Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Opinión ciclista

Accidentes ciclistas: Nuestro dorsal uno se retira

Publicado

en

Anna González JoanSeguidor
Shimano 2021 Junio

31 segundos de realización impecable. Una puesta en escena inmejorable. Un anuncio emotivo, lleno de sentimientos y sensibilidad a flor de piel. Memorable.

En un impresionante primer plano, Anna, con su cabello a merced del viento, se nos muestra elegante, decidida e incisiva, sin dejar de lado, para los que la conocemos, un cierto aire de melancolía inquietante que nos conmueve: es emocionante el verla, y el escucharla, articulando palabra tras palabra, reforzada por los subtítulos que, leyéndolos, aún nos invitan más a la máxima atención, resumiendo en un instante el mensaje que nos quiere trasladar, y lo hace con ímpetu sereno, como es ella, cuando cualquier otra persona en su situación se podría haber derrumbado. Anna no, y se nos muestra templando su pasión, pintando un cuadro inmenso de evocación, de tristeza contenida, ayudado todo por los colores de la imagen: tonos claroscuros que realzan aún más el impresionismo de esta proclama.

En una nueva escena, ya vemos donde está ubicada nuestra Madona del Ghisallo, nuestra particular Dorleta. A distancia, contemplamos su figura, sola, justo en el centro de un bello paisaje en el que la pantalla se divide en cuatro partes: dos de cielo azul que casi se unen en una tercera en la línea del horizonte con el añil del mar que, a su a vez, abraza un rocoso acantilado coronado por una verde alfombra. Justo en medio de todo este marco está ella: Anna, en una inquietante situación que nos hace poner los pelos de punta, mientras la cámara se le va aproximando y observamos lo cerca que está del abismo: exactamente a un metro y medio, la distancia que separa la vida de la muerte.

Un escalofrío recorre todo nuestro cuerpo con esta fotografía y su arenga final, más si cabe, cuando en un nuevo plano, esta vez cenital, vemos a Anna junto al quebrado vertical, que con forma de proa de un barco, rompiendo las olas del océano, nos hace estremecer con una imagen muy difícil de olvidar. Así que desde aquí felicitar no sólo a Anna, sino también a la Dirección General de Tráfico y al creativo que ha ingeniado este maravilloso y llamativo anuncio, pues cumple todos los requisitos para llegar a sus destinatarios, cumpliendo a la perfección el compromiso para el que ha estado diseñado: un remate final para una campaña de concienciación que no olvidaremos jamás.

Una llegada a meta apoteósica después de lanzar un sprint final demoledor tras una durísima carrera de fondo, sorteando etapas, una tras otra, a cuál más dura, a cuál más dificultosa, llena de obstáculos, de subidas y bajadas, de correr mucho pero con cabeza, liderando el vasto pelotón de ciclistas, profesionales o no, cicloturistas, bikers y usuarios de la bici en todo su amplio espectro: desde el que va a trabajar moviéndose por la ciudad, hasta el que va a comprar el pan o el diario o el que simplemente la utiliza para ir a darse un baño a la playa, sin olvidarnos de los peatones. A todos ellos, a todos nosotros, por nuestra seguridad. Nos ha llevado en volandas y nosotros la hemos seguido hasta el final, a nuestro maillot amarillo. Y lo ha hecho en masa, moviendo montañas, y si nosotros no hemos podido acercarnos a ellas, Anna lo ha hecho por nosotros, con una fuerza colosal y un valor tremendo. Y es que siempre hemos creído en ella, desde que se presentó hace un año y medio como jefa de filas del pequeño equipo que por entonces se estaba forjando, con muy pocos medios: alguna foto, algún texto de llamada y una etiqueta que empezó tímida pero que ha acabado siendo toda una referencia, todo un grito reivindicativo que refleja una lucha aún inacabada pero que promete que lo haga pronto. En efecto, #porunaleyjusta se convirtió en un efecto viral que llegó a todos los confines de nuestro país, porque seguro que no hay nadie, ciclista o no, que no sepa lo que significan estas cuatro palabras unidas.

Han corrido muchos ríos de tinta sobre lo que Anna ha hecho, y aún continua haciendo, por todos nosotros; no nos vamos a repetir ahora, pero queremos que estas palabras que le volvemos a dedicar sirvan de colofón, primero, para darle las gracias, algo que nunca, nunca, nos cansaremos de hacerlo y, segundo, porque parece que este próximo 30 de junio, y según ha anunciado públicamente, Anna se va a tomar un merecido descanso para dedicar su tiempo a vivir por fin su vida, después de un trabajo impagable, completamente altruista, dando ejemplo de constancia y tenacidad, de lucha y sufrimiento, con madera de líder, auténtica, todo un ídolo a nivel mediático que echaremos de menos, como símbolo de nuestra resistencia.

Nuestro dorsal nº1 se retira, seguro momentáneamente, porque conociéndola, ella seguirá ahí, quizás de otra manera, viendo los acontecimientos desde otro punto de vista, sabiendo que ella fue pionera batallando por cambiar unas leyes para proteger una numerosa familia, con la satisfacción del «deber» cumplido -porque no era su deber-, cuando por fin se vean reflejados los resultados en la carretera y desaparezcan las noticias de siniestralidad que todos conocemos de las primeras páginas de los medios de comunicación.

A partir de ahora, Anna se aparta de la cabeza del pelotón y se deja caer hasta la «sala de recuperación» para volver, seguramente, más fuerte, dadas sus inquietudes que harán que busque nuevas luchas, nuevas batallas por la igualdad, en este o en otros ámbitos. Al tiempo, porque ha habido gente que ha visto de lo que es capaz y puede lograr y, dicho sea de paso, no estaría nada mal que alguien como Anna le diera un repaso a este sufrido país.

Por cierto, ahora nos quedará un maillot amarillo que colocar y se buscan relevos para seguir tirando del equipo, porque esto ha sido una victoria en una gran vuelta por etapas de muchas semanas, pero seguirán llegando otras, las temporadas son muy largas y esto no ha hecho más que empezar.

¿Alguien se anima a dar la primera pedalada?

Por Jordi Escrihuela

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Opinión ciclista

Para Patrick Lefevere todo parece valer

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

A Patrick Lefevere no le importa jugar con la violencia machista para hablar de un ciclista

Patrick Lefevere es sin duda uno de los personajes del pelotón, un tipo que lleva su equipo, su empresa, su negocio, sin más miramientos que el ancho de su bolsillo y el radio de sus intereses.

Es así, como otros que ponen lo mejor de sí para dar vida a una estructura World Tour, o de cualquier otro tipo, como cuando oímos hablar a Eusebio Unzué o Jonathan Vaughters, más allá del poder de la UCI, el ciclismo esta en sus manos.

Son la punta de los equipos, en el difícil equilibrio del ciclismo, un triángulo diabólico, entre equipos, carreras y el vértice más débil, el de los corredores, los artistas del circo, que parecen los que menos deciden.

DT – Swiss 400×100

Cambrils Movil 400×100

Cruz 400×100 Banner Landing

Patrick Lefevere se distingue por ir literalmente a saco, cuando habla de su negocio

Le puedo entender, es su terruño, ¿quién no lo defendería?

Otra forma es cómo lo hace…

Lo que Patrick Lefevere ha dicho de George Bennett es literalmente, como decía mi abuela, una meada fuera de tiesto, pero lo hace con toda la intención.

Diciéndolo en la semana de la «salud mental de los atletas de alto nivel», con gente ofendiéndose por cómo de fuerte se juega en el deporte top, y aliñándolo con un recuerdo a la violencia machista, sabe que va a tener eco.

Lo que de otra manera leeríamos como una pataleta más de un tío que parece tener todos los huevos en la cesta del Deceuninck, ha sido portada en medios y retuiteado en proporción al mal gusto que airea.

Comparar el rendimiento o elecciones de un ciclista con los problemas de violencia de miles de mujeres es frívolo y soez

Si quería un altavoz, mejor manera no podía haber encontrado, que su querido ciclismo paga la factura por deslenguados como él. .

Costa Daurada 400×100

WD May-Agost 400×100

Gran canaria 400×100

El lloriqueo es una de las señas de identidad de Patrick Lefevere, que sabe utilizar bien los medios para sacarle los colores a sus ciclistas, que si está gordito, que si no rinde, que si se deja ir, que si no está en forma.

Es curioso que hable del quejoso Bennett, cuando él se ha distinguido por ser el llorón mayor de un reino en el que hace y deshace.

Sus equipos, no los vamos a descubrir, son máquinas de matar, rara es la carrera en la que un Deceuninck no está en la pomada, y supera en número de victorias a trasatlánticos como Ineos, UAE y jumbo.

También sabemos que el ciclista que abandona la manada está jodido, los resultados se resienten al año siguiente.

Los ejemplos son múltiples y claros, Lefevere, muy consciente de ello, juega con maestría, eso no se lo vamos a discutir.

Su gestión ahí, es intachable, el lloriqueo forma parte del juego, un lloriqueo que a veces utiliza para con sus propios corredores.

Una cosa es mandar mensajes a sus ciclistas, llorar por las finanzas de un equipo de ciclismo, prever lo peor por la Covid para el ciclismo, otra tener los huevos de hablar así, con una analogía que hiere más allá del ciclismo, y para más inri en la semana que todos hablan de la salud mental de los grandes atletas.

Aquí las líneas rojas no existen.

 

 

Continuar Leyendo

Opinión ciclista

Simone Biles: la insufrible demagogia sobre la salud mental de los deportistas

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

Lo que le sucede a Simone Biles es el pan nuestro de cada día en el deporte

El aluvión de Simone Biles, la gimnasta estadounidense, se ha llevado portadas y entradas de telediario, como pocas veces se le ha dedicado a un deporte que no sea el futbol.

Ahora muchos se sorprenden de la calidad mental de los deportistas de alto nivel, se rasgan las vestiduras, critican el sistema, se declaran horrorizados.

Lo hacen tertulianos que opinan de política, novelas, futbol y cualquier cosa que se les cruce por el camino

Lo hacen en programas que sólo se acuerdan del deporte, cuando truena.

DT – Swiss 400×100

Cambrils Movil 400×100

Cruz 400×100 Banner Landing

Lo de Simone Biles es el pan nuestro de cada día, desde tiempos inmemoriales, además, desde que el deporte es deporte y el ser humano nació competitivo.

Es triste, pero es así, como decir que el deporte de alto nivel es salud, cuando se cruzan líneas físicas y mentales que no atravesarían el 99,9% de la población.

Luego volvemos a lo de Simone Biles, pero antes, una analogía ciclista.

Este mismo miércoles por la mañana en el podio de Tokio, Primoz Roglic y Tom Dumoulin se colgaban las medallas de oro y plata.

Sabemos bien la historia de ambos, ambos vinculan mucho con el hilo de este artículo.

Primoz Roglic vive en una montaña rusa de caídas e infortunios que encaja, no sé cómo, sin titubear, con frialdad y la seguridad que volverá fortalecido

Ya hemos hecho el relato de sus idas y venidas, no viene a cuento otra vez, pero sí que llama la atención la solidez que este ciclista muestra dentro y fuera de la carretera y cómo se rearma entre competiciones.

Tom Dumoulin colgó temporalmente la bicicleta en invierno, agobiado y vacío, harto de competir y todo lo que le implicaba, sabedor que ese ritmo no estaba preparado para seguirlo

Decidió tomarse un tiempo, nosotros pensamos que no volvería, y está de nuevo en el redil.

La exigencia de esa medalla de plata ha sido tal que hay que está muy cargado de todo, de moral y físico para poder optar a ella.

Tom Dumoulin ha demostrado que se puede volver.

Ambos, Roglic y Dumoulin, han llegado al mismo punto por diferentes caminos.

Uno encaja y encaja, el otro hizo una pausa: son oro y plata.

Los que amamos el ciclismo les queremos por igual, nos parecen admirables por ser quiénes son y a dónde han llevado su sueño.

Si un día, como Tom, quieren dejarlo, tendrán todo nuestro apoyo.

Escuchad esta charla con nuestra amiga Meritxell sobre psicología deportiva

Incluso ésta con Martín Bouzas y sus motivos para dejar el ciclismo…

Costa Daurada 400×100

WD May-Agost 400×100

Gran canaria 400×100

Escucho a opinadores hablar de hipocresía, de la presión social y todas esas cosas

En lo de Simone Biles existen estos factores, pero hay cosas que van más allá e influyen, como la educación y los valores de tus padres, junto a la forma de encajar el fracaso, levantarse y seguir.

La gente, entre la que me incluyo, no tenemos culpa que Simone Biles haya querido optar a seis oros, esto lo ha escogido ella o su entorno más próximo, entrenadores y preparadores, entiendo.

Nadie le pone una pistola en el pecho para que salte como los ángeles.

Otra cosa es que, entre los aficionados, exista ese tipo de persona carente de empatía que pone a caer de un burro a un deportista cuando no da lo que espera de él.

De esos hay muchos, pero sinceramente no representan a los que admiramos y ponemos por encima de todo a la persona, antes que al deportista.

Por suerte, estamos en una sociedad en la que se hace más deporte que nunca, al menos en apariencia…

La presión es algo compartido, todos ponen una parte de ella, la afición, el deportista, el entormo próximo, los mecenas, los políticos y gestores deportivos, que se sepa o no gestionar es otra cosa.

Pero el vértice de todo es el deportista.

La salud mental en el deporte de elite es algo que va mucho más allá de Simone Biles, ella visualiza un problema que muchos opinadores que hoy ponen el grito en el cielo, mañana olvidarán.

Por medio habrán dejado confusión y mil soflamas, cuando lo importante aquí es tener muy clarito que el deporte de competición es de todo menos salud.

Imagen: Olympics

Continuar Leyendo

Opinión ciclista

Al ciclismo español le falta altura de miras

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

El problema del ciclismo español viene por el concepto

La debacle olímpica, sin ganadores de etapa en el Tour desde hace tres años y otras cositas, han abierto los ojos a los últimos que negaban la realidad del ciclismo español.

Venía una travesía en el desierto, dijimos hace unos.

A las vacas gordas le suceden las flacas, lo importante en estos casos es ver cómo gestionas lo que tienes y salir reforzado.

El problema es de concepto: Creemos que no tenemos un ganador del Tour, y creemos bien, pero ¿acaso lo tienen en Italia o Francia? ¿Se acaba el mundo por no tenerlo?

DT – Swiss 400×100

Cambrils Movil 400×100

Cruz 400×100 Banner Landing

El problema no creo que sea de calidad, ni siquiera de cantidad de gente que se va aupando a la máxima categoría.

Ahora mismo hay, de hecho, más equipos para prosperar que hace unos años.

El problema, insisto, es de concepto y ahí, voy a romper una lanza por el seleccionador nacional, Pascual Momparler, estos días aislado por Covid.

Cada vez que hemos hablado con él, ha sido muy claro sobre el perfil de ciclista que debería surgir en España, un ciclista alejado de los moldes de la tradición, o al menos que beba de ésta pero aporte algo mas.

Recuerdo una conversación que tuvimos sobre la posibilidad de tener una Strade Bianche o una Roubaix en España, en la misma argumentaba la importancia que otro tipo de ciclista creciera en este lado de los Pirineos, un ciclista que se defendiera en terrenos alejados de las grandes vueltas, terrenos como los adoquines, como el sterrato, que crecieran conociendo todos los ciclismos y que con ellos pudieran, un día, salir fuera y buscarse la vida, sin reparar en teorías que algunos agentes de ciclistas mantienen diciendo que en Bélgica, por ejemplo, no puedes ganarte la vida si no eres belga.

Como si a Lefevere le importara que algunos de sus mejores ciclistas de hoy y de siempre no hayan sido belgas: Asgreen, Stybar, Terpstra…

Pero a lo que vamos, que me pierdo, que el ciclismo español necesita darse la vuelta como un calcetín, si quiere sobrevivir entre ciclistas que tocan todos los palos.

Otra de las cuestiones que nos valoró Momparler fue la edad de los ciclistas para explotar, cada vez más jóvenes, en edades de aprendizaje.

El ciclismo español tiene que hacer las cosas diferentes si quiere ser competitivo, el perfil de toda la vida -Enric Mas y Mikel Landa, entre otros- siempre existirá, hay que potenciar otro tipo de corredores, que abra el abanico.

Pues no todo reside en ganar el Tour, Francia no tiene potenciales ganadores del Tour pero tiene ciclistas que emocionan los doce meses del año.

Italia, tampoco, pero tiene artistas en todas las modalidades y de vez en cuando les surge un Damiano Caruso que hace el Giro de su vida.

Mientras en Francia disfrutan de Cavagna, Alaphilippe y otros, vemos como en España se insiste en que Marc Soler vuelva una y otra vez a una grande, Iván García Cortina se pase el Tour sin intentar nada relevante y no paran de surgir y asentarse excelentes gregarios, tipo Castroviejo o Nieve.

Los gregarios facilitan victorias a terceros, especialmente no españoles.

Costa Daurada 400×100

WD May-Agost 400×100

Gran canaria 400×100

El ciclista español tiene que salir antes del cascarón, no vivir en los ochenta y noventa, se está empezando a hacer, ahí van los ejemplos de Carlos Rodríguez y Juan Ayuso, en factorías muy alejadas de Movistar y sus planteamientos trasnochados.

Y digo Movistar, no seáis malos, por que son el core del ciclismo español, el equipo por donde pasan todas las aspiraciones del ciclista español medio

Viendo el contenido de mis conversaciones con Momparler, me cuesta creer que ese cinco de Tokio fuera exclusivo de su criterio, más tras lo sucedido con Pello Bilbao.

Otra cosa fue la táctica, España, a diferencia de otras, no probó nada.

Me consta de su admiración por Alejandro Valverde, aquí no hay tufo «antiValverde», tenemos mejores cosas que hacer, pero como nos tuiteaban, es complicado pensar que todo lo haya montado para mayor gloria del segundo mejor ciclista de la historia del ciclismo español.

Opinar así de Valverde no es ir en su contra, es retratar una realidad dolorosa, que los años pasan para todos, también para él y no admitirlo es inútil, la vida pasa mientras damos vueltas sobre lo mismo.

Y mientras el ciclismo español sigue en su desierto.

Imagen: RFEC

 

 

 

Continuar Leyendo

Opinión ciclista

La selección española en Tokio: la improvisación se paga cara

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

El desastre de la selección española en Tokio se fraguó hace tiempo

En la carrera olímpica de Tokio hubo un momento determinado en el que Italia tomó el mando, un momento fatal para la selección española.

Fue Giulio Ciccone, a una eternidad de meta, pero su destrozo fue plausible, entre otros damnificados, la imagen de Alejandro Valverde descolgándose, presa de la humedad, del calor, de la falta de aclimatación, de lo que fuera, pero otra vez corriendo por detrás en una prueba olímpica.

Ver a los italianos mover la carrera tan de lejos, con esa determinación e intimidación fue un lujo, en este caso asiático

Los azzurri cuando se menea así es para tomarlo en serio, nunca van de farol.

Lo cierto es que la selección italiana venía con cinco nombres top entre los cuales sólo Vincenzo Nibali había hecho el Tour.

El resto venía de su casa y sus concentraciones.

DT – Swiss 400×100

Cambrils Movil 400×100

Cruz 400×100 Banner Landing

Es cierto, al final no pudieron rascar medalla, pero metieron a Alberto Bettiol en la lucha por los metales, luego ya, cuando el cansancio cayó a plomo, Bettiol se descolgó acalambrado.

Para entonces España llevaba muchos kilómetros fuera de carrera, Omar Fraile encendió las luces de alarma, luego ya Valverde y paulatinamente, el resto.

Jesús Herrada nos parece un corredorazo, a los Izagire nos los queremos mucho, pero lo que había delante era dinamita

Hasta que Bettiol petó, Italia se había mostrado como el cuadro más sólido del mundial, al menos como equipo.

 

Pienso en un ciclista como Giulio Ciccone que ha sido un puñal, por ejemplo para España.

Pienso en su aproximación a los Juegos, no sabíamos de él desde su retirada del Giro, cómo se ha preparado, qué consignas ha seguido, cómo ha cogido a su equipo y le ha dicho: «Voy con Italia quiero llegar a tope a Tokio«.

Luego miro a España, en los mil cambios de Alejandro Valverde en su camino hacia Tokio, en la improvisación como moneda de cambio, en una selección cuya confección levantó tantas ampollas durante el Tour, y claro, me explico el resultado.

Costa Daurada 400×100

WD May-Agost 400×100

Gran canaria 400×100

En Tokio han habido tres tipos de corredores.

Los que están en la forma de su vida, que pueden viajar a Tokio nada más competir en el Tour y estar al nivel, dígase el trío que subió al podio.

Luego los que sacrificaron el Tour, pensando que así iban a llegar mejor, a la vista de la escapada se equivocaron.

Y luego los que han hecho varios cambios en el plan inicial, diciendo primero que nunca más al Tour, luego soltando «bueno va» y finalmente haciendo el Tour entero sin ir a por etapas, sólo Andorra, ni teniendo un líder que tenga opciones reales de ir al podio.

Éste ha sido Alejandro Valverde, quien ya no es un crío para creer que va a estar perfecto en todos los lares como cuando fue a Pekín, hace trece años, tras el Tour.

Como en el tema de los maillots de campeón de España, el problema creo que reside en el concepto, hay países en los que representar a su selección lo es todo, y luego a este lado de los Pirineos que se quiere estar a todos los palos y el resultado es el que es.

Y que conste que esta sensación ya la transmitimos en la no selección de Pello Bilbao -creo que hoy el bueno de Pello tampoco habría estado para ganar-, la sensación de improvisación e ir salvando sobre la macha, una sensación que se acentuó con el positivo por Covid en el equipo 24 horas antes de la competición.

Ir a ver qué pasa a una carrera así no es de recibo, la flauta suena una vez muy de vez en cuando y en un sitio así te pasan la mano en cero coma…

Foto: RFEC

 

Continuar Leyendo

TWITTER

la perfección existe
recuerdo cuando @JaumeMas me hablaba de los progresos italianos en la cuarteta #Tokyo2020
https://youtu.be/hN1EnfmDar0

Cuando Patrick Lefevere habla de abusos domésticos para explicar la "debilidad mental" de Geoarge Bennett se retrata un tipo que será un genio en la gestión del equipo pero que carece de escrúpulos cuando quiere defender lo "suyo".

https://joanseguidor.com/patrick-levefere-george-bennett/

Para Patrick Lefevere todo parece valer

https://joanseguidor.com/patrick-levefere-george-bennett/ by @JoanSeguidor

Cuando Patrick Lefevere habla de abusos domésticos para explicar la "debilidad mental" de Geoarge Bennett se retrata un tipo que será un genio en la gestión del equipo pero que carece de escrúpulos cuando quiere defender lo "suyo"

https://joanseguidor.com/patrick-levefere-george-bennett/

El siempre cuestionado sueldo de los ciclistas

https://www.ciclo21.com/el-siempre-cuestionado-sueldo-de-los-ciclistas/

Por @JoanSeguidor

Load More...

Lo + leído