Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo antiguo

La inédita y olímpica historia de Christa Luding y Clara Hughes

Publicado

en

DT – 2022 post

Christa Luding y Clara Hughes han sido campeonas olímpicas de ciclismo e invierno

La historia por poco sabida no merece ser omitida. El día que los Juegos Olímpicos coreanos echaron el cierre, hace ua cuatro años, con una fenomenal final de 50 kms de esquí nórdico, queríamos acordaros de dos campeonas olímpicas que las cuñas de Eurosport nos recordaron esos días porque lo fueron de invierno y verano, y en verano lo consiguieron en las pruebas de ciclismo. Hablamos de Christa Luding y Clara Hughes.

La primera era alemana del este, la antigua RDA, en tiempos en los que los mapas de geografía política en Europa borraron fronteras marcadas desde el mismo final de la Guerra Mundial.Christa Luding fue patinadora y ciclista de velocidad. Es una de nuestras campeonas olímpicas.

Christa Luding fue fija en los podios de los ochenta e inicios de los noventa

Su leyenda empieza como patinadora de velocidad. Medio kilómetro y kilómetro, medallas de oro en Sarajevo 1984 y Calgary 1988.Ese mismo año sería plata en la final de velocidad en Seúl 88, la primera olimpiada coreana y la anterior a la de Barcelona, en el 92, como la de Albertville, donde sería bronce de patinaje velocidad en 500 metros.

Trek 2022 – Leaderboard Post 728×90

Clara Hughes es una leyenda en Canadá

La otra protagonista es de Winnipeg. Es una leyenda, una celebridad en un país de honda tradición olímpica, como es Canadá.De hecho, Clara Hughes fue la abanderada en los juegos de Vancouver 2010.

Los juegos de casa, como Chris Hoy en Londres.Para tal honor, Hughes, subcampeona del mundo de contrarreloj en Tunja, año 1995, donde Indurain y Olano, ya había pisado podios olímpicos.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

En Atlanta, año 1996, se colgaría dos medallas de bronce en las carreras de carretera, crono y ruta, pero con el tiempo se pasaría a patinadora de distancias más largas que Luding.Hughes ganaría medallas desde Salt Lake City, año 2002, a Vancouver, año 2010.

Por medio, en Turín, 2006, entraría en la galería de campeonas olímpicas: oro en los 5000 metros.

Con la final de hockey hielo aún resonando, las emociones del frío y deslizante, hemos querido tener una esquinita de estos preciosos juegos en este mal anillado cuaderno que es El Velódromo.

Imagen: Olympics

 

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo antiguo

¿Qué hubo de cierto en lo de Bahamontes y el helado?

Publicado

en

DT – 2022 post

Ahora que tenemos tiempo vamos a ese helado que rodea la mística de Bahamontes

No puedo por menos que exponer en estas páginas una anécdota que tuvo en su tiempo una gran repercusión en el ámbito deportivo y que dio rápidamente la vuelta al mundo a través de los medios informativos. La protagonizó mi buen amigo el ciclista español Federico Martín Bahamontes y ese famoso helado.

Fue mucha la tinta vertida por los periódicos de aquellas épocas. Había como una necesidad por plasmar alguna noticia que tuviera ribetes  sensacionalistas. Nos hemos de situar en el Tour de Francia del año 1954, que tuve la suerte de seguir varias etapas como invitado en el coche del conocido e insigne periodista Gaston Benac, que trabajaba en la dirección del importante rotativo galo France Soir, un entusiasta y buen conocedor del deporte de las dos ruedas.Antecedentes

Era la primera vez que el ciclista toledano se alineaba en el Tour. Se le consideraba todavía algo desconocido, aunque se le tildaba como un personaje jovial, todo temperamento y un tanto locuaz con las gentes. Con anterioridad se había distinguido con cierta autoridad dentro de nuestras fronteras. En cualquier escalada a cualquier puerto de alta montaña, se debía contar con el ímpetu desenvuelto de un tal Bahamontes, una estrella todavía desconocida en los ámbitos de la bicicleta.

Se había distinguido particularmente en la Vuelta a Asturias del año 1953, en dónde mostró sus dotes innatos como escalador que le llevaron a conquistar con soltura el Gran Premio de la Montaña. El vencedor absoluto de aquella prueba fue el malogrado Antonio Gelabert, mallorquín por más señas. Días después, Bahamontes  concurrió en la Volta a Catalunya, confirmando su capacidad física cara a su porvenir. Le faltaba pulir su manera de correr y asentar su espíritu un tanto fogoso. Debía dosificar mejor los esfuerzos para obtener un mejor rendimiento en la carretera. En el Tour de Francia hizo gala de su gran facilidad cuando la carrera iba cuesta arriba, especialmente tanto en los grandes puertos alpinos como los pirenaicos. Espíritu inquieto, siempre agitado, cuando la carretera se enfilaba y se perdía hacia las altas cumbres. Nadie entre los ciclistas se sentía con ánimos para hacerle sombra en el terreno de alta montaña.

Trek 2022 – Leaderboard Post 728×90

El escenario: El Col de Romeyère

Fue en el transcurso de la ascensión al puerto de Romeyère, de 1.074 metros de altitud, punto elegido por el ciclista toledano para evadir del gran pelotón y adquirir una ventaja en minutos un tanto notable. Coronó la cima en solitario y con una renta de tiempo un tanto acentuada. Tomó la decisión inesperada de apearse de la bicicleta y sentarse al borde del bordillo de la carretera ante la mirada sorprendida de miles y miles de aficionados que estaban allí presentes contemplando de cerca las vicisitudes del Tour 1954, aquel magno y multicolor espectáculo deportivo. Todos quedaron estupefactos por la escena que vislumbraron. Efectivamente, había en la misma cumbre, en un punto cercano y perfectamente localizable, un modesto vendedor de helados con un pequeño y deteriorado carrito de color más bien blanquecino, que llamaba a la atención. Alguien entre el público se apiadó de Bahamontes, aquel nuevo ídolo que parecía surgir de la nada, ofreciéndole un helado que el toledano aceptó con enorme  fervor y encendida gratitud.

El tomarse un simple helado

Las gentes se preguntaban qué extraño suceso era aquel. De un hombre que había llegado primero en la cima y que reponía sus fuerzas con un simple cornete lleno de vainilla. Mucha tinta, repetimos, consumió la prensa para comentar aquel hecho que parecía inédito. Este hecho acontecía en la decimoséptima etapa que llevó a los corredores de la ampulosa ciudad de Lyon a la bien conocida población de Grenoble.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Cada cual de los allí presentes hizo su comentario particular al respecto, de lo que se estaba viendo, siempre bajo un prisma un tanto propio e imaginativo. Bahamontes, al que nos une de años una sincera y gran amistad, me confirmó debidamente que aquella parada momentánea había sido debido a una avería que había sufrido mientras ascendía al puerto de referencia que hemos aludido. No había sucedido otra cosa que la simple rotura de un par de radios ubicados en la rueda trasera. Era arriesgado, con la rueda acusadamente descentrada, afrontar el descenso de aquel puerto cuestionado. Se quedó a esperar el coche de asistencia del equipo español, cuyo director técnico en aquel entonces era el madrileño y bien conocido Julián Berrendero, al que muchos le apodaban “El negro de los ojos azules”. Tardó un buen rato en llegar el coche auxiliar con su mecánico, el tiempo suficiente para tomarse tan suculento y sabroso helado que despertó tantas y chocantes controversias.

Este suceso dio la vuelta al mundo varias veces. Se comentó, repetimos, en términos inimaginables. La verdadera razón o circunstancia de aquella parada obligada había sido la rotura simple de un par de radios. Se solventó al fin la avería, facilitándole una nueva rueda hasta que la calma de aquel acontecimiento volviera las aguas a su cauce normal. La etapa, simple curiosidad, no la ganó Bahamontes, que a la larga fue alcanzado, sino el corredor regional francés llamado Lucien Lazaridès.

El apodo de “El águila de Toledo”

Para terminar este comentario y esta realidad que viví muy de cerca, he de adicionar al mismo tiempo un eco relativo a Monsieur Jacques Goddet, hombre de gran prestigio, director del Tour en aquel entonces y al que tuve la oportunidad de conocerle muy amistosamente. De él quisiera decir que fue el que se le ocurrió la iniciativa o la idea de apodar a Bahamontes con el apelativo de “El águila de Toledo”, un sobrenombre que se hizo muy popular en la esfera internacional del pedal. Nunca olvidaré este detalle que el infatigable e inolvidable Monsieur Goddet me venía repitiendo a mis oídos cuando teníamos la oportunidad de saludarnos y hablar de nuestras cosas y de nuestro ciclismo. Me impactaron sus doctos conocimientos que alimentaron todavía más mi afición por la bicicleta.

Por Gerardo Fuster

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Mundial ciclismo: Alfredo Binda, el primero y siempre tricampeón

Publicado

en

DT – 2022 post

El primero en ganar tres mundiales siempre ha sido Alfredo Binda

La hazaña que Oscar Freire estuvo empeñado en cosechar fue singularizarse en la historia del ciclismo como el primer tetracampeón del mundo de siempre.

Sin embargo, el Mundial es una carrera cuyos mejores ciclistas no superan las tres coronas. En ese listado, amén del cántabro, residen tres leyendas como Alfredo Binda, Eddy Merck y Rik Van Steenbergen.

Ah, y Sagan, Peter Sagan, quien a su favor tiene dos cosas: fue el primero en ganar tres seguidos, espejo de la dificultad del reto, y aún optaría a mejorar el registro, aunque nos tememos que la mejor versión de la superstar eslovaca queda lejos.

Pero volvamos a Alfredo Binda…

Trek 2022 – Leaderboard Post 728×90

“Binda, Alfredo, di Cittiglio a las 16.55 horas ha completado los 178,5 kilómetros en 6 horas y 40 minutos a un promedio de 26,520 kilómetros por hora”.

Éste fue el encabezamiento de la edición extraordinaria que La Gazzetta dello Sport sacó a la luz el día 21 de julio de 1927 por la consecución del primer mundial de la historia en manos de Alfredo Binda.

En el circuito alemán de Adenau, sobre los trazos del mítico curveado de Nurburgring, Binda se convirtió en el primero del listado de grandes que en su día vistieron el arco iris.

Aquella mítica edición fue copada por la selección italiana que además de Binda se completaba con Girardendo, Piemontesi y Belloni.

Un dream team que seccionó toda opción de sorpresa en medio del diluvio y viento que acosó a los contendientes. En la penúltima de las ocho vueltas, Binda surgió e incrementó renta sobre sus compañeros para llegar con más de siete minutos sobre Girardengo y Piamontesi.

La Italia fascista tuvo aquí uno de sus pilares propagandísticos sobre las virtudes del hombre itálico.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Binda ganaría otros dos Mundiales en Lieja y Roma los años 1930 y 1932.

La temporada de su primer arco iris se impuso en 12 de las 15 etapas del Giro que obviamente se atribuyó.

Él, junto a Girardengo, sembró el camino de los grandes que habrían de venir unos tales Bartali y Coppi.

Foto tomada de http://cycling-passion.com

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

Abraham Olano es y será el primer campeón del mundo español

Publicado

en

Mundial Colombia JoansEGUIDOR
DT – 2022 post

Hasta Olano España no tuvo un campeón del mundo por mucho que escueza

Recordar el mundial de Duitama, año 1995, con Abraham Olano en campeón del mundo y Miguel Indurain entrando segundo, batiendo el puño al cielo colombiano,… eso son palabras mayores.

No sé si fue por que aquella pasó por ser una de las últimas carreras que veía con la inocencia del primer ciclismo o por lo emotivo de un triunfo al horario del telediario de la noche, aquellos momentos no los cambiaría por nada en el mundo.

Ni siquiera que el orden del podio fuera otro, al revés del que guardamos en las fotos.

Abraham Olano fue campeón con todo merecimiento, aprovechando aquella figura enorme, afilada y en forma que era aquellos días Miguel, un tapón en forma de ciclista que hizo su parte de la estrategia, una estrategia de libro, de escuela de ciclismo.

Trek 2022 – Leaderboard Post 728×90

Pero aquel desenlace sigue levantando ampollas y lo hace entre gente que se dice aficionada, cosa que no entiendo.

Una cosa es querer a un corredor como si fuera tu hijo, Indurain esto lo tenía, y otra perder la perspectiva y ver que lo que se hizo se tenía que hacer y que si el grupo, tirado por Casagrande primero y Pantani luego, hubiera dado casa a Olano, ahí estaba Miguel para rematar.

Tanto tiempo después, sigo leyendo auténticas tonterías sobre Olano, minusvalorando los logros de un ciclista que está entre los mejores de la historia en este lado de los Pirineos.

Y cuando digo entre los mejores, le sitúo entre los diez de siempre, en noveno lugar, entre Marino Lejarreta y Miquel Poblet.

Claro que ese listado que hice hace un tiempo es como todo en este mal anillado cuaderno, subjetivo.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

De lo que no cabe duda es que el Mundial que gana Olano es historia con mayúsculas y que aquella hazaña encierra mucho mérito, pues al vasco no se le conocía precisamente por ser un gran escalador y ahí estuvo, siendo campeón del mundo en la edición más dura de la historia.

Luego todo lo que siguió a ese triunfo, la Vuelta que gana, a pesar del Chaba, las muchas veces que se cae y se levanta, la crono del mundial de Valkenburg, cuando España brillaba en esta disciplina, el podio en el Giro y otras tantas cosas que hablan de uno de los grandes de verdad.

No fue, eso es cierto, el más vistoso en el recorrido, lo pasaba muy mal en la montaña, pero el tío se dejaba los huevos en cada subida, achicando agua y minimizando pérdidas, picando piedra como pocas veces hemos visto a nadie.

Que un día, hubo alguien que le marcó como sucesor de Indurain, que venga y nos lo explique, porque eso no es una losa, eso es un plomo al cuello en alta mar.

Olano hizo lo que pudo y fue mucho, dio resultados y la estadística ahí lo pone, además abrió el camino en el maldito mundial, que no es poca cosa.

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

La primera etapa de la primera Vuelta ciclista a España

Publicado

en

DT – 2022 post

Camino de 90 años del nacimiento de la Vuelta ciclista a España

Así conté un día la primera etapa del la primera Vuelta ciclista a España…

El día 29 de abril, a primera hora de la mañana, con el sol asomando sobre la coronilla de la arboleda de la Puerta de Hierro madrileña y una multitud congregada para la ocasión, se dio la salida a la primera edición de la carrera nacional.

Los diarios rezumaban titulares que retrataban el ambiente.

Un fotomontaje ponía en valor los bustos de las esperanzas españolas frente a la pequeña, pero muy experimentada, delegación extranjera. De izquierda a derecha: Federico Ezquerra, faz como desdentada, rehundida, presa de una extrema delgadez, pelo hacia atrás como recién lavado.

Un cadáver sobre la máquina. Luciano Montero, de mirada desconfiada, ceño arrugado y rostro ligeramente escondido, como si una sombra aplacara algún sentimiento frustrado.

Vicente Trueba, como ausente, ido.

Se vio que aquella no fue su carrera.

World Fondo WT – Epic

Mariano Cañardo, esbelto, frente ancha, peinado marcado, gruesa nariz, ojos vigorosos y cara angulosa. Sonriente, fue el único en vestir camisola oscura, como distinguiéndose entre tan mal disimulado blanco.

Porque Mariano Cañardo era el hombre de la afición. Las miradas de la España que entronizaba su primera Vuelta eran para él. Las esperanzas se cernían sobre sus espaldas anchas y delimitadas por aquellos tubulares de recambio que tenían que llevar cual chaleco, en previsión del seguro reventón. El negro asfalto de la ruta lucía a menudo una marca hecha a mano.

Emborronada y tosca, la leyenda no iba más allá del “Viva Cañardo”, así, simple, escrito por miles de carreteras a yeso, con la muñeca en escorzo imposible.

Trek 2022 – Leaderboard Post 728×90

Niños, mayores, todos se desgañitaban al paso del navarro.

Espachurraban tiza en el suelo como quien empuja sus sueños hacia el cielo.

Casi de forma premonitoria, las portadas avanzaron lo que el sentir de la gente y la suerte de la competición corroborarían.

Mariano, dorsal uno a la espalda, era el hombre a seguir de salida, y lo fue a cada paso hasta Madrid, esa Madrid que rezumaba obras de Federico García Lorca por los carteles de sus teatros.

Las razones de aquella pasión de Semana Santa por Mariano derivaban de una excelsa lista de victorias en el panorama nacional desde el mismo momento en que decidió ser ciclista y se colgó un dorsal.

Aquel fornido ciclista de Olite, aunque instalado en Barcelona, desde su mayoría de edad presentaba credenciales sobradas en el panorama doméstico, tales como la Volta a Catalunya, la carrera que entonces marcaba el paso, que había ganado cuatro veces, sumada a campeonatos de España y la Vuelta al País Vasco.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Harina de otro costal era hablar de sus activos más allá de los Pirineos, esa extraña frontera para los ibéricos de la época que Mariano sí que había osado cruzar, pues un año antes había sido noveno nada menos que en el Tour de Francia, en una edición ganada por Antonin Magne, con Vicente Trueba décimo.

No obstante correr en suelo no español, para aquella generación de ciclistas que, más que aprender el oficio, tuvieron que inventarlo, fue un cénit no solo físico sino también mental que habría que trabajar con calma, tiempo y pasión para superarlo.

La carrera partió muy temprano dirección Valladolid.

En el alto de los Leones el suizo Leo Amberg soltó el primer ataque de la primera etapa en la primera edición.

Pronto Mariano se erigió en protagonista. El navarro-catalán se soldó a la rueda del belga Antoon Dignef.

El infortunio quiso que los pinchazos hicieran acto de presencia bien pronto.

Los tubulares de Mariano parecieron de mantequilla durante toda la carrera, cosa que ya se vio en la primera jornada.

Varios pinchazos, y Dignef voló. El belga ganó en Valladolid una etapa para la historia, lo que le supuso ser el primer líder de la carrera.

Se vistió de naranja, algo que por mucho que lo intentara, Mariano no lograría jamás, aunque portara el dorsal uno en tan singular ocasión.

No obstante su historia mereció ser plasmada en los anales del ciclismo. Estuvo llena de grandes gestas, heroicidad y grandeza sin igual.

Pocos días antes de empezar, Cañardo manifestaba un disimulado optimismo ante la Vuelta.

No quiso entrar en el detalle de su estado de forma, no quiso concretar rivales, pero sí puso de relieve que los malos momentos del Gran Premio de la República, disputado poco antes, ya eran historia. Su ambición se tapaba a duras penas.

Confiado en sus posibilidades, la modestia solapaba lo que sus piernas le daban a entender.

Mariano quería ganar, y la magullada teoría de la superioridad foránea no iba a detenerlo.

Texto de libro «El primer campeón, el mundo que vio Mariano Cañardo«

 

Shimano – Leaderboard 1024×300
Continuar Leyendo

Lo + leído

X