Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclistas

3 x 13. La condena no escrita de Chris Horner

Publicado

en

Tuvalum

La sonrisa de Chris Horner no disimula la persona que está de vuelta de todo. Horner tiene kilómetros, muchos, y no sólo de carretera. Su vida es un diente de sierra, arriba, abajo, arriba, abajo. Vuelta a empezar. Hastiado en sus años mozos de que nadie le ofreciera una oferta digna en su país, con viajes de ida y vuelta a Europa, la cotidianidad en una caravana, la familiaridad de las hamburgueserías. Un hippie de vida, corazón y apariencia difícil asustar pues el alambre es su hábitat.

Un alambre fino fino, como sus famélicas piernas que amenazan quebrar de delgadez. Ahora ese alambre anuncia romperse, a una semana de sentarse en la mesa de Navidad, la primera tras ganar una Vuelta a España y nada que llevarse a la boca con cara y ojos, algo que le recuerde en cifras lo que el caché de ganador de una gran vuelta merece. Se descuelgan rumores, se apunta la órbita del Vini Fantini, se borran candidatos, como el Lotto, pero nada, “nothing”, y uno ya no sabe qué pensar. Nadie afirma, nadie escribe, no hay documento que medie castigo, pero hay algo intangible, que no vemos, que impide que el corredor prosiga su normal trayectoria.

Hubo una carrera que rompió la mentalidad doméstica de este corredor. Fue en 1997, en el Grand Prix de Plouay. Finalizó tercero y se convenció de sus opciones. Hablamos de hace más de 16 años, un periodo que vale dos generaciones y que para Horner ha sido el purgar de un lado a otro. Nunca encontrando la estabilidad hasta que entró en el círculo de Lance Armsntrong, un círculo que es un estigma, un círculo que unido a su “singular” éxito le blande como espada al fuego.

Y quizá ahí resida el doble argumento, su doble verdad. Por un lado, la falta de estabilidad necesaria y el paso del tiempo le han hecho triunfar a una edad a todas luces antinatural, sin embargo el entorno, creciendo en el seno de un equipo cuyas figuras han acabado derrotadas por la espada del dopaje, le hunde cual losa. Malas compañías diríamos.

Horner definió su victoria en la Vuelta a España de esta manera:

 

Para ser claros, lo que hice en la Vuelta es algo nunca visto. No miren lo que gané antes de la Vuelta, no es necesario, pues hablamos del logro más importante en mucho tiempo jamás visto. Con decirte que en cien años de historia de este deporte nadie lo  había logrado, está todo dicho. Ya la edad lo hace épico, diría incluso que legendario y creo que la gente, a pesar de quienes no creen en mí, lo ha percibido así

 

Estas declaraciones están sacadas del Procycling cuya portada le saca vestidito de “rojo Vuelta”. Sí esa biblia del ciclismo limpio, nuevo. Del “ciclismo Sky”, que viste blanco inmaculado, no roto, a sabiendas que el personaje no deja indiferente y el camino que se le adivina es complejo. Horner es un proscrito del ciclismo del siglo XXI, pero es que además no goza de prescriptor, de aquella figura que diga “yo pongo la mano por éste”. No hay padrinos, no se les espera. Su mentor en Radio Shack lo dijo clarito, ellos son los primeros en no mojarse por el ganador de la Vuelta. Esas declaraciones pesan.

Horner vive esa pesadilla que acompañó a corredores como Angel Casero o Juanjo Cobo tras ganar la Vuelta a España. Son los signos del tiempo. Hace quince años ganar una gran vuelta te granjeaba un futuro más o menos sólido, ahora todo depende en qué circunstancias rubriques el éxito. Si son proclives a sospecha  te condenan, te clavan el cartelito de “no interesa por ser excesivamente sospechoso”. Horner no desesperará y posiblemente encuentre acomodo, pero el “efecto Vuelta”, ése que te pone en el mantel medio kilo de euros como mínimo, pasó por delante de él como pasan esos platos en plan carrusel en muchos japoneses. A Horner le tocó la más fea, pero que la más fea del baile.

#13×13 es el relato de perfiles, paisajes y momentos que describen el año que se nos escapa.

Foto tomada de www.eitb.com

Continuar Leyendo
1 Comentario

1 Comentario

  1. Sócrates

    18 de diciembre, 2013 En 10:36

    Qué buen artículo! ! Enhorabuena.
    Qué pena que el fantasma del dopaje siga pesando tanto en el ciclismo.

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ion Izagirre

#PodcastJS Los mejores momentos de Ion Izagirre

Publicado

en

Por

Tuvalum

Cómo Ion Izagirre se ha hecho camino en el ciclismo más exigente

En la terna de ciclistas que salieron hace unos años del Euskaltel, siempre tuvimos debilidad por Ion Izagirre.

En medio de un panorama complejo para el ciclismo en este lado de los Pirineos, Ion Izagirre es un lujo, en este caso casi asiático: tras su paso por Movistar ha encontrado acomodo en dos equipos que explican muy bien el ciclismo actual, el Bahrain y actualmente el Astana.

Un ciclista para quien los años han pasado volando entre los mejores del mundo y las carreras más codiciadas, un paisaje que no le ha impedido reunir un palmarés pequeño pero lujoso, donde destacan etapas en las tres grandes vueltas, no son tantos quienes lo tienen, pero también premios del tamaño de una Itzulia, firmada en Eibar, la casa de la bicicleta y puerta de Guipúzcoa, y una lejana Vuelta a Polonia.

Ion Izagirre nos conecta con la esencia del ciclismo de siempre, su apellido fue uno de los más pronunciados en las campas de Euskadi  hace muchos años y hablar con él de lo que fue, es y será el ciclismo es un placer que nos pudimos dar.

Hoy ha sido Ion, esperemos en un tiempo saber de Gorka Izagirre, el ciclista que hace un tiempo nos describieron como uno de los más elegantes obre una bicicleta que corre por el pelotón del World Tour.

Con ambos, la cantidad de ciclismo que vamos a aprender no es pequeña.

Imagen: FB de La Vuelta

Cruz 400×400

Continuar Leyendo

Ciclistas

El Deceuninck es la multinacional del triunfo

Publicado

en

Por

Tuvalum

Ver competir de esa manera al Deceuninck es una gozada

Hace unas semanas, Angel Edo, manager de entre otros ciclistas Iván García Cortina, le dijo a la gente de Universo Cycling que el fichaje del asturiano por Movistar respondía a una lógica de banderas, que no iba a irse al Deceuninck, pues siempre optarían por apoyar a un belga antes que «a un españolito».

No sabemos los pormenores de la negociación o si García Cortina siempre tuvo Movistar como prioridad, cosa que hasta cierto punto es comprensible, aunque no recomendable, como nos dijo en su día Javier Mínguez, pero una cosa sí que es obvia a nuestros ojos, y es que para Deceuninck la victoria es lo que cuenta y para ella da igual que el ariete sea italiano, irlandés, belga o francés.

Qué diferencia entre la Het Nieuwsblad de 2015 con la de 2021

Entonces, con tres Quick Step escapados, y no fueron capaces de dominar a Stannard.

Aquel era un equipo por y para Boonen, primera, segunda y tercera baza al mismo tiempo, sin contemplar otras opciones.

Aquella primavera la cumplieron de vacío.

El sábado, sacaron el córner con Alaphililppe y remataron con un Davide Ballerini que está de dulce: tres victorias en febrero, pero especialmente esta clásica de apertura.

El lombardo culminó un trabajo coral excelente que retrata muy bien  lo que es este equipo: hoy por ti mañana por mí.

Cruz 400×400

 

A Ballerini añadidle el éxito de Bagioli en la Drome Classic y las dos etapas de Sam Bennett en el UAE Tour para comprobar que en el Deceuninck aún no ha ganado un belga.

Eso ahora, por que los grandes objetivos del equipo incluyen Flandes y Árdenas con Alaphilippe, renovación del verde con el mentado Bennett, la progresión de Joao Almedia en el Giro, recuperar a Fabio Jakobsen para la causa, ver si Sénéchal y Cavagna pueden dar el tono que su clase invita a pensar…

En definitiva un equipo coral, donde el potencial no se queda en el poderoso núcleo belga y sí en el marasmo de nacionalidades que Lefevere ha reunido.

Es obvio que el centro belga pesa, que Evenpoel y Lampaert tienen sus cartuchos, pero reducir el poder de Deceuninck a su bandera de origen es simplificar el discurso.

Por que son la multinacional del triunfo, que tanto da quién les ponga el nombre, que siempre estarán en la pomada y generalmente dando exhibiciones colectivas complicadas de obviar en una escuela de ciclismo.

Ahora cabe esperar qué suerte correrá el «core» del equipo con una amplia mayoría de corredores pendientes de renovar y saber si esa cooperación seguirá vigente, entre tanto ese rodillo azul nos seguirá deleitando con ciclismo, buen ciclismo, sin importar de dónde sea la ficha.

Imagen: ©Luc Claessen / Getty Images

Continuar Leyendo

Ciclistas

Het Nieuwsblad: Ballerini es un nombre familiar

Publicado

en

Por

Tuvalum

Ballerini devuelve la Het Nieuwsblad al Deceuninck

Cuando a siete kilómetros de meta de la Het Nieuwsblad, el helicóptero repasaba el numeroso grupo que surgió del Kapelmuur y Bosberg distinguimos los nuevos favoritos a la clásica de apertura, ahí vimos a Alexander Kristoff, ancho y eliminado por una avería, Brian Coquard, Heinrich Haussler, Alex Aramburu, sexto al final, ojo,…

También estaba Davide Ballerini, a rueda de Lampaert, Asgreen y Alaphilippe, en el típico día en la oficina para los azules, permitidme que no me guste nada el apodo de la «manada», para aumentar el botín.

En 1995 aquí ganó un Ballerini, Franco, perfecto, ambicioso para estas carreras, en 2021, Davide Ballerini, una victoria redonda, tan perfecta que el sprint no tenía a nadie para contestarle.

La temporada que muchos dicen que empezaba hoy, con la Het Volk de siempre, con la Het Nieuwsblad de hoy, ha tenido un ganador importante en el tiempo añadido por delante, Davide Ballerini ya venía de ganar por la Provenza.

Davide Ballerini ganó una Het Niuewsblad sin público, cuando hace un año por estas infaustas fechas fue la última grande en tenerlo sin restricción alguna.

La suya fue una victoria de piezas y puzle, un puzle azul, azul Deceuninck que sin otros cocos en liza lo tiene todo para dominar.

Una vez el Borsberg no hizo la selección, Lampaert, Asgrenn y Alaphilippe fueron a una, el resultado ahí lo tenéis.

Cruz 400×400

 

La historia del éxito de Ballerini en esta Het Nieuwsblad sería incompleta si no dijéramos que, a la salida del Molenberg, a cuarenta de meta, un corte propiciado por Matteo Trentin y propulsado por Julian Alaphilippe acabaría dando la vuelta a una carrera que sorpresivamente quedó en manos de un grupo numeroso.

Alaphilippe fue el hombre de la jornada, el ciclista que se inmoló para ver qué pasaría si daba una vuelta de tuerca, llegara o no, pasara lo que pasara.

La suya fue una performance que duró hasta el pie del Kapelmuur, pero que nos dio alegría, sabor a clásica grande, a día importante hasta que todo quedó en un pañuelo.

Dice Ballerini que «Alaphilippe le dijo que podía ganar la Het Nieuwsblad, y cuando un campeón del mundo te dice eso…«.

El italiano pone guinda al carrusel ilimitado que Lefevere sabe poner el danza, un ejemplo que Movistar quiere imitar a partir de ahora, con el mejor García Cortina que recordamos en estas lides y una presencia inusitada en carrera.

Aún será verdad que quieren abrir el foco a los adoquines…

Imagen: Getty Sport

Continuar Leyendo

Ciclistas

Las cinco apuestas más subjetivas de la primavera ciclista

Publicado

en

Por

Mads Pedersen Wevelgem
Tuvalum

Que esta primavera ciclista sea lo más normal posible

Con la esperanza que esta primavera salga como estaba previsto, según el calendario, y que la de 2020 quede como la verdaderamente afectada por la maldita pandemia, el buen aficionado ciclista se frota las manos ante el ciclo más apasionante del año.

Het Nieuwsblad y Kuurne-Bruselas-Kuurne son el Rubicón de un ciclismo que se ha acostumbrado a competir con la única presencia de las cámaras del directo, pero con la sensación que millones de ojos te están escrutando.

Favoritos para el fin de semana de apertura los hay ya marcados, algunos más que otros, curiosa la elección de Van der Poel, quien sólo estará en Kuurne, pero en este mal anillado cuaderno queremos ir más allá, queremos ir a la primavera ciclista en su totalidad, buscando entre los nombres VIP cinco caballos que seguro que no serán ganadores en muchos casos, pero que nos haría especial ilusión que tocaran pelo.

Empezamos, no somos originales, con un clásico y el deseo de que Greg Van Avermaet gane algún día el Tour de Flandes.

No le vemos ya en la condición de hace tan sólo cuatro años, cuando creo que lo tuvo a tiro si no llega a ser por aquel enganchón de Sagan en el Paterberg, pero su condición de outsider, añadido al conocimiento que tiene de la carrera le podrían dar cierto chance, tanto a él, como a su compañero Oliver Naessen, otro que nos pirra pero cuyo palmarés está lejos de lo mucho que nos ha dado.

Seguimos con Mads Pedersen, posiblemente el mejor ciclista para contestar el dominio que muchos ya le atribuyen a Van Aert-Van der Poel.

El danés ya sabe lo que es nadar en las aguas revueltas que rodean las dos megaestrellas y salir airoso.

Lo demostró en la Wevelgem de otoño, una de las mejores carreras del calendario movido por la pandemia, en un excelente juego de sillas en la que él, como cuando ganara el mundial acabó pescando el premio gordo.

Cruz 400×400

 

Precisamente su compañero de podio en el mundial de Yorkshire, Matteo Trentin, prosigue esta lista.

El italiano es sin duda uno de los MVP de la primavera ciclista de los tiempos recientes, siendo líder cuando se le ha requerido, pero también excelente gregario en los tiempos que Quick Step tenía tantas bazas para ganar como ciclistas en la carretera.

No se le conoce una «major» en el palmarés, pero como Van Avermaet es un tipo con caché suficiente para saltar la banca, bueno en el adoquín y con final interesante, salvo que no llegue acalambrado como en Yorkshire.

Ojo que a su lado tiene al eterno Alexander Kristoff.

Wout Van Aert Van der Poel JoanSeguidor

¿Otro deseo? Que Wout Van Aert gane la París-Roubaix, esa carrera que corre como si la conociera desde hace años pero que tan mal le ha tratado, incluso cuando lo suyo ha sido remar y remar entre caídas, cortes y averías.

Que el tío más rocoso del pelotón, «heavy metal» como nos dijo Nico Van Looy, se llevara la carrera más singular de la campaña, sería un premio muy justificado.

Casi tanto como que Marc Hirschi se cobre la Lieja-Bastogne-Lieja que muchos vimos de su lado hasta que Julian Alpaphilippe empezó a hacer eses.

El suizo ha nacido para ser «Ardenero», eso es el equilibrio justo entre resistencia, escalada y buen punto de velocidad, con ese final llano en Lieja.

Lo dicho, todo lo escrito y explicado anteriormente es nuestra apuesta ¿bizarra? tal vez, pero personal e intransferible, toda la suerte a cada uno de ellos.

Continuar Leyendo

Ciclistas

#PodcastJS Euskaltel en la Vuelta: El ciclista en el centro de todo

Publicado

en

Por

Tuvalum

Así ha vuelto el Euskaltel a estar en la salida de una Vuelta a España

Ocho años después de aquella tarde en La Castellana, recogiendo el premio a mejor equipo de la Vuelta a España de 2013, el Euskaltel Euskadi volverá a la mejor carrera del calendario a este lado de los Pirineos.

El camino de vuelta no ha sido fácil, se hizo sobre la base y espíritu que movieron la Fundación Euskadi desde su inicio, poniendo la felicidad del ciclista, de su gente, por encima de todo, por que sólo así se puede cerrar el círculo virtuoso en el que se mueve ahora el equipo naranja.

El naranja volverá a las cunetas de la Vuelta a España, naranja Euskaltel, una marea que en su versión 2.0 viene con lecciones muy bien aprendidas.

Así nos lo explica el manager general del equipo, Jesús Ezkurdia, recordando que el Euskaltel que veremos en las tres semanas de Vuelta Ciclista a España a partir de mediados de agosto será la punta de una pirámide en la que suman todos.

 

Cruz 400×400

 

Una charla que nos desvela las claves de un proyecto que necesita de un referente sólido y por todos conocido para seguir ilusionando, pues al final el ciclista siempre necesita un objetivo, un horizonte.

Por eso el regreso de Euskaltel a la Vuelta es un paso, aunque no la guinda, del regreso del naranja al máximo nivel.

Continuar Leyendo

Chris Froome

Es muy difícil creer en Chris Froome

Publicado

en

Por

Tuvalum

La ilusión del quinto Tour de Froome no se corresponde con lo que vemos

Para Chris Froome la mayor de nuestras admiraciones, para él y los suyos, que siguen, pertinaces, creyendo que es posible, que está en el radar, que puede caer el quinto Tour.

Es de admirar, de verdad lo decimos

En el UAE Tour, mientras Ineos Grenadiers ponía el ritmo para Adam Yates, Froome se caía del grupo principal, curiosamente acompañado de una de sus «manos derechas», Wout Poels, en los buenos años del Team Sky.

Ver a Froome quedarse de los grupos, antes incluso que empiece la batalla, es desalentador, de puertas hacia a afuera para quienes, como en este «mal anillado cuaderno», nos gustaría verle en el big five, en el club de quíntuples ganadores del Tour.

Leemos su entrevista en The Guardian y esa admiración vuelve a florecer de entre las letras y cada párrafo.

Afirma Froome que le inspiran las historias como Tom Brady, el siete veces ganador de la Super Bowl con más de cuarenta años, para ver que él es capaz de ganar un quinto Tour.

«Estoy tan cerca» implora contando sus cuatro victorias que le sitúan en tierra de nadie, sólo está él en ese nivel.

Está cerca en la estadística, pero creo que lejos, muy lejos, en la realidad.

Compite contra sí mismo en una recuperación que Oscar Guerrero, técnico en el Israel, describió como la ideal, pero a nadie se le escapada que no está solo en esta escalada.

Cruz 400×400

 

Los rivales que surgen no son pocos ni malos, de hecho si miramos sus compañeros de podio en los años de dominio, desde Nairo a Bardet, pasando por Valverde y Uran, apreciaremos que estos ya han dado un paso atrás ante la chavalería que crece.

Y no sólo eso, el equipo, su equipo, el Israel, es una especie de hall of fame de buenos corredores, algunos excelentes en muchos casos, cuyo mejor momento creo que ya pasó.

Lo vimos con Michael Woods en Alpes Marítimos, aislado entre las cuitas de Groupama y Trek, pero ya no sólo él, todo en el Israel suena a tiempos pasados.

Una realidad poliédrica que como vemos no invita a ser optimistas para con Froome, otra cosa es que si alguien puede conseguir una resurrección sin igual, sea él, como en su día lo consiguió Alejandro Valverde tras el tortazo en el prólogo del Tour de 2017.

Continuar Leyendo

Ciclistas

El sinsentido del maillot de George Bennett

Publicado

en

Por

Tuvalum

El maillot de campeón kiwi de Bennett es una polémica innecesaria

En el ciclismo las polémicas pueden tener varios orígenes, pero las más llamativas son aquellas que surgen sin necesidad alguna de plantearlas, como en el caso del maillot de campeón neozelandés de George Bennett.

El de Jumbo Visma se proclamó campeón hace unos días y desde el momento que subió al podio a ponerse la preciada prenda, creo que ya empezó a maquinar cómo diseñar su pieza de campeón kiwi.

Hasta la propia esposa del ciclista puso su grano de arena en el diseño del maillot de Bennett.

Cuál sería su sorpresa cuando desde su propia federación le han dicho que el maillot no vale, y por ende la UCI, el perejil de todas las salsas

Cruz 400×400

 

Permitir  rama de helecho en blanco, sobre fondo negro, propiciaría confusiones, pensando que el maillot de Bennett era directamente el de la selección oceánica compitiendo al amparo de su equipo, un sinsentido.

Dice la Federación Neozelandesa de Ciclismo que el diseño debe ser coherente para todas las categorías y modalidades de ciclismo.

Mirad de hecho lo que sacaron, también en el seno del Jumbo, el año pasado…

El maillot es bonito negro sobe blanco o al revés, tiene efecto, es distintivo y honra el campeón neozelnadés ¿para qué complicar las cosas?

Afirma George Bennett que a veces se gastan energías en exceso en cuestiones que no merecerían la pena, pero se debe reparar en la necesidad de unas normas de estilo, pues de no existir, el pelotón sería un circo de colorines trivializando colores que para algunos significan mucho, son las señas de su nación.

El problema es cuando los equipos se ponen a estirar la norma y hurgan en cuestiones que les podrá dar más ventas de maillots, pero que al final les vale una colleja de un organismo que parece el padre censor de todos los desmanes que algunos se atreven a realizar.

A Jumbo ya le cascaron unas buenas multas el año pasado por no respetar el esquema de las las franjas irisadas en los buzos de Tony Martin y Tom Dumoulin.

Es que es el arcoíris, un poco de respeto, el es sacrosanto grial del ciclismo mundial, y su no respeto es el kilómetro cero para que los equipos se crean con el derecho de hacer engendros tipo maillot de campeón esloveno de Primoz Roglic.

Ya sabemos que el diseño de los maillots de campeones nacionales es una bicoca para cualquier equipo, salvo el de campeón de España para Movistar, y eso que el de Puerto Rico es precioso, pero si no se pone coto esto se convertiría en un cachondeo propio del sambódromo de Río.

Continuar Leyendo

Lo más leído