Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo antiguo

La larga sombra de Vinokourov

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

No hace muchos días y un tanto casualmente, tuvimos la oportunidad de mantener un intercambio de impresiones con un buen amigo, que viene siguiendo muy de cerca las diversas vicisitudes que a diario nos viene mostrando el deporte de las dos ruedas, una afición que llevamos los dos muy adentro y de años.

Hablando y hablando, no pudimos por menos que comentar el inesperado desfallecimiento que tuvo el holandés Tom Dumoulin, cuando vestía la camiseta roja que distingue al líder de la prueba, a raíz del desarrollo de la penúltima etapa, con final en la localidad de Cercedilla, en donde los ciclistas supervivientes debieron salvar cuatro puertos de primera categoría, situados estratégicamente a lo largo de un recorrido un tanto intrincado y de consabida dureza.

Fue en el segundo paso por el Alto de la Morcuera, cuya cima se levanta a 1.796 metros de altura, en donde Dumoulin, oriundo de la ciudad de Maastricht, sufrió una fuerte crisis física de la cual ya no se recuperó en lo que restaba de etapa. Hubo algunos momentos en la que nos pareció que iba recuperando con no poco sufrimiento el tiempo perdido. Pero lo cierto fue que, paulatinamente, la triste realidad, perdió el empuje de manera notable, sin piedad. El ciclismo es un deporte que muchas veces no perdona. Es algo que todos lo sabemos, seamos practicantes o no lo seamos.

A la vista de la debilidad con que se encontraba Dumoulin, aparecieron en la primera línea de fuego los componentes del equipo Astana, enfundados con sus camisetas de color azul celeste, que se pusieron a trabajar muy intensamente con el propósito de poner en situación comprometida al corredor holandés atenazado o saturado por el esfuerzo. Los domésticos de la aludida escuadra llevaron consigo tras sus ruedas al corredor transalpino, Fabio Aru, oriundo de la isla de Cerdeña, que gracias a sus dotes de escalador nato pedaleó con decisión hacia la meta, su sueño, en donde reconquistó el codiciado puesto de líder, un puesto que conservaría hasta su conclusión en apoteosis en Madrid. Gloria para uno y desesperación e impotencia para otro. Así se saldaron las cuentas de manera inaudita casi e inesperada. Fue una jugada muy emocionante que no olvidaremos con el pasar de los días.

La sombra alargada de Vinokourov

¿Y qué fue de aquel ciclista llamado Alexandre Vinokourov que se adjudicó la Vuelta a España del año 2006 casi de la misma manera que lo ha conseguido ahora el italiano Fabio Aru en la presente edición? ¿Qué sucedió en aquel entonces bajo la acción certera del ciclista de Kazajistán, que vestía precisamente los colores del equipo Astana, los mismos al que representa hoy Aru?

Son preguntas que trataremos de responder, y que delatan una cierta similitud con lo que acaba de acontecer en la ronda española, que acaba de cumplir su 70ª edición, un eslabón ya longevo y con mucha historia. Vamos, pues, a puntualizar sobre aquel suceso que aconteció hará ya nueve años, y que hemos querido dar luz en las páginas de El cuaderno de JoanSeguidor.

Para ello nos debemos de remontar, repetimos, al año 2006. En aquella Vuelta participaba el kazako y conocido Vinokourov, que figuraba encuadrado en el equipo Astana, una formación que llevaba varias temporadas dando vida al ciclismo en ruta. Desde la novena etapa se había colocado como líder de la prueba el murciano Alejandro Valverde, que daba, además, la sensación de que iba a conservar tan atractiva prenda hasta su conclusión.

Por otra parte, Vinokourov, que no había entrado con buen pie desde sus inicios, fue con el transitar de las etapas de menos a más, rematando la jugada, inesperadamente desde luego, en la decimoséptima jornada que culminaba en Granada. Vinokourov, en colaboración directa con su equipo, se percató de que Valverde no tenía su día, motivo por el cual la escuadra entró sin pensárselo dos veces a lanzar un ataque fulminante y a todas luces sumamente acertado.

Parecía que Valverde, sin embargo, recuperaba su golpe de pedal. Poco le faltó para llegar a neutralizar a los ciclistas disidentes. No pudo superar una segunda y terrible envestida que dio como resultado el de que Vinokourov, el principal beneficiario, conquistara el primer puesto de la general en detrimento de Valverde, moralmente malherido, que tuvo que bajar velas ante su impotencia para soportar el golpe por parte de sus insistentes oponentes.

Las jugadas paralelas del equipo Astana

En la etapa siguiente, la decimoctava, en una exhibición a dúo integrada por Alexandre Vinokourov y su compañero de fatigas, Andrey Kashechkin, sirvió de todas a todas para reasegurar su primer lugar que ya poseía. En las duras revueltas que llevaban a la cima de la Sierra de La Pandera, punto de meta, se ultimó la batalla definitiva. Quedó escrita aquella página gloriosa protagonizada por el ciclista kazako, que había asentado, en consecuencia, su triunfo absoluto.

Su compañero, el doméstico Kashechkin, que tanto contribuyó en este golpe de teatro que nadie vaticinaba, consiguió a su vez y un poco de carambola el ocupar el tercer lugar que le valía pisar podio. Valverde, el adversario frustrado en la postrera semana, tuvo que conformarse con una segunda posición de mérito, pero que ya no le ilusionaba, tras los varios días en los cuales pudo saborear las mieles de un posible triunfo que no llegó y que había estado al alcance de su mano. Perdió la Vuelta con una desventaja maléfica de un minuto con 12 segundos tan sólo. No había nada más que comentar ante unos hechos consumados.

La conclusión definitiva es que la sólida escuadra Astana, tanto en el año 2006 como ahora en el 2015, estableció o ha establecido sobre el asfalto de la carretera una oportuna estrategia con clarividente sentido táctico e incluso, si se quiere, con una malévola astucia. Las citadas fechas que acabamos de señalar muestran un parejo y curioso paralelismo. No en vano el manager actual del mencionado equipo resulta ser Alexandre Vinokourov.

Por Gerardo Fuster

Imagen tomada de www.rtve.es

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

Roche en el Aubisque: el colmo de las etapas cortas

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

La etapa del Aubisque que ganó Roche casi no supera los cincuenta kilómetros

Si una de las conclusiones, y también decepciones, de la presentación del Tour es la cantidad de etapas cortas que vemos en el recorrido ¿qué diríamos de etapas como la que Nairo gana en el Col du Portet y Roche en el Aubisque?

La primera no pasó de los 65 kilómetros, la otra casi no pasa de los 50.

Kilometrajes dignos de cadetes que el Tour a veces ha ensayado sin pudor.

Muchos tenemos nítida la imagen de la etapa que ganó Nairo hace tres años, con parrilla de salida y tres puertos encadenados hasta llegar a Portet, la subida más bruta de los Pirineos

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



 

Sin embargo fue más exagerado lo de Roche en el Aubisque: Hay que irse 36 años atrás, Tour 85

El día después de que Perico surgiera de entre la niebla de Luz Ardiden para lograr uno de sus más icónicos triunfos, el Tour se iba a Luz Saint Sauveur para abordar una etapa singular con final en el Col de l´ Aubisque.

Eran sólo 52 kilómetros, que se corrían por la mañana, porque por la tarde había otra etapa con final en Pau.

La cambiantes sensaciones sobre el estado de forma del líder, entonces Bernard Hinault, propiciaron movimientos de lejos, ya en el puerto anterior, el Col du Soulor. Arrancó Stephen Roche, y con él Lucho Herrera.

Aquella era una jornada verde, por el calor y sol que iluminaba los preciosos anfiteatros del Aubisque, pero también por el sabor irlandés que tomaba el día.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



Roche se iba solo incluso antes del Soulor, e iniciaba en solitario el Aubisque, donde el ganador del día anterior, Perico, intentaba tomarle tiempo a un líder timorato y escondido en medio de un grupo del que tiraba, oh sorpresa, Lucho Herrera, en palabras de algunos medios “el mejor gregario de Hinault”.

Pero el día era irlandés, Stephen Roche, “La Redoute” en el pecho, gana solo, con más de un minuto, sobre Sean Kelly.

Doblete del lobby del trébol en el corazón de los Pirineos.

No hubo tiempo para más.

Hinault aguantaba y con él, Álvaro Pino, que en el sector de la tarde protagonizaría con Regis Simon la fuga hacia Pau, una fuga que cayó en manos del francés.

Imagen: www.stickybottle.com

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

#PodcastJS Los Tours de Francia de Pello Ruiz Cabestany

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Así nos cuenta Pello Ruiz Cabastany aquellos lejanos Tours

Hablar del Tour de Francia con Pello Ruiz Cabestany es viajar en el tiempo, viajar entre la carretera y el coche, entre los ochenta y los noventa, entre Hinault e Indurain.

Pello corrió siete Tours, logró hasta ganar una etapa y trabajó para la organización, granjeando una gran experiencia asentada en muchos años por Francia.

Una experiencia que nos condensa en esta charla que mantuvimos durante el pasado Tour.

Imagen: @globerismo

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

El Izoard sólo dio alegrías a Indurain

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Izoard, uno de los colosos alpinos es «feudo Indurain»

Me han pedido que os hable del Izoard y de paso del gran Miguel Indurain, que os escriba, aprovechando nuestra aventura en Alpes, algún cuento de los míos en el que la narración os traslade, a través de la épica, la experiencia y la contemplación del paisaje, a «esta exigencia bestial que establece el margen entre lo difícil y lo terrorífico» (Jacques Goddet).

Tarea fácil si se trata de hacer una descripción «al uso». Más difícil si se intenta transmitiros el universo extraño que representa pedalear por un paraje lunar, aunque las fotos ayudan y de qué manera. Pero hay que ponerse en situación y meterse en la piel del ciclista para rememorar en primera persona lo que se siente al rodar por la Casse Déserte, ese lugar inmutable que, como ya os hablé hace un tiempo, espera devorar al avezado cicloturista que se atreva a entrar en su boca de colmillos cariados.

Creo que he empezado bien. La frase de Goddet refuerza la idea de lo que te puedes encontrar aquí. Para que me eche una mano en la composición del artículo también puedo contar con la cita de otro padre del Tour como Henri Desgrange: «El Izoard es una confusión interminable, cuando estás a punto de dominarlo y suspiras, giras una curva y de nuevo te lanza un nuevo reto que haría refunfuñar una mula«.

Seguimos. En un principio tengo dos opciones para enfocar el relato: por un lado, de una manera sencilla, explicaros de forma directa mi experiencia cuando lo ascendí por primera vez hace ya nueve años, y por otro, intentando rizar el rizo, exponer aquella aventura usando la técnica de la «ida de olla», dejando hacer las manos sobre el teclado a ver con qué letras puedo salpicar de negro la hoja en blanco.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Describiros que un caluroso día de julio partía con mi Trek desde Briançon, con mucha ilusión y fuerza, para enfrentarme al legendario puerto, no lo encuentro lo suficientemente atractivo, ya que no me gusta tirar de rutinarias explicaciones como que la subida, de 20 kilómetros, se puede dividir con claridad en dos partes, en la que la primera me llevó a una aproximación fácil y rápida al pie del col, en el fondo del valle, transitando por el corazón del espectacular pasaje de les Gorges de Cerveyrette y la llegada al pueblo de Cervières para, a continuación, seguir con detalladas referencias sobre los 10 kilómetros finales, lógicamente los más difíciles, con rampas por encima del 10% y una pendiente media del 8, en los que el departamento de Altos Alpes había tenido la gentileza de identificarlos cada uno de ellos.

Habría continuado explicando que disfruté mucho ascendiendo entre las coníferas de un magnífico bosque de pinos, que escondían casas de madera y piedra con los tejados cubiertos de lárix, superando numerosas curvas en las que recuperaba un poco en esta sostenida cuesta hasta alcanzar el refugio de Napoleón. Os habría relatado con orgullo que alcancé su cima a 2360 metros de altura después de superar 1166 de desnivel y de haber disfrutado de preciosas vistas durante toda la escalada, un lujo de entorno en el que, según la luminosidad del día, el color de las montañas va cambiando.

Pero no es mi estilo, como he comentado, una crónica al uso.

Review DT Swiss 1400 DICUIT

Sigo dándole vueltas al tema.

Y pienso… ¿por qué no ponerme en la piel de un gran campeón e intentar transmitir lo que puede sentir al coronar en cabeza y en solitario la Casse Déserte? Al fin y al cabo, cualquier cicloturista, cualquiera de nosotros, entusiastas de la bicicleta… ¿acaso nunca se nos ha metido entre ceja y ceja emular a nuestros ídolos y escalar uno de los puertos alpinos más importantes y que tantas veces hemos visto por la televisión durante la retransmisión del Tour? ¿Cómo nos vamos a resistir la tentación de acercarnos hasta aquí y efectuar esta gran ascensión en un escenario de ensueño donde los gigantes de la ruta de todos los tiempos han escrito la leyenda de la Grand Boucle?

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



Así, os puedo hablar de una de las primeras escaladas, en 1925, cuando Ottavio Bottechia en su cima tuvo que bajarse de la bici para cambiar de piñón dándole la vuelta a su rueda, o del ataque de Jean Robic a Pierre Brambilla, en 1947, para pasar en cabeza el Izoard, o de la tremenda pájara que pilló en sus rampas en 1939 René Vietto.

Puedo seguir narrando las proezas de Coppi, Bartali y Bobet en este singular universo, o del maillot amarillo del 51, Hugo Koblet, que ascendió tan rápido y sublime que los periodistas de la época lo compararon con una gaviota, o de Bernard Thévenet que entró como los grandes en la apocalíptica galería, o del año 86 cuando asistimos a la coronación de LeMond, «cosquilleando sus pedales», atacando a Hinault en la Casse Déserte, por no hablar de los duelos del año 2000 entre grandes escaladores como Virenque y Pantani poniendo en apuros a un tal Lance Armstrong que sabía que transitaba por un lugar sagrado en el Tour. O también del vuelo del Andy, cuando el Galibier se dejaba entrever entre la bruma.

Sin embargo, si tuviera que reseñar una mítica etapa, por lo que fue, cómo fue y lo que representó, lo habría hecho sobre el desmelenado ataque de Miguel Indurain para ganar el Dauphiné Libéré de junio del 96. No hubiera entrado en muchos detalles porque la carrera la podéis disfrutar completa en YouTube, penúltima jornada que finalizaba en Briançon tras las escaladas de Allos, Vars e Izoard.

En aquella prueba a Jalabert, los franceses, lo situaron a la misma altura que a nuestro Miguel, dando por hecho que acabaría ganando el «pequeño Tour» y colocándolo como gran rival para evitar una sexta victoria consecutiva de nuestro campeón. Pero sólo les separaban tres segundos en la general, a favor de Laurent. En el video podéis rememorar como aquel día Indurain lanzó un fuerte ataque como él solía hacer: a fuerte ritmo, a bloque y con reiteradas aceleraciones. Sólo le pudieron seguir Rominger, Leblanc y Escartín ya que Jalabert no pudo aguantar la embestida de Miguelón, completamente desatado, echando a todos sus rivales uno por uno fuera de la carretera, incapaces de seguir su impresionante cadencia. Pasó el primero por la cima del Izoard, con 20 segundos de diferencia sobre sus perseguidores y 2 minutos con respecto al líder de la ONCE que había entregado la cuchara. Una carrera para el recuerdo.

Casi sin darme cuenta veo que sin querer estoy llegando al final de la exposición. Deambulando de lado a lado de la habitación, echando de vez en cuando la mano a mi portátil, recordando que desde Coppi y Bobet hasta hoy, un sinfín de ciclistas y cicloturistas anónimos cada verano han escalado este col reescribiendo la leyenda de esta inquietante ruta que se inauguró por razones militares nada menos que en el año 1893.

Por Jordi Escrihuela, desde Ziklo

Imagen tomada de http://alpinecols.com/

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

La memoria sobre Juan Antonio Flecha

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Pocos ciclistas españoles más singulares que Juan Antonio Flecha

Hace ocho años por estas fechas estábamos de resaca del mundial de Florencia, haciendo cuentas sobre la compra del Euskaltel por parte de Fernando Alonso y hablando de la retirada de Juan Antonio Flecha.

Singular, raro, extraño, fuera de norma, ajeno a la tradición, original,… desde tiempos inmemoriales, desde que Juan Antonio Flecha es y ha sido Juan Antonio Flecha en el ciclismo, siempre ha sido igual.

En una carrera por Pekín, Flecha, catalán con raíces argentinas, puso punto y final a una trayectoria que en España se puede considerar de singular, con un siglo largo de historia de ciclismo consumido.

Ser original a estas alturas tiene mérito.

Un ciclista de buen tono muscular, corpulento, educado en las ciencias de la pista, prometedor amateur, dio el asalto allá a principios del 2000 con maillot del equipo Relax.

Crecía entonces un tonillo, una leyenda: Flecha ya camina escapado

Un sino marcado en las piernas, su ADN le impedía estarse quieto, siempre un poquito más, su objetivo, allá al fondo, ser un español en Flandes y Roubaix, disputando la fortuna a los grandes.

Y lo logró.

Estuvo en liza bastantes años batiéndose con dos cocos tipo Cancellara y Boonen pero, como veremos muchos más…

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Trazó una línea camino del velódromo más icónico del ciclismo -ahí al lado son ahora los Mundiales de pista- en 2005 cuando se cargó a la espalda Tom Boonen y George Hincapie para llegar tercero a Roubaix.

Antes una declaración de intenciones, había dejado la comodidad de Banesto para probar en aquellas carreras donde Eusebio Unzué jamás se prodigaría.

Viajó al Fassa Bortolo y allí abrió miras.

Los hechos le dieron la razón.

Dos hándicaps lastraron de éxitos su trayectoria, la no siempre acertada táctica y la convivencia con esa generación única, un dúo compuesto por el mentado Boonen más Fabian Cancellara que se ha repartido lo mejor de estos tiempos.

Desde mi modestia, no puedo decir que Boonen me haya ganado por suerte. Me considero un buen corredor, pero quizá él esté un puntito por encima mío. Además de suerte es un poco más bueno que yo, más rápido y más fuerte. Eso se acaba reflejando en el palmarés” admitió del mejor corredor de la historia de Roubaix.

Pisó buenos podios, pero nunca el primero, salvo una edición de la Het Volk que luce como guinda a una trayectoria cargada de esfuerzo, tesón y audacia.

El táctico, el menos común de los sentidos, le lastró.

Porque Boonen y Cancellara no siempre ganaron, pero en el empeño de algo grande ciclistas de su talla se le adelantaron: Stuart O´ Grady, Nick Nuyens, Stijn Devolder, Johan Vansummeren… clase media entre los clasicómanos que tiene su monumento, ese que Juan Antonio Flecha no ha podido dedicarse.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



¿Por qué le costaba tanto ganar?

Hasta Oscar Freire ironizó sobre ello.

Ojalá la victoria llegue ya. La manera de correr este año en Roubaix demostró esas ganas –habla en 2009-. Corrí siendo más zorro que otras veces, pasando la responsabilidad a otros. La segunda o tercera plaza no me valían, aunque nunca le haces el feo al podio en un monumento. El año que viene volverá a ser el todo o nada” me comentó justo antes de fichar por Sky, justo después de demostrar en Rabobank que “no era flor de un día” en el pavés.

Ha sido siempre mi línea, he sido un buen corredor que siempre está ahí pero que le cuesta ganar. Rematar muchas veces rematan pocos. Si te fijas siempre son los mismos. No estoy en esa primera línea, quizá un poco por debajo, entre los que en cualquier momento pueden ganar

Como Oscar Freire, y un poco Pedro Horrillo, se va un pionero, un corredor que dio mucho más de lo que sembró en lo deportivo, pero que se llevó a su retiro hawaiano calor, cariño y admiración por su entrega y disposición.

16Juan Antonio Flecha se quitó un dorsal para siempre, pero nunca desaparecería de nuestras vidas, lo disfrutamos en Eurosport y en su canal de Youtube, dando esa visión internacional del ciclismo que siempre compartimos: da igual quién gane, qué bandera porte si gana el ciclismo.

Foto tomada de www.zonamatxin.matxin.es

Continuar Leyendo

TWITTER

Sobre el potenciómetro 3 preguntas...
¿Lo necesitamos realmente?
¿El ciclista medio puede salir sin él?
¿Una vez lo compramos tenemos la disciplina de descargar y analizar pacientemente?

https://joanseguidor.com/podcast-potenciometro-ciclismo/

#PodcastJS

Escapado en el Ventoux - Ganador en la contrarreloj - El más rápido en Campos Elíseos

¿Alguien da más que Wout Van Aert?

https://joanseguidor.com/etapas-van-aert-tour/

3

Qué triste que el Tour haya marginado las etapas largas, sin ellas perdemos incertidumbre y factor sorpresa en el desenlace.
El ciclismo siempre ha sido un deporte de fondo y esa etiqueta ha quedado en la historia

https://joanseguidor.com/tour-2022-etapas-cortas/

Richard Carapaz me parece el ciclista más proporcionado del pelotón, con físico notable, aunque no súper, pero con una mentalidad y ganas de destacar fuera de norma.

Sólo hay que mirar su palmarés para ver lo lejos que está llegando...

https://joanseguidor.com/richard-carapaz-ciclista-balance-2021/

Vamos con el maillot Breakway by @shimanoes, una prenda que se vende de verano pero que sienta bien estos días de entretiempo, más frescos y húmedos

https://joanseguidor.com/maillot-breakaway-by-shimano-una-pieza-atemporal/

Load More...

Lo + leído