Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclistas

Alejandro Valverde siempre fue ganador

Publicado

en

World Fondo WT – Epic

Alejandro siempre fue ganador, desde sus tiempos de amateurs y luego lo siguió siendo en pros” me comentó no hace mucho uno de los corredores que más íntimamente ha convivido con Alejandro Valverde estos últimos veinte años, un compañero de profesión que no sabía esos días que el fenómeno murciano estaba a eso, a un paso, de ser centenario, cien victorias, un listón muy complicado de rebasar, sólo un ínfimo porcentaje de la población ciclista profesional lo puede contar, a muchos estrenar el palmarés les desvela, pero el casillero de Valverde nunca paró.

Ahora miramos atrás, a ese ciclista que vistiendo los colores del Kelme amateur era un auténtica garantía de éxito. El Kelme de los catalanes Jordi Riera y Pedro Aroca, el de Cayetano Julià, compañero y paisano en la huerta murciana. Valverde le ganó un campeonato de España sub 23 a nuestro querido Isra Nuñez, que de aquella gesta, recuerdo, se tiñó de rubio.

Pasó a pros en 2002, un periodo de aclimatación de un año y empezar a ganar, empezar a caer perlas, de todos los tamaños y colores. Valverde fue ya en 2003 un anotador puro, un contador que estuvo a cero lo que tardó en empezar la Vuelta al País Vasco, donde ganó su primera etapa. Empezó entonces la marabunta, una auténtica cascadas de interpretaciones, de querer encarrilarle. Le veíamos clasicómano de vanguardia. Pero si hizo segundo en su primer Mundial, en Hamlilton, batiendo a gente de nivel top en el sprint final y guardándole las espaldas a Igor Astarloa, el campeón del arco iris canadiense.

Poco antes había logrado una victoria imposible en La Pandera, en su querida Vuelta a España, la grande que me mejor se le dio siempre. En la cima jienense apareció de la nada mientras Heras y Cárdenas esperaban a no sé qué. Victoria que marcó, como la de Courchevel en el Tour de 2005, aguantando el motor trucado de Lance Armstrong y remachándolo en meta, entre la agonía y el éxtasis. Una cada imberbe que reflejaba gloria teñida de dolor.

Asaltó las Ardenas en el tenebroso 2006, el año de la Operación Puerto, una sombra que le acompañaría hasta que tuvo que cumplir sanción cuatro años después. Sé que esto es una loa de Valverde, pero omitir ese mal trago haría incompleto el retrato, porque Valverde ganaba antes y ganó después de ese despacho venido desde Italia y su Comité Olímpico.

En 2009 ganó la Vuelta, una carrera que tuvo dos claves: la avería de Cadel Evans en la coronilla de Monachil y el sufrimiento casi inhumano de Valverde en los peores momentos de la carrera. Era el Valverde agonístico, que no tenía mucho que ver con el coco que un año antes, en 2008, se marcó el mejor ejercicio de su vida: líder en el Tour -qué llegada en Plumelec-, Lieja, San Sebastián,… qué pena que esos mundiales, e incluso Juegos Olímpicos, los corriera solapado a Paolo Bettini.

Y volvió en 2012, ganando rápido en Australia y sumando otra etapa en el Tour, la carrera por la que bebió los vientos y cuyo podio acabó pisando, quizá cuando menos se lo esperaba, cuando todos esperábamos que echara el resto por Nairo. Pero como dijimos al principio, Valverde siempre fue ganador, y entre sus perlas, los registros en una carrera de anotadores como la Flecha Valona, el ejemplo de que en los tiempos de Gilbert, Purito y cia, el mejor uphill finisher es este murciano.

Estos años el de Las Lumbreras, con poco o nada que demostrar, ha pasado a ser un cilcista de culto. Recuerdo esa llegada a Cumbres Verdes, una recta en medio de un pinar en La Zubia, Valverde tira desde abajo y acaba ganado la etapa, esos días de perenne memoria, como la etapa que gana en el Giro el año pasado, corrida a mil por hora, apuntalando el podio, otro podio, en las grandes que siempre pensamos que no iban a ser lo suyo.

Ahora Valverde es centenario, una trayectoria hecha a su medida, a su gusto, ejercida entre mil presiones, en años muy malos para el ciclismo y una inconformista masa de aficionados que le creyó Superman por momentos. Nada más lejos de la realidad, con sus defectos y virtudes, es Alejandro Valverde, sin temor a equivocarnos, el ciclista más singular de la historia de este deporte en España.

Imagen tomada de FB de Movistar Team

INFO

Conoce la variedad de Cruz en accesorios para llevar la bici en el coche

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Wout Van Aert

Van Aert, dime con quién pierdes y diré lo que vales

Publicado

en

World Fondo WT – Epic

Van der Poel, Alaphilippe y Ganna han impedido el arcoíris a Wout Van Aert

Decir que Wout Van Aert estaba jodido ayer, al final del mundial de ciclocross, no hace justicia al momento, Van Aert estaba jodidísimo.

En el podio, no esbozó sonrisa alguna, mirada perdida y cara de póquer, luego vimos su imagen roto en el box, solo, con el casco puesto, pero las gafas no, seguro que soltando alguna lagrimilla de impotencia.

Es una roca de coco, pero ello no quita que le duela en el alma perder una carrera que creo que vio suya.

Mathieu Van der Poel le acaba de abrir brecha en el puja por los mundiales, un 5 a 3 que, viéndoles todos estos años, se ajusta bien a la realidad de uno y otro.

Van Aert ya sabéis lo que pienso de él, pero el nieto de Poupou es canela en rama, un killer en toda su dimensión que si ponemos negro sobre blanco ha ganado muchas veces que perdido frente a Wout cuando de ciclocross hablamos.

Al ver a Van Aert destrozado en la carpa posterior a la carrera pensé en la maldición del arcoíris que le persigue y creo que se puede prolongar.

Mirad la colección de platas que lleva desde el mundial de ciclocross de hace cuatro años y comprobad con quién se las ha tenido que ver.

Al final, rotan los rivales, pero el fijo es Wout Van Aert, como el perejil de todas las salsas, peleándose con auténticas eminencias en lo suyo, sin encajar todos los golpes.

En este tiempo, al margen de perder el oro olímpico ante Richard Carapaz, Van Aert se ha colgado la plata con Van der Poel en ciclocross, pero también con Julian Alaphilippe en ruta y Filippo Ganna en contrarreloj.

Van der Poel, Alaphilippe y Ganna al aparato…

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Esos han sido los rivales de Wout Van Aert las últimas veces que estuvo merodeando el arcoiris, la cita de esos nombres marca el nivel del amigo.

Wout Van Aert está en una cantidad de batallas que es imposible salir indemne siempre.

Rara vez falla en la contienda y cuando lo hace es sonado, como en el mundial australiano que acaba ganando Remco Evenepoel.

Y es aquí donde quería ir, que Remco es otra piedra en el zapato de Wout para aspirar a recuperar el arcoíris que tiene por tres veces en ciclocross.

El actual campeón es sin duda un mal compañero para compartir los galones, con esa ambición y forma de hacer, pero tendrán que entenderse si un día les surgen todos los rivales que hicieron aguas en Australia y desmontar de una vez que la celeste belga corre fatal los campeonatos del mundo.

En todo caso, lo que en muchos casos debería ser tomado como una virtud, para Wout Van Aert es un problema, estar en misa y repicando es complicado hasta para él.

Le ha salvado, en gran medida, que sus mejores prestaciones han sido en el Tour, pero, ojo atención, porque este ciclismo ya no es de un mes ni de una carrera y a Van Aert le cabe la presión de salir a ganar siempre y eso muchas veces propicia que pierdas muchas más veces que ganes.

Imagen: FB de UCI Cyclo-cross

Continuar Leyendo

Ciclistas

Rui Costa, nunca entierres un campeón

Publicado

en

World Fondo WT – Epic

El retorno de Rui Costa es la noticia del arranque de año

En breve tendremos un aniversario de esos sonados, los diez años del Mundial de Rui Costa.

Florencia, qué carrera, qué jornada, el día que Rui llevó esa fama de asaltador de diligencias al extremo.

Diez añazos atrás, el luso era uno MVP del pelotón.

Cada vez que cazaba la fuga, los demás se podían dar por jodidos, cada vez que se ponía un dorsal en Suiza, lo mismo.

Un fino olfato añadido a su cénit físico hasta esa tarde florentina.

Lo que para muchos podría haber resultado el punto de inflexión para Rui Costa no fue el caso.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

No escapó a la maldición del arcoíris y nunca brilló como en ese 2013, perdiendo jornadas como aquella que le gana Omar Fraile en el Giro de Italia en un mano a mano.

Eso en cualquier otro momento, no se le habría escapado, ese día sí, como en algún otro.

Rui Costa fue importante en el segundo Tour de Pogacar, demostrándose que el UAE le ponía un techo claro a sus aspiraciones.

No sólo era el esloveno, eran otros, que si Ayuso, que si Almeida, que si McNulty…. en un equipo así el brillo individual está sujeto a muchos nombres y múltiples circunstancias.

Por eso el fichaje por Intermaché le ha sentado bien.

Nuevos aires y bríos renovados, corriendo pensando sólo en el presente, sacando el instinto en Mallorca, para retomar el engorde del palmarés, y paseando la genialidad que no caduca en la Vuelta a Valencia, donde, no nos engañemos, no sólo estuvo donde debía, es que ha tenido unas piernas brutales, de ganador.

El final que nos da en Valencia, sitúa a Rui Costa como uno de los corredores más en forma del pelotón, ahora mismo, en el amanecer de febrero, con toda la campaña aún por delante.

Bienvenido el luso, vuelta a los titulares, él y su equipo, que no se baja del podio de los más laureados, pocas estructuras son capaces de sacar tanto a un plantel con estrellas, sí, pero las justas…

Imagen: FB de Volta a La Comunitat Valenciana

Continuar Leyendo

Ciclistas

Aprender de Kristoff es hacerlo del mejor de la historia

Publicado

en

World Fondo WT – Epic

La experiencia de Kristoff en el Uno X es un lujo para el equipo

Si nos pidiesen un nueve histórico noruego en ciclismo creo que tendríamos problemas en hacerlo más allá de los nombres que todos tenemos en mente: Hushovd, Kristoff, Boasson Hagen…

Si apretamos un poco más, si vamos al PSC, aumentamos la lista con dificultad, habría que irse al histórico ganador de Luz Ardiden, Dag-Otto Lauritzen y el rival de Freire, Kurt-Asle Aversen.

Ahora mismo Noruega tiene por eso un campeón del mundo CRI en Tobias Foss y otros elementos interesantes como Odd Christian Eiking, líder en la Vuelta, y Sven Erik Bystrom, campeón mundial sub 23 en Ponferrada.

Pocos arriba, contados con los dedos de una mano, pero muy buenos y el mejor de todos Alexander Kristoff con 86 victorias.

Itzulia

Cuando hablamos de este tiparraco, que un día ganó Wevelgem y nos preguntamos si estaba lo gordo que parecía en las imágenes, lo hacemos de una de los mejores ciclistas de la actualidad.

Ya no es sólo los dos monumentos y las cuatro etapas del Tour que le contemplan, es lo mucho que se le ha visto, lo mucho que ha influido en carrera y sobre otros -sobre el mismo Sagan en el Tour de 2014- y, especialmente, lo mucho que sabe del oficio.

He leído esta charla con el ciclista  en la previa de la Volta a la Comunitat Valenciana y responde esto si su rol en el Uno X tendrá que ver con la tutoría de una chavalada que va por los 24 años de edad media

«Son bienvenidos a preguntarme cosas, pero no soy su entrenador. No he entrado aquí como un gurú. Aunque estoy feliz de ayudar a otros a ajustar objetivos, principalmente probaré las cosas yo mismo en la bicicleta. Todavía me siento como uno más, incluso tengo algunas canas más

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

A mí me da la sensación que todos le van a mirar y harán bien.

Pocos ciclistas se han mantenido tanto tiempo tan arriba, volviendo incluso cuando no lo esperábamos, como aquella caótica etapa de Niza en el Tour del 2020.

Con Kristoff van a tener un libro abierto en el día a a día, pero especialmente para mantener el tipo en situaciones de presión extrema: sus dos monumentos son dos incunables de cómo ganar una gran carrera.

Que aprovechen, porque no siempre el mejor ciclista de un país puede acabar su trayectoria en un equipo de casa y Kristoff lo ha conseguido.

Continuar Leyendo

Mikel landa

Cosas para ver 2023: Mikel Landa más allá del Tour

Publicado

en

World Fondo WT – Epic

Veo muy optimista pensar que Landa opta al podio del Tour de Francia

He escuchado y leído en varios sitios que Mikel Landa está en la terna de aspirantes al podio final del Tour de Francia.

En nuestro podcast nos lo soltó el amigo de A Cola de pelotón, Albert Rivera, quien a veces pierde un poco el norte cuando habla de Mikel Landa…

A mí todo esto me suena a déjà vû.

Yo creo que Mikel Landa tuvo ocasión de pisar el podio del Tour hace tres años, cuando la carrera se fue a septiembre por la pandemia.

Se quedó cerca, aunque no tanto como cuando le tocó correr para Froome y Bardet le rebañó la plaza en el último suspiro, por bien poco.

Itzulia

Pensar que en 2023, opta a esa plaza, sin embargo, me parece muy optimista.

Hay varios mejor posicionados que él, entre ellos sus dos compañeros de podio en el Giro, Carapaz y Hindley, pero no sólo eso, creo que Mikel Landa tocó techo hace un tiempo y esperar la mejora necesaria para dar ese salto es algo iluso.

Digo todo eso, centro el tiro tanto en el Tour, porque me temo que Francia y el mes de julio van a estar muy presentes en todo lo que haga.

Me gustaría ver a Landa brillar más allá del Tour y calendario tiene.

Ya ha buscado la suerte en Valencia y Andalucía parece de su perfil, ambas además sin crono, pero especialmente Tirreno-Ariático, en cuyo podio si que ha estado las dos últimas ediciones.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Italia se le da bien y la Tirreno le gusta y la conoce, lo mismo que sacar algo diferente de su paso por las clásicas de las Árdenas, a las que llega con la tercera plaza en Lombardía como aval que las clásicas duras pueden ser una oportunidad para él.

Por medio la Itzulia, baño de masas y un trazado en el que va a tener buenas opciones para hacer algo bonito.

Somos conscientes que en el Tour se juega todo lo gordo, que sale de casa y que marca la línea entre un gran corredor y un campeón, pero cifrar objetivos tangibles es la clave para no caer en la decepción.

Landa podría pisar el podio, pero sus registros y opciones por el camino son tantos que el Tour no puede copar todas sus miras, espero que así sea.

Su palmarés está lleno de grandes plazas y pocas victorias, nunca será un anotador, pero de ahí a tener sólo 16 triunfos con esa calidad hay muchos matices.

Continuar Leyendo

Lo + leído