Connect with us
Leaderboard 1 XX
Leaderboard 2 XX

Síguenos y subscríbete

Como estar informado y participar en sorteos de carreras y productos, NO TE LO PIERDAS!

Alejandro Valverde

¿Por qué no recuperar el mundial de Florencia?

Publicado

en

Mundial Florencia 2013 JoanSeguidor
Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Aquel Mundial de Florencia sigue estando muy presente

¿Quién no se acuerda del Mundial de Florencia?

Estos días que Teledeporte nos tiene enganchados a sobremesas de ciclismo retro y todos hacen sus sugerencias.

El otro día por clamor popular nos trajeron la Roubaix del 96, escrutando terreno en el que no necesariamente un ciclista español ganara.

El primer mundial de Freire fue una pieza enorme, primero por recordar que aquel chavalillo de 23 años se plantó en Verona con sus santos huevos a plantar cara y ganar a VDB, Ullrich, Casagrande y cia en un manual eterno de competir.

Hoy nos traen la Lieja 2015, una de tantas carreras en las que un ciclista «mágico» llamado Alejandro Valverde sacaba y remataba el córner.

Sin embargo, sería higiénico nos trajeran el mejor mundial del siglo, el mundial de Florencia, año 2013, donde seguimos pensando que Alejandro Valverde falló clamorosamente ante su compañero de selección, Purito, y una afición que ya hacía las cuentas de un oro-plata que acabó en plata-bronce.

 

Nos permitimos recuperar un tramo del libro «Estilo Purito» que escribimos hace dos años con la efímera complicidad del protagonista, en el mismo narramos la última vuelta del Mundial de Florencia…

Última vuelta. 255,7 kilómetros. Tras las vallas se tañe con fuerza la campana. Era el penúltimo arco. El corazón a mil, el cansancio superlativo.

Medio mundo mirándote, en escorzo, sobre el sofá, en la meta, en la terraza, sufriendo cada uno de los látigos, viendo cortes donde no los hay, curvas donde se toman rectas, bajadas traicioneras, rivales que tientan.

La ultima vuelta del mundial es posiblemente el mejor ciclista del año, al menos el más intenso, cualquier cosa, cualquier opción queda arruinada por un mal paso, o un golpe certero del rival. Porque no hay enmienda ni solución si la ventaja que se toma se percibe insalvable, porque te pesa todo, el tronco, las piernas, los brazos, la mente, el alma.

Un grupo grande atraviesa la línea de meta, un grupo que no tarda en desgajarse ante el empuje de Michele Scarponi que lleva a Vincenzo Nibali en su rueda, como a Purito, Rigoberto Uran, Rui Costa, Alejandro Valverde. Son los más fuertes de entre los fuertes.

En la primera de las subidas, Nibali ataca, se ha caído, ha remontado y está en punta. Su culotté está roto por encima de su rodilla izquierda. Resquicios del tortazo que no pudo frenarle.

Purito le marca. Rui Costa viene por detrás, con Uran y Valverde. El grupo de cabeza se perfila. Antes de la cima de Fiesole, Purito acelera, Nibali se le solapa entre el humo de as abundantes bengalas que colorean la escena. Son cinco segundos en la cima , escasa renta. Insuficiente incluso colaborando.

La carrera va loca, desenfrenada, lanzada. No se mide el riesgo y los descensos son mortales. En uno de ellos, Rigo Uran da un mal paso en la bajada, su rueda delantera se encaja en un desagüe de la carretera, da una vuelta de campana a mil por hora. Se levanta mareado, se apoya en el terraplén contiguo. Se lamenta. El colombiano esta fuera a nueve de meta.

Nervios a flor de piel, sentimientos encontrados, dolor entremezclado por la emoción de un arcoíris en el horizonte. El tren del mundial sólo pasa una vez, y a veces hasta ninguna.

La bajada se acaba y Purito va con ligera ventaja. Nibali tira ahora de Valverde y Rui Costa, acomodado en una perenne discreción.

“Purito is going for gold” cantan los narradores

Pero Nibali no quiere darle cuerda. La siguiente subida es menos larga, pero más dura. Entre el descenso que arruinó la carrera de Uran y la misma, hay un llano en el que Nibali pide ayuda. Valverde se borra, Rui Costa pasa lo justo para cumplir el expediente.

Son once segundos.

 

Purito va ligero, balancea su cuerpo en la cuesta al ritmo de la

A cinco de meta Nibali no vacila, da un empujón decisivo para cazar a Purito. Valverde se solapa, Rui Costa sufre. Agonía pura. Cinco kilómetros para meta.

Pero Nibali no desiste, quiere que esos cuatro o cinco segundos que mantiene Purito desaparezcan y lo logra. Purito es cazado por los perseguidores.

Todos miran entonces a Valverde. Es el más rápido del cuarteto de cabeza. Purito se pone a cola del grupo, respira y vuelve a progresar.

Situado delante, Valverde le toma la rueda. Son tres para meta. En una curva de izquierda, donde acaba la bajada, Purito vuelve a atacar, Valverde hace el corte, Nibali debe reaccionar. Otro sobreesfuerzo.

Esta vez sí, la meta se ve al fondo y Purito lleva ventaja. Curveo anterior a los dos de meta y Purito se va, poco a poco, imperceptible.

Nibali está entregado, cocido, rodo. El trío lleva la amenaza por detrás, en un puente por encima de la vía, Valverde no se percata que, sigiloso, Rui Costa pasa adelante y hace corte. Dos giros a la izquierda y otro a la derecha y el caballo se había ido.

Rui Costa, el mismo que venía de ganar dos etapas en el Tour, el mismo que decidió volar de Movistar porque no quería deberse a terceros, le había robado la cartera a su entonces compañero murciano.

Valverde quieto tras la rueda de Nibali no se percata de que el italiano ya no está para tirar

Por delante Rui Costa se deja el alma para coger a Purito y lo hace. El catalán no da crédito a lo que ve. Se gira, le habla “¿qué coño haces aquí?”. Luego mira para atrás, sabe que está perdido, el luso es más rápido y se impone en el sprint, un sprint ajustado, auténticamente de ciclistas crujidos por siete horas de esfuerzo.

Podríamos decir que fue un sprint de peseta, ya no había ás metros para contemporizar ni esperar a Valverde. Rui lo lazó y Rui cruzó primero, y eso que Purito, rápido en estas situaciones, le tomó bien la rueda.

El cielo se desplomó sobre su cabeza en ese mismo momento.

https://www.facebook.com/VisitTuscany/photos/a.105107386196714/639808196059961/?type=3

Quince segundos después de cruzar Rui y Purito, Valverde gana el sprint a Nibali por el bronce. Valverde cruza la meta y se desata la tormenta, y no meteorológica, son las nubes de la decepción supina sobre la delegación española.

Micros, grabadoras, cuadernos, anotaciones. Nadie da crédito a lo ocurrido

En los planes de Mínguez figuraba bajarse del coche en la última vuelta para ver la carrera desde fuera, con perspectiva y en tiempo real. Verlo desde la televisión y llamar por teléfono a Pascual Monparler, al volante del coche de la selección, para dar instrucciones. Sin embargo la estampa de los mecánicos calados hizo desistir al técnico que siguió en el coche hasta el final.

“No quise abandonar el barco hasta el final”.

No es sencillo seguir un mundial desde el coche, porque a la tormenta terrible que caía en el momento, los cortes de la transmisión en radio vuelta eran constantes y no había señal televisiva.

El coche, en aquella vuelta final era un hervidero de nervios y desconocimiento real de lo que pasaba. Llamadas telefónicas, felicitaciones por la victoria, informaciones sobre la suerte de Purito con Rui Costa,…

Nada era cierto, nada real hasta que pasado un rato se supo que había pasado aunque no cómo había sucedido. “La gente que confunde con llamadas de teléfono, que si gana Purito, que si Valverde… pero con la serenidad que dan los años dejas de lado todo y te centras en lo que oficial”.

Y lo oficial era que España tenía plata y bronce cuando minutos antes del final muchos dieron por hecho el oro y la plata.

Mientras Rui Costa, Purito, Valverde y Nibali entraban en el box, Javier Mínguez y el coche de la selección era desviado. Mientras se preparaban la ceremonia del podio, los ciclistas se aseaban y los fotógrafos se agolpaban, Mínguez se bajaba del coche dirección al bus de la selección.

Lo único seguro, se había logrado la plata y el bronce. La tormenta no era sólo de lluvia. Micros caían como chuzos sobre el seleccionador que solicita calma. No ha visto la carrera, no ha hablado con los protagonistas. Nada aún.

Imagen: La Voz de Galicia

Continuar Leyendo
1 Comentario

1 Comentario

  1. Pencho

    20 de abril, 2020 En 0:01

    Buena entrada. Yo me confieso Valverdista hasta la médula, pero he de reconocer que ese mundial de 2013, lo tengo grabado como uno de los momentos más decepcionantes deportivamente hablando. Se ha hablado mucho de eso, y yo sinceramente pienso que fue un error de Valverde, que tardó segundos en reaccionar y ya era tarde (y mucho mérito de Rui Costa, que se escaqueó en el momento preciso). Pero ese error de Valverde estoy convencido que fue sin mala intención; de hecho el mismo Purito (qué grande) lo cree así.
    Y Purito es un gran caballero. Su trato con la afición ha sido y es maravilloso, pero lo que más valoro de él es su humildad y saber perder, lo hace aún más grande.

Dejar Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Alejandro Valverde

¿Cuál ha sido el mejor ataque de Valverde?

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Lo Port, Volta 2017, presenció el mejor ataque de Alejandro Valverde

El otro día, en la noche de la «contraprogramación ciclista» Matxin pasó por la salita de Javier Ares y le dejó una perla sobre Alejandro Valverde y su concepto sobre la palabra «ataque»…

Lo que dice el técnico del UAE no es diferente a lo que nosotros escribimos no hace mucho.

Pero si nos dan a elegir nos quedamos con un ataque de Alejandro Valverde en la Volta 2017 

Veinte años para elegir no son sencillos de destripar, dando un nivel difícilmente mejorable son un legado que pocos en la historia son capaces de ofrecer.

Sin embargo en este ciclista del millón, la realidad tiene a superar a la previsión, una manija, un acierto, de estar siempre donde se le requiere, dando al aficionado motivos para querer este deporte.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Alejandro Valverde es el artífice de otro de los momentos del año que se apaga.

En el paisaje agreste, rocoso, desnudo de Lo Mont, en el encaje de las provincias de Tarragona, Teruel y Castellón, tierra de inviernos gélidos y veranos tórridos, en ese gran balcón sobre el Mediterráneo, Alejandro Valverde protagonizó, en nuestra humilde opinión, el mejor ataque que jamás le hayamos visto.

Era la Volta, una carrera condicionada por el castigo al Movistar en la jornada de Banyoles y los famosos toqueteos de José Joaquín Rojas que le costaron el triunfo a su equipo.

Tejay Van Garderen salió de líder aquel día, y Tejay se puso en el pie de Lo Port con la idea de mantener la prenda. Fue demasiado para él. El nivel del grupo estaba muy por encima de sus posibilidades.

300×250 – Shimano Ultegra
Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



A los primeros meneos de Alberto Contador, en su gran racha primaveral de segundos puestos, le sucedió un fenómeno grande de talla y de la tierra, Marc Soler, que enfiló el grupo al punto que cuando a menos de tres de meta miró para atrás vio a Contador bailando sobre la máquina, Froome, forzando el molinillo, Adam Yates, con el rostro roto, y Alejandro Valverde, por quien no pasaban ni los kilómetros, ni las pendientes.

A menos de dos, Soler se desfonda y deja la tostada a los grandes nombres.

Contador serpentea y acelera, Valverde le toma la rueda y vuela, sencillamente le deja sin respuesta, sin opción, atrás, descolgado.

Contador ve partir al mejor Valverde de siempre, en el que consideramos su mejor ataque de siempre: uno, sólo uno, pero demoledor, un ataque para sentenciar la etapa, recuperar el liderato que sentía suyo tras la crono por equipos del lago y adjudicarse la segunda Volta, en esas semanas en la que el murciano parecía cumplir los años al revés.

Imagen tomada del FB de la «Volta» Ciclista a Catalunya

Continuar Leyendo

Alejandro Valverde

Pero qué agujero va a dejar la retirada de Alejandro Valverde

Publicado

en

Vuelta 2012 Valverde Vuelta 2012 Valverde JoanSeguidor
Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Ahora sí, parece que la retirada de Alejandro Valverde es definitiva: finales de 2022

Incluso para los que le creían eterno, la retirada de Alejandro Valverde ya tiene fecha: finales de 2022.

Esta vez, hemos de admitir que nos lo tomamos en serio, en la charla que le vimos con RNE arrojó unas cifras que causan vértigo, lleva en el pelotón desde hace 21 años, sanción incluida, la mitad de la edad que tendrá la temporada

En una charla que sacaremos en unos días, hablamos que Peter Sagan es un monstruo del ciclismo que ha gozado de ocho años muy buenos, excelsos, ¿qué habríamos de decir de los 21 de Valverde?

Sea como fuere, esta vez le tomamos la palabra a Alejandro Valverde sobre su retirada, lo que sus ojos han visto, el carrusel de compañeros y rivales que ha pasado por delante suyo, es algo que podemos considerar único en la historia del ciclismo.

Por eso ya empezamos a barruntar sobre el agujero que va a dejar, más que un agujero, un socavón, pues incluso a su edad, nadie en España ha podido superarle en alguno de los rankings en los que nos basamos.

Durante veinte años largos Alejandro Valverde se ha mantenido en el top tres del ciclismo español en la época más fértil del mismo, pues ha convivido con todas las estrellas del ciclismo español que han competido en este milenio.

Y en la recta final de su carrera, con la retirada como un péndulo sobre su cabeza, según iba a aproximándose a los cuarenta, el hueco entre Alejandro Valverde y el resto se ha hecho mayor.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



¿Dónde ponemos a Valverde en la historia del ciclismo español?

Viendo intocable a Miguel Indurain, a falta de un año de su retirada Alejandro Valverde nos parece el segundo mejor ciclista de la historia, sí, incluso por delante de Alberto Contador.

Compañeros de generación, Valverde es un par de años mayor, ambos han coincidido en no pocas carreras del mejor nivel.

Y es curioso, hace quince o dieciséis años, cuando ambos empezaban a despuntan, los veíamos tan diferentes, que nunca llegamos a pensar que fueran a ser rivales tantas veces.

Alberto Contador, vueltómano, una capacidad increíble para desbordar en puertos, buen croner y gran recuperación.

Alejandro Valverde, tan alejado del prototipo histórico de ciclista español, veloz y killer, pero singular, tremendamente singular, único

Era capaz de ganar un sprint a los velocistas, al día siguiente imponerse en una llegada en alto y sumar, incluso, algunas generales.

«The special one», Alejandro Valverde es el ciclista español más peculiar de la historia con veinte años de trayectoria profesional, ganando joven, ganando en la edad media, ganando a las puertas de los cuarenta.

Su cuenta es alargada, uno de los cuatro que tiene más victorias, con más de cien, y sigue en activo.

300×250 – Shimano Ultegra
Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



Su polivalencia le ha situado en lo más alto de una clásica como la Lieja, poniendo el ciclismo español en registros que hasta el nuevo milenio le parecían vedados, con récord de medallas en los mundiales, es el que más veces ha subido al podio, incluso con un oro, y una buena colección de vueltas por etapas.

Su obsesión por el Tour le valió un podio con el que completar presencia en los tres de las tres grandes, hecho que, sumado a su rendimiento en pruebas de un día le hace único, sencillamente único.

En el perfil de ciclismo español nunca hubo uno como Alejandro Valverde, y eso le hace escalar en ese ranking tan subjetivo como discutible para otros.

En una cosa creo que ha sido mejor, globalmente hablando, Contador que Valverde y es que el primero ha sabido elegir mucho mejor sus objetivos

Su condición de gran fondista le ha hecho ser más coherente en la elección de sus objetivos, pasando de largo de las clásicas y centrando el tiro en vueltas: ha ganado siete grandes, le desposeyeron de dos y le suma País Vasco y París-Niza en un palmarés excepcional.

Alberto Contador sólo ha ganado una clásica, la antiquísima Milán-Turín, y por que acababa en lo alto de Superga, años antes fue podio en una Flecha Valona, y punto.

La especialidad vueltómana de Contador creo que no se puede medir con el ciclista total y redondo que ha sido y es Alejandro Valverde.

El privilegio, por eso, ha sido el nuestro por saber de ellos y sus andanzas.

Continuar Leyendo

Alejandro Valverde

Alejandro Valverde morirá con su estilo

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

Ahora ya es imposible pedirle a Valverde que piense en otro estilo

Antes de abrir el paraguas y empezar a recibir por lo que vamos a decir el estilo de correr de Alejandro Valverde, suscribo cada una de las palabras que dice Antonio Alix…

Podemos añadirle retórica, hablar de lo singular que es, admiración y todo lo que queramos, que Alejandro Valverde es eso, lo que dice Alix, y con ello iremos hasta el final.

Hay por eso una costumbre muy extendida en este lado de los Pirineos cuando se habla de una leyenda: cuando uno acuña algo que no encaja con el sentir general, se te toma casi por loco.

Lo decimos por lo que comentamos al finalizar Lombardía de Alejandro Valverde…

Cambiad «cabello» por «caballo», las prisas no son buenas compañeras, y tendréis lo que queríamos decir.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



En definitiva lo que vinimos a expresar es que, incluso cuando más admirados estábamos por ver a Valverde aguantar junto a ciclistas que podrían ser sus hijos, sabíamos que la victoria iba a estar casi imposible.

Por dos motivos, el primero por que compite contra monstruos en su plenitud -Roglic, Pogacar, Alaphilippe…-, el otro por su forma de correr, que ha sido la de siempre, la que le ha dado más de 100 victorias, pero también la que le ha privado de unas cuantas.

Valverde corre Lombardía el sábado como si estuviera en una grande, es decir, siempre pasa los cortes, las selecciones, camina entre los mejores, pero poco o nada cabe esperar de su iniciativa.

Es cierto que compitiendo así ha ganado, sin ir más lejos, cuatro Liejas, algo que el 99,9% de los mortales, desde lo mullido de nuestro sofá, nunca soñaríamos.

Pero también es cierto que aquel Valverde que ganaba Liejas en el sprint final tras nadar a contracorriente durante kilómetros, era un ciclista con una punta de velocidad muy diferente a la actual.

Y no sólo eso, como en esas Liejas que ganó, le tocó perder otras grandes carreras con la sensación de ser el más fuerte del grupo de los mejores, una sensación transmitida por el mismo cuando hablaba de tener «unas piernas increíbles» pero que no pudo ser, sin entrar en que, como otras veces, se le había escapado el caballo por que no anticipó.

Algo como lo que hizo Nibali en Lombardia, probar, buscar algo diferente, aunque sea para acabar lejos de los mejores.

300×250 – Shimano Ultegra
Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



Esta sensación cundió por ejemplo en otra llegada de Lombardía a Bérgamo, año 2014, cuando Dan Martin se le fue por el córner.

Ganar un monumento es algo harto difícil, sólo hay que ver cuántos han conseguido Van der Poel y Van Aert este año, y Valverde se hizo con cuatro, el doble de Sagan y a medio camino de Boonen en Cancellara.

Ese bagaje es bestial, pero no esconde las veces que lo tuvo a tocar y por esa actitud de gran vuelta llevada a una clásica se quedó en el camino.

Las veces que Valverde ha anticipado son tan pocas que quedan casi grabadas a fuego, como en un Roma Máxima, clásica que tomó la historia del antiguo Giro del Lazio, una Strade que se jugó contra Van Avermaet y Stybar y alguna clásica de San Sebastián.

Cierto es que no es ni será el único en la historia en correr así, Oscar Freire era otro rematador de manual que sólo sacaba la cabeza muy al final, pero al diferencia del cántabro, Valverde tiene mimbres para algo diferente, sí, incluso el sábado ante rivales mayúsculos que podrían ser sus hijos, pues el mantra de que a su edad ya no se le puede exigir no va con nosotros, al final está ocupando una plaza en el máximo nivel y como a cualquier otro empleado de Abarca y Movistar se le debería exigir lo máximo.

A Valverde, como a Van Aert, hay que admitirle una cosa, está en tantos fregados, en tantas peleas, que incluso ganando mucho, no parece tanto cuanto echas cuentas, y sí, podemos ser injustos pensando así, y sí lo echaremos de menos cuando no esté, pero es que este tipo, como dijimos hace mucho tiempo, tiene don, y eso hace que no le miremos como a la mayoría.

Continuar Leyendo

Alejandro Valverde

Valverde en Sicilia: Es indestructible

Publicado

en

Shimano 1024×140 – Ultegra
Shimano Dura Ace 2 – 1024×140
Shimano 1024×140 – Dura Ace 1

La etapa que gana en Sicilia es el enésimo retorno de Valverde

En una de esas tardes que uno está pensando en Roubaix, se nos ha dejado otra muesca en la historia de Alejandro ValverdeAlejandro Valverde, ahora en Sicilia.

Sí lo sé, sería descabellado dedicarle al murciano un post por cada triunfo que firma, pero el goteo de éxitos que mantiene esta temporada, con sus 41 primaveras en las piernas y todas las cicatrices que el ciclismo le ha procurado, provoca que la admiración vuelva a este mal anillado cuaderno cada vez que Valverde toca la campana.

Hace tiempo, cada vez que firma un nuevo éxito, afirmamos que Alejandro Valverde ha consumido nuestra capacidad de asombro, que se erige en un espejo limpio y nítido de lo que es amor y pasión por este deporte, que supera lo que parece que no se va a poder superar y sigue en liza como si el tiempo no pasara.

Es cierto que le cuesta ganar mucho más que antes, es cierto y lógico, pero la lagrimita de admiración cae cada vez que logra, como en el Giro de Sicilia, cruzar la meta el primero.

DT – Swiss 400×400
Cambrils 400×400
Cruz 400×400



Hoy hace justo tres años Alejandro Valverde se proclamó campeón del mundo en Innsbruck, culminando una recuperación tremenda a causa de la caída en el prólogo del Tour 2017.

Hoy hace un mes y diez días Alejandro Valverde se partía en dos en la Vuelta a España

Todo pasa por Alejandro Valverde, lo bueno, lo malo, lo tétrico pero él sigue ahí, vigente, con su bocamanga arcoíris como ese pasado que viene al presente a recordarnos que estamos, seguimos estando ante un ciclista de leyenda.

Un corredor que ha ido y ha vuelto varias veces, que ha podido tener mejores o peores momentos -aquí le hemos criticado muchas veces- pero que su relación con este deporte es un idilio que se resiste a morir incluso cuando la edad invita a pensar en otras cosas, otros proyectos, la familia y el hogar.

300×250 – Shimano Ultegra
Lloret 300×250
Gran canaria 300×250



La victoria en el Giro de Sicilia de Valverde no es la más importante de su carrera, la realiza en una llegada que tiene muy por la mano y los rivales, siendo buenos -Alessandro Covi hizo un gran Giro de Italia-, no eran los mejores que se podían cruzar en su camino.

Que Valverde esté ahora mismo así, en este estado de forma, habiéndose ido de la Vuelta roto por el dolor de dejar a su equipo cojo, sólo habla de lo que le dedica este tío a la bicicleta: horas y pasión «no limits».

Ya estamos mareando con Lombardía, ya leemos comentarios, la verdad no lo necesita, bueno lo cierto es que no necesita mucho de lo que lleva haciendo hace tiempo, pero si en las hojas muertas asoma la cabeza, más de uno tendrá sudores fríos.

Pensar en él como favorito, no lo veo, pero tampoco lo veía en Lieja y lanzó el sprint del grupo ganador.

En un momento en el que el ciclismo español campa por el desierto, que Valverde traiga estas noticias desde la bella Sicilia significa que los males con tortas, pues se pasan mejor y hablamos de tortas que quitan el hambre, no de la que se pegó una vez cruzada la meta.

Continuar Leyendo

TWITTER

En tiempo de vatio/kilo y números ¿quién habría podido medirse con lo que arrastraba Indurain?

https://joanseguidor.com/indurain-estado-fisico/

Con Luis Ocaña no había gris, era blanco o negro, sin punto medio, nunca equidistante.

“Él tiraba y tiraba, se dejaba el alma y llegado a un punto reventaba. Se había acabado la historia. Punto, no había más” me contó un día Jaime Mir.

https://joanseguidor.com/luis-ocana-ciclistas/

De la incertidumbre de Astana al calorcito de Ineos, así ha sido el viaje más reciente de Omar

https://www.ivoox.com/omar-fraile-ojala-hubieran-mas-equipos-como-ineos-audios-mp3_rf_78615474_1.html

#PodcastJS con @OmarFraile

Entre las cosas a celebrar de 2021 está el retorno de Fabio Jakobsen, algo que hace menos de un año veíamos como un milagro.
Incluso soltando la fresca que le propinó a Sénéchal, se quiere a este intrépido neerlandés.

https://joanseguidor.com/fabio-jakobsen-ciclistas-sprint/

Qué cima Hautacam, qué no habrá pasado allí, desde Indurain estrenándola entre la niebla, a la sobrada de Riis y de los Saunier.
El Tour vuelve a ella...

https://joanseguidor.com/tour-francia-2022-hautacam/

Load More...

Lo + leído