Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX
Leaderboard XX 2 – 2imagen

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Ciclismo de carretera

El Rat Penat, uno de esos muros que cuestionan tu fe ciclista

Publicado

en

DT – 2022 post

En las rampas del Rat Penat la palabra desnivel adquiere otra dimensión

Me habían hablado mucho de él, incluso lo intuía cuando ibas por las Costas del Garraf, lo vi cuando la Vuelta lo abordó, recuerdo el triunfo de Imanol Erviti… hablo del Rat Penat.

Es una subida despiadada, que no empieza con sutilezas, en un momento dejas el mar ahí abajo, lejos, con la línea costera que va de Castelldefels a casi el Prat de Llobregat, dirección la gran ciudad.

Luego, cuando salvas las primeras culebras, crees que lo peor ha pasado, pues la carretera ofrece varios descansos, te vendrá la puntilla, con otros rampotes que el Rat Penat despliega para tortura del ciclista.

Bien podemos decir que hasta que no llegas a Plana Novella, hasta las inmediaciones del Monasterio Budista no estás a salvo de su veneno…

Lo hemos subido haciendo eses, pero lo hemos logrado y hemos recordado, punto por punto, la historia que en su día nos trajo Jordi Escrihuela…

Parque natural del Garraf (Barcelona). 7.30 h de la mañana. Estamos en uno de los miradores de la carretera que hemos subido, a unos 200 metros de altura, para contemplar el maravilloso espectáculo de la salida del sol, emergiendo del mar como una gran bola roja, encendiendo el cielo. La observamos en un entorno privilegiado y en primera fila. En apenas tres kilómetros de ascensión ya se aprecia una buena vista del litoral. Abajo, la carretera serpentea, enfilada hacia la montaña. El desnivel es tremendo, el esfuerzo de subir en bici hasta este alto también. Sólo mencionar su nombre causa pánico entre los cicloturistas catalanes. Os presentamos el Rat Penat.

Lo primero que hay que aclarar es su nombre, pues esta impresionante cuesta es conocida de varias maneras: Creueta dels Aragalls, así sale reflejado en los mapas de la zona, Palau Novella, urbanización donde podríamos dar por acabada la subida, Turó de l’Alzina Freda, punto más alto ciclable de la montaña hasta la estación meteorológica y, finalmente, Rat Penat (el murciélago) otra urbanización, al inicio del puerto, que es la que se ha impuesto entre los ciclistas. ¿Será quizás por qué los murciélagos son imprescindibles para situaciones terroríficas?

“Sí, pero… ¿dónde está ubicado exactamente?” Pues está ahí mismo, escondido, cerca de una gran ciudad, a la espera de que cualquier despistado sucumba ante sus fauces o bien combatir al avezado ciclista que intente retarle de igual a igual. Saliendo de Barcelona dirección Castelldefels (¡ni se os ocurra hacerlo por la autovía!) y pasada esta población, en pocos kilómetros, encontraréis el desvío a la derecha hacia el Rat Penat, justo antes de las “cuestas del Garraf”, la famosa, y no menos peligrosa, carretera que nos lleva a Sitges. No os confiéis por el hecho de que tan cerca de la playa, sea imposible que os pueda sorprender puerto alguno a vuestro dilatado y experimentado currículum de cimas conseguidas, y es que el alado habitante está ahí al acecho, delante de ti, y no lo notarás hasta que no hayas entrado en su caverna. Sólo tienes que levantar la vista y contemplar la inmensa mole pétrea que se alza ante ti, que parece surgir directamente del mar.

DT – Swiss 400×400
Endura 400×100



“Sí, vale, pero… ¿es tan duro como dicen?” Aquí en Catalunya, hasta que no se descubrieron los no menos temibles Pradell o Collfred, era el paradigma de dureza extrema y no eran pocos los cicloturistas catalanes que preferían subir el Turó de l’Home que enfrentarse a sus terribles 5 kilómetros de escalada. Para explicároslo, de nuevo echo mano de mi libro de referencia de altimetrías: Ciclistes! (1994) donde Juan García Ayllón (J.G.A.) nos lo describe así: “490 m de desnivel, 9,8 % de media en 5 km terroríficos, rampas máximas 16-17 %. Como mínimo hay que subir con 42 x 24 y para ciclistas muy bien preparados”. En aquellos años lo normal era llevar un 42, el 39 se usaba poco, el triple aún menos y el compact ni existía. Así que había que probar con lo que fuera.

“Y tú… ¿lo has subido?” Varias veces. He de remontarme al boletín de excursionismo del 94 del Club Ciclista Gràcia. En noviembre había una salida 3 estrellas a Palau Novella donde se recomendaba “portar pinyons grans!” (¡llevar piñones grandes!), cuando en ninguna salida, por dura que fuera, se daba semejante “aviso”, por algo sería… La altimetría, ya sabéis, la pude ver en el libro de J.G.A. y quedé sorprendido tanto por sus rampas como por el hecho de que “aquello” estuviera tan cerca de mi casa, así que me fui a por él, solo, con el desarrollo que llevaba entonces, un 42 por 24.

Con éste había subido a Rasos de Peguera y no tenía ningún miedo, pero afrontando su primera rampa, entrando al auténtico túnel del terror, vi que aquello era muy serio y el pavimento se levantaba por encima de mí con unas cuestas que nunca había visto. Con todo metido pude salvar el primer kilómetro y ver como en tan poco espacio había ascendido lo suficiente para tener el mar ya muy abajo. Impresionante. Seguí avanzando muy despacio, contemplando con incredulidad la diferencia de altura entre una curva y la siguiente. En una de ellas paré, no podía más, el corazón se me salía por la boca y eché pie a tierra. Me acuerdo que coloqué la bici tumbada y ¡casi estaba vertical! Asustado, di la vuelta y pensé que tenía que traer más desarrollo y entrenar más, y no había llegado hasta lo más duro…

Poco tiempo después me hice con un plato de 39 y… ¿sabéis dónde fui a probarlo? Efectivamente. Allí estaba de nuevo con mi “ristra de ajos de 26 dientes” para vencer al murciélago. Lo conseguí, sufriendo como un perro pero lo conseguí. Superé la primera fase, allí donde puse pie a tierra, y seguía pedaleando, ¡seguía! Me disponía a afrontar el tramo más duro de la ascensión, la rampa del mirador del Puig del Martell. ¿Martillo? No, mazo, aquí vive el hombre del mazo, que te noquea y te deja sin fuerzas, un tramo infernal, que pude superar con algunas eses ya que si iba recto la bici me hacía caballito. Una cuesta que todo el que la ha superado no la olvida fácilmente.

Después un pequeño rellano, que me dejó respirar, a la altura del Pla de Querol, en pleno parque natural, en un paisaje rocoso y agreste, desolado, casi lunar, aunque no exento de una exótica belleza. Sin demasiado tiempo en contemplaciones y pasada la oficina del parque, la masía “La Pleta”, tuve que volver a retorcerme para vencer otra curva inhumana en otro tramo durísimo hasta coronar un primer alto “la Creueta dels Aragalls”. Aquí encontré el desvío hacia Palau Novella y a la derecha hacia las antenas y el radar del Turó de l’Alzina Freda, con una barrera para impedir el acceso a los vehículos a motor. Mi idea era seguir hasta Palau Novella, siguiendo el perfil de J.G.A., como así hice, pero hoy sabemos que podemos coronar en bici hasta las antenas a 592 metros de altura, en un par de kilómetros más de dura ascensión, sobre todo en su último tramo –si queréis hacer “Cima”, tendréis que hacerlo hasta aquí arriba para que “cuente” –.

Lloret 300×250



La segunda parte del recorrido no es una subida propiamente dicha, siempre dirección Palau Novella. Este tramo de 5 kilómetros de carretera está un poco peor de asfalto pero es totalmente ciclable y es una divertidísima y durísima sucesión de toboganes o “montañas rusas, donde pasas de 70 a 8 km/h y hasta un 20% de desnivel” (J.G.A. dixit). Así es, el segundo “tobogán” es impresionante y es como si un gran tsunami de asfalto se echara encima, un rampón que lo superas porque vienes lanzado de la bajada pero que luego te “clava” en su tremendo desnivel. Esta pared ha sido utilizada en varios spots publicitarios, por su espectacularidad. Así seguí, por este ”parque de atracciones” hasta llegar a Palau Novella, con su majestuoso palacio señorial del s. XIX donde en 1996 se instaló una comunidad budista. Buen lugar para la reflexión y la paz mental.

Después del “éxito”, volví por donde vine, superando de nuevo los toboganes que, por este lado, también se me antojaron durísimos y, al llegar la bajada, vigilando y siguiendo los consejos de J.G.A. “¡ojo el descenso, muy empinado y peligroso!”.

Fue mi primer estacazo al “murciélago”. Más tarde llegó la salida del club, desconocida prácticamente para todos los integrantes de aquella primera expedición de “matavampiros”. Para mí no lo era. Al llegar, ya subiendo, la sorpresa fue mayúscula entre mis compañeros y muchos se dieron la vuelta echando pestes de la ascensión. La verdad es que pocos llevaban los desarrollos adecuados y el murciélago iba dejando víctimas por el camino. Recuerdo que sólo cuatro valientes y yo aguantamos el tipo y acabamos todo el recorrido en una jornada memorable donde incluso nos llovió, endureciendo la salida aún más. Aquel día me caí en el descenso. No fue nada porque prácticamente iba bajando parado pero en un momento dado no pude sacar el pie de la cala y fui a caer sobre un charco. Un poco ridícula –y húmeda- la caída, pero nada serio.

Otro día “engañé” a mi compañero de entreno, mi amigo Jordi L., y le dije “ven, que te enseñaré una subidita que te gustará”. Sus comentarios “irreproducibles”, cuando bajé a buscarlo, después de haber coronado “sólo” hasta la Creueta, y comprobar que me estaba esperando en el Martell, donde se había quedado clavado. El desafío casi me cuesta su amistad. Suerte que luego lo pudimos arreglar delante de unas cervezas en el vecino y bonito pueblo del Garraf, comentando la jugada.

Después he vuelto varias veces más. Sí, ya lo sé, no tengo remedio, pero es que estos puertos me van. Eso sí, lo he hecho más preparado con mi compact y subiendo dignamente, como en el caso de hoy, que lo he hecho antes de escribir estas líneas y llevando encima un GPS y comprobar cómo en el mirador del Puig del Martell me marcaba un 23%, algo que no sabía cuando subí las primeras veces, pero que realmente te deja bien a las claras porque este tramo se hace tan duro y penoso. También he podido “visualizar” un 19% después de “La Pleta” y un 20% al final, tocando las antenas, dando la razón a las nuevas altimetrías que del “murciélago” se han publicado.

Anécdotas y comentarios sobre el Rat Penat podéis encontrar a patadas, porque cada subida individual es una historia en sí misma, gente que lo ha ascendido con triple plato, con BTT, con 39 x 26, con compact…a 5 km/h –se va más rápido andando– haciendo eses o caballitos, o simplemente andando o se han dado la vuelta, pasando por fieras que lo han hecho con 39 x 23. Cicloturistas que han definido el tramo del mirador como infernal, descomunal, el tramo más duro que han subido nunca “sufriendo como un condenado”, pasando por los que no quieren volver nunca más, los que en sus rampas han probado las sensaciones –y platos y piñones– en una subida extrema para preparar sus retos, y los que no ponen pie a tierra “por dignidad”. También son muchos los que han caído descendiendo la zona del mirador y es que la bici se embala rápidamente, así que ¡ojo! y tened cuidado.

A los vehículos motorizados no les va mucho mejor la cosa. Dicen que los camiones no pueden subir a plena carga, que han de dejar la mitad a pie de puerto y luego volver para hacer un segundo viaje, y los coches, en invierno y con hielo, las pasan canutas para poder subir en primera. Son historias del Rat Penat, que espera que tú también vengas y nos lo cuentes.

 

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ciclismo de carretera

Flandrien Challenge, en la «bucket list» del buen ciclista

Publicado

en

DT – 2022 post

El Flandrien Challenge propone las 59 cotas de Flandes en 72 horas

Ya conocemos en qué consiste el «Flandrien Challenge», pero antes queríamos ir a la raíz de la propuesta, a algo que ya hemos comentado aquí mismo…

¿Qué es un flandrien?

Echando mano de literatura del lugar, encontramos una descripción muy exacta de la amplitud del término.

Amante del mal tiempo, su rostro está castigado, trabajado por los elementos.

El flandrien original llevaba en cruz el tubular, el último de estos fue, dicen Albéric «Briek» Schotte, un armario ropero de los años cuarenta con un físico que abrumaba con el cuchillo entre los dientes cuando olía el triunfo.

Decir que un buen ciclista debería rodar una vez en la vida por Flandes podría resonar algo redicho, sin embargo, la recomendación alcanza el nivel de prioridad cuando has visto lo que hay por la zona, un territorio con el ciclismo en el ADN y no es de palabra, es la fotografía más fiel que podemos haceros de Flandes.

Aquí hasta los balancines de los niños, los pinta y colorea del cole son de bicicletas, de ciclismo, una aventura que no sólo hace célebre el lugar, también lo moldea y colorea por todo el territorio.

El Museo del Tour de Flandes, en Oudenaarde, es el epicentro de la actividad.

No lejos d0nde cada año finaliza De Ronde, se sitúa el kilómetro cero del ciclismo en Flandes y donde os recomendamos echar mano del mapa para trazar en 72 horas pasar por las 59 cotas.

En otras palabras cumplir con el plan del «Flandrien Challenge».

Son dos grandes zonas de movimiento.

La primera en la misma Oudenaarde, con Geraardsbergen no lejos, el Koppenberg en el otro, siendo el meollo anual del Tour de Flandes.

Son las Ardenas flamencas, pequeñas pero violentas colinas en medio de grandes pastos y paisajes calmados, con una red infinita de carreteritas que te llevan por mil sitios al mismo lugar.

Completar el mapa, trazar la X sobre cada cota es un placer que sube enteros según va evolucionando un reto que se asienta sobre nombres que, ya me perdonaréis, sugieren tocar el cielo con las manos: Paterberg, Oude Kwaremont, Koppenberg, Kapelmuur, Berendries, Kruisberg, Bosberg…

Cada subida está marcada en el suelo, dejando impronta escrita del nombre de la leyenda.

Luego si nos alejamos al oeste, hacia Francia, conoceremos la zona de Ypres, el otro gran polo del lugar, por los lugares de la Gante-Wevelgem, posiblemente la segunda gran carrera flamenca.

Para llegar a ese estatus hay que cumplir con las 59 cotas en 72 horas, moviéndote por toda la geografía, al ritmo que consideres, en el orden que te plazca.

Todo conectado a tu Strava.

Al final del viaje, a la satisfacción de batirse donde los grandes de siempre, sumarle dejar el nombre esculpido en una piedra del Museo del Tour de Flandes, una muesca que quedará para la eternidad.

Saben hacerlo bien estos flamencos.

+ INFO

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

Las familias entre las ruedas de DT Swiss

Publicado

en

DT – 2022 post

Cada par de ruedas de DT Swiss nace y se concibe para un fin concreto

A saber que en el tema de las ruedas que le pongamos a la bicicleta, las cosas no van a resultar igual, cada par con su flaca correspondiente, con un objetivo y un motivo bien claros.

DT Swiss nos explica el porqué de cada modelo.

AERO

Bajo el acrónimo ARC se distinguen las ruedas aero, las voladoras de DT Swiss, concebidas para ir rápido, lo más posible, priorizando la aerodinámica.

Están en versión zapata y disco y tiene diferentes perfiles y pesos buscando equilibrio entre pero y rigidez.

PERFORMANCE

Con “P” de performance, es decir, rendimiento puro y duro sacando peso de cualquier detalle. Son las más ligeras y por tanto perfectas para la montaña, para subidas y bajadas, llevando al ciclista más lejos lo más rápido posible.

ENDURANCE

La “E” significa endurance y por tanto miramos a la larga distancia, salidas de muchas horas sobre la bicicleta con todo el día por delante y cualquier meteorología esperando. No importa el estado de asfalto, sólo alargar la salida.

Es la hermana pequeña de la familia, respondiendo a lo que muchos ciclistas demandan, disfrutar por mucho rato de su maquina, si bien han demostrado recorrido y margen entre triatletas.

GRAVEL

Ruedas ganadoras en la familia de DT Swiss, pues son las que calzan las bicicletas de gravel, aptas para entrar en carretera y pistas, indistintamente. Son ligeras pero robustas con la idea de sacarle partido al bikepacking o al camino objeto de deseo.

CROSS ROAD

No son las más comunes. Aunque se idearon para la carretera, su uso se abre a otros caminos pues se construyen con la consistencia de una rueda de ciclocross abriendo el uso a mil entornos.

HYBRID ENDURANCE

El siguiente paso hasta las ebikes, ruedas que combinan las características de gravel y endurance, pero con eje de acero que resiste la exigencia de la bicicleta eléctrica.

No hablamos de pocas familias, y la respuesta, como digo es obvia: se da salida a las necesidades de cada uso, de la mejor forma. Claro que se pueden usar unas PCR para recorridos llanos, pero no están concebidas para ello. La mejor manera de disfrutar unas ruedas es sacarlas para lo que están diseñadas.

A.S.O./Pauline Ballet

Cada familia lleva su inicial en la sigla, empezando por las de aluminio evolucionando sobre el tipo de freno y eje e incluso el perfil de la rueda(P ó PR). Si la sigla tiene tres letras (PRC) entramos ya en carbono con acabados más completos.

En fin una guía rápida y sencilla que deja bien a las claras la ingeniería que rodea cada línea que DT Swiss pone al servicio del ciclista.

+ INFO

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

El postureo del bueno ha llegado al cicilsmo

Publicado

en

DT – 2022 post

La pregunta ahora es saber si el postureo ha llegado para quedarse en el ciclismo

Señoras, señores, el paradigma cambia y algunos no nos hemos dado ni cuenta, o quizá es que no queremos, el ciclismo ya no es sólo salir a contemplar paisaje y descubrir mundo, tampoco consiste exclusivamente en sacar vatios y llegar roto a casa, todo eso está bien y sigue vigente, pero el ciclismo es hoy más postureo que nunca.

Admitirlo es el primer paso, luego dejarse llevar y disfrutar de una corriente que, nunca la acabaremos de entender al 100%, pero que es un hecho, que se extiende como una mancha de aceite y deja muy poquitos al margen.

Al menos ha traido gente nueva, me consuelo.

Shimano Sep 2022 – Post

Pero ¿qué es el postureo en nuestro querido ciclismo?

No es difícil describirlo, pues no es cosa sólo de bicicletas y de ciclistas, lo que sucede que ahora ha llegado con todas las consecuencias al ciclismo.

El postureo en ciclismo tiene más que ver con lo que rodea al mismo que la marcha en sí, conecta con el lugar de quedada para salir, con el nombre de la grupeta, con lo que se toma en el desayuno o al final de la salida, pero sobretodo a lo que se lleva puesto y la forma de conjuntarlo.

No es salir a rodar con la bicicleta, es hacerlo acorde a lo que dicta el entorno y en especial a lo que uno mismo cree que combina o no.

Se impone la ropa ajustadísima, los colores pastel y las líneas simples.

El casco tiene que estar en armonia con las zapatillas, y por medio todo lo demás, desde maillot a calcetines, tiene que estar acorde.

No escapan ni las gafas.

Sueltan palabras como pace, outfit, KOM o after y post ride y si le añaden un afeitado a medidas o coleta trenzada surgiendo bajo el caso, mejor.

1024×300 Flandes Zona Centro post

Los amantes del buen postureo, por eso, tienen un olfato especial para una cosa: tienen perfectamente localizados en el radar todos los sitios donde ponen cafés cuquis y pastas muy dulces para antes, durante o después de la salida, según se tercie.

Es brutal, el éxito que están alcanzando algunos sitios para reunir la grupeta, en la previa o después de una salida que a veces no supera ni los 50 kilómetros, pues sudar no es glamouroso.

Esto es lo que nos rodea y aunque los puristas del esfuerzo clásico y la sacada de higados en las rutas no nos sintamos identificados, resistirse a ellos no es sencillo.

Gran canaria 400×400
Endura 400×400
Cruz 400×400

Seguro que muchos de los que llamamos «ciclistas de toda la vida» los acusan de contribuir al abuso de precios que se está produciendo en muchas cosas del ciclismo.

Creo que en parte tienen razón, he visto maillots de equipos profesionales que cuestan 150 eurazos, que hablamos de un maillot corto puro y pelado, por ser una de esas marcas de «hace poco».

Surgen las grupetas uniformadas, a veces vinculadas a tiendas o a cafeterías, todos iguales, juntos y compactos, haciendo marca.

No entremos en las bicicletas, el espejo del alma del ciclista, auténticas máquinas de precisión, cables por dentro, grupos top y cambios electrónicos, cuando no van con cuadros personalizados.

Todo perfectamente limpio, reluciente, cualquier mal cuidado de la bicicleta te pone en el foco.

Por cierto, todos aman el gravel y curiosamente con un fit más relajado, es decir, con holgura.

Es lo que hay, los tiempos cambian, el ciclismo no es ajeno.

El postureo mueve la industria del ciclismo, pero ¿lo ha hecho para quedarse?

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Ciclismo de carretera

Culotte Evolve Performance, el 2 x 1 de Shimano para el otoño

Publicado

en

DT – 2022 post

Perfecto para salidas con tiempo cambiante, ajustado y cálido, esto nos ha parecido el Culotte Evolve Performance de Shimano

Cuando recibí el nuevo culotte Evolve Performance de Shimano, la sorpresa vino cuando lo cogí por los hombros y lo dejé caer.

Era un dos en uno, una simplificación brutal de tres conceptos que necesita todo ciclista  en tiempos en los que el frío empieza a llamar a la puerta: pernera, tirante y camiseta second skin, tres conceptos, como digo, resumidos en dos, pues la parte superior de la pieza fija y protege al mismo tiempo.

En la parte superior, como digo, tenemos una camiseta que hace las funciones primera piel…

Se trata de una especie de camiseta de tirante, finamente unida al culotte por la cintura, que ajusta bien, con tacto suave y calentito, que hace funciones de gamuza, manteniéndote lo más seco y protegido posible, durante una salida de cuatro horas, más o menos, algo muy útil si la ruta incorpora bosques páramos, tramos de sol y sombra, con humedades y esas cosas que nos encontramos en otoño.

La parte superior es sin mangas, casi hecha de una pieza, muy cálida de inicio y responsable, como digo, durante la salida.

Igual que las perneras las notas ajustadas, lo que beneficia a la recuperación y mejor circulación, la mitad de camiseta también la notas agregada al cuerpo.

Un detalle para los chicos, la prenda incorpora una zona central con apertura para poder ir al baño

En la parte inferior, estéticamente el resultado es muy similar al Evolve de verano, es decir sobrio y elegante, bien ajustado, con detallitos que gustan.

Ajusta bien y se ve liso, su badana es de alta densidad, bien fijada a la pieza, pensada para salidas de media distancia en terrenos diferentes, no sólo se recomienda para carretera, también para gravel y MTB.

Es lo que algunas marcas llaman un culotte de cargo, pues en su lado derecho incorpora un bolsillo de rápido acceso, con acabado en malla, para evitar transpiración.

El bolsillo es grande, cabe la mano entera y va bien para llevar un gel a tomar en marcha.

En la otra pernera se incorpora una franja alargada y reflectante, con el nombre Shimano, dándole al Evolve el plus de visibilidad en la ruta.

Como veis la retención es amplia y se cierra con una franja reflectante elegantemente concebida.

En definitiva, un culotte de entretiempo, de jornadas cambiantes y rutas que combinan zonas despejadas y boscosas, para proteger el cuerpo ante los cambios de condiciones según avanza el itinerario, lo que nos gusta llamar «caballo ganador».

+ INFO

World Fondo WT – Epic
Continuar Leyendo

Lo + leído

X