Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Ciclismo en pista

Seis días de Gante, el concepto «bombonera» llevado al ciclismo

Publicado

en

Seis dias de Gante velodromo JoanSeguidor
DT-Swiss 1024×14

Así describe Iljo Keisse su relación con los Seis Días de Gante

Entre lo mucho que nos ha robado el 2020 están los Seis Días Gante, una prueba que debería haberse celebrado estos días y que hace un año pudimos disfrutar.

19Hoy queremos traer aquí las impresiones de un tío que es un espectáculo ver rodar y que ha crecido en esta carrera, Iljo Keisse…

Se trata de una de mis carreras favoritas, no es un objetivo inicial del equipo, pero su atmósfera es especial. Aquí me hice profesional donde hay que serlo primero, en la pista, y luego inicié mi periplo en la carretera.

Venir a Kuipke es volver a las raíces.

Mi padre entrenaba jóvenes pistards y yo me animé a probar. Cuando iba al cole me dejaban venir un rato a ver las carreras, hasta no muy tarde, pues tenía que ir a la escuela al día siguiente. Ahí estaba admirando los corredores, pidiendo autógrafos, cimentando mi amor por la pista.

El evento es único, en un recinto ya viejo, pero singular en un ambiente festivo, donde al que la gente se acerca y se toma unas cervezas y charla con amigos, mientras ve las carreras.

Los Seis Días de Gante es como volver a los setenta…

 

Debuté en el año 2003. Entonces los equipos eran de dos integrantes que competían juntos toda la temporada, no como ahora. Llegué a perder 38 vueltas en una edición que me tocó con un compañero nuevo.

Mi primer triunfo fue en 2005, con Mathew Gilmore, un ciclista al que había admirado en mis años de grada.

Con el tiempo me fui centrando en la carretera y aquí he venido a pasarlo bien, realmente bien. El año pasado competí con Cavendish, quien tuvo una caída muy fea la primera noche y eso nos sacó de competición. Fue la primera vez en diez años que no estuve en el podio.

Una cosa es segura, el año que viene volveré, éste ha sido imposible, y eso que tenía previsto competir con Michael Morkov. Con las grandes vueltas tan cercanas, hubiéramos llegado en un gran momento de forma.

©Luc Claessen / Getty Images

Cruz 400×400

 

Ruido, pasión y calambres de emoción cincelan la experiencia de los Seis Días de Gante

En el umbral del velódromo de Kuipke, en el Citadelpark, no lejos de las tres torres que marcan la silueta básica de Gante, lo primero que ves cuando entras es un cartel  que reza «sold out» para los Seis Días de Gante.

En efecto, la carrera más famosa de ciclismo en pista en Bélgica es una locura que si entre semana rebosa de gente, el fin de semana echa el cierre, porque sencillamente no cabe nadie más.

Bienvenidos al ciclismo en Flandes, bienvenidos a los Seis Días de Gante, una de esas experiencias que conviene ver en directo y vibrar «in situ» porque si el ciclismo un día fue una casa de resonancia, el pequeño anillo de Kuipke es el continente.

Un velódromo en el que el recuerdo de Isaac Gálvez es lo primero que nos viene a la mente, su pérdida, hace trece años, la tremenda historia que sucedió a De Fauw, esas fatalidades que rara vez acontecen, pero que cuando pasan , quedan para para no moverse de la memoria.

Viendo el ambiente, la entrega del bien llamado respetable, podemos presentir, sin haberlo visto, el escalofrío que recorrió a los asistentes.

En la grada no se distinguen huecos, todos los asientos ocupados. 

Gente de toda condición, familias, padres e hijos, abuelos con nietos, amigos, todas las edades, todos los aspectos, una pasión exacerbada.

Y un calambre de emoción que recorre la tribuna, los laterales, los peraltes en cada carrera, en cada crono que se rebaja, en cada pareja que sale a la pista.

Mientras, por los pasillos del viejo velódromo, la gente se apresta a apostar, colas en el mostrador y manos en alto con la apuesta, las planchas rezuman humo, hamburguesas van y vienen, se mezclan con frites, patatas fritas y algún hot dog.

 

En los Seis Días de Gante hay pasión en la grada e incondicionalidad en la pista. 

Algunas de las estrellas vienen de la campaña de carretera, más relajadas, desconectadas de las exigencias del World Tour.

Ijko Keisse es un espectáculo en todos los sentidos. 

 

Verle rodar sobre la bicicleta en la perfección, su larga espalda muere en sendos hombros donde surgen dos brazos angulados y poderosos fijados a los laterales del manillar.

Su pareja es Mark Cavendish, qué decir del amigo.

 

Cuando ambos buscan rebajar el crono de vuelta lanzada, la gente enloquece: primera vuelta y Keisse alza las manos, pide complicidad, la grada se entrega, la música sube, el ruido crece, resuena el lugar como una caja de sonidos, la pasión cotiza al alza, Keisse lanza a Cav, los 175 metros los hace a full… marca el mejor tiempo, por el momento, el ruido es ensordecedor.

 

Fuera tres o cuatro grados, dentro de Kuipke bochorno, calor, el público vibra al paso del ciclista en una danza infinita, una relación casi íntima.

Una actuación musical pone pausa en la locura de la noche central de los Seis Días de Gante.

Algunos aprovechan la tregua para ir al baño, para buscar comida, los que quedan se entregan al cantante, que musita en riguroso flamenco.

Es la comunión total.

 

La carrera de americana es vibrante.

Desde la misma zona de prensa, en la pelouse, ligeramente elevados, casi sentimos el corazón de los corredores sacando lo mejor de sí

Cada vuelta que se toma se celebra como un triunfo final.

Es una lucha sin cuartel donde los campeones del mundo Roger Kluge y Theo Reinhardt marcan el paso.

La suya es la pareja de referencia, corren a contrapié, porque el dúo Jasper De Buyst y Tosh Van der Sande manejan la carrera como les gusta, desde adelante.

Los dos, belgas, llevan la carrera por el borde, a la locura, sin complejos, ganan una americana preciosa, donde los 175 metros de cuerda propician vueltas dobladas cada pocos minutos.

Entrevista Seis Días de Gante JoanSeguidor

Entrevista a Van der Sande tras su americana victoriosa

 

Son doce equipos para los Seis Días de Gante, doce parejas, cada una patrocinada por una firma diferente.

La carrera no es sólo competición.

La pelouse se queda pequeña de gente charlando, bailando, rebañando un hot dog, mientras se dejan el cuello siguiendo lo que pasa en la pista.

Fuera, ajenos al ruido, una carpa paralela se dispone a modo de «feria de abril» a la belga, con empresas recibiendo sus clientes y los VIP apurando una tabla de quesos regada por una buena cerveza entre carrera y carrera.

Los Seis Días de Gante son dignos de ver y apreciar, una de esas historias que al día siguiente encuentras en la prensa del lugar, que puede seguir en la mítica Sporza, por las noches, porque al mediodía te habían dado la Copa del Mundo ciclocross en Tabor.

Así son las cosas por estos lares, una ceremonia, un ritual casi social, que trenza el ciclismo como hilo conductor, como casi la excusa.

Por cierto que los Seis Días de Gante cayeron del lado de Kenny De Ketele  y Robbe Ghys, es la cuarta corona para De Ketele, lejos aún de las once del legendario Patrick Sercu.

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo en pista

El Mundial de Italia y España no tuvo nada que ver

Publicado

en

Por

DT-Swiss 1024×14

Los españoles siguen sin tener el gen competitivo italiano en un Mundial

Rudy projet – 2023 – EOS Helmet

No sé el motivo, pero la selección italiana fue una de las últimas selecciones que anunció su alineación para el mundial.

Cuando lo hicieron, este tweet me llamó mucho la atención.

Es cierto, la nazionale no vive sus mejores días, un equipo acostumbrado a traer casi tantos corredores como estrellas, a ser siempre protagonista y a llevar la manija de la carrera.

Tanto italianos como españoles, protagonistas en un porrón de mundiales, han traído lo mejor de lo que podían disponer para esta carrera y en pleno mes de agosto, dos semanas después del Tour y a tres de la Vuelta.

Así las cosas, sin embargo, la diferencia entre ambos bloques ha sido importante.

Italia ha corrido a lo grande, como siempre, tomando riesgos y asumiendo algún control sobre la carrera, sabedora que era inferior a daneses y belgas.

Matteo Trentin estuvo hasta que se cayó no sé muy bien cómo, entiendo que enganchado con la valla o alguien del público, y Alberto Bettiol sencillamente lo bordó.

Dijo que soñó en grade, y lo hizo.

Gran canaria 400×400
SB Hotels
Cruz 400×400

Armó y disparó entre Van der Poel, Van Aert, Evenepoel, Pedersen, Pogacar y cia.

Rodó muchos kilómetros sólo, tuvo tiro de cámara y protagonismo en una carrera épica y consiguió acelerar la reacción de los grandes por detrás.

Su diferencia nunca superó el medio minuto, pero se vació incluso en medio del diluvio.

Puso el azul italiano donde siempre ha estado, entre las mejores del mundo.

Por contra España ha cuajado un mundial decepcionante, en el que no atisbo autocrítica alguna.

Pascual Momparler ha llevado lo mejor que podía llevar -no sé yo si a la vista de lo visto, Lazkano habría cambiado mucho el panorama- hasta ahí, nada que decir, pero una vez en carrera, el tsunami que se montó barrió el maillot español de vanguardia.

Sea Otter 2023 CicloBrava
Cambrils 2023 400×400
Gravel Sea Otter

Ion Izagirre y Alex Aranburu fueron los últimos en aguantar, pero nunca se les vio con opciones ni siquiera de pillar un corte.

Iván García Cortina, que aquí tenía un buen terreno, ni asomó, en otra actuación muy lejana a lo que podríamos esperar de él.

La forma de caer de una y otra selección es a lo que vamos.

Ni Italia ni España llevaban equipos de relumbrón, pero unos decidieron dejar marca en la carrera mientras otros siguen, cinco años después de Valverde e Innsbruck, completamente ajenos a las mejores plazas de una carrera como el Mundial.

Imagen: Federciclismo

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo en pista

¿Por qué serían deseables más y mejores velódromos?

Publicado

en

Por

Seis dias de Gante velodromo JoanSeguidor
DT-Swiss 1024×14

Un ciclista experimentado lo es más si pasa tiempo en los velódromos

La semana pasada recibí un wasap del periodista de TV3 Jordi Bentanachs avanzándome que aquella conversación que habíamos tenido en Horta antes de la pandemia, enero de 2022, sobre velódromos, iba a ver la luz, finalmente, el el Telenoticias del domingo por la noche.

Admito que la cosa quedó ahí, hasta que pude apreciar en persona el poder que sigue teniendo la televisión convencional, cuando el mismo domingo por la noche varias personas me escribieron diciéndome que me habían visto, que qué chulo y esas cosas.

Al margen de lo anecdótico, quiero felicitar a TV3, en concreto a Jordi, por acordarse de una realidad que un 99,9% de la gente ignora, pero que es cierta, y es que en los velódromos hubo un tiempo en el que era prestigioso estar y dejarse ver al albur de veladas de pista, en ambientes densos de humo y gritos.

Al mismo tiempo, lamento que mil cosas pasaran por delante, durante estos dos años, para sacar todo el material que Jordi ha desarrollado este tiempo, cierto que ha habido una pandemia, pero…

Aunque lo lamentaremos poco, pues hay cosas que no cambian, sea en Barcelona, Madrid o la China oriental, y el ciclismo en pista preocupa cero o casi cero.

Y es una pena, porque el reportaje mostró, primero el estado de los velódromos catalanes en la actualidad -el de Lleida necesita de una gravel más de una fixi de pista-, y luego que hay un núcleo duro, pequeñito, pero peleón que sigue ahí, en Mataró, Montroig y Tarragona dando lo mejor para meter el gusanillo a las nuevas generaciones -me hizo ilusión ver a Escobar, todo un doble medallista olímpico, Medina y Moreno, tanto tiempo después-.

¿Por qué es importante un velódromo me preguntaréis?

Además de que algunos fueron testigo de grandes personajes e historias -Mataró con los Timoner- un velódromo bien utilizado sacaría a la calle cientos y miles de ciclistas experimentados a circular con mayor seguridad por los sitios.

Ciclistas que, si son pequeños, irían con la bicicleta en el ADN, porque la manejarían desde los inicios, pero además convencidos que la bicicleta sería una alternativa viable y eficaz en este mundo apretado por los sobrecostes de la energía.

Gran canaria 400×400
SB Hotels
Cruz 400×400

En la pista, los niños y no tan niños aprenderían el manejo correcto de la bicicleta, potenciarían su estado físico, mejorarían reflejos y lo más importante, conocerían las sutilezas de una modalidad maravillosa que en el países que creemos referentes causa furor.

En definitiva abriríamos a puerta a una especialidad que merece más y mejor respeto que el apreciado en Tokio 2020, que está mucho más presente de lo que imaginamos, sin ir más lejos en las carreras del World Tour que tanto nos flipan, muchos pasan por la pista…

Lo hizo Flecha de joven, como nos cuenta en el podcast que hemos empezado a producir para Gobik, pero es que, como bien nos ha confirmado él mismo, Miguel Ángel López se pasó por el velódromo de BCN hace pocos días para mejorar lo que se pudiera mejorar sobre la cabra.

Dicho todo esto, y sumado a la posibilidad de generar eventos como el que pone huevo en Palma de Mallorca, la Champions League de pista, y por tanto generar riqueza, al margen de atraer selecciones y estrellas a entrenar, creo que tenemos un pequeño maná que deberíamos saber explotar y vender la necesidad de hacerlo.

Al menos ha salido en un telenoticias en hora punta con la confianza que no vuelva a tardar otros dos años en ver algo similar.

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo en pista

#PodcastJS Ciclismo en pista español: ¿Cómo salir de este pozo?

Publicado

en

Por

DT-Swiss 1024×14

El ciclismo en pista español corre el peligro de caer en una depresión crónica  

Cuánto hemos escrito ya del ciclismo en pista español, una desgracia mascullada hace años y ahora nos tiene en un desierto cuyo final no vemos y lo que es peor, ni siquiera intuimos, un barrizal sobre el peralte que nos impide avanzar…

Cuando se habla de la pista en este lado de los Pirineos hay dos opciones, empezar a repasar la horrenda gestión de la Real Federación Española de Ciclismo en los últimos veinte años o atisbar una solución que devuelva un brillo que costará mucho tiempo recuperar.

Si en Tokio 2020 ya vimos dónde estaba el ciclismo en pista español, con la sola presencia de Albert Torres y Sebastián Mora, el futuro inmediato no pinta nada halagüeño.

Dicho en otras palabras, el ciclismo en pista en España corre el peligro de caer en una depresión crónica en la que el consuelo de estar tocando fondo ni sirve ni servirá.

En este viaje de veinte años y pico, España ha sido una potencia mundial del ciclismo en pista en una apuesta que se demostró fructífera con las lejanas medallas de Atenas y Pekín.

Luis Román, desde Trackpiste y Jaume Mas, seleccionador nacional en Atenas 2004, son testigos directos del camino emprendido para llegar a la total desaparición del ciclismo en pista español del panorama internacional y nos han querido acompañar para intentar ver luz muy al final del túnel.

Imagen: Francisco Bandín – RFEC

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400



Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo

El ciclismo español sigue desconectado de la realidad

Publicado

en

Por

DT-Swiss 1024×14

La pista como espejo del anacronismo en el que vive el ciclismo español

El otro día pudimos departir un buen rato con el seleccionador de carretera Pascual Momparler y Antonio Alix sobre una temporada en la que el ciclismo español ha transitado por la pista central del desierto

Incluso con la segunda plaza de Enric Mas en la Vuelta, a la que no le quitamos un ápice de valor, aunque el ciclista nos deje fríos, la campaña 2021 del ciclismo español ha sido muy mala y para muestra las tres grandes citas en las que se jugaban medallas en el terreno de países, Juegos, Europeo y Mundial.

La semana pasada se celebró el Europeo de ciclismo en pista que nos narraron el amigo Alix junto a Luis Román, una de las personas que más sabe de la materia en este lado de los Pirineos.

En la selección española compitió un barcelonés llamado Erik Martorell quien logró batir el récord de España de persecución, eso son 16 vueltas al velódromo, traducido rápido, cuatro kilómetros.

Martorell mejoró un registro que estaba vigente de ¡2004!, nada más y nada menos, 17 añazos después que Sergi Escobar lo marcara en el camino del podio de los Juegos de Atenas.

Ojo que entonces Sergi se la jugó con dos «Bradleys», Wiggins y Mc Gee, dos ciclistas que entonces, a diferencia del ilderdense, ya competían en equipos del máximo nivel.

DT – Swiss 400×400
Endura 400×100



Erik Martorell ha batido el récord de Sergi Escobar, y como el doble medallista olímpico, ve los días pasar sin entrar en un equipo del máximo nivel

Es decir, 17 años después el ciclismo español sigue sin evolucionar, lo que decíamos otras veces del concepto, de la necesidad de contemplar ciclistas que corran más de una modalidad, que mejoren en todas a bloque, que saquen lo mejor de una, para aplicarlo a otra, todo eso, no se valora.

Antes de seguir decir que los 4´14´´de Erik se miden con la barrera de los cuatro minutos que el americano Ashton Lambie se saltó no hace tanto, mejorando en un par de segundos el mejor registro de Filippo Ganna.

Sin querer despreciar lo que ha hecho Erik, que tiene un mérito enorme, mirad dónde está el ciclismo español y dónde el mundo en un registro que no es cualquier cosa, pues en la persecución individual se asienta la de por equipos que a su vez es el espejo del trabajo de un país con el ciclismo.

Erik Martorell compite en un equipo elite, es decir no profesional, y se juega los cuartos en un entorno cada vez más profesionalizado.

Su récord de España le dio para ser noveno en el Europeo de persecución.

A los pocos días debutó en la americana con Sebas Mora, no pudieron entrar en el top ten de una carrera llena de ciclistas World Tour.

Lloret 300×250



Cambrils 2024 – 400×400

Viendo la realidad de la pista en el ciclismo español, volvemos a la charla con Monparler, quien hablaba de la fobia que había en España por fichar ciclistas que alternaran velódromo y carretera.

Es increíble, pero cierto, a estas alturas sigue sucediendo que la pista continúa proscrita en el ciclismo español, hasta el seleccionador nos lo reconoció, en lo que significa un anacronismo aberrante, dada la profusión de pistards y otros especialistas en el ciclismo de carretera.

El Gran Piemonte lo ganó un inglés llamado Matthew Walls que viene de ser plata en el madison olímpico junto a Ethan Hayter, una de las grandes sensaciones del ciclismo británico.

En Tokio, por delante de ambos quedaron dos corredores del World Tour como Lasse Norman Hansen y Michael Morkov, fueron la pareja danesa, y por detrás Benjamin Thomas y Donovan Grondin, ciclistas de Groupama y Arkea, respectivamente.

Es decir Erik Martorell se juega y se jugará los cuartos con ciclistas que compiten en los mejores circuitos.

Esta es la realidad, y no queramos mirar más allá, por que el crecimiento de ciclistas con prestigio en otras modalidades en la carretera es exponencial y los casos de éxito se acumulan en la mesa.

Sebas Mora y Albert Torres fueron fichados in extremis por Movistar, no sabemos si los renovarán, pero ya hubo periodistas de la cuerda de los azules que saltaron: «El fichaje de los pistards me deja frío».

Cuando ves estos tics, cuando lees los hilos de Sergi Escobar y lo que rodea al ciclismo español tienes una parte sustancian de porqué las cosas están de esta manera y no podían estarlo de cualquier otra…

Imagen: RFEC

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

DESTACADO: DAUPHINÉ

Ciclismo1 semana atrás

El Oier Lazkano escalador 

El Dauphiné de Lazkano nos destapa una versión de escalador que no vimos venir Pues ahí sigue Oier Lazkano, ahí...

Ciclismo1 semana atrás

Evenepoel y las generales, una relación complicada

El índice de acierto de Evenepoel en las generales de vueltas por etapas no es muy alto Tras ver este...

Ciclistas2 semanas atrás

Roglic ante Pogacar, no sólo valdrá el «pancartazo»

La forma de ganar de Roglic en este Dauphiné no le valdría ante Pogacar Qué curiosa habilidad tiene Primoz Roglic...

Ciclismo2 semanas atrás

Carlos Rodríguez está para pisar el podio del Tour

La solidez de Carlos Rodríguez es la 1ª piedra para su asalto del cajón del Tour Final tremendo del Dauphiné,...

Ciclismo2 semanas atrás

Las caídas estratégicas del Visma

Ni una escuadra como el Visma sale indemne de tantos problemas y caídas Cuando Visma perdió a Cian Uijtdebroecks en...

Primoz Roglic2 semanas atrás

Tour: Nadie habla de Primoz Roglic

La candidatura de Roglic al Tour me parece la segunda más potente Entre el Giro de Pogacar, la recuperación de...

Ciclistas2 semanas atrás

Dauphiné: La rivalidad Tarling vs Evenepoel sigue creciendo

La crono del Dauphiné tuvo a Evenepoel, Tarling y luego el resto Viendo hoy la contrarreloj individual del Dauphiné, la...

Ciclismo antiguo3 semanas atrás

¿Doblete Dauphiné y Tour?

Vingegaard el año 2023 ganó Dauphiné y Tour cerrando por el momento una lista muy exclusiva Aunque sea una ciencia...

Lo + leído

Copyright © 2017 Página propiedad de JoanSeguidor. www.joanseguidor.com y www.elvelodromo.com son propiedad Joanseguidor. Agencia especializada en contenido deportivo, Ciclismo de carretera, BTT Mountain Bike, Gravel o ciclocross y el mundo relacionado con la bicicleta.