Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Egan Bernal

Egan Bernal: Las lecciones del 2020

Publicado

en

Egan Bernal Tour
Tuvalum

La temporada 2020 de Egan Bernal muestra que no todo el monte es orégano para los más jóvenes

Con la zozobra del coronavirus sobrevolando lo que queda de esta temporada, la Roubaix acaba de caerse, la Vuelta a España parece el reducto final ante la segunda ola de esta maldita pandemia mientras los equipos van anunciando sus posibles alineaciones, entre los que no estará Egan Bernal.

El colombiano da por zanjada la temporada de su defensa del Tour, una defensa que le duró dos semanas antes de poner pie a tierra.

Dicen que se dedicará a solventar sus problemas de espalda, el gran handicap que desde un primer momento puso Egan Bernal sobre la mesa, desde el mismo Dauphiné hasta el meollo del Tour,

El año que cuaja Egan Bernal se resume en un par de triunfos, en una Route d´Occitaine muy descafeinada en cuanto a competencia, y una segunda plaza en el Tour de l´ Ain, donde Primoz Roglic le propinó un entremés de lo que sería el Tour de Francia unas semanas después.

El año para Bernal ha sido malo, para su equipo peor

 

Sea como fuere, queríamos compartir unas sensaciones desde el minuto uno que Bernal puso pie a tierra en el Tour y que por lo denso de la actualidad, no nos ha resultado posible.

Por que el 2020 de Egan Bernal es una excelente lección para quienes ya adjudicaban dominio eterno y total a todos aquellos jovenzuelos que si bien han llegado para quedarse, esto no tiene por que ser un camino de rosas.

Primeramente valoramos la naturalidad y humildad con la que Egan Bernal aceptó su abandono en el Tour 2020.

Sabemos que el colombiano ha sido acusado de cierta soberbia tras ganar la mejor carrera el año pasado, de sus reacciones con la gente o cómo le ha cambiado el carácter, poco sabemos, sin embargo sí que vale lo que hemos visto de sus redes y sus declaraciones, quitando hierro a la situación, nada de tragedias, que abandones el Tour no es el fin del mundo, en todo caso una putada por el gran trabajo que implica competirlo, pero sin más.

Una naturalidad que da la medida de que estos chavales serán muy jóvenes, pero la cabeza la tienen bien amueblada y en todo caso no hay sitio para las estridencias.

Cruz 400×400

 

Y es que, como dicen los sabios, lo difícil no es llegar y sí mantenerse, una suerte de equilibrio en lo alto, allá arriba que necesita de muchas cosas, y no sólo talento, algo que en el colombiano viene de serie, por muchos que digan que su victoria en el Tour 2019 fue un regalo, ya sabéis por eso de la suspensión en la cima del Iseran.

Si ganar un Tour es complicado, imaginaros repetir.

Una última lección, y esto entronca con lo que hemos dicho más veces sobre la pléyade de jóvenes que ha tomado el mando del ciclismo.

Esto es una carrera de fondo, no un sprint, llegar y ganar con 20 años no implica que lo vayas a hacer de forma sistemática en el futuro, hay muchas cosas que influyen, carreras y recorridos que cambian, rivales que entran y salen y la motivación, que no siempre es la misma.

Muchos ganaron el Tour muy jóvenes y al final del camino no dominaron como se pudo pensar de un inicio.

Esto es muy largo y eso, por mucho que te lo expliquen, no lo experimentas hasta que pasen los años.

Para Egan Bernal el 2020 es historia, quizá no la mejor en lo deportivo, pero supongo que muy valiosa en lo personal, ahora a aplicar lo aprendido, que no es poco… el año que viene más.

Y no lo olvidéis, sigue siendo un corredorazo.

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Egan Bernal

No es un año más para Egan Bernal

Publicado

en

Por

Egan Bernal Tour
Tuvalum

Para Egan Bernal el 2021 es una campaña decisiva

Cualquier charla con alguien de Colombia acaba en Egan Bernal.

Con Goga Ruiz acabamos en el paréntesis que 2020 significó para Egan Bernal, con lo peor de esa lesión de espalda molestando, y cómo se descolgó de los mejores del Tour casi cuando no habían ni roto a sudar.

Y es ahí donde viene el gran dilema de Egan Bernal.

Se lo escuchamos a Santiago Botero, el golpe que el ganador del Tour 2019 recibió el año pasado fue tremendo, cuando incluso mejorando los números de la campaña actual no fue capaz ni entrar en la contienda de los eslovenos.

Lo que cuenta Botero nos pone negro sobre blanco en lo que se está convirtiendo este deporte, una máquina de picar carne, sin pasión ni miramientos, que no distingue edades ni condiciones.

Si el otro día dábamos cuenta que un pelotón de ilustres, entre ellos tres de los que superan las cien victorias (Valverde, Greipel y Cavendish), posiblemente se vea con pie y medio fuera de la élite más selecta del ciclismo, al poco comentamos sobre la retirada, momentánea, de Tom Dumoulin, que a saber si volverá.

En la generación joven las miradas se centran pues en Egan Bernal, y en ver qué camino adopta

Cruz 400×400

 

Hay dos versiones de Egan Bernal.

El ciclista de 2019 que ganó no sólo el Tour, también París-Niza y Suiza, dando recitales en todos los terrenos, aquella etapa de los abanicos en Niza y los ataques tremebundos de la Volta, entrando en la pugna de Lombardía, dominando Oropa en la Milán-Turín…

Lo que viene a ser un ciclista total.

O el competidor doliente y cariacontecido de 2020, que duró medio Tour ante el rodillo esloveno, que aguantó lo que le dio el tiro, pero que acabó roto por los dolores de espalda, siendo uno de los peores defensores de la corona de Tour que recordamos.

Entre esos dos registros se mueve Egan Bernal, registros en un deporte de probada dureza en la carretera y crueldad, con una legión de gente opinando sobre uno.

Y no sólo eso, a lo complicado que ya está el entorno, cabe ver la olla a presión que es su equipo, con una cantidad ingente de estrellas apretando y anhelando su puesto.

Carapaz y Geraint son los más obvios, pero no los únicos, Tao va para el Tour, en un contexto donde el chollo que tenían los escaladores con el Tour, casi ninguna crono en el programa, toca a su fin.

Nosotros creemos que Bernal es, dentro de los grimpeurs, de los mejores contrarrelojistas, pero con especialistas que vienen con hambre de no perdonar, hay ciclistas que lo van a tener muy difícil.

Es por eso que el Giro va para el colombiano, un paso atrás para recuperar el aliento ante una exigencia que en el Tour sobrepasa todos los límites.

Y es que si Dumoulin a los treinta se declara abrasado, ¿qué no podría pasar con Egan si a los 26 no ha recuperado la senda que parecía reservada para él?

Continuar Leyendo

Egan Bernal

Egan Bernal: el jugoso ejercicio de amortizar campeones

Publicado

en

Por

Egan Bernal Tour
Tuvalum

No es de recibo «enterrar» un ciclista con la calidad de Egan Bernal

A la vista de Egan Bernal, que tome nota Tadej Pogacar, como el año que viene no rinda satisfacción, irá al palco, se le dará por amortizado, punto y final.

En la vorágine en la que vivimos instalados, cualquier caída en la gráfica de rendimiento cae a plomo sobre el corredor en forma de un desprecio que, con lo duro que este deporte, no nos parece de recibo.

El otoño de 2020 estará siendo muy diferente para Egan Bernal, un calvario en forma de silencio social y no sé si administrativo que se cobra previo chequeo de su cuenta de resultados: tanto ganas tanto vales.

Leer cada poco que Bernal no volverá a ser el mismo, que lo suyo pasó el año anterior, que ganó el Tour en una tómbola y toda esa suerte de afirmaciones que demuestran un desconocimiento feroz del ciclismo, se ha convertido en una costumbre poco saludable estas fechas.

 

Hace tres años todo era expectación para Egan Bernal, el fino y tostado corredor que ganaba enteros en carretera luciendo el mailllot abarrotado de publicidad del Androni de Savio, con pocos años sobre la flaca por que venía de las ruedas gordas, y fichando nada menos que por el Team Sky,

Chris Froome saludaba al nuevo fenómeno colombiano y desde el minuto cero empezó a justificar, en Down Under y Colombia: un debut que se plasmó con duelos ante Roglic en el sol y lluvia de Romandia, un triunfo en California y deslumbrante debut en el Tour.

El año pasado Egan Bernal fue el mejor ciclista del mundo, por encima incluso del exsaltador esloveno, ganando un Tour en el que hubo desenlace precipitado, pero el mismo para todos, unido a Suiza y Niza, nada menos.

Ese era Egan Bernal, el que se ponía delante en los abanicos de la carrera hacia el sol, en marzo, y seguía competitivo en Lombardía.

De eso nadie se acuerda.

Cruz 400×400

 

El mismo de los entrenos apocalípticos, de siete horas que no creo que nos hiciera de motu propio, y sobre los que muchos han sembrado grandes dudas.

Bernal aterrizó en Europa dentro de ese famoso vuelo de estrellas colombianas y todo le ha ido a la contra, de hecho a todos les ha ido en contra.

Las malas sensaciones del Tour de l´ Ain se materializaron en Dauphiné y explotaron en el Tour, es la vida, el signo de la suerte a veces sopa a favor, otras en contra.

Dolores de espalda son los argumentos esgrimidos, dolores que al parecer le vienen de lejos y que esta vez se han cebado especialmente.

 

Pero es que Egan Bernal tiene 23 años, 24 a inicios del próximo años, es decir, seguiría optando al maillot blanco del Tour, cuyo límite de edad tendrán que bajar a más no tardar viendo cómo camina esa gente.

Sigue siendo el mismo que nos maravilló el año pasado, y el anterior, ha dado un mal paso, y lo ha aceptado mucho mejor que lo encajarían otros muchos, con tranquilidad y cuajo, reventó en el Tour, dramas cero.

Eso sí para la nueva campaña le espera una presión si igual, otros que han saltado jóvenes a la palestra también llevan la cruz, pero es que él, a todo ello, le añade una victoria en el Tour, y eso te hace especial, sí o sí.

En el Ineos me parece que la jerarquía que podía ofrecer dudas hace un año ahora no da a lugar, a no ser que Richard Carapaz dé un salto espectacular, que Tao se quede y siga creciendo, que Sivakov dé el paso al frente o Geraint retome el golpe de pedal que no tiene desde que ganara el Tour. no vemos a nadie con la potencia de Egan Bernal, quien a sus 23 años podría permitirse una campaña, o dos, en blanco.

 

Continuar Leyendo

Egan Bernal

Casi nadie gana un Tour por casualidad

Publicado

en

Por

Egan Bernal Tour JoanSeguidor
Tuvalum

 

Sentenciar que Bernal no mereció ganar el Tour del año pasado es oportunista

Está claro que la historia tiene todo tipo de ganadores y el Tour no es excepción.

Como se dice el Tour sólo lo gana uno y es complicado, por no decir que excepcional, que se lo lleve uno que no estaba en los pronósticos o que no lo haya merecido.

Si miramos atrás podremos ver algunas rarezas, el de Oscar Pereiro, ganado en dos actos, por una larga escapada y en el despacho por el positivo de Floyd Landis, o el mítico de Roger Walkowiak que lamentó mil veces conseguirlo, pero no muchas más.

La historia oues tiene todo tipo de ganadores, llegar a ganar un Tour es complicadísimo, repetir os podéis imaginar lo que implica.

Viene todo esto a cuento sobre lo sucedido con Egan Bernal en el Grand Colombier y lo que hemos leído.

 

 

Comentarios, y no pocos, hablando de regalo, de Tour caído del cuelo, como si Egan Berbal no hubiera hecho nada bien por ganar el Tour de 2019.

En este mal anillado cuaderno siempre hemos sido de quedarnos con lo que ha sucedido en la carretera, todo lo demás son castillos en el aire.

Pensar en lo que pudo ser es humano, pero cuestionar como por ejemplo se cuestiona sobre el pasado Tour no es de recibo, menos ahora, cuando a Egan Bernal se le escurre el plan para renovar la corona del Tour.

El año pasado en el Iseran, cuando sólo quedaban los más fuertes, cuando cedía la resistencia numantina de Alaphilippe, Egan Bernal empezó a marcar las diferencias, entre páramos alpinos a más de 2500 metros de altitud ante un grupo en el que Geraint Thomas esperaba la reacción de un tercero.

Cruz 400×400

 

Luego vino la tormenta y se acabó, pero hasta que la circunstancia sucedió, Egan Bernal iba primero y punto.

Decir que ese Tour no era merecido es una cantinela que nos suena, por ejemplo se utilizó mucho en el que ganó Nibali hace seis años, o en la Vuelta de Horner o el Giro de Hesjedal.

Uno no gana una grande por que le caiga del cielo

Una gran vuelta es una sucesión de tantas cosas, se requiere tanto, que hablar de casualidad o de inmerecido es cruel, pero sobre todo oportunista cuando las cosas van mal dadas.

Sin embargo es un ejercicio que cada poco llama a la puerta, como si esto dependiera de un golpe de suerte más allá del innegable talento que se necesita.

En fin, que a Egan, le quedan muchos tiros por dar…

 

 

 

 

Continuar Leyendo

Egan Bernal

No entiendo el linchamiento a Egan Bernal

Publicado

en

Por

Egan Bernal caidas JoanSeguidor
Tuvalum

 

Egan Bernal ha perdido este Tour, no los que no se han corrido aún

Leo asombrado el serial de comentarios despectivos hacia Egan Bernal tras la llegada del Tour al Grand Colimbier.

Y no sólo de aquí, de algunos españoles, también desde Colombia, cosa que no acertamos a entender.

Nos consta por varios sitios que no son días fáciles en Colombia, muy agitada en lo social, también sacudida por la pandemia, un cóctel perfecto para que los deportistas de ese país estén en el disparadero más que nunca.

Hace un par de días los cuatro mejores colombianos que habían venido al Tour estaban a un suspiro del líder, eran Bernal, Nairo, López y Urán.

El Grand Colombier ha sacudido la general, ni Nairo ni Egan Bernal están para ganar este Tour, una sacudida que se vino encima lejos, muy lejos de meta, a más de diez kilómetros de la cima, cuando quedaban cinco Jumbo al frente del grupo de los mejores y atendiendo al ritmo de Wout Van Aert.

La tragedia se mascaba, los segundos que les cayeron a ambos no lo hicieron a la misma velocidad, Nairo limitó los daños, sigue en el top ten, a Egan Bernal el Tour se le ha ido más allá de los ocho minutos, fuera del top ten.

 

 

Lo cierto es que el dorsal uno no estaba dando las mejores sensaciones, de hecho cundía la impresión que sus rivales le estaban perdonando la vida, como sucedió en Ocieres y en el Mont Aigoual, etapas en las que el Jumbo se limitó a marcar su tempo y poco más.

En el Marie Blanque, Egan Bernal se agarró, sin embargo al Tour, nos hizo creer que los motivos que le llevaron a abandonar el Dauphiné y a pedir la hora en las primeras cimas del Tour habían desaparecido.

Eso es lo que tienen los ciclistas de este nivel, que a poco que estén bien, maravillan.

Pero Egan Bernal no estaba, ni está, bien.

La primera llegada en alto seria, pertrechada de otras dos subidas tipo Tour en el corazón del Jura, ha desnudado los peores temores.

Se quedó lejos, mucho, demostrando que el punto de forma óptimo que en su día Team Sky le procuraba a sus ciclistas no se ha dado esta vez, ojo que puede ser el segundo Tour que pierden desde 2021, ya ha llovido.

¿Qué ha fallado para el colombiano?

Tendrán que verlo, algunos hablan de esos entrenamientos apocalípticos como uno de los motivos, aquí podríamos hablar de lo humano y lo divino que poco o nada nos acercaríamos a la verdad por que en el fondo sólo ellos la conocen.

Por cierto, el confinamiento ha sido para todos.

Cruz 400×400

 

Otra cosa son las reacciones, que me parecen desproporcionadas.

Entiendo el sobrecoste que implica llevar la bandera colombiana a las mejores carreras del mundo, la exigencia es máxima: «En Colombia se le pide más a los deportistas que a los políticos» me cuentan.

Lo puedo creer, pero no puedo compartirlo.

Tirar por tierra a Egan Bernal, todo lo que ha hecho, llegar a decir que el Tour del año pasado le tocó en una rifa, como si la tormenta que paró la etapa clave no fuera para todos, decir que es flor de un día, que se acabó, decir todo eso es de una injusticia monumental.

Si algo ha tenido Egan Bernal, que ya no será «el chico maravilla», es una progresión meteórica que hay que respetar y poner en valor precisamente ahora, corriendo de forma tan admirable siempre, atacando sin guardar, entrando en abanicos, remando fuera de su zona de confort -disputando todo lo que se le cruzara- y cultivando un palmarés que muchos querrían a los treinta.

Menospreciar lo que ha logrado Egan Bernal, es menoscabar el ciclismo en sí, no valorar el talento puro y virgen que fue reclutado por el mejor equipo del mundo para lograr las metas que ya ha empezado a conquistar.

El Tour 2020 posiblemente ya no esté a su alcance -ojo no haga «un Froome»- pero le quedan muchos para enmendar la plana y además él siempre podrá decir que ya tiene uno, ganado con lo que se dio en ese momento y siendo el mejor cuando le tocó serlo.

Para Bernal, esto no ha hecho más que empezar.

Continuar Leyendo

Egan Bernal

Tour: En Grenadiers y Sky nunca hubo un plan B

Publicado

en

Por

Egan Bernal Tour
Tuvalum

 

Ni Froome ni Geraint habrían salvado la quema del Grenadiers en el Tour

El ser ventajista es algo muy común en el siglo XXI y con las redes sociales, una norma, nosotros a veces somos los primeros en serlo, hoy toca hablar de Grenadiers en el Tour.

Al acabar la debacle de Egan Bernal y con todo el equipo en el Grand Colmbier, emergió el «Froome» como TT en España, recordando la polémica decisión del equipo británico antes del Tour, cuando Grenadiers dejó a Froome y Geraint fuera de la lista de la carrera.

Está claro que en este pelotón, nada impone más que el nombre de Chris Froome, el inglés ha sido látigo de la mejor carrera del mundo durante cuatro años, más un quinto en el que Geraint le tomó el relevo.

Decir Froome es decir Tour, azote y control, dominio del Sky, luego Ineos, finalmente Grenadiers, pero una cosa es la imposición pasada y otra es la presente.

El inglés no es la sombra del corredor que aplastó rivales años atrás, ni siquiera el que abordaba el Dauphiné del año pasado cuando se estrelló entrenando para esa crono.

Que Froome recupere su punto de pedal no es sencillo, aunque no imposible.

 

 

Tanto él como Geraint ya demostraron en Dauphiné que su nombre no les iba a garantizar una plaza en el ocho del Tour.

Dudamos mucho, muchísimo que hubiera cambiado el cuento de lo visto en el Grand Colombier con ellos en el pelotón, en todo caso habrían intentado seguir el grupo cuando el filtro se llevó por delante a Bernal y poco más, pues los Jumbo son la horma de los Ineos, para desgracia de esos.

Ojo, que seis años después, Grenadiers, antes Sky, ayer Ineos, no va a ganar un Tour de Francia.

Cruz 400×400

 

Y ahora surgen preguntas, dudas que flotan en el ambiente: ¿A qué se va a dedicar ahora Grenadiers en el Tour?

La experiencia nos dice que el plan B no existe en los ingleses, si no disputan la general del Tour, les queda una vacío tan grande que amenaza con tragarlos, y no es exageración, recordad el Tour 2014, cuando Froome abandonó a puertas del adoquín, hubo una reacción de Geraint y Porte por detrás, iban como motos, pero acabaron disueltos en la general.

Nos cuesta mucho creer que Grenadiers se acabe con las opciones de Egan Bernal en el Tour, tienen un bloque soberbio para meterse en fugas, filtrarse en cortes o romper la carrera a su favor.

El Tour es tan grande que puede contentar a todos, pues la general la gana uno, si a Movistar le rogamos cambio de chip para evitar que un top ten colmara sus propósitos, ¿qué no podríamos pedirle a los ingleses?

Luego ya vendrán las explicaciones de porqué sus líderes no han dado la medida este año tan complicado para todos, no sólo para ellos.

Continuar Leyendo

Egan Bernal

Tour: Tres motivos para no descartar a Egan Bernal

Publicado

en

Por

Egan Bernal Tour
Tuvalum

Muchos dicen que Bernal no ha llegado fino al Tour, pero queda un mundo hasta París

 

La decepción que recorrió el Tour de Francia por la culminación de la primera llegada en alto, una subida de dureza muy discutible y el cuarto día de carrera, pareció declinar en que esto va a ser cosa del Jumbo, de Roglic y sus chicos, sacando conclusiones que consideramos apresuradas sobre Egan Bernal y el Grenadiers.

No es la primera vez que decimos, y en el caso de Roglic, son varias, que esto son tres semanas, gran fondo, que lo que pase hoy nada tendrá que ver con lo que sucederá en unas etapas, que el ciclismo, a pesar de estar tan reglado a escuadra y cartabón en apariencia, también guarda sorpresas y giros inesperados.

Roglic lo puede contar. 

Pero al margen de eso, no se puede trazar una línea recta de ahora hasta dentro de dos semanas y media, como si lo sucedido en Ocières fuera a ser la tónica definitiva de este Tour.

 

Nos ha sorprendido la unanimidad con la que muchos han juzgado el estado de forma y las posibilidades de Egan Bernal en este Tour y se dejan por el camino muchos aspectos que creo definen la naturaleza de las opciones del colombiano en la carrera.

Es obvio que hoy, ahora mismo, Bernal no está al nivel de Roglic, pero no lo está en un terreno donde el esloveno nos recuerda mucho a Denis Menchov, con ese arreón final en una subida hecha a mil por hora por sus compañeros, dejando sin ganas ni margen a los rivales.

Bernal no pudo con Roglic, pero tampoco Pogacar o Alaphilippe, dos ciclistas que en situaciones como la de ayer habrían decidido a su favor.

Cruz 400×400

 

Es pronto para descartar a Egan Bernal del Tour, como es pronto para echar mano de su juventud, como posible problema o de que su nombre no pese como el de Froome o Geraint.

Es pronto, además, por que, como ya vimos el año pasado, este Grenadiers, entonces Ineos, cambió de nombre y también de forma de hacer respecto a o que tramaba el Team Sky.

Control cero sobre la carrera, gasto nulo, sólo estar y permanecer vigilante. 

Si Kwiatkowski y Castroviejo no toman el ritmo que deja lanzado Van Aert no es por que no puedan, es que directamente no les hace falta.

Y sí, es posible que Egan fuera pidiendo la hora, porque quizá haya reservado su mejor punto para unos días, lo mismo que Carapaz, cuya baza le trae malos recuerdos a Roglic.

El año pasado Egan Bernal asaltó el amarillo del Tour sin dar un palo al agua durante toda la carrera, manteniendo perfil bajo, quedándose quieto hasta que le hiciera falta moverse.

¿Dónde estaba Egan Bernal el día que Pinot ganó en el Tourmalet?

Exactamente en el mismo sitio que en Ocières.

Pero hay más, esperar que el Grenadiers sólo sabe correr como lo hacía el Team Sky es simplificar mucho las cosas.

Recordad el jaque-mate de Froome en Finestre, Giro de 2018, toda la carrera pareciendo fuera de ella y al final la gana.

Grenadiers está afinando las opciones, trazando el camino y esperando su momento, cuando tomen el mando seguro que Jumbo Visma pasará problemas, porque no son unos cualquiera.

Cada uno traza su camino, su pico de forma y pensar que lo que ocurrió en Ocières descartar a Bernal es simplificar mucho las cosas.

En noviembre, el Tour visita España 

 

 

 

 

Continuar Leyendo

Egan Bernal

#Profiles2020 Egan Bernal en el Tour: a completar el «parricidio»

Publicado

en

Por

Egan Bernal Tour JoanSeguidor
Tuvalum

Cuatro semanas para Egan Bernal inicie la defensa del Tour

No queda tanto para el Tour, ni para ver qué puede conseguir Egan Bernal.

En lo sucesivo vamos a tener que acostumbrarnos, si todo va bien, a tener los ojos en varios sitios al mismo tiempo y en muchos nombres a la vez.

Por ejemplo, esta tarde de sábado, vimos a Remco Evenepoel romper el techo de cristal en Burgos, Van Aert prolongar su amor con la Strade Bianche y saber de Egan Bernal en la Ruta de Occitania.

Todo en cuestión de horas, la misma tarde, casi a la vez.

Egan Bernal ya rueda hacia la defensa de su título del Tour

 

Recuerdo hace poco menos de tres años, mientras Chris Froome apuntalaba su triunfo en la Vuelta, le preguntaban por ese chaval fino y tostado que ganara la Vuelta al Porvenir al otro lado de los Pirineos.

Le preguntaban por Egan Bernal y por ende sus sensaciones de tener en el equipo tamaño talento, con todo lo que puede implicar.

Nunca imaginó Chris Froome, ni nosotros, que a los pocos meses Egan Bernal le estaría pisando los talones y que luego se haría con el triunfo del Tour de Francia siendo aún un sub 23.

Hay corredores cuya sola irrupción sólo puede cambiar las cosas, una disrupción en el paisaje desenfocada sólo por uno que es bueno, muy bueno.

Cruz 400×400

 

Y Egan Bernal es eso, bueno, muy bueno, no sé si el mejor de su generación, porque varios llaman a su puerta.

Ahora le viene lo complicado, como dicen de los buenos toreros, «lo difícil no es llegar», ahora le viene la defensa del título, una defensa por cierto que se está realizando en varias fases.

Primero en casa, resolviendo cuestiones de liderato, una responsabilidad que seguramente caiga en sus manos por cuestiones de peso específico, no veo a Geraint Thomas al nivel de dos años, o por simple superioridad, Froome no lo tiene nada fácil para volver a ser el que era.

De entre los tres líderes del Ineos, Egan Bernal está cuadrando el círculo, está cometiendo, metafóricamente hablando, un «parricidio», haciéndose a su tierna edad con lo que les correpondería a ciclistas que están de vuelta en muchas cosas.

Ese asalto al poder tiene varios ingredientes, trabajo incesante, humildad practicada y un talento inmenso que le ponen en primera línea, como no podría ser de otra manera en quien portará, Dios mediante, el dorsal uno en la salida del Tour en Niza en sólo cuatro semanas.

Porque en Francia, y esas 21 etapas, Egan Bernal se juega la suerte de su campaña y cargarse de razones ante las no pocas amenazas que le surgen por izquierda y derecha, desde jóvenes insolentes, como él mismo, que no quieren esperar a llevarse el pastel a una generación consagrada pero hambrienta de más títulos.

Egan Bernal tiene un reto mayúsculo, pero sabiendo de él, no quedará leña que echar a la brasa, es un ciclista que todo lo hace bien, que todo le interesa,

De hecho ya ha sido top 10 en la inauguración del calendario francés, y era un sprint. 

Continuar Leyendo

Lo más leído