Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Opinión ciclista

El rodillo es azul y se llama Deceunick

Publicado

en

Florian-Senechal-Le-Samyn-1---_Luc-Claeesen---Getty-Images JoanSeguidor

Sénéchal prosigue la historia que Jungels dejó en suspensivos…

Gravel Ride SQR – 300×250

Qué final más bonito de Le Samyn. 

Es primavera en esencia, carrera con cuatro World Tour, 200 kilómetros, adoquines, muros y en Valonia.

No en Flandes.

Pero poco importó, la primavera, en la ceja que limita Francia con Bélgica, sabe a gloria, su ciclismo es bonito, te quita el sueño y te entretiene como si fuera un monumento lo que está en juego.

Pirinexus 300×250

Lo habíamos dejado con Zdenek Stybar ganando la Het Nieuwsblad.

Retomamos la crónica en la Kuurne-Bruselas-Kuurne.

Una crónica que escribe de su puño y letra Bob Jungels, el misil que viste los colores de Lumxemburgo y que rodó como los ángeles en la primera gran exhibición de la primavera, manteniendo el pelotón a distancia durante kilómetros y más kilómetros.

En una clásica de adoquín, triunfó el vigente ganador de Lieja.

Valonia, Flandes, Flandes, Valonia… tanto monta porque en Le Samyn el ganador fue francés.

Y fue un hombrecito de azul, un poderío en la pedalada, y en el control, un eslabón más en el Deceuninck.

Florian Sénéchal no ganó el año pasado pero su nombre asomaba en la segunda línea del wolfpack.

Como los nombres de Cavagna, de Jakobsen.

Es la segunda línea del entonces Quick Step, hoy Deceuninck, que cuando se la reclama sale y juega a ganar.

Porque Le Samyn fue una pizarra que los azules movieron a conveniencia ante una concurrencia nada sencilla.

Entre adoquines descarnados y cotas sin desnivel, Sénéchal se plantó como la carta de Lefevere frente al poderío neerlandés.

Lars Boom y Niki Terpstra se movieron tarde, pero con tiempo que coger la cabeza y hacer trizas lo que quedaba de vanguardia.

En cada movimiento, en cada alarde, Sénéchal, se ponía paralelo, les miraba y desafiaba el poder establecido.

Teníamos expectación por ver a Terpstra fuera de la manada: ya sabe lo que es correr contra tres o cuatro del mismo equipo y no en el tuyo.

Mov_Gore

El francés corrió de diez, manteniendo a raya el poder tulipán y guardando las espaldas de Tim Declerq, que nadó y nadó para acabar en la orilla.

Volvió a ganar el Deceuninck, el equipo de las maravillas y aún hay quien dice que no le conviene a Enric Mas.

Pero si es una máquina de ganar y de pertrechar estrategias exitosas, estar aquí es respirar ambición y poner el alma en cada momento.

Campus Melchor Mauri, una experiencia de inmersión ciclista

Y mientras Enric crece y se hace, no puede estar en mejor grupo.

Un grupo que lleva trece victorias, el pleno en las clásicas y amenaza con nuevas conquistas.

Las carreteras blancas escribirán el nuevo párrafo.

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Opinión ciclista

Espero que los caminos de Tom Dumoulin y Fabio Aru no sean paralelos

Publicado

en

Puertos de Guadarrama - Fabio Aru JoanSeguidor

Fabio Aru y Tom Dumoulin son el espejo de cuán caro se ha convertido estar en lo más alto

No hace mucho, en la charla que tuvimos con Johan Bruyneel, se nos dijo que en el ciclismo íbamos a ver más casos como el de Tom Dumoulin, con pasos a un lado, o el de Fabio Aru, con una retirada ya efectiva a los 31 años.

Cuando hablamos de ambos ciclistas lo hacemos de quienes hace sólo cuatro años lideraban este mundillo

Entre 2014 y 2018, Fabio Aru y Tom Dumoulin ganaron grandes vueltas, etapas importantes y hasta mundiales.

Con veinticinco años eran todo en este deporte, cabeza de cartel por donde competían, aspirantes a todo lo que se les cruzara hasta… que este rodillo llamado ciclismo profesional les pasó por encima.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Como bien sabéis Fabio Aru dejó el ciclismo hace casi dos meses, en medio de la Plaza del Obraboiro, en el epílogo de la Vuelta, la misma carrera que había ganado seis años antes.

Fabio Aru entró en el ciclismo a través de Astana, con quienes logró sus mejores éxitos.

Aún le recuerdan la humildad de sus primeros días entre monstruos como Nibali, Scarponi o Vinolourov, una actitud muy diferente a los críos que llegan con todo aprendido al World Tour.

Fabio Aru se hizo hueco a base de una entrega incondicional, una forma de hacer que le hizo hasta querido y entrañable, esa forma de retorcerse y exprimirse sobre la máquina, alcanzando triunfos muy, pero que muy notables para lo que un servidor llegó a imaginar.

Su paso a UAE fue el inicio de la pesadilla, nunca más volvió a rendir igual, su nombre se escurría de la parte alta de las apuestas, al tiempo que no encontraba explicación a sus dolencias: la famosa arteria iliaca.

Hubo un día que recordamos con nitidez, la etapa de Lauruns el año pasado, mientras Hirschi volaba por delante, Aru se arrastraba y tocaba fondo, en un año ya estaría fuera del ciclismo.

Pues no admite Aru haber pasado noches sin dormir por pensar que no volvería a ser el que fue

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



Joven, ganador y con talento: eso fue Fabio Aru y eso fue también Tom Dumoulin, lo tenían todo en su mano, como otros tantos chavales jóvenes hoy en día.

Pero no es nada sencillo mantenerse ahí

Recordaréis la etapa de la Sierra de Guadarrama en la Vuelta de 2015, cuando Aru lanzó toda la artillería para ganarle la carrera a Dumoulin a 24 horas de llegar a Madrid.

Aquella Vuelta, Dumoulin la había corrido de forma admirable, en terreno muy hostil para él y su corpachón, pero sacó la cabeza, como otras tantas veces que le ha tocado hacerlo.

Fichado por el Jumbo, el equipo de casa, top 3 a nivel mundial, el cuento de hadas no ha sido tal para Dumoulin que se borró de la competición antes que la misma empezara en enero.

Volvió en junio, tiempo justo para ser campeón contrarreloj de los Países Bajos y subcampeón olímpico tras su compi Roglic, el mismo que le marca un listón de líder dentro del equipo que el ganador del Giro 2017 no parece en disposición de alcanzar.

No sé si el tren ha pasado para Dumoulin, pero de lo que no tengo duda es que en su caso vemos que este negocio es duro, muy duro, complicadísimo y que hasta los que consideramos superhombres tiemblan y lo pasan mal para mantenerse a flote.

Sólo espero que Tom Dumoulin encuentre los resortes para reconducir esa clase inmensa con la que ha sido bendecido, pues Fabio Aru ya ha dicho basta.

Continuar Leyendo

Opinión ciclista

Movistar: José Luis Arrieta paga los platos rotos

Publicado

en

Que Movistar rompa con José Luis Arrieta es una decisión de calado

Sobre el documental de Movistar en Netflix, en el que no sale muy favorecido José Luis Arrieta, dice Héctor Carretero en el Biciescapa Podcast de Radio Marca…

«Eso le tiene que gustar a Telefónica, no a mí. Creo que se enseñan cosas en público que quizá deberían ser más privadas, pero al final lo que pretende el documental es eso: enseñar la parte privada de un equipo que nadie más ha hecho. Se enseñen más cosas de lo debido o no, es un paso adelante en el que Movistar se ha avanzado al resto de equipos, y más en esta era»

La reflexión del ciclista que el año que viene vestirá los colores del Kern Pharma, uno de los grandes apoyos para que Carapaz ganara el Giro 2019, es perfecta para poner en contexto lo que ha pasado en la salida de José Luis Arrieta del Movistar.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Siempre hemos dicho, por que así además nos lo habían contado en varios sitios, que «El día menos pensado», el serial azul de Netflix, era un petición expresa del presidente de Telefónica, entusiasmado por todo lo que se movía y se cocía en un evento como el Tour.

Así nos contó Mónica Marchante la producción de documentales en Movistar 

Digamos que metieron la cámara hasta la cocina y que en el equipo, como verbaliza el propio Carretero, no acabó de convencer.

El propio Unzué admitió que había cosas que le habría gustado no se vieran, pero todos pudimos apreciarlas

Visto ahora, supongo que a Eusebio no le disgustarán ciertos momentos de la segunda temporada del documental de Movistar, momentos en los que José Luis Arrieta no sale muy bien parado.

El más morboso, sin duda, el de La Covatilla; el más relevante, a nuestro juicio, la sentencia de Arrieta de que «Roglic no viene a ganar la Vuelta» en los prolegómenos de la salida de la primera etapa, ya sabéis, en Irún.

Pues bien, el ciclismo que representa ese documental, el ciclismo de rendimientos, de redes sociales, el ciclismo que cambia y que como hemos dicho más veces pilló con el pie cambiado a Movistar ya no entiende de sentimentalismos: José Luis Arrieta, fuera del equipo tras diez años a los mandos.

Cualquiera que mire atrás cuarenta años, sabrá del valor que se la da a las relaciones y raíces navarras en esta casa para entender la dimensión del evento.

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



En esta ocasión el documental ha ido a favor de obra en «chez Unzue»

Yo no sé si José Luis Arrieta era o no la persona que frenaba los cambios que el equipo hace tiempo necesita ante lo que acontece a su alrededor, cambios que, por cierto, son extrapolables y necesarios para todo el ciclismo español, como en su día hablamos con el seleccionador Momparler y el periodista Antonio Alix.

Lo que sí intuyo es que el carácter conservador que parece definir al técnico navarro no ha resistido en este entorno.

Arrieta ha sido clave en las victorias de Nairo en Giro y Vuelta, pero también, entiendo, en la decisión que el colombiano no corriera el Tour 2014, al que habría acudido como mejor joven y segundo clasificado del año anterior.

Aquella decisión explica en parte que ese proceso de maduración lenta que siempre se ha estilado en Movistar ya no tiene lugar en este ciclismo en el que si un juvenil arroja buenos datos se le pasa directo a la estructura del World Tour.

Empujados por esta realidad, en Movistar emprenden un camino inexplorado para ellos bajo la guía de Patxi Vila, quien lleva ya dos años en la estructura, no olvidemos.

La ruptura de Movistar con José Luis Arrieta no es cualquier cosa, es una renuncia a los principios que mueven al equipo desde su creación, ello, sumado al revolcón que ha sufrido la plantilla y fichajes controvertidos como el de Piepoli en la preparación e Ibarguren como médico, habla de la profundidad del meneo que le han metido a la casa sin olvidar que al timón sigue Eusebio Unzue, la persona última que toma las decisiones gordas.

Espero que los cimientos aguanten…

Imagen: Movistar Team

 

Continuar Leyendo

Opinión ciclista

Bahrain y tizanidina, espejo de un despropósito

Publicado

en

El hallazgo de tizanidina en Bahrain es una noticia que ahonda en el descrédito histórico del ciclismo

El ciclismo profesional tiene un problema irresoluto y el caso entre Bahrain y la tizanidina es el reflejo de lo que decimos.

Cuadernos del Ventoux, en su newsletter, nos pone la cronología en bandeja.

El 15 de julio se produjo el registro de la policía a las dependencias del equipo Bahrain en el Tour de Francia.

En su día, lo que tomamos como el rutinario registro de cada año de la gendarmería a uno de los equipos del Tour ha dado de bruces con una sustancia de esas que harán de los aficionados al ciclismo entendidos en medicina: la tizanidina.

Se ve que buscaban eso y lo encontraron y lo sabemos por que publican los resultados del análisis de pelo de los ciclistas en una revista científica.

Todo muy simple…

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Hablamos de un relajante muscular que seguro procura mejor sueño y descanso a ciclistas al borde de todo durante una competición, una forma de procurarle recuperación a los competidores mediante una sustancia endemoniada, pues no está prohibida por la UCI ni la AMA, pero sin embargo sólo se puede comprar a través de hospitales.

Tema peliagudo, pues se incurre en la compra «sin justificación».

Para quienes pensaban que Bahrain no era trigo limpio, la tizanidina es la excusa perfecta, la guinda para explicar el rendimiento estratosférico de Colbrelli, Mohoric, Caruso y compañía, cosa que resulta sencilla de creer, por mucho que piense que no se les hace justicia ni a ellos ni al ciclismo si simplificamos tanto las cosas.

Claro que si les pillaron la sustancia durante el Tour y el rendimiento no se resintió, debemos creer que siguieron usándola, incluso después del sonado registro.

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



Pero detrás del éxito de Bahrain hay también trabajo y planificación de los técnicos y corredores, aliñados por un staff médico que ha demostrado que con algo como la tizanidina hay lagunas en el sistema, el mismo en el que nos recomiendan creer.

Una vez más, la ley hace corto y eso en suma es descrédito para el ciclismo, quien no anda con mucho margen en estas cuestiones.

Ahora es tizanidina en Bahrain, mientras el tramadol sigue sin un marco claro y sustancias como las cetonas, siempre vinculadas al Jumbo, entran y salen de la escena.

Usar estas substancias no es trampa, no están en las listas, pero ¿es ético?

Evidentemente lo ético en estos niveles es algo muy relativo, un concepto moldeable a la mente de cada uno, pero conviene no olvidar que cuando se juega con fuego quemarse no es una opción.

El ciclismo viene de tiempos muy duros y aunque nos digan que hay que creer, cuesta hacerlo, incluso con el cariño que le podamos tener a los Bahrain y comprensión con la razones que vimos en Mohoric cuando cruzó la meta mandando callar a la concurrencia por el registro policial.

Al final, entre unos y otros consiguen que la duda siempre flote en el ambiente.

Continuar Leyendo

Ciclistas

El Tour sigue en la trampa de las etapas cortas

Publicado

en

Con etapas tan cortas el Tour se priva el factor sorpresa del kilometraje

Cuando hace una semana vimos la presentación del Tour de Francia, aplaudimos aspectos como el inicio nervioso, viento & pavés, también nos parecieron interesantes los encadenados en montaña y nos atrajo una crono larga a 24 horas del final, sin embargo, si una cosa no nos cuadró fue la profusión de las etapas cortas.

Hace menos de cuarenta años era normal disfrutar de Tours que superaban los 4000 kilómetros, especialmente largo fue aquel de Roche y Perico en 1987.

Luego en los noventa la cosa se fijó entorno a los 3700 kilómetros.

En 2022, el Tour andará por los 3200 kilómetros, con una importante dispersión de etapas cortas.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Así vemos que sólo cumplen con la criba de los 200 kilómetros, o cerca, las jornadas danesas y una que parece muy interesante al tiempo que desapercibida, es la jornada valona de Longwy, con 220 kilómetros.

Ese día el pelotón pasará por algunas cotas y el final es accidentado, una etapa que puede provocar una criba brutal si hay ganas de armarla de lejos.

Ese día nos recuerda a la famosa etapa 7 del Tour de 2021, una jornada de 250 kilómetros en vísperas de la montaña con un trazado envenenado, lleno de dureza y velocidad.

Cuando Van der Poel y Van Aert le dieron una vuelta de tuerca a la carrera quedaban más de 220 kilómetros para meta ¿el resultado?

Una etapa antológica, de esas que hacen gala al gran fondo que se le supone al ciclismo y en especial al Tour de Francia, una etapa de gigantes, con desarrollo de clásica, cuya longitud, trazado y velocidad abrieron tanto el pronóstico que ni Van Aert ni Van der Poel pudieron estar delante al final.

Aquel día ganó su primera etapa Mohoric.

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



Con esto venimos a decir que el ciclismo se vuelve ilógico, completamente impredecible, cuando el pelotón pasa cierta barrera de kilómetros, de ahí el desenlace de clásicas como Flandes, en las que Asgreen, más lento que Van der Poel, acabe imponiéndose.

Y así mil ejemplos.

Que jornadas que nos atraen como Alpe d´ Huez o Col du Granon sólo tengan 166 y 148 kilómetros no hacen justicia a lo que el Tour ha querido proponer recuperando perfiles que, por otro lado, creíamos olvidados.

Las etapas cortas se han metido tanto en el ADN del Tour que las largas, las maratonianas, son una excepción.

Sabemos que el ciclismo evoluciona, que explora nuevos puertos, que busca superficies inéditas… pero sinceramente no le vemos el beneficio a tantas y tantas etapas cortas, sobretodo cuando el Tour vende que ha diseñado el recorrido para las «generaciones más guerreras» donde destaca gente que no se corta en atacar a mil de meta.

Imagen: A.S.O./Pauline Ballet

Continuar Leyendo

TWITTER

Lo + leído