Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo de carretera

#Moment2020 La Planche des Belles Filles en el golpe de Pogacar

Published

on

Tadej Pogacar Tour joanSeguidor
Tuvalum

Al caer la tarde en la Planche des Belles Filles, salió el sol de Pogacar

En la intrahistoria de Planche des Belles Filles no pudimos entrar en los silencios y sollozos de la interioridad del Jumbo o del UAE, tampoco asistimos al ruido de la noche, el rechinar de las copas de champagne y los discursos, en la intrahistoria de la gran tarde de Tadej Pogacar no hay ambages ni matices a los que agarrarse más allá de la emoción vivida.
Una emoción que fue como esa costra blanca de chocolate y mascarpone de una «carrot cake», lo que se vio y recordamos, por más que lo haya debajo lo ignoremos.
Sin embargo algo pudimos intuir y preguntar a Matxin, el hombre al volante del coche que iba tras Pogacar en Panche des Belles Filles.
Aquello estaba premeditado… 
¿Cómo preparasteis la crono final?
«Dos meses y medio antes fue un grupo del equipo con masajistas, técnicos y mecánicos. No hicimos nada estratosféricamente diferente al resto, pero lo controlamos absolutamente todo»
¿Como qué?
«Desde los vatios a mover, a la actitud, cada curva y los desarrollos. Ensayamos el cambio de bicicleta, la primera llevaba un 58 y las bielas más aerodinámicas del mercado, la segunda las más ligeras y un plato único…»
Eso es ir muy convencido para el amarillo…
«No podemos ocultar que era un objetivo que veíamos realizable, esa era la idea ganar: pero no dependía sólo de nosotros, había otras cuestiones, Pogacar debía tener una superprestación y Roglic no estar en su mejor día»
[elementor-template id=»36790″]
 
Y así se escribió el guión de una tarde de septiembre, para la decisión de todo un Tour de Francia, así, con renglones torcidos y letra precipitada, en una de esas cosas que sin duda flotan en la memoria para siempre.
Primoz Roglic había dominado sin mayor apuro el 99% del Tour de Francia, sin más apuro que el sentir el aliento de unos rivales que si bien estaban distanciados, nunca corrieron descartados, pues la ventaja no era decisiva.
Sin embargo, una crono, con final en alto, a 24 horas de París, en la prestigiada cima de la Planche des Belles Filles no parecía el escenario para que Roglic sufriera un butrón, ni siquiera por parte de Pogacar.
Algunos pensamos que tras el Col de la Loze Pogacar no podía optar al Tour… le preguntamos a Matxin.
«Puede ser, pero hay que tener en cuenta que esa etapa para Tadej es la primera de su carrera de esas características, con puertos de 2000 metros y varias horas de ascensión. Roglic fue quince segundos mejor, pero salió vivo»
Salió vivo y coleando, salió con todo, a por todas.

La suerte es aquello que siempre necesitas a tu lado, en ocasiones viene sola, otras hay que perseguirla

Pogacar la persiguió y la encontró en la Planche des Belles Filles en una alineación de astros que recordó al gran hundimiento, hace más de treinta años, de Fignon ante Lemond en París.
Aquello cayó a plomo en los libros de historia y dio luz a una campaña que todos presumíamos muerta por la pandemia, no hace tantos meses.
El ciclismo corre entre imberbes de 20, 21, 22 y 23 años, Roglic lo entendió bien esa tarde y Pogacar lo rubricó como testimonio de que este ciclismo va por caminos muy diferentes a los acostumbrados, donde la edad no es tan importante, y sí el talento, la ciencia y el trabajo bien hecho.


 

Ciclo21
Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.