Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Chris Froome

Chris Froome: ¿Cómo sienta ganar una Vuelta ocho años después?

Publicado

en

Tour 2020 Chris Froome JoanSeguidor
Tuvalum

Una Vuelta pasados ocho años deja a Froome sin foto ni honores

Dicen que el fallo de la Vuelta de 2011 se conoció mientras Chris Froome estaba en quirófano.

Desconocía este detalle pero es eso, un trozo de vida, ejemplo de lo que nos mueve y el azar al que estamos sujetos.

Instantes después del tremendo golpe de Chris Froome en el reconocimiento de la crono del Dauphiné saltó la liebre: Juanjo Cobo no era ganador de la Vuelta de 2011.

 

Un corrimiento de resultados que nuestro amigo Xavier resume en este hilo…

… que tiene por conclusión final lo que a muchos nos chirrió desde el momento de coronar los ganadores de esa Vuelta, ahí, en la confluencia del Paseo del Prado con Alcalá.

Las dos Vueltas a España que figurarán en el palmarés de Chris Froome tienen asterisco

La segunda se falló hace escasamente hace un año, a su favor, claro, fruto de una maquinaria legal que dudo tenga precedentes en ciclismo.

Ni Neymar, oiga.

La primera cayó con casi ocho años de retraso.

 

¿Qué dirá Chris Froome de su primera Vuelta a España?

Porque una cosa es que el fallo te venga dado al momento, como aquella decisiva expulsión de Rasmussen que le dio el amarillo a Contador, otra que te den la carrera uno o dos días después de finalizar, Marino Lejarreta sobre Angel Arroyo, y otra diferente este caso de Froome y Cobo.

Personaliza tu Belador Aero Hydrid de Berria

Recuerdo leer que en el podio, en aquel podio de Madrid, no querían estar ni Froome ni Wiggins porque Cobo les daba tufillo.

Sea como fuere la carrera ya es suya.

 

Un premio inesperado, que como siempre en ciclismo, no sé si Froome hará suyo cuando en unos años resuma en conferencias y charlas lo que ha sido la trayectoria más exitosa del ciclismo británico.

Estadísticamente Chris Froome igualaría a Alberto Contador, con siete grandes, y dejaría a sir Bradley sin el título de primer británico en ganar una gran vuelta, el Tour de 2012.

Sea como fuere, el premio a Froome no creo que ni le arranque ni una mueca de sonrisa en el hospital o habitación que deba estar.

Pon #CicloturismoCatalunya y adivina los tres primeros del Tourmalet en twitter 

Para Froome la Vuelta de 2011 pasa a engrosar un currículo que ahora mismo de poco o nada le sirve ante el reto que tiene por delante.

 

Saber de la gravedad y profundidad de las heridas de Chris Froome es imposible, aunque el diagnóstico cogido en frío diga que es complicado que vuelta a montar una bicicleta con las garantías de éxito que lo hizo un día.

El ciclismo quema campeones, pitó Cobo, le cayó la Vuelta a Froome, pero aquí no acaba el cuento, el palmarés del ciclismo es como un lodazal, acuoso e inestable.

Que Cobo fuera el último lo firmaríamos, que lo sea, no estamos seguros de que así sea.

Ciclo21
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Chris Froome

Es muy difícil creer en Chris Froome

Publicado

en

Tuvalum

La ilusión del quinto Tour de Froome no se corresponde con lo que vemos

Para Chris Froome la mayor de nuestras admiraciones, para él y los suyos, que siguen, pertinaces, creyendo que es posible, que está en el radar, que puede caer el quinto Tour.

Es de admirar, de verdad lo decimos

En el UAE Tour, mientras Ineos Grenadiers ponía el ritmo para Adam Yates, Froome se caía del grupo principal, curiosamente acompañado de una de sus «manos derechas», Wout Poels, en los buenos años del Team Sky.

Ver a Froome quedarse de los grupos, antes incluso que empiece la batalla, es desalentador, de puertas hacia a afuera para quienes, como en este «mal anillado cuaderno», nos gustaría verle en el big five, en el club de quíntuples ganadores del Tour.

Leemos su entrevista en The Guardian y esa admiración vuelve a florecer de entre las letras y cada párrafo.

Afirma Froome que le inspiran las historias como Tom Brady, el siete veces ganador de la Super Bowl con más de cuarenta años, para ver que él es capaz de ganar un quinto Tour.

«Estoy tan cerca» implora contando sus cuatro victorias que le sitúan en tierra de nadie, sólo está él en ese nivel.

Está cerca en la estadística, pero creo que lejos, muy lejos, en la realidad.

Compite contra sí mismo en una recuperación que Oscar Guerrero, técnico en el Israel, describió como la ideal, pero a nadie se le escapada que no está solo en esta escalada.

[elementor-template id=»36790″]

 

Los rivales que surgen no son pocos ni malos, de hecho si miramos sus compañeros de podio en los años de dominio, desde Nairo a Bardet, pasando por Valverde y Uran, apreciaremos que estos ya han dado un paso atrás ante la chavalería que crece.

Y no sólo eso, el equipo, su equipo, el Israel, es una especie de hall of fame de buenos corredores, algunos excelentes en muchos casos, cuyo mejor momento creo que ya pasó.

Lo vimos con Michael Woods en Alpes Marítimos, aislado entre las cuitas de Groupama y Trek, pero ya no sólo él, todo en el Israel suena a tiempos pasados.

Una realidad poliédrica que como vemos no invita a ser optimistas para con Froome, otra cosa es que si alguien puede conseguir una resurrección sin igual, sea él, como en su día lo consiguió Alejandro Valverde tras el tortazo en el prólogo del Tour de 2017.

Ciclo21
Continuar Leyendo

Chris Froome

Israel ve más oportunidad que riesgo en Chris Froome

Publicado

en

Tuvalum

El fichaje de Froome es el anuncio de algo más serio en el Israel Start-Up Nation

Romper una lanza a favor de un cuatro veces ganador del Tour de Francia debería ser algo obligado, si no supiéramos el camino que ha llevado a Chris Froome hasta el Israel Start-Up Nation.

A priori nos podríamos quedar en la superficie y remar con todos nuestros prejuicios: que si Froome no se va recuperar de tamaña avería, que tiene una edad importante, que el Israel no tiene solvencia…

Todo eso es cierto, no cabe otra vuelta sobre una obviedad que cualquier persona que siga este bendito deporte tiene clara.

Pensar que Froome vuelva a ser el de hace ya dos años y medio, cuando ganara el Giro y pisara el podio del Tour, es mucho pensar, pero eso no significa que ellos estén en el mismo argumento.

Froome es el mejor ciclista de su generación, una leyenda en activo, no sabría decir si el mejor ciclista en ejercicio de su profesión, pues hay unos cuantos con excelente trayectoria.

Por todo eso podemos pensar que si hay uno que vuelve volver por sus fueros, ése es él.

[elementor-template id=»36790″]

 

Pero eso es una suposición, la experiencia nos dice que los grandes campeones son capaces de renacer, Froome lo ha sido alguna vez, pero la empresa en la que está inmerso desafía todas las leyes.

Luego está el equipo, un buen equipo, pero lejos de ese Team Sky que le pertrechaba en los Tours que iba ganando.

Dan Martin y Michael Woods son dos potenciales gregarios con ínfulas de liderar, que podemos admirar mucho, pero que no son unos críos.

Detrás de ellos, el equipo tiene trotones como De Marchi, Hermans y Hagen que podrían confirmar un bloque con limitadas opciones de defender con solvencia un liderato.

Aunque en este ciclismo de intereses cruzados, no siempre gana el que tiene el mejor equipo, cuando te llamas Chris Froome necesitas los mejores de inicio contigo.

En todo caso, creo que este escenario es bien conocido en el equipo que seguro tenía al inglés en el punto de mira desde el momento que Jerusalén acogió la salida del Giro 2018.

Y por eso, en la balanza debe pesar más la carta de solidez y seriedad que da Froome ante la apuesta ciclista de Israel que cualquier rendimiento deportivo, a sabiendas que el corredor viene de un accidente que le pudo costar la vida.

Cada año el Israel ha sido un poco mejor que el anterior, desde 2015

La desaparición de Katusha fue el golpe de efecto en la mesa del World Tour y ahora Froome… quien puede ser el instrumento para la nueva dimensión a un proyecto que ya no es realidad y que pone de relieve que el ciclismo es un excelente vehículo para vender ya no sólo productos, también naciones.

Ciclo21
Continuar Leyendo

Chris Froome

La Vuelta 2020 es el antes y después de Chris Froome

Publicado

en

Tuvalum

En Ézaro, Chris Froome acaba de sumar los últimos adeptos de la Vuelta

Para quienes seguimos en esto hace tiempo, recordamos cuando Chris Froome explotó en el ciclismo, fue en una Vuelta, la de 2011, en días salmantinos, entre La Covatilla y la crono de Salamanca, en un grand slam que le llevó hasta la segunda plaza, tras Juanjo Cobo. segunda plaza que sería primera, casi ocho años después.

Sea como fuere empezó entonces un periodo de dominio que se alargó hasta el Giro de 2018, dando con un palmarés de lujo donde brillan cuatro Tours, entre los cuales algunos se distinguieron por el bloqueo casi obsesivo de la carrera, dejando en el recuerdo ediciones para el tedio, en especial los de 2016 y 2017.

 

Chris Froome y el Team Sky se granjearon, a mi juicio, inmerecidas antipatías, pues ellos al final hacían su trabajo, y no era sencillo, eran capaces de dominar con puño de hierro la mejor carrera del planeta y firmar en la historia registros que nunca se dieron, que un equipo ganara tantos Tours en tan poco tiempo, ni creo que se den en años.

Eso lo llevan con ellos, igual que la pesada losa de la continua sospecha, tanto del dopaje como del motorcillo en aquella subida del Ventoux.

Todo ruido, todo confuso, sobre lo primero salió de un no negativo de la Vuelta a España, sí merced a una colla de picapleitos bien pagados, y de lo segundo, surgieron mil vídeos, pero nada fue más allá.

[elementor-template id=»36790″]

 

En fin que Froome ha dominado el ciclismo más reciente pero no lo ha tenido nada sencillo.

Las cosas hoy son muy diferentes a hace tan sólo dos años.

Hoy Chris Froome es un ciclista que deshace el camino de su lesión y convalecencia, sabedor que su montaña más dura no ha hecho más que empezar.

Y es ahí, en ese Froome descolgado y lejos de los mejores donde muchos han comenzado a apreciarle, sobre todo por la sencillez, bien pagada, ya lo sabemos, de tirar para Carapaz cuando le dan las piernas, que cada vez le dan un poquito más, y hacer de doméstico si el equipo en el que lo ha logrado todo lo necesita.

Al fin y al cabo, como ha dicho, devuelve lo que un día le han dado, y trabaja para otros y poder tener la autoridad moral de un día pedir el trabajo de terceros.

Incluso como dice, no puede hacer caso a la gente que dice sentir pena por verle así, pues en su fuero interno cree que puede volver a ser competitivo.

Moral no le falta, pero es que los grandes campeones se distinguen por eso y por mucho más.

 

Y en el caso de Froome por el vídeo que nos ofreció subiendo a Ézaro, dando conversación a Diego Ayús, periodista que por lo que vemos está trabajando en la Vuelta.

La pieza habla por sí sola…

… pero también la historieta que cuenta Diego aquí.

Vio a Froome llegar desprovisto de motos y con posibilidad de grabarlo en plena ascensión, a un ritmo que se puede seguir perfectamente caminando en paralelo a él, sin acercarse mucho por el tema de la Covid.

Hablan y departen, «menudo repecho» comenta Froome, que conoce Ézaro de aquella Vuelta que Purito dominaba con puño de hierro hasta la etapa de Fuente Dé, y suelta un «impresionante».

Pero lo mejor es cuando le da las «gracias» por admitirle Diego que es un ídolo para él, la guinda para una Vuelta que sin duda es el antes y después para un tío al que sólo le puedes desear lo mejor el año que viene, cuando el Israel le abra las puertas de su último desafío: ser capaz de al menos disputar el que podría ser su quinto Tour de Francia.

 

Ciclo21
Continuar Leyendo

Chris Froome

La humildad de Chris Froome viene de serie

Publicado

en

Froome Vuelta
Tuvalum

Ver a Froome trabajando para Carapaz le engrandece

Entre las imágenes que nos deja la segunda semana de la Vuelta, Chris Froome se ha llevado el foco.

Richard Carapaz, gane o no la Vuelta, podrá decir que a él un tío que ha ganado siete grandes, entre ellas sendas Vueltas, le ha estado ayudando.

Mejor o peor, ta sabemos que este Froome no es el corredor top que viene siendo desde hace años, pero ayudando, poniendo su granito de arena a una causa, la última, que defiende para el equipo que le ha visto crecer, explorar y dominar en el ciclismo.

 

Hay muchas formas de irse de un equipo y Chris Froome ha elegido la baza que le ha caracterizado desde siempre: la elegancia, siempre bien, siempre contribuyendo y sumando en un colectivo del que él ha sacado un gran provecho.

Chris Froome contribuye en lo que puede o las piernas le dan, no recordaremos cómo se han ido otros de sus respectivos…

En todo caso, ahí le vemos, tirando del carro en ciertas jornadas tenidas por intrascendentes en las que Ineos y Caparaz le necesitan, y lo hace punto.

Como no se cansa de repetir Contador, Froome fue su gran rival junto a Andy Schleck, y por ello le llama tanto la atención verle en lides de gregario cuando otros ni soñarían hacerlo.

Se pregunta si Nairo, Porte o el mismo Valverde harían lo mismo, cuando la realidad nos demuestra que hablamos de mundos paralelos.

A Chris Froome no se le han caído los anillos, por que el fondo pasan dos cosas: él ha visto cómo corredores del calibre de Porte, Landa o Poels se han vaciado por él, por estar estipulado en el contrato, pudiendo incluso liderar equipos rivales, y por otro lado él viene de ser un ciclista de equipo, en Barloworld y sabe de la necesidad que un líder tenga un personaje de su envergadura ayudando.

Es obvio que no será la mejor rueda para Carapaz, que su estado de forma no le dé para romper a los Jumbo, pero Froome está y se le agradece, igual que la humildad que le ha venido de serie, desde el inicio, sabiendo que esto es un «hoy por ti mañana por mi».

Imagen: FB de La Vuelta

 

[elementor-template id=»36790″]

 

-escrito el 20 de octubre- 

Han pasado 16 meses y cada vez es más probable que Froome no recupere su mejor versión

Esta misma mañana admitíamos que la Vuelta de Chris Froome iba a resultar una prueba muy dura, sin embargo nunca imaginamos que esta salida a balón parado de Irún hacia Arrate fuera a desnudar lo mucho que le queda a Chris Froome para ser el que era, si es que en su fuero interno cree que eso sigue siendo posible.

Aquí no venimos a cargar, por eso, las tintas con un corredor que es un campeón de leyenda.

En la horquilla delantera de tu bicicleta se distinguen cuatro rayas amarillas, dos rojas y otra rosa, son en definitiva las muescas de lo que es y ha conseguido Chris Froome en el ciclismo, siete grandes como siete soles, entre las que destacan los cuatro Tours de Francia que ahora mismo, y me da que va a ser así en el futuro, le distinguen como un ciclista único, entre los que ganaron cinco y los que vienen por detrás con tres.

Durante los años más pesados del dominio del Team Sky con Froome al frente en el Tour, defendimos que las victorias del inglés a veces carecían del brillo que nos gustaría por la aplastante superioridad de su equipo, controlando y hasta bloqueando la carrera a su antojo, con gregarios que andaban como líderes y ritmos que hacían desistir de cualquier intento.

Lamentamos que rara vez tenía que defenderse solo.

Eso a Froome le valió criticas, muchas veces además, sin embargo ser el capo de tal engranaje implicaba un trabajo y sacrificio que sólo él sería capaz de explicar.

Una meticulosidad que creímos suficiente para acercarse la mejor versión de Froome después del gran tortazo que se dio en el entreno de aquella crono del Dauphiné.

Pero no, las dudas que entonces también surgían, la avería era gorda, se convirtieron en temores en agosto y una evidencia en el arranque de la Vuelta a España.

Chris Froome no va, sencillamente no camina, se descuelga cuando quedan muchos en el grupo y en los descensos húmedos hacia Eibar iba cuadrado, con un miedo casi irracional a volverse a caer.

Podemos echar mano de la gravedad de las heridas, del tremendo trabajo que implica la recuperación, de todo eso, pero es que han pasado 16 meses ya y Froome no camina.

Pensar en disputar una etapa parece un quimera, cuando si más el Tour u otra grande.

Froome no funciona y no dudamos que ha hecho todo lo que está en su mano, pero el tiempo pasa y la mejoría no llega.

Pico de las NIeves en Gran Canaria: ¿El puerto más duro de Europa?

En la primera etapa de la Vuelta, su equipo ni siquiera le ha esperado, y no debía, todo hay que decirlo, por que si tienes un ciclista como Richard Carapaz que me parece llega muy en forma a la carrera hay que ir por faena.

Por que esto es el ciclismo y la vida, que no esperan ni entienden de galones.

Es admirable que un tipo que ha ganado tanto y tan bueno siga trabajando para ser el que era, o aproximarse, pero la realidad es tozuda y con Froome se ha cruzado en el momento que quiso entrar a comer en la mesa de los más grandes.

Sólo espero una cosa, que la Vuelta le resulte, que crezca en forma y coja la moral para no desistir, que alcanzar su mejor versión quizá sea improbable, pero sí el perfil de un ciclista de leyenda que quiere, al menos, dejar lo mejor de sí hasta el mismo día que decida colgar la bicicleta.

 

 

Ciclo21
Continuar Leyendo

TWITTER

"Eolo estará con nosotros unos tres años, pero en nuestra mano está que este equipo siga creciendo" Ivan Basso
https://www.ivoox.com/ivan-basso-nuevo-giro-de-audios-mp3_rf_66330598_1.html
#PodcastJS

Ivan Basso conoció pequeñito el Giro, luego lo compitió y acabó ganando, hoy va al frente de su propio equipo...
https://joanseguidor.com/ivan-basso-giro-italia/
#PodcastJS

El golpe que Van der Poel dio en la Strade Bianche es una de esas victorias que exceden con mucho el mero apunte estadístico, es una OPA A TODA LA PRIMAVERA

https://joanseguidor.com/victoria-van-der-poel-strade-primavera/

Load More...

Lo más leído