Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclistas

#Top2016 Sagan escribe el ciclismo

Published

on

Tuvalum

Ahora mirad el año que estamos en capilla de despedir. Valorad pasajes, diferentes momentos, instantes efímeros que tenemos en la retina. como aquellos impresionistas que dibujaban en nebulosa porque plasmaban el recuerdo, no querían ser objetivos ni hacer un retrato fiel de la realidad. Plasmaban su recuerdo. Viajad al pasado inmediato y recordad lo que os sedujo, lo que os marcó. ¿A que Sagan está en casi todos estos recuerdos?

Pues sí. No es descabellado pensarlo así. ¿Qué gran momento no ha tenido al eslovaco en medio? Por ejemplo, la primavera. Ya no se entiende si él. Fue omnipresente. Por activa o pasiva, ganando o sin hacerlo. Su victoria en Wevelgem tras una escapa que él mismo armó, a 48 horas de ser batido por Kiatkwoski en Harelbeke. Carreras sublimes. Días después de caer en la Het Nieuwsblad frente a Van Avermaet, su verdugo particular, en Tirreno, en Canadá…

A Sagan se le exigía un monumento, ahí está Flandes, en un mano a mano tremendo contra los ases del día, contra Vanmarcke y Cancellara. Qué bonito, cómo soltó al primero cuando el otro les veía la final de la recta. Ciclismo decidido en segundos, en espacios tan reducidos como la superficie de un adoquín. Sagan no ganó Roubaix, si quiera no estuvo en la puja, pero ese salto, ese caballito por encima de Cancellara. Eso demuestra que este ciclismo se gana por fuerza y testiculina, pero también con un dominio excelso de la bici. Si alguien nació con una bici entre las piernas, ese fue nuestro hombre.

El hombre que es campeón del mundo de ruta y decide irse a los Juegos Olimpicos para correr la carrera de BTT. Nota pintoresca, color y luz en una carrera entre las de un millón. Atraverse en Río, con aquellos cracks es un tesoro, y Sagan conoce el camino para él. No se atrevió con el circuito brasileño, creo que podría haberlo hecho bien, pero sí con un Mundial que sinceramente, no veíamos a su medida: demasiado llano, muy monótono. Todo eso que dice odiar de la carretera, todo eso era el recorrido del mundial.

Para su regocijo, la selección belga hizo el trabajo sucio y levantó heridas incurables en el grupo. Los celestes hicieron el corte y Sagan estaba en él, porque Sagan es el corte, la escapada, la posicion perfecta, el tipo que unca pierde la rueda buena. Luego si eso gana a la mejor versión en años de Cavendish. Y lo gana al sprint, a él y a su amigo Tom Boonen, con quien demuestra una complicidad envidiable en estos tiempos de gran competitividad.

Y sí, Sagan es el corte, o ¿cuántos se perdió en el Tour? como el año pasado dejó muy pocas piezas sueltas, pero esta vez rompiendo ese techo de cristal que se le planteó años atrás. Sagan ganó de todas las formas, primero al sprint, en llegada en alto, mientras su compañero Contador andaba no sabemos dónde. Se caló el amarillo ese día. Luego protagonizó el corte con Froome, en el llano, entre rotondas y rectas llanas, llanas, llanas. Ahí donde nadie ve la oportunidad Sagan abre gas. Y luego en Berna, venciendo en casa de su “querido” Fabian, con buena parte de los rivales que antaño le daban jarabe.

Esto es Sagan, ahora mismo Ciclismo con mayúsculas. Y nos hemos dejado Suiza, California, Canadá,… No nos guía el forofismo, porque nunca nos ha valido. Nos guía el buen gusto, el amor por este deporte y ahora mismo querer a Sagan es querer al ciclismo.

Imagen tomada de FB de Le Tour

INFO

Lleva tu bici, pero no cargues con ella…

Ciclo21
Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.