Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclistas

El ciclismo español en el Tour, ni tan mal

Publicado

en

Ciclismo español
Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

 

El ciclismo español no ha salido tan mal parado del Tour 2020

El desierto que vaticinamos los agoreros y los no agoreros para el ciclismo español en el Tour llega por fascículos, poco a poco, pero con pruebas fehacientes que en este lado de los Pirineos el talento sigue emergiendo.

Es obvio que los años de cuatro y cinco etapas en el zurrón, uno más en el podio junto a dos o tres en el top ten, todo eso ha pasado y no será fácil volver a verlo, no por que en España los caladeros estén secos, y sí por que estamos en un pelotón más internacional, con muchos más actores y países y una liga, el World Tour, que es un club privado en el que, hoy por hoy, sólo hay una escuadra española, el Movistar.

Para que os hagáis una idea, italianos no hay ni uno.

El ciclismo español ha cerrado un nuevo Tour sin victorias de etapa, dos años y pico ya de la victoria de Omar Fraile en el aeródromo de Mende, para la anterior cabría irse a 2016, Ion Izagirre en Morzine, aquella jornada remojada y un descenso tétrico del Joux Plan.

Esta vez no han habido etapas españolas, curiosamente tampoco italianas…

 

 

Cuarto ha finalizado Mikel Landa, en una historia de esas dignas del «landismo» que él quizá no promueva de forma voluntaria, pero de la que acaba tomando papel principal cada vez que se pone un dorsal en una grande.

Una cuarta plaza que iguala lo mejor de su carrera, la de 2017, siendo, y eso es así, el único corredor que propuso algo de lejos y con enjundia.

Se derrumbó en el Col de la Loze justo cuando se quedó sin gregarios y no tuvo para continuar lo que iniciaron sus compañeros, en esa historia le cayeron buenos palos, pero ciertamente poco se puede hacer si las piernas se niegan.

Otra cosa es el corte de la previa de los Pirineos, y mira que estaba advertido: había cumplido sin problema las primeras etapas, esas que le suponen un lastre en la montaña y se cortó justo en la víspera de la montaña.

Cabe decir que ni habiéndose mantenido ahí delante hubiera sacado a Richie Porte del podio

Sin embargo su final de carrera ha sido muy digno, se rehizo al día siguiente del palo de la Loze, fue otra vez el único que sacó el látigo entre los mejores y de lejos, no le salió del todo bien, no pudo distanciar a Porte, tras el pinchazo, pero dio la medida de lo que quiere la gente de él, y no es otra cosa que proponer algo diferente en un Tour en el que salvo él, y el talento desbocado de Pogacar, nadie ha osado rebelarse contra el dominio estéril del Jumbo.

La contarreloj final de Mikel Landa estuvo en su repertorio de buenas cronos, como aquella del Giro 2016, justo antes de abandonar, ahondando en ese perfil quijotesco que ya siempre le acompañará.

Y es que como he leído, Mikel Landa posiblemente nunca gane una grande, quizá no pise otro podio, pero es él lo que atrae y ha generado esa religión no oficial llamada landismo.

[elementor-template id=»36790″]

 

Un puesto por debajo, Enric Mas se ha mantenido en la vieja estrategia de los mentores de Movistar de que el corredor se hace poco a poco, paulatinamente, sin estrés.

A Enric Mas hay que alabarle muchas cosas, es un concienzudo trabajador, una hormiguita, que sabe que superando los malos momentos podrá acabar emergiendo, su fondo se impone con los días y creo que es una baza muy respetable para el ciclismo español en el Tour.

Ahora bien, como me decían esta mañana, «sólo se le ha visto 300 metros por delante del grupo de los mejores«.

Es en definitiva una forma de hacer, un pensamiento que treinta años después sigue intacto.

Mientras estrellas fulgurantes como Erik Breukink, Laurent Fignon, Greg Lemond y otros explotaban muy jóvenes en los ochenta, en el entonces Reynolds miraban a la década siguiente para apostar por Miguel Indurain.

Una puesta a punto de la bicicleta en cinco pasos

Hoy en tiempos de Pogacar, Evenepoel y Bernal, piensan que Enric Mas merece más tiempo: son formas de hacer, veremos en qué queda.

El equipo azul fue el mejor bloque del Tour, no sé cuántos llevan de este premio, pero queda la sensación de que se lo llevan por que son ellos los únicos que se lo toman como objetivo.

Marc Soler tuvo sus momentos y Carlos Verona ha dado un paso adelante muy importante, no verles en más fugas duele, como a Valverde, pero esa definitivamente no es su guerra.

La carrera ha tenido cuota para otros españoles, Pello Bilbao, muy presente para ayudar a Landa, Gorza Izagirre, en alguna escapada, como Jesús Herrada, uno de esos que buscar una etapa sin fortuna.

Las caídas se llevaron a Ion Izagirre y casi a David de la Cruz, quien penó durante etapas para al final estar entre los mejores en el Col de la Loze y la Planche des Belles Filles y ver a su compañero ganar un Tour a punto de cumplir los 22 años.

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Miguel Ángel López

La vuelta de Miguel Ángel López a Astana no es la del hijo pródigo

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

La salida de Miguel Ángel López de Astana fue tan atropellada como la salida de Movistar

Ahora todo parece ser borrón y cuenta nueva, pelillos a la mar, como el año pasado cuando fichó por Movistar tras su affaire de la Vuelta 19, pero a la gente no se le puede olvidar que el regreso de Miguel Ángel López a Astana es cualquier cosa menos sencillo.

Hace poco más de un año que López compitió por última vez con la celeste kazaja, fue en esa crono del Giro de octubre, en Sicilia, cuando se pegó aquel trompazo no lejos de meta para poner guinda a una campaña agridulce.

Una campaña, la del año pasado, que como a la mayoría de los colombianos no le sonrió, si bien él fue de los mejores parados.

Miguel Ángel López puede decir que le dio a Astana una etapa reina del Tour de Francia delante de los dos cocos eslovenos e incluso coqueteó con el podio hasta bien al final de la carrera.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



¿Qué sucedió entre Miguel Ángel López y Astana en la última semana del Tour 2020?

Nos lo contó hace menos de un año nuestra amiga Goga en una conversación que por el minuto 10`35´´se centra en la figura del ciclista.

Al parecer en Astana echaron mano de su cara más desagradable para decirle al ciclista que no contaban con él para el año siguiente en la segunda semana de descanso, con Alpes y crono de Planche por celebrar.

Aún y así el colombiano se impuso en la cima de la Loze y mantuvo viva la llama del cajón hasta 24 horas de París.

Aquella contrarreloj la recordamos como una de las más calamitosas vistas nunca en el Tour pues Porte, Landa y Enric Mas le superaron en bloque.

Luego de ese episodio, le obligaron a ir al Giro donde no pasó ni de la primera etapa…

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



Estos son los antecedentes más próximos de Miguel Ángel López en Astana.

En 2020 López corrió con Fuglsang y Lutsenko como nombres más relevantes, al margen de la armada española (los Izagirre, Luisle, Aranburu, Rodríguez y Fraile), mientras que para el año que viene, con un equipo aún en construcción, tiene segura la compañía de Nibali, De la Cruz y Moscon, al margen de la rueda amiga de Sebastián Henao.

Quiero entender que la reconquista del poder que ha realizado Vinokourov en la cúpula del equipo celeste ha sido la clave para traerse a un corredor que les ha dado etapas en la Vuelta y Tour, más podios en Vuelta y Giro, al margen de ganar toda una Volta a Catalunya.

Os recomiendo ir al corte de Goga hablando de Supermán, es clarividente sobre lo que fichaba Movistar hace un año: un ciclista cuyo ciclismo nace del corazón, con impulsos muy diferentes a los de la media del pelotón y más en un equipo de corte clásico como el telefónico.

Es casi profético lo que nos contó nuestra amiga Goga.

En todo caso, si Miguel Ángel López entró en Movistar con unas declaraciones malsonantes y luego salió desconectando a 24 horas del final de una Vuelta, ahora vuelve a Astana con el pie cambiado tras los sucesos del año pasado.

Es complicado pensar que López gane un día una grande, no sé si volverá a pisar el podio, pero de lo que no cabe duda es que en su singularidad seguro que más de uno encontrará motivos para escribir un libro bien llenito de historias para no dormir en este World Tour de rebaño previsible y actitudes anestesiadas.

Imágenes: ASO/Unipublic/PhotoGomezSport/Luis Gomez

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Vandenbroucke creció, vivió y ganó rápido

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Nada fue convencional en la vida ciclista y no ciclista de Frank Vandenbroucke

El día del Pilar se cumplieron doce años sin Fran Vandenbroucke, un competidor que no sólo ganó en la carretera pues arrasó en muchos corazones.

¿Es tan edificante la vida de Frank Vandenbroucke como para poner nombre en un memorial? eso se preguntaba Luis Jiménez el otro día en la también llamada Binche-Chimay-Binche que ganara Danny Van Poppel.

La pregunta tiene miga, nosotros no sabríamos qué responder…

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Hubo un ciclista valón, insolente, talentoso, desde bien pronto, pretendido por grandes equipos.

Primero le recuerdo en el Lotto, el mismo año pasó al gigante del momento, el Mapei GB, el de Ballerini, Taffi, Museeuw, Peeters,… un equipazo en toda regla, de esos que marcan sello y dejan huella.

Ese equipo en el que Oscar Freire aterrizó años después con su modesto Corsa en medio de las máquinas de alto rendimiento y diseño de Bartoli y cia.

De Frank Vandenbroucke se supo rápido.

No era uno más. Su perfilada perilla, el pelo perfectamente alineado, rubio de pote.

Le llamaban “l´ enfant terrible”, lo era dentro y fuera.

De él escribe David Millar en su «obra-denuncia» que creía saberlo todo sobre medicina aplicada al rendimiento, como Philippe Gaumont, otro corredor de largo ego que no acabó bien.

Vandenbroucke vivió a 200 kilómetros por hora y los radares no saltaron, no al menos como para evitar su prematuro final.

Falleció joven en Senegal. Sin embargo ciertas primavera nos obsequió con imágenes, recuerdos, retazos de un ciclista que era inimitable.

Con 25 años recaló en Cofidis, un equipo que en 1999 era ampliamente sospechoso de todo.

Llegaba con un CV enorme.: Había ganado a sus mayores en la Het Volk, en Niza, en los Tres días de La Panne.

Ese año son dos las escenas de VDB, pues así se le “abreviaba”.

En La Redoute, carrera lanzada hacia Lieja, toda vez se dejó Bastogne a las espaldas. Las Árdenas hierven. Subida recta, arbolada, exigente, el viaducto al fondo. Estampa familiar. Salta un coco, Michele Bartoli, dorsal uno cosido a la espalda. Es el ganador saliente de dos ediciones memorables, las dos anteriores. A Bartoli se le consideraba favorito cinco estrellas.

Manos en la parte baja del manillar. morro asomando por delante del mismo. Vista baja, horizonte plano. Arranca una vez y nadie le sigue. ¿Nadie?.

Un obús surge, es VDB, le toma la rueda, se le pone en paralelo y empieza un pulso de vida o muerte, aunque quede una eternidad para meta.

Mano a mano, ninguno cede, ¿quién la tiene más larga? VDB sale vivo y entero, Bartoli, tocado, roto. Poco después el belga saldría volando solo. Poco antes había sido podio en Flandes.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



Ciclista de momentos, meses después deja a su mujer embarazada y suenan vínculos con el doctor Mabuse.

Vida desordenada, dentro y fuera de la carretera.

En una Vuelta marcada por el plomo de Jan Ullrich, protagoniza un destrozo en Navalmoral que pasa a los anales como unas de la exhibiciones del ciclismo moderno. Ciclismo de monstruos, de actuaciones imposibles. Mikel Zarrabeitia aún trata de adivinar por dónde le adelantó que ciclista rubio e imposible en el empedrado de la muralla de Ávila.

Podio también en Flandes -ganado por leyendas como Van Petegem y Museeuw- VDB volvería, a fogonazos, como Claude Criquielion, el otro valón de cabecera hasta que llegó Philippe Gilbert.

En números, su palmarés no es de los mejores, en arraigo y sentimientos pocos calaron como él. Su nombre emana del recuerdo que viene de los mejores días que nos dio la Primavera.

Imagen tomada de www.wielerteamgirodelmondo.be

 

Continuar Leyendo

Remco Evenepoel

Remco Evenepoel tiene el techo en el World Tour

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

La carreras World Tour se le resisten ao Evenepoel como no habríamos anticipado

Ya que le gustan tanto los números, Remco Evenepoel traducido a cifra son 22 victorias en dos años de profesional, victorias entre las que se cuentan dos World Tour como la histórica San Sebastián de hace más de dos años y la Vuelta a Polonia del pasado.

Triunfos por KO, por asfixia de los rivales, como en la Brussels Classic, como en la Coppa Bernocchi, hay que admitir que el niño que monta en cólera por que Colbrelli no le pasa al relevo, se ha puesto el listón alto.

Sinceramente, nosotros le dábamos como elemento favorito y desestabilizador en Lombardía, pero ni una cosa ni la otra.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



A Remco Evenepoel le ha quedando una temporada bonita pero quizá no tanto como esperaba

Tras el fiasco del Giro, al que acudió por unas prisas que él solito y los suyos se metieron, nada de prensa ni aficionados, reconstruyó un buen estado de forma que le llevó a firmar victorias de esas de las que ha hecho marca.

Atacando de lejos, muy de lejos, por aplastamiento de los rivales, amenazando cuando no doblando grupos en circuitos, haciendo feliz a la parroquia que quiere espectáculo.

Sin embargo, a nadie se nos escapada que el Remco Evenepoel del World Tour es otra cosa, el nivel sube, algo invisible a nuestros ojos por televisión, pero perceptible en el ritmo y en las piernas, y el corredor ya no machaca como nos tiene acostumbrados.

Le viene sucediendo desde la caída de Lombardía del año pasado, es verdad, anteriormente había ganado de forma abrumadora Polonia, carrera World Tour, pero no con el nivel de una Tirreno o Dauphiné, por ejemplo.

Lo de San Sebastián, lo admitimos, jugó en otra liga.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



La caída de Lombardía cambió el paso del joven prodigio, un ciclista que vino con más prisas, yo creo, de las necesarias a un tinglado más que centenario.

A diferencia de otros, tipo Bernal o Pogacar, que destilan otro rollo, Evenepoel adornó con sinceridad su acceso al World Tour, eso hay que admitírselo, aunque quizá excesiva sinceridad, corriendo mucho, demasiado, como el Giro demostró.

Su final de verano e inicio de otoño le deja buenas lecturas, la del Mundial especialmente, aunque no olvidemos que no es lo mismo marcar un ritmazo durante vueltas para olvidarte a veinte de meta, que disputar hasta el final.

Pero también lecturas que no son malas, y sí realistas de su persona y trayectoria.

En la crono se vio superado tanto en el Europeo como Mundial por auténticos monstruos tipo Van Aert, Ganna y Küng, que no son precisamente muy mayores, y en la ruta, tomando Europeo y Lombardía como referencia, le queda un hervor para que esa lengua se alinee con las piernas.

Qué diferencia de actitud ante una situación similar: Evenepoel seguido por Colbrelli vs Pogacar seguido por Masnada.

Correr, tener prisa es interesante, demostrar ambición es bueno, pero incluso los talentos que vienen para comerse el trozo gordo del pastel tienen que tragar con lo que hay, y no es otra cosa que un deporte de fondo, que ofrece giros como esa caída en Lombardía que te ponen en tu sitio pues, aunque a veces se nos olvide, esta chavarlería no corre sola.

Todos queremos un Remco en la carretera, pero hay que tener cuidado cuán alto se pone uno el listón.

Continuar Leyendo

Alejandro Valverde

Alejandro Valverde morirá con su estilo

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Ahora ya es imposible pedirle a Valverde que piense en otro estilo

Antes de abrir el paraguas y empezar a recibir por lo que vamos a decir el estilo de correr de Alejandro Valverde, suscribo cada una de las palabras que dice Antonio Alix…

Podemos añadirle retórica, hablar de lo singular que es, admiración y todo lo que queramos, que Alejandro Valverde es eso, lo que dice Alix, y con ello iremos hasta el final.

Hay por eso una costumbre muy extendida en este lado de los Pirineos cuando se habla de una leyenda: cuando uno acuña algo que no encaja con el sentir general, se te toma casi por loco.

Lo decimos por lo que comentamos al finalizar Lombardía de Alejandro Valverde…

Cambiad «cabello» por «caballo», las prisas no son buenas compañeras, y tendréis lo que queríamos decir.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



En definitiva lo que vinimos a expresar es que, incluso cuando más admirados estábamos por ver a Valverde aguantar junto a ciclistas que podrían ser sus hijos, sabíamos que la victoria iba a estar casi imposible.

Por dos motivos, el primero por que compite contra monstruos en su plenitud -Roglic, Pogacar, Alaphilippe…-, el otro por su forma de correr, que ha sido la de siempre, la que le ha dado más de 100 victorias, pero también la que le ha privado de unas cuantas.

Valverde corre Lombardía el sábado como si estuviera en una grande, es decir, siempre pasa los cortes, las selecciones, camina entre los mejores, pero poco o nada cabe esperar de su iniciativa.

Es cierto que compitiendo así ha ganado, sin ir más lejos, cuatro Liejas, algo que el 99,9% de los mortales, desde lo mullido de nuestro sofá, nunca soñaríamos.

Pero también es cierto que aquel Valverde que ganaba Liejas en el sprint final tras nadar a contracorriente durante kilómetros, era un ciclista con una punta de velocidad muy diferente a la actual.

Y no sólo eso, como en esas Liejas que ganó, le tocó perder otras grandes carreras con la sensación de ser el más fuerte del grupo de los mejores, una sensación transmitida por el mismo cuando hablaba de tener «unas piernas increíbles» pero que no pudo ser, sin entrar en que, como otras veces, se le había escapado el caballo por que no anticipó.

Algo como lo que hizo Nibali en Lombardia, probar, buscar algo diferente, aunque sea para acabar lejos de los mejores.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



Esta sensación cundió por ejemplo en otra llegada de Lombardía a Bérgamo, año 2014, cuando Dan Martin se le fue por el córner.

Ganar un monumento es algo harto difícil, sólo hay que ver cuántos han conseguido Van der Poel y Van Aert este año, y Valverde se hizo con cuatro, el doble de Sagan y a medio camino de Boonen en Cancellara.

Ese bagaje es bestial, pero no esconde las veces que lo tuvo a tocar y por esa actitud de gran vuelta llevada a una clásica se quedó en el camino.

Las veces que Valverde ha anticipado son tan pocas que quedan casi grabadas a fuego, como en un Roma Máxima, clásica que tomó la historia del antiguo Giro del Lazio, una Strade que se jugó contra Van Avermaet y Stybar y alguna clásica de San Sebastián.

Cierto es que no es ni será el único en la historia en correr así, Oscar Freire era otro rematador de manual que sólo sacaba la cabeza muy al final, pero al diferencia del cántabro, Valverde tiene mimbres para algo diferente, sí, incluso el sábado ante rivales mayúsculos que podrían ser sus hijos, pues el mantra de que a su edad ya no se le puede exigir no va con nosotros, al final está ocupando una plaza en el máximo nivel y como a cualquier otro empleado de Abarca y Movistar se le debería exigir lo máximo.

A Valverde, como a Van Aert, hay que admitirle una cosa, está en tantos fregados, en tantas peleas, que incluso ganando mucho, no parece tanto cuanto echas cuentas, y sí, podemos ser injustos pensando así, y sí lo echaremos de menos cuando no esté, pero es que este tipo, como dijimos hace mucho tiempo, tiene don, y eso hace que no le miremos como a la mayoría.

Continuar Leyendo

TWITTER

Miguel Ángel López vuelve a ser celeste, pero no nos olvidemos que su salida de Astana fue tan atropellada como la de Movistar...
¿El pez que se muerde la cola?

https://joanseguidor.com/miguel-angel-lopez-astana/

Miguel Ángel López vuelve a ser celeste, pero no nos olvidemos que su salida de Astana fue tan atropellada como la de Movistar
¿El pez que se muerde la cola?

https://joanseguidor.com/miguel-angel-lopez-astana/

Abanico, bonita palabra a nivel genérico, pero en ciclismo es sinónimo de tortura para el ciclista y gustazo visual para el aficionado

https://joanseguidor.com/ciclismo-abanico-sinonimo-tortura/

Miguel Ángel López vuelve a ser celeste, pero no nos olvidemos que su salida de Astana fue tan atropellada como la de Movistar.
¿El pez que se muerde la cola?

https://joanseguidor.com/miguel-angel-lopez-astana/

Load More...

Lo + leído