Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Opinión ciclista

Vallter 2000, el rincón de Xavi Tondo

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

Los cicloturistas tenemos que estar muy agradecidos a los esquiadores, tan aficionados como nosotros a la alta montaña, que han hecho posible que se hayan asfaltado pistas dirección a las estaciones de esquí, dejándonos para nosotros, los ciclistas, carreteras que salen disparadas hacia el cielo, para nuestro disfrute y, todo hay que decirlo, dulce sufrimiento. Altos de montaña que son territorio blanco en invierno pero que durante el resto del año quedan ahí, como retos para cualquier cicloturista caza-puertos que se precie de serlo.

La apertura de la estación de esquí de Vallter 2000 en los años setenta hizo que se acondicionara el viejo camino de ascenso de la trashumancia por el valle del Ter, rodeado de pastos y bosques. Una carretera de ida y vuelta a la estación, en 12 duros kilómetros de ascensión, que nos dejaba en un paraíso de alta montaña, en pleno Pirineo catalán, muy cerca de la frontera con Francia y cuyo paisaje no tiene que envidiar en nada al de los Alpes. Todo un coloso situado a 2145 m de altura donde nos sentiremos tocando el cielo con las manos. Estamos en el techo asfaltado de Catalunya, rodeados de hermosas montañas que forman el bello circo de Ulldeter, donde nace el río Ter (“ull”, ojos del Ter).

En esta cima, en el año 1909 y promovido por Cèsar August Torras, uno de los pioneros del excursionismo catalán
y autor de la primera guía de “El Pirineu Català”, se construyó el primer refugio de montaña de España, destruido durante la Guerra Civil, aunque en 1959 se abrió uno nuevo que aún sigue siendo referencia de excursionistas y escaladores.

Camprodón, punto de partida .

Iniciamos nuestra escalada en esta bella Vila del Ripollés gironí, situada a 955 m de altura, reseteando nuestro GPS en la empedrada calle junto al medieval Puente Nuevo, que lo era en el siglo XIII, por supuesto. Pedaleando por sus calles rodeados de tiendas que venden las famosas galletas de Camprodón o de escaparates mostrando deliciosos embutidos de la zona, iremos saliendo de tan señorial villa para casi sin darnos cuenta pasar por la iglesia de Llanars, municipio vecino al que está prácticamente unida.

En unos cómodos 11 km de ligero ascenso llegaremos en seguida a Setcases, situado a 1270 m de altura, con lo que habremos superado algo más de 300 m de desnivel de falso llano. En la población de las “siete casas”, aunque ha crecido bastante más de lo que su nombre indica gracias al turismo deportivo pirenaico, iniciaremos la ascensión propiamente dicha, doce exigentes kilómetros de escalada, con una pendiente media del 7% en los que salvaremos un desnivel de casi 900 metros. Lo peor, sus largas y empinadas rectas de inicio del puerto. Lo mejor, algún descanso llegando a la altura del aparcamiento de la estación de esquí, dejando el valle atrás y adentrándonos ya en el circo de Ulldeter, remontando sus divertidos, y ya no tan duros, últimos 2 km de paellas y revueltas, dejándonos en la misma raya con Francia.

Ninguneado por la Vuelta a España

¿Cómo? ¿Que un puerto de categoría como Vallter nunca se ha ascendido en la ronda española? Pues sí, este puerto está inédito aún en la Vuelta y está pidiendo a gritos, o mejor dicho, lo estamos haciendo nosotros, los aficionados, que por fin algún día sea reconocido como final de etapa en una gran vuelta, ya que lo tiene todo para triunfar: dureza, longitud, altura, belleza, curvas, contra curvas y 100 x 100 pirenaico. Todo un puerto Tour. Los organizadores de la Vuelta sólo tienen que darse un paseo hasta aquí y comprobar el espectáculo que se esconde en sus rampas, como sí lo hicieron hace 26 años los amigos de la U.C. Sants que nos dieron a conocer esta subida a los aficionados para celebrar el 75 aniversario de la Volta a Catalunya (1911-1986), la ronda por etapas catalana por excelencia. Peirató, su entusiasta presidente, nos presentaba la edición de aquel año como la “más alta” (Vallter 2000), la “más larga” (9 etapas) y la “más lejana” (salida en l’Alguer, Cerdeña).

13 de septiembre de 1986. Se disputa la etapa reina de la Volta entre Solsona y Vallter 2000, con 171 km de recorrido. Como curiosidad, el techo de aquella edición no lo catalogan como “fuera categoría” sino como Súper 1ª. En sus rampas disfrutamos de la victoria de un sprinter: el alavés Juan Fernández del “Zor”, que iba escapado junto a Carlos Hernández y Mottet, atacando a 3 km para meta y marchándose en solitario para alcanzar la gloria a más de dos mil metros de altitud. Tuvo mucho mérito lo que hizo Juan Fernández aquel día ya que, detrás de él, en su persecución, había nombres ilustres como Kelly, Lejarreta, Perico, Pino y Anselmo Fuerte, que se convirtió en nuevo líder completando el festival “Zor” en Vallter 2000.

Aunque la Vuelta nunca haya venido por aquí, no por eso nos hemos privado de ver a las grandes figuras del pelotón internacional peleando en sus duras cuestas ya que, de nuevo en el año 1992, la prueba por etapas catalanas repetía, llevando a los corredores desde el nivel del mar (Platja d’Aro) hasta los 2140 m de altitud, en una etapa reina de 154 km afrontando una exigente subida que “convertiría las piernas de los corredores en mármol” (David Llorens). Era la 6ª etapa en aquel 14 de septiembre del 92 y a pesar de celebrarse en tan tardías fechas, la Volta tenía el suficiente gancho como para atraer a los mejores ciclistas del momento, y aquel año pudimos disfrutar de la presencia de Indurain, Rominger, Bugno, Alcalá, Breukink, Fondriest, Kelly, Mottet, Mauri, Cubino, Etxabe y Perico. Un cartel de lujo.

En Vallter 2000 ganó el suizo Rominger que “sabía que, como mucho, solo ganaría la etapa”, distanciando en 5”, dejando en sus últimos metros a sus compañeros de escapada, a Miguel Indurain y un emergente Antonio Martín. El navarro se hizo con el liderato y ganó su tercera ronda catalana.

La sonrisa de Xavi

En 2011 los amigos de Xavi Tondo organizaron una marcha cicloturista en su homenaje, con la ascensión final a Vallter 2000, donde el ciclista catalán se preparaba para las grandes vueltas. Aquel día fue muy triste y lloraron hasta las nubes. Yo no pude participar pero me lo contaron. Fue una jornada épica. Al año siguiente, en la 2ª edición de la 100 x 100 Tondo, pude asistir para reunirme junto a otros casi mil cicloturistas en Sant Joan de les Fonts para rendir homenaje a Xavi. Era la primera vez que lo ascendía y lo hacía sin temor.

No guardé nada durante la marcha y nos presentamos en Setcases a una media cercana a los 28 km/h. Pero en sus primeros kilómetros lo pasé muy mal. El tío del mazo me había dado fuerte en el inicio de la ascensión. No respeté lo suficiente Vallter y lo pagué caro. Es un puerto llevadero, pero si te cebas te puede reventar. Habíamos volado a fuerte ritmo desde Camprodón y cuando empezaron sus duras rampas vi que no iba. Algo me empujaba a seguir, notaba el aliento de alguien que me invitaba a continuar. Superé este primer tramo terrible y pude recuperar un poco y coger un buen ritmo, antes de afrontar las paellas finales disfrutando, ahora sí, de las revueltas y el paisaje. Llegué arriba, contento y rodeado de cientos de ciclistas. Uno de ellos, a lo lejos, me miró y me sonrió. Me acerqué como pude hasta él, esquivando bicicletas, pero cuando llegué a su encuentro no había nadie. Miré hacia arriba, un cielo azul completamente despejado. Solo había una nube en el horizonte con forma de sonrisa, la sonrisa de Xavi.

Por Jordi Escrihuela, desde Ziklo

INFO

Suunto presenta hoy Suunto Spartan Ultra, un reloj GPS multideporte de alta gama para deportistas y aventureros

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Opinión ciclista

Para Patrick Lefevere todo parece valer

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

A Patrick Lefevere no le importa jugar con la violencia machista para hablar de un ciclista

Patrick Lefevere es sin duda uno de los personajes del pelotón, un tipo que lleva su equipo, su empresa, su negocio, sin más miramientos que el ancho de su bolsillo y el radio de sus intereses.

Es así, como otros que ponen lo mejor de sí para dar vida a una estructura World Tour, o de cualquier otro tipo, como cuando oímos hablar a Eusebio Unzué o Jonathan Vaughters, más allá del poder de la UCI, el ciclismo esta en sus manos.

Son la punta de los equipos, en el difícil equilibrio del ciclismo, un triángulo diabólico, entre equipos, carreras y el vértice más débil, el de los corredores, los artistas del circo, que parecen los que menos deciden.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Patrick Lefevere se distingue por ir literalmente a saco, cuando habla de su negocio

Le puedo entender, es su terruño, ¿quién no lo defendería?

Otra forma es cómo lo hace…

Lo que Patrick Lefevere ha dicho de George Bennett es literalmente, como decía mi abuela, una meada fuera de tiesto, pero lo hace con toda la intención.

Diciéndolo en la semana de la «salud mental de los atletas de alto nivel», con gente ofendiéndose por cómo de fuerte se juega en el deporte top, y aliñándolo con un recuerdo a la violencia machista, sabe que va a tener eco.

Rocacorba – 1024×300

Lo que de otra manera leeríamos como una pataleta más de un tío que parece tener todos los huevos en la cesta del Deceuninck, ha sido portada en medios y retuiteado en proporción al mal gusto que airea.

Comparar el rendimiento o elecciones de un ciclista con los problemas de violencia de miles de mujeres es frívolo y soez

Si quería un altavoz, mejor manera no podía haber encontrado, que su querido ciclismo paga la factura por deslenguados como él. .

Costa Daurada 300x250B
WD May-Agost 300×250
Gran canaria 300×250



El lloriqueo es una de las señas de identidad de Patrick Lefevere, que sabe utilizar bien los medios para sacarle los colores a sus ciclistas, que si está gordito, que si no rinde, que si se deja ir, que si no está en forma.

Es curioso que hable del quejoso Bennett, cuando él se ha distinguido por ser el llorón mayor de un reino en el que hace y deshace.

Sus equipos, no los vamos a descubrir, son máquinas de matar, rara es la carrera en la que un Deceuninck no está en la pomada, y supera en número de victorias a trasatlánticos como Ineos, UAE y jumbo.

También sabemos que el ciclista que abandona la manada está jodido, los resultados se resienten al año siguiente.

Los ejemplos son múltiples y claros, Lefevere, muy consciente de ello, juega con maestría, eso no se lo vamos a discutir.

Su gestión ahí, es intachable, el lloriqueo forma parte del juego, un lloriqueo que a veces utiliza para con sus propios corredores.

Una cosa es mandar mensajes a sus ciclistas, llorar por las finanzas de un equipo de ciclismo, prever lo peor por la Covid para el ciclismo, otra tener los huevos de hablar así, con una analogía que hiere más allá del ciclismo, y para más inri en la semana que todos hablan de la salud mental de los grandes atletas.

Aquí las líneas rojas no existen.

 

 

Continuar Leyendo

Opinión ciclista

Simone Biles: la insufrible demagogia sobre la salud mental de los deportistas

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

Lo que le sucede a Simone Biles es el pan nuestro de cada día en el deporte

El aluvión de Simone Biles, la gimnasta estadounidense, se ha llevado portadas y entradas de telediario, como pocas veces se le ha dedicado a un deporte que no sea el futbol.

Ahora muchos se sorprenden de la calidad mental de los deportistas de alto nivel, se rasgan las vestiduras, critican el sistema, se declaran horrorizados.

Lo hacen tertulianos que opinan de política, novelas, futbol y cualquier cosa que se les cruce por el camino

Lo hacen en programas que sólo se acuerdan del deporte, cuando truena.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Lo de Simone Biles es el pan nuestro de cada día, desde tiempos inmemoriales, además, desde que el deporte es deporte y el ser humano nació competitivo.

Es triste, pero es así, como decir que el deporte de alto nivel es salud, cuando se cruzan líneas físicas y mentales que no atravesarían el 99,9% de la población.

Luego volvemos a lo de Simone Biles, pero antes, una analogía ciclista.

Este mismo miércoles por la mañana en el podio de Tokio, Primoz Roglic y Tom Dumoulin se colgaban las medallas de oro y plata.

Sabemos bien la historia de ambos, ambos vinculan mucho con el hilo de este artículo.

Rocacorba – 1024×300

Primoz Roglic vive en una montaña rusa de caídas e infortunios que encaja, no sé cómo, sin titubear, con frialdad y la seguridad que volverá fortalecido

Ya hemos hecho el relato de sus idas y venidas, no viene a cuento otra vez, pero sí que llama la atención la solidez que este ciclista muestra dentro y fuera de la carretera y cómo se rearma entre competiciones.

Tom Dumoulin colgó temporalmente la bicicleta en invierno, agobiado y vacío, harto de competir y todo lo que le implicaba, sabedor que ese ritmo no estaba preparado para seguirlo

Decidió tomarse un tiempo, nosotros pensamos que no volvería, y está de nuevo en el redil.

La exigencia de esa medalla de plata ha sido tal que hay que está muy cargado de todo, de moral y físico para poder optar a ella.

Tom Dumoulin ha demostrado que se puede volver.

Ambos, Roglic y Dumoulin, han llegado al mismo punto por diferentes caminos.

Uno encaja y encaja, el otro hizo una pausa: son oro y plata.

Los que amamos el ciclismo les queremos por igual, nos parecen admirables por ser quiénes son y a dónde han llevado su sueño.

Si un día, como Tom, quieren dejarlo, tendrán todo nuestro apoyo.

Escuchad esta charla con nuestra amiga Meritxell sobre psicología deportiva

Incluso ésta con Martín Bouzas y sus motivos para dejar el ciclismo…

Costa Daurada 300x250B
WD May-Agost 300×250
Gran canaria 300×250



Escucho a opinadores hablar de hipocresía, de la presión social y todas esas cosas

En lo de Simone Biles existen estos factores, pero hay cosas que van más allá e influyen, como la educación y los valores de tus padres, junto a la forma de encajar el fracaso, levantarse y seguir.

La gente, entre la que me incluyo, no tenemos culpa que Simone Biles haya querido optar a seis oros, esto lo ha escogido ella o su entorno más próximo, entrenadores y preparadores, entiendo.

Nadie le pone una pistola en el pecho para que salte como los ángeles.

Otra cosa es que, entre los aficionados, exista ese tipo de persona carente de empatía que pone a caer de un burro a un deportista cuando no da lo que espera de él.

De esos hay muchos, pero sinceramente no representan a los que admiramos y ponemos por encima de todo a la persona, antes que al deportista.

Por suerte, estamos en una sociedad en la que se hace más deporte que nunca, al menos en apariencia…

La presión es algo compartido, todos ponen una parte de ella, la afición, el deportista, el entormo próximo, los mecenas, los políticos y gestores deportivos, que se sepa o no gestionar es otra cosa.

Pero el vértice de todo es el deportista.

La salud mental en el deporte de elite es algo que va mucho más allá de Simone Biles, ella visualiza un problema que muchos opinadores que hoy ponen el grito en el cielo, mañana olvidarán.

Por medio habrán dejado confusión y mil soflamas, cuando lo importante aquí es tener muy clarito que el deporte de competición es de todo menos salud.

Imagen: Olympics

Continuar Leyendo

Opinión ciclista

Al ciclismo español le falta altura de miras

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

El problema del ciclismo español viene por el concepto

La debacle olímpica, sin ganadores de etapa en el Tour desde hace tres años y otras cositas, han abierto los ojos a los últimos que negaban la realidad del ciclismo español.

Venía una travesía en el desierto, dijimos hace unos.

A las vacas gordas le suceden las flacas, lo importante en estos casos es ver cómo gestionas lo que tienes y salir reforzado.

El problema es de concepto: Creemos que no tenemos un ganador del Tour, y creemos bien, pero ¿acaso lo tienen en Italia o Francia? ¿Se acaba el mundo por no tenerlo?

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



El problema no creo que sea de calidad, ni siquiera de cantidad de gente que se va aupando a la máxima categoría.

Ahora mismo hay, de hecho, más equipos para prosperar que hace unos años.

El problema, insisto, es de concepto y ahí, voy a romper una lanza por el seleccionador nacional, Pascual Momparler, estos días aislado por Covid.

Cada vez que hemos hablado con él, ha sido muy claro sobre el perfil de ciclista que debería surgir en España, un ciclista alejado de los moldes de la tradición, o al menos que beba de ésta pero aporte algo mas.

Recuerdo una conversación que tuvimos sobre la posibilidad de tener una Strade Bianche o una Roubaix en España, en la misma argumentaba la importancia que otro tipo de ciclista creciera en este lado de los Pirineos, un ciclista que se defendiera en terrenos alejados de las grandes vueltas, terrenos como los adoquines, como el sterrato, que crecieran conociendo todos los ciclismos y que con ellos pudieran, un día, salir fuera y buscarse la vida, sin reparar en teorías que algunos agentes de ciclistas mantienen diciendo que en Bélgica, por ejemplo, no puedes ganarte la vida si no eres belga.

Como si a Lefevere le importara que algunos de sus mejores ciclistas de hoy y de siempre no hayan sido belgas: Asgreen, Stybar, Terpstra…

Pero a lo que vamos, que me pierdo, que el ciclismo español necesita darse la vuelta como un calcetín, si quiere sobrevivir entre ciclistas que tocan todos los palos.

Rocacorba – 1024×300

Otra de las cuestiones que nos valoró Momparler fue la edad de los ciclistas para explotar, cada vez más jóvenes, en edades de aprendizaje.

El ciclismo español tiene que hacer las cosas diferentes si quiere ser competitivo, el perfil de toda la vida -Enric Mas y Mikel Landa, entre otros- siempre existirá, hay que potenciar otro tipo de corredores, que abra el abanico.

Pues no todo reside en ganar el Tour, Francia no tiene potenciales ganadores del Tour pero tiene ciclistas que emocionan los doce meses del año.

Italia, tampoco, pero tiene artistas en todas las modalidades y de vez en cuando les surge un Damiano Caruso que hace el Giro de su vida.

Mientras en Francia disfrutan de Cavagna, Alaphilippe y otros, vemos como en España se insiste en que Marc Soler vuelva una y otra vez a una grande, Iván García Cortina se pase el Tour sin intentar nada relevante y no paran de surgir y asentarse excelentes gregarios, tipo Castroviejo o Nieve.

Los gregarios facilitan victorias a terceros, especialmente no españoles.

Costa Daurada 300x250B
WD May-Agost 300×250
Gran canaria 300×250



El ciclista español tiene que salir antes del cascarón, no vivir en los ochenta y noventa, se está empezando a hacer, ahí van los ejemplos de Carlos Rodríguez y Juan Ayuso, en factorías muy alejadas de Movistar y sus planteamientos trasnochados.

Y digo Movistar, no seáis malos, por que son el core del ciclismo español, el equipo por donde pasan todas las aspiraciones del ciclista español medio

Viendo el contenido de mis conversaciones con Momparler, me cuesta creer que ese cinco de Tokio fuera exclusivo de su criterio, más tras lo sucedido con Pello Bilbao.

Otra cosa fue la táctica, España, a diferencia de otras, no probó nada.

Me consta de su admiración por Alejandro Valverde, aquí no hay tufo «antiValverde», tenemos mejores cosas que hacer, pero como nos tuiteaban, es complicado pensar que todo lo haya montado para mayor gloria del segundo mejor ciclista de la historia del ciclismo español.

Opinar así de Valverde no es ir en su contra, es retratar una realidad dolorosa, que los años pasan para todos, también para él y no admitirlo es inútil, la vida pasa mientras damos vueltas sobre lo mismo.

Y mientras el ciclismo español sigue en su desierto.

Imagen: RFEC

 

 

 

Continuar Leyendo

Opinión ciclista

La selección española en Tokio: la improvisación se paga cara

Publicado

en

Shimano 2021 Junio

El desastre de la selección española en Tokio se fraguó hace tiempo

En la carrera olímpica de Tokio hubo un momento determinado en el que Italia tomó el mando, un momento fatal para la selección española.

Fue Giulio Ciccone, a una eternidad de meta, pero su destrozo fue plausible, entre otros damnificados, la imagen de Alejandro Valverde descolgándose, presa de la humedad, del calor, de la falta de aclimatación, de lo que fuera, pero otra vez corriendo por detrás en una prueba olímpica.

Ver a los italianos mover la carrera tan de lejos, con esa determinación e intimidación fue un lujo, en este caso asiático

Los azzurri cuando se menea así es para tomarlo en serio, nunca van de farol.

Lo cierto es que la selección italiana venía con cinco nombres top entre los cuales sólo Vincenzo Nibali había hecho el Tour.

El resto venía de su casa y sus concentraciones.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Es cierto, al final no pudieron rascar medalla, pero metieron a Alberto Bettiol en la lucha por los metales, luego ya, cuando el cansancio cayó a plomo, Bettiol se descolgó acalambrado.

Para entonces España llevaba muchos kilómetros fuera de carrera, Omar Fraile encendió las luces de alarma, luego ya Valverde y paulatinamente, el resto.

Jesús Herrada nos parece un corredorazo, a los Izagire nos los queremos mucho, pero lo que había delante era dinamita

Rocacorba – 1024×300

Hasta que Bettiol petó, Italia se había mostrado como el cuadro más sólido del mundial, al menos como equipo.

 

Pienso en un ciclista como Giulio Ciccone que ha sido un puñal, por ejemplo para España.

Pienso en su aproximación a los Juegos, no sabíamos de él desde su retirada del Giro, cómo se ha preparado, qué consignas ha seguido, cómo ha cogido a su equipo y le ha dicho: «Voy con Italia quiero llegar a tope a Tokio«.

Luego miro a España, en los mil cambios de Alejandro Valverde en su camino hacia Tokio, en la improvisación como moneda de cambio, en una selección cuya confección levantó tantas ampollas durante el Tour, y claro, me explico el resultado.

Costa Daurada 300x250B
WD May-Agost 300×250
Gran canaria 300×250



En Tokio han habido tres tipos de corredores.

Los que están en la forma de su vida, que pueden viajar a Tokio nada más competir en el Tour y estar al nivel, dígase el trío que subió al podio.

Luego los que sacrificaron el Tour, pensando que así iban a llegar mejor, a la vista de la escapada se equivocaron.

Y luego los que han hecho varios cambios en el plan inicial, diciendo primero que nunca más al Tour, luego soltando «bueno va» y finalmente haciendo el Tour entero sin ir a por etapas, sólo Andorra, ni teniendo un líder que tenga opciones reales de ir al podio.

Éste ha sido Alejandro Valverde, quien ya no es un crío para creer que va a estar perfecto en todos los lares como cuando fue a Pekín, hace trece años, tras el Tour.

Como en el tema de los maillots de campeón de España, el problema creo que reside en el concepto, hay países en los que representar a su selección lo es todo, y luego a este lado de los Pirineos que se quiere estar a todos los palos y el resultado es el que es.

Y que conste que esta sensación ya la transmitimos en la no selección de Pello Bilbao -creo que hoy el bueno de Pello tampoco habría estado para ganar-, la sensación de improvisación e ir salvando sobre la macha, una sensación que se acentuó con el positivo por Covid en el equipo 24 horas antes de la competición.

Ir a ver qué pasa a una carrera así no es de recibo, la flauta suena una vez muy de vez en cuando y en un sitio así te pasan la mano en cero coma…

Foto: RFEC

 

Continuar Leyendo

TWITTER

la perfección existe
recuerdo cuando @JaumeMas me hablaba de los progresos italianos en la cuarteta #Tokyo2020
https://youtu.be/hN1EnfmDar0

Cuando Patrick Lefevere habla de abusos domésticos para explicar la "debilidad mental" de Geoarge Bennett se retrata un tipo que será un genio en la gestión del equipo pero que carece de escrúpulos cuando quiere defender lo "suyo".

https://joanseguidor.com/patrick-levefere-george-bennett/

Para Patrick Lefevere todo parece valer

https://joanseguidor.com/patrick-levefere-george-bennett/ by @JoanSeguidor

Cuando Patrick Lefevere habla de abusos domésticos para explicar la "debilidad mental" de Geoarge Bennett se retrata un tipo que será un genio en la gestión del equipo pero que carece de escrúpulos cuando quiere defender lo "suyo"

https://joanseguidor.com/patrick-levefere-george-bennett/

El siempre cuestionado sueldo de los ciclistas

https://www.ciclo21.com/el-siempre-cuestionado-sueldo-de-los-ciclistas/

Por @JoanSeguidor

Load More...

Lo + leído