre los lugares que el ciclismo marca en la geografía, éste de San Luca no es el más conocido, pero aquí siempre lo hemos tenido como un sitio especial, muy especial.

Porque en pocos sitios el ciclismo entra en comunión con el entorno como aquí, con la carrera, los ciclistas subiendo paralelos a una arcada barroca que cobija peregrinos desde el siglo XVII hacia las entrañas de la basílica de arriba.

Una basílica que es un teatro, el escenario de una de esas carreras que perviven, a pesar de los tiempos del ciclismo superprofesionalizado.

Hablamos del Giro dell´ Emilia.

Recuerdo una vez que escribimos de ellos, y cómo desde un humilde despacho boloñés consiguen sacar adelante una competición que es un oro, un asidero a donde agarrarse porque todo es pequeño, cercando y amigable, como era el ciclismo que movía masas en la belle époque.

El pasillo hacia San Luca tiene, desde abajo, desde el tramo llano, 666 arcos, la cifra de la bestia, y acoge llegadas del Giro della Emilia desde hace unos años, los suficientes para ver ganar a Jan Ullrich, Gilberto Simoni, Michael Boogerd, Nairo Quintana y Esteban Chaves.

San Luca también ha visto el Giro de Italia, con triunfos de Moreno Argentin y Simon Gerrans.

El último de Primoz Roglic hace tres años, siendo el primer líder del Giro de Carapaz.

El esloveno es además el vigente ganador de la clásica.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

El Giro dell´ Emilia nació en 1909, es una carrera más que centenaria con Constante Girardengo en lo más alto.

Cinco triunfos le avalan.

En el lugar, antes que los citados, ganaron Moser, Coppi, Bartali, Motta, Leoni… hasta Eddy Merckx no ganó un internacional, y eso fue en 1972

Italia es esto, el sitio que se creó para que el ciclismo fuera más bello, el envoltorio perfecto para que este deporte encuentre donde hacerse grande, pero también cercano, un país que sigue presentando un calendario de final de temporada riquísimo, denso y variado, con un muestrario de carreras que ha sobrevivido a los tiempos de la crisis, que por esos lares fue también cruda.

Y todo porque al final del camino hay un monumento, está Lombardía con sus pocas hojas muertas.

Imagen: FB Giro dell´ Emilia 

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Criquielion en la llegada más dramática de un mundial

Publicado

en

DT – 2022 post

El Mundial de Renaix coronó a Fondriest pero condenó a Criquielion

No he hablado mucho en este mal anillado cuaderno de Claude Criquielion, uno de los primeros apellidos que me suenan en mi infancia ciclista, ni siquiera había recordado ese mundial que un día perdió ante los suyos, en los confines de Flandes, en el límite con Valonia, en las calles que le vieron crecer.

Pero así fue, Claude perdió la opción de renovar el irisado de la forma más cruel y truculenta que uno puede imaginar.

Renaix es el nombre que suele salir en el palmarés de los mundiales, aunque si digo Ronse, quizá os suene más.

Al sur de Oudenaarde, esta ciudad es punto de paso de no pocas carreras de la primavera flamenca, siendo presente del ciclismo, pero también pasado con historias potentes.

A la que protagonizaría el personaje de este artículo, cabría añadirle el polémico sprint mundialista que habían disputado muchos años antes Beheyt y Van Looy, con triunfo para el primero.

Aquello había sido 25 años antes de esta historia que nos lleva al año 1988, el mismo del Tour de Perico, de la etapa del Gavia en el Giro.

Aquella carrera era el típico mundial celebrado en Bélgica, con una expectación fuera de norma y una emoción que iba a más con el paso de cada giro.

En el penúltimo, el pelotón había dado cuenta del ataque de Laurent Fignon, quien no contento con el destrozo hecho, buscó la aventura de nuevo en la vuelta final, hasta que una rampa en el pie le dio la señal de que el físico no le daba para más.

No era el caso de Claude Criquielion.

Motivado por correr en casa, Criqui atizó fuego en la última vuelta, sacando de rueda a todos en el Kruisberg, con excepción hecha de un joven llamado Maurizio Fondriest, italiano de 23 años llamado a cosas grandes, como habríamos de ver.

Por cierto, que ver al trentino hoy en día es un espectáculo, Maurizio creo que está más flaco ahora que en su época de ciclista activo.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Criqui, campeón años antes en Barcelona, volaba hacia meta con el italiano al son de los «Claudy, Claudy» que chillaban los suyos desde la cuneta.

El ritmo era fuerte, pero no suficiente como para evitar que Steve Bauer, líder aquel año en el Tour justo antes del asalto de Perico, les diera caza a medio kilómetro de meta.

El canadiense se fue cerrando de cara a meta, delante del trío, yéndose hacia su derecha para dejar un pequeño pasillo por el que Criqui quiso pasar sin que hubiera espacio físico.

El belga hacía el afilador, se iba al suelo, Bauer se descentraba y Fondriest tomaba el mando para celebrar su título de campeón.

La desgracia de Criquielion, cruzando a pie la meta de aquel mundial, fue legendaria, formando parte de uno de los episodios más recordados de la historia de la carrera más bonita del año.

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

A mí me gustaba Voeckler

Publicado

en

DT – 2022 post

Ciclistas como Thomas Voeckler levantaban a la afición

Aunque Thomas Voeckler es historia pasada del ciclismo desde hace más de cinco años, su figura emerge al primer plano en cada mundial.

El otro día, tras la competición australiana, hizo un ejercicio de autocrítica sobre la estrategia francesa que habla bien del personaje.

Habían logrado la plata con Laporte y sido una de las mejores selecciones en el tapete austral, pero no le resultó deficiente.

El palmarés del Thomas Voeckler ciclista no fue el más amplio del pelotón.

No se midió con el de Fabian Cancellara o Purito, otros dos grandes que lo dejaron más o menos cuando él, pero su bagaje manejó dosis calidad y simbolismo.

Voeckler convivió con la peor crisis de la historia del ciclismo francés, durante esos años que el mejor “enfant de la patrie” en el Tour se iba más allá del top ten, años en los que ganar una etapa era un imposible para el 99% del pelotón francés.

Voeckler, como Sylvain Chavanel, esquivó esa realidad.

Fue en 2004, en aquel Tour de meteorología de perros, por entre los chapiteles de la enorme catedral de Chartres, cuando Voeckler dio el paso al frente.

Cogió un amarillo que defendió hasta la extenuación, una extenuación alicatada en caras extrañas y poses maniqueas.

Lo defendió hasta las entrañas de los Pirineos, mientras Armstrong y Basso se daban hasta en el carnet y dejaban víctimas a su paso.

Aquella numantina resistencia le situó en el imaginario.

Pasaron los años, y sus actuaciones se contaban por la cantidad de teatro que era capaz de desplegar, podía gustar o no, pero era lo que había, ni más ni menos.

Y casi suena la flauta, en el Tour de 2011 cuando alargó su periplo en amarillo, iniciado en aquella famosa etapa que vio como un coche enviaba a Hoogerland a un alambrado, hasta los mismísimos Alpes.

Su antológico cabreo en el Galibier fue una de las postales de la edición.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Quedó cuarto, pero no satisfecho.

Al año siguiente, más teatro del bueno, por los Pirineos, ganando dos etapas, metiéndose la hinchada en el bolsillo en el Tour que marcó el plomo del Team Sky sobre la carrera.

Ese fue Voeckler, ambición en estado puro, un ciclista que no escondía amargura cuando perdía, que no acudió al podio de una París-Tours, porque la segunda plaza le reconcomía, en el sumum del paroxismo.

Su personalidad, su “carácter pestoso” en el pelotón, todo, se echará de menos, pero son los tiempos, nada es eterno, aunque el recuerdo de este singular ciclista perdurará mucho tiempo en el ánimo.

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Lo + leído

X