Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo antiguo

La mejor grande de Contador fue el Tour 2009

Publicado

en

Tour de Francia - Alberto Contador JoanSeguidor
WorldTour 2022 – TopPost

Aquel Tour no admitió discusión, incluso en un equipo dividido, Contador siempre lo tuvo en su mano

Una carrera, un momento. Para Alberto Contador si hubo un momento mágico, esos instantes en los que te sientes invencible, señalaría el Tour de 2009, una obra perfecta.

Pertrechado en el poderosísimo Astana, el madrileño se veía rodeado de gente como Kloden, Leipheinmer, Popovich, Haimar Zubeldia….

Shimano – Leaderboard 1024×300

Un bloque de quilates como pocas veces se ha visto en una grande, un bloque que desde luego no era una balsa de aceite.

Desde el momento que en la Vuelta de 2008 se supo que Lance Armstrong volvía, la cosa empezó a nublarse.

Desconfianzas, caras largas, trincheras dentro del equipo: Astana era un hervidero de rumores y cotilleos que excedían con mucho lo deportivo, pues en su seno había cuestiones muy alejadas de lo deportivo.

Y con esa marmita empezó el Tour en Mónaco: Contador, líder, y Armstrong, líder.

Un desmadre en toda regla que se escenificó camino de Montpellier, un corte, un instante de duda, dejó a  Contador atrás y el americano delante, con varios compañeros con él, para más inri y morbo.

Pero si una cosa estaba clara es que aquel Contador era un ciclista que caminaba pero que muy por delante de sus rivales.

Conjeturas aparte, conspiraciones al margen, el pinteño iba dos puntos por encima, lo anticipó someramente en Andorra y esperó su momento pacientemente una larguísima vuelta por Francia, sin etapas importantes hasta llegar a los Alpes.

Así clavó su nombre en la historia de Verbier, una estación de esquí suiza, un enclave mágico entre el techo alpino, el Montblanc, y el emblema del lugar, el Cervino.

Dicen que los top tienen un punto, una marcha más, ese qué que cuando todos van al límite les sirve para abrir hueco.

En la base de Verbier, Contador estuvo incontestable.

Un ataque, y punto.

En el fuero interno del corredor no sé cuál sería su mejor día, desde nuestro punto de vista, ese día tocó el cielo, acarició la perfección y lo hizo ante la creme del momento.

Cuando Andy Schleck quiso reaccionar fue en balde.

Se sabía que el talentoso luxemburgués no le iba a coger ni siquiera recortar la diferencia.

El Tour estaba visto para sentencia, aunque habría tres capítulos jugosos.

El primero en un maratón alpino en el que los Schleck pusieron todo de su parte para acceder al podio, en manada, un sueño familiar que lograrían de forma tristísima con Cadel Evans, dos años después, pero no esa vez.

Si los de Saxo querían el doblete en el podio, Astana jugaba con tres bazas, al margen de Contador, estaba el tejano y Kloden, muy solvente, hasta que un ataque de su compañero en maillot amarillo le descolgó de la puja. Un movimiento insospechado, de esos que sin duda echaremos de menos del campeón pinteño.

El Cuaderno de JoanSeguidor: La Revista 

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

El siguiente, la crono de la Annecy, en el lago, sitio idílico, un test que fue un espejo, ganó de amarillo hasta Fabian Cancellara, la crono a la que todos miraron años atrás-

Y el último, en el Ventoux, en la confirmación en de Lance Armstrong en el podio, como tercero, dos escalones por debajo que cuatro años antes, cosa que no le hizo ni pizca de gracia.

Segundo Tour de Contador y en aquel entonces, en ese momento, muchos pensábamos que el segundo de muchos más.

¿Cuántos? No sé, pero alguno más desde luego.

Sin embargo, la historia, caprichosa ella, dejó ahí la historia de amor.

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

Marino Lejarreta siempre viajó en la clase noble del Giro

Publicado

en

WorldTour 2022 – TopPost

En el Giro Marino Lejarreta hizo grande su historia

El marationano Marino Lejarreta, el bien llamado “junco de Berriz, ha sido una de las grandes personalidades del ciclismo español en el Giro de Italia. E

l ciclista vizcaíno firmó siete participaciones en la grande rosa y todas las concluyó entre los diez primeros.

Shimano – Leaderboard 1024×300

A esa benigna estadística, cabe añadirle que en cuatro de esas ediciones, Lejarreta concluyó las tres grandes el mismo año.

Su historia con Italia viene de dejos, del mismo momento que comprendió que allí podría tener una salida natural a su talento en una grande que le iba como anillo al dedo.

En ese tiempo conoció con monstruos como Saronni, Moser, Hinault, Roche y Visentini, entre otros.

 

Corría el año 83, el joven Marino debutaba en el Giro recién llegado de una Vuelta memorable en la que tuvo que declinar ante Hinault. Al fin, el de Berriz se veía en el Giro: “Llevaba cinco años de profesional pero hasta la fecha nunca había estado en el Giro, sí en alguna clásica italiana. Era una prueba que me apetecía mucho conocer”.

Con los colores del Alfa Lum, cierto sinsabor recorrió el cuerpo de Marino en su debut. Fue la edición que ganó Saronni y el recorrido dejó mucho que desear. “Fue una carrera muy suave –recuerda-. Se desvirtuó algo la idea que tenía de la carrera con esos grandes puertos de los que tanto había oído hablar”. En el balance, amén del sexto puesto, destaca la segunda plaza en Val Gardena donde perdió ante Mario Beccia, “me ganó al sprint tras haberlo intentado a 2 kilómetros” rememora. Un año después ganaría en ese mismo escenario, “mi día más feliz en Italia” admite. Allí vivió también uno de sus días más duros: “Bajábamos con frío y nieve y lo pasé muy mal. No controlas la bici, te duelen las manos y nunca ves el final”.

Para Marino “el ciclismo que se ve en el Giro es el típico italiano, muy de clásicas. Se ejerce un gran control por parte de los equipos de velocistas y uno se da cuenta que luchar contra eso es absurdo. La batalla suele platearse al final, sobretodo cuando la televisión entra en directo”.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Ese ciclismo a la italiana también se prolonga en las cuentas. Marino, muy querido siempre en Italia, no escatima elogios: “El público italiano es ciclista de toda la vida. No suele ser muy joven, pero sí muy entendido. Posiblemente sea el mejor que haya”. De sus siete Giros se declara admirado por “las Tres Cimas de Lavaredo. Estábamos a un kilómetro de meta y veía tanta gente montaña arriba que pensaba que habían subido más allá de meta”, para su desgracia el gentío se acaba en meta.

El Mortirolo es la subida más dura, pero fue en la Marmolada donde vivió un auténtico calvario en 1991. Ese día descubrió a uno de los corredores que más le ha impresionado: Franco Chioccioli. Lo mismo reconoce de Gianni Bugno, “ganó su Giro con una pierna” recuerda, y de Bernard Hinault.

Marino en el Giro

1983: 6º

1984 y 1987: 4º

1985 y 1991: 5º

1989: 10º

1990: 7º

Dos etapas ganadas

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

El casi pleno de Miguel Indurain en el Giro de Italia

Publicado

en

WorldTour 2022 – TopPost

Indurain en el Giro: dos victorias y una tercera plaza 

Sólo con esa estadística tan apabullante, uno toma conciencia de la naturalidad con la que ganaba el mejor ciclista español de la historia. Una naturalidad, sea dicho, no exenta de sufrimiento y obstáculos.

Indurain tuvo su estreno en el Giro en 1992, llegaba como ganador del Tour y un saco de incógnitas sobre sus opciones.

Shimano – Leaderboard 1024×300

Preparar su segundo asalto a la Grande Boucle era su único objetivo en Italia pero, ganó: “Llegué con la incertidumbre propia de quien llega a una carrera que no conoce. Todos me comentaban que era una carrera muy a la italiana, donde los italianos atacaban mucho. Mi idea era preparar el Tour, aunque si la carrera se ponía tiro no se podía desaprovechar. Una vez salvamos la primera parte nos dimos cuenta de que podríamos luchar por la victoria”.

Se vistió de rosa en Arezzo y reforzó su liderato un día después en la crono de Sansepolcro.

Reconoce que “no fue una victoria fácil por que en definitiva no dejas de ser un rival para todos los italianos”, pese a ello reconoce haberse sentido “muy bien acogido por el público.

En alguna ocasión se oía hablar de alianzas entre corredores italianos –sobretodo en su segundo Giro- pero al final cada uno fue a lo suyo”.

Recuerda haberse sentido muy impresionado por los Dolomitas: “Son realmente impactantes por la cantidad de roca que se ve en las montañas y el gran ambiente que rodea la carrera. Son puertos que no tienen nada que envidiar a los del Tour”.

Un puerto, por encima del resto, es el más duro a su entender: el Mortirolo.

Pero no es el único: “El Stelvio no tiene tanto desnivel pero su longitud lo hace muy duro. La característica de las etapas de montaña del Giro es que los puertos se suceden casi sin descanso”.

Mortirolo y Stelvio son dos cimas que entraron en aquella fantástica jornada de ciclismo que fue la 15ª etapa del Giro de 1994 entre Merano y Aprica.

Un día extraordinario que hizo vivir a Miguel todos los estados del ciclismo, de la euforia del Mortirolo al calvario del Valico di Santa Cristina. Sobre aquel día ha sido peguntado mucho: “Fui muy bien, pero se me olvidó hidratarme y lo pagué caro”.

Indurain pasó de acariciar el rosa que vestía Berzin a despedirse de él, en espacio de media hora fruto de una tremenda pájara que sepultó sus opciones en el que podía haber sido su tercer Giro.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

Sobre lo que rodea a la carrera está totalmente de acuerdo con que nos contó Marino Lejarreta hace unos días: “Para Italia el Giro es una fiesta. En mi época veíamos pueblos enteros que dejaban de trabajar por ver la carrera. No obstante la gente no sólo vive el Giro, sino todo el calendario en general. Sea en el norte o sur, siempre hay mucho seguimiento”.

Miguel en el Giro

1992 y 1993: 1º

1994: 3º

Cuatro etapas

 

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Cuando Moser robó todo un Giro a Fignon

Publicado

en

WorldTour 2022 – TopPost

Aquel Giro del 84 a favor de Moser olió mucho

Francesco Moser sigue siendo un hombre con poder en el ciclismo.

Desde su cargo en la Asociación de Ciclistas Profesionales ha trepado hasta conseguir que su voz tenga cierto peso.

Shimano – Leaderboard 1024×300

En ocasiones habla de ética, buenos modos. Omite su pasado, como otros tantos.

Un pasado que habla de una edición del Giro escandalosa, la de 1984, la de hace casi 40 años, cuando le robó con todas las letras la carrera a Laurent Fignon, aquella sensación rubia que fue a Italia a ganar y no a rodar como tantas otras figuras.

A inicios de 1984 Moser había batido dos veces el récord de hora, aquello que l distinguió por encima de otros logros, luego ganaría en San Remo. Vicenzo Torriani le había dibujado un Giro a su medida, con la única inclusión del Stelvio como gran dificultad.

Eran los años de los “Giros de mierda”, asumidos como único expositor de sus estrellas, ajenos al mínimo decoro y equilibrio.

De salida los dos cocos, Fignon y Moser, se pusieron los galones.

Un mal momento en Blockhaus alejó al francés de vanguardia.

A los pocos días Fignon devolvía el golpe.

Consenso en el pelotón: Baronchelli, Panizza y Argentin protegían a Moser.

La carrera caía a partir de entonces en una serie de desdichas.

A causa de una caída colectiva en un túnel mal iluminado, los italianos armaban una huelga en la base de la subida de Pisticci, donde Fignon quería atacar. Al poco organización decretaba impracticable la subida al Stelvio  “a causa de una nevada”.

Aquella fue una información desmentida por una fotografía de un diario local que probaba que la ruta estaba totalmente limpia. El itinerario alternativo evitaba el paso por Aprica

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

El director deportivo de Renault, Cyrille Guimard, se declaraba estafado pero Fignon no desistía. Lo probaría en Selva di Val Gardena hasta un inoportuno salto de cadena a seis kilómetros de meta.   Roberto Visentini se vestía de antihéroe y no se escondía al acusar a los organizadores de favorecer Moser.

“Este Giro es un burdel, una farsa. Se ha decidido que Moser gane a cualquier precio. Siento nauseas”. Dijo ganándose de la repulsa de los aficionados.

Camino de Arabba, Fignon volvía a armarla, ahora a 50 kilómetros, sacándole 2´19´´ a Moser, quien tenía auxilio extra, hasta empujones del público.

La última crono de Verona presentaba a Fignon con 1´21´´ sobre Moser, quien bajo la supervisión del profesor Conconi, había modificado la forma de abordar las cronos mediante una bicicleta entonces revolucionaria, con cuadro elevado, un manillar con los cuernos de vaca y ruedas lenticulares de diámetros diferentes.

Contra todo pronóstico Moser relegaba a Fignon a 2´24´´. Luego se supo de las ayudas del helicóptero de RAI propulsando al trentino.

Como decimos de aquello han pasado 28 años, pero la vergüenza de saberse ganador en tales circunstancias no prescribe. Aquel Giro figura en el  palmarés de Moser, pero ¿se sabe ganador en buena lid?. Lo dicho hay gente de otra pasta.

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

El Ventoux no admite bromas

Publicado

en

WorldTour 2022 – TopPost

Las historias del Tour en el Ventoux hablan de respeto impuesto

Aquel Tour iba camino del desastre en las mismas lomas del Ventoux.

A unos 2 km de su cima encontramos otro auténtico tesoro para el cicloturista: el monumento a Tom Simpson, lugar de peregrinación para todos los aficionados al ciclismo que, desafiando las duras rampas del Gigante de Provenza, se acercan hasta aquí, con reverencia y respeto, y suben los peldaños que dan acceso al monolito para depositar ofrendas de todo tipo: bidones, maillots, banderas, hasta piedras con la fecha escrita con rotulador… tal y como manda la tradición.

Shimano – Leaderboard 1024×300

En el recuerdo, la muerte en estas rampas del inglés Tom Simpson, en el Tour de Francia de 1967. Aquel día Tom ya se había levantado mal, no se encontraba bien, pero decidió correr lógicamente por dinero. Tenía que acabar al menos entre los cinco primeros para asegurarse los critériums post-Tour. Tom cayó hasta tres veces antes de la definitiva

Los espectadores y el mecánico de equipo lo subieron literalmente a la bici mientras el inglés se convulsionaba con espasmos. Aún pedaleará unos 300 metros más, completamente hipnotizado, con la cabeza inclinada antes de caer definitivamente al asfalto. Cuando llegó el médico, ya estaba muerto.

Aún y así le hace el boca a boca y le aplica un masaje cardíaco. Incluso le suministra solucamphre, un potente estimulante cardíaco. Demasiado tarde. La organización del Tour comunicó oficialmente que murió durante el traslado al hospital. Falso.

El final ya lo conocéis. Se le encontraron en los bolsillos del maillot anfetaminas y se le demonizó y utilizó como referente en la lucha contra el dopaje. Pura hipocresía. Sólo asistió un corredor a su funeral en Inglaterra: Eddy Merckx, su amigo y compañero en el equipo Peugeot.

El propio Merckx sufrió en sus carnes el martirio del coloso. El 10 de julio de 1970, y a la misma altura del monumento a Tom, el belga está a punto de explotar, quedando al borde del colapso. No pedalea. Sus piernas tiemblan y a la llegada se desploma literalmente sobre los brazos de un policía: “siento como un fuego en el pecho”, fueron sus palabras antes de subir a la ambulancia.

Estas historias, y muchas más, han forjado la leyenda del Mont Ventoux, y es que su nombre lo dice todo, ya que es con diferencia la montaña donde más sopla el viento: el mistral puede superar fácilmente los 200 km/h. Aunque parezca mentira, nadie se pone de acuerdo ni en su altura ni longitud exacta. Algunos dicen 1905 m. Otros 1909.

El Tour le da 1912 m en su libro oficial, pero Armstrong dice que “parece más alto.

Gran canaria 400×400
Cruz 400×400

 

En su paisaje lunático (la característica cima “nevada” debido al color blanco de fragmentos de roca calcárea) sólo viven algunas extrañas especies de flora y alguna que otra víbora. La montaña también padece fuertes contrastes de temperatura en verano: las zonas más bajas pueden llegar a convertirse en un auténtico horno y sin embargo en la cima puede hacer frío. La diferencia a veces puede llegar a los 30ºC.

Otras curiosidades: el poeta florentín Petrarca realizó una primera incursión en el año 1336. Posteriormente lo consagraría con una oda. En su cima ya existía un observatorio meteorológico desde 1894, y en 1902 se corrían carreras automovilísticas en sus curvas. ¡Ah! Y en el Chalet-Reynard, a 6 km de la cima, se hacían tortillas de trufas.

Por Jordi Escrihuela

Imagen:A.S.O./Aurélien Vialatte

Terres Ebre – Inferior post 1024×300
Continuar Leyendo

TWITTER

Tres momentos TOP de Vincenzo Nibali
1. Pavés en el TDF 2014
2. Etapa bajo el diluvio en la Tirreno 2013
3. Risoul, el día que remonta el Giro 2016

De aquí no me sacaréis....

https://joanseguidor.com/vincenzo-nibali-retirada/

#Giro2022

Una buena idea que al final no ha resultado.
Me gusta mucho la creación de un maillot exclusivo para salida de #Lavuelta2022 de los Países Bajos, pero el diseño deja bastante que desear

https://joanseguidor.com/vuelta-2022-maillot/

Si por algo se distingue el #Landismo es en perder adeptos a la velocidad de ganarlos... veo euforia descontrolada que convendría enfriar, las sensaciones son buenas, pero queda una eternidad y... también está Pello

https://joanseguidor.com/giro-2022-mikel-landa-blockhaus/

#Giro2022

Tres momentos TOP de Vincenzo Nibali
1. Pavés en el TDF 2014
2. Etapa bajo el diluvio en la Tirreno 2013
3. Risoul, el día que remonta el Giro 2016

De aquí no me sacaréis....

https://joanseguidor.com/vincenzo-nibali-retirada/

#Giro2022

Load More...

Lo + leído

X