Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Ciclismo antiguo

El joven Bahamontes…

Publicado

en

Desde joven Federico Martín Bahamontes se ciñó el apellido materno

En este reportaje queremos dar referencia o eco a favor de un ciclista de otros tiempos llamado Alejandro Federico Martín Bahamontes. Esta era su detallada identificación, aunque siempre se le conoció más comúnmente como Bahamontes. Así a secas. Llevaba el apellido materno. Alguien había dicho que desde el punto de vista publicitario este sobrenombre tendría más fácil difusión cara al exterior que el llamarle simplemente Martín, que, dicho sea de paso, tampoco desmerece.

Bahamontes era un nombre que los publicistas apuntaron que tenía más gancho en boca de los medios informativos y de los miles de aficionados que seguían de cerca las vicisitudes del deporte de las dos ruedas.

Un casi desconocido que se inscribe en la Volta

Kern Pharma

Nos hemos de situar, retroceder, al año 1953. De cuando el tal Bahamontes, nacido en Val de Santo Domingo, no lejos de Toledo, se alineó por vez primera en la línea de salida de la 33ª edición de la Vuelta Ciclista a Catalunya, en la cual se adjudicaría con autoridad manifiesta el título del Gran Premio de la Montaña, una distinción que se valoraba en gran manera en aquel entonces.

Recordar que el vencedor absoluto de la “Volta” fue el valenciano Salvador Botella, un ciclista que dio mucho prestigio a nuestro ciclismo. Era un corredor completo en todos los terrenos y que poseía un depurado estilo montado sobre la bicicleta. En la clasificación final, compartieron también podio los catalanes Francisco Masip (2º), nacido en Santa Coloma de Gramenet, y José Serra (3º), en Amposta, dos corredores que en su época revalorizaron de manera positiva y continuada nuestro ciclismo regional.

Shimano – Leaderboard 1024×300

Sí rememoramos aquel acontecimiento del pedal, que transparentamos en estas páginas del Cuaderno de Joan Seguidor, dado que tuvimos la oportunidad de vivirlo en directo y muy de cerca. Hacemos hincapié concreto a la 9ª etapa, Tarragona-Berga, que tenía una llegada intermedia, en su primer sector, en la cima de la cumbre de El Tibidabo, montaña un tanto representativa que preside y que se hace valer ante la vista panorámica que se otea de la ampulosa ciudad de Barcelona.

¿Quién era aquel ciclista pedaleando cuesta arriba?

Bahamontes, con un ímpetu y una facilidad asombrosa, se despegó del gran pelotón en un punto no muy distante de nuestra capital, concretamente en el conocido Alto del Ordal, que acaparaba una denodada tradición en las competiciones ciclistas que solían y suelen celebrarse en nuestro suelo catalán. Luego, con el paso de los kilómetros, perduró en su marcha desenfrenada y en solitario en las calles de la misma Barcelona.

Si recordamos que la respuesta del gran público catalán fue fabulosa, puntual y unánime a lo largo de todo su recorrido. El gran público presente, con un entusiasmo desbordado, estuvo ávido por presenciar tan magno espectáculo deportivo, apostado y apretujado al borde de las aceras de la denominada calle Balmes, adoquinada en aquel entonces, y que iba ascendiendo en pendiente de manera paulatina.

Deambulábamos, es verdad, por una de las arterias de más vitalidad con que cuenta la aludida ciudad, un eje vertical de circulación que va de sur a norte, o bien, en sentido inverso. Constituía un todo cuadro particularmente atractivo bajo la visión variable de unas construcciones más bien modernas y algunos otros de acusada solera.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Los aficionados se volcaron ante un advenimiento sin igual

Estábamos, los seguidores de esta prueba, sumergidos en una densa caravana multicolor ciclista. Era una estampa que no se nos olvida y que se mantiene viva en la danza de nuestros pensamientos que nos representan el pasado; como si palpáramos una estampa del mismo ayer. Todo a nuestro alrededor nos sugestionaba ante la masiva y agrupada concurrencia de gentes venidas de todas partes, de todos los rincones de la provincia.

Barcelona estaba vibrante festejando una magna fiesta deportiva que paralizó por largo tiempo la densa circulación de los vehículos rodados. Rugía en los ámbitos que nos rodeaban el clamor de una agitada multitud, un tanto desbordada y a la vez identificada ante aquel loable suceso. Nuestros oídos incluso se nos taponaban. Aplausos y griterío que no amainaban a nuestro paso, casi en pasillo, frente a aquel torbellino rutilante de ruedas y coches, que abrían con sus estridentes cláxones. Vítores por parte de todos aplaudiendo a sus favoritos, amortiguados ante el runrunear acuciante de los motores de los vehículos renqueantes que seguían la carrera en cumplimiento de una responsabilidad.

Bahamontes, un héroe que vino de la nada

Bocanadas de nubes de polvo que se levantaban por doquier al paso alocado impuesto por la tupida y coloreada caravana multicolor. Todo a nuestro alrededor parecía una danza alocada que no conocía pausa. Como periodista, singularizo diciéndolo, me sentía entusiasmado ante aquel ambiente protagonizado por unos corredores que empujaban con fuerza los pedales de sus bicicletas. Tenía bien abierta la ventana de mi vehículo para mejor palpar aquel ambiente espoleado por los reflejos que despedían los radios brillantes de las ruedas de las consabidas bicicletas.

He podido seguir muchas y muchas competiciones ciclistas, pero aquella estampa de un Bahamontes, luchando en solitario ante una atmósfera caldeada por el ambiente, perdura en mi recóndito interior como un recuerdo feliz e invulnerable. Nadie con el paso de los años ha podido apagar la llama encendida de aquella imagen vivida en las laderas del Tibidabo.

Bahamontes, aquel día, llegó a la cima con una ventaja de tres minutos sobre el grupo perseguidor. Al contemplar su pedaleo agitado como si empujara su bicicleta a golpes de martillo, mientras columpiaba la cabeza de un lado para otro, nos preguntábamos con cierto estupor y no poca sorpresa, quién era aquel ciclista madrileño, enjuto, con el número de dorsal 34 a su espalda.

A primera vista, su figura nos mostraba un físico de apariencia más bien frágil, y hasta endeble si se quiere. Sí recordamos que vestía una camiseta de un color rosado pálido, equipamiento que distinguía a la escuadra que representaba: “Castilla”. Aparte de “Fede”, figuraban con él otros cuatro componentes inscritos: Fuertes, García, Guzmán y Hernán. A la par, todos ellos, eran considerados unos ciclistas modestos.

Bahamontes en aquella efeméride tan señalada tuvo una actuación realmente destacada que sugestionó, tanto a los aficionados apostados el borde de las carreteras como a los que seguimos aquel periplo sentados un vehículo renqueante. Era un privilegio para los que habíamos tenido la suerte de poder estar allí. Aquella gesta, aquella imagen, aquella silueta inconfundible, perdura, repito, en mis adentros. Su visión había sido una fiel realidad que me brindó este ciclismo vivido en una época ya lejana.

Aquella hazaña o hecho llevado a cabo por Bahamontes marcó un hito importante, un inicio, a su ascendente y dilatado historial. En la Vuelta a Asturias, en la que había concurrido el corredor toledano, hay que decirlo, se había dado ya a conocer. Había sido un protagonista anónimo para nosotros, los periodistas, que comenzamos a fijarnos en él. Fue un anuncio preliminar e impactante de lo que llegaría a representar y significar este ciclista en el vasto mundo de las dos ruedas.

Por Gerardo Fuster

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo
1 Comentario

1 Comentario

  1. Gerard

    2 de enero, 2016 En 9:56

    Estupenda crónica de una jornada ciclisto que dejó una marca indeleble en la memoria periodístiva de su autor.

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

Reynolds es Perico Delgado

Publicado

en

Por

Nada fue más trascendente para el maillot de Reynolds que el Tour de Perico

Hace un tiempo hice mi top 10 de maillots más bonitos de la historia y situé en lo más alto el del Reynolds de cuando Perico ganó el Tour.

Su sencillez horizontal, ocupando gran parte de los años dela década del los ochenta, haciendo convivir diferentes patrocinadores como Seur o Banesto, me parece que no sufre ante el paso de los años.

También es cierto que aquellos eran tiempos felices, tiempos en los que tuvimos nuestros primeros escarceos con este ciclismo, y esas imágenes, como el primer amor, perviven por encima de la emoción.

Kern Pharma

El otro día hice un experimento…

Supimos tocar la fibra, la gente respondió y buscó en el fondo de su memoria y todo fluyó.

Si Perico está en forma, más fino que nunca, con el humor afilado y la mirada cómplice, es en parte por que la gente lo tiene muy presente, mucho más allá de lo que le vemos en la televisión, pues fue citar el maillot de Reynolds y surgir su nombre por todos los lados.

Ganar un Tour marca, pero también la Vuelta del año siguiente e incluso dejar estampas tan icónicas como esa foto que le valió el apodo de «loco de los Pirineos» y que ilustra este artículo.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Un binomio que sigue vigente al 100%.

Pero no fue sólo el amigo segoviano el citado, al margen de Miguel Indurain, quien acapararía el siguiente periodo con Banesto, me gustó leer nombres como el de Jesús Rodríguez Magro, Julián Gorospe, Ángel Arroyo, genial este ciclista, y José Luis Laguía.

Y es que este último para mí sería el primer nombre, con su eterna lucha por el premio de la montaña en la Vuelta a España.

Laguía no fue estadísticamente el mejor ciclista del equipo, pero quedó en la memoria de muchos aficionados que en esa época nos volvíamos locos con los que iban bien para arriba.

Aquí se demuestra que no sólo las victorias sirven para explicar el carisma de un ciclista.

Y es que ese maillot implica mucho, es el espejo de una época con mucho ciclismo y mucha pasión, que quienes lo vivimos de niños explica el amor que tenemos por este deporte.

Por eso emocionado de leer nombres como Marc Gomez, Dominique Arnaud, Anastasio Greciano y ni querido Celestino Prieto, entre otros tantos.

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Aprica, Indurain y Pantani en la mejor etapa de nuestras vidas

Publicado

en

Por

Aquella jornada de Aprica lanzó a Pantani y estrelló las opciones de Indurain en su tercer Giro

Estos días estoy oyendo y leyendo mucho de Pantani, mucho ese ciclista que, como dije hace pocos días, nos hizo sentir cosas que pocos nos transmitieron sensaciones que tuvieron un kilómetro cero, aquella etapa con Indurain en Aprica.

Lo que sucede con Pantani es esotérico, algo que escapa a la razón, una cosa loca.

Su final lo conocemos y el nudo de su vida estuvo vinculado al dopaje, pero se le perdona, se mira para otro lado, su magia lo puede todo y creedme lo he oído de viva voz de gente su su entorno, de romagnolos, gente que no lo admira lo idolatra.

Kern Pharma

Todo al punto que la segunda etapa de este Tour de Francia, la que va de Cesenatico a Bolonia será la «etapa Marco Pantani».

Y todos lo entienden y justifican, lo aplauden.

Claro que fue tan fuerte lo que nos hicieron sentir aquella tarde el mentado Pantani, con Indurain camino de Aprica, que flota sobre todo lo demás.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Permitidme recordarlo: Todo pasó un 5 de junio

El Giro de 1994 caminaba por la bota con el orden establecido en entredicho.

Un rubio, un ruso, llamado Eugeny Berzin dominaba la prueba desde sus capítulos iniciales. Golpe en Campitello Matese y golpe en la crono llana de Follonica.

Indurain, Miguel Indurain batido en un test en solitario. Alarma.

Las cosas podían volver a su sitio en una etapa que atravesaba el cogollo de los Dolomitas, de Merano, en donde el día anterior había ganado en solitario un ciclista joven pero calvo, Marco Pantani, a Aprica. Por medio tres colosos, de más a menos altitud.

Primero el Stelvio, entre pareces heladas e incipiente bruma sin más novedad que el desgaste invisible de los héores.

Luego en el Mortirolo, palabras mayores, estallaría todo.

Desde la base arrancaba Marco Pantani, el chico calvo del día anterior, el jovenzuelo que amenazaba con eclipsar a Claudio Chiapucci.

Con Pantani se fueron Armand De Las Cuevas, el boxeador frustrado, y Berzin, saltarín, rubio, maglia rosa.

Indurain, quieto atrás.

Pasan penosamente los metros, y el ritmo de Pantani es un rodillo.

Caía De las Cuevas, Indurain le superaba por detrás.

Cae Berzin, el yunke navarro le cazaría, lo maduraría y lo dejaría antes de la cima.

En el descenso Indurain va camino de encarrilar su tercer Giro, cogía a Pantani haciendo frente común, con Nelson “Cacaíto” Rodriguez como testigo de todo aquello. Quedaba la tercera subida, la más sencilla, un trámite llamado Valico di Santa Cristina antes de Aprica.

Pero el trámite se atragantó. Pantani arranca e Indurain se derrumbaba, muerto, maltrecho y seco.

La ventaja que le ponía en disposición de ganar el Giro se esfumaría.

Qué día aquel.

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Pantani en 5 esenciales

Publicado

en

Por

pantani

Nadie enchufó al personal como Marco Pantani

Cumplidos veinte años de su pérdida, es un buen momento para darle cinco brochazos al personaje de Marco Pantani, como nos dejaría Miguel Soro en una de las paredes del Cap Negret.

Ahí vamos a Marco, a la izquierda del Chaba, de perfil, mirando al horizonte en una de las mejores etapas que recuerdo de siempre, aquella que le encumbró en Les Deux Alpes.

Kern Pharma

Ese Tour del 98 sólo tuvo una luz: Marco Pantani.

Sentimientos contrariados

Este pequeño homenaje no persigue la grandilocuencia, ni la lágrima sencilla, como otros tantos recuerdos que le han llegado al Pirata de gente que, en su día, le giró la espalda.

Hablar de Marco Pantani no es sencillo, pocos ciclistas nos levantaron del sofá como él, pocos, muy pocos, nos hicieron soñar tan alto, pocos elevaron el arte de escalar de pie a su nivel.

Le tocó lidiar con la peor época de este deporte, lo más podrido y nauseabundo del ciclismo.

¿Él fue víctima? pues no sé hasta qué punto, pero aceptó jugar, es un hecho y jugar en aquellos años era ir muy duro.

Marco Pantani hizo todo lo «necesario» para ganar, y ahí van luces y muchas sombras, sin embargo ello no me impide admitir que como él no he visto a nadie más.

Aquella tarde en Madonna di Campiglio

Cuando le echaron de aquel Giro por hematocrito alto era obvio que levantar cabeza de aquello iba a resultar imposible.

Roto y fuera de la carrera que dominaba a placer, en su mejor instante de siempre, se fundió el talento del mejor escalador visto jamás.

Con el tiempo se supo que su hematocrito estuvo en el 60% tras aquel famoso atropello compitiendo en la Milán-Turín.

Jugó, como veis, muy fuerte y su vida acabó de forma prematura, sintiéndonos tentados de pensar y decir: «Un juguete roto«.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Irresistible escalador

Pero reportadas las miserias quiero ir al fenómeno que nos dejó sin palabras tantas y tantas tardes.

Marco Pantani fue el ciclista más espectacular en mucho tiempo cada vez que la carretera miraba al cielo.

Tenía dos o tres machas más, que me niego a pensar que fueran solo por el dopaje y sí fruto de un talento brutal y arrollador.

Sus rivales miraban para otro lado cuando agarraba el manillar de abajo y se disponía a abrir gas.

El último doblete

Ahora que todos hablan de la opción de Giro-Tour de Pogacar, a Marco Pantani le cupo el privilegio de doblar un reto tan complicado como que nadie lo iguala desde entonces, y han pasado más de 25 años.

En su haber, conseguir aunar dos grandes así en un entorno hostil para su perfil de ciclista, pues se enfrentó a grandes croners, Zulle y Ullrich, en una época en que las cronos eran larguísimas.

¿Una carrera? Aquella etapa de Aprica

Ese día Marco Pantani dio el gran salto, el acceso directo a la fama, cuando se midió de tú a tú con Miguel Indurain y acabó por hacerle claudicar en una de esas etapas que quedan para siempre.

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Esta Vuelta a Andalucía está en el precipicio

Publicado

en

Por

Las quejas de los agricultores son legítimas y necesarias, pero la desprotección de la Vuelta a Andalucía es brutal

Ya sabéis, el ciclismo tiene la cancha más bella del mundo, un teatro sin puertas ni gradas, con pantallas fijas en meta, en salida y poco más, todo lo que quieras ver, tienes que coger, acomodarte en la cuenta y ver la vuelta pasar.

Estas palabras las escribo en la sobremesa de una día de enamorados en la que tendríamos que estar disfrutando de la primera etapa de la Vuelta a Andalucía, nuestra Ruta del Sol, desde cuando empezó a gustarme el ciclismo.

Una carrera que es un excelente embajador de su tierra, pues cada año escudriña ese terreno tan inmenso como cargado de belleza que es Andalucía, con una vuelta a sus maravillas muchas veces más ocultas.

Kern Pharma

Esta etapa por la Alpujarraja granadina ya no podrá ser. 

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Pero el peligro no ha pasado, anulada la primera de las cinco etapas, se cierne la amenaza de una anulación mayor, pues no hay efectivos de la Guardia Civil que puedan mirar por su seguridad.

Es una catástrofe para la organización, cuyo apellido, Cuevas, conozco bien.

Un tsunami, como dijo el propio director, que nos tiene con el corazón en vilo, pues la Guardia Civil está dispersa por el territorio controlando las legítimas reivindicaciones de los agricultores.

Corazón dividido, sin saber qué decir, por un lado un evento deportivo, prescindible si se quiere, pero necesario por la gente que emplea, el territorio que muestra y las personas que entretiene y por otro, un colectivo hasta los cojones que se le tome a risa, cuando de sus manos, horas y esfuerzo sale mucho de lo que comemos cada día.

Ojalá las cosas se reconduzcan, ojalá la Guardia Civil pueda estar en ambos sitios mañana, pasado y al otro, pero nada en esta vida está exento de lo que le rodea, el ciclismo tampoco, huelgas, cortes e intervenciones express de las fuerzas de seguridad para abrir la carretera siempre han habido, pero esto es otra cosa, esto es dejar al organizador en una situación de desamparo similar a aquella del Covid, hace cuatro años por estas fechas.

Cruzo los dedos para que la carrera pueda retomarse desde de la segunda etapa, si no es así, va a hacer mucha buena voluntad por todas las partes para que esto se resuelva sin que nadie se haga daño de verdad.

Que Pogacar no quede como el último ganador de la Vuelta a Andalucía.

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

DESTACADO:

Lo + leído

Copyright © 2017 Página propiedad de JoanSeguidor. www.joanseguidor.com y www.elvelodromo.com son propiedad Joanseguidor. Agencia especializada en contenido deportivo, Ciclismo de carretera, BTT Mountain Bike, Gravel o ciclocross y el mundo relacionado con la bicicleta.