Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Mundo Bicicleta

La trilogía del cicloturista: El Sufrimiento (parte I)

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Todos los cicloturistas disfrutamos sufriendo

Primero fue «el iniciado», después «el ritual» y ahora, completando la trilogía, «el sacrificio», que para eso nuestro deporte preferido está considerado como el más duro y sus practicantes somos «esforzados de la ruta», ¿no os parece?

Gravel Ride SQR – 300×250

 

Dejamos a nuestro protagonista, si lo recordáis, de vuelta a la cama, recuperando el sueño perdido, después de haber estado sentado en el portal de su casa, y en vano, a que parase de llover.

Sé que a muchos de vosotros este final os entristeció un poco o incluso pudisteis pensar que muchos también de vosotros habríais salido igualmente, pero bueno, la trama es la trama.

Hoy vamos a darle la oportunidad a nuestro personaje -que no es otro que tú mismo- de resarcirse de aquella ocasión y le vamos a brindar una jornada memorable y épica, de ilusión y sacrificio, y de esfuerzo gratificante.

Sales de tu casa en bicicleta.

El día es radiante y el sol empieza ya a picar algo: se espera una jornada calurosa, no en vano estamos en junio, mes cicloturista por excelencia, mes de grandes marchas marcadas en rojo en el calendario.

SQR – Cerdanya Cycle

 

Es el mes en el cual estás en tu pico de forma, en la cresta de la ola.

Los 20 grados, a las 7 de la mañana, que marca el termómetro de una farmacia ya te indica bien a las claras que hoy el día va a ser duro, así que tendrás que estar atento a la hidratación: beber, beber…

Pasas a buscar a tu cuñado que, aunque sabes que tú tiras mucho más que él y pronto lo dejarás de rueda, no tienes más remedio que por gentileza ir a buscarlo, no sea que se enfade.

Casi te caes del susto cuando lo ves aparecer abriendo la puerta de su casa, con la bicicleta rampante y un plátano en la boca y piensas «vaya pinta…».

 

Hacéis los primeros kilómetros juntos hasta que llegáis al punto habitual de salida de la peña.

No has sabido qué decirle, pues sabes que es un poco bicho raro y no acepta de muy buen grado que tú estés más fuerte, pero qué le vas a hacer.

Él siempre se escuda diciendo que sale a disfrutar, no a hacer carreras, lo cuál te parece perfecto, si no fuera porque realmente es eso, una excusa, porque sabes que si alguna vez ha podido dejarte lo habrá intentado con todas sus fuerzas. Familia…

 

Buscas tu subgrupo dentro del grupo, que normalmente es el que está más fuerte,  el que tira más, el que va más lejos y más deprisa, el que sube los puertos más duros de tu zona: eres un integrante del «A».

En seguida te pones a rueda de tus compañeros: unos fieras vamos…

Aún y así, no  podrás evitar la «cháchara» con ellos o con otros integrantes del grupo B, y es que es un placer poder hablar con los amigos de vuestros entrenos, vuestros sueños, del día que os espera.

Sabes que no te puedes entretener mucho, porque cualquier descuido te hará perder el tren del A y tendrás que remontar y tirar y tirar, tú solo, callejeando, hasta pillarlos, antes de que salgan de la ciudad, porque si no… adiós, ya no los volverás a ver.

Empezar con un sofocón y tirando de plato pues que no te apetece mucho, la verdad.

Así que hoy vas por faena y te sitúas bien en el pequeño pelotón de élite de tu club: «para eso llevo cuatro mil km de entreno desde enero, para poder disfrutar (?) de esto», piensas, y te vas para adelante, que te vean, que hoy estás dispuesto a dar guerra y te atreves incluso, una vez que habéis pasado ya a carretera abierta, a colocarte en cabeza y darles un fuerte relevo.

Hoy te encuentras como nunca y te permites el lujo de llevar al «A» a rueda durante  un par de kilómetros a más de 40 por hora.

 

Después de semejante exhibición que muchos te dirán que se tratan de «fuegos artificiales», pones intermitente y te vas a cola de pelotón y piensas «a lo peor, los he cabreado…».

Ves como el ritmo que habías impuesto no es nada comparado con el que ahora mismo están poniendo los figuras: estáis rodando y rozando casi los 45 km por hora.

Aguantas porque a rebufo del grupo «te llevan» y aún vas bien, pero las pulsaciones se empiezan a desbocar: 170-172-175-177-180 (!)

Buf!… aguantas, aguantas,… sabes que si aguantas este primer tirón selectivo luego será más «fácil»: es la selección natural, sólo quedarán los más fuertes.

 

Muchos se habrán quedado en el intento de seguir a la élite, y el grupo va a seguir perdiendo unidades, como un collar de perlas roto, hasta pie de puerto.

Todos los portabicicletas de Cruz en un click

Sigues con el gancho, has estado a punto de descolgarte varias veces: «ni sueñen en que les vaya a dar un relevo» -te dices a ti mismo, y sigues aguantando, aguantando…

Después de prácticamente dos horas de sacar la lengua, de tener a punto de salir el corazón de tú pecho, con una media de más de 30 km/h, estratosférica para ti, llegáis al pueblo donde se inicia la gran dificultad de la jornada: el puerto más duro de tu comunidad, un fuera categoría desconocido para la alta competición, pero muy apreciado y querido por los cicloturistas: 25 km, 1500 metros de desnivel, 8 por ciento de media con puntas del 14.

 

Una bestia muy bella.

A todo esto, el calor aprieta con fuerza: 30 grados y paráis a rellenar bidones en la fuente del pueblo, que falta va a hacer.

Los primeros kilómetros, suaves, los hacéis a buen ritmo, aunque sabes que en cuanto aprieten un poco te quedarás.

La verdad es que ya te das por satisfecho el haber llegado hasta aquí con ellos, porque los de delante ya los conoces: grandes escaladores, de finas piernas y caras afiladas marcadas por el sol.

Continuará…

Foto: www.rosdemora.com

 

 

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mundo Bicicleta

En ciclismo el abanico es sinónimo de tortura

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Hay diferentes perspectivas cuando hablamos de un abanico en ciclismo

Para los amantes del ciclismo, un abanico es un tipo de formación que dibujan los ciclistas en días en los que hace acto de presencia el viento, de forma lateral, por intentar resguardarse de él. Para los aficionados, un abanico es sinónimo de belleza, espectáculo, velocidad…

Para un corredor, es dureza, nerviosismo, tensión, sufrimiento, peligro.

La aparición de viento lateral no es siempre sinónimo de abanico. Para que se produzca, necesitamos un equipo o corredores con ganas de liarla, que aprovechen este aire para montar el abanico, o que la propia velocidad de la carrera, muchas veces ayudada por el tipo de carretera, lo provoque.

Si el abanico te lo montan, todo pasa muy rápido. Vas rodando en el pelotón y de golpe se acelera el ritmo. Buscas como un loco la protección del aire, para sufrir lo menos posible, no cortarte tú y rezando para que no se rompa el grupo. Cuando esto pasa los abanicos suelen hacerse rápido. Posiblemente acabes metido en uno de ellos relevando, no muy cómodo, pero irás haciendo.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Si el abanico se produce de forma natural, sin que nadie lo busque, todo es más lento. Poco a poco el pelotón deja de ocupar la totalidad del ancho de la carretera y va decantándose por el lado contrario al que pega el aire. Estiras el cuello y miras a la cabeza. Todavía se ve el ancho de la carretera ocupado. Piensas en lo que darías por ir bien guardado ahí. Avanzan los metros, las fuerzas van escaseando, y ya se rueda enfilado. Algún corredor que no ha podido entrar en la fila, busca desesperado un hueco, pero nadie suele ceder ni un metro. Sin darte cuenta estas haciendo equilibrios por el borde del asfalto. Se rueda rápido, y de vez en cuando sientes como esas malas hierbas que viven al borde de la carretera se pegan en tu zapatilla.

Intentas como un loco meter la rueda delantera, entre el borde del asfalto y la rueda trasera del corredor que te precede. Cualquier mínima protección es buena. Algo ha pasado por delante, y el bandazo, que llega hasta la cola del grupo en forma de acordeón, casi provoca una montonera. Entre el esfuerzo y el susto, el corazón te sale por la boca. Vuelves a tu posición de tortura, estas hasta las narices de ver el culo del dorsal 104. Esa noche acabarás teniendo pesadillas con él.

Ya no sabes si formas parte del pelotón de cabeza, o de un segundo o tercer abanico. Tampoco sabes si llevas 20 minutos así o una hora. Sea como sea, se hace eterno. Al final ese dorsal 104, que ya “odias”, pierde unos metros. Se deja la vida por no cortarse, pero acaba rindiéndose para abandonar la cuneta de la tortura y buscar la del lado contrario.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



Estás vendido. Quieres cerrar esos escasos diez metros. Aprietas los dientes, las piernas te explotan y acabas optando por abrirte para encontrar el amparo del dorsal 104, ante tu incapacidad por entrar en la fila. Los corredores que vienen a rueda siguen tu estela, ese hueco es insalvable. Buscaran tener un mínimo respiro y relevar en un nuevo abanico, que les permita minimizar la pérdida de tiempo. Tu deseo de llegar a un cambio de dirección en la carretera no ha llegado a tiempo.

Ahí ya ves claro que si no hay un gran cambio te tocará perseguir hasta meta, pero por lo menos, lo harás con algo más de comodidad. Al cruzar la línea de llegada, la tensión, la sensación de peligro constante y la fatiga te han dejado para el arrastre. Los abanicos, eso que disfrutan muchos, pero sufrimos unos pocos.

Por Eric Monasterio

Imagen tomada Zarabici

 

Continuar Leyendo

Mundo Bicicleta

La Sea Otter Europe pondrá el foco en el ciclismo urbano

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

El crecimiento del ciclismo urbano no será ajeno a la Sea Otter Europe

La edición 2021 de la Sea Otter Europe internacional será el punto de inflexión en la movilidad en las ciudades, ciclismo urbano en definitiva.

El festival quiere poner el foco y promover su crecimiento y concienciación junto al territorio Costa Brava – Girona y en especial este año también de la mano de Littium by Kaos como marca urbana. Y es que la urgencia climática es latente y poco a poco debemos buscar soluciones para mitigarla.

La edición 2021 del festival internacional será el punto de inflexión en la movilidad urbana, en la que el festival quiere poner el foco y promover su crecimiento y concienciación junto al territorio Costa Brava – Girona y en especial este año también de la mano de Littium by Kaos como marca urbana. Y es que la urgencia climática es latente y poco a poco debemos buscar soluciones para mitigarla.

Para ponernos en contexto, el Acuerdo de París es el primer acuerdo universal y jurídicamente vinculante sobre el cambio climático, adoptado en la Conferencia sobre el Clima de París (COP21) en diciembre de 2015. A raíz de este acuerdo se describieron un conjunto de 50 acciones para alcanzar los objetivos del pacto para 2050.

Aun así, 2020 ha supuesto un año de reflexión y de autocrítica que ha planteado la urgencia y necesidad de ir más allá, estableciendo el reto de pasar de una reducción del 40 % de las emisiones para 2030, a una de al menos el 55 % para 2030.

La industria del ciclismo tiene un papel clave para esta transición ecológica

El compromiso por parte de la industria del ciclismo está hiendo a ritmo para formar parte de este cambio. Y a pesar de que la movilidad sostenible y el uso de la bicicleta todavía plantea retos, también es cierto que sus ventajas superan en creces los motivos por los que querer formar parte de este proceso de transición ecológica.

Sea Otter Europe quiere promover y motivar este cambio hacia un ciclismo urbano más sostenible. Como evento internacional y de carácter europeo, quiere servir de altavoz para todas aquellas marcas vinculadas a dicha causa, para que se siga construyendo este camino que a largo plazo supondrá una mejora sustancial tanto de calidad de vida, como de salud y de disminución de nuestro impacto al medio ambiente. Y es la industria del ciclismo, la que puede acelerar este cambio para poder alcanzar el nuevo objetivo para 2030.

Girona y la Costa Brava, el sitio perfecto para promover la movilidad urbana

Desde hace años, Girona y la Costa Brava se han convertido en una capital ciclista europea por ser la primera residencia de corredores profesionales en activo de las grandes citas ciclistas (Tour de Francia, Giro de Italia, etc), además de ser una ciudad adaptada a nivel de movilidad para el público ciclista (tanto en el ámbito de servicios como de infraestructuras).

Y en consecuencia se ha construido como el hub del estilo de vida ciclista europeo por su gran concentración de tiendas de ciclismo, coffee shop y empresas organizadoras de rutas ciclistas, entre otras, con una clara tendencia a ser una ciudad totalmente sostenible y amigable, y orientada a la movilidad urbana.

Littium by Kaos se suma en las acciones de movilidad sostenible del festival

Este 2021 la marca Littium by Kaos, una marca de pedigrí eléctrico y de origen vizcaíno, conocida por sus modelos de bicicletas urbanas, sumará fuerzas con el festival para seguir impulsando la movilidad urbana.

Tal y como explica el director de márquetin de la marca, Carlos Núñez «en nuestro país la movilidad es una carrera de fondo. No se trata sólo de vender bicicletas, sino de transmitir a la sociedad en su conjunto y la clase política y autoridades la necesidad de cambiar el paradigma de la movilidad hacia modelos más sostenibles y, además, más saludables.»

Ciclismo urbano en la Sea Otter Europe: Littium Girona Urban Ride

Es por esto, que para seguir promocionando la practicidad y beneficios de la movilidad urbana en bicicleta y con un aire lúdico, nace la Littium Girona Urban Ride.

Una actividad pensada por y para las visitantes más urbanitas, que se añade al programa deportivo de la Sea Otter Europe.

Una salida en grupos de quince personas, por el centro de la ciudad y en bicicleta eléctrica. Con un recorrido ideal para conocer sus rincones, descubrir sus monumentos, tomar un tentempié y hacer una foto de grupo para enmarcar la experiencia.

Una actividad pensada para disfrutar juntos de las bondades de pasear por Girona en bicicleta urbana y eléctrica, y en el marco de la Sea Otter Europe durante el fin de semana del 24-25-26 de Setiembre 2021.

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

En el Pordoi de Fausto Coppi

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

En el Pordoi Fausto Coppi goza de memoria eterna

«Escenario inmortal«. Así definían nuestros amigos Juanto y Ander el mítico Passo Pordoi en un artículo publicado en Pedalier tras ver la senda que abrió Fausto Coppi.

Un puerto que lo describían como épico más por su historia y belleza que por su dureza contenida.

En efecto, estar en esta cima legendaria, a 2239 metros de altura, uno tiene la sensación de formar parte de la historia del ciclismo y más concretamente de la del Giro de Italia.

Si entras en el hotel Savoia, el primer refugio que hay subiendo desde Arabba, podrás contemplar en su interior, colgados de la pared, fotos y recortes de periódicos antiguos con las crónicas de las hazañas de Fausto Coppi en el Pordoi.

Y muy cerca de aquí está el reciente monumento dedicado a Gilberto Simoni, inaugurado el 3 de julio de 2011, con motivo del «Gibo Simoni Pordoi Day», una fiesta en su honor, como homenaje por su reciente retirada de la competición y en su puerto preferido: el Pordoi.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Lo más curioso es que el monumento es una bici auténtica de Gibo (una Wilier), protegida por una estructura metálica con forma de ciclista y asentada sobre una gran roca, que además contiene una placa con la lista de todos los corredores del Giro que han ganado la Cima Coppi en los años que el Pordoi era el punto más alto de la carrera.

Y ahí está la bici y nadie osa ni tocarla.

Pero el auténtico tesoro para el cicloturista es pararse y hacerse una foto junto al magnífico monumento a Fausto Coppi que hay en la cima, tanto para el que lo ha ascendido por la vertiente de Arabba, la más bella, con sus 33 tornanti, vueltas y revueltas marcadas en orden numérico y señalando siempre la altura, o bien por el que lo ha hecho por la de Canazei también con sus 27 curvas, eso si no tiene que esperar su turno y hacer fila ante la cantidad de grupos de ciclistas que quieren inmortalizar el evento.

2

La escultura está enmarcada con un telón de fondo magnífico: las montañas del Grupo del Sella y es obra del joven maestro italiano, artista y restaurador, Lorenz Martino. Nacido en mayo de 1976 y con sólo 23 años recibe el encargo de la Comune di Canazei (Val di Fassa) de crear un monumento dedicado al «Campeón de Campeones» en el Pordoi.

Sin duda, por su gran habilidad artística, ya demostrada desde su infancia, le confían esta gran obra, aunque su especialidad es la madera, al joven Lorenz le gusta experimentar con diferentes materiales y decide que su trabajo será en bronce.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



Se lanza de cabeza con mucha ilusión en esta nueva experiencia y se pasa un mes entero dibujando el proyecto, modelando y creando, hasta que después de varios meses, en julio del año 2000, completa su obra, una prueba de la capacidad artística de este joven maestro.

Creada con 600 kg de arcilla y después fundida en bronce, la escultura tiene unas dimensiones de 2.30 por 2.20 metros y descansa sobre un enorme bloque de piedra, con un peso total de más de dos toneladas.

El monumento a «Il Campionissimo» representa a Coppi en el centro del plano con una perspectiva elipsoide, saliéndose de la escena en plena carrera, flanqueado por el público, los tifossi que le dan alas entre la multitud. Grazie mille, Lorenz!

Por Jordi Escrihuela, desde Ziklo, sueños ciclistas 

Continuar Leyendo

Ciclistas

Robert Marchand: La increíble historia del ciclista más que centenario

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Este 22 de mayo ha fallecido el ciclista más que centenario, Robert Marchand

Robert Marchand es un joven de 109 años que nació en Amiens el 26 de Noviembre de 1911 y nos ha dejado este sábado de mayo.

Ex bombero y ex boxeador, vio cómo su afición por la bicicleta se truncaba por las dos guerras mundiales que vivió. Siempre fue un apasionado del ciclismo, retomando la afición cuando se quedó viudo a los 78 años, porque pensaba que si se quedaba en un sillón viendo la tele estaba perdido.

Hace cuatro años se convirtió en el ciclista centenario más rápido en la distancia de 100 kilómetros, al recorrerla en 4 horas, 17 minutos y 27 segundos en el velódromo de Lyon, a una media de 23 km/h, el 28 de septiembre de 2012, sin dar muestras de fatiga, aunque reconoció que en los últimos kilómetros sintió cierto dolor en una mano y en el trasero.

Pocos minutos después de completar las 300 vueltas del velódromo, Marchand aseguraba que: “No había hecho esto para ser campeón, lo he hecho para probar que la raza humana, a condición de no hacer excesos, puede vivir bien hasta los cien años”.
Ya en febrero de 2012 batió en un velódromo de Suiza el récord de la hora para centenarios, que fijó en 24,25 kilómetros.
Ambas pruebas fueron homologadas por la Unión Ciclista Internacional (UCI), que creó la categoría de centenarios gracias a Robert Marchand.

La proeza de Marchand ha despertado una gran atención mediática en Francia y del público que se acercó a seguir su hazaña, que no dudó en pedirle autógrafos a este joven con años que firmó con agrado.
Sonriente y orgulloso, aseguró que durante toda su vida apenas ha hecho excesos, nunca fumó, no bebió demasiado alcohol y cuidó mucho su alimentación.

El único doping que conoce es su vaso de vino tinto en cada comida, ya que probó las bebidas energéticas, pero dice que le daban dolor de estómago y que lo único que necesita es agua con un poco de miel.
Antes de batir el récord, y como preparación, hizo los cien últimos kilómetros de la París-Cambrai, afirmando que “me pareció menos duro, porque hay cuestas y, como no voy muy deprisa, las subo bien, pero al bajar no tengo que pedalear. En el Velódromo no puedes parar de pedalear en ningún momento”.

Ha corrido ocho Burdeos-París, cuatro París-Roubaix y doce Ardechoises, pero él no quiere ser tratado como un fenómeno.
Robert Marchand no descarta afrontar en el futuro otras pruebas similares y eso sin necesidad de complejos sistemas de entrenamiento, ni hormonas, ni testosterona, ni EPO, ni ninguna otra clase de trampas, porque ganar con trampas es perder. Queda claro que todo se puede alcanzar sea cual sea la edad. Las hazañas de Marchand, son un aliciente para que nos motivemos a seguir sus pasos.

Gracias a Martina Marchand, su sobrina, a la que desde aquí le agradecemos sus gestiones por ponernos en contacto con Gérard Mistler, su mánager y gran amigo, y organizador nada menos que de la Ardéchoise, ciclo-sportif en la que Robert participa anualmente. «Creo que es un ejemplo humano de los beneficios de la bicicleta», nos dice entusiasmado Mistler.

Gracias a Gérard, pudimos acercarnos a este ligero gran campeón de 51 kg para sus 151 cm de estatura.

Mr. Marchand… ¿cuándo empezó en esto del ciclismo?

Empecé muy joven, con tan sólo 14 años y por ese motivo tuve que correr bajo un nombre falso. ¡Y sin embargo ahora con más de 100 años soy famoso por mis récords!

¿Qué ha querido demostrar con un hito prácticamente irrepetible?

La verdad es que yo sólo quería hacer algo especial para mi cumpleaños número 100 y pensé ¿y por qué no?

Dicen de usted que es un poco cabezota…

Pues sí, si me encuentro bien, lleno de energía y con mucha motivación, cuando tengo una idea en la cabeza nada me detiene.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



¿Cómo fue la preparación para el récord de la hora?

A los tres meses de mi cumpleaños dejé mi residencia en Mitry-Mory, cerca de París, para trasladarme al World Cycling Centre de la UCI en Aigle, Suiza, para preparar mi asalto a la hora en su velódromo. Mi amigo Gérard Mistler fue el que presentó la solicitud oficial para realizar la prueba.

Y la adaptación a la pista ¿qué tal fue?

Pues me tuve que familiarizar con la pista cuatro días antes a la fecha del intento. En principio, mi capacidad para rodar durante una hora no iba a ser problema, pero sí la pista… ¡no había corrido en pista desde hacía más de 80 años!

Imaginamos que le gusta mucho más la carretera…

Sí, prefiero montar en bici al aire libre, pero por aquellas fechas nevaba en Suiza y yo no quería coger la gripe, jajaja. Así que no tuve más remedio que con mi coach Magali Humbert tuve que ir aumentando horas de sillín mientras se acercaba el día del desafío.

¿Es aburrida la pista?

Hombre, la pista es pequeña y uno no para de dar vueltas y vueltas, siempre controlando que no me suba el pulso y así puedo seguir y no encontrarme ni siquiera cansado.

Es cierto… ¿qué le dicen los médicos?

Aunque no lo parezca siempre sigo el consejo del médico y me ha dicho que no pase de 110 pulsaciones y eso hago, aunque un día, subiendo una colina empinada, subí a 134, pero mejor evitarlo.

300×250 – Shimano Ultegra
Revista – banner post
Gran canaria 300×250



Suponemos que está vigilado bajo estricto control médico…

Los electrocardiogramas dicen que tengo el corazón en excelentes condiciones, aunque conozco mis límites y de un tiempo a esta parte he decidido no pasar de los 100 km porque quiero seguir pedaleando durante algunos años más, aunque los médicos dicen que tengo el cuerpo como si tuviera 70 años.

Venga Mr. Marchand, explíquenos su secreto…

Nunca he abusado de nada, ni del tabaco, ni del alcohol. He tenido la suerte de no tener ningún problema de salud importante. En lo único que me he excedido ha sido trabajando… ¡me retiré con 89 años! ¡Ah! Y siempre estar de buen humor.

¿Qué consejos daría a los jóvenes que llegan a la jubilación?

Que se mantengan en movimiento, que hagan ejercicio físico regular. A mí esto me hace funcionar todo el cuerpo y me mantiene flexible. Si con 80 años hubiera comenzado a jugar a cartas me habría quedado inmóvil, pero yo no podía, nunca he sido capaz de mantenerme quieto.

¿No cree que es un ejemplo increíble para todos?

Pues yo no me considero para nada excepcional, sólo soy una persona normal.

Y esta gran cita nos la dice alguien que nació nada menos que antes de que se hundiera el Titanic.

Por Jordi Escrihuela

Este miércoles cuatro de enero Robert Marchand asalta el récord de la hora

Continuar Leyendo

TWITTER

Sobre el potenciómetro 3 preguntas...
¿Lo necesitamos realmente?
¿El ciclista medio puede salir sin él?
¿Una vez lo compramos tenemos la disciplina de descargar y analizar pacientemente?

https://joanseguidor.com/podcast-potenciometro-ciclismo/

#PodcastJS

Escapado en el Ventoux - Ganador en la contrarreloj - El más rápido en Campos Elíseos

¿Alguien da más que Wout Van Aert?

https://joanseguidor.com/etapas-van-aert-tour/

3

Qué triste que el Tour haya marginado las etapas largas, sin ellas perdemos incertidumbre y factor sorpresa en el desenlace.
El ciclismo siempre ha sido un deporte de fondo y esa etiqueta ha quedado en la historia

https://joanseguidor.com/tour-2022-etapas-cortas/

Richard Carapaz me parece el ciclista más proporcionado del pelotón, con físico notable, aunque no súper, pero con una mentalidad y ganas de destacar fuera de norma.

Sólo hay que mirar su palmarés para ver lo lejos que está llegando...

https://joanseguidor.com/richard-carapaz-ciclista-balance-2021/

Vamos con el maillot Breakway by @shimanoes, una prenda que se vende de verano pero que sienta bien estos días de entretiempo, más frescos y húmedos

https://joanseguidor.com/maillot-breakaway-by-shimano-una-pieza-atemporal/

Load More...

Lo + leído