Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

@JoanSeguidor

La merienda belga

Publicado

en

DT – 2022 post

Tanto el Circuito Het Nieuwsblad como la Kuurne-Bruselas-Kuurne, dos competiciones de cierto renombre, cuya celebración ha tenido lugar en dos fechas consecutivas en territorio belga, habiendo encontrado premio por un lado al corredor belga Greg Van Avermaet y por el otro a su compatriota Jasper Stuyven.

Tiempo apacible

El Circuito Het Nieuwsblad es una prueba de gran dureza en cuyo recorrido se han debido salvar veinte cotas de cierta identidad, una pesadilla que los concurrentes se ven obligados a superar y, además, salvar en su itinerario sendos adoquinados que venían a representar un tormento adicional en esta prueba que transcurre básicamente por la región de Flandes Oriental.

Esta vez se cubrieron 201 kilómetros, en unas condiciones climatológicas más bien apacibles, hay que decirlo, todo un contraste con respecto a años anteriores. Cumplía su 71ª edición, una existencia fructífera que si inició en el año 1945, una fecha un tanto ya lejana.

Cabe recalcar, centrándonos en su historia, que hasta el año 2008, el citado evento ciclista se distinguía bajo las siglas de Het Volk, entidad patrocinadora que se vio obligada a desistir en su apoyo por el alto dispendio económico que los organizadores venían sufriendo. A partir de entonces la puesta en servicio corre a cargo del popular y asentado rotativo flamenco Het Nieuwsblad, siempre atraído por las vicisitudes del pedal.

La carrera de este año tuvo sus emociones en el transcurso de la primera parte con el fulgor constante de varios protagonistas, por lo general más bien desconocidos. Con todo y así, fue a partir de una treintena de kilómetros para la meta cuando los acontecimientos cobraron más trascendencia. Se formó en cabeza un pequeño grupo integrado por siete unidades ante un contundente ataque en la cuesta de Lange Munte. Hubo un trecho de trescientos metros de adoquinado que contribuyó a fraccionar todavía más al gran pelotón. A la postre, en vanguardia, quedaron en el alero y en definitiva cinco valientes, luchando con una ventaja que osciló  alrededor de algo menos al minuto de tiempo.

La astucia tiene un precio

Fue a la vista de la ciudad histórica de Gante, con la silueta inconfundible de su recortado castillo, en donde la situación acabó de hilvanarse de manera contundente. El belga Greg Van Avermaet (30 años), conocedor del oficio y que hará un par de temporadas fue segundo en esta competición, pudo zafarse o sorprender al hombre que poseía todas las opciones para vencer: el eslovaco Peter Sagan, que vio truncadas sus esperanzas en el último soplo de la carrera, debiéndose contentar con ser el gran perdedor, vistiendo la casaca de oro de arco iris, prenda que distingue al que ostenta el título mundial.

A continuación se clasificaron con el mismo tiempo el belga Benoot (3º), el británico Rowe (4º) y el animoso corredor galo Gougeart, muy belicoso en los últimos momentos. La victoria, muy disputada por cierto, fue, repetimos, para Van Avermaet, a pesar de que todo el mundo apostaba por Sagan, que con creces es un desenvuelto velocista y que cruzó la línea de llegada desesperado frente a la realidad de los hechos.

¿Quién es Van Avermaet?

Nació en la población de Lokeren, que cuenta con 40.000 habitantes y que posee, según recordamos, un carillón dotado de 49 campanas, que nos llamó poderosamente a la atención en una de nuestras visitas. Van Avermaet pasó a ser ciclista profesional en el año 2006. Sus aptitudes se amoldan con preferencia a las carreras llamadas clásicas, léase de una sola jornada. Ha destacado también en alcanzar victorias de etapa en pruebas de largo kilometraje. No es un corredor que reúna un amplio historial, aunque se ha hecho notar en repetidas ocasiones.

Mencionemos su victoria en la París-Tours (2011), la Vuelta a Bélgica y una 9ª etapa en la Vuelta a España (2008), con final en Sabiñánigo, debiendo adicionar el de que ganara asimismo la clasificación por puntos. También venció en una etapa, que culminó en la localidad de Rodès, en el Tour de Francia (2015). Tiene una buena estatura: un metro con 81 y un peso de 75 kilos, es decir, las características idóneas de un rodador.

Algunos recuerdos para la historia

Nunca está de más el de que hagamos hincapié que el primer vencedor de del Circuito Het Nieuwsblad fue el belga Jean Bogaerts, en el año 1945. Sólo ha habido tres corredores que han logrado ser vencedores de la misma en tres ocasiones, cifra máxima. Fueron Ernest Sterckx, Josep Bruyère y Peter Van Petegem. No deja de ser un mérito para ellos.

No quisiéramos dejar en el tintero las prestaciones realizados por el argentino de origen pero nacionalizado español, Juan Antonio Flecha, que ganó en la edición del año 2010, sin olvidar sus dos segundos puestos en los años 2007 y 2011, y un tercero en el 2012. Es una página que no debemos dejar en el cajón de los olvidos y que vale la pena tomar en consideración, especialmente  a favor de los aficionados propensos en conocer los hábitos estadísticos.

La joven promesa Stuyven acaba de ser noticia

La otra segunda clásica denominada Kuurne-Bruselas-Kuurne, ha constituido otro evento importante en este fin de semana. El joven corredor belga Jasper Stuyven, que cuenta con tan sólo 23 años, situándose como noticia de actualidad tras su valioso triunfo en la citada competición  de carácter internacional. Con esta victoria conseguida en solitaria que ensalza a los valientes, se sitúa en buena línea y más tomando en consideración que lleva sumergido en el campo profesional desde hace tan sólo tres temporadas.

La prueba en sí no ofrecía muchas dificultades en cuanto a las alternativas que nos deparaba su recorrido. Era una prestación más a la par con las aptitudes que pudiera reunir cualquier ciclista amante de la velocidad y el riesgo. No hubo muchos hechos dignos de mención, salvo cuando se contabilizaban hasta la línea de meta un cómputo de 25 kilómetros. Cabe reseñar que la última dificultad se encontraba a 50 de la llegada, emplazada en la población de Kuurne.

En el tradicional forcejeo de última hora, cuando el grupo de cabeza constituía una masa bastante numerosa y cuando los hombres de la ruta imaginaban que la victoria se resolvería entre los puros velocistas, surgió de forma inesperada esta estrella de la nueva generación, apellidado Stuyven, que decidió fugarse en solitario y jugar su arriesgada carta con decidida convicción. Entre los contendientes y favorito número uno se encontraba su compatriota Tom Boonen, vistiendo la elástica del equipo Etixx-Quick Step. Era el hombre a batir. Pero el pronóstico a voces no se cumplió ante la poca motivación de varios componentes que confiaban que Boonen y su equipo les sacarían las castañas del fuego, como muestra este aserto popular.

El audaz Stuyven en un alarde de fuerzas apuró a lo alto defendiendo los pocos segundos de ventaja con los que contó, léase medio minuto apenas. Efectivamente, se asemejaba su vuelo hacia la meta una lucha individual y dramática de estas que se libran en las etapas contra las manecillas del reloj. Una esfuerzo despiadado contra un conglomerado de ciclistas más o menos conjuntados que no se fiaban unos de otros. Es aquello que se suele decir: “Si yo trabajo a tope otro vendrá y me arrebatará el fruto, la gloria”.

Jasper Suyven, nacido en la histórica ciudad de Lovaina, feudo universitario de indudable fama, redondeó la victoria, un premio bien merecido. Venció, aunque por escasísimo margen, sobre el noruego Alexander Kristoff, por  un escaso margen de 17 segundos, siguiéndole el francés Nacer Bouhanni (3º), el holandés Rylan Groenewegen (4º) y el polaco Lukanz Wisniowski (5º).

Ecos históricos

La Kuurne-Bruselas-Kuurne se instauró en el año 1945, con un primer vencedor llamado Valère Ollivier, que procedía de una familia más bien acomodada de un alto poder económico en la región flamenca que le vio nacer. El citado protagonista no alcanzó mucha fama dándole a los pedales, pero su nombre figura en la cabeza de la tabla que honra a los ciclistas ilustres que han pasado a ser historia. Al cabo de cinco años volvió a repetir la gesta gracias a su constancia.

Por otra parte, vale la pena poner sobre el tapete de los recuerdos el de que el belga Tom Boonen, la frustración en esa 68ª edición, sigue ostentando la honrosa distinción que le acredita ser el único corredor que ha logrado alcanzar tres coronas de laurel en el palmarés de esta prueba.

Así se escribe la historia.

Por Gerardo  Fuster

Imagen tomada de Het Niuewsblad

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo
1 Comentario

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

@JoanSeguidor

Así fue la versión de Bjarne Riis

Publicado

en

DT – 2022 post

Bjarne Riis sacó al aire sus motivos en un libro excelente

Hace unos días sacamos un extracto íntegro escrito por Bijarne Riis en el que narra su ascensión a Hautacam en el Tour de 1996.

El relato es bueno, bien escrito, detallado, con impresiones personales y percepciones sobre los rivales.

Aquel día Riis jugó a ser Dios, voló alto y su alas se derritieron por el sol del triunfo.

De aquella infausta jornada mucho se ha dicho.

La expectación que levantó el post en cuestión y los comentarios generados son testigo.

Hace unos años, Cultura Ciclista sacó el libro “Nubes y claros” firmado en solitario por Bjarne Riis.

Es la historia de quien hoy manejó el destino de Alberto Contador.

Es una historia contada desde el principio y para quienes hayan leído los libros de Guimard y Fignon les resultará familiar.

Joven emprendedor, decidido por su carácter y circunstancias a sacarse las castañas de fuego desde bien joven que no duda en coger el macuto e irse a un inmundo apartamento de Luxemburgo desde el que construir su imperio.

Riis narra directamente sus frustraciones, éxitos, fracasos y momentos dulces.

1024×300 Flandes Zona Centro post

El gran sabor del primer sueldo generoso, la escalada al estrellato  mezclada con sus intrigas personales y la llamada que le cambió la vida. Es el retrato desde diferentes puntos de vista de una persona que mal que nos pese tiene mucho que ver con el ciclismo que vemos en la actualidad.

No en vano está al mando de una de las mejores estructuras del mundo desde hace unos doce años.

Por sus manos han pasado grandes ciclistas e incluso se han dado circunstancias complicadas, como la gestión de los problemas de cadena de Andy Schleck en Balès frente a Alberto Contador cuando sabía a ciencia cierta que el madrileño sustituiría al luxemburgués al frente del equipo.

Es curiosa la reiterada admiración que le dispensa a Laurent Fignon, de quien narra en primera persona su derrota en el Tour de 1989 frente a Greg Lemond, y digo que es curiosa porque el francés no admiró precisamente al danés, de quien siempre dijo que es el vivo ejemplo de cómo el dopaje puede hacer un caballo de carreras de un podenco.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

En la obra Riis da su versión, entra en ciertos detalles e incurre en manifiestas contradicciones con otras obras, con las de Tyler Hamilton. Sería bonito un careo entre ambos un día.

Pero hasta que ese momento llegue, juguemos a utópicos, nos quedaremos con su versión, la leeremos y la creeremos más o menos. Juzguen ustedes mismos.

Imagen tomada de www.bt.dk

 

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

@JoanSeguidor

Mi primera marcha cicloturista

Publicado

en

DT – 2022 post

¿Quién no recuerda su primera marcha cicloturista?

Fue mi primera vez, mi experiencia inicial. Andaba nervioso aquellos días previos. Normal, el momento llegaba, el día que por vez primera lo iba a hacer.

Me lo pedía el cuerpo, porque uno ya tenía una edad. Ella, tan seductora, me esperaba: mi primera marcha.

Pero no amigos, ni acabé borracho ni con resaca.

Ni me fui de bares ni trasnoché, como tampoco acabé dentro de un coche pelando la pava en una cuneta de Collserola, con Barcelona a nuestros pies. No, qué va, para nada. Mi primera marcha no fue de este tipo, si bien, los 140 kilómetros que me metí entre pecho y espalda aquel día casi produjeron los mismos efectos en mí como si hubiera salido toda la noche de fiesta: cansado, con malestar general, dolor de piernas y un cierto mareo producido sin duda por el esfuerzo realizado, pues quedé algo tocado por el principio de pájara que padecí aquella jornada, un fenómeno del rendimiento físico que ni conocía ni por supuesto había oído nunca hablar de él.

Era un 9 de mayo, pero de 23 años atrás. También llovía, como esta mañana mientras escribía estas líneas, aunque las precipitaciones nos respetaron en la salida pero no a la vuelta, que nos cayó un buen chaparrón que nos caló hasta los huesos.

Shimano Sep 2022 – Post

Ciclista… perdón, cicloturista tardío, empecé a levantar el culo del sillín intentando imitar los hachazos que pegaba Perico en la montaña del Tour, al que seguía por la tele en memorables tardes de julio. Después, ya con Induráin, mi afición se convirtió en pasión y salir con mi primera bici de carreras era algo ya habitual aquellos fines de semana de principios de los 90, hace más de 25 años.

Pero aún no había salido nunca de marcha. Aquello me parecía otro mundo, pobre de mí. ¿Adónde iba a ir yo con aquellos ciclistas con aquellas pintas de profesionales? Además yo pensaba, ingenuo de mí, que estos eran a los que llamaban «aficionados», para darme cuenta, poco tiempo más tarde, que no, que éstos eran (casi) tan buenos como los pros.

Con el aspecto que tenía por aquel entonces (piernas peludas y con bambas, sí, con bambas, para mis calapiés sin correas-) y con mi «hierro», equipado con todos los accesorios posibles (portaequipajes, luces), nunca se me pasó por la cabeza presentarme a una manifestación deportiva de ese calibre.

Además salía siempre solo. Tampoco conocía a nadie que compartiera mi incipiente locura por el ciclismo y ni siquiera estaba al tanto de las diferentes asociaciones que miman nuestro deporte favorito. Ni por asomo. Una época en la que aún no existía ni internet ni los correos electrónicos, claro está, pero sí los carteles de toda la vida que se pegaban en las farolas, como el que vi un buen día que anunciaba una marcha cicloturista que organizaba el club ciclista del barrio en el que yo trabajo, el genuino distrito barcelonés de Gràcia.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Me llamó la atención el bonito trofeo con el que obsequiaban a todo aquel que acabara la prueba: una figura de un ciclista en un pedestal, muy maja. En aquellos años y hasta hace bien poco, era lo normal y los premios más atractivos eran recibir copas, trofeos, piezas con motivos ciclistas que durante mucho tiempo fuimos coleccionando y guardando, llegando a acumular tantos que, como un día dijo nuestro buen amigo Javi, cuando mis descendientes los vieran en el futuro se pensarían que entre Induráin y yo ganamos todos los grandes premios de la primera mitad de la década de los 90.

Observé la fecha y el recorrido: 9 de mayo, 7 de la mañana, para recorrer 140 kilómetros a un ritmo mínimo de… ¡20 km/h! Pensaba que sería incapaz, que no podía ser, muchos kilómetros, mucha exigencia y para mí… ¡una velocidad de vértigo! No sabía si aguantaría.

Pero tenía que probar, por fin.

Unos días antes salía a entrenar con vistas a participar y me animé, pues ya empezaba a recorrer distancias entre 75 y 80 kilómetros digamos que dignamente.

Recuerdo que lo primero que hice fue sacarle todo el peso posible a mi pobre bici: si quería que fuera un poco competitiva tenía que quitarle tanto lastre, así que fuera portaequipajes, luces, etc.

¿Y yo? Tenía que mejorar mi imagen. Admiraba a aquellos ilustres cicloturistas que me iba cruzando en carretera, con sus impecables equipaciones, sus depiladas piernas, brillantes y con los músculos bien definidos. Quería ser como uno de ellos y me las afeité sin sufrir «graves» contratiempos: algún corte por aquí, algún tajo por allá, ya se sabe.

Qué sensación más extraña tuve cuando me puse el pantalón o cuando dormí aquella noche, bajo las sábanas, y después salir al día siguiente con culote corto, notando una reconfortante y fresca impresión en mis piernas al aire libre, entre ligereza, comodidad y fortaleza, algo que nunca más ha vuelto a emocionarme, como aquella primera vez.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Llegué a la línea de salida de aquella recordada jornada. Formalicé la inscripción a mano, claro, rellenando un impreso y me quedé un rato sólo observando, mirando, descubriendo detalles entre los ciclistas y la organización. Vi ambulancias, policía, coches de asistencia, parecía que estaba en el Tour, y en el ambiente, un cierto olor a carrera, producido, seguramente, por los ungüentos y linimentos de las piernas de aquellos fieras.

Arrancamos y en aquel momento sólo se oyeron los click-clack de las zapatillas colocándose en las calas. Yo me situé con modestia en el seno de un pelotón de más de 300 ciclistas. Poco a poco, me fui animando al ver que podía seguir bastante bien el ritmo del grupo. Ingenuo de mí, ignoraba que nos llevaban neutralizados hasta la salida de la ciudad de Barcelona, por la gran arteria urbana de la Avenida Diagonal, que presentaba un aspecto inmejorable: la gente animando como si se tratara del paso de la caravana del Tour. Hasta el cabello se me erizó de la emoción.

Una vez fuera de la gran metrópoli, el ritmo se avivó y me desengañé un tanto, ya que en las subidas me quedaba junto con otros compañeros, pero estaba contento al comprobar que por detrás aún venía mucha gente descolgada, y no era precisamente de los últimos.

Así fuimos hasta llegar al primer avituallamiento: parada obligada, firma de control y a desayunar con todo el pelotón reagrupado, igual, igual, que se hace ahora, vamos, porque entonces ni existían dorsales, ni chips, ni control de tiempos, ni maldita falta que hacían. Se trataba de hacer cicloturismo, de descubrir nuevas tierras o montañas, nuevos pueblos o ciudades, que sobre todo al ciclista urbano, como era mi caso, le hacía conocer más y mejor su entorno más cercano.

Reanudamos la marcha y otra vez la carretera puso a todo el mundo en su sitio. Con bastante esfuerzo llegué con un grupo muy majo a la plaza mayor de Vilafranca del Penedès, donde se almorzaba y se daba la vuelta.

Allí empecé a charlar con otros cicloturistas, de sensaciones, de entrenos, de alimentación, de temas que yo nunca había dado importancia y que a partir de aquel momento tendría muy en cuenta, y tanto.

Hablaba con aquellos chicos del Gràcia, con aquellos maillots tan antiguos que parecían sacados de un libro de historia del ciclismo, y me parecieron estupendos. Luego me despedí de ellos, de los que luego serían mis colegas y amigos.

De regreso me encontré algo mejor, supongo que por el almuerzo, porque íbamos más juntos que a la ida y porque el terreno era más propicio, charlando más con los participantes. El caso es que se me pasaron los kilómetros volando, pájara y aguacero aparte, y enseguida llegamos a la entrada a Barcelona, donde de nuevo nos esperaba la Guàrdia Urbana para cruzar la ciudad.

Muy contento por haber finalizado mi primera marcha, ¡dentro del horario establecido!, por haber conocido a mucha gente, por el trofeo y recuerdos que nos dieron, marché a casa muy satisfecho y con sólo un pensamiento en la cabeza.

Al día siguiente, lunes, un muchacho entraba en la sede del Club Ciclista Gràcia y salía de ella con una sonrisa de oreja a oreja con su carnet de socio, su licencia cicloturista y con aquel maillot tan raro. Se le abría ante sí un nuevo horizonte: excursiones y marchas épicas, grandes compañeros y amigos, un nuevo y diferente estilo de vida.

Muchos miles de kilómetros más tarde, recuerdo aquel día aún con emoción y muy orgulloso de pertenecer a este nuestro pequeño y gran mundo cicloturista.

Por Jordi Escrihuela

Imagen tomada de LetSport

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

@JoanSeguidor

El fantasma que persigue a Abraham Olano

Publicado

en

DT – 2022 post

Abraham Olano es uno de los ciclistas más injustamente tratado

Esta tarde Teledeporte se acuerda de Abraham Olano

Lejos queda ya el mundial que dieron al inicio del confinamiento, que alimentó el estéril debate si Olano fue campeón por gentileza de Indurain, para que el astro guipuzcoano vuelva a las pantallas.

Es el Mundial CRI de Valkenburg año 98, aquel famoso año.

Una tarde de perros en octubre -la Vuelta prevé salir de allí en noviembre- y oro para Abraham Olano, tres años después de la plata en Colombia, y plata para Melcior Mauri, uno de los héroes de Mende.

Esa tarde Abraham Olano fue el primer ciclista, y creo que hasta la fecha el único, que ha sido campeón de ruta y contrarreloj.

Tras un serial dedicado a Miguel Indurain y un empacho de Perico, creo que era ya hora se acordaran del de Tolosa.

 

No hace mucho corrió por las redes un polvorín de felicitaciones para Abraham Olano.

50 años cumplió el guipuzcoano. Curiosamente cada felicitación, cada retweet que sonaba en el espacio, tenía una respuesta, una retahíla que quienes vivimos la época del tolosarra nos recuerda a la de entonces.

Miembro de la generación del setenta, Olano fue posiblemente el mejor de esa hornada. Coincidió con Eugeni Berzin, ejemplo de devaneo de grandeza acompañado por la total desaparición, el vacío. Hoy vemos al ruso vendiendo coches con una figura que no insinúa su percal de ganador del Giro. También Francesco Casagrande, grande pero lejos de sus limites, y Michele Bartoli, enorme en lo suyo, en las Árdenas. Coincidió con Marco Pantani, sobran palabras, pero su palmarés es menos extenso que el de Olano. También Erik Zabel, Eric Dekker, Peter Van Petegem y otros rodaron con más o menos fortuna y no buenos finales en todos los casos.

Hace cuatro meses nos felicitó las Navidades desde Gabón, aquí al lado…

Abraham Olano acumula un bagaje que le sitúa entre los cinco mejores ciclistas de la historia del ciclismo español y sin necesidad de haber ganado el Tour, la carrera que marcó su techo. Ganó el primer mundial para España, sí con la ayuda de Miguel indurain, pero arrimado a la grandeza de un pedaleo que fue grande hasta el final, incluso con la rueda pinchada. También ganó el mundial contrarreloj tras la hacerlo en la Vuelta y a ello le añadió muchas e interesantes piezas que para muchos sólo una de ellas justificaría una carrera entera.

Con estas credenciales, a Olano, sin embargo le persigue un fantasma, un estigma, una especie de reproche generalizado porque no llegó a donde no sé quién pensó que debería haber llegado. Cuando Miguel Indurain colgó la bicicleta todos les miraron. En el Tour de 1997 Olano demostró que nunca ganaría a carrera francesa y que su regularidad, siempre coronaba noveno los puertos, no le valdría en el empeño.

 

Decepción, amargura, frustración,… cuando se siembra de falsos argumentos el camino, pasa lo que pasa y Olano fue una estrella ahogada en las nunca cumplidas proyecciones, proyecciones que por cierto él nunca lanzó. En la Vuelta del 98 se vio claro, el público en general y su equipo en concreto se decantó por el Chaba Jiménez. Emoción frente a razón. Momento ante gesta. En los peores instantes de aquella relación imposible, pocos dudaron en ponerse al lado del abulense.

Pero a Olano le quedó un segundo capítulo de ingratitud por parte del ciclismo, ese que le vino desde Unipublic, que prescindió de él cuando se sacó el famoso listado de ciclistas manchados en el Tour de 1998. Sabiendo lo que se sabía, resultó curiosa la sorpresa mostrada, pero en fin, esto es el ciclismo, esto es la vida y a Olano, felicidades por tus 45 primaveras, siempre le tocó bailar con la más fea.

Imagen tomada de diariodeltriatlon.es

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

@JoanSeguidor

El veredicto de los adoquines, Juan antonio Flecha

Publicado

en

DT – 2022 post

Al habla Juan Antonio Flecha, el hombre de ciclismo de Eurosport, que nos da algunas de las claves de la campaña de adoquines

Juan Antonio ¿Quién se lo habría dicho a Mathew Hayman?

Desde luego, quién lo hubiera dicho más saliendo de una lesión de brazo y habiendo corrido tan sólo Miguel Indurain y La Rioja. Tuvo una fractura en la Het Nieuwsblad y ha sabido mantener un estado de forma que entonces ya sería buenísimo. Lo que ha hecho no es algo tan raro, el año que yo fui cuarto en Roubaix me rompí la mano y necesité cirugía para fijarlo, incluso una semana después que él, pero mantuve el ritmo y pude llegar a Flandes en buenas condiciones

Tú coincidiste con él…

En Roubaix era la persona que debía estar cerca mío los años de Rabobank. Estaba siempre detrás por si tenía algún problema, o algún cambio de rueda. Recuerdo la Roubaix que perdí por un pinchazo en la zona anterior a Arenberg. Aquello le enfadó mucho porque él había cumplido su misión y otros no. No es usual ver gente tan desinteresada. Cuando salió la opción de irnos al Team Sky le animé a que me acompañara. Me ayudó mucho en la Het Nieuwsblad que gané, me dio la rueda de atrás, sin él no habría ganado

Por cierto qué Roubaix la de este año

Ha sido una carrera muy bonita, quizá la mejor de los últimos tiempos, con un grupo de hombres importantes que anticipa el ataque y lleva los favoritos a la contra toda la carrera. Cuando atacas como lo hizo Etixx el otro día, tienes que estar muy seguro de tus fuerzas porque no siempre sale bien. Sea como fuere creo que a un corredor que ha ganado cuatro veces Roubaix como Boonen no se le puede dejar ir aunque quede mucho para meta. Cuando un favorito ataca debe responder otro favorito

Parece que Boonen se nos va

No acabo de ver claro que deje el ciclismo. Ha estado ahí, muy cerca, y él ya ha declarado que una quinta Roubaix es su sueño

Cancellara también lo puede dejar ¿no te apena que se planteen dejarlo estando tan bien?

El año de tu retirada no tiene porque se un mal año. No obstante todos tienen su motivo y Cancellara tendrá el suyo, quizá no le llene como antes, o no quiera más sacrificios,… es muy subjetivo. Yo por ejemplo dejé el ciclismo porque me apetecía probar otras cosas en la vida, y varios años después puedo decir que lo estoy consiguiendo. A ello se unía, tengo que ser sincero, que mis objetivos en estas carreras cada vez estaban más lejanos

Eurosport-ParisRoubaix

Y Sagan ¿qué te ha parecido su primavera?

Excelente, ha ganado un monumento y le ha sumado la Gante-Wevelgem. Sagan fue un valiente en Flandes y nos ha dado una de las mejores ediciones de los tiempos recientes, y eso que no siempre es sencillo con ese circuito

¿Qué te parece el circuito de Flandes?

Que pierde la esencia de lo que es la carrera. Un monumento dando vueltas a un circuito, no lo acabo de ver, llámame clásico, pero así yo no recuerdo Flandes. Yo recuerdo el final del Muur y Bosberg… la generación que está ahora dentro de diez años podrá decir que para ellos Flandes es este recorrido porque es lo que han visto siempre, pero no es mi caso. No obstante el circuito es el que es, y lor organizadores que son los que tienen que rentabilidad la carrera saben qué tienen que hacer”

Volviendo de Sagan, es increíble el manejo que tiene de la bicicleta

Viene de BTT y eso es juega a su favor. Siempre ha tenido una gran destreza sobre la bici, otro en su lugar se hubiera caído con Cancellara en Roubaix, él pudo salvarlo de un salto. Pero en su caso no todo es técnica, hay que sumarle un estado de forma excepcional. En el pelotón hay gente con una técnica increíble, mira por ejemplo las cromos de Fabian, su forma de trazar, de entrar y salir en las curvas. Todo eso viene de base, desde pequeños, en mi caso lo logré en el velódromo, rodando mucho, cogiendo cadencia en el pedaleo y acostumbrándome a no usar los frenos cuando las cosas se ponen feas

Además Sagan tiene la enorme presión de ser el objetivo de muchos

No creo que sea diferente a la presión de otros grandes campeones, por ejemplo todo el mundo espera que Contador siempre esté delante o gane, como el gran campeón que es

Otro que sale reforzado de la primavera es Michal Kwiatkowski

Es que es campeón del mundo, es un todo terreno que es capaz de muchas cosas. Quizá su hándicap sea la escalada, pero todo se andará

Ahora vienen las Árdenas

Son cosas que no se pueden comparar. Carreras como Amstel o Lieja son excelentes y tienen mucho prestigio, pero como ellas ves muchas todo el año. En la Vuelta al País Vasco puedes ver una Lieja cada día. La gente aprecia Flandes y Roubaix porque no hay nada que se les parezca, son únicas

Por último ¿qué te ha parecido lo de Erviti?

Ha sido excepcional, pero en honor a a verdad yo nunca he oído a Erviti que quiera ganar Flandes o Roubaix, ni siquiera ahora que ha hecho top ten en ellas. Primero deberíamos preguntarle si quiere ganarlas. Está en un equipo con una cultura muy marcada. Yo recuerdo una presentación en Banesto que presentaba Perico. Me preguntó cuál era mi sueño ciclista y le respondí que Flandes y Roubaix. Se oyeron risas y me miraron extrañados. Erviti ha dicho que ya sabe que puede estar hasta el final en estas carreras

Imagen tomada de FB de París-Roubaix

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Lo + leído

X