Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Mundo Bicicleta

Serra Gelada: la cima que se envuelve del mar

Published

on

Tuvalum

«Es el paraíso»
«Vistas maravillosas»
«Un espectáculo increíble»
«Uno de los placeres de esta vida que no os podéis perder»

Estábamos en el vértice geodésico, a más de 400 metros sobre el nivel del mar y a tan sólo cuatro kilómetros del acero y el cemento de Benidorm. Habíamos dejado el bullicio y el asfalto de esta sorprendente ciudad para adentrarnos en pleno Parque Natural de La Serra Gelada y conectar con la montaña y su naturaleza.

Una de las excursiones en bici más apasionantes que se puedan realizar por la Costa Blanca alicantina.

Tocando la fina arena de la playa del Levante encajamos nuestras calas en los pedales para dirigirnos al punto más alto de esta abrupta sierra que separa las bahías de Benidorm y Alfás-Altea. Encaramos la cuesta de la calle Alcalde Manuel Catalán, dejando a nuestra izquierda el desvío a La Cruz y unos metros más adelante el cruce a nuestra derecha que nos llevaría al mirador de la Punta Llisera y la Cala del Ti Ximo.

Mientras ascendíamos y ganábamos altura las vistas aumentaban en espectacularidad. La contemplación del repetidor y sus antenas, ver hasta dónde, y por dónde, había que subir, nos daba un poco de terror escénico.


Mira lo que hace Bkool con sus velódromos en:

Los velódromos de medio mundo en Bkool


«No miréis hacia arriba»

Los comentarios sobre la belleza de este enclave eran generalizados entre los amigos que habíamos echado el resto para llegar hasta aquí.

Como nos dijo el maestro Juanto en su día:

«Coronar Serra Gelada y morir»

En aquel momento, aún entre respiraciones entrecortadas, no nos queríamos acordar ya de los malos momentos que habíamos pasado algunos retorciéndonos en la famosa rampa de hormigón al 34% de desnivel. Qué bestialidad.

Y no sólo en ésta, ya que en tampoco espacio, en la distancia y en el tiempo, las rampas al 20, 24 y 30% se sucedían una tras otra sin tregua ni respiro, mientras reptábamos como podíamos por esta estrecha y muy exigente senda abierta en la montaña de este increíble paraje bordeado por grandes acantilados coronados por el Alt del Governador, que se levanta vertical sobre el mar.

«Durísimo pero con final feliz» -exclamó Jon

En efecto, uno de los kilómetros más duros del país que puedas afrontar con tu bicicleta de nada menos el 17% de media. Terrorífico, y como decía un buen amigo mío, para cicloturistas muy bien preparados.

Allí arriba el profundo olor a mar que nos enviaba la brisa se mezclaba con el intenso del romero, el brezo, el enebro y los pinos que nos rodeaban. Desde aquel cortado nos sentíamos como las gaviotas que sobrevolaban elegantes por encima de nuestras cabezas.

«Un sitio precioso»

Contemplábamos admirados el Mediterráneo en todo su esplendor, sus calas, sus playas, sus pequeños Illots (islotes) como el de Benidorm, el de la Mitjana o los de l’Olla y la Galera y toda la cresta de la montaña que daba a parar al mar.

Era hora de sentarse, descansar y disfrutar.

Para este día de cicloturismo de lujo, con el telón de fondo de los increíbles rascacielos que conforman el skyline de Benidorm, sólo habíamos necesitado llenar nuestros bidones de agua, echar unos bocadillos, una cámara de fotos, buena compañía y sobre todo, muchas ganas.

Nosotros las teníamos y desde allí disfrutamos de las espectaculares vistas, alucinábamos con todas las perspectivas y no dábamos crédito a lo que veían nuestros ojos. Increíble.

«Te dan ganas de quedarte aquí para siempre»

Cien mil años tardó en formarse toda esta sierra cuyo perfil se refleja acantilado abajo en sus cristalinas aguas y, según comentan, en noches de luna llena, y vista desde el mar, ofrece un mágico aspecto helado.

De ahí su nombre.

Ven. Te sorprenderá.

Por Jordi Escrihuela

Imagen tomada de Link Alicante

INFO
Con su nueva app, Bkool te pone a huevo hacer rodillo donde te plazca

Ciclo21

Apasionado del ciclismo, y co-fundador en JoanSeguidor. Editor de los contenidos tecnológicos y revisión del material. Practicante de bicicleta en todas sus variantes. Responsable de la web de joanseguidor y de la segunda plataforma www.elvelodromo.es dedicada a contar historias de ciclismo.

Continue Reading
10 Comments

10 Comments

  1. José Antonio Pérez Mínguez

    19 de junio, 2017 at 18:56

    Voy a pasar unos días por Alicante y no sabía si llevarme la bici, pero igual me la llevo para poder disfrutar de esas preciosas vistas. Aunque reconozco que me da bastante miedo la subida final ¿Alguna zona más que recomendar por la provincia de Alicante?(soy de Aragón y fuera de los Pirineos no he salido demasiado).

    • Jordi Escrihuela (@jescrihuela)

      19 de junio, 2017 at 20:38

      Dénia, Altea, Calpe, Xàbia o Torrevieja, son destinos que gozan de un clima ideal para la práctica del cicloturismo durante todo el año, relajándote, pedaleando con suavidad por las placenteras carreteras junto al mar Mediterráneo, como el litoral de la Marina, o bien, dirigiéndote al interior, siguiendo los límites que imprimen las cordilleras béticas, delimitando amplios valles, para extasiarte con la belleza de unos panoramas extraordinarios, con palmeras, en Elx, Orihuela, El Castell de Guadalest o Alcoi y su Parque Natural del Carrascar de la Font Roja, que no te dejarán indiferente, y en los que también podrás machacarte, si quieres, afrontando duras jornadas buscando la dureza de la luminosa montaña alicantina, auténticos recorridos rompepiernas.
      ¿Ascensiones? Las que quieras. Desde la de Val d’Ebo, preciosa y llevadera, hasta asfaltos con auténticas emboscadas con muros que se echan encima como la vertiente dura de Castell de Castells, terreno Vuelta a España, o bien, saliendo por la hermosa carretera de la costa, coronar altos como el de la Fustera para dirigirnos a la Sierra de Bernia, con cuestas que también se nos atragantarán y harán que nos retorzamos algo sobre nuestras bicis mientras nos complacemos con las vistas sobre el mar.

  2. Jordi Escrihuela (@jescrihuela)

    19 de junio, 2017 at 20:39

    No nos olvidaremos de otras escaladas, como los terroríficos 4 kilómetros de la urbanización Cumbres del Sol, rampas increíbles para finalizar arriba y contemplar una vista impresionante. El esfuerzo habrá valido la pena y podremos enmarcar nuestra foto en una postal de ensueño con la costa y el Peñón de Ifach al fondo.

    Si pedaleamos por estas tierras, procuraremos hacerlo también dirección a la Serra d’Aitana, el techo de las montañas béticas valencianas, que está ahí mismo, a apenas 15 kilómetros de turísticas ciudades como Benidorm, Vila Joiosa o Altea.

  3. José Antonio Pérez Mínguez

    19 de junio, 2017 at 21:05

    Muchas gracias por esta formidable información, intentare hacer todo lo que pueda los pocos día que estoy. Muchas gracias.

  4. José Antonio Pérez Mínguez

    19 de junio, 2017 at 21:38

    Intentare que no me machaqueis los alicantinos en las subidas jajaja.

    • José Antonio Pérez Mínguez

      19 de junio, 2017 at 21:43

      Si alguna vez pasas por el Pirineo Aragones, Frances o Navarro estare encantado de que me humilles por el asfalto.

      • Jordi Escrihuela (@jescrihuela)

        20 de junio, 2017 at 9:17

        Los conozco, los conozco, sobre toda la zona de Iparralde: Arnostegi, Beillurti, Munhoa, Irei, Lindux, Burdinkurutzeta, Artaburu-Errozate… buffff. No, si aquí ya se encargará de humillarnos el propio asfalto. Saludos!

    • Jordi Escrihuela (@jescrihuela)

      20 de junio, 2017 at 9:13

      Jajaja! No, no soy alicantino, soy de Barcelona, lo que pasa es que conozco la zona. He estado varias veces en el Campus de Eduardo Chozas en Moraira y Calpe. Disfrutarás mucho.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.