Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Mundo Bicicleta

Si tu cuñado fuera ciclista

Publicado

en

Cicismo de cuñados

Y quien dice cuñado, se puede decir amigo, compañero, primo o sobrino, que para el caso es lo mismo, pero hemos de reconocerlo, y un cuñado, pariente, es un cuñado, con todo lo que ello conlleva de ¿bueno? y malo.

Pero escucha, si te llevas de maravilla con él, formáis un tándem casi perfecto, os entendéis magníficamente en esos precisos relevos, estáis hechos el uno para el otro en vuestras salidas en bici, si además es que no tienes queja alguna de él, ni él de ti, pues esta reivindicación no es la tuya y, si lo deseas, puedes dejar la lectura aquí y cerrar la revista.

Pero aunque no sea tu caso y sigues leyendo estas líneas, quedando a la expectativa de lo que pueda explicar, adelante, continua y comprenderás algunas situaciones que se han dado, dan y seguro darán siempre, que hacen que algunos se replanteen el volver a salir con su cuñado en bici, por variados y diferentes motivos que aquí se expondrán, que tienen que soportar en silencio, -la mayoría de veces, aunque otras son en presencia del grupo, tus compañeros y amigos, para vergüenza ajena- el carácter de sus cuñados.

Ojo, te puede pasar a ti y ser uno de estos sufridos familiares, pero también puede ser al revés, y que seas tú el objeto indeseable de las críticas, y no lo sepas.

Para hacernos una idea, de inicio, podemos hablar de esos cuñados que, además de pesados, son gruñones, refunfuñones, picajosos, intransigentes, poco tolerantes, broncas, pijos y fantasmas. Pensaréis que… ¡buf! ¡Qué a gusto me he quedado!

A ver, parafraseando una famosa frase futbolística del reconocido entrenador galés J.B. Toshack, los lunes siempre piensas en no volver a salir con él, los martes recapacitas que quizás salgáis a entrenar juntos el jueves, los viernes ya estáis quedando por teléfono, y el sábado ya masticas que tienes que volver a salir con el mismo cabrón de siempre el domingo.

¡Eh! Y esa palabra -cabrón- de buen rollo, faltaría, igual que cuando él te la espeta («¡eres un cabrón!») si la salidita que le has propuesto no ha sido de su gusto, quizás demasiado dura -como a ti te gusta- cuando has tenido que aguantar su mal genio durante toda la «excursión», con sus reiteradas quejas porque el puerto que le has «obligado» a subir ha sido muy exigente y lo ha pasado fatal por «culpa» tuya. Siempre culpa tuya, claro, de todo.

«Es que yo salgo a disfrutar con la bici y a pasear«. ¡Y un huevo! Eso no se lo cree ni él. Esto te lo dice cuando ese día «no ha podido contigo», pero no por nada, no porque tú hayas hecho nada para que lo pase mal, simplemente estás en mejor forma, sobre todo escalando, y él no quiere, o no sabe, asumirlo. Y así día sí y día también. Qué tortura.

«Yo no salgo a machacarme con la bici para sufrir como un perro». Si es que tu cuñado es una caja de sorpresas. Menos mal que sigues sin creértelo y no te fías de él, sobre todo si ves que, a pesar de todo lo que diga, sale con sus piernas recién afeitadas y bien brillantes, luciendo gemelos, «oliendo» a algún ungüento que se habrá puesto para salir con los músculos bien calientes.

Si es que no escarmientas, tú, con lo amable y gentil que eres, que le dejas esprintar en todos los puertos de montaña y altos «puntuables» para que esté contento, sin disputarle cota ni tachuela alguna, porque además ya lo sabes que, si llegáis juntos porque habéis ascendido «como amigos», cuando tú lo podías haber descolgado cuando hubieras querido, él te va a demarrar algunos metros antes de la «cima» y te va a dejar atrás con cara de idiota.

No aprendes, porque esto no es la primera vez que te lo hace. Te lo ha hecho muchas veces. Y lo sabes. Sabes que repetirá, que lo volverá a hacer, porque una cosa sí que tienes que reconocer: tú eres mucho más escalador, pero él, por su peso y corpulencia, tiene más potencia y en falsos llanos es cuando la desarrolla y muestra en todo su esplendor, llevándote con el gancho, pero tú aguantas, por supuesto, mientras te va mirando por el rabillo del ojo, porque lo has visto y te estás dando cuenta, a ver si es capaz de soltarte al menos en su terreno. Ni hablar. Alguna vez lo has dejado marchar y arriba, esperándote, te ha dicho: «¡un minuto, te he metido un minuto!».

¡Ah! Luego no le digas nada, claro. Te soltará que hombre a veces va bien fajarse un poco y hacer alguna serie. Él, el que sale «a pasear» en bici. Ya le vale.

«Eres un cabrón». Otra vez tienes que oírlo. Qué paciencia tienes, de verdad. Y esto te lo suelta recién acabada una gran marcha, larga, severa, exigente, con muchos puertos de montaña, cuando tú ese día has decidido poner tierra de por medio para liberarte un poco de su tiranía, pensando que al fin y al cabo no le dejas solo y va acompañado de un par de miles de ciclistas como él o como tú. Y te lo dice cuando lo llevas esperando tres cuartos de hora en la llegada, para su berrinche y posterior cabreo, sabiendo la dura reprimenda que te vas a llevar, sobre todo de camino a casa en el coche, donde intentará darte lecciones de valores, compañerismo… y familia, diciéndote cosas como que a él le hubiera gustado «salir» en la foto junto a ti, que habría preferido que hubierais ido juntos «para contemplar y disfrutar del paisaje» y que si a él le hubiera pasado algo, tú… ¿dónde habrías estado, sin saber de él?

Si es que cuando sales con él en bici no sabes qué ritmo llevar. Si tiras porque tiras, si vas despacio porque parecéis «abuelas», si lo invitas a subir algunos puertos porque te tildará de zumbado, o si ese día tú prefieres una salida más corta, por lo que sea, porque te apetece, te dirá que él no sale en bici para hacer menos de un par de horas.

Otra cosa que no le soportas: que te moquee. Sí, ya sabes, cuando te pones detrás de él, a su rueda, y empieza con su repertorio de «limpieza» de fosas nasales y garganta, dejándote como un guarro con sus salpicaduras de mocos, eso si no escupe y el salivazo, ayudado por el viento, va a parar directamente a tu cara. ¡Qué asco!

Para ir finalizando porque la lista es amplia y cada uno puede explicar sus mejores o peores experiencias con su pariente, otro tema que llevas fatal y que no te gusta para nada un pelo, aunque te lo diga medio en broma, es que te diga que tú te dopas. Sí, que te drogas, porque un día lo invitaste a cenar a casa y al entrar en tu cocina observó una caja de una reconocida marca de complejos vitamínicos («¡tío, tú te drogas! ¡Por eso tiras tanto!»). ¿Y tú que le vas a contestar, verdad? Si te pones a darle explicaciones va a ser peor, porque le encanta discutir, siempre quiere tener razón en todo.

Dándole vueltas, estás pensando en lo positivo que ha de ser salir con tu cuñado, que algo bueno debe haber, porque hasta ahora todo han sido notas negativas, y has encontrado algo, sí: con él eres consciente de que nunca te vas a quedar en casa, que siempre vas a salir en bici y no te vas a quedar haciendo el remolón en la cama, porque quedar con tu pariente te va a arrastrar y motivar lo suficiente primero para ponerte el culote y después para seguir entrenándote.

Y lo sabes.

Por Jordi Escrihuela

Imagen tomada de www.zonademeta.com

INFO

Habéis probado la APP de Bkool???

Continuar Leyendo
Click para Comentar

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Destacado

Cuando la bicicleta desterró al caballo

Publicado

en

Entre los logros de la bicicleta, cabe reseñar cuando sacaron el caballo de las calles

El caballo fue un animal domesticado por el hombre desde tiempos de la prehistoria. Con los años pasó a ser un elemento clave en la movilidad individual, llegando a su apogeo en el siglo XIX. Sin embargo no todos podían permitírselo. Un caballo exigía unos cuidados de personal competente y entendido que sólo la aristocracia y alta burguesía podían costear. Con el tiempo hubo transporte colectivo movido por fuerza animal, pero los costes seguían siendo altos e incluso los espacios para atenderlos bien, en urbes a veces de plano medieval, escasos. El caballo además se fatigaba y el trayecto a pie se cubría en menos tiempo con frecuencia.

Llegaron entonces los ingleses con el pragmatismo que les caracteriza para sacar el “caballo mecánico” o también “hobby horse”, la evolución de la draisiana, el invento de Karl Drais que se demostraba más rápido que el caballo de toda la vida. Ese invento era el predecesor de la bicicleta y “galopaba” a buen ritmo en la mente de la sociedad con la popularización de carreras como la Burdeos-París o la París-Brest-París, incluso la singular Viena-Berlín en 1893 sobre el mismo trazado que se había cruzado tiempo antes a caballo.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



El resultado de aquella prueba fue concluyente. Los ciclistas fueron el doble de rápidos que los caballeros. Casi 31 horas de los primeros frente a las 72 de los segundos sobre nada menos que 582 kilómetros. Un medio el doble de rápido y cuatro veces más económico, los números se imponían y la gente empezó a valorar su forma de moverse por las ciudades.

El caballo había sido hasta el momento ejemplo de caché y prestigio, tenerlo era la evidencia de que la vida te había ido bien o que pertenecías a una familia adinerada, pero su profusión hacía invivibles las ciudades del momento. En 1902 París albergaba un parque “caballístico” de 102.000 unidades, aquello era insostenible, y no sólo en coste, también en higiene y suciedad, con la propagación de enfermedades que ello implicaba.

En contra la bicicleta crecía en prestigio. Asociaciones de velocipedistas y afines empezaron a hacer campaña, a desdeñar antiguos mitos del prestigio y poderío del caballo y divulgando las facilidades del nuevo transporte. Sería la primavera de la bicicleta, su primera explosión, en medio de ciudades donde nada sobraba y asegurar las tres comidas diarias era un reto. Sería la instalación de la flaca hasta que llegó la explosión del motor y los coches en los años cincuenta.

Hoy vemos muchas similitudes con aquella sociedad apestada por la suciedad e incomodidades que implicaba el transporte en caballo: cambiad este noble animal por el coche, mirad lo que son cada mañana nuestras ciudades en cuestión de atascos y veréis que el momento que algunos presumimos histórico se vivió hace cien años con un éxito…

Imagen tomada de Attelages-magazine.com

 

Continuar Leyendo

Mundo Bicicleta

En ciclismo el abanico es sinónimo de tortura

Publicado

en

Hay diferentes perspectivas cuando hablamos de un abanico en ciclismo

Para los amantes del ciclismo, un abanico es un tipo de formación que dibujan los ciclistas en días en los que hace acto de presencia el viento, de forma lateral, por intentar resguardarse de él. Para los aficionados, un abanico es sinónimo de belleza, espectáculo, velocidad…

Para un corredor, es dureza, nerviosismo, tensión, sufrimiento, peligro.

La aparición de viento lateral no es siempre sinónimo de abanico. Para que se produzca, necesitamos un equipo o corredores con ganas de liarla, que aprovechen este aire para montar el abanico, o que la propia velocidad de la carrera, muchas veces ayudada por el tipo de carretera, lo provoque.

Si el abanico te lo montan, todo pasa muy rápido. Vas rodando en el pelotón y de golpe se acelera el ritmo. Buscas como un loco la protección del aire, para sufrir lo menos posible, no cortarte tú y rezando para que no se rompa el grupo. Cuando esto pasa los abanicos suelen hacerse rápido. Posiblemente acabes metido en uno de ellos relevando, no muy cómodo, pero irás haciendo.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Si el abanico se produce de forma natural, sin que nadie lo busque, todo es más lento. Poco a poco el pelotón deja de ocupar la totalidad del ancho de la carretera y va decantándose por el lado contrario al que pega el aire. Estiras el cuello y miras a la cabeza. Todavía se ve el ancho de la carretera ocupado. Piensas en lo que darías por ir bien guardado ahí. Avanzan los metros, las fuerzas van escaseando, y ya se rueda enfilado. Algún corredor que no ha podido entrar en la fila, busca desesperado un hueco, pero nadie suele ceder ni un metro. Sin darte cuenta estas haciendo equilibrios por el borde del asfalto. Se rueda rápido, y de vez en cuando sientes como esas malas hierbas que viven al borde de la carretera se pegan en tu zapatilla.

Intentas como un loco meter la rueda delantera, entre el borde del asfalto y la rueda trasera del corredor que te precede. Cualquier mínima protección es buena. Algo ha pasado por delante, y el bandazo, que llega hasta la cola del grupo en forma de acordeón, casi provoca una montonera. Entre el esfuerzo y el susto, el corazón te sale por la boca. Vuelves a tu posición de tortura, estas hasta las narices de ver el culo del dorsal 104. Esa noche acabarás teniendo pesadillas con él.

Ya no sabes si formas parte del pelotón de cabeza, o de un segundo o tercer abanico. Tampoco sabes si llevas 20 minutos así o una hora. Sea como sea, se hace eterno. Al final ese dorsal 104, que ya “odias”, pierde unos metros. Se deja la vida por no cortarse, pero acaba rindiéndose para abandonar la cuneta de la tortura y buscar la del lado contrario.

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



Estás vendido. Quieres cerrar esos escasos diez metros. Aprietas los dientes, las piernas te explotan y acabas optando por abrirte para encontrar el amparo del dorsal 104, ante tu incapacidad por entrar en la fila. Los corredores que vienen a rueda siguen tu estela, ese hueco es insalvable. Buscaran tener un mínimo respiro y relevar en un nuevo abanico, que les permita minimizar la pérdida de tiempo. Tu deseo de llegar a un cambio de dirección en la carretera no ha llegado a tiempo.

Ahí ya ves claro que si no hay un gran cambio te tocará perseguir hasta meta, pero por lo menos, lo harás con algo más de comodidad. Al cruzar la línea de llegada, la tensión, la sensación de peligro constante y la fatiga te han dejado para el arrastre. Los abanicos, eso que disfrutan muchos, pero sufrimos unos pocos.

Por Eric Monasterio

Imagen tomada Zarabici

 

Continuar Leyendo

Mundo Bicicleta

La Sea Otter Europe pondrá el foco en el ciclismo urbano

Publicado

en

El crecimiento del ciclismo urbano no será ajeno a la Sea Otter Europe

La edición 2021 de la Sea Otter Europe internacional será el punto de inflexión en la movilidad en las ciudades, ciclismo urbano en definitiva.

El festival quiere poner el foco y promover su crecimiento y concienciación junto al territorio Costa Brava – Girona y en especial este año también de la mano de Littium by Kaos como marca urbana. Y es que la urgencia climática es latente y poco a poco debemos buscar soluciones para mitigarla.

La edición 2021 del festival internacional será el punto de inflexión en la movilidad urbana, en la que el festival quiere poner el foco y promover su crecimiento y concienciación junto al territorio Costa Brava – Girona y en especial este año también de la mano de Littium by Kaos como marca urbana. Y es que la urgencia climática es latente y poco a poco debemos buscar soluciones para mitigarla.

Para ponernos en contexto, el Acuerdo de París es el primer acuerdo universal y jurídicamente vinculante sobre el cambio climático, adoptado en la Conferencia sobre el Clima de París (COP21) en diciembre de 2015. A raíz de este acuerdo se describieron un conjunto de 50 acciones para alcanzar los objetivos del pacto para 2050.

Aun así, 2020 ha supuesto un año de reflexión y de autocrítica que ha planteado la urgencia y necesidad de ir más allá, estableciendo el reto de pasar de una reducción del 40 % de las emisiones para 2030, a una de al menos el 55 % para 2030.

La industria del ciclismo tiene un papel clave para esta transición ecológica

El compromiso por parte de la industria del ciclismo está hiendo a ritmo para formar parte de este cambio. Y a pesar de que la movilidad sostenible y el uso de la bicicleta todavía plantea retos, también es cierto que sus ventajas superan en creces los motivos por los que querer formar parte de este proceso de transición ecológica.

Sea Otter Europe quiere promover y motivar este cambio hacia un ciclismo urbano más sostenible. Como evento internacional y de carácter europeo, quiere servir de altavoz para todas aquellas marcas vinculadas a dicha causa, para que se siga construyendo este camino que a largo plazo supondrá una mejora sustancial tanto de calidad de vida, como de salud y de disminución de nuestro impacto al medio ambiente. Y es la industria del ciclismo, la que puede acelerar este cambio para poder alcanzar el nuevo objetivo para 2030.

Girona y la Costa Brava, el sitio perfecto para promover la movilidad urbana

Desde hace años, Girona y la Costa Brava se han convertido en una capital ciclista europea por ser la primera residencia de corredores profesionales en activo de las grandes citas ciclistas (Tour de Francia, Giro de Italia, etc), además de ser una ciudad adaptada a nivel de movilidad para el público ciclista (tanto en el ámbito de servicios como de infraestructuras).

Y en consecuencia se ha construido como el hub del estilo de vida ciclista europeo por su gran concentración de tiendas de ciclismo, coffee shop y empresas organizadoras de rutas ciclistas, entre otras, con una clara tendencia a ser una ciudad totalmente sostenible y amigable, y orientada a la movilidad urbana.

Littium by Kaos se suma en las acciones de movilidad sostenible del festival

Este 2021 la marca Littium by Kaos, una marca de pedigrí eléctrico y de origen vizcaíno, conocida por sus modelos de bicicletas urbanas, sumará fuerzas con el festival para seguir impulsando la movilidad urbana.

Tal y como explica el director de márquetin de la marca, Carlos Núñez «en nuestro país la movilidad es una carrera de fondo. No se trata sólo de vender bicicletas, sino de transmitir a la sociedad en su conjunto y la clase política y autoridades la necesidad de cambiar el paradigma de la movilidad hacia modelos más sostenibles y, además, más saludables.»

Ciclismo urbano en la Sea Otter Europe: Littium Girona Urban Ride

Es por esto, que para seguir promocionando la practicidad y beneficios de la movilidad urbana en bicicleta y con un aire lúdico, nace la Littium Girona Urban Ride.

Una actividad pensada por y para las visitantes más urbanitas, que se añade al programa deportivo de la Sea Otter Europe.

Una salida en grupos de quince personas, por el centro de la ciudad y en bicicleta eléctrica. Con un recorrido ideal para conocer sus rincones, descubrir sus monumentos, tomar un tentempié y hacer una foto de grupo para enmarcar la experiencia.

Una actividad pensada para disfrutar juntos de las bondades de pasear por Girona en bicicleta urbana y eléctrica, y en el marco de la Sea Otter Europe durante el fin de semana del 24-25-26 de Setiembre 2021.

Continuar Leyendo

Ciclismo antiguo

En el Pordoi de Fausto Coppi

Publicado

en

En el Pordoi Fausto Coppi goza de memoria eterna

«Escenario inmortal«. Así definían nuestros amigos Juanto y Ander el mítico Passo Pordoi en un artículo publicado en Pedalier tras ver la senda que abrió Fausto Coppi.

Un puerto que lo describían como épico más por su historia y belleza que por su dureza contenida.

En efecto, estar en esta cima legendaria, a 2239 metros de altura, uno tiene la sensación de formar parte de la historia del ciclismo y más concretamente de la del Giro de Italia.

Si entras en el hotel Savoia, el primer refugio que hay subiendo desde Arabba, podrás contemplar en su interior, colgados de la pared, fotos y recortes de periódicos antiguos con las crónicas de las hazañas de Fausto Coppi en el Pordoi.

Y muy cerca de aquí está el reciente monumento dedicado a Gilberto Simoni, inaugurado el 3 de julio de 2011, con motivo del «Gibo Simoni Pordoi Day», una fiesta en su honor, como homenaje por su reciente retirada de la competición y en su puerto preferido: el Pordoi.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Lo más curioso es que el monumento es una bici auténtica de Gibo (una Wilier), protegida por una estructura metálica con forma de ciclista y asentada sobre una gran roca, que además contiene una placa con la lista de todos los corredores del Giro que han ganado la Cima Coppi en los años que el Pordoi era el punto más alto de la carrera.

Y ahí está la bici y nadie osa ni tocarla.

Pero el auténtico tesoro para el cicloturista es pararse y hacerse una foto junto al magnífico monumento a Fausto Coppi que hay en la cima, tanto para el que lo ha ascendido por la vertiente de Arabba, la más bella, con sus 33 tornanti, vueltas y revueltas marcadas en orden numérico y señalando siempre la altura, o bien por el que lo ha hecho por la de Canazei también con sus 27 curvas, eso si no tiene que esperar su turno y hacer fila ante la cantidad de grupos de ciclistas que quieren inmortalizar el evento.

2

La escultura está enmarcada con un telón de fondo magnífico: las montañas del Grupo del Sella y es obra del joven maestro italiano, artista y restaurador, Lorenz Martino. Nacido en mayo de 1976 y con sólo 23 años recibe el encargo de la Comune di Canazei (Val di Fassa) de crear un monumento dedicado al «Campeón de Campeones» en el Pordoi.

Sin duda, por su gran habilidad artística, ya demostrada desde su infancia, le confían esta gran obra, aunque su especialidad es la madera, al joven Lorenz le gusta experimentar con diferentes materiales y decide que su trabajo será en bronce.

Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



Se lanza de cabeza con mucha ilusión en esta nueva experiencia y se pasa un mes entero dibujando el proyecto, modelando y creando, hasta que después de varios meses, en julio del año 2000, completa su obra, una prueba de la capacidad artística de este joven maestro.

Creada con 600 kg de arcilla y después fundida en bronce, la escultura tiene unas dimensiones de 2.30 por 2.20 metros y descansa sobre un enorme bloque de piedra, con un peso total de más de dos toneladas.

El monumento a «Il Campionissimo» representa a Coppi en el centro del plano con una perspectiva elipsoide, saliéndose de la escena en plena carrera, flanqueado por el público, los tifossi que le dan alas entre la multitud. Grazie mille, Lorenz!

Por Jordi Escrihuela, desde Ziklo, sueños ciclistas 

Continuar Leyendo

TWITTER

𝐄𝐓𝐀𝐏𝐀 𝟏: 𝐆𝐂 𝐒𝐮𝐫- 𝐄𝐬𝐭𝐞⁣
⁣En unas horas, 𝐆𝐑𝐀𝐍 𝐂𝐀𝐍𝐀𝐑𝐈𝐀 vuelve a convertirse en la sede oficial del 𝐂𝐈𝐂𝐋𝐎𝐓𝐔𝐑𝐈𝐒𝐌𝐎.⁣
Tras el pistoletazo de salida en el Faro de Maspalomas, nuestros bikers recorrerán 110 km. con un desnivel de 1.500 m. 🚴🚴‍♀️💨

El primer récord de la hora de Indurain fue en carretera abierta y vestido de amarillo

https://joanseguidor.com/indurain-record-hora/

El camino a Lavaredo compensa cuando llegas arriba y ves uno de los paisajes más irreales del ciclismo

https://joanseguidor.com/las-tres-cimas-de-lavaredo-rozan-lo-irreal/

Entre los hobbies de Freire se cuentan montar muebles, construir altavoces, conducir coches clásicos de carreras...
Éste no se aburre

https://www.ivoox.com/oscar-freire-yo-se-como-se-ganan-mundiales-audios-mp3_rf_78896420_1.html

#PodcastJS

Todo es ciclismo en la vida de @ane_santesteban

Entrevista en el podcast de @JoanSeguidor

https://www.ciclo21.com/todo-es-ciclismo-en-la-vida-de-ane-santesteban/

Load More...

Lo + leído