Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo antiguo

La desconocida historia del ciclismo colombiano

Publicado

en

La solera del ciclismo colombiano en Europa va hasta los años de Gimondi
Shimano 2021 Junio

Todos miramos la suerte actual del ciclismo colombiano, pero en el país andino la bicicleta tiene una larga, larguísima tradición, que va más allá de aquellos escarabajos de los ochenta que pusieron el ciclismo colombiano en el mapa. Hete aquí una historia que queríamos compartir con vosotros, la historia de porqué el ciclismo colombiano no ha sido tratado con el poso y antigüedad que merece:

A Efraín Forero todos le dicen “El Zipa” porque nació en Zipaquirá, pero sobre todo, por la sangre chibcha de sus venas. Los Zipas fueron los reyes indígenas de esos valles altos y fríos aledaños a Bogotá, antes de que llegaran los españoles.

Para demostrar a un puñado de interesados que era posible organizar en Colombia una carrera por etapas similar al Tour de Francia o al Giro de Italia, el Zipa realizó en solitario una travesía desde Bogotá hasta Manizales cruzando en bicicleta el Páramo de las Letras, aquella ascensión descomunal de 83 kilómetros que sube de las orillas del Magdalena, a 500 metros sobre el nivel del mar, hasta las cumbres cercanas al Nevado del Ruíz, a 3.760 metros de altitud.

Cuentan que el Zipa pasó la cresta de la cordillera entre senderos de tierra y descendió otros 30 kilómetros hasta la ciudad de Manizales, donde arribó por la noche mientras una multitud lo esperaba como a un héroe. Tenía entonces 20 años.

Un año más tarde, en 1951, Efraín Forero sería el primer campeón de la Vuelta a Colombia, que nunca ganaría de nuevo porque en su camino se atravesó el antioqueño Ramón Hoyos Vallejo, “El Escarabajo de las montañas”, el mismo que después derrotaría a Fausto Coppi subiendo al Alto de Minas, cierta vez que el campeonísimo vino con su equipo a correr unas competencias de exhibición en Colombia.

Ramón Hoyos ganó cinco veces la Vuelta a Colombia, fue campeón panamericano de ruta y también estuvo entre los primeros colombianos que corrieron una carrera en Europa: la Route de France de 1953, donde tuvo que retirarse antes de las montañas.

No podremos decir lo que habría sucedido si Ramón Hoyos, el primer escarabajo, hubiese sostenido un mano a mano con Bahamontes o Charly Gaul en los Pirineos. Tampoco podremos asegurar si era cierto eso que le decían los italianos a Martín Emilio Rodríguez “Cochise” cuando ya viejo fue a correr como gregario de Gimondi: que de llegar a Europa más joven, a lo mejor Eddy Merckx no tendría cinco Tours en su palmarés. Cochise, el primer latinoamericano que ganó algo grande allá (dos etapas del Giro) tenía cuatro Vueltas a Colombia en el bolsillo, había sido record de la hora y campeón mundial de persecución individual.

No podremos decir en qué lugar del podio del Tour hubiera terminado Fabio Parra si los controles y sanciones por dopaje funcionaran como funcionan hoy. Podremos decir que fue tercero. Podremos decir que hubo dos positivos por delante.

Cuando Patrocinio Jiménez atacó en el Tourmalet nadie era capaz de seguirlo, ni siquiera Lucien Van Impe, el mejor escalador de su momento. Muy a pesar de eso, un periodista italiano se refirió en cierta ocasión a esos ciclistas colombianos debutantes en las carreras de los ochenta como unos “pobres ratoncitos oscuros” que no sabían lo que era el Alpe.

Quizá este periodista acertaba en algo, los ciclistas colombianos eran pequeños y oscuros como ratones, pero se equivocaba en lo demás: fueron los europeos quienes nunca conocieron las montañas de verdad, esas donde falta el aire y los cóndores hacen sus nidos, esas de cuarenta o cincuenta o sesenta kilómetros para arriba.

Aquello quedó zanjado cuando Laurent Fignon –ciclista con cara de gato– persiguió sin éxito al ratoncito Lucho Herrera durante la etapa 17 del Tour de 1984, la etapa del Alpe famoso aquel donde se consagran los gigantes. Jaques Anquetil, que no en vano había ganado cinco veces aquella carrera, dijo algo diferente de los colombianos. “Si vuelven serán terribles” dijo. Y tenía razón.

Ahora hay una generación que vuelve con hambre y sed de victoria, con deseos de demostrar que el ciclismo no era una disciplina exclusiva para blancos y europeos, también es –y además lo es por decreto de un Presidente– el deporte nacional de este país escondido entre los Andes, el deporte donde se sublima como en ningún otro el sufrimiento de su pueblo.

Fue el escritor inglés Matt Rendell quien llamó a los corredores colombianos “los Reyes de las Montañas”. Creo que en cierto modo todos son hijos del Zipa, ese hombre con sangre de rey indígena que demostró en 1950 cómo era posible atravesar en bicicleta un país de alturas monstruosas y carreteras inexistentes.

Por Camilo Alzate

Imagen tomada de HSB Noticias

INFO

20 motivos para pasarte a la fixie

Continuar Leyendo
4 Comentarios

4 Comments

  1. Juan Andrés Pérez

    8 de julio, 2017 En 17:34

    Muy bien artículo felicitaciones. Queremos más historias como esta que vinculan pasado y presente. Saludos

  2. Julio A Sanin Mejia

    9 de julio, 2017 En 2:06

    Excelente nota, aunque des los años 50, ya hablábamos de una raza INDÓMITA y alla por 54/56, con el intercambio Colombo Mexicano, los empezábamos a bautizar como los ESCARABAJOS COLOMBIANOS…!!!

  3. Yuri Efrain Dominguez Carvajal

    9 de julio, 2017 En 22:21

    Es un excelente Articulo sobre los escarabajos. Les comparto este de 1955 escrito por nuestro Nobel Garcia Marquez. Un imperdible sobre Ramon Hoyos publicado por el diario el Espectador en 14 entregas. Es para disfrutarlo. https://drive.google.com/file/d/0B6_Pb401T29oZWdyMUVfYWhndFE/view?usp=sharing

  4. jose david rodriguez pedroza

    11 de julio, 2017 En 0:21

    excelente……lo dicho lo de hoy no es casualidad y mucho menos suerte, estamos donde estamos por meritos propios y no nos han regalado nada, viva COLOMBIA carajo.

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

Un Ocaña vs Merckx, cincuenta años después

Publicado

en

Grande Vueltas JoanSeguidor
Shimano 2021 Junio

La etapa maratón del Tour 2021 nos recordó un monumental duelo Ocaña-Merckx

Cuando la escapada que surgió al rebufo de Mathieu Van der Poel y Wout Van Aert a más de 200 kilómetros puso patas arriba la memorable etapa maratón del Tour, nos acordamos de unos pasajes que protagonizaron nada más y nada menos que Luis Ocaña y Eddy Merckx.

Fue hace cincuenta años, Tour de 1971, en un pasaje que fue de Ocieres a Col de Mente, con una etapa memorable, la de Marsella, intrascendente sobre el papel, que propuso una memorable persecución durante todo el día entre grupos, el del belga delante, el del español, atrás.

Recuperamos un pasaje del libro «Secundario de lujo«, en el que Jaime Mir nos contó cómo fue aquel trance…

Sobre Luis, Mir hace cálculos de lo que pudo ser su palmarés. Pudo ganar dos Vueltas, la de Agustín Tamames en 1975, más la que había ganado cinco años antes, y dos Tours, el que ganó y el que se le escapó aquellos días en que enloqueció por no perder nunca de vista a Eddy Merckx, aunque gozara de renta suficiente en la general. Sí, fue en 1971, días en los que se vivió tan peligrosamente que todo acabó en desastre. El Tour era de Ocaña, líder, sólido, siete minutos… todo a su favor. De Muer lo tenía atado como a un caballo adormecido, porque Luis no cabía en sí, henchido por el tremendo palo que había propinado a su rival del alma en la jornada de Orcières-Merlette.

Aquella fue una jornada largamente soñada. En las entrañas del Bic, recuerda Mir, De Muer y Gem especulaban sobre el estado real de Merckx, líder e intocable hasta el momento. Estaba ahí, delante, comandando, pero como acartonado, lento de reflejos. Varios síntomas delataban que no iba al 100%.

Un año antes Goddet entraba un día en la redacción de L’Équipe para afirmar en un editorial que lo de Merckx “era una catástrofe, pues acababa de ganar el Tour tras vencer siete etapas más un prólogo y lanzar a Joop Zoetemelk más allá de los 12 minutos”. El dominio de Merckx molestaba y asustaba, a los organizadores, a los periodistas e incluso a los aficionados. Pero el año 71 las cosas no iban como de costumbre. Los cinco pinchazos que le apartaron de la París-Roubaix fueron premonitorios. No tomó la salida en el Giro, por primera vez en cinco años, y en su lugar corrió el Dauphiné, que logró ganar con grandes apuros ante Ocaña.

Con los años se supo que el belga corría esos días con cambios en los pedales para intentar paliar el hecho de que una pierna fuera un poco más corta que la otra. Esos cambios se percibieron desde el primer día del Tour. Sufría en las subidas por cortas que fueran, echaba de menos el barniz de lucidez que el Giro daba a sus piernas. Era el Merckx de siempre, porque iba de amarillo, pero con pies de barro, como si las musas le hubieran abandonado.

Con esas impresiones, a Ocaña le fueron midiendo en el seno del grupo. El conquense no cabía en sí. Mir le calmaba por las noches en el hotel: “Tu día llegará”. La pareja de directores sabía que el belga estaba más cerca que nunca, pero había que ser muy precavido porque las cartas había que mostrarlas cuando correspondiera. Ocaña corría por sus opciones, para rentabilizar la brutal inversión de Bic y por las ilusiones de los muchos que, como Goddet, estaban hartos del dominio total de Merckx.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Y llegaron dos etapas: primero en el Puy de Dôme, como Bahamontes una década antes, y finalmente en Orcières, donde aquello reventó. Luis remató un día en que el Bic tiró a morir de salida, corroborando que Merckx no iba bien. Los corrillos de Luis con sus directores en la noche francesa tuvieron su porqué. Mir se explicó al fin tanto secretismo, tanto mimo en los planes.

Portada de Marca el día que Ocaña se puso líder en el Tour

A continuación, el desastre, que también se escribió en dos entregas. En la primera jornada tras la exhibición alpina, Luis se descolgó un momento del pelotón. Era la salida, no pasaba nada aparentemente relevante. Los micros le solicitaron una entrevista en directo por la radio. Como la prensa no podía entrar en el pelotón, lo hicieron por detrás del mismo. Alguien del equipo de Merckx vio que el líder andaba ocioso. Surgió el caos. Merckx y todos sus muchachos entraron al relevo y rompieron la carrera. La jornada acababa en Marsella, y por el camino llegaron a tener cinco minutos de ventaja. Al final, tras mucho pelear, el Bic y sus oportunísimos aliados, los maletines corrieron, redujeron a poco menos de dos minutos la ventaja del belga.

La consecuencia, al margen del brutal castigo, fue el tremendo adelanto de la carrera en meta. No había literalmente nadie en la tribuna marsellesa; bueno, sí, Mir, que vio aquel tropel entrar en meta como si no hubiera un mañana, con la grada vacía. La guerra sin cuartel de Merckx había descuadrado el horario en tres cuartos de hora. “No había nadie, nen. Ni el alcalde vio el final de etapa, las gradas desiertas”, refrenda Mir.

Luis Ocaña en el suelo del Col de Mente

A los dos días, en la etapa Revel-Luchon, el universo ciclista se paró:

Desgraciadamente ahora ya es todo agua pasada y Ocaña no ganará el Tour 1971 como estaba más que previsto y merecía con todos los honores. La emisora del Tour a través de la voz entrecortada por la emoción de Félix Lévitan nos lo dijo con la brevedad de un disparo, pero nos dejó a todos paralizados por la emoción. No se podía decir más con menos palabras. Hoy estamos a poco más de 300 kilómetros de Barcelona y el corazón nos invita a regresar, porque si nuestro barco se hunde, resulta casi lógico que nos hundamos con él.

Eso, un disparo. Joan Plans no escribía aquella crónica del 14 de julio de 1971 para El Mundo Deportivo, no, Plans, el amigo del primer Tour de Jaime, sollozaba sobre las hojas del diario amargamente, recordando el momento en que Lévitan decía: “Chute d’Ocaña!” (¡caída de Ocaña!) por la radio de carrera.

Rocacorba – 1024×300

Aquella es una historia ampliamente glosada. En las horas previas, en el fortín del hotel, Mir percibió a los dos directores alrededor de Ocaña. Trataban de calmarlo, por querer tenerlo todo excesivamente controlado, especialmente De Muer, que pedía prudencia, porque Gem, más arrojado, entendía aquello como un tema de hombres y de honor. Un angelito a la derecha y un diablillo a la izquierda. Luis se dejó llevar por el segundo. Merckx, que lo conocía bien, lo tentó. “Sabía del carácter de Luis, vaya si sabía”, repite Mir. En el col de Menté, bajo el diluvio más universal, atacó tres veces. No eran ataques a la resistencia del líder, ni siquiera buscaban probar su fortaleza, fuera de toda duda. Eran aguijonazos a sus nervios, auténticos arpones al orgullo del líder.

Luis entró al trapo: “Merckx iba delante de mí. Vaciló, derrapó y yo también. Cuando caí sentí un impacto muy fuerte. Me sentía mal, muy mal. Pero tuve fuerzas para tratar de reincorporarme. De pronto sentí un tremendo golpe y un dolor muy fuerte en el pecho. Y ya no me acuerdo de más. Eso sí, algunas caras en torno mío, gritos y gente que corría”.

Merckx cayó y Ocaña, también. El primero estaba a siete minutos y necesitaba arriesgar, el otro tenía el Tour ganado con aguantar la compostura, pero también arriesgó. Merckx se levantó y prosiguió. Ocaña también, pero cuando se disponía a montar en su máquina llegó Zoetemelk y lo arrolló; al poco le golpeó Agostinho, y finalmente Guimard. Cuatro golpes. Luis ya no se levantaría.

Costa Daurada 300x250B
WD May-Agost 300×250
Gran canaria 300×250



Desde el segundo coche del Bic, Mir estiraba el cuello en medio de cortinas de agua y nervios, gente corriendo y griterío inhumano. Distinguió a Luis, allí, en los brazos del doctor. También a De Muer con las manos en la cabeza, a Christian Darras, jefe de publicidad de Bic, golpeando el coche. Aquello era dantesco. La imagen era estremecedora: Luis era un Cristo yacente de Semana Santa, moreno, fibrado, finísimo y lacerado de dolor. Adiós al Tour que tenía ganado. Adiós desde el helicóptero que se lo llevó del lugar. De Muer y Darras estaban espantados por los quejidos del maillot amarillo. Luis no paraba de jadear. Pensaron en lo peor.

“Creyeron, literalmente, que se había partido la médula y llamaron rápidamente al helicóptero”, concluye Mir, con la imagen in mente de Roger Rivière, otro mito, inmóvil en una curva del Macizo Central once años antes. “Pero aquello no fue más que un escandaloso golpe en los riñones”, sostiene, que por suerte no pasó a mayores.

Anquetil, que no pertenecía al equipo, pero estaba siempre por allí, lo tachó de “accidente estúpido y desagradable” por haber corrido Ocaña “unos riesgos innecesarios”. Aquella noche la cena fue un funeral. A Mir, de natural dicharachero, le habían arrancado el alma. Nadie levantó la vista del plato. “Nunca hablamos de ese día en el Tour. No es que fuera un tema tabú para él, pero su carácter era cerrado. Había que sacarle las palabras”, recuerda Mir.

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Tour: El amor de Lale Cubino por Luz Ardiden

Publicado

en

Lale Cubino Luz Ardiden Joanseguidor
Shimano 2021 Junio

Recordando el Tour de 1988, Cubino habla de la gloria que encontró en Luz Ardiden

El encadenado Tourmalet-Luz Ardiden es historia del ciclismo, una fórmula ganadora sobretodo en las ediciones del Tour a finales de los ochenta e inicios de los noventa, que también tuvo predicamento en la Vuelta a España de 1992 con un protagonista estelar, un bejarano llamado Lale Cubino

En la historia de cada uno, hay sitios que se quedan para siempre en la leyenda de cada uno, a Lale Cubino le vale el nombre de Luz Ardiden, tanto en Tour, como en Vuelta y Porvenir.

Recordamos esta conversación que tuvimos con él en la sobremesa del lunes de pascua del año pasado, es decir, en pleno confinamiento: Lale Cubino nos guarda un hueco para hablar de su triunfo en Luz Ardiden hace 33 años.

Lale, ¿qué tal llevas estos días?

«Lo llevo bien, me gusta la casa, y estoy a a gusto. preferiría poder salir, pero no lo llevo tan mal

Aprovechas para hacer esas cosillas que…

«Sí claro, he aderezado el jardín que lo tenía abandonado, chapuzillas, he cocinado alguna cosa como lasagna, arroz y bastante pan”

¿Eres cocinillas?

“Me queda lo justo para decir que se puede comer”

Estos días estamos cargados de ciclismo ochentero ¿te gusta verlo?

La verdad es que lo estoy viendo casi todo, como las clásicas de Eurosport, Roubaix del año pasado. También Flandes

Lale Cubino, tres veces ganador en Luz Ardiden, viendo Roubaix

Ni más ni menos

Pero es carrera estaba en tus antípodas

Roubaix era totalmente diferente a mis características, como corredor no quería ni verla, pero me gusta seguir ese tipo de carreras, me gustan mucho, es un ciclismo, para mis cualidades muy complicado, pero que tiene un gran mérito con gran dificultad. Estéticamente, el paisaje, el pelotón, las carreteras de adoquines me atraen mucho

Por eso lo digo

Yo era todo lo contrario a aquello, etapas de montaña y de calor

¿Cómo se vivían las clásicas en tu equipo?

No eran importantes. Yo hice un año la Lieja y Flecha, con mal tiempo, y no me gustaron

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Vemos con ojos vidriosos aquel ciclismo de los ochenta…

En aquella época el ciclismo era muy seguido, era uno de los deportes más televisados, generando una gran afición. El aficionado medio, de la calle, nos conocía. Hoy el ciclismo compite con otros deportes, hay una gran variedad. El espectador es más diverso”

¿Tanto ha cambiado el ciclismo en este tiempo?

No tanto, quizá en lo que rodea a los equipos, los sueldos, los presupuestos, el material, pero en esencia es un deporte en el que el esfuerzo sigue prevaleciendo. Hoy hay mejores carreteras pero la velocidad es más alta. No teníamos el aficionado más cerca, nos movíamos entre ellos y los coches… esto no sucede hoy

¿Podemos decir que aquella fue la mejor época del ciclismo?

A mí me tocó una gran época de ciclismo, desde los ochenta hasta mediados de los noventa fueron grandes años. A partir de entonces, con escándalos de dopaje, la popularidad fue a menos. Ha costado recuperarse, la presión del doping y los castigos fueron muy altos, hubo gente que dejó de ser ciclista y este oficio es por amor y no por dinero. Todo este proceso ha dado sus frutos en cuanto a la limpieza del deporte, no quita que haya cosas como en otros muchos ámbitos

Rocacorba – 1024×300

Vamos a Luz Ardiden

Para mí tiene gran significado, no sólo gané en ese Tour, también en el Porvenir y en la Vuelta del 92

¿Qué estadística tiene Lale Cubino en Luz Ardiden?

Tengo que decir que acabé cinco veces en esa cima y gané tres

Menuda estadística, ni Mathieu Van der Poel

Son porcentajes importantes, aunque no deja de ser casualidad. Era una cima en la que me motivaba mucho. En el 87, por ejemplo, no estaba bien, pero al año siguiente salí con toda la idea. Era una etapa muy fuerte, con seis puertos, por eliminación

¿Cómo fue tu victoria en 1988?

Salí con intención de hacerlo bien, no sé si ganar. Según pasaban los puertos, la confianza iba a más. A partir del tercero, del Pereysourde, muy bien y en el Aspin, iba fácil campándome con la mayoría. Ataqué antes del Tourmalet, en el llano tras el Aspin

¿Cuándo dices que ibas fácil a qué te refieres?

A ver, fácil nunca se va, hablamos comparado con los demás, cuando vas a 180 pulsaciones y la gente se queda, es perfecto…” 

Costa Daurada 300x250B
WD May-Agost 300×250
Gran canaria 300×250



¿Cómo fue aquel Tourmalet?

Con mucho calor, lo habían parcheado semanas antes con esa brea que se deshacía con el calor y se pegaba la bicicleta. No sólo era luchar contra la subida, también esquivar el parche de brea porque te frenaba un montón

¿Y la subida final a Luz Ardiden?

En Luz Ardiden, tras seis puertos, iba tocado, Mínguez me apretada, no sabía lo que sacaba. La moto daba referencias al segundo, Duclos Lasalle, respecto al resto. Yo miraba para atrás en las curvas y no veía a nadie. Cuando llegué a meta tuve que esperar seis minutos

Escuchando aquellas narraciones nos impresiona la cantidad de críticas a los franceses ¿había complejo de inferioridad?

Más que complejo de inferioridad nuestra, era de superioridad de ellos. Veníamos de Hinault y Fignon, estaban crecidos se notaba en las carreras y en las retransmisiones. Por ejemplo se dirigían a nosotros con desdén

Tu última victoria en la Vuelta fue bajo un frío tremendo

La Vuelta 92 fue en con un frío que no me iba bien, pero era Luz Ardiden y me motivaba. En Tourmalet había nieve en las cunetas, en la bajada hizo mucho frío pero…

… Lale Cubino volvió a ganar en Luz Ardiden su cima fetiche, un lugar que traemos al recuerdo este lluvioso lunes tras la Semana Santa más atípica, gracias David por el cable 😉

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

La memoria de Casartelli se cincela en la piedra de Portet d´Aspet

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

Cuando el Tour pasa por Portet d´ Aspet, el apellido Casartelli surge de entre las cunetas

Este martes, el Tour pasó con cierto adelanto sobre el pelotón por las rampas del Portet d´ Aspet. A uno de sus costados, los ciclistas dejaron atrás el monumento dedicado a Fabio Casartelli. Se llama “La Stèle”, el lugar que es testimonio eterno del dolor que sacudió el Tour este mismo día, pero hace 20 años.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



#DiaD 18 de julio de 1995 

«L’heure s’enfuit, la vie s’arrête, la gloire reluit» («El tiempo vuela, se detiene la vida, brilla la gloria»)

El lema, grabado en el mármol gris de un reloj del sol, resume a la perfección la fugaz vida de Fabio Casartelli. En el reloj, tres símbolos marcan las horas: el alfa, fecha de nacimiento el 16 de agosto de 1970; los anillos olímpicos, medalla de oro el 8 de agosto de 1992 en Barcelona; la omega, 18 de julio de 1995, cuando muere trágicamente en el km 34 de la etapa reina del Tour (St. Girons – Cauterets) en una maldita curva de este puerto, el Portet d’Aspet.

Cada 18 de julio a las 12 del mediodía, un rayo de sol penetra a través de un pequeño orificio proyectando la luz sobre la base del monumento. El astrónomo Danilo Fioretti fue el autor de este meticuloso cálculo.  Por eso su escultor, Bruno Luzzani, bautizó su obra como «Volo di Luce» («El Vuelo de la Luz») aunque todo el mundo conoce este monumento a la memoria de Casartelli como «La Stèle» («La Estela»), nombre que recibe este tipo de pedestales conmemorativos con símbolos y textos.

Rocacorba – 1024×300

Esculpido en mármol blanco y gris traído expresamente de los Alpes Apuanos, en la Toscana italiana, el monumento  representa una gran rueda blanca dejada al descubierto por la bandera olímpica. Fue erigido cerca del lugar del accidente por los miembros de su equipo, el Motorola, y por la Sociedad del Tour de Francia en octubre de 1995. Tan sólo unos días más tarde, el 22 de octubre, Annalisa Casartelli, esposa del corredor, bautizó a su hijo Marco, de pocos meses de edad y al que Fabio no llegó a conocer, en la capilla de la Madonna del Ghisallo. Su bicicleta fue colocada, tal y como quedó después de la caída,  en el altar de la pequeña iglesia en su memoria.

«La Stèle» por Fabio Casartelli está situada en la vertiente oeste del col del Portet d’Aspet, pasado el Pont de l’Oule y al inicio del tramo más duro de la ascensión, ya que sus cuatro últimos kilómetros son de una dureza extrema, alcanzando casi el 10% de media y con rampas del 17%. Si lo escaláis por el otro lado, con cuestas duras también en sus dos kilómetros finales, encontraréis el monumento casi al final del descenso, breve pero muy empinado, en una peligrosa curva a la izquierda, donde os será imposible evitar parar y rendir un pequeño homenaje al campeón olímpico de Barcelona 92. En el lugar nunca faltan flores frescas y otros recuerdos dejados a su paso por los ciclistas.

Todos recordaréis aquel 18 de julio.

Las imágenes por televisión conmovieron a todo el mundo del ciclismo. Las palabras de Museeuw, entre sollozos («he visto durante cinco minutos a Fabio morir delante de mí») en la memoria. Sin apenas llegar a cumplir los 25 años, Casartelli, sin casco aquel fatídico día, moría al caer y golpear con su cabeza en un muro de hormigón. La vida lo paró en seco en aquella curva y cuando lo trasladaban de camino al hospital escaló directamente al cielo.

Costa Daurada 300x250B
WD May-Agost 300×250
Gran canaria 300×250



La historia de aquel día ya la conocéis, involucrados en la múltiple caída fueron Perini, Breukink, Baldinger y Rezze; el ganador de la etapa fue Richard Virenque, que se enteró en el pódium del accidente; y el ganador de aquel Tour fue Indurain, el quinto de Miguel.

Al día siguiente, lo recordaréis, los corredores no disputaron la etapa, entrando en meta todos juntos los integrantes del equipo Motorola. Días más tarde,  Armstrong pudo dedicarle su victoria en Limoges en la 18ª etapa alzando los dedos al cielo (“It’s for you”), igual que tú también podrás homenajearlo con tu presencia en la próxima edición del Memorial Fabio Casartelli, bien en su versión cicloturista ya en septiembre o en la ciclodeportiva, un día después.

Se trata de marcha que se celebra anualmente desde 1996 con salida y llegada en Saint Girons, en la que se asciende el Portet d’Aspet y el Col de La Core, con todo el apoyo de la familia Casartelli: sus padres, Annalisa y el joven Marco que, por cierto, es el vivo retrato de su padre.

Por Jordi Escrihuela

 

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

La historia del oscuro trabajo de ludo Peeters

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

Ludo Peeters corrió junto a Merckx, Ocaña, Hinault, Lemond, Fignon, Delgado o Induráin

Seguramente Ludo Peeters no sea el ciclista más galardonado de los años setenta y ochenta, pero sin duda, es uno de los más icónicos de ambas décadas. En el boxeo, a personajes con su perfil se les denomina «campeones sin corona». Merckx se refirió en alguna ocasión a Ludo Peeters como un gran corredor sin grandes triunfos, y creo que es una buena definición de su prolongada carrera. Sin duda la mala suerte se cruzó en su camino en demasiadas ocasiones, sobre todo en las clásicas
de primavera, pero él siempre asumió el fracaso con deportividad y altruismo a partes iguales.

Ludo Peeters que corrió junto a Merckx, Ocaña, Hinault, Lemond, Fignon, Delgado o Induráin, fue ciclista durante la primera mitad de los años ochenta.


ochenta uno de los grandes nombres del ciclismo mundial, según los rankings del momento, casi siempre entre los veinte mejores corredores del pelotón, año tras año. Profesional entre 1974 y 1990, entre sus triunfos se cuentan tres victorias de etapa en el Tour, vistiendo dos veces el maillot amarillo, en 1982 y 1984. Este libro hace un repaso de la evolución del ciclismo desde mediados de los años setenta hasta comienzos de los noventa, aprovechando la biografía del belga, y en sus diez capítulos incluye numerosas anécdotas inéditas con personajes tan ilustres como Joop Zoetemelk, Gerrie Knetemann, Brigitte Bardot, Peter Post, Alain Delon, Jan Raas… y, cómo no, Johan Van der Velde.

A día de hoy, Ludo se queda con una espina clavada, su controvertida participación en la Volta de 1983, una competición en la que durante la primera mitad de la década de los ochenta corrió lo mejorcito del pelotón internacional (Dejonckheere, Oosterbosch, Lubberding, Pollentier, Maertens, Van der Velde, Kelly, Van Impe…). Ese fue el punto de inflexión en su relación con el polémico Peter Post del TI-Raleigh.

Este pequeño libro es una auto-edición solo disponible solo a través de pedidos por correo electrónico, y que cuenta con la autorización del propio Peeters. El precio de promoción durante estas primeras semanas del mes de julio es de 8 euros, gastos de envío incluidos.

Más información a través de libroludo@gmx.es

Continuar Leyendo

TWITTER

Nibali, Froome, Sagan, Naiiro... me sorprende ver tanta gente cuestionando el sueldazo que cobran, como si les cayera regalado del cielo.
Son símbolos, por donde pasan, causan revuelo y aunque su mejor momento haya pasado. eso vale mucho.

https://joanseguidor.com/sueldo-ciclistas/

Para Patrick Lefevere todo parece valer.

https://joanseguidor.com/patrick-levefere-george-bennett/ by @JoanSeguidor

Tiritas aerodinámicas, cadenas de eslabones enanos, manillares que se parten y Filippo Ganna llevando la cuarteta italiana al récord del mundo.
Está el velódromo de #Tokyo2020 que echa chispas...

https://joanseguidor.com/juegos-olimpico-tokio-persecucion-equipos/

Cuando Patrick Lefevere habla de abusos domésticos para explicar la "debilidad mental" de Geoarge Bennett se retrata un tipo que será un genio en la gestión del equipo pero que carece de escrúpulos cuando quiere defender lo "suyo".

https://joanseguidor.com/patrick-levefere-george-bennett/

Load More...

Lo + leído