Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Portada

Marie Blanque en el Tour: Por fin va a ser decisivo

Publicado

en

Marie Blanque Tour 2020 JoanSeguidor
Tuvalum

El Tour 2020 le da la mil veces negada oportunidad de ser trascendente al Marie Blanque

Ya están los Pirineos aquí, y el Col de Marie Blanque no será una montaña más, ni de paso, en el Tour de Francia 2020.

Sobre el lugar, la «dama blanca», nuestro compañero Jordi Escrihuela nos escribió hace un tiempo…

Lo he ascendido once veces, las cinco primeras de forma consecutiva (1997-2001) y podría dar para escribir un libro todas las sensaciones, para lo bueno y lo malo, que yo he vivido ascendiendo este puerto. Aquellos años encadenado al terror de los Pirineos Atlánticos tuve una extraña sensación: cada vez que volvía y me enfrentaba al muro de sus 4 km finales y engranaba todo lo que llevaba detrás (desde 39×26, pasando por toda la gama, hasta el compact 34×27) me daba la sensación como si el tiempo no hubiera pasado y allí me veía de nuevo escalando mi dulce tortura (Miguel Gay-Pobes), como si lo hiciera eternamente, pedalada a pedalada, buscando la siguiente curva, esa que no llega nunca, para intentar distraer la cabeza.

 

Podría deciros que casi todas las subidas que he hecho a esta mole han sido bien diferentes, pasando un calor de morirse (40ºC, 1998) a la niebla, la lluvia y el fresco de otras ediciones, sin poder llegar a decir que he pasado frío, pues esto, en el Marie Blanque, es imposible que suceda y siempre con sensaciones variadas, buenas o malas, aunque estas últimas siempre me han ganado por mayoría absoluta con “esa sensación de intentar avanzar sobre una bici estática” que tan bien describía el propio Miguel Gay-Pobes.

Como gran anécdota, recuerdo mi primera ascensión. Sus primeros kilómetros decepcionaron un tanto a los que me acompañaban (“¿Esto es el terrible Marie Blanque? Esto no asusta a nadie”) Y que incluso subían a plato aquellos suaves primeros desniveles. Qué equivocados estaban, cuando de repente se toparon con el muro, la famosa recta infernal de 4 km al 12%, que muchos afrontamos completamente atrancados, otros haciendo eses o bien andando con la bici en la mano.

Cruz 400×400

 

El Marie Blanque no es un col más, es muy conocido por el populacho, y en el Tour 2020 por fin tendrá la relevancia que merece.

Recuperamos las sensaciones de Nacho cuando la cima se programó para julio, y nos llega un seis de septiembre.

Cosas del 2020.

 

Ciclo21
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclistas

Íñigo Elósegui es el ciclista que quiere hablar japonés

Publicado

en

Por

Íñigo Elósegui
Tuvalum

Pocos ciclistas demuestran las inquietudes de Íñigo Elósegui

En ocasiones la vida te depara premios no escritos e inesperados, uno de ellos fue la conversación que mantuvimos con Íñigo Elósegui, ciclista que este año debuta en el Movistar.

Todo surgió cuando vimos este tweet con el abuelo de Íñigo Elósegui, José Antonio Momeñe en el grupo del maillot amarillo…

Y a partir de ahí descubrimos un tipo sencillo, culto, con inquietudes, amante del pasado, arrogante para el futuro.

Lo iban a ser veinte minutos se convirtieron en casi una hora, una gozada que tocó no pocos temas y porque dijimos basta.

¿Qué sentimiento sobrevino a Iñigo Elósegui cuando vio la foto de su abuelo compitiendo en el Tour de 1966 en twitter?

«De bondad y cariño, es que era mi abuelo, ahí en la foto, mi espejo de pequeño en casa. Yo siempre quise seguir sus pasos. Hice fútbol un tiempo, sobretodo porque se podía practicar entre semana, con la cuadrilla y el ambiente era bonito»

¿Por qué lo dejaste?

«Por que vi que no había más recorrido»

¿Y en la bicicleta sí?

«Sí, me veia mucho mejor en la bicicleta y acerté»

¿Cuándo empezaste con ella?

«Con catorce años acabo el fútbol en mayo y pruebo la bicicleta en junio, para empezar a competir como infantil con el Automoción Trapagaran»

¿El ciclismo sí que te conquistó?

«Totalmente, quizá porque se desarrollaba en entornos que yo siempre he apreciado mucho, como entre la naturaleza y por el monte, poder ir a ver rincones que ya has visto por el Google Earth, ver tus límites. Los deportes de resistencia siempre me han gustado»

¿Te gusta machacarte?

«No sabría decirte, a veces estás por ahí en la carretera, deseando llegar a casa y luego cuando estás en el sofá por la tarde estás feliz por haberte exprimido. Estás vital y activo, con el tiempo ves que mejoras, y esas cosas motivan»

Cruz 400×400

 

¿Estudias?

«Estoy dedicado cien por cien al ciclismo, pero aún en la universidad, si bien me he dado un pequeño respiro porque mentalmente a veces es muy complicado. Estudio asignaturas de Administración y dirección de empresas por mi cuenta»

Ciclista con inquietudes

«Me gusta estar al corriente de lo que pasa por el mundo»

¿E idiomas?

«Buen nivel de inglés, castellano y euskera, obviamente, alemán un poco oxidado y mucho interés por aprender japonés«

¿Japonés?

«Sí, en general me interesan los idiomas, pero es que Japón en especial me gusta mucho. Sigo el manga y ya viajé a Japón el año pasado. Además si aprendo japonés, tendría la base para el chino»

¿Te consideras un «rara avis»

«Quizá»

¿Otro como tú?

«En el pelotón cuesta encontrar ciclistas con estas inquietudes, pero no creo que sea una cosa exclusiva del pelotón»

Alguno habrá

«Sí claro, Tom Bohli es un ciclista del UAE que habla siete idiomas. Mi compañero Johan Jakobs me dijo que es un tipo muy inteligente, que le interesaba todo. Por ejemplo una pasión que tuve de niño fue tocar el piano, y me consta que Chad Haga también lo toca»

La combinación de Cruz para tu portabicicletas

Volviendo con tu abuelo, ¿qué sabe Iñigo Elósegui de José Antonio Momeñe?

«De mi abuelo he leído muchísimo»

¿Cómo era?

«Muy sencillo, no le gustaba nada vanagloriarse de sus logros como ciclista. Sé muchas cosas de él gracias a un tío mío y a compañeros suyos que no viven lejos de mi casa como Gregorio San Miguel o Aurelio González»

¿Qué te han contado?

«Gregorio le contó a mi tío cómo fue el Tour de 1966 que mi abuelo acabó cuarto. A falta de tres etapas para el final iba escapado y estaba de líder virtual para ganar el Tour, pero en ese momento le mandaron parar porque el director de su equipo, Dalmacio Langarica en el Kas, quería asegurar la clasificación por equipos. Mi abuelo se paró y estuvo cerca de abandonar por la orden y San Miguel le convenció para que siguiera»

Y aún así acabó cuarto

«Ya ves»

Sobre esta historia dos cosas, Jaume Mir ya nos habló de la obsesión de Langarica por las clasificaciones por equipos, al punto que la clave para que Bahamontes ganara el Tour fueron las consignas de Fausto Coppi, y eso de priorizar la clasificación por equipos es algo que aún hoy se practica.

Pero no queremos ser malo, ni poner a Iñigo en un compromiso.

Sea como fuere, seguimos… ¿tu abuelo nunca te contó nada de ese Tour?

«Nada absolutamente, era muy humilde»

¿Cuándo falleció?

«Hace casi die años»

¿Pasaste mucho tiempo con él?

«Mucho, tengo grandes recuerdos, Todos los días iba a su casa al salir del cole, merendaba en su casa. El ciclismo nunca fue un tema de conversación»

¿Le gustaba verte en el fútbol?

«Sí»

¿Saliste con él en bicicleta alguna vez?

«Si, un día»

¿Por qué este pasar de puntillas por el ciclismo?

«Quizá porque era muy consciente de lo mal que se pasa. De hecho no quiso que mi tío Álvaro fuera ciclista»

Pero su ciclismo nada tiene que ver con el actual

«Nada, ha cambiado todo radicalmente, desde las carreteras al los kilometrajes, pero también las estrategias, antes te tenías que buscar la vida solo, hoy el equipo cobra importancia»

¿Cómo es Iñigo Elósegui?

«Es un diésel y de fondo»

¿Oigo muchos comentarios que eres de clásicas?

«La gente me sitúa en las clásicas, pero soy de vueltas y tiradas largas, y no muy explosivo»

¿Eres de recuperar bien?

«Así es»

Menudo año, por eso, para debutar…

«Todos lo estamos pasando mal, pero sinceramente peor sería que fuera un año de todo o nada para mí. la clave creo que está el relativizar las cosas, no cabe otra»

¿Qué pazos se da Íñigo Elósegui?

«No soy de marcar plazos, pero no quiero dejar escapar oportunidades. No sé cuánto tardaré en madurar, pero crezco a buen ritmo. Lo entrenamientos va saliendo y los números on buenos, poco a poco voy encadenando bien los esfuerzos, y eso ya es un cambio grande»

Vivimos en un ciclismo de niños prodigio…

«Las cosas son diferentes, ahora estamos muy controlados y la progresión es otra»

¿Vas a tu rimto?

«La gente no me presiona, pero yo me considero un perfeccionista. Si no doy aún el 100%, ya lo daré, cuando hablamos de ciertos corredores, lo hacemos de superdotados»

¿Les cogerás?

«Para eso trabajo. para cogerles y superarles algún día, pero paso a paso, me considero joven todavía»

¿Qué has hecho este año?

«San Juan, Almería, Murcia y el UAE Tour que ya sabemos cómo acabó»

Y ¿dónde te podremos ver?

«En Getxo y luego en las clásicas»

Imagen: La Guía del Ciclismo

 

 

 

Ciclo21
Continuar Leyendo

Ciclistas

Het Nieuwsblad: Ballerini es un nombre familiar

Publicado

en

Por

Tuvalum

Ballerini devuelve la Het Nieuwsblad al Deceuninck

Cuando a siete kilómetros de meta de la Het Nieuwsblad, el helicóptero repasaba el numeroso grupo que surgió del Kapelmuur y Bosberg distinguimos los nuevos favoritos a la clásica de apertura, ahí vimos a Alexander Kristoff, ancho y eliminado por una avería, Brian Coquard, Heinrich Haussler, Alex Aramburu, sexto al final, ojo,…

También estaba Davide Ballerini, a rueda de Lampaert, Asgreen y Alaphilippe, en el típico día en la oficina para los azules, permitidme que no me guste nada el apodo de la «manada», para aumentar el botín.

En 1995 aquí ganó un Ballerini, Franco, perfecto, ambicioso para estas carreras, en 2021, Davide Ballerini, una victoria redonda, tan perfecta que el sprint no tenía a nadie para contestarle.

La temporada que muchos dicen que empezaba hoy, con la Het Volk de siempre, con la Het Nieuwsblad de hoy, ha tenido un ganador importante en el tiempo añadido por delante, Davide Ballerini ya venía de ganar por la Provenza.

Davide Ballerini ganó una Het Niuewsblad sin público, cuando hace un año por estas infaustas fechas fue la última grande en tenerlo sin restricción alguna.

La suya fue una victoria de piezas y puzle, un puzle azul, azul Deceuninck que sin otros cocos en liza lo tiene todo para dominar.

Una vez el Borsberg no hizo la selección, Lampaert, Asgrenn y Alaphilippe fueron a una, el resultado ahí lo tenéis.

Cruz 400×400

 

La historia del éxito de Ballerini en esta Het Nieuwsblad sería incompleta si no dijéramos que, a la salida del Molenberg, a cuarenta de meta, un corte propiciado por Matteo Trentin y propulsado por Julian Alaphilippe acabaría dando la vuelta a una carrera que sorpresivamente quedó en manos de un grupo numeroso.

Alaphilippe fue el hombre de la jornada, el ciclista que se inmoló para ver qué pasaría si daba una vuelta de tuerca, llegara o no, pasara lo que pasara.

La suya fue una performance que duró hasta el pie del Kapelmuur, pero que nos dio alegría, sabor a clásica grande, a día importante hasta que todo quedó en un pañuelo.

Dice Ballerini que «Alaphilippe le dijo que podía ganar la Het Nieuwsblad, y cuando un campeón del mundo te dice eso…«.

El italiano pone guinda al carrusel ilimitado que Lefevere sabe poner el danza, un ejemplo que Movistar quiere imitar a partir de ahora, con el mejor García Cortina que recordamos en estas lides y una presencia inusitada en carrera.

Aún será verdad que quieren abrir el foco a los adoquines…

Imagen: Getty Sport

Ciclo21
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

La contrarreloj que Indurain no acabó

Publicado

en

Por

Tuvalum

Julián Gorospe fue la pareja de Indurain en aquella contrarreloj

Hace unos días, curioseando twitter, nos encontramos con esta historia sobre la contrarreloj que Miguel Indurain no acabó…

El Trofeo Baracchi fue una competición italiana de final de temporada que se disputaba en una crono por parejas

La primera edición se remonta a 1941 con victoria de Michele Motta, cuando aún se celebraba a modo de crono individual.

Fue en 1953 cuando se celebró la primera en dúo: la ganaría por tres veces Fausto Coppi acompañado por el también italiano Riccardo Filippi.

La prueba empezó en la Toscana, pero se mudaría al Trentino, concretamente a Trento, la capital de la región, sede de esa edición de 1985.

Seis años después se solaparía con el Gran Premio de las Naciones que ganaría Tony Rominger, volviendo a la fórmula de crono individual.

Por cierto, que el Gran Premio Eddy Merckx, otra prueba contrarreloj de gran prestigio, también adoptó la competición por parejas.

Entre sus ganadores estuvo la formada por Abraham Olano, ganador individual un año antes, y Chente García allá por 1998, el gran año del guipuzcoano que venía de ganar la Vuelta y el mundial contra el crono.

Cruz 400×400

 

Así las cosas, el sábado 28 de septiembre de 1985 se celebró un Trofeo Baracchi cargado de tantas figuras como pocas carreras podían aglutinar.

Por delante 96 kilómetros de eterno esfuerzo mano a mano con tu pareja, una contrarreloj que el dúo de Reynolds formado por Julián Gorospe y Miguel Indurain afrontaba ante los cocos de la época.

No en vano la pareja ganadora, formada por dos recordmen de la hora, Francesco Moser y el danés Hans Henrik Oersted marcaron un crono inferior a las dos horas en aquella eternidad, superando por 24 segundos a Caroli-Wilsin y dos minutos a Bernard y Wiss.

Los focos estaban en la pareja del momento, Bernard Hinault-Greg Lemond, primero y segundo por ese orden en el Tour de aquel año

El francés se vio incapaz de seguir al americano, toda una premonición, y su tiempo se fue por encima de los cinco minutos respecto a Moser, quien con esa victoria se situó como el mejor de todos los tiempos en esa carrera.

En el primer tramo de la crono, el danés Oersted llevó el peso y fue en ese punto cuando la crontrarreloj puso de relieve la calidad del dúo español de Indurain y Gorospe, pues en el primer intermedio marcaron el segundo mejor tiempo.

«Tuve un día fabuloso -dijo Julián Gorospe en Ciclismo a Fondo- de esos que vas sin cadena, pero Miguel no tuvo el suyo. Éramos la revelación de la prueba, ocupando el segundo puesto de la contrarreloj, pero Indurain cogió una pájara impresionante. Le llevé a rueda unos kilómetros, para que se recuperase, pero a diez de meta tuvo que bajarse de la bicicleta. Nos quedamos con las ganas»

La historia que narra Gorospe en esa contrarreloj es la de un joven Miguel Indurain que ese mismo año se había convertido en el líder más joven que jamás haya tenido la Vuelta a España.

El de Mañaria tenía entonces 25 años y era una de las grandes figuras del ciclismo vasco, siempre «enfrentado» deportivamente a Marino Lejarreta, dividiendo las aficiones.

Para esa época Gorospe ya era un ciclista con pedigrí, líder en la Vuelta que acabaría perdiendo ante Hinault camino de Ávila, Gorospe ya tenía una Itzulia y etapas en la propia Vuelta en su palmarés.

Para Indurain aquella contrarreloj fue una esas experiencias que nadie recordaría años atrás, pero que habla del camino lento, pausado y cargado de paciencia que supo conducirle con éxito hasta sus cinco Tours.

Diez años después el último cinco veces ganador en Francia ya no sería Bernard Hinault.

Imagen: Dorsal 51

Ciclo21
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

En España, el ciclismo es de escaladores

Publicado

en

Por

Tour de Francia - Federico Martin Bahamontes JoanSeguidor
Tuvalum

El ciclismo en España no se entendería sin los escaladores

El ciclismo de España se vincula íntimamente con la palabra escaladores, esa estirpe que emergió, cuando medio país se dio cuenta de lo cerca que estaban los Pirineos los días que el Tour tenía a bien atravesarlos.

Una estirpe que ha pasado de generación en generación, trasladando el gusto por las cuestas, legitimando que cualquier gesta firmada en la montaña es más hazaña, pues se recubre de épica y leyenda enmarcadas en la belleza de las cimas.

Por eso, en pleno siglo XXI, la unión de las palabras ciclismo, España y escaladores sigue en plena forma, identificándose la montaña como el paradigma de lo que puede dar este deporte a este lado de los Pirineos.

De esta guisa, la revista Peloton Magazine recoge en esta pieza los grandes nombres de la escalada en España, en un viaje que nos trae grandes recuerdos.

Éste arranca desde el mismo 1930, cuando Henri Desgrange monta un Tour por selecciones y España llega capitaneada por un tal Salvador Cardona, para siempre el primer ganador de etapa español en el Tour.

En ese conjunto emerge Vicente Trueba, el considerado, posiblemente pionero de esta tradición

Dicen que Vicente pesaba 112 libras, al cambio menos de 51 kilos, y que entró en el Tour compitiendo en la categoría de turista, una forma amable de decir que competía solo, sin equipo, ni staff.

La ruta 100 por la Gran Canaria Ciclista

Hasta él tenía que arreglarse los pinchazos de una bicicleta que pesaba por dos de las actuales, minucia que no le impidió ser el primer rey de la montaña en 1933 tras ser una flecha por los puertos de los Pirineos y Alpes, especialmente en el Galibier, donde marcó un excelente récord.

Como buen escalador era excelente hacia arriba y negado en los descensos, pero con él empezó todo, la íntima relación de las palabras ciclismo, España y escaladores.

Le tomaría el testigo el paradigma, creo que mundial, de la escalada Federico Martín Bahamontes, quien ganaría el primero de sus siete premios de la montaña en 1954, un año después de conseguirlo Jesús Loroño.

Cruz 400×400

 

A día de hoy nadie tiene más KOM que Bahamontes: los siete del Tour más uno en el Giro y dos en la Vuelta

Con nueve le iguala Gino Bartali y con ocho les sigue ese témpano llamado Lucien Van Impe.

En la lista de conquistas de Federico Martín Bahamontes se contemplan casi todos los grandes puertos del Tour y eso que le tocó vivir paralelo a otro de los grandes de siempre hacia arriba, Charly Gaul.

La lista prosigue por el relojero abulense, Julio Jiménez, un ciclista de cuyas gestas no somos conscientes muchas veces, pero que colecciona éxitos tan singulares como aquel en el Puy de Dome el día que Tour estrenó televisión en directo para inmortalizar el duelo a codo con codo de Anquetil y Poulidor.

A Julio le sigue José Manuel Fuente, el ciclista más racial que haya dado el ciclismo en España en materia de escaladores y en cualquier otra, un competidor de rompe y rasga de cuya aureola se inspirarían Perico, José María Jiménez y Roberto Heras, tres nombres más de una historia en la que los de Peloton se han dejado unos cuantos…

Ciclo21
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Indurain y Valverde: Duitama no admite comparación con Florencia

Publicado

en

Por

Tuvalum

Los marcajes de Indurain y Valverde en sus respectivos mundiales estuvieron a años luz

España es un país relativamente joven en la historia de los mundiales de ciclismo, pero si hemos de quedarnos con dos de siempre, Duitama y Florencia serían los extremos, gentileza de los que consideramos los dos mejores ciclistas a este lado de los Pirineos: Indurain y Valverde.

Entre ambos pasaron 18 años, una mayoría de edad que curiosamente adquirió el ciclismo español en una de las asignaturas pendientes que venía arrastrando desde el segundo cero de su creación.

En ese tiempo sólo queda al margen el oro de Alejandro Valverde, una de las victorias más deseadas del pelotón, en Innsbruck, todo lo demás entra directo en ese periodo, los tres oros de Freire, el doblete de Hamilton de Astarloa, las medallas del mentado Valverde… incluso hasta el registro singular de Abraham Olano, único ciclista capaz de ser campeón contra el reloj y de fondo.

Al ciclismo español le quedan otras asignaturas, no os penséis, como las clásicas del adoquín, pero en esas peleas, salvo Flecha nadie pareció estar con visos de salir exitoso.

“L’adoquí”, caja de productos y experiencias para los amantes de la bicicleta

Volviendo a Duitama y a aquella tarde-noche, por el horario de aquí, lo cierto es que hemos recordado y debatido ampliamente, en este mal anillado cuaderno, lo que pasó.

Incluso nuestro amigo Miguel González, nos trajo el otro día una opinión muy alejada de la nuestra en la que se volvía sobre si Olano debió o no disputar la jerarquía de Miguel Indurain.

Nosotros siempre defendimos que aquello fue de manual de primero de ciclismo, en una escapada en la que tienes ventaja numérica, lo normal es lanzar al segundo para que los rivales quemen cartuchos en la caza.

Aquello que vimos claro y de cajón se convirtió en el principio del fin para Abraham Olano, quien ganando ese arcoíris se cargó de un peso que le lastró para siempre.

Sin embargo, más allá de lo que Olano hiciera, la grandeza de Miguel quedó reforzada en un día que llevaba su nombre y apellido.

El control que ejerció para que su compañero volara al triunfo contrasta con lo que vimos en Florencia tantos años después.

Si en Colombia el gran rival fue Marco Pantani en Italia, la rueda de Vincenzo Nibali fue veneno para la selección española.

Cruz 400×400

 

Cuando Alejandro Valverde se obcecó en marcar al italiano y Rui Costa tomó metros, que luego fueron segundos irreducibles, la suerte de control y estrategia que Indurain sí supo plasmar para Olano, se esfumó en Valverde, para desgracia de Purito.

El catalán, como Olano, ejerció de segundo espada venido a líder, pero le falló la retaguardia.

Hizo la carrera perfecta, incluso la convenida con el propio Valverde, pues al murciano ya le iba bien que su compañero incordiara, pero la clave estuvo en el marcaje, dejar a Nibali entre él y Rui Costa, en cabeza, fue faltal.

De un oro y plata que muchos saboreábamos, se pasó a los dos escalones bajos del podio.

Valverde dijo que no pudo, que no le dio para salir a por el portugués, cuando sólo cabía esperar algo del luso, siempre escondido, siempre tan fresco.

Aquella tarde, como 18 años antes, hubo lágrimas, pero no de felicidad y sí de incredulidad, Valverde no había sido Indurain, y mira que lo tenía todo para romper la lanza a su favor.

La fotografía es ésta, la actitud y habilidad de uno y otro en un momento similar, separados por tantos años, sin más intención que poner negro sobre blanco lo que hicieron ambos en un momento crítico, y sin olvidar méritos de Valverde, quien fue clave para el tercero de Freire o una ayuda in extremis en la carrera final de Purito en los Juegos Olímpicos de Río.

Que siempre hayamos pensado que Valverde es y ha sido capo, no quita que haya realizado alguna labor para terceros, pero aquel día su perenne grandeza nos cayó a los pies.

 

Ciclo21
Continuar Leyendo

Ciclismo

#TechTalk La bicicleta eléctrica convence hasta los puristas

Publicado

en

Por

biciccleta hybrid berria electrica
Tuvalum

Cuestionar la bicicleta eléctrica es no entender el mercado

La bicicleta eléctrica ya no es una cuestión de fe, es una realidad, que se ha ido imponiendo por la alienación de varios factores, pero dos por encima de todos: que las marcas quieren venderla y que hay un público que ve el cielo abierto con su irrupción.

Hace mucho tiempo que las bicicletas eléctricas están en la tienda, podríamos decir casi veinte años, nos cuenta Daniel Luque, nuestro especialista en tienda habiendo sido vendedor durante dos décadas en diferentes locales, entre otros los de Orbea y Trek.

Con él repasamos el recorrido de la bicicleta eléctrica, su adquisición, cómo mantenerla y cómo ha beneficiado a la industria de la bicicleta… todo en nuestra primera #TechTalk, la sección del Podcast de El Cuaderno de JoanSeguidor que pondrá el foco en el gremio y lo que tiene qué ofrecer.

Ciclo21
Continuar Leyendo

Ciclistas

Iván Ramiro Sosa, el colombiano de los de antes

Publicado

en

Por

Tuvalum

De entre los colombianos Iván Ramiro Sosa es el más «escarabajo»

Cuando ganó su segunda Vuelta a Burgos comentamos de Iván Ramiro Sosa

Iván Ramiro Sosa es como aquellos colombianos de los ochenta, no es como los que conquistan otras carreras en la actualidad, que ganan sprints como Hodeg o Gaviria, grandes como Bernal, o se hacen mayores a base de fe y calidad como López.

Pero tiene pegada, ese duende de los grandes escaladores de ayer y de hoy, que cuando te miran a la cara sabiendo que te van a hacer año, te lo hacen.

Ciclobrava – 400×100 Landing

 

El Tour de Provence fue un «sota, caballo, rey» de Grenariers, otrora Ineos, una carrera cuya suerte pasaba por Chalet Reynard, a medio camino hacia el Mont Ventoux.

Con la rueda marcada de Julian Alaphilippe, el alborotador de la primera jornada, los ingleses sabían que el tema pasaba por la pinza sobre el francés.

Como en la Milán-Turín de hace dos años, pero al revés, Egan Bernal hizo la contención, Iván Ramiro Sosa abrió brecha.

Buena noticia para un par de colombianos que las necesitaban posiblemente más que nadie.

Egan Bernal por los motivos que ya sabemos: ganador muy joven del Tour, la campaña pasada no fue la suya, la peor defensa del Tour que recordamos y un abandono que se impuso imprescindible.

En el caso de Iván Ramiro Sosa, el confinamiento, nos confirmó hace unas semanas Goga, no le sentó bien para medir el punto de forma necesario, le hizo llegar pasado a la competición, siendo intrascendente en la Vuelta en favor de Richard Carapaz.

Cruz 400×400

 

Total, que la Vuelta pasó sin pena ni gloria, como el tiempo para el colombiano más colombiano que hay ahora mismo en el World Tour, como dijimos un puñal cuando la carrera mira para arriba, ligero y evanescente, un ataque le vale para abrir brecha y subir como los ángeles.

Está claro que el Tour de Provence no es París-Niza o Tirreno, pero es un asidero, una forma de ratificar que el trabajo está siendo bueno y va adelante.

Iván Ramiro Sosa pasó un 2020 para olvidar, ya está aquí de nuevo, ahora cabe esperar que mantenga ese dulce de forma y se capaz de darnos parte de lo que llevamos tiempo esperando.

Imagen: FB de Le Tour de la Provence

 

 

Ciclo21
Continuar Leyendo

TWITTER

Mathieu Van der Poel nunca va de farol

https://joanseguidor.com/strade-bianche-2021/ by @JoanSeguidor #StradeBianche2021

Mathieu Van der Poel nunca va de farol...

https://joanseguidor.com/strade-bianche-2021/ by @JoanSeguidor #StradeBianche2021

Esta carrera queda en los anales
Siete monstruos la disputaron, fueron cayendo uno a uno y Mathieu Van der Poel no dejó ni las migas

https://joanseguidor.com/strade-bianche-2021/
#StradeBianche2021

Esta carrera queda en los anales
Siete monstruos la disputaron, fueron cayendo uno a uno y Mathieu Van der Poel no dejó ni las migas

https://joanseguidor.com/strade-bianche-2021/
#StradeBianche2021

Load More...

Lo más leído