Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo antiguo

Apodos, ciclistas que fueron animales

Publicado

en

Americanos Giro Hampsten JoanSeguidor
DT – 2022 post

En esta lista de apodos ciclistas hay cabritos, canguros, conejos y zorros

Si hay apodos ciclistas que tienen recorrido, esos son los que tienen nombre de animal.

En el mundo del ciclismo encontramos toda una fauna de motes y sobrenombres, muchos relacionados por su país de origen, y por las habilidades del corredor: la destreza, la agilidad, la fuerza o la astucia, e incluso por un cierto “parecido” razonable del ciclista con el animal en cuestión.

Así podemos encontrar a “El canguro” Phil Anderson, primer australiano en llegar al pelotón internacional en los años 80, al colombiano Hernán Buenahora, como “El cabrito de Barichara”, por haber nacido en ese municipio donde la comida típica es el cabrito, o al reconocido Federico Etxabe como “El potro de Gernika”. Destaca también “El zorro” Cyrille Guimard, “El conejo” Andrew Hampsten (¿alguna duda?), que se sometió a una operación quirúrgica para recortarse las palas de sus incisivos dientes, dejando sus complejos atrás, o “El caballo” polaco Zenón Jaskula, el que tuviera su momento de gloria en el julio francés del 93, siempre a rueda de Induráin y Rominger, y del cual nunca más se supo.

Y siguiendo nuestra particular fauna ciclista encontramos a “El jabalí” Carmelo Morales, otros con nombres de razas de perros como los belgas “El bull dog” Gastón Rebry, o “El basset” Philippe Thys.

También tenemos a “El pájaro” Jesús Rodríguez, a “El gatito” Jef Scherens, otro belga, y algunas “Águilas” como Bahamontes o Ferdi Kubler, el suizo, también conocido como “El campeón relinchante” e incluso un “Águila negra”, el belga Marcel Kint, y algunos “Tiburones” como Bjarne Rijs o Vincenzo Nibali.

Y lo que sobre todo tenemos son muchos “leones”: además de “El rey León” (Cipollini) tenemos al italiano Fiorenzo Magni, “El león de Flandes”, que ganó tres ediciones consecutivas del Tour de Flandes, y con el mismo apodo está el belga Cyrille Van Hauwaert (1907-1914), y aún nos queda otro león, el italiano Gastone Nencini “El león de Mugello”.

Podemos encontrar alguna serpiente que otra, como “La cobra” Riccó, si bien en un principio pudo ser un excelente apodo por su manera de escalar encima de la bici, es cierto que el sobrenombre pudo volvérsele en su contra por “escupir” tanto veneno.

Pero sin duda, si nos tenemos que quedar con un mote de animal que destaca por encima de los demás (y no solo uno, sino nada menos que dos) es para el gran Hinault, conocido como “Le blaireau” (el tejón”), aunque en España lo apodaron como “El caimán”, porque dicen, cuentan, que fue el propio Marino Lejarreta, “El junco de Bérriz”, el que lo bautizó con ese nombre cuando en uno de sus ataques el propio Marino cantaba aquello de “se va el caimán, se va el caimán…”.

Con el bretón iniciamos un nuevo capítulo de apodos que podríamos llamar de “fuera categoría”, si bien todos los que hemos nombrado son grandes campeones, campeonísimos, ahora destacaremos a aquellos ciclistas que por su trayectoria, palmarés y grandeza han agotado todos los adjetivos, dejando, por un motivo u otro, una gran impronta en la historia del ciclismo.

Empezaremos con Jacques Anquetil: “Maître Jacques”, “Monsieur Crono” o “L’enfant roi” (el niño rey), toda una leyenda. Seguiremos con “El fraile volador”, “El Piadoso”, “Il vecchio”… apodos todos para reconocer enseguida, claro está, al gran Gino Bartali. Como “Biquet”, “Tête de cuir” (cabeza de cuero) o “Trompe-la-mort” (burla-muertes) tenemos a Jean Robic. Otros que se llevan la palma en motes y sobrenombres son los grandes escaladores italianos: por un lado tenemos a Claudio Chiappucci como “El diablo”, “Calimero”, “Chiappa”, o “El gitano” y por otro, cómo no, a “El pirata” Pantani, también con varios apodos como “El elefantino”, “El pollo” o “Il pelato”. Por cierto, como “Pantanina” reconoceremos a la gran escaladora italiana Fabiana Luperini.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Pero para adjetivos de todo tipo que reúnen todos los requisitos de grandeza, nobleza, origen, fuerza y fenómeno de la naturaleza, tenemos a nuestro “Miguelón”, Miguel Induráin, que fuera conocido como “El rey”, “El extraterrestre”, “Michelone”, “Tri-tour-ador”, “Indurator”, “Indurey” o el más utilizado: “El gigante de Villaba”. Sin embargo, si damos por hecho que Merckx ha sido el mejor ciclista de la historia, Eddy sólo tenía un gran apodo (a lo sumo dos si consideramos que a veces se referían a él como “El ogro de Tervueren”). En efecto, solo con nombrar a “El caníbal” ya sabemos todos quién es, por su máxima ambición en conseguir siempre la victoria.

No hace mucho pudimos presumir de tener a tres grandes de los nuestros que aspiran a todo.

Nos estamos refiriendo, claro está, a “Balaverde” Valverde, “Pistolero” Contador y “Purito” Rodríguez, apodo que le vino dado un día entrenando con sus compañeros, cuando en un pique entre ellos los sobrepasó con tanta facilidad que cuando llegaron a su altura el bueno de Joaquim hizo ver que los estaba esperando fumándose un puro.

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo
3 Comentarios

3 Comments

  1. David sorribes tiburcio

    28 de marzo, 2022 En 19:56

    Os habeis dejado al búfalo. Poca broma. Gran ciclista

  2. Rafael

    31 de marzo, 2022 En 20:35

    Otro apodo de un ciclista de los años 80: Juan Tomás Martínez (El volcán de Barakaldo).

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

El día que Greg Lemond sí batió a Sean Kelly

Publicado

en

DT – 2022 post

Ese mundial de Chambery condenó a Kelly ante Lemond

Sitúense. Década de los ochenta, años vintage.

Tiempos de transición, de respeto real y cariño sincero hacia el ciclismo. Guimard diría que los últimos tiempos de inocencia.

El pelotón es poblado por leyendas vivientes.

Nos centramos en dos. Un americano de grácil pedaleo y afortunado sino, Greg Lemond. Enfrente el mejor ciclista del momento, Sean Kelly, un corredor cuyo bagaje excede los límites de la estadística.

En 1989 el Campeonato del Mundo se desarrolla en la ciudad francesa de Chambery, la puerta de los Alpes, un sitio mágico, de montañas preciosas y duendes escondidos.

La jornada es lluviosa y fría. El mundial, siempre en el ocaso del verano rara vez se corre bajo tanta agua. Aquel día descargó el cielo sobre los corredores, tanto que pasarían unos años hasta ver ediciones tan húmedas.

Oslo a los cuatro años y Valkenburg a los nueve le harían honor.

La carrera se decide en un sprint, qué sprint.

Uno entre un millón, Greg Lemond, sorpresivo ganador del Tour un mes antes ante el desconsuelo de Laurent Fignon, lo hizo, ganó a Kelly en una llegada explosiva, casi icónica, en un ambiente espeso y húmedo, con huesos asomando bajo el maillot calado, imitando eso que griegos inventaron en la Victoria de Samotracia, la técnica de los paños mojados para descifrar la anatomía.

Trek 2022 – Leaderboard Post 728×90

Sean Kelly vs Greg Lemond. Un duelo desigual si en grandes clásicas nos fijamos y asimétrico si añadimos mundiales.

Kelly llegaba como ganador de la recién creada Copa del Mundo, fue cuatro veces verde en el Tour, ganador de una Vuelta.

Kelly amasó victorias parciales sobre Lemond en San Remo, Lombardía y Lieja. Le sacó del podio de la Roubaix de 1985.

Sólo en una clásica Lemond rompió la tiranía de Kelly, el Gran Premio de las Américas de ese mismo año cuando se clasificaron cuarto y quinto respectivamente.

Greg pudo con Sean en esa clásica y en todos los mundiales en los que se cruzaron.

Sean nunca pudo con Greg cuando el arco iris amanecía en el horizonte.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

La carrera tuvo otro protagonista, Dimitry Konishev, un jovenzuelo soviético que clavó la carrera siempre en vanguardia.

Posiblemente él fuera, con su plata colgando de la nunca, el tipo más feliz del podio francés. Lemond ya había sido campeón del mundo, Kelly nunca lo sería.  El ciclismo, caminos paralelos, caminos cruzados, siempre tuvo estas cosas, estos azares.

Lemond nunca ganó a Kelly hasta que lo hizo, y en un Campeonato del Mundo.

 

Una historia discreta pero latente que explica por ejemplo lo que este año le ha pasado a Peter Sagan, quien nunca fallaba hasta que se vio en el sprint de San Remo.

Historia y foto tomadas de greglemondfans.wordpress.com

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

La Vuelta que descubrió Portugal

Publicado

en

DT – 2022 post

La Vuelta a Portugal camina hacia los 100 años de vida

En días pasados, pero no olvidados, salió a la carretera la 1ª Volta a Portugal. Era el año de 1927, abril, el día 26, un total de 42 corredores formaron el primer pelotón de la que se convirtió en la prueba reina del calendario luso. En ese tiempo eran 24 los favoritos a su conquista, bien diferente del selecto lote de candidatos a la victoria en la actualidad.

António Augusto de Carvalho (Carcavelos) fue el primero en firmar su nombre en el palmarés de la Volta.

Para la historia quedó el gran espacio ofrecido al ciclismo con honores de portada en el periódico de mayor tirada nacional, el Diário de Notícias. Igual a lo que hoy hace el periódico francés L’Équipe trayendo en la portada el Tour de France, en ese día en Portugal el rostro de los 24 favoritos imperó con toda grandeza en la prensa, como grandiosa fue la recepción al pelotón para la gran salida en la Plaza Marquês de Pombal.

La capital Lisboa parecía pequeña para la marea de gente que quiso ver de cerca los héroes de las bicis, repitiéndose la misma imagen impactante al final de las 18 etapas con la definitiva llegada en la Avenida da Liberdade.

Pronto aquí comenzó a ser dibujado el título de reina del ciclismo lusitano al juntar entre Campo Grande y Avenida da Liberdade aproximadamente 50.000 personas en la fiesta de consagración de António Augusto de Carvalho, el gran ganador de la 1ª Volta a Portugal tras 79h08m00s.

Trek 2022 – Leaderboard Post 728×90

Con él han finalizado 26 corredores la debutante prueba velocipédica, subiendo al podio en 2º Manuel Nunes Abreu (Leixões) a 9m31s y en 3º Quirino de Oliveira (Campo de Ourique) a 19m06s.

Una curiosidad, en la etapa de apertura el pelotón se concentró en la Plaza Marquês de Pombal hacia al Cais do Sodré, donde embarcaron ciclistas y bicicletas cruzando el Río Tajo para vivir en Cacilhas la salida oficial.

Esta 1ª edición repartió 1958 km por 18 etapas, siendo el primer maillot amarillo Quirino de Oliveira, ganador de la primera jornada al final de 1h24m05s, el tiempo que llevó a recorrer 40,4 km desde Cacilhas a Setúbal.

Triunfó en siete etapas más.

Cinco fueron ganadas por el gran vencedor de la Volta y de las demás cuatro sonrieron a Francisco Santos Almeida (SL Benfica) y una al 2º en la general Manuel Nunes Abreu.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

La 1ª Volta tuvo numerosos episodios claramente distintos de los que se viven hoy, fruto del escaso conocimiento del país.

El recorrido, diseñado a partir de un mapa topográfico de 1905, dio lugar a errores en el trayecto y a caminos impracticables al paso de las bicicletas. En dos de las jornadas, la 3ª que unió Sines a Odemira y la 7ª de Beja a Évora, los héroes de las dos ruedas se enfrentaron con el fin del asfalto, poco común en una época muchísimo rural, teniendo de contar con los trabajadores rurales para abrir camino al paso de la Volta.

El pelotón siguió su camino, cautivando a los fans en cada tierra por donde pasaba. Y así es hasta hoy.

Desde 1927, la Volta a Portugal llena de emoción el corazón de los portugueses.

Para aquellos que la viven desde los pedales, los ciclistas, ella representa el máximo objetivo de la temporada, sintiendo por ella una reverencia como si de una soberana se tratara, pues ella fue, es y siempre será la reina del ciclismo portugués.

En 2022, Vilanova de Gaia, enfrente de Port volverá a recibir a los héroes al final de la 83ª Volta a Portugal para la consagración del gran vencedor.

Por Helena Dias

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

El Tour de 1983, por Ángel Arroyo

Publicado

en

DT – 2022 post

Escuchándole ahora se puede decir que Ángel Arroyo pudo ganar el Tour de 1983

Hablando de Ángel Arroyo, Reynolds y el Tour de 1983, tomaron la salida a verlas venir y volvieron de París hechos unos héroes.

Ángel Arroyo capitaneó la vuelta del ciclismo español al gran circo del Tour de Francia en un año que el ciclismo español dio el gran salto.

De aquello han pasado casi cuarenta años, pero en la resaca del memorable Tour que acabamos de ver, queríamos escuchar a Ángel Arroyo narrando la histórica edición de 1983.

Una carrera en la que los pronósticos ya saltaron por los aires desde el kilómetro cero, con la baja de Hinault,, y que, a partir de ahí vio como las diferencias parecieron un acordeón de ciclistas subiendo y bajando en la general a una velocidad de vértigo.

Jorge Lastra, buen conocedor de la época, nos acompaña en esta charla con el entrañable Ángel Arroyo, quien recuerda a la perfección aquellos días de julio.

Trek 2022 – Leaderboard Post 728×90

Este podcast cuenta con el patrocinio de Tuvalum.com

Tuvalum es la web líder en Europa en compraventa de bicicletas de segunda mano certificadas y revisadas por mecánicos.

Si quieres vender tu bicicleta, súbela a Tuvalum y en 48 horas te la tasan y te hacen una oferta de compra directa. Ellos se encargan de todos los trámites, recogen la bicicleta en tu domicilio y te hacen el pago en tu cuenta bancaria. Sin tener que quedar con desconocidos.

Y si lo que quieres es comprar una bicicleta, en Tuvalum tienes el mayor catálogo con la mayor garantía, porque todas las bicicletas usadas son revisadas por un equipo de mecánicos y se entregan con 12 meses de garantía.

Si estás pensando en comprar o vender una bicicleta, Tuvalum.com.

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Hugo Koblet en el momento más alto del «Pédaleur du charme»

Publicado

en

DT – 2022 post

Así acuñó Hugo Koblet el apodo «Pédaleur du charme»

Hay una etapa que no está en los anales más extendidos del Tour de Francia pero que sin duda debería figurar, fue un día de julio de 1951, más de 70 años ya, en una etapa de esas considerada de transición, cuando Hubo Koblet acuñó el apodo que le acompañó durante toda su vida y que incluso dio título a una película estrenada hace doce años: «Pédaleur du charme».

Literalmente podríamos traducirlo como pedalista de encanto, o con encanto, en romano paladín diríamos que fue una «puta maravilla» verle rodar ese día.

No había nacido el Jacques Anquetil estelar, que uno se le adelantaría en el tiempo de rodar como los ángeles.

Todo surgió por una crónica al día siguiente de aquella etapa, el 16 de julio de aquel año, del periodista Jacques Grello, quien habló de Hugo Koblet como «le Pédaleur du charme».

Pero ¿qué hizo de extraordinario aquel suizo de encanto eterno?

Sucedió en una etapa entre Brive y Agen, un trayecto por el centro del hexágono en mitad del Tour con la mirada puesta en los inmediatos Pirineos.

La jornada de 140 kilómetros iba a ver algo extraordinario.

Trek 2022 – Leaderboard Post 728×90

En el kilómetro 30, Hugo Koblet atacaba con la sola compañía de Louis Deprez.

No sabía éste, en ese momento, que iba a ser el último sobre ruedas que iba a ver a Hugo antes de llegar a meta.

Por detrás no había unos cualquiera.

A los problemas mecánicos de Louison Bobet, pinchazos varios, se le unía el desconcierto del equipo francés.

Koblet, ganador días antes de la crono y el año anterior del Giro de Italia, iba haciendo camino, ya en solitario, con el viento en contra y la ventaja subiendo.

Ante lo dantesco de la imagen, todas las estrellas atrás y un tío solo metiendo tiempo delante, los primeros espadas echaron los gregarios a un lado y se pusieron a tirar.

En la ruleta entraban Fausto Coppi, Gino Bartali, Raphael Géminiani y Louison Bobet, ojo que hablamos de la crema de la época, de década, si me apuráis.

«¿Qué cojones hace el de adelante? no es posible» soltó Géminiani, cerca de su querido Clermont Ferrand, ante la solidez del suizo en punta.

Las figuras al comando sólo lograron una cosa, contener los daños en meta, que se quedaron en dos minutos y medio, con el complemento de un minuto de bonificación.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Hugo Koblet no ganó el Tour ese día, pero «le Pédaleur du charme» empezó a hacerlo.

Se pondría líder en la etapa de Luchon, ya en Pirineos, a donde llegó escapado con Fausto Coppi.

Aquel Tour lo ganaría con 22 minutos sobre Géminiani, media hora ante Bartali y tres cuartos de hora más rápido que Coppi.

Aquellos eran días de miel y gloria para Hugo, lo que habría de venir fue triste y trágico, una de las historias más brutales de este deporte.

Imagen: RTVE

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

TWITTER

Puede que Roglic no gane el Tour, pero otros grandes de la historia no lo lograron y tuvieron el mismo aprecio que le tenemos al esloveno. Se me ocurren Jalabert, Kelly...

https://joanseguidor.com/roglic-ganador-tour/

Joao Almeida es como el primo que invitas a comer, te dice que estás lleno y te jode el postre picoteando de la forma más descarada.

https://joanseguidor.com/joao-almeida-ciclista-burgos/

En conceptos de elegancia sobre la bicicleta hay un valor O: Hugo Koblet, tan brutal sobre la máquina como seductor e inestable fuera de ella.
Le llamaron "le pédaleur du charme"...

https://joanseguidor.com/hygo-koblet-pedaleur-du-charme/

Load More...

Lo + leído

X