Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclistas

Chad Haga: Así se gana la contrarreloj del Giro

Publicado

en

Chad Haga Giro Italia JoanSeguidor
Tuvalum

El relato de la victoria de Chad Haga en el Giro emociona

Cuando hablamos de Chad Haga, recuerdo el accidente que se llevó por delante a varios corredores del entonces Giant-Alpecin mientras entrenaban por el interior de la provincia de Alicante.

Una historia espeluznante de la que Chad Haga salió especialmente perjudicado.

He pasado por momentos muy duros estando lejos de mi familia antes de esto. Mi padre lleva luchando contra un cáncer de pulmón durante los últimos cinco años. Esta vez, era yo el que sufría y, sí, eché mucho en falta a mi familia. Pero esto ha servido para ver cómo mi familia, mis amigos y mi equipo se organizaban para conseguir que pudieran venir mi hermano y mi prometida hasta España para ayudarme con mi recuperación.

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Ese fragmento lo hemos sacado de la entrevista que Nico Van Looy le hizo al americano a los pocos días de aquella jornada que fue dramática, aunque por suerte no trágica.

Aquel día volvieron a nacer esos chavales.

Aquella conversación, la tenemos muy presente cada vez que oímos o leemos el nombre de Chad Haga en algún sitio.

Y de aquella conversación nos acordamos cuando el americano del Sunweb ganó la crono final del Giro en la mismísima Arena de Verona.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Una victoria que se fraguó ese día, pero que se cocinó durante varias etapas y jornadas.

Queremos irnos a Cyclingnews y su blog donde el propio Haga cuenta de primera mano la experiencia y el camino hacia un triunfo en el Giro de Italia….

Lo titula «Alegría, alivio y dolor en Verona» y es una pieza excepcional, escrita desde la intimidad del ciclista, forjada con el sudor y el dolor de una tercera semana del Giro que podemos imaginar el infierno

 

Esto son retazos, recortes azarosos, de lo que Chad Haga escribe de una experiencia, ahora sí, con final muy feliz…

«Estuve dándole vueltas a qué escribir en el blog durante la semana final del Giro, sobre el descenso del Mortirolo, por ejemplo. Pero visto ahora, estaréis seguros que yo tenía un día especial en Verona»

«Durante dos semanas, desde la etapa 9 exactamente, empecé una cuenta atrás hasta Verona. Ayudé a mis compañeros en la caza de la escapada, pero cada vez que la carrera se rompía me iba de cabeza al grupetto. Dejé escapar oportunidades, pero estaba convencido de mi plan para Verona»

 

«No puedo decir que fuera sencillo, el Giro es de todo salvo fácil, pasé por malos momentos, pero siempre con el objetivo de guardar piernas para el final. Cada esfuerzo dolía. Claro que tuve dudas de mi opción, sobre cuánto estaba ahorrando y cuánto podía afectar el cansancio a rivales como Primoz Roglic»

«El sábado sólo cuatro subidas me separaban de la corno de Verona. Me preparé para sufrir. Ya en la primera ascensión exploté pero fui a más, empecé a superar ciclistas descolgados de los primeros grupos y notaba que las piernas iban bien, poco a poco me fui convenciendo e incluso le dije al director que estas piernas pueden ganar mañana, si ello a meta, eso sí»

Palabra como «Piano» o «Grupetto» pasaron a ser musiquilla habitual en sus oídos. Ese día, ese sábado, Chad Haga se dejó 6000 kilocalorías en los Dolomitas para llegar a meta.

 

«El éxito no llega por accidente. Cada detalle cuenta en este nivel, entre los mejores del mundo. Sentí que esta era mi oportunidad cuando Tom Dumoulin abandonó el Giro. No dejé nada al azar y el equipo me respaldó»

Hablando de tecnología, con Suunto tenemos otro nivel de prestaciones 

«Cuando partí de la rampa de salida me sentí como en un videojuego, cada giro aparecía como lo había visualizado, mientras mis piernas sacaban provecho de toda esa energía que pude ahorrar durante dos semanas. Llegué rápido a la subida respirando hasta por las orejas. Esprinté en la cima y el videojuego volvió a la vida, trazando las curvas del descenso, comprobando que los discos hacen honor a su fama en cada frenada»

SQR – GORE

 

«Al final del descenso me dispuse a vaciarme, otra vez, tras tres semanas de competición por Italia. A veces el sufrimiento alcanza tal nivel que tu única opción se decidir hasta dónde llegar. Pasé por los adoquines con las piernas latiendo de dolor y con la duda de saber si estaba haciendo eso para un simple top ten»

«Entonces pensé en mi madre, en mi mujer, en mi hermano, quienes seguramente estarían chillándole a la televisión. Pensé en los amigos y en los compañeros. Pensé en Victor Campenaerts, quien seguramente nunca me habría imaginado de rival. Pero sobre todo pensé en mi padre, quien había sufrido un cáncer seis años antes. Él nunca dejó de creer, y por eso no podía dejar de sufrir dos minutos más»

«El ruido era brutal, pero pude oír a mi director gritarme algo que nunca me había dicho: has hecho el mejor tiempo»

Así fue, un sueño largamente perseguido y Chad Haga que se hizo con la crono final del Giro de Italia, el dolor, el cansancio lo compensaron todo. se pasó dos horas del lunes respondiendo mensajes en su móvil.

La historia de Chad Haga ese domingo en Verona es común a muchos que un día logran ganar algo importante en su vida, pero escribirlo así, con esa intimidad en el dolor y la soledad de la ruta, no es habitual entre ciclistas, y nos ha gustado tanto, que quisimos compartir, aunque por trozos, una historia que explica este deporte tan ingrato muchas veces, pero adorable siempre.

Imagen: FB de Giro d´ Italia

Continuar Leyendo
1 Comentario

1 Comentario

  1. @vichoplop

    7 de junio, 2019 En 17:56

    Leí la columna de Haga y había seguido los vídeos y tweets compartidos por el equipo Sunweb. Me encantó que compartieras esta historia, que de alguna manera quedó oculta tras el triunfo de Carapaz. Refleja algo muy lindo del ciclismo, la perseverancia y el sacrificio en pos de un objetivo. Y la humildad de un gregario que sueña con el triunfo personal sólo cuando falta su líder.
    Muy lindo. Gracias por compartirlo.

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Chris Froome

Es muy difícil creer en Chris Froome

Publicado

en

Por

Tuvalum

La ilusión del quinto Tour de Froome no se corresponde con lo que vemos

Para Chris Froome la mayor de nuestras admiraciones, para él y los suyos, que siguen, pertinaces, creyendo que es posible, que está en el radar, que puede caer el quinto Tour.

Es de admirar, de verdad lo decimos

En el UAE Tour, mientras Ineos Grenadiers ponía el ritmo para Adam Yates, Froome se caía del grupo principal, curiosamente acompañado de una de sus «manos derechas», Wout Poels, en los buenos años del Team Sky.

Ver a Froome quedarse de los grupos, antes incluso que empiece la batalla, es desalentador, de puertas hacia a afuera para quienes, como en este «mal anillado cuaderno», nos gustaría verle en el big five, en el club de quíntuples ganadores del Tour.

Leemos su entrevista en The Guardian y esa admiración vuelve a florecer de entre las letras y cada párrafo.

Afirma Froome que le inspiran las historias como Tom Brady, el siete veces ganador de la Super Bowl con más de cuarenta años, para ver que él es capaz de ganar un quinto Tour.

«Estoy tan cerca» implora contando sus cuatro victorias que le sitúan en tierra de nadie, sólo está él en ese nivel.

Está cerca en la estadística, pero creo que lejos, muy lejos, en la realidad.

Compite contra sí mismo en una recuperación que Oscar Guerrero, técnico en el Israel, describió como la ideal, pero a nadie se le escapada que no está solo en esta escalada.

Cruz 400×400

 

Los rivales que surgen no son pocos ni malos, de hecho si miramos sus compañeros de podio en los años de dominio, desde Nairo a Bardet, pasando por Valverde y Uran, apreciaremos que estos ya han dado un paso atrás ante la chavalería que crece.

Y no sólo eso, el equipo, su equipo, el Israel, es una especie de hall of fame de buenos corredores, algunos excelentes en muchos casos, cuyo mejor momento creo que ya pasó.

Lo vimos con Michael Woods en Alpes Marítimos, aislado entre las cuitas de Groupama y Trek, pero ya no sólo él, todo en el Israel suena a tiempos pasados.

Una realidad poliédrica que como vemos no invita a ser optimistas para con Froome, otra cosa es que si alguien puede conseguir una resurrección sin igual, sea él, como en su día lo consiguió Alejandro Valverde tras el tortazo en el prólogo del Tour de 2017.

Continuar Leyendo

Ciclistas

El sinsentido del maillot de George Bennett

Publicado

en

Por

Tuvalum

El maillot de campeón kiwi de Bennett es una polémica innecesaria

En el ciclismo las polémicas pueden tener varios orígenes, pero las más llamativas son aquellas que surgen sin necesidad alguna de plantearlas, como en el caso del maillot de campeón neozelandés de George Bennett.

El de Jumbo Visma se proclamó campeón hace unos días y desde el momento que subió al podio a ponerse la preciada prenda, creo que ya empezó a maquinar cómo diseñar su pieza de campeón kiwi.

Hasta la propia esposa del ciclista puso su grano de arena en el diseño del maillot de Bennett.

Cuál sería su sorpresa cuando desde su propia federación le han dicho que el maillot no vale, y por ende la UCI, el perejil de todas las salsas

Cruz 400×400

 

Permitir  rama de helecho en blanco, sobre fondo negro, propiciaría confusiones, pensando que el maillot de Bennett era directamente el de la selección oceánica compitiendo al amparo de su equipo, un sinsentido.

Dice la Federación Neozelandesa de Ciclismo que el diseño debe ser coherente para todas las categorías y modalidades de ciclismo.

Mirad de hecho lo que sacaron, también en el seno del Jumbo, el año pasado…

El maillot es bonito negro sobe blanco o al revés, tiene efecto, es distintivo y honra el campeón neozelnadés ¿para qué complicar las cosas?

Afirma George Bennett que a veces se gastan energías en exceso en cuestiones que no merecerían la pena, pero se debe reparar en la necesidad de unas normas de estilo, pues de no existir, el pelotón sería un circo de colorines trivializando colores que para algunos significan mucho, son las señas de su nación.

El problema es cuando los equipos se ponen a estirar la norma y hurgan en cuestiones que les podrá dar más ventas de maillots, pero que al final les vale una colleja de un organismo que parece el padre censor de todos los desmanes que algunos se atreven a realizar.

A Jumbo ya le cascaron unas buenas multas el año pasado por no respetar el esquema de las las franjas irisadas en los buzos de Tony Martin y Tom Dumoulin.

Es que es el arcoíris, un poco de respeto, el es sacrosanto grial del ciclismo mundial, y su no respeto es el kilómetro cero para que los equipos se crean con el derecho de hacer engendros tipo maillot de campeón esloveno de Primoz Roglic.

Ya sabemos que el diseño de los maillots de campeones nacionales es una bicoca para cualquier equipo, salvo el de campeón de España para Movistar, y eso que el de Puerto Rico es precioso, pero si no se pone coto esto se convertiría en un cachondeo propio del sambódromo de Río.

Continuar Leyendo

Ciclistas

Si el ciclismo pierde la magia ¿qué le queda?

Publicado

en

Por

Tuvalum

La tecnificación del ciclismo deja vendida la magia que le hizo tan querido

Un día, si tenéis posibilidad, acercaros a una de esas concentraciones de inicio de año que florecen por diferentes puntos de Levante.

Una rueda de ciclistas, mecánicos, directores, técnicos, responsables en rendimiento, estadísticos, patrocinadores, jefes de prensa… todo eso pulula por los lobbies de los hoteles del lugar.

Una danza en la que nada se deja al azar, una orquesta perfectamente afinada de rostros serios, concentrados y fieles al plan establecido donde el ciclismo, llegas a pensar, a veces es lo último.

Y sí, hasta le quita la gracia, en definitiva, es el ciclismo desprovisto de toda su magia.

La misma que puso a muchos de los que hoy se baten en carreteras de medio mundo en la senda de ser ciclista, el glamour del esfuerzo, la admiración del público, la posibilidad de desplegar toda la magia que un día vieron en la televisión y quieres para ti.

Me viene a la cabeza una entrega de la serie «The Crown», cuando el Duque de Edimburgo mira con tanta pasión la gesta del hombre en la luna, que en la visita de los tres astronautas a Buckingham Palace pide una audiencia exclusiva con ellos.

Está emocionado, extasiado por tener delante a tres tipos que dieron el primer paseo lunar de la historia del hombre.

Les pregunta cómo fue, qué sintieron y qué vieron, los astronautas se observan entre ellos y encogen los brazos: «Era tanto lo que había que hacer, anotar y controlar, que no recuerdo casi nada de ese paseo».

La decepción en el Duque fue mayúscula.

Cruz 400×400

 

Pues bien, dejadnos recordar esa historia para explicar lo que a veces nos sugiere el ciclismo «super moderno» que nos hemos regalado.

Tenemos actuaciones mayúsculas sobre la bicicleta como la que nos regala Filippo Ganna en cada contrarreloj y nuestra lectura se hace… ¡en números!

Cierto, es cierto, todo se mide, todo se cuantifica, pero se pierde la magia del ciclismo, esa misma que nos enamoró un día de él y nos pegó a la televisión, nos llevó a la cuneta e incluso, en el caso de algunos, les hizo pensar que un día ellos pudieran ser uno de esos tipos que enardece las masas de un puerto en los Alpes.

Luego los ciclistas crecen, ven lo que hay y la realidad está distante de aquello.

Y se nos olvida una cosa, como me contaba en un podcast que en breve verá la luz el responsable de la Fundación Euskadi, Jesús Ezkurdia: «El ciclista que entrena feliz, compite feliz, si compite feliz, conseguirá resultados y si logra resultados será feliz«.

Ni más ni menos, ante ese círculo virtuoso nos encontramos un ciclismo carente de magia, lleno de números, performances, vatios y toda la parafernalia que ha quitado a este deporte la esencia que lo hizo grande.

Todo se fía al resultado inmediato, a triunfar rápido y vemos que el goteo de chavales, y no tan chavales, que renuncian o medio renuncian sigue su curso.

Dice Marc Madiot que no quiere robots, que quiere creatividad en las carreteras, entendemos que el mecenas debe estar al corriente de lo que hacen los suyos, monitorizarlos, pero si no entiende que el corredor necesita cierto margen, nunca le sacará a este deporte el impacto que sin duda espera y desea.

Imagen: FB de UAE Tour

Continuar Leyendo

Ciclistas

El mejor ciclismo está donde quieren los ciclistas

Publicado

en

Por

Tuvalum

Los abanicos del UAE Tour ponen el ciclismo en otro nivel

Ayer domingo, un domingo de febrero raro y pandémico, entre Alpes Marítimos y UAE Tour, tuvimos momentos de ese ciclismo que demuestra que el arte, la belleza y el paradigma del esfuerzo están donde menos se imagina.

Una sesión de carreras menores que, seguro cuando pasemos revista a la campaña, podría quedar entre las mejores del año.

Dos escenarios antagónicos y la moneda común del mejor ciclismo del mundo

Por un lago los Alpes marítimos, donde la cordillera pierde altura hasta entrar en el Mediterráneo, en la puerta de Niza, lugar de leyendas, de inicios de campaña el Bic de Ocaña y las visitas de Anquetil, dominios de Sean Kelly, ciclismo de sabor francés, buen queso y añejo…

En ese escenario, se jugó a lo grande una carrera de tercer nivel que se corre como si hubiera un mañana, no entre primeros espadas, pero sí entre corredorazos que no entendemos cómo tardan tanto en repetir triunfo, como Gianluca Brambilla, el estilete de una táctica perfecta para Trek el día que Groupama jugó a lo grande.

Total que Michael Woods se vio aislado, tanto que una general que tiene a tiro, va y la pierde.

Al mismo tiempo, en el lejano desierto…

Cruz 400×400

 

Con girones de tierra trepando por el firme, a la salida de un sprint intermedio, el Deceuninck jugó a romper no, a destrozar a carrera, dándonos los primeros abanicos de la campaña, demostrando que una árida y triste ruta recta por el desierto puede propicia los estragos de una jornada de 5000 metros de desnivel, llevando al ciclismo a otro nivel, a arte puro y duro en medio de la nada.

Un destrozo que se salda con más de ocho minutos entre los dos mejores grupos y una general que seguramente quede entre Tadej Pogacar, Joao Almedia y el ganador vigente, Adam Yates.

Que la jornada acabara con triunfo de Mathieu Van der Poel fue lo menor noticiable del día, por que no es noticia que el tricolor neerlandés gane, de la humedad del barro a la sequedad de los Emiratos, poco importa el sitio, el resultado no cambia.

Y ahora Filippo Ganna en la crono…

Gore 400×100 MArzo2020

Continuar Leyendo

Ciclistas

#PodcastJS De Félix a Raúl García Pierna, de padre ciclista a hijo ciclista

Publicado

en

Por

Tuvalum

Así vive Félix García Casas con dos hijos ciclistas

¿Cuántas personas hay en España que hayan sido ciclistas profesionales y tengan dos hijos ciclistas? Félix García Casas puede contarlo.

En una conversación de casi tres cuartos de hora, nos vamos al origen de la pasión por el ciclismo de Félix y su hijo Raúl García Pierna, hermano de Carlos y debutante en pros con el Kern Pharma.

Hasta la fecha Raúl ha corrido la Clàssica Comunitat Valenciana, el Gran Premio de la Marsellesa y la Estrella de Bessèges., tres carreras en las que ha podido saber cómo sienta el máximo nivel.

Desde su posición de padre, Félix García Casas aprecia el camino que han emprendido sus hijos, con la misma humildad que le llevó a ser uno de los ciclistas más admirados de su tiempo, hace ya casi treinta años.

Con ellos hablamos del vínculo obvio, la bicicleta, pero también de los estudios, la vida y el futuro que se abre para dos de las perlas que más relucen en el remozado Kern Pharma.

Continuar Leyendo

Tadej Pogacar

Pogacar: la defensa del Tour empieza en casa

Publicado

en

Por

Tuvalum

El camino de Pogacar al Tour empieza en los Emiratos

Cuando hablamos hace unas semanas con Matxin sobre la defensa del Tour de Tadej Pogacar flotaba en el ambiente una cuestión, muy manida, pero a mano de lo que sucede: «Lo difícil no es llegar…».


Con esa premisa de mantenerse, de demostrar que esta hornada de jóvenes que vienen aprendidos de cuna no es flor de un día, parte una campaña llena de retos para el prodigio esloveno.

Tadej Pogacar inicia la defensa del Tour que ganara en septiembre en la carrera de casa, el UAE Tour, una prueba que tiempos atrás sería de mero protocolo y puesta de largo, pero que a la vista de este ciclismo que todo lo compite, seguramente le obligue a algo más.

Ya lo hizo el año pasado, en una edición que se suspendió por los primeros coletazos de la pandemia, cuando Adam Yates le tomó la delantera en la primera de las dos ascensiones a Jebel Hafeet, para cuando quiso ganar en la segunda llegada a la misma cima, el británico ya era inalcanzable.

En todo caso, ese segundo puesto, más el primero en Valencia, días antes, demostró que este esloveno no sabe de competir sin gasto.

Cruz 400×400

 

Un tren de vida que ya sabemos que no es sencillo de mantener, pero que es el que se ha impuesto un ciclismo que ya no entiende de carreras de transición.

Y más cuando eres Pogacar, como antes Bernal, y un Tour luce en tu vitrina, pues las miradas recaen sobre tu espalda y las expectativas son las más altas.

Pogacar tiene ya la hoja de ruta para el Tour que con 22 años combinará con la Vuelta a España.

Una campaña en la que no abundará la competición, a groso modo Strade, Tirreno, Itzulia, Ardenas y Dauphiné, antes de ir a Francia a defender la corona, pero en la que será rueda a vigilar allí donde tome parte.

Y lo hará con un equipo a su lado que toma tintes de Jumbo e Ineos.

Ahora mismo podrían tener un ocho en el Tour formado, entre otros, por Hirschi, Majka, Formolo, De la Cruz, Conti, Ulissi y Polanc como guardia pretoriana.

Cabrá ver si esa manera diferente de hacer las cosas que comenta siempre Matxin, de su asumir riesgos, de conectar con los gustos del respetable, que no pide trenecitos y sí arrojo y espectáculo en las mejores carreras.

Pogacar entiende de eso, pero no le va a resultar sencillo, ha puesto el contador en marcha y en ocasiones el ciclismo premia la ciencia y el cálculo, por encima de todo lo demás.

Imagen: Gobik

Gore 400×100 MArzo2020

Continuar Leyendo

Enric Mas

Enric Mas nació en la época equivocada

Publicado

en

Por

Tuvalum

El aficionado actual no acepta que Enric Mas vaya a la Provenza a mejorar su forma

Leyendo y escuchando los palos que están cayendo a Enric Mas estos días quería daros unos apuntes.

En uno de los podcast que tenemos en capilla, Fernando Escartín hablando de sus años ciclistas admitía haberse equivocado de época: «En mis años metían unas cronos que me dejaban temblando, y mira ahora«.

Siguiendo con el rollo de los podcast, en esta charla que mantienen Raúl García Pierna, uno de los «babys» del Kern Pharma, con su padre, Félix García Casas, éste decía: «Ahora mismo cualquier carrera del calendario, sea del máximo nivel o no, se corre a tope, con los mejores al frente, sin esconderse».

Es decir que en la Estrella de Bessèges o en Provenza se derrochan los mismos vatios que en cualquier jornada del mismísimo Tour de Francia.

Con este paisaje y las prestaciones que todo el mundo reprocha a Enric Mas en el Mont Ventoux, a dos minutos de los mejores, llegamos a la conclusión que el mallorquín ha nacido en la época equivocada.

Cruz 400×400

 

En los noventa, cuando Escartín, cuando Félix García Casas, una carrera como Bessèges era pasto de ciclistas de tercer escalón.

Imaginarse a Indurain, Rominger, Riis o Bugno a tope ya en febrero era un quimera que sólo desmentía la ONCE, con sus famosos copos en carreras como Valencia, en la que, si no me equivoco llegaron a meter cinco ciclistas en un top 6, con Laurent Jalabert al frente.

Pero aquello era la excepción entre los grandes nombres, mientras los amarillos iban a full en las primeras del calendario, los otros grandes preferían marchar a su ritmo, siendo habituales los paquetes de minutos que caían algunos de los ilustres que rompían el hielo en las primeras de la temporada.

La combinación de Cruz para tu portabicicletas

Enric Mas parece vivir en ese tiempo, un tiempo en el que ponerse un dorsal como parte de la rutina del entrenamiento era normal y admitido, aunque a veces al aficionado medio le disgustara ver a Indurain a media hora de los mejores.

En un ciclismo en el que cada día parece jugarse una final, cualquier sprint de la Provenza se disputó como el jodido Tour de Flandes, tomarse una competición como una manera de espabilar el cuerpo, sin más, te retrata.

Y en estas que Enric Mas llega al Ventoux descolgado de los mejores…

Imagen: FB La Vuelta

Gore 400×100 MArzo2020

 

Continuar Leyendo

Lo más leído