Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Julian Alaphilippe

#Profiles2020 Julian Alaphilippe puede morir de éxito

Publicado

en

Julian Alaphilippe Strade Bianche JoanSeguidor
Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

La acumulación de objetivos a partir de la Strade Bianche de Alaphilippe es de vértigo

 

Strade Bianche el primer de agosto, esta rareza explica lo que está siendo este 2020 ciclístico que tenía en Julian Alaphilippe uno de sus faros. 

1024×300 Flandes Zona Centro post

Aún resuena la magnífica etapa que nos regaló el día inaugural de la París-Niza, a seis días del confinamiento, cuando se mascaba la tragedia.

El francés de fino rostro y perilla que pondrían en solfa los famosos mosqueteros tiene por delante dos meses y pico de  vértigo.

Lo suyo es el «grand slam» del verano. 

 

Defiende trono en no pocos reinos y empieza por la sede del campo de Siena, allí donde aterriza la carrera que abrirá el World Tour, este mismo sábado.

El Alaphilippe de la primavera de 2019 tiene que defender los muebles en agosto del año siguiente con no pocos retos: saber si puede volver a volar como entonces, concentrando objetivos en tan pocas semanas.

En la Strade inicia su primera defensa, con un equipazo a su alrededor que demuestra dos cosas: lo en serio que se toman la carrera y el valor que se le va a dar a cada momento que puedan ponerse un dorsal en la espalda.

Es lo que decíamos el otro día con Remco Evenepoel, en la previa de Burgos, todo lo que se pueda ganar, bienvenido será, por lo que pueda pasar y lo que se deba ofrecer al mecenas.

[elementor-template id=»36790″]

 

Pero Strade es el inicio, el kilómetro cero de la locura que le viene a Julian Alaphilippe, que tiene que defender la corona en una San Remo que cambia las costas ligurienses por los viñedos del Piamonte -sólo se subirán Cipressa y Poggio respecto al recorrido del año pasado-.

Giro de lombardía, de otoño a agosto, seguramente se fije en su punto de mira y luego el Tour, la carrera en la que todo lo que haga multiplicará por mil lo que logre en monumentos y otras cosas.

Si alguien quiere que se celebre el Tour es Alaphilippe, el año pasado pisó otra dimensión, un frenesí de tal calibre que le dejó seco para el resto de campaña.

Una campaña que en 2020 también se fija en el Mundial, otra más, y ojo atención Flandes, donde mucho nos tememos que tiene grandes posibilidades, por mucho que se diga que hay que conocer la carrera.

Talentos como el francés, como Valverde en 2019, tiran de clase para suplir el desconocimiento del lugar.

 

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Julian Alaphilippe

Julian Alaphilippe nunca dice «nunca jamás»

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

La tenacidad de Alaphilippe es uno de los grandes tesoros del ciclismo actual

En Julian Alaphilippe sucede una cosa que en otros grandes capos de la actualidad no ocurre, algo que le pasa también en cierta medida a Primoz Roglic, y es que ambos vienen del que podríamos llamar «viejo ciclismo», pues lo vemos lejano, aunque hayan pasado «sólo» tres años, y aquí siguen, aguantando el tirón de los «advenedizos».

El año que finaliza no ha sido el mejor, estadísticamente hablando, de Julian Alaphilippe, pero si una cosa tiene el ciclismo de este genio del centro de Francia es que no conoce la palabra «imposible», no la contempla, no existe en su diccionario.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Julian Alaphilippe es actitud y estado de ánimo, es el claro ejemplo de que si se quiere, si de verdad se desea, y se tienen, obviamente, facultades, es posible tirar para adelante, y sacar la cabeza.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400



Y con Alaphilippe, en esas estamos, en un ciclismo que ya no habla de números y sí de emociones.

Conviene verlo y comprobar que los resultados de 2021 del francés no llegan a los de antaño, en especial a los de 2019, cuando el francés culminó una de las mejores campañas que se recuerdan a título individual.

De hecho, el año que acaba Alaphilippe lo finaliza con cuatro triunfos, pero qué cuatro triunfos.

Tres de ellos, frente a las dos paredes que el ciclismo ha puesto frente a Alaphilippe: Van Aert y Van der Poel

Entre el belga y el neerlandés le han puesto tope al inquieto francés, que vio desde el mismo momento que se descuelga en el final de la Strade que ganar con estos dos en liza no iba a ser nada sencillo.

Lloret 300×250



Pero lejos de desistir, el campeón del mundo, por algo lo es, no baja los brazos, al contrario, se arma de valor, barrunta un plan y como si fuera «Julian sin miedo» va a por ello.

Así, a pocos días de la sonada segunda plaza en Strade, Alaphilippe le devolvió a VDP el palazo de Strade haciendo lo que mejor sabe hacer, anticiparse.

Alphilippe no ganó Flandes, pero formó parte de la manda que acabó reventado a VDP, luego ganaría la Flecha y volvería a hacer en el Tour lo que tan bien saber hacer, anticiparse.

Ganar la primera etapa y sumarle el amarillo son cositas que parecen fáciles pero ejecutarlas en la jauría de la primera etapa del Tour, tras las escabechinas, con los dos cocos viéndole, es meritorio, aunque quizá menos que la estrategia de «acoso y derribo» que sucede en el Mundial, en el que, delante de todos y con todos compitiendo, nos puso la «gallina de piel» con una sucesión de ataques que en cualquier otro había sido el preludio de derrumbe.

No fue el caso de Julian, un ciclista omnipresente, que justifica bien ese abultado sueldo y nunca acepta un «no» por respuesta.

En la terna de grandes momentos del año, su figura emerge en varios.

Continuar Leyendo

Ciclistas

Julian Alaphilippe es el campeón «self made»

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

El triunfo de Alaphilippe es un ejemplo de correr a la contra de todo

Horas después del triunfo en la entraña de Lovaina, de vivir a mil por hora durante 260 kilómetros largos y obsequiarnos con una excelente carrera, decir que es la mejor que hemos visto nunca es exagerado, hemos dado vueltas sobre los matices del éxito irisado de Julian Alaphilippe en Flandes.

Y todos nos conducen a una conclusión: éste es un ciclista único, letal cuando está bien, decisivo cuando no, pero siempre presente, siempre protagonista, desafiando las leyes de la lógica ciclista, leyes que hablan de ser conservador y no gastar más de lo necesario, pero que él se empeña en contradecir.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Alaphilipe es un «self made», un ciclista, un campeón hecho a sí mismo, a su gusto y manera, sin importarle la buena legión de haters que le espera en cada esquina, haciendo lo que sabe hacer tan bien y sacando partido a unas cualidades físicas excelentes, que no inmensas, y mentales sencillamente imbatibles.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400



Leyendo reacciones, me llamó la atención la de «maitre Voeckler», seleccionador francés y al que muchos equiparan por su afinidad en poner caras. 

Dice Voeckler que le advirtió de no atacar tan lejos, ni hacerlo tantas veces, curioso.

Todo fue de viva voz, pues no había pinganillos, como la instrucción que le debe dar Alaphilippe a Madouas antes de uno de sus últimos ataques.

Julian hizo todo al revés que los demás, y no sólo respecto a Voeckler.

Circuló buena parte de la carrera en la panza o parte trasera del grupo, dejando el aire y el desgaste del top ten en el pelotón para otros, entre ellos el propio Van Aert.

Desafió la lógica con un seguido de ataques que empezó antes de los cincuenta para meta.

Alaphilippe no corría con la celeste de Evenepoel, pero visto ahora, a toro pasado, creo que el belga le hizo la carrera e incluso diría más, que Lefevere, dinero por delante de todo, no cuestione la estrategia belga, cuando el principal beneficiado fue uno de sus mejores ciclistas los doce meses del año.

Lloret 300×250



No es la primera vez que decimos, también lo leemos por ahí, que Julian Alaphilippe compite contra monstruos que sobre el papel parecen mejores que él.

De hecho en los numerosos cruces que ha tenido con Van der Poel y Van Aert, los dos venidos del ciclocross le han mojado la oreja al campeón del mundo.

Pero igual que eso es cierto, no menos lo es que Alaphilippe debe ser el tío que más nervioso te pone llevar al lado, por que no descasará hasta que encuentre la manera de joderte y en este caso el francés lo tiene claro, si les lanza los ataques de lejos, si no espera a que los otros arranquen la moto, eso que lleva por delante.

Ha ganado dos mundiales saltando en la cota definitiva a la vista de todos, sin excepción, sin dejar lugar a la duda, «es que no le he visto».

Incluso en Flandes ha redoblado la apuesta yéndose solo a más de una vuelta del final, como Olano y Criquielion hicieron por última vez en más de 35 años de mundial.

De todos los caminos, el perillas francés siempre cogerá el más insospechado, porque sabe que ahí reside su primera ventaja, siendo consciente de que en choque a lo bruto le puede pasar lo que le sucedió con VDP en Strade o WVA en Gran Bretaña.

Y así, corriendo a la contra del manual, con una actitud a prueba de bombas, este pequeño portento de centro de Francia lleva dos arcoíris, cosa que le pone muy arriba en la historia de una carrera que acaba de celebrar 100 ediciones.

Imagen: FB Flanders 2021

Continuar Leyendo

Julian Alaphilippe

La loca vida que Alaphilippe le ha dado al arcoíris

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Podemos decir que Alaphilippe ha honrado el maillot arcoíris

En breve la prenda irisada, el maillot arcoíris, de Julian Alaphilippe se pondrá en juego en Flandes.

Ha sido un año menos una semana de intensa relación y podríamos decir que, a veces, sobreexposición de la prenda más bonita del ciclismo.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Cuando Alaphilippe lanzó su órdago al arcoíris en Imola, abriendo un hueco que Van Aert, Hirschi y Roglic, entre otros cocos, fueron incapaces de contener, empezaba un show que nunca imaginábamos tan potente, pues el francés le ha dado a la camiseta de campeón del mundo un uso y omnipresencia que no muchos corredores serían capaces de garantizar durante un año.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400



Alaphilippe ha puesto el maillot arcoíris en el podio del Tour, lo ha roto en caídas infames como la de Flandes, lo ha paseado por las islas británicas, le ha dado cera en las Árdenas y empolvado en la Strade Bianche.

Y lo hizo casi de salida, a toque de pito, recién estrenado, con una antológica cagada en el desenlace de la Lieja-Bastogne-Lieja en su versión otoñal, cuando hizo más eses de las necesarias, acabando descalificado pero al mismo tiempo superado por Roglic por celebrar antes de hora.

Quería la foto, era la foto, ganando en el Boulevard de Lieja con el maillot de campeón del mundo, era el póster que la eternidad le quitó al momento.

Le llovieron chuzos de canto, con razón, hizo el tonto más de lo necesario, y encima retratado por la imagen de una celebración precipitada y vacía.

Pero tenía el foco, el ojo del aficionado, el mismo que casi vio repetida la misma jugada tres días después en la Flecha Brabanzona que casi pierde, esta vez con Van der Poel, por celebrar antes de tiempo.

A la semana de Lieja, lo recordaréis, se las quiso ver con Van der Poel y Van Aert en Flandes y acabó estampado contra una moto de carrera, fractura y final precipitado de temporada.

Ese maillot irisado había tenido, en siete días una sobreexposición que me atrevería a calificar de histórica

Lloret 300×250



2022 no le ha ido a la zaga, si Julian Alaphilippe sin arcoíris se dejaba querer por las cámaras, con él, ha sido el acabose.

Omnipresente en todo perfil de carreras y clásicas, buscando un día y otro el triunfo, ayudando al equipo puntualmente, pero muy hábil en buscar las cosquillas de los dos cocos de la primavera, Van Aert y Van der Poel.

La Strade fue un espejo de la realidad para el campeón del mundo, neerlandés y belga iban a ser huesos duros de roer, iniciando una batalla a tres, a veces con uno, a veces con otro, que nos ha dado parte de los mejores pasajes de la campaña.

Alaphilippe, lo dijimos el otro día, ha sido esta temporada un ejemplo de actitud, de picar piedra y, en definitiva, honrar el maillot arcoíris, intentándolo por un lado, por otro, lográndolo a veces, la inauguración del Tour fue antológica, y siendo derrotado otras muchas.

Pasadas 51 semanas desde Imola, poniendo el cetro en juego en Flandes, podemos decir que Julian ha sido un dignísimo portado de esta prenda, la ha exhibido y homenajeado cada vez que ha salido a competir y, aunque a veces nos carguen sus gestitos en carrera, ha sido un placer verle estos casi doce meses.

Imagen: A.S.O./Pauline Ballet

Continuar Leyendo

Julian Alaphilippe

La parte más lamentable del Tour y Alaphilippe

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Sólo Julian Alaphilippe salva el inicio del Tour de Francia

Desde que tengo uso de razón, las caídas han formado parte del Tour y desde hace mucho menos Julian Alaphilippe se ha incrustado en medio de todo.

El Tour, la carrera de carreras, a la que va una amplia mayoría con idea de romper su suerte, con todo afinado, las ilusiones en la cima y el hambre de bicicleta disparado, es también una trampa de mil cabezas.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Cuando el Tour no empieza con una crono que haga una limpia, puede suceder lo que hemos visto

Que un imbécil, en este caso una imbécil, cause un destrozo tal por mostrar una pancarta a cámara, es indecente, insultante y muy alejado a ese amor que dicen procesar muchos de los que pueblan las cuentas de vuelta de la pandemia.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400



Decía el capo del Tour que la suerte de la edición del veinte veintiuno era que la gente podía volver al Tour, que la carrera recuperaba el color en la cuneta y el aspecto de seguimiento masivo en la ruta, y una mierda, para verter cierta cantidad de gente inepta e ignorante del oficio ciclista en la carretera, estábamos mejor hace menos de un año.

La caída que nos mostró medio pelotón caído a más de 45 de meta es el vivo ejemplo de que entre los que asisten a la carrera deberían mostrar sus chorradas en otros foros, decididamente, me cago en sus abuelos.

Es alucinante que la carrera se quede huérfana por algo así.

Pero se quedó, como después sobrevino con la caída que llevó a Froome a besar el suelo.

La jornada inaugural del Tour, que si Van der Poel, que si Van Aert… quedó exenta de emoción gracias a este personaje.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Obviamente, el Tour no tiene filtro para saber quién entra y sale de la cuneta, pero es obvio que a esta carrera le pesa el éxito, puede acabar muriendo de él, los capítulos de gente imprudente en los márgenes se suceden y a veces surge la necesidad de aplicar un psicoténico para acceder al borde de la ruta.

Fruto de la primera caída, y de la siguiente, tenemos un panorama digno de tercera semana, el primer día: Miguel Ángel López, Buchmann y Kruijswijk llegaron a menos de dos minutos, Porte y Poels se dejaron más, Simon Yates se fue por encima de los tres minutos, Valverde, Dan Martin y Tao Geoghegan Hart a cinco y medio, Woods a casi nueve y Froome, descartado a un cuarto de hora.

Lloret 300×250



Delante llegó el de siempre, o casi siempre, Alaphilippe que cambia el irisado por un maillot amarillo de inicio.

Saltó de lejos, a más de dos kilómetros de meta, abrió brecha y no hubo narices a recortarle.

Que Alaphlippe sea el primer líder del Tour es una buena noticia, a pesar de su manierismo y formas discutibles, es un ciclistazo, que sobrevivió a la guerra que condujo hasta meta y se hizo con el premio, a sabiendas que sus rivales, los cocos que tantas veces le han amargado el tiro, estaban ahí, saliendo a flote, como él, de una jornada que debería hacer replantearse muchas cosas al Tour, como el hecho de salir a balón parado con todo el peligro y carreteras bretonas por delante.

Nadie cuenta con que el enemigo esté entre el público, pero es plausible que así sea, más en este ciclismo de imagen y postureo en el que se busca el tiro de cámara, el de la tele o el propio.

Cuando el pelotón se aproxima y no hay una lucecita que se encienda en la cabeza de estos iluminados, en todo caso una buena bronca por quienes están en línea de carrera, ávidos de ver ciclismo y ciclistas, que en definitiva a eso se viene y no a saludar a los abuelos.

 

Continuar Leyendo

TWITTER

Así empezó y creció la pareja ciclista por antonomasia de @Eurosport_ES

https://www.ivoox.com/por-ciclismo-pro-se-abona-a-audios-mp3_rf_80819181_1.html

#PodcastJS con @eduardochozas & @antoalix

Si queréis un libro bueno de ciclismo, el de Tyler Hamilton, un thriller sobre ruedas con buenos, feos y malos tipo Riis, Armstrong, Bruyneel, los médicos pululando por este circo ambulante

https://joanseguidor.com/tyler-hamilton-libro-ciclismo/

"Brotes verdes" en el ciclismo español
Vamos a ser optimistas y agarrarnos a todo ese calendario de febrero, a esos equipos que van creciendo sin prisa pero sin pausa, a esos nombres que empiezan a desfilar...

https://joanseguidor.com/ciclismo-espanol-calendario-febrero-carreras/

Ciclistas reales y virtuales, equipo femenino y masculino, bigdata, tecnología hasta plantan árboles, pero lo que pone a la gente del Movistar Team es el documental y la puntilla de MAL.
Todo en un año en el que los azules se juegan hasta el bigote

https://joanseguidor.com/movistar-team-temporada-2022/

Load More...

Lo + leído