Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo antiguo

David López es «uno de los nuestros»

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Así es la sencilla convivencia de un pro como David López con aficionados

¡Un millón de espectadores en las cunetas del Alpe! Eso nos comentaba David López, mientras cenábamos la primera noche en el restaurante del Hotel Loizu de Burguete, un encantador pueblo del Pirineo navarro. Allí sentado, compartiendo mesa y mantel, junto a una treintena de cicloturistas de todas las categorías, David era uno más, muy cercano, simpático y muy respetuoso con las preguntas que le íbamos formulando uno detrás de otro, casi sin descanso. Era lógico, todos lo mirábamos con admiración.

Hacía tan sólo unos pocos días que lo habíamos visto trabajar muy duro en el Tour de Francia para un compañero de equipo, un tal Froome que acabó ganando la carrera. En nuestras retinas aún estaban grabadas las imágenes de David tirando de todo el equipo Sky, con su líder a rueda y, de pasada, no dando margen a ningún ataque por parte de rival alguno. Una ascensión para el recuerdo, coronando primero la muralla d’Oisans, ante millones de ojos. Una historia que podrá contar con orgullo a sus hijos y nietos y que quedará siempre en el recuerdo.

1024×300 Flandes Zona Centro post

La verdad es que ascender entre tanta gente te da alas, te anima y, sobre todo, te pone la piel de gallina”, nos dice. A la pregunta de… ¿y los que os molestan siguiéndoos tan de cerca, que hacen peligrar vuestra integridad física? David nos dice que son cuatro tontos pero que forma parte del espectáculo, algo que en ningún otro deporte sucede. Si algún aficionado intenta acercarse a Messi o a Cristiano el placaje lo tiene asegurado. Le comentamos si sería partidario, en este tipo de subidas, de hacer pagar algún tipo de tasa simbólica, ni que fuera tan solo uno euro que podría servir para muchas cosas: desde la posible salvación de carreras, equipos enteros o como ecotasa medioambiental. David asiente con la cabeza. Está completamente de acuerdo. Ahí queda la idea. ¿Por qué no?

Pero a David no se le sube el éxito a la cabeza y con mucha educación va contestando las inquietudes de los que estábamos allí presentes. De nuevo junto a nosotros, en su tercera participación en el stage de Burguete, no parecía que estuviéramos ante todo un ganador de Tour. Porque sí, ganó Chris, pero él, junto al resto del equipo, tuvo mucho que ver en el éxito del keniata.

De verlo pasear en bici de la mano de Froome por los Campos Elíseos de París, celebrando el triunfo con una gran sonrisa en su rostro, a estar a su lado, con la misma felicidad que se dibujaba en su cara. Daban ganas de tocarle con un dedo y preguntarse… ¿Es de carne y hueso? Recuerdo acercarme a él y con un apretón de manos de colegas, felicitarle por su extraordinario Tour. Me dio las gracias con mucha sencillez. Alucinante. Estábamos junto a David López y a no ser por su impresionante planta de ciclista pro, muy fino, muy delgado y moreno, recién aterrizado de la Grand Boucle, nadie diría que estábamos delante de un profesional como la copa de un pino, un currante del pedal que comenzaba por fin a destaparse y a coleccionar reconocimientos y éxitos. Ya era hora. El bueno de David se lo merecía.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400



Para el corredor del Sky volver a Burguete significaba encontrarse de nuevo con una familia: un grupo de amigos que disfrutan como él de la bici pero de manera completamente diferente, aunque en nuestro mundo cicloturista ya sabemos que hay multitud de categorías, desde el simple globero al globero Élite, dicho esto con todo el cariño del mundo, por supuesto.

Para David es su profesión, pero como dice el dicho, fue antes cocinero que fraile, y nuestro querido amigo de Baracaldo se inició en el mundo de las dos ruedas como un cicloturista más, participando en las diferentes marchas que se organizaban en la provincia de Vizcaya y sus alrededores, “marchas de las de antes, sin chips ni clasificaciones, donde lo importante era disfrutar en grupo con tu club y donde si uno pinchaba, allí lo esperaban todos”, nos comenta con un cierto regusto nostálgico.

Y es que efectivamente cómo han cambiado las marchas, algo que no entiende David, porque él comprende que el que se dedica a esto no tiene más remedio que pensar en entrenar, en números, kilómetros, potencia y carreras, y cree que lo lógico, los que somos cicloturistas deberíamos recordar que montamos por diversión, para disfrutar, desconectar, dando paseos, más largos o cortos, más duros o suaves, pero siempre bajo un marcado signo de turista ciclista. Lo importante es salir en bici. David no es partidario, como muchos otros, de cicloturistas que esprintan en una marcha, que se colocan un chip para intentar bajar 5 ó 10 minutos su tiempo. “¿Y qué más da? ¿Eso es cicloturismo? Para eso ya están las carreras Máster”, reflexiona David.

No falto de razón, porque él se preocupa por nuestro pequeño gran mundo, opina que todos los que nos dedicamos a ir en bici deberíamos pasar primero controles médicos periódicos, y no comprende, aunque lo pueda entender y compartir, que alguien que trabaja ocho horas diarias saque tiempo para entrenar una marcha con muy duros puertos. “Conozco algunos que como no tienen tiempo, entrenan de noche y dejan incluso a la familia y que, después de participar en una prueba de este tipo, están hechos caldo toda la semana”, nos dice con perplejidad. Todos le damos la razón. No puede ser muy positivo que digamos.

David defiende los derechos de los ciclistas, y de paso el de los cicloturistas, lógicamente, y si tiene que discutir con un coche de autoescuela sobre alguna norma de tráfico que no ha cumplido, pues lo hace, para que al final le den la razón y acaben hasta pidiéndole perdón: “igual así hemos encontrado la raíz del problema, desde las propias autoescuelas”, opina con una cierta esperanza.

Lloret 300×250



Cuando David viene a Burguete, y a pesar de la dureza de algunos de sus puertos, lo hace para pasar unos días de vacaciones, montando en bici con amigos que tengan algo más de vida social y que no se pasen el día hablando de entrenos, carreras, fotos de bicis y que no se sepa nada más de sus vidas. Esto es lo que busca nuestro querido amigo pro en nuestros stages: buen ambiente, diversión, unas risas y disfrutar de la compañía de gente que compartimos una misma pasión, salir por carreteras por donde él nunca había andado, olvidándose del reloj, “llegando a unas horas que uno no sabe si comer o merendar”, nos dice con unas risas. A pesar de todo esto, David no suele relajarse del todo y así, si tiene que pegarse unas series en Larrau pues se las hace, luego ya habrá tiempo en Erroymendi de relajarse esperando junto a otros “fieras”, que han intentado seguir su rueda, al resto de la expedición. Si es que además tiene que tener una paciencia…

Si tiene que afrontar a bloque, con su 39×28, el excepcional primer kilómetro de Beillurti, pues lo hace sin queja alguna. “Mirad -nos dice-, existen deportes que cuando llueve no te mojas, que no tienen coches que les estorben, que no pinchas ni te caes, pero si has elegido la bici… menos quejas y pedalea”. Con esto nos responde a varias preguntas, como por ejemplo si piensa que muchos de estos recorridos que realizamos los cicloturistas jamás los harían los pros. La respuesta de David es contundente: “¿Y por qué no?”

Él es de la opinión que un ciclista entrenado y bien remunerado no debería quejarse por subir puerto alguno y que le encantaría que toda esta zona que lleva visitando durante tres años fuera entrando en los planes de organizadores de carreras. Puertos como Arnostegui, Irei, Lindux, Munhoa… por supuesto. En una comarca de extrema belleza y dureza, eso sí, se tendría que buscar a alguien que pusiera dinero encima de la mesa para poder ver a los pros disputando carreras por estas increíbles carreteras.

Cuando alguno le pregunta si le molesta que los globeros se peguen a su rueda, él nos comenta que en absoluto, que al contrario, y siempre dependiendo de la rutina que lleve ese día, si le toca series o descanso activo, le encanta ponerse al lado de ellos y charlar un rato. Eso sí, si pasa alguno porque aquel día va por faena, y ni le saluda y se le engancha a su rueda de manera un poco pestosa, eso, no lo soporta.

“Pero más por el hecho de que cuando te cruzas con otro ciclista… ¡Saluda! Los profesionales también lo hacemos”. Es una frase manida que no por eso hemos de olvidar y David nos la recuerda. Le comentamos si lo suelen reconocer mucho por la carreteras:”a veces sí, sobre todo si son conocidos de la zona, pero la mayoría de veces no”, y nos explica una jugosa anécdota cuando un día paró en la fuente de Lunada y escuchó a dos cicloturistas que estaban cerca de él como uno le decía al otro: “mira, mira, ese parece un pro” y el otro le respondió: sí claro, uno del Sky va a venir a entrenar por aquí”. El bueno de David nos dice que casi se cae a la fuente de la risa que le dio. Todos soltamos una gran carcajada.

Se hace tan ameno hablar con él que el tiempo pasa muy deprisa. Eso sí, nos explica que lo peor que lleva en estos stages son los madrugones, nos comenta con unas risas. Acostumbrado a competir a partir de las 11 o las 12, o incluso más tarde, le da algo de “pereza” el tener que levantarse temprano. En eso sí que ganamos los globeros a los pro, ja ja ja.

Pero el olor a café recién hecho o abrir la ventana y respirar, y contemplar las montañas que le esperan, ya le llena completamente de satisfacción. Qué diferente es estar concentrado en competir, cuando ni siquiera tienes tiempo ni de contemplar el hermoso ¿paisaje? “Ni lo vemos”. Y la tranquilidad de no tener que aguantar las maniáticas rarezas, dicho con todo el cariño, porque lo respeta y admira, de compañeros de habitación como Wiggo.

De todas formas, a David y a los que osen seguir su ritmo, les dejamos que salgan una hora más tarde, para que luego nos den alcance en la cima de algún puerto duro; aún y así tendrá que esperar alguno de nosotros. ¡Vaya crack, David!
Un profesional que se cuida mucho, por supuesto, pero que come de todo, cuando le decimos si aquí en Burguete hace algunas excepciones con la comida: “Pues no, porque esto es muy duro y hay que ir bien alimentado”, y es además un declarado fan de los maxibon, ja ja ja. David no para de dar las gracias a todos.

No se cansa. Es un fenómeno como persona y como ciclista y todos deseamos tenerlo de nuevo, año tras año, aquí en Burguete, aunque su deseo ahora es, siempre con nosotros, visitar otras zonas como Asturias o Benidorm, algo que le apetece mucho. Incluso ya piensa que cuando se retire será un cicloturista más, eso sí, sin llevar la vida espartana de profesional ni la de muchos cicloturistas que se lo toman como una cuestión personal: “salir y disfrutar de la bici, sólo eso”.

Días más tarde, todos nos llevamos una gran alegría con su victoria en la dura Côte de La Redoute, en el Eneco Tour, algo que hizo que inundáramos su twitter con felicitaciones de todo tipo, pero sobre todo comentándole lo bien que le habían sentado los aires de Burguete y sus series escalando Aitza. Muchas gracias David por ser como eres. No cambies nunca. Te deseamos desde aquí los mayores éxitos y que nos lo cuentes a nosotros, tus amigos los cicloturistas, porque eres uno de los nuestros.

Imagen: Barakaldo Digital

Continuar Leyendo
2 Comentarios

2 Comments

  1. Nuria

    29 de noviembre, 2021 En 16:59

    Nunca habia visto a un ciclista profesional negar un autografo y una foto a un niño, hasta que le vi hacerlo al «simpatico» David.
    Fue en la Vuelta a España 2016 en Leioa, a escasos km de su casa
    Se hizo el loco a la entrada del hotel.
    Lo curioso es que su jefe de filas, ganador de 3 Tours de Francia y una vuelta a España en aquel entonces, si tuvo ese momento con los niños alli presentes. Chapeau Chris!!
    Unos dias despues misma escena y mismo resultado en la salida de Sabiñanigo. Otra vez el Sr. Chris Froome encantador. Pena que horas despues perdiera aquella Vuelta a España en una emboscada de Contador y Quintana.
    A dia de hoy mis hijos tienen su foto con uno de los grandes de la historia del ciclismo y se acuerdan de aquel ciclista antipatico que les nego la foto.
    Cada uno su sitio…

    • Iban Vega

      29 de noviembre, 2021 En 17:14

      pues sí que lo lamento, por que la historia que Jordi cuenta aquí es suya propia

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

Abraham Olano bailó con la más fea

Publicado

en

Abraham Olano JoanSeguidor
Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Pocos ciclistas fueron más profesionales que Abraham Olano

Recuerdo cuando hace un par de años corrió por las redes un polvorín de felicitaciones para Abraham Olano.

50 años cumplió entonces el guipuzcoano.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Curiosamente cada felicitación, cada retweet que sonaba en el espacio, tenía una respuesta, un tufo de reproche que quienes vivimos la época del tolosarra nos recuerda a la de entonces.

Miembro de la generación del setenta, Abraham Olano fue posiblemente el mejor de esa hornada.   

Coincidió con Eugeni Berzin, ejemplo de grandeza acompañado por la total desaparición, el vacío.

Hoy vemos al ruso vendiendo coches con una figura que esconde con la que un día fue ganador del Giro.

También Francesco Casagrande, grande pero lejos de sus limites, y Michele Bartoli, enorme en lo suyo, en las Árdenas.

Coincidió con Marco Pantani, sobran palabras, pero el palmarés del romagnolo es menos extenso que el de Olano.

También van en ese lote Erik Zabel, Eric Dekker, Peter Van Petegem y otros rodaron con más o menos fortuna y no buenos finales en todos los casos.

Hace unos años nos felicitó las Navidades desde Gabón, aquí al lado…

Abraham Olano acumula un bagaje que le sitúa entre los mejores ciclistas de la historia del ciclismo español y sin necesidad de haber ganado el Tour, la carrera que marcó su techo.

Ganó el primer mundial para España, sí con la ayuda de Miguel indurain, pero arrimado a la grandeza de un pedaleo que fue grande hasta el final, incluso con la rueda pinchada.

También, el mundial contrarreloj tras la hacerlo en la Vuelta y a ello le añadió muchas e interesantes piezas que para muchos sólo una de ellas justificaría una carrera entera.

Con estas credenciales, a Olano, sin embargo le persigue un fantasma, un estigma, una especie de reproche generalizado porque no llegó a donde no sé quién pensó que debería haber llegado.

Cuando Miguel Indurain colgó la bicicleta todos les miraron

En el Tour de 1997, Olano demostró que nunca ganaría a carrera francesa y que su regularidad, siempre coronaba noveno los puertos, no le valdría en el empeño.

Gran canaria 400×400
400×400 – Shimano Ultegra
Cruz 400×400

Decepción, amargura, frustración,… cuando se siembra de falsos argumentos el camino, pasa lo que pasa y Olano fue una estrella ahogada en las nunca cumplidas proyecciones, proyecciones que por cierto él nunca lanzó. En la Vuelta del 98 se vio claro, el público en general y su equipo en concreto se decantó por el Chaba Jiménez.

Emoción frente a razón. Momento ante gesta. En los peores instantes de aquella relación imposible, pocos dudaron en ponerse al lado del abulense.

Pero a Olano le quedó un segundo capítulo de ingratitud por parte del ciclismo, ese que le vino desde Unipublic, que prescindió de él cuando se sacó el famoso listado de ciclistas manchados en el Tour de 1998.

Sabiendo lo que se sabía, resultó curiosa la sorpresa mostrada en esos momentos, pero en fin, esto es el ciclismo, esto es la vida y a Olano, felicidades por tus ya 52 primaveras, siempre le tocó bailar con la más fea.

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Ese Darrigade que privó a Coppi de su sexto Lombardía

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

El Vigorelli vio a Darrigade acabar con el reinado de Coppi en Lombardía

El año 56 Fausto Coppi era una sombra, resplandeciente, pero una sombra de lo que había sido sólo unos años antes.

Sin pertenecer ya a Bianchi, el campeón de Castellania quería ganar por ultima vez el Giro de Lombardía, el monumento de su tierra, la carrera que tenía por quintuplicado en su palmarés y contribuía a engrandecer su leyenda.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Con los colores de la competencia, con Carpano, Coppi sabe que dos pupilos de su antiguo director, Pinella De Grandi, cumplen los requisitos para aguarle la fiesta.

Son Jacques Anquetil y André Darrigade 

El primero, el siguiente grande en la línea generacional, el otro, el sprinter del momento, un corredor que vivió con amargura la jornada en la que el equipo francés no le asistió cuando el Tour iba hacia Toulouse.

Fue ese Tour que se ganó “a lo Walko”, es decir confiando toda tu suerte a una fuga.

Lombardía, el 21 de octubre de 1956, es una tierra entregada a Fausto.

En la ermita de los ciclistas, en el Madonna di Ghisallo, ataca Ronchini y se lleva a Coppi a rueda, que al poco rato ya va solo en cabeza porque Ronchini no releva.

Obedece órdenes.

Algarabía, “un uomo solo al comando” se chilla por las cunetas, Coppi vuela hacia el Vigorelli, el mítico velódromo milanés que pone colofón a la clásica de las hojas muertas.

El ataque de Coppi acaba resultando una trampa, su perdición.

Por detrás los franceses toman la caza del ídolo local y es Darrigade en persona quien lleva el peso.

Ciclismo de pulso, a pelo, sin cortapisas, de hombres contra hombres, sobre viejas máquinas, cafeteras a nuestros ojos, que ponen el físico y el talento por delante de todo.

Entre cortes y tirones, una pléyade de estrellas toma la estela de la rueda de Coppi.

A su estela afilan los cuchillos Van Looy, de Bruyne, Bouvet, Bobet, Magni y ese español que hacía cosas atípicas, Miquel Poblet.

Juntos vuelan hacia la elipse de Milán.

En el Vigorelli, Van Looy no espera, le sigue Magni.

Pero Coppi no ha dicho su última palabra. El ídolo saca la baraja y reparte juego, se pone al frente, parece que Coppi va a ganar.

Ha superado a Rik, al que todos llaman emperador.

Gran canaria 400×400
400×400 – Shimano Ultegra
Cruz 400×400

Pero la decepción cae sobre las marquesinas de Vigorelli, una decepción generalizada: Darrigade, el velocista de los récords en el Tour, emerge de la nada y supera a todos, gana Lombardía, la carrera que ansía Coppi para endulzar su lento, largo e insufrible declive.

Darrigade no entiende de sentimentalismos, a los pocos días le volvería a ganar, sería en el Baracchi, en una crono por parejas, otra vez con final Vigorelli.

Coppi ha encontrado la horma de su zapato.

Imagen tomada de Giro for Ghisallo

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

La explosión de José Pérez Francés

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

El ciclismo actual no aguantaría un carácter como el de José Pérez Francés

La imagen me ha prendado, sinceramente, me parece genial, un momento, un instante, una explosión, un ciclismo silvestre, explosivo y abrumador, como el carácter de José Pérez Francés, el genio cántabro que vivió en BCN y que nos dejó hace cuatro meses.

Rara vez se alcanza tanta perfección para describir un genio, un ciclista que gente que ha convivido con él, me define como uno de los corredores con más clase y talento que jamás hayan visto.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Es más, y aunque suene a exageración, me lo han situado, y lo leeréis en próximos meses, en la línea que va de Anquetil a Merckx pasando por Ocaña.

Es José Pérez Francés, de quien todos recuerdan esa etapa del Tour que acabó en Barcelona, sus triunfos en el otrora prestigiado Campeonato de España, el Giro que perdió por su temple, las etapas en la Vuelta,… su palmarés no lo describiremos ahora porque es enorme, queremos recordar el personaje que cuando el Tour volvió a Barcelona muchos años después declinó todo homenaje pues tenía que hacer su ración diaria de kilómetros.

Personaje duro y fuerte, pisó el podio del Tour al cobijo de dos leyendas como Anquetil & Bahamontes.

No escatimaba mal humor cuando las cosas no salían como él esperaba y algunos compañeros tuvieron que encajar sus reflexiones en voz alta, muy alta.

Eso sí, en carrera era un volcán, un tipo capaz de contener un temple que le rebosaba, para lo bueno y lo malo.

En la línea de sucesión de ciclistas de raza en España se puede decir que Luis Ocaña bebió de sus fuentes.

Corredores que salían, rompían con lo establecido y punto, sin término medio, ni opción a rectificar.

Gran canaria 400×400
400×400 – Shimano Ultegra
Cruz 400×400

Tormentos para quienes llevaban el coche de equipo.

Genios, corredores con un áurea imperial que no necesitaron un grandísimo palmarés para traspasar los tiempos y hacernos imaginar cómo encajarían en el ciclismo presente.

Por todo eso, por todas las veces que hemos oído hablar de él, al ver esta foto, nos han venido estas andanas a mente.

El chaval corría para Ferrys, donde dirigía Damian Pla, pero mandaba él.

Ojalá un José Pérez Francés pisara por nuestro ciclismo de vatios y potenciómetros.

Imagen tomada de As Ciclismo

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Charly Mottet, el hombre de las victorias singulares

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

En el ciclismo de los 80-90´s Charly Mottet fue omnipresente

En la historia del ciclismo que cabalgó entre los ochenta y noventa hubo un ciclista que posiblemente hoy hubiera sido muy valorado, pero que entonces, con todos mucho más centrados en el rendimiento de las grandes vueltas, pasó más de puntillas, hablamos de Charly Mottet.

El de Valence acumuló un palmarés de más de sesenta victorias, algunas muy destacadas, en medio de dos generaciones que acapararon el trono ciclista durante casi veinte años.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Charly Mottet no fue de la quinta de Perico, Roche, Fignon y Lemond, ni perteneció a la de Indurain, Breukink, Bugno y Raúl Alcalá.

Ni en una, ni en otra, entre dos mares, pero ello no le impidió tener brillo propio, incluso en un ciclismo, el francés, en el que el rey sol era rubio con gafas redondas y que respondía al nombre de Laurent Fignon.

Ambos compitieron juntos con los colores del Systeme U, hasta que Mottet decidió por dejar «chez Guimard» y emprender la aventura del RMO.

En sus diez años de profesional se aupó al podio no pocas veces y en carreras del nivel de Dauphiné, Lombardía, Romandía y una que dominó hasta tres veces, el Gran Premio de las Naciones, el oficioso mundial contrarreloj.

Fue podio en el Giro que dominó Bugno más dos etapas en la Vuelta y tres en el Tour.

Gran canaria 400×400
400×400 – Shimano Ultegra
Cruz 400×400

Pero entre esa tela de triunfos que le situó tan arriba, hay uno que queremos destacar, una que le llevó a decir: «He llegado más alto que el Montblac, he ganado tras 4800 metros de desnivel«.

Lo comentó sonriente y feliz tras ser el primer ciclista en inscribir su nombre en la historia de la Clásica de los Alpes.

Eso fue una tarde de mediados de mayo del 91, en la primera edición de una carrera que con los años sería un buen termómetro para el inminente Dauphiné, a la corta, y el Tour de Francia a la larga.

Mottet logró ese triunfo en las montañas que rodeaban la ciudad alpina y termal de Aix-les-Bains tras escaparse con Robert Millar.

Ambos llegaron solos al final para jugarse el triunfo de una forma increíble para una carrera alpina, en un sprint con sur place incluido a trescientos metros de meta

Mottet, más rápido, acabó con las opciones del escocés de larga coleta y violenta pedalada en las subidas.

Aquella edición inaugural sólo la acabaron unos treinta ciclistas de los ciento veinte que salieron.

En esos contextos de dureza extrema, Mottet también era un maestro.

Imagen: CapoVelo.com

Continuar Leyendo

TWITTER

Un ciclista debe ser algo más que ciclista???
Gino Mäder piensa que sí, que el ciclismo le da una buena plataforma para hablar de medioambiente e intentar mejorar la calidad de los lugares que frecuenta en bicicleta, sea entrenando o compitiendo

https://joanseguidor.com/gino-mader-ciclista/

Mikel Nieve vuelve a casa.
Tras un periplo de 8 años entre Sky y BikeExchange, @CajaRural_RGA vuelve de vestir de verde uno de los MVP del pelotón pro.
En breve le tendremos en El Podcast de @JoanSeguidor.

¿Alguna pregunta para él?

#PodcastJS

2

Un chute de vida & ciclismo con Juan Carlos Unzué @ivoox https://go.ivoox.com/rf/81418928?utm_source=twitter&utm_medium=social&utm_content=audio&utm_campaign=tw_autopublish

Año tras año en la #ChallengeMallorca tienen un carrerón, viene buenos ciclistas, el paisaje es brutal... pero no hay tele en directo.

En pocas palabras, es como si no existiera.

https://joanseguidor.com/challenge-mallorca-tele-directo/

Año tras año en la #ChallengeMallorca tienen un carrerón, viene buenos ciclistas, el paisaje es brutal... pero no hay tele en directo.

En pocas palabras, es como si no existiera.

https://joanseguidor.com/challenge-mallorca-tele-directo/

Load More...

Lo + leído